Más allá de la Pléyades y de reconocerlas de ese modo

Lo que suceda más allá de nuestro control, estará en manos de generaciones de las cuales nunca sabremos, señaló la hechicera bajo el influjo de la Luna, para quien contemplaba todo bajo el fuego del Sol, consideró que la voluntad era un valor que no podía olvidarse jamás… Se miraron nuevamente con pesadumbre, sabían que nada estaba escrito, pero el espíritu estaría en todas con ese ímpetu que siempre las había acompañado.

Desde el comienzo de los tiempo en diversos espacios del planeta han existido seres cuya magia se ha transmitido de generación en generación, de forma oral o simbólico.
Las siete hechiceras dialogaron y reconocieron sus símbolos, su legado

La hechicera de la cicatriz advirtió que la fortuna  sólo estaría en unos cuantos, no por siempre y habrá grandes batallas en los actuales y futuros tiempos, de hecho nuestra vida sigue corriendo peligro ha entrado al valle un nuevo orden de las cosas y ellos quieren erradicar lo que no comprenden y sobre todo si somos mujeres las que lo albergan y cuidamos con celo y esperanza, para su estirpe no contamos, para su forma de pensar somos algo parecido a la pócima de un veneno, es sólo miedo pero eso no lo van a reconocer jamás. 

Espadas, lanzas  y escudos, torturas y muerte se siembra en el camino, como la sierpe debemos ser ágiles, hábiles para no perder el rumbo, las estrellas han señalado el rumbo 

Cada uno de nuestros ojos puede ver muchos más que sólo un cielo, ese mismo que ellos observan sin darse cuenta de su mensaje y compromiso, nosotras podemos volar con la imaginación, podemos observar con la intuición a eso le temen. nuestra semilla será eterna, aún cuando ellos no puedan ver con claridad lo frondoso de su legado.

Imagen de Pinterest franklingoose.com

Cada símbolo en su sitio

Los sueños lúcidos clamaban respuestas pero esta vez era necesario un viaje astral, un viaje al momento exacto del trágico acontecimiento, para entender todo, para corroborar cada línea del contexto.

La hechicera se encontró en un paraje iluminado por los relámpagos, en un claro del bosque por el que habían llegado a esconderse  de la muerte, de pronto el árbol susurrante tocó cada fibra de su ser con una frase liberadora y al mismo tiempo sorprendente:

“Hay muertes que son necesarias” 

Despuntaba el alba y cada una de las mujeres despertó animada por el graznar de cuervos y otras aves que liberaron las copas de los árboles, supieron que la quinta hechicera haría una proclama: 

El maestro me dio el anillo en resguardo, ahora entiendo que no me pertenece, entiendo para que me lo ha dado y vamos a poner todos nuestros talentos en darle el lugar que le corresponde.

Cada una de las mujeres reclamó sorprendida, ya que a ella la reconocían como la más comprometida en cada una de las actividades que ellas desarrollaban, le veían el don de ir más allá de lo que ellas lograban entender.

La dama levantó la mano y con voz firme exclamó: ¡De eso se trata, hay muertes que no son en vano, a las dos hermanas de creencia que perdimos, en realidad jamás se han ido!

La mujer sacó la alforja y colocó sobre su manto de lana el contenido, trozos de hueso de ballena bañados y salpicados por la sangre de la hechicera muerta en la huida:

¡Pongamos cada una de nosotras las manos sobre estos huesos, pero antes colocaré el anillo entre ellos!

Todas contemplaron desde su perspectiva lo que después compartirían entre ellas y legarían a un acuerdo indiscutible:

  • 1.- El Ojo, era la visión de toda la realidad que tenían del más allá y de lo que estaba rodeando el presente.
  • 2.- Los Árboles (la espiga), en su camino habían encontrado el árbol de la confianza y el dador de susurros.
  • 3.- La Espada (runa de hombre), el vehículo que llevó a trascender a dos de sus compañeras de viaje.
  • 4.- El fuego (éter), fue invocado después de la segunda muerte, su liberadora energía les permitió seguir adelante.
  • 5.- Los anillos, todas poseen uno no necesariamente es de metal o algún otro mineral, no necesariamente es visible para los demás, es el compromiso con su tarea.
  • 6.- Los Caminos (runa de mujer), los reales y los invocados, bifurcaciones mentales y reales, todas entendieron lo que veían en los que mostraba el hilo de sangre en los huesos de la ballena.
  • 7.- La cicatriz (la hoz), las marcas de vida, aquello que la distinguía a cada por las  batallas ganadas y las dolorosa pérdidas.
  • 8.- El escudo o lanzas cruzadas, aquello en lo que colocamos el no rotundo o un sortilegio para evitar el paso.
  • 9.- La estrella, todas sabían que este símbolo era más que un don destacado en una de ellas y que cada una podía invocar  en las formas de las constelaciones un signo premonitorio.
  • 10.- La luna, entrañaba el tiempo, los ciclos de cosecha y siembra, mareas en el carácter de los seres humanos y en los símbolos nubosos.
  • 11.- El sol, el poder autoritario, lo majestuoso, el dador de vida, la alquimia y lo transmutable.
  • 12.- El Ángel (las aves o alas), todas ellas habían sido tocadas por un ave y sus señales se unirán a los mundos gobernados por cada viaje astral visitado en sueños.
  • 13.- El laberinto (la serpiente), la guía para iluminar aquello que permanece en la oscuridad y no permite que reconozcas el sitio al que debes llegar.

No quedaron conformes con la idea de que a veces morir es un asunto necesario, pero reconocieron que el camino estaba ahí para seguirlo y demostrar que transcender es algo que lleva tiempo y esfuerzo, ese dedicado camino que cada una había elegido formaba parte del fino entramado de una guía que se extendería hasta el final de los tiempos, si acaso esto existiera.

Conclusión: Miremos con firmeza hacia el porvenir

De esta forma la quinta hechicera otorga el compromiso a las demás, les concede el legado para compartirlo y enseñarlo al mundo que protegen; después de la ardua batalla la vida ha de continuar para todos y ellas lo saben.

Se abren lo caminos pese a la cicatriz que ha dejado ese siniestro que puso en juego sus vidas, la estrella, la luna y el sol, las protegen, las aves son su sino y la serpiente guía el momento donde todo vibra hacia un nuevo y sinuoso laberinto.

No importa si para unos u otros el mundo simbólico es diferente, lo más importante es reconocer en sus señales que el mundo vive dentro nuestro y todos somos la inquietud moviéndose hacia adelante.

La dama del anillo les habla a las otras y les advierte de los peligros donde la codicia y el afán de posesiones puede hacer perder el rumbo, limites, libertad, conciencia son una constante que saber entender, no siempre es fácil.

Habrá quien decida condicionar aquello que entrega, no esperemos recibir de nadie lo que no pueda dar, sigamos adelante, el que coloca el interés por el medio se alejará para siempre de lo nuestro.

Todas se miraron el el espejo de sus almas y se reconocieron como una hermandad, la vida fluye y el aprendizaje es para aquel que decide acogerlo. La dama con la cicatriz les habló: Seamos fieles al pasado que es un gran maestro, pero miremos con firmeza hacia el porvenir.

En la historia de todos los pueblos han quedado señales que nos guían, que son monumentales encuentros con la tradición oral o escrita, que van nutriendo las venas del futuro y con el paso del tiempo se pierden, si acaso dejamos de recordarlas

clubdeescritura.com

En este sitio pueden leerla en el orden de 1 a 7 en formato PDF