El Águila y el Fango


“Solo el que crea sabe a que se enfrenta y cómo salvarse”

El Mensajero

por Ariadne Gallardo Figueroa 

<Si tus expectativas son mayores a tu realidad serás derrotada y caerás en el eterno fango>

Cuando Painani escuchó dentro de si esa sentencia, sus piés de alas raudas y ágiles estaban atascados en el más denso y oscuro fango, el graznar agudo y fortalecido por la libertad del viento asomó en su horizonte, ahí estaba, era el águila poderosa la miraba como a un ser despreciable, del que se puede olvidar y seguir el vuelo; sin embargo sabía de quién se trataba y alertó a la tribu de Chichimecas que en el pasado le habían obedecido para plantarse en un sitio inhóspito donde hacer cimientos sería un reto, pero ellos venían de lejos y atendieron al grave canto,  enérgico del águila.

Un grupo desvió su paso y le tiraron una cuerda de ixtle. Painani no supo qué decir su vida había sido salvada por un grupo de extraños que la miraban con asombro; hasta ella llegó un caballero de mirada serena y cabellos muy largos del color del cenizo:

  • ¿Qué haces tan distante de tu gente y de tu pueblo?
  • Soy una Painani con una encomienda, debo seguir más lejos aún, agradezco su ayuda
  • Debes tener hambre y sed, acepta el tamali y las frutas, puedes dormir en resguardo y prepararte para el largo trayecto al amanecer. Mi nombre es Miztli (Puma). Supongo que el tuyo se perdió en el templo.
  • Así es señor, lo perdí y soy Painani del templo de Ometeotl
  • Si acaso te sirve  en estas tierras te recordaremos como Tonalli, “el destino y la rueda de los tiempos”
  • Acepto con gusto el primer nombre que en libertad se me ha dado 

Miztli le dijo: Debes tener hambre y sed, acepta el tamali y las frutas, puedes dormir en resguardo y prepararte para el largo trayecto al amanecer.

La mujer cubierta de lodo hizo un reverencia al grupo y tomó la comida que le ofrecieron, se sintió agradecida de tan honorable recibimiento y al llegar las mujeres le dieron ropas limpias y un sitio para lavarse.

Una de las mujeres la miró con alegría y algo de ansiedad cuando le dijo:

  • Mi  nombre es Ameyali, se que has sido liberada del grupo, muchas de nuestras hermanas e hijas no lo logran siento que hay algo de injusto en todo ésto, seguramente has de cruzarte con los Painani del rey, eso que le llevan peces y plumas exóticas desde lejos, ninguno de ellos comprende el valor de una mujer envuelta en los alados presagios, ten cuidado.
  • En honor al nombre que me han dado haré todo lo posible por seguir con vida hasta el destino que se me ha marcado
  • ¿Qué harás si tus caminos se cruzan y tuvieras que detener el paso?
  • Hasta donde yo se Ameyali (Manantial) no podemos hacer nada, el tiempo no se detiene para nadie. Lo único que espero es poder aprovechar el mío sin caer presa por la garra de nadie.

El alba dio paso al trino de algunas aves y con una sonrisa de agradecimiento Painani Tonalli se despidió del grupo, personas que no volvería a ver y llevaría sus imágenes en la memoria, agradecida y feliz de haberlos encontrado en sus momentos de desgracia.

La vida es un regalo que en ocasiones puede ser compartido y nos permite mirarnos en los otros como si fuera el espejo de lo que somos y podríamos dejar atrás o llevarlo como un recuerdo grato para siempre.

Nota de la autora referente a la fotografía: Tamali El tamal (del náhuatl tamalli, que significa envuelto)

El primer tramo del trayecto


por Ariadne Gallardo Figueroa 

“En su mente el recuerdo sería como una daga en el alma”

El Mensajero

Ella, la había salvado de una muerte segura, al tiempo que le dio una difícil tarea, nada era seguro, absolutamente nada; ella presentía a sus espaldas la mirada acechante de Ocelotl, pero el felino no se acercaba, prudentemente la seguía en la distancia.

Recordó lo que le fue dicho en la entrevista previa, cuando fue elegida para entregarse a la mujer que contemplaba a Ometeotl como el regente del todo:

<Si acaso tu intuición reside en lo material, deberás aceptar la transferencia de almas, de esta forma te darás cuenta que nada es eterno y sólo de esa forma dejas la tarea a otros. Pero si estás dispuesta a aceptar todo lo que se ponga frente a tu paso y seguir el sendero de Painani, la meta y la gloria ha de ser tuya>

Sin embargo, ella no veía gloria, sentía hambre y cansancio, sed y temor de ser acechada por fieras que no tuvieran el talento vigía de Ocelotl, de hombres que con rapaz lujuria quisieran hacer de ella una posesión.

Pero estaba entrenada para correr con la  agilidad de una flecha, de una ave que se pierde en los senderos de los campos y rodea con destreza lagos y valles, su vida dependía en gran parte de la velocidad para poder cumplir el reto diario y al día siguiente, igual.

Ahora bastaba ser prudente y seguir a Citlali que brilla en lo alto y se ha de ocultar cuando Huitzilopochtli reine de nuevo el firmamento, él pronto desgarrará de nuevo la blanca sutileza de Coyolxauhqui, en unos días lucirá destrozada en lo alto, tardará en recuperarse, pero siempre lo logra y vuelve a su posición reinante y con ese brillo de vencedora.

 Ella miró a lo alto en el cielo y exclamó:

  • Señora de los cielos nocturnos dame  tu energía y fuerza me rindo ante ella y confío, dame fortaleza para enfrentar al Dios cuyo fuego templará mi ánimo e intentará doblegar mi fuerza, debo renacer al igual que tú con toda la fuerza para cumplir mi designio.

Un largo recorrido estaba ante la mujer de los pies alados, ella no se quebrantaba, seguía agradecida de no ser la doncella  que en pocos días entregarían al templo de los sacrificios, donde el Dios Sol reclama siempre su sangre.

La historia en un espacio, donde el tiempo celebra a sus Dioses (1) , donde la vida se fortalece en la suerte del más favorecido y dotado. Basta el recuerdo para entender cómo hemos avanzado y de qué forma seguimos siendo los mismos.

Nota de la autora, referencia al link: Fue la primera manifestación divina que dio origen a todo. En la lengua autóctona mexicana, la palabra “Dios” no existe como tal. Pero en su propia lengua la palabra “Ometeotl” engloba al creador de todo, el principio, el único. Como en todo lo que vemos están estas partículas positivas y negativas, así mismo en todo con lo que tenemos contacto y adentro de nosotros.

Dibujo de la representación de Ometeotl de un post de Facebook

Las hojas sueltas


Recordando el pasaje: Amin: Todo escritor es un alquimista

Ahora que me encuentro trabajando en la traducción de La Travesía Atemporal, me doy cuenta que incluso el libro en español puede y merece algunos arreglos adicionales, por fortuna todo es perfectible en la edición de los libros y bueno, algún día será obra digna de comprase y dejarme regalías; este pasaje me resulta adorable son las palabras que le dice Amin a su amada Sie, en el momento de frustración ante algo que requiere de su tiempo y atención, además en parte es desconocido para ella y mágicamente le explica el valor de la alquimia como un proceso valioso donde el que persevera logra de su actividad que se produzca la magia de hacerlo artístico:

Amin explica con paciencia y amor a su amada Sie:

Sucede lo mismo con el que escribe y en su trabajo constante termina descubriendo su razón de vivir, al colocar la esencia misma de su experiencia en lo que hace, solo entonces lo transforma en arte.

Sie, lo miró con asombro y en tono firme apuntó:

— Solamente dejará su arte al momento que la vida misma apague su fuerza y brillo, pues todo lo que con pasión se hace definitivamente es una constante entrega.

Ambos se miraron y sonrientes reconocieron que la belleza de todo cuanto los rodeaba en ese momento de sus vidas cobraba sentido.

Indagar, potenciar, reconocer y no abandonar son cualidades del alquimista y todos llevamos uno dentro nuestro, un potenciador en busca de la excelencia y la perfección.

¡Continuo mi labor tenaz y he de imaginar a Amin mi personaje talentoso, valiente y comprensivo a mi lado para darme fuerza en el trayecto, saludos queridos lectores y seguidores!

El Mensajero, La sustancia de los sueños


Cuento Corto de Ariadne Gallardo Figueroa 

“De qué está hecha la sustancia de las penas más profundas, que son capaces de atravesar mares y continentes enteros?”

El mensajero

A nadie le ofrecieron el mejor sitio para volcarse en vivir a plenitud, pero la alegría es un don que nos todos se atreven a portar en toda circunstancia y no es por que no lo desee, simplemente es algo que no es para todos.

Ella me observa con la atención de un buen aprendiz, no ha dejado de preguntarse por qué decidí no verla y seguir con los ojos cubiertos, su voz y sus inflexiones me darán la pista para saber si está comprendiendo lo que le digo, la gente necesita palpar, tocar a los otros, sentir sus miradas y saberse a salvo. No es lo que necesito de ella.

Hubo un tiempo que era necesario y las certezas se esfumaron, ahora quiero que ella aprenda que desde la distancia está la mejor forma de permanecer cerca.

Lanzo mi pregunta y le nombró:

— Painani, ¿Dime si estás dispuesta a hacer la travesía con la atención debida para lograr tus objetivos y llegar al sitio donde el Sol brilla?

< Ella con inquietud me responde,pero se toma su tiempo, no está completamente segura de eso, de hacer el trayecto y salir triunfante, nadie lo sabe y ella tampoco, la travesía no es para todos y no todos la logran, es verdad. entonces la escucho:>

  • Señora, no se si podré hacerlo pero estoy dispuesta a intentarlo y para eso es que he venido a usted para que me oriente y me de las herramientas para hacer un buen trabajo.
  • Las herramientas son tu cuerpo, tus sentidos y la intuición que ya posees y que no es diferente a la de cualquier otro ser humanos, solamente en el misterio del viaje lograrás despertar todos aquellas habilidades que desconoces posees.
  • ¿Acaso el viaje me hará más fuerte?
  • No lo sé, nadie lo sabe es parte de la vida y en ella debes encontrar lo que sea necesario para lograr tus objetivos, Sólo depende de lo que exista en tu mente que logres hacer un buen trabajo, o tires por la borda lo que pudo ser valioso.

Todo lo que cubre el alcance de nuestra alma no basta para que seamos capaces de ser lo que no somos, esas fueron las palabras del hombre que buscaba el alma de pies alados y que haría una travesía de Sur a Norte.

Ella lo sigue de lejos, siente su olor y su miedo
Ella lo sigue de lejos, siente su olor y su miedo

La mirada de la onza lo seguía de cerca, sentía su miedo en el sudor que atravesaba el viento, el animal no se atrevió a tocarlo, no podía, había algo de ingenuidad y arrojo en aquella persona que para la intuición de la onza merecía de todo su respeto.

Hay personas que pueden vivir en medio de las más siniestras situaciones sin ser aniquiladas por los depredadores solamente por el hecho de que las rodea un aura de tal brillo que es imposible no sentirse embelesados por ellas.

Ninguno de los dos tienen las mismas creencias, no han crecido bajo los mismos términos pero algo los ha acercado, ese aliento de una fuerza más poderosa que la realidad que ambos han presenciado, sufrido y disfrutado.

Ella, Painani, hará el viaje porque es parte de un ritual ancestral de su cultura, él lo hará sin saber que hay en torno a su viaje todo un misticismo oculto; lo mueve la aventura, la necesidad de encontrar algo mejor que lo que ha dejado atrás.

Así inicia este viaje, mi presencia podrá mirar el trayecto desde lejos, he logrado la habilidad de no necesitar un cuerpo físico para hacerme presente en aquel lugar donde he sido llamada, pocos saben mi nombre, todos reconocen la fuerza del mensajero.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Emprender el camino al futuro bajo la influencia de La Luna Negra


Los Inicios 

El Puente, Segundo Capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa

Ana Pérez Riv, sabía que la conversación no se podría alargar más, pero definitivamente entendió que era un honor que los asgardianos, místicos y eggyanos hayan logrado una conversación tan sincera y veraz, sintió que era el momento de anunciar bajo el influjo de la luna de las grandes oportunidades un ritual por su amistad:

— Hoy sembramos una semilla que se fortalece en la amistad y sincera fraternidad, lo que hemos dicho en este sitio, nos pertenece para ser mejores, para difundir a los demás el conocimiento que tenemos de la vida y de los misterios que guardamos cada uno de nosotros.

Se ha definido aquello que no compartiremos, lo que debemos respetar como parte de los criterios del mundo y lo que llevará tiempo modificar. Pronto se reunirán en Viena para consolidar sus compromiso en la defensa del planeta y tengo una propuesta que hacerles, un homenaje al tesoro del pensamiento eggyano, al valor del pionero Barderian y su valentía; los insto a ofrendar una semilla de Pimelin y sembrarla junto a una de Manzana para edificar un monumento vivo por la unidad y la preservación de la vida que germina hacia el futuro.

La semilla de un manzano estaría junto a la de una de Pimelin eggyano para verlas crecer juntas, posiblemente en un espacio en Viena

Por primera vez en la historia recibirán su residencia como habitantes de la Tierra y colaboradores de Asgardia, extraterrestres de un pueblo rico en cultura y tecnología que desapareció; el mundo no será el mismo, hoy nos vimos en el espejo de un ser que no imaginamos parecido al nuestro, lo dijo el Nazareno hace muchos años y lo podemos recordar hoy:

 Concretamente el  versículo del Génesis que hace referencia a este tema, nos dice: 

“Y dijo Dios: Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra. Creó pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, macho y hembra los creó”. (Gn 2,26-27).

Esto por mucho tiempo fue olvidado por el que mató a su semejante por imponer sus batallas y hacerse de glorias terrenas, por todo aquel que doblegó a su semejante por sentirse superior a su esencia y su raza. Les costó trabajo ver a su Dios como su semejanza y lo visualizaron en las alturas y le temieron.

Otros pensadores en otras épocas dijeron algo similar: 

Dentro de las enseñanzas de Siddharta Gautama, la filosofía que trata de dar a entender una solución espiritual al sufrimiento humano, fue su bandera, un pacifista quien valoró lo que los humanos sienten con  relación a su entorno.

Se podría extender la lista de personajes históricos que vertieron un mensaje humanista, reconociendo la igualdad y equidad.

Ninguno de nosotros cree que la filosofía y las creencias son escritos en piedra, sabemos que deben evolucionar e interactuar con los otros, reconocerse en los demás; mucho tiempo se pensó que seríamos asesinados por seres de otros mundos,  que  debíamos defendernos, hoy tenemos la prueba que su semejanza a nosotros, personas con necesidades similares a las nuestras, estamos hechos de la misma esencia que está formado el cosmos.

Cada uno de los eggyanos sintió una especial emoción, igualmente comprendieron la ligereza de habitar con un solo satélite natural cuando ellos tenían 7, se abrazaron entre todos y se dispusieron a guardar con especial aprecio la semilla de manzano que Ana les ofreció para solicitar al mundo un sitio donde fuera reconocido su discurso y sus deseos de que ambos arbustos crecieran juntos en un lugar especial y conmemorativo.

Yilia levantó su taza de café en medio de todos los presentes y exclamó:

— Brindó ante ustedes por las lunas habitadas, los sistemas con vida donde la estrella que comparte su calor y energía, ilumina  la mente de todos los que deseamos prevalecer con el paso de los siglos, siendo la mejor versión de nosotros ante la semejanza de los otros.

Zila igualmente alzó su taza y contundente señaló:

— Brindo ante ustedes por que la vida nos permita disfrutar de realidades insospechadas, nos de fortaleza para proteger lo que amamos, nos inste a nunca olvidarnos de lo frágiles que somos ante el poder del universo y encontremos la fuerza para fluir en sus vastedades.

Todos se abrazaron comprendieron que el mundo ya no sería jamás el mismo y que el legado de ellos ya era parte de lo que para el mundo habían dado a conocer como confederación intergaláctica, cuya realidad era más profunda, era la alianza, cuya voz unificada, expandía entre los planetas habitados, la certidumbre solidaria y la certeza de que siempre habría un nuevo mundo donde albergarse en paz y armonía.

Soñar es un recurso que le otorga al futuro una luz para alumbrar el hábitat que nos contiene, posiblemente no somos los únicos con ese sueño y pronto lo sepamos.

Dibujo de la autora: “La Semilla de Pimelin en honor a Barderian y a la raza eggyana”

El estremecedor momento del que nadie fue testigo


Los Inicios 

El Puente, Segundo Capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa 

Barderian con el alma destrozada procedió a diseccionar el cerebro de Raudek Vilob, el amor de su vida y dador de la energía vital que le permitía energizar cada aventura, viaje, emprendimiento, por difícil que fuera, ella era como su luz vibrante, en cada tarea que él hacia, ella permitió que lograra lo imposible siempre.

Con el apoyo de Yertei y Ontyl y asesorados por el equipo entero instalado en la Luna de Medreos, procedieron a la cirugía, Barderian sabía que tenía que regresar a Eggya y difundir el mensaje de Vilob, era importante que la gente lo supiera y estuviera preparada para el momento en que todo llegara a su fin.

Todos recordarán en ese momento la depresiva mirada de Barderian, tratando de hacerse el fuerte para no soltar el llanto ante las cámaras, solo los cercanos entendieron de qué iba todo eso, para las demás personas su intuición señalaba todo por lo que estaban pasando, en general, no había día que no se supiera que otro territorio cercano a la estrella central estaba muriendo o explotando, provocando nubes de polvo y caída de rocas que en otro momento habían sido bellos paisajes de siembra, literalmente la muerte caía en trozos desde los cielos.

Su último aviso fue señalar que emprendería el viaje hacia el lugar con la llave del portal estelar, que con antelación  ya les había comentado, su éxito le impediría volver y su fracaso no le daría la oportunidad de hacerlo saber a nadie, señaló que encomendaba las futuras maniobras en manos del equipo de pilotos, entre los cuales se encontraban Yilia y Taige.

Cuando cumplió con el último deseo de su amada Raudek Vilop, cabizbajo se alejó hasta el galpón donde guardaba su aeronave, presa de una profunda nostalgia, él imaginó que iba a sentir en su cuerpo o cabeza las voces de cada uno de los Drieden que ahora formaban parte de su sistema nervioso central, que lograría agitar su médula con la presencia de Raudek, que podría presentirla, pero no fue así.

Cada dendrita se integró a su cuerpo de forma óptima, hasta formar  parte de su propio ser, no logró reconocer entre dendritas de  Drieden y de los otros seres normales que ahora formaban parte de su ser. Tampoco sabía sí esto les sucedía a ellos, lo que era seguro es que aquellos seres vivos, ahora eran las interconexiones eléctricas dentro de su propio organismo.

Preparó la nave para dar el salto que lo alejaría para siempre de todo los conocido, su mente le jugaba una charada, esa clase de acertijo donde el recuerdo más cercano era su cuerpo quemado sin poder penetrar el umbral y su necesidad de retornar, tal como lo había hecho hace meses.

Esta vez no había vuelta, la afrenta era morir o vivir enfrentando un mundo que no conocía, del que no sabía nada y en el cual tal vez no tendría la oportunidad de anunciarlo a nadie.

El portal lo esperaba con la sorpresa más impredecible

El portal estaba frente a él, dispuso la máquina en forma horizontal y redujo las dimensiones de la misma, lo más cerca de su perímetro corporal; como una ráfaja se lanzó para penetrar ese lugar que nosotros conocemos como la Nebulosa de la Cueva y que posteriormente llevaría con orgullo para cada eggyano el de Corredor Barderian.

Sintió arder cada centímetro de su cuerpo, el bólido que era su nave se pulverizó estallando en pedazos, sus últimas palabras fueron:

“Amor mio, Raudek, estamos muertos con todos los demás esto fue inútil”

Una nube de gases rodeó el cuerpo de Barderian que se estremeció en un quejido aterrador, cuando sus miembros se despedazaron y no supo más de él. La nave solo eran trozos de metal al rojo vivo que se fundieron, goteando en forma de volutas ingrávidas en la inmensidad de aquel sitio que daba vida a miles de estrellas.

De pronto sintió conciencia de ser una minúscula mota rodeada de otras que no podía reconcer y tampoco ellas, Barderian o aquello que quedaba de él articulo una idea en su vacio éter o lo que le permitiera aún pensar:

“Soy el naufragio junto a todos ustedes de mi prepotencia, caemos sin saber a donde y hasta cuando, flotamos en la nada, nos hundimos en un eterno vaivén donde dejamos de existir, la eterna revelación de un éxodo nos motivo y ahora somos trozos de un polvo estelar en la inmensidad del cosmos”

Aquel fluido sin peso, elástico, etéreo, brillaba tornándose en un balanceo de tonos dorados, traslúcidos, donde nada y nadie escuchaba nada, un eco crepitaba a lo lejos, el portal quedaba atrás había sido atravesado sin que la incorporeidad de Barderian y los otros lo percibiera. 

Un silencio  donde el viento del fogoso fuego se extinguía era lo único certero, pero la incertidumbre de ser vapor seguía presente en la mente de Ingerin Barderian, quien se negaba a perder identidad aún sin vida, pese a la propia muerte.

Entonces sucedio lo inconcebible, un fuego fabuloso se acerca sin ser escuchado, sin crepitar y sin llamas, un bólido de tenues tonalidades se desplaza hacia lo que queda de Barderian; se siente aprisionado en una especie de velo que lo contiene y no puede evitar la cercanía de esa presencia difusa que percibe sin verla.

Tal vez los otros que acompañan los restos dispersos de lo que ya no es Barderian}, sienten los mismo pero nadie puede saberlo entre ellos; entonces son impactados por la fuerza de esa masa que los rodea sin invadirlos, sin agredir y un barullo estruendoso grita sin voz, pero penetrando cada fibra del su fluido sin peso:

“Barderian, nuestra tarea juntos apenas empieza, preparense que ésto  no será facil “

Para todos aquellos que han segudo la historia, saben perfectamente de quien se trata y la labor que juntos harán por la defensa del mundo donde vive la esperanza.

Hay batallas que se dan en el más rotundo de los silencios y de las cuales nunca sabremos y en ocasiones de ellas depende todo.

Fotografía Nebulosa de la Cueva

Se apaga nuestra estrella, mi pasión jamás


Los inicios 

El Puente, Segundo Capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa

En la casa de Ana Pérez riv todo era movimiento al momento del desayuno, fruta, jugo, café unos buñuelos bañados  con salsa de arándanos fueron festejados por los comensales con agrado. Daniel señaló que continuarán con las conversaciones pero tenían que decidir de igual forma cómo procederán ante las autoridades, ellos no confiaban en difundir lo que entre ellos se había dicho.

Frint comentó que la parte más difícil estaba por ser explicada a los amigos asgardianos y a todos los que formaban parte de esa reunión e instó a Vidra para que diera continuación a la charla:

— De acuerdo a lo relatado por mi padre, señaló la eggyana, lo que podemos traducir como flecha de lanzamiento o vector tenía que reducirse al tamaño del cuerpo de un humano y el trabajo de las dendritas de los seres Drieden se abocaría a minimizar el daño cerebral ante la ráfaja de velocidad que debían inyectar a las naves  al entrar por el portal analizado por Barderian; quienes lograron atravesarlo deberían seguir la ruta de lo que ustedes conocen como el espolón de Cefeo.

En ese momento se decidió nombrar a ese espacio El Corredor Barderian, el asunto no dependía del todo de la destreza de los pilotos, ya que como bien se analizó con ondas infrarrojas había momentos en que el nacimiento de estrellas impedía el acceso adecuado y pulveriza lo que encontrará en el camino.

El cuerpo de Raudek Vilob se deterioraba cada vez más y se dispuso con ayuda de los asistentes a dejar un mensaje a Barderian, ella forzosamente quería que fuera de su puña y letra; además hizo una especie de diagrama utilizando términos sondonitas, como ustedes saben palabras que fueron encontradas en las sondas espaciales que llegaban desde la Tierra

Las explicaciones en lengua sondonita para difundir en la Tierra descubierta e indicar a Barderian el plan de Raudek Vilop, éstas requirieron de nuevas traducciones para ser legibles

Nosotros al llegar a la Tierra hemos notado que no necesariamente eran los términos adecuados por ejemplo cuando señaló ramificaciones uso el término Deer, hemos encontrado que hay un animal con astas que se ramifican pero ese vocablo tal vez no era el adecuado;  como pueden ver en el holograma empleo la palabra Netf, para describir las redes que fluyen entre los Drieden y los seres sin esas cualidades; Edegyas es lo que ustedes conocen como alelos, entre los seres productivos y los que habían quedado estériles, ella quiso explicarle que no importaba ya que en trayecto no era relevante la vida sexual, sino cerebral; los términos  Ir y Fin, describiendo el curso y la finalidad; para ella la parte que angosta era el portal reduciendo el tamaño de la nave y del cerebro de los sujetos en el viaje; en verdad le costó muchísimo trabajo.

Cada Gylenty, es decir en el idioma de ustedes cada Dendrita, logró que nosotros nos pudiéramos movilizar hasta este lugar, lo que más le preocupaba a Raudek era que Barderian entendiera que tenía todas las posibilidades para emprender el viaje y comenzar una vida diferente. No contaba con que él al saberla muerta, no tendría motivo alguno para seguir adelante, olvidar su más grande pasión era imposible. al morir nuestra estrella él estaba dispuesto a morir también.

En ese momento se tomaron fuertemente de la mano Zila y Citlali quienes ya habían intuido algo de eso en una charla anterior. Vidra le pidió a Frint que explicara el resto de la secuencia de hechos ya que él estaba en esos momentos en Eggya con Ontyl y el pionero Barderian:

— Precisamente fui yo quien recibió la notificación de la muerte de Vilob, el equipo solicitaba la presencia de Barderian, tenían que entregarle unas notas, en verdad jamás vi a un hombre como él con esa fuerza y entereza derrumbarse ante nuestros ojos, se tumbó en el suelo y empezó a gemir un llanto desgarrador, era imposible consolarlo, se apoyó contra las rodillas y gritó groserías, se preguntó qué clase de injusticia era esa. Era imposible no llorar con solo mirarlo.

El mensaje en Eggyano de Raudek para Barderian

Frint tuvo que detener su explicación, desorientado y confundido intentó recuperarse para seguir con la explicación. Zila le tomó por la espalda, la mayoría sabía el poder balsámico que él poseía y en verdad en ese momento fue de mucha ayuda.

Vidra, se despejó la voz para continuar con el relato ya que su padre minutos más tarde trató de tranquilizar a Barderian por teléfono, le instó a despejarse e ir a la Luna de Medreos. Supuso que lo animaría para seguir la tarea de su amada Raudek y cumplir sus deseos, ya que ella hubiera sido muy feliz  pensando que él volviera a vivir.

Sin embargo, en la mente de Barderian esa posibilidad era nula, conociendo su difícil situación Ontyl, Taige y Frint lo acompañaron a la Luna de Medreos, todo el camino no dijo una sola palabra y tampoco nosotros quisimos invadir sus pensamiento, nada que dijéramos aliviaría su dolor, señaló Frint y agregó:

— Raudek no quiso que se desperdiciara el tiempo, sus instrucciones fueron claras, una vez muerta debían proceder a separar su cerebro del cuerpo y vitalizarlo con Gylenty de Drieden; sin duda otro duro golpe para Barderian que la hubiera besado aún muerta y hubiera deseado estar a solas con ella.

En ese momento Yertei lo tomó por los hombros y le dijo que tenían que hablar del siguiente paso, Barderian tenía la opción de insertar parte del cerebro de su amada y disponerse a viajar compartiendo sus  vibraciones con la  propia memoria para vivir en un sitio diferente, al lograr pasar el corredor Barderian. Ella confía que lo vas a lograr.

Barderian con rudeza se zafó de las manos que lo mantenían cerca del padre de Vidra con un desgarrador: 

< ¡No puedo, me niego a  hacer eso, si ella va a estar dentro de mí, seré un soberano del mar de estrellas! No habrá Tierra o planeta por habitar sin su presencia, no la voy a olvidar besando a otra, ella me salvará de la muerte y estará dentro de mi! >

Ante la contundencia de su argumento entendimos con el tiempo que el mar de tonalidades Ambarinas, lo convirtió soberano y protector del universo. 

El relato nos lleva a la crudeza de un momento definitivo y la apasionada y valerosa alternativa de un pionero.

Dibujos de la autora pertenecientes al post del 4 de abril del 2021

Referencia del post: La minuciosa investigación sobre secuencias de Raudek Vilob:

Berderian fue más lejos, contactó a los Drieden a partir de una dendrita, lo que para ellos era  una Gylenty, en personas ya fallecidas y produjo numerosas ramificaciones, lo que condujo a una fascinante proyección en el tiempo y el espacio. Post fechado 4 de abril 2021.

¿Qué ha sido de la magia, la historia y sus creencias?


Los inicios 

El Puente, Segundo Capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa

Ana Perez Riv, con su hospitalidad característica dio muestras de ser una excelente anfitriona, al dejar en sus habitaciones a cada uno de sus invitados, se retiró a sus alcoba con el alma estrujada y analizando cada parte del trayecto que como humanidad hemos recorrido.

Recordó la sangre de los sacrificios humanos en su pueblo ancestral, ofrendas vivas para los dioses con la finalidad de acallar sus voraces instintos, los ahorcamientos como ofrendas a Odín  que formaban parte de la cultura ancestral de su entrañable amigo y colega Zila. Ese proceso lento que tuvo que ser envuelto en creencias y dogmas para que la gente entendiera un tipo de moral al que no estaban acostumbrados.

Contemplar en la distancia la travesía que los diferenciaba de los eggyanos, no era algo justo y tampoco plausible, pero ellos se vieron envueltos en la imperiosa necesidad de sacrificar por decirlo de alguna manera a sus habitantes para salvarse del caos. Ana pensó que tal vez mirando a la distancia sus antepasados también pensaban igual que el mundo terminaría si no se hacían esas ofrendas y se sintió confundida. 

Entonces exclamó para sí:

<Si los errores, las premuras, la ignorancia que se nos presenta en el camino pudieran contar con un punto de comparación que nos ayudará a reflexionar, tal vez todo sería diferente; pero nadie llega del futuro y te dice que ésto ya lo vivieron y que es el momento de meditar en el camino andado, hasta ahora.>

En otra de las habitaciones donde se encontraba Zila y su amada Citlali, tampoco el cansancio les había rendido, sus cabezas meditaban lo que habían escuchado de los eggyanos y Zila se abrazó con fuerza al cuerpo de su mujer embarazada y pensó para sí con lágrimas en los ojos:

< ¡No sé qué haría si perdiera la oportunidad de ver crecer a mi bebe y si perdiera la luz de mis ojos! >

Citlali le preguntó:

— Amor, ¿Ninguno de ellos sabía que ese cuerpo ambarino quedaría formando un escudo para las futuras generaciones, su dispersión habrá sido cohesionada por algún Drieden en especial?

Zila acarició el cuerpo de su amada Citlali y le dijo con ternura:

— Amor, eres muy perspicaz, tal vez la idea surgió de los maestros ascendidos, el ejército de éter color carmesí, el tono de la piedra filosofal hace centurias que comanda una fuerza de unidad extraordinaria; a veces me quedo meditando si el nombre adecuado es ejército celestial, ya que se encargan de operaciones de defensa estelar; bien tal vez los eggyanos hayan encontrado un nombre cuyas connotaciones no describen un cuerpo bélico.

Citlali argumento con delicadeza:

— Tal vez amado mío la simbología del ejército de defensa sea esa, pero sin duda tengo curiosidad si el pensamiento mágico en tal sentido tuvo influencia entre los ambarinos, buena pregunta, ¿Verdad?

En otra de las habitaciones donde se encontraban Yilia y Taige, desde luego que las conversaciones formaban parte de la vigilia, para ellos era mucho más sencillo permanecer despiertos, una parte de su cerebro podía dormir, mientras la otra trabajaba y se dividían las tareas de una forma muy dinámica.

Yilia argumento que el trabajo de las dendritas era muy agotador pero eficiente, lograr encontrar los términos adecuados para expresarlos, sin embargo admitió algo que sorprendió gratamente a Taige:

— Amada mia, si no fuera por el profesor Zila creo que la búsqueda de terminología adecuada me estaría costando mucho trabajo, él es muy receptivo, me sorprende cómo por sola intuición se dio cuenta que no puede reconocernos como cuerpos individuales, me daba la impresión que Zila logro percibirnos y me agrada muchos su actitud.

Por su parte Taige señaló:

— Su hija es muy receptiva, me causa gracia que a petición de la madre no han dado a conocer el género de la pequeña, pero su esposo Zila lo sabe desde hace tiempo y se queda callado por darle gusto a su mujer, me parece tan detallista.

Me parece extraordinario, su tenacidad para entrenar a seres normales para que aprendan a captar el mundo que los rodea desde una visión que se asemeje a lo que ellos llaman líderes místicos; es algo que nosotros no hicimos y de nos ser por la inserción de dendritas en cuerpos normales, no habríamos logrado llegar hasta este sitio.

Aún me pregunto si todos los que sacrificaron sus vidas por ayudarnos, de haber estado entrenados las hubieran salvado; aprender de otros lo que se pudo hacer me crea cierto cargo de conciencia por no haberlo pensado antes.

Yilia la miró con ternura y le respondió resuelto y mirándola fijamente:

— La respuesta la tienes dentro de tí, no todo era entrenamiento, también la capacidad para formar un equipo indisoluble que estuviera dispuesto a cooperar y brindarnos las herramientas adecuadas para salir adelante.

Regresamos a la habitación de Ana quien mantiene la mirada fija en el firmamento estrellado desde la ventana de su habitación y muy quedito se dice para sí:

<Macuilcalli, Tzompantli… El río de sangre que daba vitalidad al Tlatoani, la sangre y el corazón ofrendados jamás fueron entendidos por los sacerdotes, hoy su sentido cambia de perspectiva, libera a la humanidad del dogma y enlaza mundos desconocidos.

La antigua ciudad mexica de Tenochtitlan fue testigo del sacrificio de decenas de personas y la posterior colocación de sus calaveras en un estante como obsequio a las divinidades

No podemos mirar el camino recorrido con otros ojos, tuvimos que pasar por el infierno para entender la diferencia entre éste y el cielo; mi mundo no es del cielo divinizado y tampoco del infierno maldecido, es el canto del colibrí que en rápido aleteo comprende que las causas preceden a los efectos y jamás  de forma contraria.>

Ana de golpe entendió que el rumbo de la humanidad había llegado a un punto de quiebre donde avanzar con certezas, posiblemente sería más fácil:

<Al mirar hacia atrás las sendas que hemos recorrido no serán jamás las mismas y todo amor u odio  se vuelve distancia, se vuelve polvo.>

Grandes enseñanzas vistas desde diferentes perspectivas nos dan idea de hasta donde somos el espejo de los otros y cuando nos reflejamos en ellos.

Fotografía del Tzompantli azteca

Referencia bibliográfica: Libro Los hombres del norte de John Haywood, subtítulo de la introducción: La visión vikinga del mundo, pág. 23 Editorial Paidós versión traducida por Francisco García Lorenzana.

La mayor recompensa en el salón de la muerte


Los inicios 

El Puente, Segundo Capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa 

Taige al expresar aquel comentario miro con ternura y amor los ojos de su amado Yilia y recordó algo que no dijo a nadie, que no diría a nadie nunca, fueron precisamente las palabras de Barderian ante la respuesta que ella le dio:

< En algo nos parecemos querida Taige, somos dos locos enamorados que jamás podremos estar al lado de la persona que amamos debido a las circunstancias, pero los llevamos como un marca indeleble por siempre>

El profesor Zila comprendió de golpe que todo el dolor humano no cabe en el sentimiento de un eggyano al perder su mundo raíz y buscando las palabras con cierta dificultad, finalmente fue al grano:

— Imagino que hubo muchos fallecidos que se perdieron en la inmensidad del cosmos intentando ese increíble y peligroso intento, ¿Nos podrían explicar esa parte de la historia, debo entender que muchas de las palabras que apoyan su relato son lo más cercano  para nuestra comprensión, realmente el traductor es impresionante, lo es también la edad que observamos de todos ustedes después de una travesía tan prolongada.

En eso tocaron a la puerta de la decana Perez Riv, eran Braulio y Frint que recién había llegado de Chile y se abrazaron con mucha alegría, después de las presentaciones, Yilia solicitó a Braulio que comentará a todos los presentes su experiencia con el bio-conector.

Braulio se sentó, le dio un sorbo al delicioso café con canela que preparaba Ana y advirtió:

— Debo confesar que a la larga he logrado captar detalles que en aquel momento no correspondían a la traducción, bien dice el profesor Zila, nuestros amigos eggyanos buscan palabras que logren la semejanza y nos den un contexto general de una realidad que apenas podemos imaginar pero ese recuerdo lo tengo vivo como si hubiera sido ayer. Recuerdo haberle dicho a Tai:

(Vayamos al escenario tal como lo vivió Braulio)

-Me pongo en tus manos Tai, desde ya -anunció Braulio dándose una palmada fuerte en la nuca

Tai le contestó con seriedad delante del grupo en Mar del Plata: 

-Para mi esta respuesta es un paso hacia la intimidad amigo, has decidido entregarme tu esencia para no perderme.

-Karina los miraba con trémula emoción, sus ojos parpadeaban anegados en lágrimas, su amigo aceptaba de buen grado ponerse algo en la cabeza en un acto de lealtad y amistad hacia una extraterrestre.

Braulio se encontraba emocionado ante la experiencia, ya que sería el primer terrícola con un aparato alienígena en su cuerpo:

-Válgame, podré entender emociones que no concibo, no se que pueda lograr pero agradezco tanto a todos. Demos paso al procedimiento…

Tai asintió y sin más tardanza inició:

Extrajo una jeringuilla aguda y sin receptáculo para líquidos y retiró su conector de la parte trasera de su cabeza, cerca del cerebelo, lo tomó con un instrumento, para mirarlo a través de una lente y separó una porción de éste y dijo en voz alta:

Esta parte contiene rasgos de mi memoria genética, al entrar en contacto con las células de Brany, supongo que habrá una fusión hasta crear un mundo ligado de ideas, compuestas con ambas memorias.

Paula sonrió y comentó: Esto es similar a lo que sucede cuando una célula madre es tocada por el arsenal genético de otro ser, recordás a los biotecnólogos, que han convertido a otros seres vivos en resistentes maquinarias contra plagas e insecticidas que podrían exterminar a toda una parcela de fuertes frutos. En nuestro mundo la ingeniería genética fue muy criticada hasta hace pocas décadas.

-Tal vez Paula, en cierta forma la vida del planeta Tierra es espejo de los logros de otros mundos desde la perspectiva humana, la fauna y la flora, son igualmente seres vivos. Esto no dista de la concepción que se tiene a miles de años luz.

Tai recuperaba el conector propio, colocándolo de nuevo en la parte trasera de su cerebro, con la jeringuilla en la mano se dirigió hasta Braulio, colocó el bio- conector en su brazo, centímetros abajo del hombro; su amigo se estremeció al sentir el frío metálico en su piel y después, nada… aparentemente nada.

Serán necesarias de una a tres horas para ver los primeros síntomas, no puedo darte ningún antecedente, el conector que yo poseo fue colocado en mi primera infancia, hace varias centurias.

Taige aclaró al grupo respecto  a la última frase mencionada por Braulio que si bien de alguno modo era cierto, la realidad es que en el interior de su ser no habitaba un solo eggyano como ya lo habían mencionado antes, ante la necesidad de preservarnos, el recurso que tuvimos fue contener en nosotros las dendritas de un número importante de eggyanos que no podrían viajar de forma individual y que logramos mezclar con material genético de los drieden, potenciamos su vitalidad y al mismo tiempo ellos nos ayudaron a permanecer de una edad razonable durante el viaje.

Frint intervino en esa parte como conocedor y especialista del tema cerebral:

— El cerebro es el que dirige  sus pulsos eléctricos a la médula espinal, el nervio espinal de un ser vivo consta de 31 pares de nervios, en nuestro caso la multiplicidad es muy superior.

Podríamos decir con toda propiedad que el salón de la muerte, optó por recompensarnos de una forma única y podemos dividirla en dendrita interior y dendrita difusa y ambarina al respecto de la segunda, Vidra puede explicarlo con suficientes detalles, ellos incluso enviaron un mensaje a todos ustedes durante el ritual que realizaron en esta hermosa casa.

El asombro se hizo presente entre todos los asistentes, algunos de ellos con claras señales de agotamiento, la madrugada avanzaba y Ana se dirigió al grupo:

— Estimado Frint, gracias por su palabras a mi querido recinto, imagino que les vendría bien descansar, noto agotamiento en muchos de los presentes, les ofrezco mis habitaciones.

La mayoría accedió con una sonrisa agradecida, sin duda el mundo les abría una ventana hacia lo desconocido que de alguna forma se asemejaba a la eternidad.

Hay momentos que reconocemos nuestras limitaciones, pero siempre habrá una pequeña ventana por donde logramos mirar esa luz que nos cautiva y nos sorprende.  

Photo by Isabella Mariana on Pexels.com

Referencia del párrafo en color:  Novela Galaxia de Cristal de Ariadne Gallardo Capítulo 4, Amigos y reencuentros, subtítulo: ¿Cómo y dónde despegar?