Piel de maíz, se hizo trizas…

Era la época en que no existían los blogs, aquella época de juventud cuando un paisaje necesitaba de un relato y para mi era entonces necesario ponerle un marco… Ahora lo reservo al blog y bueno llegó el momento de desmontar el maltrecho escrito y darle vida de nuevo…

Piel de Maíz

Dorado como el sol, pero tambien azul como el venado mágico; se nos confunde la vida de la tierra con la propia existencia, el sudor de la frente con lo dulce del sabor al maíz cuando aún está tierno, mazorca que quema y seca la intensa luz solar; hace surcos semejantes a aquellos que se han grabado en mi frente y las comisuras de mi sonrisa.

Escucho el retumbar de tambores que la gente del pueblo que danza, observo a lo lejos la parvada de sombreros de palma que agitan con alegría, son como el canto que se abre paso entre el campo que va tomando la forma de lo agreste, a lo florido.

Cantando al aleteo del sol que danza en cada amanecer.

La vida pasa sin sentir, cada uno de nosotros trae grabada la parcela desde la primera grieta en el alma y en el cuerpo; hasta el desmoronamiento cuando volvemos a la tierra. Somos sus plantas y frutos, cantando al aleteo del sol que danza en cada amanecer.

Hoy cumplimos un año en este blog

Han pasado tantas cosas, algunas buenas y otras no tanto, pero los recuerdos quedan más allá de lo que se pudo consolidar, somos seres humanos que nos movemos con sentimientos y que a veces los rompemos o se rompen, pero lo que escribimos queda para siempre y formo parte de nuestras más emotivos recuerdos.

Ahora solo queda releer lo que dijimos y contemplarlo a la distancia y valorarlo en su justa medida. Ninguna letra dicha se pierde jamás, ninguna intención dedicada se borra del alma y eso es una realidad.

Algunas veces hay fechas para no olvidar y otras para entristecer