Cómo dibujar al personaje…

 

img_20200816_202228

Para el artista del lápiz, posiblemente no sea nada complicado lograr un boceto, un retrato, la técnica de luces y sombras le da sustancia a la imagen que logra, pero para el escritor los territorios que delinean a un personaje, es mucho más complejo, tiene que ver su vitalidad y sus motivaciones en medio de una historia; definir sus reacciones ante un mundo que posiblemente no este habitando la realidad, definir si simpatiza o es antagónico a los personajes que lo rodean y lograr ese sutil encanto de la contradicción, nada es oscuro y mucho menos totalmente luminoso, de ahí su magia y suerte de alquimista.

No puede mirar al espejo de su propio entorno, puede ser lo que se refleja y posiblemente quien mira, tampoco surge de su propia sensibilidad o género, lo pierde en el momento que se plasma en un momento de su historia.

Ganamos o perdemos perfiles, un personaje puede dejar de ser vital e importante, solamente su voz se pierde y no vuelve a crear polémica, ahí necesitamos trabajar de nuevo, devolverle sustancia si acaso ya estaba en la historia de alguna manera debe recuperarse en los espacios que lo ubicaste y decidir seguir con vida o desaparezca para siempre.