Coyolxauhqui hablará a través del junco verde


Cuento Corto de Ariadne Gallardo Figueroa

“¿Cuán distante es el horizonte donde tus sueños descansan?

El Mensajero

No decidas nada y no elijas nada, no desveles tus horas de insomnio en el camino incorrecto. Pensar a conciencia es un proceso lento y no es posible que veamos de inmediato el panorama total; se laboriosa y deja a la intuición  para el segundo plano en las horas inciertas. Ahora me retiro y voy hacia los símbolos.

Painani la miró con ojos asombrados pero no pudo ver los de la señora que permanecían vendados.

  • Esta bien me retiro y emprendo el viaje…

Se quedó en el umbral del templo esperando recibir respuesta o ver si Tlatoani se retiraba la venda de los ojos.

  • ¡Anda, sigue adelante, no verás mis ojos esta vez, debo retener tu esencia y si te observo no será posible! Recuerda todo cuanto hablamos, que sea tu guía la inmensa luz de Coyolxauhqui.

La mujer de ágiles pies se retiró bajo la inmensa luna que brillaba alumbrando su sendero, para perderse en el horizonte, su corazón palpitaba de temor y entusiasmo al mismo tiempo.

La soledad de Tlatoani

La mujer tomó entre sus manos un robusto junco y camino hacia la explanada superior del templo para hablar con la robusta Coyolxauhqui:

  • Amada señora que brillas integra en el firme cielo de estrellas, antes de hacerle frente a la batalla con el guerrero diurno ¡Dime si acaso debo conocer alguna nueva señal en el cielo?

Dicho esto la mujer del templo de la Luna ofreció en lo alto un junco verde, robusto y a  la vez tierno, sus largos cabellos con tonos de obsidiana y plata se levantaron con la fuerza del viento que invadía aquel espacio perdido en la inmensidad del tiempo y del cual solo conocemos trazos.

El junco se dobló dando de esta forma su señal  y alerta, la mujer supo que significado tenía todo ésto, pero había misterios que le serían revelados más adelante:

La marca hacia el agua
  • Señora, Coyolxauhqui, entiendo que no solo debo estar vigilante del Norte y del Sur,  un símbolo de agua reta a mi imaginación.

La señora Tlatoani, vigía del templo lunar cerró sus ojos y viajó con su esencia hacia el Este, llegó al sitio donde las aguas saladas lamen con delicadeza y susurros los límites de la tierra de arenas sutiles y caracoles. Se internó sobre la piel del agua de tonos densamente azules. Solamente observó a las bestias marinas que asomaban en saltos para darle la bienvenida a su imperturbable y viajera alma y se dijo para sí:

< Tal vez aquello que desconozco me será imposible percibirlo, tal vez aún no es su tiempo, solamente comprendo que debo mantenerme alerta de este presagio>

Cada uno lleva una tarea por cumplir, ya sea mística o parte de una aventura por encontrar lo mejor que nos pueda ofrecer la vida, si acaso tu vara se dobla analiza su mensaje y no titubees, que no tiemble tu mano; solamente dejate llevar por lo que sientes.

Representación de la Luna azteca del blog: de Estudillo Estrada

Nota de la autora, definitivamente alude igualmente a la runa del agua “Laguz” en germano, cuerpo de agua, anglosajón, “Lagu”, mar agua.

Hermes y Thot, la lucha contra el poder oscuro


Capítulo El Puente

Zila, inició su tercera clase hablando con gran potestad:

Todos tenemos en este lugar ancestros comunes de dos culturas poderosas, Hermes, de Grecia, Thot de Egipto, hay una clave mágica que es una llave, todos la conocemos y durante un prolongado tiempo ella queda posicionada en el firmamento.

Su fuerza en la mente de todos los seres humanos, nos ayuda a entender el dolor, el sufrimiento y aceptarlo, aquel que huye del dolor perderá la conciencia de su limitación y de su poder para migrar con el pensamiento.

Luchas contra el poder oscuro, tener amplia claridad en el sentido de justicia, explorar las cosas en su profunda esencia, no hacer las cosas por el logro de créditos, sino para construir puentes. Educarnos sin que nadie nos guíe, ser complicados, ser rebeldes ante lo establecido.

Todo está en constante movimiento y nada de lo que deseamos que sea perenne permanece para siempre, dejar la forma más grosera de materia es un trabajo necesario.

Si nos miramos en los otros somos lo mismo y somos su espejo, la verdad de reconciliación llega en el momento que lo podamos develar. entendamos que no hay nada absoluto y ahora nos enfrentamos a un nuevo comienzo en la investigación del cosmos.

Hagamos un análisis puntual de lo que ahora vivimos y lo que nos ha seguido como herencia del conocimiento por un tiempo y encontremos en el fluir de cada causa su razón de ser y sus efectos.

¡Hagamos magia señores que el que tiene ojos para ver y oídos para escuchar podrá ir más lejos viendo lo que los otros no ven y escuchan!

La dama atada entre lo divino y lo terrestre


Surge la pregunta obligada: ¿Quién es Sol?

Si acaso en todas ellas la naturaleza es la guía, tenemos un dato fundamental para entender hacia dónde vamos, o para ser más precisos de dónde venimos… Desde el momento que ella conoce al alquimista nos damos cuenta que su relación no es de ese mundo, tal como es señalado al Maestro.

En el momento que ella toca el hombro de Sierpe y le advierte al salir de la cueva donde se encontraban los catalizadores de energía y mensajes, es decir, los murciélagos y le dice:

¡Serás una sierpe de otra estirpe!

Precisamente en el momento que le hace intuir su paso por Egipto el camino que ha de seguir hacia Egipto, por tanto, citemos a Raimundo Lulio cuando señala:

“La alquimia se propone reproducir a escala humana el proceso de creación del cosmos” en el Libro del Caos escrito en 1275.

Ahora se nos abre un panorama donde adquiere significado que ella la envíe a la cuna de la alquimia que se instaura en tres espacios del planeta:  

Grecia, el sitio al cual dos de ellas han de llegar;  Egipto, el sitio que ha de visitar Sie, antes Sierpe;  China, el obsequio fascinante con el cual difundirá lo descubierto es precisamente la tinta.

Por tanto, si el sol brilla para todos y en diversos espacios del planeta, el alma del mundo, se refiere a una connotación exquisita para relacionar el verdadero concepto de la hechicera líder de nuestra historia.

Del negro, al blanco brillante, su naturaleza final es el rojo traslúcido y brillante, fue nombrada Piedra filosofal.

¿Acaso conocemos el color de la piedra filosofal? Sí lo sabías, has entendido algo más del hilo conductor de este relato.

Fuente bibliográfica : Profesor de investigación en el Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del CSIC, Joaquín Pérez Pariente

Reflexiones antes de iniciar el siguiente trayecto de “Hechizo de Ave”


El espacio donde viven todos ellos, es un lugar en el mundo que al igual que en otras latitudes la hechicería inicia un recorrido que no es comprendido en la mayoría de las casos, entre mitos ante lo desconocido la vida trata de abrirse camino hacia la luz del conocimiento, no es fácil, hay grupos que, al igual que ahora detentan el poder, compran los privilegios y favores de algunos  y siembran el miedo en otros.

La mitología pronto se abrirá paso para imponer valores y darle preeminencia a historias cuya lógica quedará en la mente de generaciones futuras de forma impresionante. Muchos serán motivados a mover ejércitos enteros bajo la mirada atenta del astrólogo del Rey, el cobro de impuestos será una de las tareas del señor de la Tierra y que mejor que albergar bajo la tutela de Tauro esta necesaria imposición. No es difícil que logren intuir el camino que les espera a Ave y Estrella.

Muchos estudiosos, no necesariamente astrólogos, se han dado cuenta que la humanidad en sus períodos de calma, solamente se acopla al molde que le corresponde y su dinamismo se motiva gracias al tiempo que le lleva erigir monumentos y templos, que justifica y necesariamente se ve involucrado a repetir historias.

Siempre podremos observar nuestra fragilidad y entonces preguntarnos qué hemos hecho para cuando el momento lo cambie todo.

Fue necesario  crear y creer, esto  fue la base de la cultura del poder y el fortalecimiento de los Estados; hasta el momento que  éstos fueron rebasados por todos aquellos que necesitaron de sus riquezas, sus fortalezas y conocimientos. 

Con la mirada más fría hacia el futuro, podemos observar que  basta que un meteorito de tamaño mediano caiga a la tierra y barra con la Muralla China, que un voraz incendio devoró gran parte de la Catedral de Notre Dame; también que un grupo con el poder para lanzar la bomba atómica destruye la vida de miles de seres humanos, solo para demostrar quien es el más fuerte.

No necesitaré dar un salto tan distante, la mayoría sabe lo necesario para entender lo que ahora vive. Sólo confío que la gente que ahora es  lo suficientemente joven para ser adoctrinada, encuentre en sus vidas mientras crece a una Mantis, o pueda reflejarse en la mirada de alguien que rescate su poder para asombrarse de la vida como lo hizo Sol. Alguien que le haga dudar de todo aquello que no se pude cambiar por ser un dogma de fe y le ayude a cerrar la puerta del convencionalismo cuando sea preciso, no cuando ya no pueda ser de otra forma.

Fotografía propiedad de la autora: “La herida de luz”

FUTHARK ante la influencia de otras culturas


Ninguna lengua ha desarrollado su ímpetu y florecimiento sin la intervención de otros seres humanos que han traspasado su territorio, que han enriquecido su cultura y por supuesto, no podemos olvidar a todos aquellos que han impuesto la lanza para hacerse obedecer y prevalecer, aún ahora ante la globalización, sentimos la imperiosa necesidad de conectar con otros seres humanos y matizamos de lo nuestro su propio lenguaje.

La premisa de este post es comprender a los ancestrales migrantes, aquellos que huyeron de la dominación y las cruentas batallas para compartir el pan y el abrigo en otras culturas, los que se fueron con sus leyendas, aquellas que conocimos y que muchas veces modificaron los conquistadores, recordando que a historia la escriben los que ganaron las posiciones de privilegio y contaban con los recursos para esparcir las historias que los dejaban en una posición empoderada, aún cuando no sea totalmente de esa forma.

Hay una característica en Hechizo de Ave que solo pertenece a mi relato, ellas encuentran en el ritual que desarrollan uniendo sus manos a la sangre de la ballena, que simboliza un tótem y guardián de la experiencia histórica. Sin duda Odin, el Dios del norte de los Aesir, estuvo en el árbol de la propia creación del mundo y el cubre a los seguidores con el encuentro del conocimiento a través de las runas que le brindaron gran poder; el poder del lenguaje queda en manos del que lo busca, del que mira en la palabra y sus significados la magia de conectar con el mundo.

Ellas al iniciar el viaje hacia otras latitudes y esparcir la semilla de lo que son y compartir con otros nuevos aprendizajes, dignifican de esta forma al que mira con la luz del conocimiento.

El alfabeto rúnico consta de 24 runas. Las primeras conforman la palabra «FUTHARK». Sin embargo, cuando esta práctica se promovió hacia el norte de Escandinavia, muchos de los símbolos fueron alterados hasta el punto de reducir el número de runas a 16.

Adentrarse en el sincretismo del lenguaje nos abre un camino luminoso

Las formas de las runas sufrieron modificaciones incluyendo las de A/S,C/K,H,J,S y Ng. Estos cambios surgieron luego de la llegada de los anglos, los sajones y los jutos a Grecia, aproximadamente entre los años 400 y 600 d.C. En este momento, fueron agregadas 9 runas.

Aunque no existe documentación en la que aparezcan los nombres de estas runas germánicas, en los poemas de las runas anglo-sajónicas y escandinavas, existen varios elementos que permiten determinar un origen común.

En breve seguiremos con más en la tercera parte de Hechizo de Ave, gracias por acompañarme.

Solo dos caminos: trascender o sucumbir


De pronto el silencio se apoderó de ese claro de bosque, incluso el riachuelo dejó de escucharse después de las impresionantes palabras de Rowan el árbol protector de la quinta hechicera; ésta hizo una inspiración profunda y habló con Luna:

— Debemos ayunar por tres días y tres noches, sólo tenemos permitido beber agua del río esmeralda al amanecer y en el ocaso, siempre con el cuenco de la mano izquierda…

— He imagino que con una reverencia y solicitando permiso, ¿Verdad?

— Seremos receptáculos de una información que nadie posee, querida Luna, no hay lugar para arrogancia.

Llegado el segundo día Luna empezó a quejarse de hambre, dolor de cabeza y la impaciencia la dominaba.

–¿Hermana cuánto falta para el ocaso? Muero de sed

— Despojate de todo lo visceral, de otra forma no lograremos el objetivo, todo lo que nos rodea debe ser anulado, debemos centrarnos en el alquimista, entregarle la mente en blanco, para que  nos haga la primera pregunta. Somos dos, debemos crear una sintonía; no puedo imponer nada sobre  tí, solo puedo guiarte.

— ¿Lo has visto antes, dime cómo es?

— No puedo su arte manipula las energías, posiblemente no sea lo mismo para ambas, desconozco eso, no puedo crearte una influencia previa, solo te pido paciencia.

El tercer día después del ocaso les invadió la poderosa fuerza de la Luna Nueva, una parvada de cuervos dirigiéndose a los árboles para resguardarse en  la noche les advirtió que Anzus disponía el escenario para abrir los mensajes, ambas mujeres se miraron agotadas y expectantes:

Te has preguntado alguna vez de lo que serías capaz por obtener información privilegiada que te sea dada por  tu perseverancia y paciencia.
Agotada y con la esperanza puesta en el ritual contestó: Soy la que soy

El graznar de cuervos se aquietó poco a poco, la hechiceras se concentraron en el latido de sus corazones para no pensar en nada, la hojarasca se movió con suavidad delante de ellas y una voz grave y firme lanzó la pregunta que solo escucharía una de ellas:

— ¿Quién me invoca?

— La que soy

— ¿Quién te acompaña?

— La que es

El silencio se apoderó de nuevo de todo el ambiente, Luna escuchaba con ojos implorantes e intuyo que el ritual había comenzado.

Fotografía: “La respuesta” de Ariadne Gallardo Figueroa

El zoológico del cielo


Hay un catastro que divide el cielo en parcelas, que ayudan a los astrónomos a identificar la posición de las estrellas, planetas y objetos en la bóveda celeste. A estas fincas les llamamos constelaciones y son agrupaciones de estrellas que se corresponden con la mitología celeste heredada de la antigua Grecia. Algunas son más famosas que otras. Pocas veces se oye nombrar las constelaciones de Camelopardalis, Sagitta o Boyero; sin embargo, otras como Sagitario, Tauro o Capricornio son mucho más conocidas.

Ophiuchus sosteniendo la serpiente, como se muestra en El espejo de Urania, un conjunto de tarjetas de constelaciones publicadas en Londres en 1825. Fuente: Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos

Signos zodiacales reales, según las fronteras entre constelaciones que estableció la Unión Astronómica Internacional (IAU) en 1930

Estas últimas son las constelaciones del zodíaco, del griego zoodiakos, que significa “rueda de los animales”, aunque en este grupo se hayan colado una báscula, una virgen, unos gemelos y un aguador (Libra, Virgo, Gemini y Acuario). Está claro que no es una relación animal la que las hace especiales, estas constelaciones están en una zona muy particular del cielo, la línea por donde avanza el Sol durante el año.

LAS CONSTELACIONES Y SUS LEYENDAS

La base de la astrología no se corresponde con observaciones del mundo real, es una invención que no encajó con el movimiento de los astros ni siquiera en su origen. No tiene más utilidad que la de un calendario alternativo, con unos meses que se corresponden con figuras mitológicas. Pero el zodíaco nos puede servir como una guía para observar las figuras de sus constelaciones —que siempre se ven en el cielo sobre el horizonte sur, en el hemisferio norte (y sobre el horizonte norte, en el hemisferio sur)— y recordar sus correspondientes leyendas. (Les invito a leer el artículo completo a partir del link)