El sitio que acostumbramos

#everydayinspiration

Sin dudarlo es aquel donde vibramos, ese que nos electriza, ese lugar de la memoria que nos acerca a lo que nos extasía, nos atrae, ese pensamiento que podemos modelar y tocar con ideas para conseguir que nos deje un aprendizaje, una sensación o simplemente un instante muy nuestro.

No todos tienen un sitio especial para escribir, a veces incluso la música debe  ayudarnos para estar en el sitio que deseamos, otras veces es un sentimiento que solo es nuestro y que podemos hacer tan maleable como nos es posible.
Siempre hay un cuaderno de notas, definitivo y necesario

¿A ustedes que los motiva e inspira, que sitio prefieren para poder concentrarse en una nuevo reto literario? les invito a visitar más a menudo este sitio que se ha construido hace un puñado de años y sigue adelante Travesía en alas de un libro

¿Para quién y por qué escribimos?

Recuerdo a un pintor que un dia mencionó: Se pinta por placer, por ese deseo de decir las cosas con imágenes, cuando expones y alguien llega y observa con atención los cuadros ,pero decide que uno de ellos lo haría capaz de tomarlo y descargarlo, es precisamente cuando sabes que has conectado con el observador.

De igual forma supongo sucede en cualquier otra disciplina artística o artesanal, cuando alguien decide ir más lejos y saber del autor, pintor actor, cuando sabe que lo que esa persona haga forma parte algo  que a ti te atrae, cuando se convierte en una adicción buscar lo que expresa, vendría a ser lo mismo que señalaba el pintor, deseas descolgar ese cuadro y hacerlo tuyo.

Nos reflejamos en un paisaje distante, estamos en un sitio cerrado, a veces entre el bullicio de una cafeteria, pero da igual, los dedos se conectan al pensamiento y nos llevan mucho más  lejos de lo que aparentemente los demás podrían observar. Somos nosotros y lo que deseamos transmitir.
Ante todo pintamos o escribimos porque nos produce placer la actividad que desarrollamos

Posiblemente es lo que hacemos los que escribimos, necesitamos saber que hay un “like” esperando, que existe la aprobación del grupo al cual nos dirigimos y eso nos complementa y nos hace sentir felices y plenos, nos impulsa a seguir. 

Cuando recibimos comentarios de lo que hacemos y somos comentados por otros, incluso criticados y ampliados con nuevos razonamientos, esa es la parte que nutre al artista, al autor, al pintor y a todo ser humano que en su quehacer diario requiere de la reciprocidad de los demás.

Desde luego como decía el pintor: Ante todo pintamos o escribimos porque nos produce placer la actividad que desarrollamos, lo demás es una consecuencia, aun cuando no sea para muchos lo que se persigue, al final de cuentas el reconocimiento es muy similar a la sonrisa, el abrazo y la simpatía que todos necesitamos como humanos.

Llueve de continuo y el alma en pausa

Algunos momentos son más felices que otros, pero nos quedamos en casa y vemos la lluvia caer, nada es como antes, en ninguna ciudad del mundo los momentos son inciertos y nos acostumbramos a la espera, la tolerancia de lo que ha de venir.

Llegarán nuevos amaneceres y el miedo a la muerte por la pandemia se habrá ido mucho antes de que la hora nos tome por sorpresa, pero mientras se desatan grandes y violentos momentos en algunos sitios del planeta, la vida nos habla quedito: “Ten en cuenta que estoy contigo para que seas el ser humano que puedes ser y de ahí lograr superar ese básico instinto de solo sobrevivir”.

Esa novela que nos sigue en algún rincón

Algunas sutilezas se nos cayeron de las manos cuando el camino se hizo rudo para seguir dialogando, cuando negociar una relación se nos desbarató, cuando el sentido de tenernos se mando mudar a un sitio llamado nunca más!

Dame una brizna de luz de donde pueda atarme

Pero nada está escrito cuando nos dejamos caer en las esperanzas rotas, se puede vivir de lo que se quedo en el tintero, se puede vivir de lo que no se pudo decir y vamos perdiendo peso, flotando en la vida de los que han aterrizado para sembrar amaneceres.

Todo puede ser gris y miramos de reojo a los que ríen, a los que lloran y son parte del encanto de sus espejos y sus reflejos, nosotros nos diluimos en la opacidad de la desesperanza; vamos en camino al olvido y observamos lo que pudo ser la vida con la otredad perdida.

Dame entonces un atisbo de vida para recuperar la gloria que pudo ser y tratar de volverme a tejer un velo de ideas y luces… Dame una brizna de luz de donde pueda atarme para rodear mis grises y opacos contornos… Asómate en las esquinas donde dejé mis viejos trazos e intenta darles forma con tu flamita de vivaces sonrisas…

Sí nada de esto puede ser, déjame caer a donde todo olvido me cautive y repose en la tibia entrega de lo que fue.

Cómo dibujar al personaje…

 

img_20200816_202228

Para el artista del lápiz, posiblemente no sea nada complicado lograr un boceto, un retrato, la técnica de luces y sombras le da sustancia a la imagen que logra, pero para el escritor los territorios que delinean a un personaje, es mucho más complejo, tiene que ver su vitalidad y sus motivaciones en medio de una historia; definir sus reacciones ante un mundo que posiblemente no este habitando la realidad, definir si simpatiza o es antagónico a los personajes que lo rodean y lograr ese sutil encanto de la contradicción, nada es oscuro y mucho menos totalmente luminoso, de ahí su magia y suerte de alquimista.

No puede mirar al espejo de su propio entorno, puede ser lo que se refleja y posiblemente quien mira, tampoco surge de su propia sensibilidad o género, lo pierde en el momento que se plasma en un momento de su historia.

Ganamos o perdemos perfiles, un personaje puede dejar de ser vital e importante, solamente su voz se pierde y no vuelve a crear polémica, ahí necesitamos trabajar de nuevo, devolverle sustancia si acaso ya estaba en la historia de alguna manera debe recuperarse en los espacios que lo ubicaste y decidir seguir con vida o desaparezca para siempre.