La travesía no se detiene


Reflexiones para continuar el trayecto:

Han de recordar  en el inicio del primer libro Rowan puso sueños premonitorios en las hechiceras, y para Ave fue de esta forma: Soñó con las puertas de construcción antigua, donde 4 cuervos llegaron a graznar advirtiendo de la llegada de 3 palomas grises, entendió que la sabiduría de una tradición profunda era parte de eso, el posible sitio al que tendría que asistir, o del cual aprender.

Cada cultura coloca simbolismos a los seres de la naturaleza, la gran mayoría reconoce en los cuervos de los Celtas a los mensajeros de Odín, su destreza e inteligencia ha sido reconocida, también hablamos de eso antes; por tanto, no será necesario regresar a la referencia de los científicos al respecto. Algo que si vale la pena señalar es el símbolo de los cuatros puntos, considerar varias alternativas, los elementos: Fuego, Agua, Aire y Tierra, podría ser una de ellos. 

Recordemos que Ave y Luna pertenecen al elemento Aire, la primera está íntimamente ligada a los pensamientos que le transmiten las aves, por tanto no resulta difícil pensar que ella misma haya sido enterada de la sabiduría que recibió su hermano  el Maestro, al realizar el ritual entre los árboles de roble, Luna viaja al lado de Fuego, quien para ellos jamás dejará de ser la hechicera que ha liderado batallas importantes y ha dejado en sus manos el preciado don de la persistencia, el ejemplo de no doblegarse ante la aparente falta de un líder.

El trayecto que recorre  Ave al lado de Estrella, ha logrado crear un armonía con el entorno, se han enriquecido de las enseñanzas de pobladores a los que han servido en los partos y realizando curaciones, aplicando con habilidad sus conocimientos que a su vez han aprendido directamente del respeto a la naturaleza y su sabiduría.   

Posiblemente la idea de empoderar ideas  y culturas en un tiempo tan antiguo y donde ellas no estaban destinadas a permanecer por mucho tiempo en un solo lugar, solo haya nutrido a los pueblos y asentamientos de una mínima enseñanza de sus amor por la naturaleza y con el paso del tiempo éstas ideas se mezclaran con las de los pobladores y sus propias usanzas y creencias.

Lo más interesante es meditar en el momento que ese muro simbólico o real aparecerá frente a los sueños o la realidad de Ave, donde cuatro mensajes y el animal de poder de tres personajes vitales dejará una huella imborrable en sus vidas.

El recorrido necesario para llegar a Mantis y Ariadna

Por ahora solo veamos el camino que han de recorrer, un buen tramo a caballo con los señores de un poblado que necesitaba parteras, otro tanto con campesinos que llevaban frutos y leche de cabras a diversas poblaciones y otro a pie, reconociendo a su paso la diversidad de un paisaje distinto, donde los amaneceres se veían alentados por el pensamiento de Mantis que de alguna forma se las había arreglado para estar  con ellas en su travesía.