Elkeid, Benetnash, el poder que marca

Posiblemente para la dama de la cicatriz el nombre de Alkaid o Elkeid, como se le nombró más adelante, no significaba nada, para ella había sido el signo determinante que Odín le entregó al momento de nacer y gracias o pese a ello podía entender el momento supremo que ellas estaban por vivir; su instinto natural para el liderazgo y esa forma particular de perseguir objetivos, le había ganado entre sus compañeras de viaje un lugar de privilegio.

La estrella que definió a la líder
(Alkaid es una estrella fija perteneciente a la constelación de la Osa Mayor. En el zodiaco tropical la encontramos a 26º 56″ de Virgo.)

Jamás dudaba en decir las cosas como sentía que eran, el flujo espiritual era su don más elocuente y estaba segura que su falta de apego y facilidad para calmar el ánimo de las otras le ayudaba a seguir adelante.

Entonces les pidió prepararse para la huida, el momento había llegado, era necesario dispersarse por aquellos sitios del vasto territorio que ellas conocían y llegar hasta lugares donde jamás habían estado, perderse entre el bullicio, ser hábiles para reconocer al enemigo y a todos aquellos que pudieran ser aliados.

Sólo la intuición y su valor las llevaría a una vida plena, otra forma perecerían atravesadas por alguna lanza o la hoguera enemiga. Se dispusieron a invocar a Alphecca, cuyo nombre entre ellas posiblemente era otro, sin embargo su fuerza como una de las estrellas de poder, les brindaría a cada una en sus comunicaciones con el mundo que estaban por conocer, honor, dignidad y habilidad artística.

La gema de la corona fue invocada
(La estrella fija Aplhecca se encuentra a 12º18 del singo tropical de Escorpio. Es una de las estrellas que conforman la constelación de Corona Borealis.)

Cada trazo colocado en los cielos, fue dando sustento al relato de todas ellas, su voz se esparciría por rincones inhóspitos y palacios ostentosos, cada pueblo definiría un nuevo modo de nombrar al cielo, sin embargo el propósito estaba definido por las diversas historias que habrían de experimentar en su camino, más allá de su muerte más allá de toda rutina o conjuro.

La serpiente, el laberinto

Cada una de las hechiceras cuentan con atributos que han recibido, que necesitan desarrollar y que son parte del camino de una legendaria visión, precisamente ahí donde muchas historias y atributos milenarios del mundo no habían sido conquistados y adoctrinados por otros, aun era impreciso reconocer que un pueblo conquistado perdería para siempre su cultura y su visión particular de ver lo que le rodeaba, al ser sojuzgado por el poderío de otras creencias. Preservarlo llevaría a la muerte a muchos, a la hoguera a otros y sobre todo a doblar la rodilla ante el vencedor, que se convertiría en el amo a quien servir.

Hoy llegamos al laberinto: Serpens Caput (la cabeza de la serpiente, a la derecha) y Serpens Cauda (la cola de la serpiente, a la izquierda). Bajo este signo inicia el camino la curandera, sus atributos y la herbolaria conseguirán que el mundo sea visto bajo otros ojos, territorio que deja de ser incierto, en algunos ámbitos perseguido y en algunas épocas consagrado a una élite, depende desde que sitio veas esta historia, depende desde donde inicies tu viaje por las estrellas, cada símbolo las une a una constelación desde el comienzo, es el aliento del cual reciben su fuerza y su poder.

Un pequeño apéndice que es necesario señalar para aclarar el momento que atravesamos debido al calendario asgardiano.
Una ilustración de la constelación de Ofiuco, que es visible como una gran constelación dispersa en el sur-sureste

Antes de ser conocido por el dios griego, Apolo, y ser asociado al médico romano, Asciepius, la constelación ya estaba ahí, ya era visitada por la mirada atenta de otras culturas, esto no puede ser olvidado jamás.

Nota de la escritora: Para Asgardia este día da inicio el mes de Ofiuco, era importante señalarlo como parte de la continuidad del relato.

Por qué las cifras 7 y 5 en “Hechizo de Ave”

El 7 para algunos numerologías es la perfección, el 5 los grandes cambios evolutivos que se dan a través del tiempo, ellas recorren en la huida 5 lunas, sin embargo mas adelante veremos como reúnen a 13 damas protectoras del reino de la naturaleza y de sus propias costumbres ancestrales, eso es mágico y valioso.

Algunos textos le dan el valor 5 y le reconocen como el momento del viaje

Hay una runa que señala el camino Raido expresa de acuerdo a lo que he indagado lo siguiente: Mudanza, viajes. Cambios, evolución interior, transmutación. Te aislarás para pensar y tomar decisiones. Tu intuición te dará la respuesta. Te sentirás orgulloso de ti mismo.

Si acaso iniciamos la semana el el día que celebra a la luna, en consecuencia el quinto día sería el dedicado a Freyja: El nombre del día viernes en la mayoría de las lenguas germánicas, lleva su nombre en honor a Freyja, como por ejemplo, 

Frīatagen antiguo alto alemánFreitag en alemán modernoFreyjudagr en nórdico antiguoVrijdag en holandésFredag en sueconoruego, y danés.

En inglés Friday deriva de la palabra anglosajona frigedæg, que significa el día de Frige, la forma anglosajona para Frigg. Ambas diosas eran frecuentemente identificadas una con la otra.

De esta forma se enriquece la comprensión del relato, Freyja también era asociada con la guerra, la muerte, la magia, la profecía y la riqueza. Las Eddas mencionan que recibía a la mitad de los muertos en combate en su palacio llamado Fólkvangr, mientras que Odín recibía la otra mitad en el Valhalla.