“El Valor del Concepto”

Capítulo 2° 

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Uno de ellos estaba ubicado en Toronto, Canadá, recordemos de acuerdo a lo que ya se ha escrito en el tercer libro, -este es el quinto de la serie- ese detalle es que América se había convertido en un continente entero de norte a  sur la separación se establecía por los trópicos el de Cáncer y Capricornio.

En los tiempos que aún no se unificaban las fronteras éstos sitios se ubican en cuatro sitios específicos:

Esta información la conocía Morati Agu,  se le anunció  que uno de los reportes que él realizaría debían ser enviados al núcleo 1 y  durante el desayuno Yinrú-Ha lo asistió y le señaló de forma concreta lo que se esperaba lograr en el primer nivel de preparación de la denominada Muralla Sónica.

Aquella misma mañana su hermana le envió un video donde se veía el estante de su apartamento vacíos, en esa época las casa ya no eran grandes terrenos, los únicos que conservaban extensiones de tierra de grandes dimensiones eran los agricultores e industriales, mientras menores fueran los espacio, igualmente los costos lo eran, así que nadie tenía interés en gastar en un suelo cuando su mejor inversión estaba en los costos de tecnología y servicios que eran captados por las celdas fotoeléctricas que unían las casas habitación.

De esta forma un trabajador no recibía dinero, recibía energía voltaica para el uso de sus servicios y pagaba con ésta los bienes perecederos; de esta forma la hermana de Morati subió en el transporte comunitario los enseres de su hermano y los llevó a la casa donde vivían sus dos hijos y esposo.

Después del desayuno se dirigieron al salón de conferencias donde estaba ese letrero sin firma que le había cautivado a Morati y le preguntó a Daiki:

-¿Quién tuvo esa ingeniosa idea?

Daiki lo miró con seriedad y señaló:

-Una pionera asgardiana, solamente el manuscrito en papel  tiene la firma de ella y se conserva en el museo del centro neurálgico al que usted ha de enviar los reportes el que se ubica en Toronto; es posible que el decano Willtheyard, le pueda explicar más detalles al respecto, se conserva como una curiosidad pero las indicaciones de ella fueron que su nombre permaneciera en secreto, quería que los jóvenes hiciern suya la frase.

Ninguno de ellos sabía que en el futuro habría un hombre que al iniciar sus clases exclamaría: “Hagamos magia señores”, pero para Willtheyard era bien conocido el modo en que la decana iniciaba sus clases, su frase era y seguía siendo válida, él mismo la usaba y era ésta:

 “Hagamos historia asgardianos”


Capítulo 2° 

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

No somos pocos los que nos hemos dado a la tarea de imaginar un mundo perfecto,de poner ideas en aquello que consideramos fundamental para poder hacerlo real en un tiempo que no es ahora, por no ser viable, o por no ser visible.

De esta forma lo que podría suceder es un viaje que posiblemente algunos consideren como algo favorable o simplemente una ensoñación fantástica. Sí recordamos a la Dama de la Flama, ella es una guerrera que no pone magia en aquello que no considera viable, recordemos aquella conversación que sostuvo con el heredero del rayo:

«Así es y no de otra forma, escucha con atención lo que te voy a decir, sí necesitas crear un mundo fantástico para resolver los grandes dilemas de la humanidad, estarás perdido anhelando lo que no puedes contener en la realidad.» 

¿Entonces qué es lo que no es visible, que es aquello que no podemos hacer en el ahora y cuales son las limitaciones para ello?

Tal vez como humanos al caer en los extremos podamos ver lo ineludible y entonces sea cuando nos demos cuenta que siempre tuvimos al frente la solución al problema, pero veamos si acaso encontramos el hilo conductor de todo ésto que flota en mi mente.

Para mi es una ensoñación que puedo contemplar en la lógica como una consecución de ideas que podría ser de esa manera y no de otra, pero ante la mirada del lector puede ser diferente… Es el riesgo y es parte del viaje.

Entonces vayamos de nuevo hacia el año 2237

¿Por qué resultaba tan fascinante para Morati Agu el encontrarse en un centro de tales magnitudes, donde se encuentran los otros centros de investigación espacial en el planeta?

Bien aparte del ya mencionado en Astaná, Kazajistán está el de Sao Paulo, Brasil, Viena, Austria, Lorrach, Alemania, Puebla, México y Texas, USA. En un mundo limitado, con recursos dosificados, una población propensa a evitar el crecimiento.

Si tomamos en cuenta los datos siguiente vemos esta tabla:

Está previsto que la población mundial alcance los 8.500 millones en 2030, 9.700 millones en 2050 y 11.200 millones en 2100. Como en todas las proyecciones, existe cierto margen de error en cuanto a estos últimos datos. Los resultados se basan en la variante media de la proyección de fecundidad, que contempla un descenso de la fecundidad en los países donde aún predominan las familias numerosas y un ligero aumento en países en los que la media de fecundidad es inferior a dos hijos por mujer. También se prevé que mejoren las posibilidades de supervivencia en todos los países.

¿Qué particularidad hace atractivos a estos sitios de estudio, investigación y gestión?

Para Morati Agu y para un buen número de personas el simple hecho de percibir que el doctor en ciencias no se le reconocía por poseer un auto del año, sino por no tenerlo, forma parte del principio básico de todo lo que se veía reflejado en consecuencia.

¿Cómo se median las potencialidades académicas y qué caminos dejaron de ser contemplados como fundamentales?

Evaluar toda duda razonable por encima de la competencia era un de ellas, evitar las réplicas, es decir la alabanza a los que hacían del líder la fórmula perfecta y difícil de modificar por aquello que podía probarse y ser sujeto a diversos criterios, daba mejores resultados de cooperación.

Cambiar la memoria esponja por la asimilativa, inducir a la crítica, valorar la creatividad y la originalidad  pero sin calificarla como destreza de algunos pocos genios.

Investigación optativa en base a retos y desafíos o inclinaciones académicas definidas en los estudiantes; evaluación para evitar el adiestramiento, marcos teóricos flexibles que permitieron abandonar el método cuando fuera necesario.

La pizarra de dudas como base de toda investigación era una de las cualidades más notables y expresaba de esta forma en los módulos de conferencias:

Había sido idea de una decana que solicitó no se colocara su nombre en la placa por que deseaba que cada uno de los que la pusieran en práctica se apropiaran de ella, considerando que el efecto sería mucho más efectivo de esa forma


Capítulo 2° 

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Para Morati Agu permanecer en Astaná, capital de Kazajistán era un encuentro con una cultura fascinante, cada detalle lo hacía sentir en una tierra con tradición efervescente, explosiva y diversa, estaba cautivado pero sus días y horas vitales las mantendría en el centro de investigaciones espaciales, así que no se distrajo mucho en hacer turismo y se dirigió al sitio donde ya lo esperaban.

Al llegar lo recibió Annia Garasimov, una dama diligente de mirada dulce, ojos color miel, enfundada en un overol de material reciclado con el escudo asgardiano del lado izquierdo:

-Estimado señor Agu, agradecemos que haya aceptado la oferta, le esperan en verificación, por favor acompáñeme…

Agu notó que había una sala de estar de lo más especial el amueblado parecía industrial y se leía en el umbral:

“Los materiales de esta sala recibidor,  han sido realizados con residuos espaciales rescatados por obreros asgardianos bajo la certificación de cero radiación”

Si desea leer este mensaje en otro idioma dígalo en voz alta y toque la pantalla táctil, de no ser así la pantalla es sensible y se apagará cuando usted se retire, bienvenido

Annia notó la mirada sorprendida del escritor y posteriormente se dirigió a él:

-Por favor señor Agu, tome asiento en breve será llamado en la segunda puerta de la derecha, me retiro y le deseo una confortable estancia en nuestras instalaciones.

Morati agradeció el gesto y tomó asiento en aquellos sillones y se dijo para sí:

<Me he sentado en los fragmentos de un cacharro que estuvo deambulando la órbita por no sé cuánto tiempo, ¡Esto es fascinante!>

Un hombre apareció en la puerta que le habían señalado y le invitó con cordialidad y una franca sonrisa a pasar, una vez dentro le ofreció una taza de café, ponderando que a las instalaciones llegaba una buena cosecha de Kenia para el servicio de los científicos que agradecían 30 mililitros en el desayuno de la codiciada bebida.

Desafortunadamente el siglo XXIII ya no era tan fácil tomar varias tazas de café al día, los recursos y el agua se dosificaron en algunas áreas por razones ecológicas, sobre todo el comercio alentaba que ciertos productos no escasearan y eran consumidos en cantidades adecuadas.

El señor que lo recibió se identificó como Nicolai y le advirtió que el motivo de la verificación era para conocer algunas de sus costumbres y a partir de ellas poder evaluar su potencial en el trabajo, así que comenzó con un cuestionario verbal:

-Primeramente me gustaría saber si consume frituras, azúcar o alcohol y si tiene tendencia a fumar.

Morati sin preguntar las razones de tan peculiar interrogatorio negó con la cabeza y señaló:

-Son cosas de las que puedo prescindir y no soy fumador.

Nicolai anotó en su libreta digital  y prosiguió:

-El comentario señor Agu se debe a que algunos científicos o invitados especiales se vuelven irritables sin ese tipo de productos, en consecuencia su concentración baja y su salud merma de forma evidente, me alegra conocer su respuesta.

Le serán entregados tres overoles, los días de Saturno se lavan en el espacio común que se encuentra en el sotano, si acostumbra usar ropa interior puede lavarla en sus habitaciones, el baño está acondicionado para que pueda secarlas.

¿Tiene alguna pregunta o requerimiento especial?

Morati permaneció pensativo por unos segundos e interrogó:

-¿Me puede explicar las restricciones para el uso de internet?

-Claro, internet libre para las horas de trabajo, si usted trabaja en sus habitaciones se apaga la red a la una de la madrugada y se enciende a las 6, cuenta con un monitor propio en las habitaciones donde se le enviará la agenda diaria, las entrevistas y las actividades y sus secuencias. 

Tambien las notificaciones en los cambios de servicio de comedor en caso de que ésto suceda ya que todos comen en horarios fijos preestablecidos solo cuando hay sobrecarga de trabajo son modificados.

Morati con una amplia sonrisa agradeció a Nicolai, su ayuda, ambos se dirigieron al piso donde estaban sus habitaciones, al despedirse Nicolai señaló:

-Estimado Morati, la aventura esta por comenzar y usted es parte de ella, bienvenido. 

Fotografía de Astaná, capital de Kazajistán


Capítulo 1° “La red sónica”

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Morati se quedó helado, no podía creer que le hubieran solicitado para cubrir una tarea tan impresionante, meditó que contestar ya que en  esa  parte donde se encontraba su país no estaban considerando la inclusión a las nuevas normativas mundiales, por lo mismo estaban recibiendo presión económica y política de los países que consideraban que la inclusión era una idea renovadora y valiosa.

Pero eso no lo iba a detener, por supuesto no tenía familia, la muerte de su mujer en el pasado lo había dejado muy desconcertado, toda mujer que se acercaba a él terminaba siendo comparada con quien él había amado, el asunto resultaba injusto y para él su pasión principal estaba en su labor como periodista y escritor.

Entonces se decidió a llamar a su hermana:

-Tesa, necesito pedirte un favor muy especial, antes que termine el mes retira todos mis enseres y libros de la casa que rento, guárdalos en tu casa por favor así ya no tendré que pagar renta, me han propuesto algo que no puedo rechazar. Quieren que cubra el proyecto Octo, que elabore las reseñas de su proceso.

También me han solicitado que les proporcione datos de los gastos básicos que mi familia requiere cubrir, por supuesto, los términos son del grupo asgardiano que no ha entrado en vigor en nuestro país, pero igual mandame lo que para tí es más apremiante, eso en lo que necesitas mayor apoyo económico cada mes.

Tesa se quedó pensativa y sintió que la buena fortuna brillaría para ellos, expresó su alegría a Morati con un grito sonoro en el auricular y señaló:

-Hermano la rueda de prensa fue transmitida en todo el mundo y ellos están por lograr un avance impresionante, te vi en la televisión siempre haces preguntas directas y complejas para mí eres el mejor, ¡Te quiero mucho!

Morati con gran orgullo apuntó:

-Seré un residente activo, cumpliendo  una misión de gran responsabilidad, África sabrá que un habitante de esas tierras estará cubriendo uno de los grandes proyectos para salvaguardar el hogar de todos los humanos.

Tesa, quiero que pongas atención a lo que te voy a decir, “Nunca dejes de soñar que la vida es algo más de lo que hasta ahora se nos ha mostrado, hay un amplio mundo que espera de gente sabia y valerosa, dile a mis sobrinos que los amo y a mi cuñado que le mando un fuerte abrazo”

Con lágrimas en los ojos Tesa se despidió de su hermano con el corazón agitado por la emoción y el orgullo que para ella representaba lo que estaba sucediendo con su hermano menor, finalmente le dijo:

-Comunicate cuando te sea posible, esta misma tarde dejó vacío tu departamento, cuanta conmigo, cuidate amado hermano.

La vida le brindaba una ventana de esperanza, Morati reconoció que un despertar novedoso estaba ante sus ojos e inmediatamente se comunicó con el departamento de investigaciones e innovación espacial, solicitando hablar con uno de los líderes miembros del proyecto Octo:

-Habla con Ania(1) Garasimov, en la coordinación de Octo, espere en la línea por favor…

Los minutos le resultaron eternos al escritor africano y finalmente con aire desenfadado escuchó del otro lado del auricular:

-Morati, soy Daiki, ya me han puesto al tanto de la petición que le hemos enviado, díganos cuánto tiempo le tomará entregarnos una decisión, por favor, piénsalo con calma para nosotros será un verdadero honor contar con la ayuda de alguien tan entusiasta.

Morati con una sonrisa exclamó:

-Cuente conmigo a partir de este momento.

(1) Ania: variante rusa de Ana, que significa «gracia».

Photo by Thirdman on Pexels.com


Capítulo 1° “La red sónica”

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Hacer una reflexión sobre lo que ha de presentarse en los albores del siglo XXX nos lleva al momento que en estas fechas se encuentra en estado embrionario y es interesante la reflexión.

Durante el trayecto de la travesía que he descrito hemos visto a pueblos mezclar sus creencias y compartir historias; conducirse bajo el esquema de la dominación y el adoctrinamiento, establecer pactos de poder y doblegar a todo aquel que no apoya sus reglas y creencias.

La diferencia que se percibe con más claridad en el siglo XXIII es que poco a poco muchas creencias van dejando atrás ese concepto de convertirse en nichos de poder, los humanos buscan una mejor forma de compartir la esencia de cada pueblo y nación, sobre todo evitando el enfrentamiento. 

Recordamos en el libro tercero “ El puente y los inicios” lo que terminó sucediendo con las guerras entre naciones, se evalúo el costo beneficio y el decreto mundial que dictó: “Por cada huérfano de la guerra un hogar, esa es la tregua”.

Ahí terminaron cayendo en cuenta de lo incapaces que eran para cumplir con dicho decreto y las guerras se derogan de forma definitiva; por otra parte evitar el paternalismo institucional, el proteccionismo  ideológico y comercial, parecen ser pasos consecuentes en la mirada y tareas de los hombres de esa época.

Uno de ellos es el combativo Morati que aboga por combatir a la élite del conocimiento, su reclamo se fue extendiendo con el paso del tiempo y fue conocido por personas de territorios distantes que acogieron sus ideales como propios gracias a que contaba con los medios para difundir sus razonamientos.

Luz del conocimiento

Su demanda más sonada era: “Conocer es una necesidad del alma en hombres y mujeres, seres con capacidades que en el pasado dejaron de instruirse por no contar con los medios para lograrlo”

En los albores del siglo XXX los módulos universitarios como aquel donde daba clases el profesor Zila, se esparcieron por el planeta entero para instruir no sólo al mundo asgardiano.

Otra de las luchas de Morati y de varias generaciones que le siguieron después fue que la instrucción no dependiera de otras creencias, en el pasado bien sabemos que precisamente el clero contaba con los recursos para instruir al pueblo que aceptara su doctrina.

Por poner un ejemplo, muchos mexicanos saben que Sor Juana Inés de la Cruz no hubiera sido monja, entró al convento por ser el único sitio que le iba a permitir instruirse.

Otro de los datos vertidos en el libro tercero de la serie nos muestra que el Vaticano termina convertido en un centro de investigación y un fascinante museo, pero aún estamos lejos de eso, ahora nos encontramos en el siglo XXIII un periodo de transición que impide sostener ideas concretas por periodos largos, la ebullición en la mente de hombres y mujeres que desean un cambio y el freno de las instituciones en las que se ven inmersos y para la cuales trabajan.

Paradójicamente la motivación más alentadora para el gran cambio se asomaba en el rostro feroz y monstruoso de la extinción planetaria, asunto que por muchos siglos atrás fue tarea de titanes, ellos elaboraron un plan bien estructurado y del cual la humanidad entera era inconsciente.

Pero ahora ante cambios drásticos estaban perdiendo luz y con ella la oportunidad de ser los aliados de la vida y la preservación del proceso evolutivo; sin embargo es bueno destacar que precisamente en el proceso evolutivo  estaba más involucrado en esto de lo que todos ellos pudieran pensar.

¿Quiénes son? ¿A dónde mirar para reconocerlos?

Lo sabemos sí hemos seguido la secuencia y es precisamente un diálogo entre ellos el que nos abre un nuevo panorama:

Itzmin, observa con detenimiento lo que hace Morati y lo expresa a su acompañante:

-Señora, todo iluminado cambia la realidad apoyándose en su propia cultura.

-Así es y no de otra forma, escucha con atención lo que te voy a decir, sí necesitas crear un mundo fantástico para resolver los grandes dilemas de la humanidad, estarás perdido anhelando lo que no puedes contener en la realidad.

Itzmin, observa con esa mirada que ya no es la de un humano que es la vaporosa presencia de una estrella, recordemos que él habita Mintaka, y señala:

-Somos la formación de un ADN que nutre la vida, somos la esencia y conciencia; dentro del todo el conocimiento es uno  y se vale de cualquier artilugio para llegar a donde debe llegar.

Quien habita Alnitak, responde con fortaleza:

-¡Ha llegado el momento de transformar esa realidad! Pero llevará un buen puñado de lustros y otro tanto de décadas, el resultado aún no lo sabemos.

Photo by Engin Akyurt on Pexels.com


Capítulo 1°  La Red Sónica

por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella noche el ruido del silencio llegó ensordecedor hasta las sombras que habitaban los extraños sueños de Yinrú-Ha, ese tipo de ensoñación que ya hemos experimentado en pasajes de esta serie en todos aquellos que son descendientes de iluminados, de alguna u otra forma los perciben, sin embargo en el caso de Yinrú-Ha, la experiencia resulta incomprensible, la mezcla de imágenes y su cultura ancestral lo confunden.

Cada imagen se repite en sus sueños con cierta frecuencia y los detalles incendian la imaginación del científico quien no logra comprender los motivos de ese sueño que lo persigue.

Observa con claridad a una águila blanca que surca el cielo hasta llegar al encuentro de una enorme serpiente con al cual comienza una extraña danza, la cual él confunde con un ataque pero es algo distinto y enigmático; movimientos de alarde majestuoso y enigmático que se convierten poco a poco en un delirante cortejo.

El científico chino no comprende que representa ese extraño sueño, de pronto observa el aleteo frenético y  sorprendente del águila blanca, escucha de cerca el aleteo de plumas que rozan la piel de la enorme serpiente, quien poco a poco despliega sus propias alas, acompañando en un vuelo juguetón y exuberante al águila en su vuelo hacia las  alturas del azul firmamento.

Para Yinrú-Ha, culturalmente la imagen representa al dragón, aquella aparición que le impide despertar tratando de darle un mensaje, para él no es otra cosa que la transformación de un dragón ante la presencia mágica de esa águila.

El dragón para su cultura ancestral representa el símbolo de poder, nobleza y buena fortuna;  siempre despierta sobresaltado, perdido en situaciones que le resultan incomprensibles.

Recordemos lo que sabemos en esta historia que mucho antes de llegar al siglo XXIII, comenzó el proceso de ampliación de fronteras en el mundo, por tanto, en ese cambio de límites fronterizos, muchas familias se vieron forzadas a moverse si querían conservar a sus seres cercanos y fue de esa forma que en aquella masiva movilización sus padres y abuelos perdieron la vida en un derrumbe, fue peligroso para muchas familias el azaroso camino para ser reubicados.(1)

Yinrú-Ha fue uno de los huérfanos reubicados para la adopción, numerosos grupos de niños y niñas que necesitaron cobijo y nuevos hogares; recordemos que igualmente ante las nuevas disposiciones mundiales los grupos de indigentes, así como  los grupos de huérfanos debían contar con un hogar para ser atendidos y no formar parte de organismos que se sustentan sobre la base de las donaciones altruistas, de ser necesarios estos grupos tenían que contar con los medios para ser autosustentables.

Él nunca supo quien había tatuado su cintura, precisamente arriba de la nalga izquierda una inscripción con la siguiente frase:

銀茹哈,這是他的名字  (Yinrú-Ha, ese es su nombre)

Sin embargo, para el ser que lo vigila y que de momento reconocemos como El Vigía, es fácil reconocer el porqué de ese mensaje, del mismo modo que en el pasado fue el vigía de su abuela desde la distancia…

En la legión de iluminados y  del grupo de los señores de la luz, así como de todos los que ahora rodean al vigía, la tradición de conservar el nombre del antecesor, formaba parte de una costumbre, de un hilo invisible con una razón clara y precisa; recordemos que lo mismo sucede con Zila, quien fuera Al-Majus en el pasado y a cuyo ancestro del futuro lo  veremos en el siglo XXIII, el profesor y filólogo del mismo nombre que por alguna extraña razón sus sueños lo llevan al pasado profundo. Cabe perfectamente la pregunta ¿Acaso ésto le sucede por los antecedentes que su bisabuela le contaba acerca de sus antepasados provenientes de Terranova? Tal vez, pero aún es demasiado pronto para saberlo.

Empero los esfuerzos por enviarle mensajes concretos  y entendibles, no era fácil, él había perdido el hilo conductor de su herencia cercana y sólo de espaldas podía leer su nombre en el reflejo de un espejo. El tatuaje fue hecho de esa forma no por razones de índole estético, la abuela fue guiada por el vigía para que fuera de ese modo y no de otro.

Ella recordaba cuando bañaba a su nieto las palabras que en sueños le habían sido dadas:

<No hay bondad en el símbolo, sino en aquel que lo porta; el reflejo puede ser distorsionado él será guiado a entenderlo>

Esto formaba parte del primer secreto revelado, cuando Yinrú-Ha fuera capaz de aplicarlo y comprenderlo, igualmente sería capaz de resolver grandes enigmas que le serían presentados como problemas y no como soluciones.

Todo llega a su tiempo y a veces los tiempos para la atemporalidad se presentan de diversas formas y con diferentes enfoques, poner esperanza en los detalles era importante ya que  en Yinrú-Ha  se encuentra un linaje que al mismo tiempo le da sentido a su tarea en la vida.

Diseño de la autora con filtro libre de PicsArt

(1) Recordemos que las fronteras en el futuro de acuerdo a mi trabajo “Tercer libro de la serie El Puente y los Inicios” se han ampliado y se han modificado por razones socioeconómica políticas.


Capítulo 1°  La Red Sónica

por Ariadne Gallardo Figueroa

“No hay bondad en la luz, sino en aquel que la sigue…!”

Aquella entidad que observa con paciencia lo que sucede a su alrededor, reconoce que como es arriba es abajo, de ahí la fortaleza o la miseria, y se dice para sí:

<Ellos son reflejo de los tiempos que vivimos, al mismo tiempo son  la sustancia de los sueños que viviremos.

Tal vez hemos sido demasiado sutiles con los mensajes, pero el que puede ver y entender, no necesita mayores señales, persistir es mi labor y así ha de ser.>

Dentro de su mente escucha:

<Hay ayuda inesperada, acepta aquello que se ofrece a tu paso con la intención de equilibrar el camino>

En aquella nube de polvo y desaliento aparece una proyección que logra contenerse y tomar forma, todo le es ajeno e interroga:

-¿Qué soy?

-Eres quien la luz ha rescatado

-¿Quién era?

-Lo que siempre fuiste sin hacerlo notar

-¿Qué hago aquí?

-Lo que has de hacer de ahora y para siempre.

-¿Por qué tu voz es triste?

-Lo sabrás con el tiempo, el desaliento es un destello que se apaga con todo aquello que logras rescatar en el trayecto y tu tarea apenas comienza.

Medir la atemporalidad es un reto que entenderás cuando sea necesario y reconocer a los que estamos cerca tuyo será parte del nuevo comienzo que ahora tienes.

Aquella entidad volvió la mirada al planeta que había dejado de creer y dentro del cual el grupo de cuatro científicos se presentaban ante la prensa con más dudas que aciertos, tratando de ofrecer confianza a los que la habían perdido.

Photo by paul voie on Pexels.com


Por Ariadne Gallardo Figueroa

La intuición lo es todo pero en materia de realidades tangibles, es solo una buena parte de ese todo que se pretende comprender y aclarar a la mayor brevedad posible; ellos deben meditar con calma y alejarse de los conflictos que acarrearía los periodistas ansiosos de una nota alentadora que les sirviera para llenar los bolsillos de algunos rotativos sensacionalistas.

Así que antes de salir a enfrentar a la vorágine de reporteros dieron aviso que la reunión se alargaría por unas horas más; hay detalles por los cuales ellos no iban a mostrar una cara de que todo es felíz y asombroso, cuando en verdad la idea del científico hindú, siendo prometedora necesitaba de muchos trabajo y coordinación.

Para ser justos la idea les agradaba pero estaba en pañales por decirlo de alguna forma coloquial, competir con otros países en esta época ya no era algo bien visto, sobre todo en material de ciencia y tecnología, la labor asgardiana había hecho su tarea en ese sentido y su sentido de colaboración equitativa y a favor de lo fundamental rendía frutos.

Pese  a que no todo es posible en materia espacial, los más destacados cerebros del planeta podían verse en serias preocupaciones cuando un meteoro más decidiera impactar al soberbio y rocoso satélite natural de la Tierra.

Todo astronauta es consciente del periodo de adaptación por el que su cuerpo atraviesa al estar en el espacio, al hecho de que no reciben ninguna información de sonido que ocurra fuera de sus trajes espaciales. Ningún sonido de sus compañeros les va a llegar, ni el ruido de los motores, ni de las herramientas que utilizan.

Solo les sirven sus ojos, ya que sus oídos solo escuchan los ruidos que produce su propio cuerpo. Si se hablan entre ellos no escuchan nada, ven como los labios se mueven pero no les llega el sonido (a menos que usen el intercomunicador que equipa el traje).

Con el tiempo han aprendido a que el sonido puede transmitirse por vibración a través del traje espacial. Si dos astronautas se tocan o se cogen de la mano, pueden escucharse entre ellos ya que el sonido pasa a través de los trajes espaciales y es posible tener una conversación nítida, ya que tampoco hay ruidos en el exterior. Pero si se sueltan, ya no se escuchan.

Para ellos es muy extraño estar trabajando con sus herramientas y no escuchar nada. Los golpes de un martillo en el espacio no se escuchan. Solamente la persona que los ejecuta y porque este le transmite vibración a su brazo. Además, si explotara algún elemento de sus cohetes, notaría el resplandor, pero no recibirán sonido alguno (1)

Sin duda de eso se trata la intuición, “No importa que no me escuches, siempre sabrás que hay una forma de llegar al sitio que has decidido, entonces entenderás que es verdad lo que has soñado”, esa era la expresión de los científicos y con eso avanzarían en busca de salvar el hogar que nos pertenece a todos y a su satélite natural que ahora fungía como base central al espacio profundo.

Continuará este capítulo titulado “La Red Sónica”

Photo by Ruvim on Pexels.com

(1)  «¿Qué se oye en el Espacio? – Acústica Decorativa» https://acusticadecorativa.com/blog/que-se-oye-en-el-espacio-b91.html


“Un trabajo callado, constante, silencioso; confianza de hierro y a prueba de fuego, el pensamiento atravesando las densas aguas de creencias ancestrales y al final prevalecer ante todo aquello que pudiera ser comprobable y que no estuviera gobernado por la imposición de ideas, un camino hacia la razón y el entendimiento estaba distante, sin embargo esa es la meta”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Bien, recién ahora sabremos a quién pertenecen todos los párrafos finales de cada relato en esta obra,  es ella, La Dama de la Flama, ella fue reflexionando junto con el mensajero para entregarnos este trabajo.

Muchas situaciones nos serán reveladas y algunas otras tendremos que reconocerlas por nosotros mismos, ya que su permanencia en la magia con el paso del tiempo se convertirá en algo muy diferente, aun cuando nunca dejarán de aludir a las destrezas de la intuición como una herramienta de gran poder.

Hipótesis vulnerables de ser comprobadas y teorías que han de desechar  argumentos falaces es asunto lejano en la época que nos ocupa, sin embargo es el camino de cada uno de los iluminados.

La historia desafortunadamente estará puesta en las manos y los escritos de los conquistadores  y su versión oficializada defenderá creencias y valores que les darán poder y fortaleza, dominio sobre extensos territorios que han de ocupar a sangre y metralla.

Bajo ese denso velo de dogmas, miedos inducidos, imposiciones y la sumisión de los pobladores de diversos espacios, el grupo que acompañará y se diversificará con Los Señores de la Luz, continuará su recorrido.

El Ofrecimiento

Llegado el momento del encuentro los 22 iluminados reunidos hicieron un ofrecimiento en aquel territorio centroamericano, Erandi observó la conjunción de astros que los recibía de forma especial en el cielo y éstas fueron sus palabras:

Venus, la Luna, Júpiter y Saturno acompañaron el ofrecimiento

“Hay una necesidad manifiesta, no hay intención de frenar, el espacio promete cosechas y buenos augurios ante nuestros ojos; debemos priorizar lo que es valioso ante lo que todos vemos desde lo alto, los ojos del cielo nos observan, son los señores de un tiempo que nos espera, son las voces de los que estuvieron cercanos en tiempos  que desconocemos.

Agradecemos lo logrado y todo lo que está por presentarse, la fortuna es un juego malicioso, debemos reconocer que lo que nos da, nos puede ser retirado, pero siempre recordaremos con alegría este momento de gozo.

Como líder visionaria quiero que cada uno de ustedes tengan en cuenta el sentido común, cada uno de nosotros deberá jugar con sus atributos, la vida nos ha permitido comunicarnos con un lenguaje nuevo y diferente al de los demás, usémoslo con inteligencia y mesura.

El mundo es de aquellos que ven los triunfos al completar un proyecto, al cerrar etapas, no nos detengamos para mirar lo que no fue posible, seamos conscientes de que muchas situaciones las tendremos en contra.

Qué cada idea los motive, el mundo es un lugar para tomar posiciones y ser estratégicos, que la luz nos acompañe y logremos mantenerla encendida recordando el ejemplo de La Dama de la Flama y su eterna presencia entre todos nosotros”

Todos se tomaron de las manos en aquel círculo concéntrico donde estaban los 22 iluminados y el resto de visionarios que conservarán en sus mentes y corazones las palabras de Erandi.

Apéndice:

Este es un pequeño adelanto de lo que vamos a ver en el siguiente libro que ha de iniciar con una acalorada discusión de cuatro hombres, uno árabe, el otro japonés, con ellos se encuentra un hindú y un descendiente de Jinru.

El escenario se establece en el año 2237 y la conversación se centra en el interés del japonés por revivir las teorías de un pseudocientífico que vivió muchos años atrás, a quien considera no se le dio el verdadero valor por sus investigaciones.

Todos ellos buscan una clave que ha resultado un camino infructuoso, una serie de ensayos y errores que no han dejado nada bueno, solo pérdidas millonarias y enorme frustración.

Este libro concluye en el día dedicado a Marte, 9 de noviembre 2021 y en el calendario asgardiano en el día dedicado a Júpiter, 5 de Sagitario, año 0005

Notas de la autora:

Fotografía de la noche del 8 de noviembre 2021 de la autora: «La fabulosa conjunción»


“Nada es más vigoroso que la fuerza de un grupo para completar el círculo, para entender que todo resuena y hace eco en los sueños de los otros, vibrar en sintonía y reconocer a los aliados, en el firmamento aparecerá la señal y entonces habrás logrado lo que creías imposible”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Hora había recolectado los símbolos y recreado un valioso dibujo estelar que los iluminados reconocerían por su paso en la tierra y mucho más allá de sus propias vidas como parte de la enseñanza a la cual todos ellos aportaron un caudal de valiosas investigaciones.

Tomar el control no fue asunto de uno solo, el pensamiento mágico de cada uno de ellos logró que la magia reavivara la llama de sus iluminados cerebros, todos ellos abrieron sus corazones a los momentos que compartieron en unidad, cada detalles fue resguardado por quienes elaboraron símbolos, diagramas, proyecciones de lo que el cielo les dictaba. Cada iluminado entendió que las vibraciones de sus pensamientos eran escuchados por quienes no se encontraban cerca, habían logrado generar una unidad indescifrable y con ella un cúmulo de sintonías y similitudes.

De esa forma conectaron con la creatividad de aquel viajero distante que llegaría a tierras aztecas sintiendo que había un lugar para fincar su casa y cobijar sus sueños; ese día sería muy especial cuando Dayami anunció a Zila algo de gran relevancia:

-Zila ha llegado el momento de mirar el cielo vespertino, antes de que el Sol desaparezca en el horizonte, la señal está cerca.

Todos formaron un círculo concéntrico, dentro los 20 iluminados que formaban parte de la caravana y alrededor todos los seguidores, familiares y discípulos de la escuela de Erandi.

En una trance de meditación esperaron con paciencia el momento de observar el símbolo que enviaría Hora, el lugar donde se daría la cita para el encuentro y entonces de pronto el cielo se nubló, grandes nubarrones de tormenta aparecieron y en pocos segundos una nube dorada apareció empujando con fuerza a la tormenta y mostrando una vara de mando que marcó para todos ellos el lugar donde se daría el encuentro, el sitio exacto donde los 20 iluminados se convertirían en 22 personajes de poder para dar paso al nuevo mundo que apenas empezarían a gestarse con sus habilidades y magia:

Todos comprendieron que una nueva etapa de sus vidas estaba por comenzar que no había tiempo para vacilaciones, tomar las riendas de sus destinos y crear sólidos planes en medio de las tormentas y las grandes vicisitudes que tendrían que enfrentar, entonces Quizari Taiyari exclamó:

-Hermanos, hemos visto todos la señal, su aviso es rotundo y evidente, un impulso superior a todos nosotros nos llevará a iluminar aquellos sitios que son oscuros, nos brindará un poder de mando para enfrentar las sombras y será una constante más allá de nuestro tiempo presente, la fuerza del rayo, la temeraria fortaleza del fuego es de lo que estamos hechos, ¡Avancemos al punto de encuentro!

Todos levantaron sus brazos en señal de victoriosa alegría, el mundo los había dotado de grandes talentos y todos ellos los pondrían al servicio de un futuro que desconocían pero en el cual vibrará cada momento vivido y cada lucha ganada a las sombras.

Desistir resulta ser el acto más triste en el camino de los seres humanos, por ellos cada uno de los iluminados daría cuenta de fortaleza en medio de las más frustrantes situaciones, su ánimo y aliento serían la constante búsqueda de aliados, de fuentes de información, de encuentros que iluminaran sus mentes para encontrar estrategias y crear nuevas alternativas.

Notas de la autora:

Dibujo de la autora con filtro libre de PicsArt