Mientras ambas hechiceras se alejaban, después de varias horas de caminata, el cielo se puso turbio, el viento se tornó  agresivo y una de ellas se abrazó al árbol que representaba sus raíces y su hogar, su compañera de viaje le gritó con fuerza que siguieran debían encontrar un refugio antes de que la lluvia les impidiera  seguir el camino hacia esas tierras lejanas.

No puedo, me siento con una enorme nostalgia por lo que estamos por abandonar, quizá no volveremos a ver nuestro lugar de origen, tal vez muramos antes, no lo se, dame unos segundos para darme fuerzas y decir adiós de forma definitiva.

Sabían que su destino las llevaba hacia ese sitio remoto y no había otra forma de modificarlo, ambas se tomaron la mano y entendieron que lo mejor estaba en esa historia que no se había escrito y  de la cual ellas eran protagonistas, sin importar el grado de anonimato que la historia les impusiera, era importante estar  en el lugar de los hechos y lo que habían predecido era un momento del que dependía un caudal inagotable de conocimiento, incluso más allá de sí mismas, estaba lo que llegaría  a los humanos de su época; lo que las harían recordar, esa fuerza con la que darían el siguiente paso.

Con los primeros rayos de la tormenta, comprendieron que la señal del trueno las instaba a continuar

No podrían evitar la muerte y la destrucción en manos de los conquistadores, lo que sí podían era sembrar la luz del entendimiento en los que quisieran escucharlas.

El cielo se iluminó con los primeros rayos de la tormenta y de esa forma comprendieron que la señal del trueno las instaba a continuar, el paraje se brilló mostrando un sendero hacia su destino, ambas sonrieron y avanzaron con determinación.

Photo by Frank Cone on Pexels.com


La ballena, considerada guardiana de la experiencia histórica en la cultura celta

Para ellos es un tótem que resguarda su simbolismo en diversas runas y ella lleva a los celtas a valorar lo importante y no lo urgente, si notamos como ya les mencionaba en el anterior post, los relatos de las hechiceras wicca dan inicio precisamente con el encuentro de un esqueleto de ballena, cuyo baño de la sangre por el sacrificio de una de ellas, da inicio a un momento definitivo al conocimiento y resguardo de una tradición que vive hasta nuestro días y se pierde en las leyendas y tradiciones que no son vistas o apreciadas por todos, ya que culturalmente para muchos no nos son cercanas, ello no invalida su importancia.


De esta forma la quinta hechicera otorga el compromiso a las demás, les concede el legado para compartirlo y enseñarlo al mundo que protegen; después de la ardua batalla la vida ha de continuar para todos y ellas lo saben.

Se abren lo caminos pese a la cicatriz que ha dejado ese siniestro que puso en juego sus vidas, la estrella, la luna y el sol, las protegen, las aves son su sino y la serpiente guía el momento donde todo vibra hacia un nuevo y sinuoso laberinto.

No importa si para unos u otros el mundo simbólico es diferente, lo más importante es reconocer en sus señales que el mundo vive dentro nuestro y todos somos la inquietud moviéndose hacia adelante.

La dama del anillo les habla a las otras y les advierte de los peligros donde la codicia y el afán de posesiones puede hacer perder el rumbo, limites, libertad, conciencia son una constante que saber entender, no siempre es fácil.

Habrá quien decida condicionar aquello que entrega, no esperemos recibir de nadie lo que no pueda dar, sigamos adelante, el que coloca el interés por el medio se alejará para siempre de lo nuestro.

Todas se miraron el el espejo de sus almas y se reconocieron como una hermandad, la vida fluye y el aprendizaje es para aquel que decide acogerlo. La dama con la cicatriz les habló: Seamos fieles al pasado que es un gran maestro, pero miremos con firmeza hacia el porvenir.

En la historia de todos los pueblos han quedado señales que nos guían, que son monumentales encuentros con la tradición oral o escrita, que van nutriendo las venas del futuro y con el paso del tiempo se pierden, si acaso dejamos de recordarlas

clubdeescritura.com

En este sitio pueden leerla en el orden de 1 a 7 en formato PDF

Fotografía del Espejo del alma quebrada de Ariadne Gallardo