Hoy es el día mas triste

Señales y símbolos rigen nuestras vidas

Vamos en busca de aquellas que tan solo adivinamos huyendo al igual que nosotras, un poco a ciegas sin saber el destino las unas de las otras. Hemos experimentado sangrientas batallas de odio y recelo, Finnbennach, perece ante la estocada de Donn; el hambre de poseer al más fuerte, al más dotado ha sido cruel para aquellos que no entienden el valor del todo, hasta el más humilde merece respeto, pero ellos esclavizan, mienten, inventan tretas para hacerse de mayores riquezas.

Alcanzamos a ver al dios guerrero junto a la luna, sabemos que no se detendrá, armado de paciencia sigue un ritual siniestro, su doble identidad lo defiende, pero no por mucho tiempo.

Un ángel viaje en alas de aves, escapa del tormentoso infierno donde las llamas arden y destruyen todo a su paso por la ira desatada de la cuarta hechicera, en su alforja ella resguarda lo que más importa.

Yo llegó al riachuelo calmo la sed y mis quemaduras, la piel del agua me dice secretos que me guardo muy adentro. La incertidumbre crece, no aplaco mi miedo ante la muerte que cada día gobierna el ritmo de los acontecimientos, nacer para morir, eso es cierto.