“Probablemente las creencias de todos los seres humanos prevalecerán por un tiempo considerable, habrá tiempos en los que será importante reconocer que su apego se debe a la herencia, los cambios a veces son ejecutados por una toma de conciencia diferente y no siempre serán justos, pero nada surge de forma espontánea”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

El Camino sería largo, en la mente de Erandi estaba el recuerdo de su alumna Painani que resuelta y en pleno conocimiento de que no volvería a ver la tierra que la vio nacer, emprendió el camino hacia el Sur, ahora las cosas podrían cambiar y en un tiempo prudente ella y los suyos regresarán, pero eso ni siquiera la propia Erandi lo tenía claro, eran tiempos de profundos cambios en tierras mexicas y en todos sus alrededores.

En el trayecto, Jacobo preguntó con seriedad a Quizari Taiyari, si para él era fácil entender las reacciones que habrá despertado el sonido de la caracola en la mente de Wuey Tlatoani:

-Jacobo, algo es evidente el mensaje  marca el cambio, la vida debe ser respetada, ahora sabemos que para las deidades su alimento es otro, para que ellos lo entiendan deben suceder situaciones como las que están por vivir y será muy duro, la balanza no dependerá de nosotros, pero hará su trabajo de forma efectiva, es una realidad.

Jacobo asintió frunciendo el ceño, sabía por experiencia que las creencias se habían impuesto por la espada en muchos sitios que él conocía y era consciente de que su éxodo no impediría que todos los de aquella caravana silenciosa sintieran en carne propia lo que llegaría a sus sentidos y sus corazones iluminados.

Los acompañaron algunos familiares y discípulos que sintieron que el trayecto sería soportable y que reconocieron que eran mejores desde afuera para provocar los cambios necesarios y después integrarse de nuevo a un mundo que estaría transformado.

Muchos de ellos, decidieron quedarse y  señalaron a los Señores de la Luz que serían testigos de sus visiones y redactores tenaces de cada acontecimiento y que cada rollo de amate no vería la luz pública, no serían transformados por los pinceles de los conquistadores, moverían las ideas en el entendimiento que cada una de ellas necesitaría tiempo para ser parte de una transformación, harían grupos para dejar al vivo lo que el caído escribió y señalaron puntos estratégicos donde los rollos escritos quedarían en espera de su regreso.

Mientras todo ésto acontece Wuey Tlatoani observa con rabia y frustración las paredes de su recinto, la lluvia torrencial había lavado con rudeza las paredes sangrantes que él tanto veneraba.

Bajo la mirada de la dama de la Flama se presentan estos acontecimientos, al momento que ella percibe que un hombre la observa desde la cubierta de una embarcación.

Haré un pequeño paréntesis para ubicarlos en cuanto a los seres que habitan el cinturón de Orión y sus tiempos:

Alnitak, Sol, la dama de la Flama: Pasado Profundo

Mintaka,  Itzmin, el mensajero del Fuego: Pasado Luminoso

Alnilam, Barderian, el osado viajero: Futuro distante.

Entonces, volvamos y acerquémonos a la embarcación donde le gritan al hechicero, del que nadie sabe que lo es, es uno más, un habitante de las mazmorras que fue liberado para embarcarse en una aventura despiadada, expuesta a los peligros de las monstruosidades del mar:

-Ey! tú amarillo junto con éstos otros, te toca limpiar cubierta.

El hombre voltea y con mirada dura y resentida le espeta al que ordena:

-Cobrizo, ¿Cuál es tu nombre?

-¿A qué diablos viene eso? Sí salimos con vida al llegar a tierra difícil será que nos volvamos a ver…

El hechicero lo mira retador y exclama:

-Entre el cobrizo y el amarillo hay dos humanos con nombres, ¿Qué te parece?

El hombre que le ha ordenado limpiar cubierta asiente y a regañadientes le dice:

-Me llamo Genaro, al momento que pone sus manos en la cintura, esperando respuesta del amarillo:

-Mi nombre es Yinrú, y sí saldremos vivos de ésto, ya lo verás.

Todos los hombres rien con sonoras carcajadas mientras se disponen a limpiar los tablones de aquella embarcación.

Volvamos a tierras del imperio Azteca:

Entre la caravana que camina al sur Zila les da un aviso de Dayami:

-¡Tendremos una señal en el firmamento para reconocer el sitio donde nos encontraremos con Hora y Painani en unos meses más, asi que vamos con energía y sin pausa, protéjase los pies y adelante hermanos, la vida espera!

Pronto serán 22 iluminados, junto a un grupo de familiares y discípulos, pero el tiempo y el trayecto serán inevitables.

Notas de la Autora:

Fotografía de la autora: «La pared lavada «


“Hoy te hablaré de mi, en primera persona y te diré lo que represento para quienes viven en tu entorno en la Tierra, ese lugar al que llegaste para evolucionar y jugar un papel esencial en la evolución“

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Fuimos nombrados seres de luz… Sí te pones a pensar en la velocidad con que se mueve la luz, tal vez puedas entender por qué puedo explicar en tus propios términos todo cuanto viví en el pasado y las razones que me han llevado a transmitirlo a pesar de que nadie estuvo en ese lugar para reconocerlo; basta con mirar al cielo y tratar de explicarse lo que admiras del brillo de una estrella.

La estrella más cercana te muestra su luz, pero estuvo ahí hace miles de años, recibes su reflejo como todos los demás pobladores del planeta que te acogió para existir y te  llega a través de un recorrido en años luz.

Ahí puedes observar su luminosidad: Alpha Centauri

De esta forma lo que ustedes han nombrado Próxima Centauri, se ubica a 4.37 años luz y es la estrella roja más cercana a tu vecindario; Alfa Centauri A, B y Próxima Centauri, es un sistema trinario que ustedes han nombrado como Rigil Kent, resulta ser la más brillante de la constelación del Centauro.

Por supuesto está el Sol al que toda cultura en la Tierra ha adorado como dador de vida, su distancia media entre nosotros es de 149,600 000 kilómetros y su luz recorre una distancia de 8 minutos con 19 segundos, su influencia determinan el clima y ejerce su poder de manera determinante en el sitio que ocupas en tu entorno.

Más lejana pero no menos importante está la Estrella de Barnard, en la constelación de Ofiuco y para llegar a ella tendrías  que recorrer una distancia de 5.98 años luz, otro sitio donde brilla una estrella nos lleva a la Constelación de Leo, el nombre que le han dado los astrónomos es Wolf 359; una enana roja cuya distancia de tu posición es de 7.8 años luz.

Vamos a otra constelación cuya importancia es reconocida por todos al igual que las otras constelaciones, te hablo de la Osa Mayor, ahí está Lalande 21185, y su separación con relación a todos ustedes es de 8,1 años luz, lo más apasionante del asunto y de acuerdo a astrónomos destacados que han estudiado  es que en 20,000 años la tendrás más cercana a tu ubicación, para llegar a ella te bastarán 4,7 años luz de recorrido.

Con todo esto es fácil observar que la vida se dinamiza, no solo en lo que conoces, también en el mundo que ahora habito, de esta forma lo que creías lejano, puede dejar de serlo.

Ahora bien, date una idea de toda las información que ha rebotado de tu resonancia hasta la mía y de que nos hemos estado alimentando ambos, posiblemente dependa de tus creencias, si eres teológicamente correcto te costará trabajo entender a dónde se fue tu pensamiento y el de tus seres cercanos al partir y si lo analizas desde la pureza filosófica igualmente tendrás que ir al acopio cultural de los creyentes, si lo analizas desde la investigación hermenéutica no teológica que  busca de la ciencia general de la interpretación te darás cuenta que desde la época de Hermes Trismegisto las oratorias filosóficas han girado en busca de las creencias.

Yo, el mensajero  me limito a decirte que en esta obra se ha evitado el nombrar a los dioses, se les ha atribuido el término de deidades, considerando que todo ser sobrenatural al que se le ha dado poder sobre los humanos, es y será derivado de los cultos politeístas.

Lo creas o no toda materia vibra, todo pensamiento resuena en el ambiente que habitas y constituye la historia que eres y has sido, por ello te atrae el espacio, por ellos magnetizas con su encantamiento, te llama a lo que fuiste, la semilla primigenia de la vida que habrás sembrado, a todo lo que diste nombre y que ahora es la estructura que te sostiene.

Entonces entenderás que los que han notado que como es arriba es abajo, no se han enamorado del reflejo, refutar lo falso es un camino brumoso y con grandes dificultades, analízalo.

Notas de la Autora:

 Una nave espacial, viajando a la velocidad típica de un avión comercial, unos 900 km/h, tardaría más de cinco millones de años en llegar a esa estrella. https://www.sea-astronomia.es/glosario/ano-luz

Datos escritos por Eduardo Martínez, el 29 de octubre del año 2013 artículo nombrado: Las estrellas más cercanas a la Tierra.

Ya ha sido señalado por Dannhauser en 1670 un libro sobre la interpretación filosófica y la importancia de la hermenéutica 


“Los más grandes descubrimientos le perteneces a los creadores, para ellos es fácil darse cuenta que hay una entidad representando un papel y otra que en esencia no podría hacerlo”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Llegada la noche la veintena de personas que se habían reunido en el recinto de Erandi salieron a observar el alto cielo oscuro y estrellado cuando ella les invitó a mirar con atención aquellas tres estrellas que aparecían juntas y señaló  a la más brillante, como el recinto de la Dama de la Flama.

Javier con una mirada de sorpresa comentó un tanto turbado:

-¡Los anunciados Reyes Magos no son más que una representación de lo que culturalmente nos han hecho creer de ese lugar! 

Cada cultura convierte al universo en su magia y creación para consolidar sus valores y tradiciones, expresó Erandi con gran seguridad y añadió:

“Yo misma me he llevado una sorpresa al darme cuenta que las veces que escuché las voces de mis deidades, tanto Ometeotl como Coyolxauhqui, fueron las voces de aquello que yo quería escuchar o tal vez ese juego azaroso del destino que nos invita a interpretar un papel en la historia que vivimos.”

Zila que estaba un tanto turbado ante situaciones que iban más allá del alcance de su entendimiento advirtió:

-Posiblemente todos los iluminados lo somos, llevamos esa Flama en el interior y se nos permite penetrar en mundos que no son comprensibles a todos.

Quizari Taiyari, quien cargaba a su pequeña hija, sonriente le dijo:

-Zila somos uno con el universo y en eso no está tan errada nuestra deidad Ometeotl, somos en la identidad humana el pensamiento que nos unifica y permite reconocernos en los demás.

-A todo esto, -interrogó Zila- aun no comprendo quién era la dama vestida de blanco a la que se refiere Valvo en diversas ocasiones, yo no supe más de sus descubrimientos, no supe más de todo eso que él vio.

Erandi con gran emoción tomó por el hombro a Zila y delante de todos admitió:

-Su nombre es Luna, imagino que cada pueblo la ha de nombrar en su lengua y debo admitir que la dama desmembrada que mi pueblo reconoce como la mujer que vuelve a renacer de la muerte y recuerda la herida mortal del guerrero Hutzilopochtli cada día y cada noche, en realidad es quien yo he sentido en esencia, no como la representación de una tradición; sino la visión más fascinante del poder intuitivo, podría ser la soledad más creativa del universo, y es a ella a quien reconozco como Metzli, la luna, por cierto Zila es el nombre de la doncella que eligió a Santiago.

Santiago tomó con fuerza la mano de la mujer que ahora caminaba junto a él e incluso el mismo se extrañó de sentirse tan cómodo ante ella y sin temores y recelos.

Diego un tanto circunspecto analizó:

-Por lo que veo ninguna de ellas pertenecía al río Aura, ¿Qué las hizo llegar ahí?

Todos se miraron con sorpresa y Jacobo aseguró:

-Posiblemente lo que a nosotros nos hizo migrar de las tierras del norte, lugar del nacimiento de un pueblo de guerreros feroces que no se contuvieron en esa zona, avanzaron, se mezclaron, destruyeron, su hambre de conquista enseñó a otros que ese era el camino y de ellos sabremos pronto en estas tierras, dejaron evidencia junto a otras razas de que poseer es más importante que compartir y entender al otro.

Erandi señaló conmocionada:

-Ahora comprenden que nosotros mismos podríamos enfrentarnos a una cruel elección entre morir o abandonar todo lo que hemos edificado y retirarnos con lo que más importa: Nuestros valores, creencias y esa necesidad de llevar luz y entendimiento a otros.

Los Señores de la luz abrazaron a sus doncellas con aprehensión y Quizari Taiyari abrazado a Erandi y la hija de ambos señaló:

-Lo que se tenga que hacer se hará el camino que nos hemos trazado no verá frutos en la víspera pero ahora entendemos qué sucede en los entornos que no podemos ver y el reflejo que representa para nosotros, donde lo que hay arriba nos nutre con sabiduría aquí abajo en el suelo que pisamos.

Habrá leyendas que seguirás como parte de una creencia hasta que te des cuenta que lo que tu crees, no es lo mismo para otros, pero hay algo que a todos unifica por igual, descubrirlo para los iluminados, se convirtió en su más grande poder.

Notas de la autora:

Fotografía de la autora: La Flama ante la fuerza de la Luna Llena


“Todo asunto creativo estará de tu lado observa a la Luna que será tu más profunda inspiración, sólo entonces cada uno de los dones que posees será puesto al servicio de tu tarea en esta vida y las que han de seguir ante la luz”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Ante la mirada de Erandi las otras cuatro mujeres se acercaron al grupo de los Señores de la luz que esperaban alimentos, sus miradas curiosas e inquietas no fueron ocultas y ellas los observaban con coquetería en la distancia.

Patricio iba a dar la nota desencajada como era de esperarse para la mayoría de sus compañeros, ya que no miró de frente a la doncella que se acercó hacia él y de reojo observó a las demás.

En ese momento Erandi dialogaba con el grupo aprendiendo algunas palabras en castizo, sin embargo, se dio tiempo para señalar lo acontecido con  éstas palabras:

-Patricio, ¿Usted piensa que en las construcciones de un recinto deben mirarse de frente los materiales en los cuales se habrá de confiar o piensa que las opciones deberían ser diversas?

El hombre se quedó dubitativo por un momento y con gran seguridad contestó:

-Sacerdotisa Erandi, cada material necesariamente debe ser comparado.

Erandi asintió con la cabeza y la jovén dejó su tazón de atole a un lado de Patricio y se retiró con el grupo de las demás doncellas que ya habían ofrecido alimentos a los recién llegados.

Por supuesto nadie más le ofreció sus vasijas con atole o Tamalli…

Erandi rompiendo el  hielo del desaguisado momento exclamó:

-Compartamos la unidad, reconociendo la riqueza de lo que somos, ambos grupos estamos para aprender de lo que somos; costumbres, dialectos, usos y tradiciones nos harán fuertes, al compartir somos más ricos en sabiduría.

Las jóvenes doncellas se acercaron mientras Erandi hablaba con entusiasmo y los hombres aceptaron con agrado los alimentos ofrecidos, finalmente Patricio sonrió a la joven percatándose de su falta de tacto y le preguntó su nombre:

Atl, ese es mi nombre, significa Agua, mirando a su costado le presentó a Copitl, tomándola del brazo le dijo a Patricio su nombre en náhuatl significa  Luciérnaga y acercándose de nuevo a él susurró:

-¿Quem motoka? que en náhuatl significa ¿Cómo es tu nombre?

Patricio con una sonrisa señaló que ese era su nombre y no tenía claro el significado. En ese momento Copitl avanzó hacia Jacobo quien con torpeza pronunció la palabra mano “maitl” al rozar la suya con la de ella.

Tzopelic fue la tercera doncella en acercarse con una vasija de barro cuyo contenido eran tamalli y nacatl (carne) y le indicó a Timoteo que su nombre significaba Dulce. Él no dijo nada, solamente la observó sin decir palabra, finalmente sonrió con agradecimiento.

Diego por último observó que la joven que llegó hasta él llevaba un plato compuesto por Axolotl (ajolote), Cueyatl (rana) y en el medio un Michin (pez de buen tamaño asado y jugoso). Quedando maravillado por aquellos platillos desconocidos y exóticos se sintió honrado al darse cuenta que ella lo reconocía como un pescador y su ego se sintió gratamente reconfortado. El nombre de ella era Aztlán que en lengua náhuatl significa Lugar de las garzas.

Erandi finalmente les presentó a su pareja Quizari Taiyari que significa El que conoce nuestro corazón y a su pequeña hija, Yaocihuatl, que quiere decir La que lucha por sus sueños, tal como ya lo habíamos comentado en este libro anteriormente.

De esta forma inicia una etapa diferente para dos culturas que se habrán de enfrentar a muchas contrariedades, la más cercana estaba en la figura de Wuey Tlatoani, o Huey Tlatoani como se le nombra  en algunas ocasiones.

Un hombre reacio a los cambios con olor a sangre seca en su largos cabellos que le daban constancia de ser el portador de vida al guerrero de todos los días y el que todo veía, la deidad Huitzilopochtli.

Wuey Tlatoani (El más grande sacerdote, o señor) aquella noche desde su recinto en el templo del Sol observaba con dura mirada las franjas de sangre fresca en los muros ennegrecidos de la piedra de los sacrficios, colocando sus manos en aquella superficio de rojo y negro imaginó que eso continuaría por toda la eternidad, negándose a creer en los cambios.

¡Qué equivocado estaba! Si tan solo hubiera entendido la bondad de la estrella que gobierna los días y que tanto sacrificio era innecesario, la gran figura del Sol, ya sea como la dama benefactora con el tocado de oro o como la dadora de vida de otros pueblos, no lo supiera. necesita sangre.

Por eso en los cielos, el Sol perseguía coquetamente a la Luna para jugar con ella y disfrutar de la vida que había logrado en la tercera roca de todas las demás que giraban a su alrededor. Pero en vida Wuey Tlatoani no lo entendería, tales son las paradojas del viaje.

Dale tiempo a lo que preparas deja que el fuego lento consiga el proceso para que los demás comprendan que la vida es un aliento donde hay armonía a pesar de verse enfrentada  de forma constante a la destrucción.

Notas de la autora:

Fotografías de archivo


“Dejar salir a la luz lo que somos, a veces es muy difícil, nos hacemos fuertes cuando más débiles somos; ¿Qué lógica orienta lo que somos y sentimos?”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

La rebeldía de Painani crecía con el paso de los días, no comprendía esa actitud de incondicionalidad que mantenía Hora  frente a los designios del Rayo y por lo tanto su enojo crecía más y más en cada momento.

Sobre todo porque ella había luchado en contra de lo establecido con  los patriarcas de su terruño, quienes incluso sacrificaban vidas humanas para complacer a las deidades.

Pocas cosas encienden nuestro corazón y Hora era una de sus grandes pasiones, pese a reconocer que la vida está hecha por diversos caminos, ella había enlazado la suya a la de esa persona.

Fuerzas externas ahora imponían sus reglas y ella estaba dispuesta a emprender la batalla. Para Painani aquello en lo que se cree con firmeza, incluso a ojos cerrados debía defenderse, por tanto se dispuso a tratar de entender ese espacio oscuro y denso que la hacía flaquear y sentirse impotente.

-Hora, ¿Por qué eres incondicional del Rayo?

El hombre que la amaba la miró atento, sabía que ella no aceptaría evasivas:

-Honrar las promesas es una virtud, en nuestra posición no todos se comportan con nobleza, el miedo paraliza. Hay momentos en los que te darás cuenta que sólo tu intuición entenderá de qué se trata todo esto.

No te estoy hablando de un charlatán que husmea para sacar ventaja de mí, se trata de una fuerza sobrenatural a la que pedí consejo y ella, esa fuerza, hará todo por cumplir las reglas del acuerdo, igual que yo…

Painani seguía ofuscada y espetó:

-¿Si acaso esas reglas dejaran de servirte, qué harías?

Hora la miró reflexivo y añadió:

-Las habilidades que poseo son su regalo, el poder hablar contigo y darme a entender sin ser nahua, reconocer las voces del viento, percibir tu presencia en la distancia, mirar bajo el velo de la simple realidad, todo eso forma parte de los dones que me ha dado el Rayo.

Hora bajó la cabeza y cruzó sus manos al momento que señaló:

-Me haces dudar y meditar, sí acaso una vida normal sin tantos vuelos me habría hecho feliz, tal vez no te hubiera conocido, entenderte no hubiera sido tan sencillo; posiblemente la serpiente de agua me habría devorado y el mundo que vive arriba de nosotros se habría quedado sin esa imágen para poder transformar de acuerdo a sus propias culturas algo único.

No todos tienen la fortuna de ver lo que nosotros hemos visto, lo que ambos hemos compartido… De algún modo mi amistad con el Rayo, no es algo que debas celar. No sé qué más decirte.

Painani con esas palabras sinceras de Hora, se dio cuenta que estaba comparando a su inseparable amigo el Rayo con la forma en que veían los Tlatoanis a las deidades y sintió que se había equivocado.

Entre Rayo y Hora había un acuerdo creativo, no era una posición sumisa de rendición de cuentas y cobro de vidas humanas a cambio de preservar un poder inconmensurable donde el sacerdote del templo estaría dispuesto a todo  por obedecer a su amo, la deidad.

Entonces lo miró fijamente y afirmó:

-Ahora reconozco la diferencia entre las fuerzas que te acompañan y las que he padecido en el pasado, por tanto solo veo un camino: Tomar el control.

Hora con una sonrisa la abrazó al momento que exclamó:

-¿Esa es tu petición para Rayo?

Painani con gran seriedad aseveró:

No tengo idea cómo, pero mi deber es con la luz, a ella me debo y en ella habita la verdad. Ya me dijiste que es una fuerza brutal, difícil de domar pero puede ser una herramienta en las hábiles manos de la magia.

Nunca sientas que tus manos han sido atadas, aún en la más densa oscuridad siempre encontrarás la forma de ver la luz y usarla a tu favor.

Notas de la autora:

Photo by Johannes Plenio on Pexels.com


“Nadie desea permanecer en total anonimato, te darás cuenta que ser quien eres para el grupo donde has crecido, llorado y luchado a veces más que una responsabilidad es una forma de llevarte ante la luz, tus actos son el reflejo de tus pensamientos”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Mientras Painani seguía meditando cuál sería la mejor petición que le hará a Rayo por medio de su amado, indecisa, no se decantaba por una en especial e iba de la más personal como: “Que yo pueda escucharte en el silencio cuando lo necesite”, hasta una más contundente: “Que haga el Rayo resistentes a los pueblos ante el ataque de los conquistadores”; de esta forma entre el desear y el deber se debatía en la irresolución.

Lógicamente se espera mucho del futuro y del trabajo hecho con paciencia, dedicarle tiempo a alguien nos recompensa con riqueza en aprendizaje y bienes; cada momento en la vida de todos los humanos los ha llevado a superar obstáculos que en ocasiones han resultado insondables.

En los sueños habita la solidaridad, el dolor a la soledad y las limitaciones de diversas índoles, algo es cierto, nadie en vida se frustra, sabe que tiene la oportunidad de perseguir sus sueños y de eso se trata todo ésto.

Ahora retornemos a las grutas de Cacahuamilpa donde uno de los hombres más reacios a los cambios y habituado en el pasado a los bienes materiales, se preguntaba ansioso cómo conocer el poder que lo acompañaría, por ello se acercó a Evaristo en busca de respuestas:

-Hermano, algo me molesta. reconozco mi don de constructor, pero no se qué es lo que voy a construir, ¿Cómo conoceré las voces de mis materiales?

Evaristo se quedó por un momento observándolo con extrañeza, la mirada de Patricio era de insistencia:

-Patricio, ¿Cómo fue que te hablaron aquellos árboles que un rayo bajo la tormenta tiró por la tierra en nuestro lejano hogar al otro lado del ancho mar?

Hay infinidad de modos de crear conexiones para recibir mensajes, ¿Estás de acuerdo?

Escuchando de cerca la charla estaba Diego, quien se acercó a ellos y exclamó:

-Hermanos, todo mago es un observador, un buscador de la chispa que enciende la fogata en medio de la oscuridad. somos descubridores de luz en donde es difícil encontrarla para hacerla brillar y crecer.

Patricio los miró asombrado y un tanto avergonzado por hacer este tipo de preguntas, simplemente con una risa nerviosa contestó:

-Soy un tonto, he sido el primero de todos en hablar con los materiales…

Zila se acercó al grupo y abrazó con afecto a Patricio:

-Hermano, estamos ante algo que nos hace ver el mundo de una manera diferente, de habernos quedado inmersos en nuestras rutinas de sobreviviencia no lo habríamos conocido.

Lo que más me gustaría saber es sí este despertar ha de ayudar a otros de igual manera; los sueños y el camino, todas nuestras intenciones, a veces siento que estamos habitando una época diferente a la de todos los demás.

Timoteo con seriedad levantó la mano para declarar:

-Tú lo has dicho, si estuvieramos inmersos en lo cotidiano seriamos gente de ésta época, no podríamos ver por adelantado y en buena parte eso es lo que hacemos.

Evaristo se quedó mirando al grupo con actitud reflexiva, mientras Timoteo añadió:

-Nos sería muy difícil ver más allá de nosotros, me alegro de habitar un tiempo sin presente, de haber puesto mis pies junto a ustedes en un camino donde nadie de las personas que viven ahora el día a día lo han hecho.

Javier advirtió:

-Tal vez atrás de nosotros otros lo hicieron y nos han formado, su intención es la nuestra, es como si hubiéramos lanzado una saeta que tiempo atrás también fue disparada para iluminar el futuro.

La saeta con el paso del tiempo fue transformada no es  necesario argumentar mucho

Jacobo sonrió  y apuntó:

-¡Una saeta encendida en el fuego que ilumina la sabiduría!

Felices sonrieron, su destino estaba mirando un sitio que nadie antes había habitado, dispuestos a dialogar con el universo enmedio de la total incertidumbre de todo aquello que no podrían controlar.

No importa lo que venga, la construcción de tu camino es un sitio donde siempre estarán tus sueños y en la fuerza de su proyección lograrás la unidad de otros con tus ideales por difícil que esto sea.

Nota de la autora:

Dibujo propio con filtro de PicsArt: La Saeta


“Descubrirás que no es necesario depender de nadie cuando tu viaje espiritual es el camino donde puedes encontrar herramientas y aliados de gran poder”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Evaristo, caminando en busca de alimentos, descubrió a las afueras de las grutas un árbol de características únicas, lo que más le atrajo fue el susurro de sus ramas que de alguna manera hacían llegar a su mente remembranzas de tiempos lejanos;  impresionante ese encuentro no sólo por ser desconocido ese tipo de árbol para él.

Comprendió inmediatamente que una buena parte de esa habilidad adquirida se debía a sus dotes de sanador y como iluminado dichas cualidades eran mucho más evidentes.

No podía permanecer mucho tiempo afuera, estaba el peligro latente de ser descubierto por los aldeanos que rodeaban la zona, pero antes de retirarse se dispuso a hablar con aquel portentoso árbol:

-Señor que me has permitido conectar con historias milenarias, que no solo pertenecen a estos vastos territorios, posiblemente pueda indagar en lo profundo de tus sentires si me ayudas a conectar con la deidad del río para que interceda entre ambos y de esa forma lograr entendernos mucho mejor.

Evaristo se quedó un momento en espera de alguna respuesta en el susurro de las ramas de aquel desconocido prodigio, lo único que sucedió es que el árbol dejó caer unas de sus ramas a los pies de Evaristo, quien la tomó entre sus manos y echó a correr…

Sin mirar atrás se internó de nuevo en las grutas para compartir con sus amigos el fascinante suceso, con gran júbilo llegó hasta ellos relatando lo acontecido:

-Hermanos encontré magia en el árbol que nos mostró en sueños Dayami

Zila con sorpresa exclamó:

-¿Te refieres al Amatl?

-Si, por supuesto, el árbol de alguna forma extraña sin palabras me habló y señaló que era la herramienta mágica de las ofrendas, no sé cómo pude entenderle,  entonces le pregunté si podía contactar con Dayami para que intercediera entre  ambos, pero no pude escuchar de nuevo su susurro de esa forma especial en mi cabeza, solamente dejó caer frente a mi una rama de su frondoso follaje, me encantaría poder sostener más conversaciones con él.

Amatl

 Zila un tanto absorto en el comentario levantó las manos para esperar respuesta de Dayami, no tuvieron que esperar mucho tiempo para que ella contestara:

-Evaristo, tengo el mensaje de Dayami, escuchemos con atención, indicó Zila:

Tomados de las manos como ya lo habían acostumbrado se dispusieron a escuchar a Dayami quien con gran alegría les declaró algo que los mantuvo especialmente felices:

-Amigos míos han logrado su independencia, no me necesitan para conectarse con las fuerzas místicas, cada uno sostendrá en el futuro un instrumento con el cual crearán una estupenda sinergia; entre el Amatl y Evaristo no hay necesidad de un intercesor, eres libre de conectar con su fuerza y sus misterios, todos ellos te serán entregados de la misma forma que tu lo harás con él.

Comprenderás que su voz no es y no puede ser humana, el susurro llegará a ti para que interpretes todo, de la misma forma que lo lograste hace un momento.

Evaristo sonrió satisfecho al escuchar esas palabras, Dayami prosiguió:

-Siempre encontrarás en tu travesía a personas que no te dirán todo lo que tú verás en ellas, algunas son ladronas de energía y otras portadoras de aliento y sabiduría.

Dayami hizo una pausa antes de continuar:

 Eres capaz como sanador de reconocer la diferencia y esa es parte de tu fuerza, en su momento cada uno de ustedes logrará reconocer ese instrumento mágico que los hará ver la realidad de una forma diferente.

-Cada uno de los iluminados sintió gran satisfacción al escuchar eso y Dayami finalmente agregó:

-Yo estaré entre ustedes como ahora si acaso me necesitan me encontrarán, pero no soy la única fuerza de la que pueden aprender, considerenme la iniciadora de su poder de la misma forma que yo los considero a ustedes, ya que a partir de ustedes yo soy ahora quien soy.

Todos ellos entendieron que la travesía es una fuerza de la cual se va aprendiendo algo nuevo cada día, nada es estático y todo aporta si en tu mente persiste el aliento de ser con los otros parte del todo.

En la vida siempre has de encontrar a un grupo del que podrás aprender aquello que te servirá en el trayecto de tu propia existencia, basta con saber ver, en ocasiones no es necesario aclarar nada, la envoltura de los seres que te han de rodear puede ser transparente o no, tu tendrás el poder de penetrar sin necesidad de hacérselos saber, sin agresión y con la verdad entre tus manos.

Notas de la autora:

 Fotografía de Ficus insípida es una especie de árbol del género Ficus, crece desde México hasta la Amazonía y en nuestro país le llamamos simplemente árbol de Amate.


“Todo lo que es inamovible te arrastra e impulsa a la inercia, debes rechazarlo, es absurdo seguir lo que se ha puesto en pausa”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Hora, puso atención especial a la remembranza que relató Painani al momento que lo observó regresar hasta la orilla del lago, ella comentó:

-Yo observaba con la respiración agitada tu regreso a la orilla de aquel lago, lo hacías con suavidad sin prisa, dándote todo el tiempo del mundo como esperando que yo lograra estar menos ansiosa a tu llegada.

El vaivén del oleaje me puso reflexiva, ese movimiento constante dentro de aquel  sitio que posiblemente tiene su cauce dirigiéndose hacia un espacio que desconocemos.

En ese momento me pregunté sobre las motivaciones de la vida, los sucesos que nos han unido y aquellas palabras que le dijiste al  Rayo, me alertaron y al mismo tiempo sentí un apego que no me agrada sentir por tí.

Hora sorprendido la miró sin entender qué significaba en realidad la idea de no desear sentir apego por alguien que la amaba y respondió:

-Una cosa es que Rayo me esté ayudando a mostrarte un camino que yo intuyo y en el cual busco significado y otra muy diferente es que cuando terminen los 13 meses yo deba marcharme, al menos no creo que esto sea así.

Pero lo que sabe Rayo, evidentemente lo desconozco, tal vez él sienta que su misión y la mía en la tierra se limita a eso, cumplir la tarea que me he propuesto, entonces desaparecerá de alguna forma que solo Rayo sabe…  ¿Qué te gustaría que le pidiera al Rayo si eso sucede?

Recuerda con claridad que él no es humano, es una fuerza poderosa, con un talento electrizante, pero se mueve por impulso y es algo bruto, no se toma las cosas con límites humanos, no es posible, él no puede hacerlo pero yo puedo pedirselo.

Painani se quedó pensativa y no supo qué pedir, en realidad la pregunta en si, la tomo por sorpresa, frunciendo el ceño respondió:

-¿Dependo de que una fuerza bruta acceda a conceder un favor? Tal vez su arrebato no entiende de sutilezas, la verdad no sé qué puedo pedirle, lo pensaré.

Hora la tomó por las manos y las colocó entre las suyas, grandes y cálidas y besándole le advirtió:

-Amada negrita, todo mago tiene el poder de domar las fuerzas que rigen la naturaleza, basta con que pienses lo que le has pedido en infinidad de ocasiones al Sol, por mucho que admitamos que él puede hacer lo que le venga en gana, para mí, su imagen, lleva un tocado dorado y es una divina dama con gran poder y para tí está representado como el temido guerrero Hutizilopochtli.

Ante nuestros ojos ellos portan el aspecto con que vestimos nuestros sueños y a veces incluso en un día nublado podemos sentir su luz y talento, somos los seres que mejor los entendemos.

Painani miró a su amado con una sonrisa iluminada y comprendió a qué se refería, sin embargo se tomó su tiempo para pensar con total certidumbre lo que le pediría al osado y eufórico Rayo.

A veces tendrás ante tí a una fuerza descomunal y no sabrás que con cierto talento de tu parte, puedes domarla y conseguir lo que nadie se atrevería a hacer.

Notas de la autora:

Photo by Johannes Plenio on Pexels.com


“En cada trayecto del mundo que conocemos casi nada se quedará para siempre, solamente aquello que logres colocar en la punta de tu flecha habrá de alcanzar altura considerable para iluminar el nuevo horizonte”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Ante la mirada atónita de la pareja que formaban Hora y Painani, el rayo iluminó el espacio que ellos habitaban con una suerte de espiral muy parecida a la serpiente que viajaba de hecho río abajo en aquel pedazo de tronco.

Para ambos la luz del Rayo se había recreado en la serpiente y la dibujaba grandilocuente en el firmamento, rasgando la apacible calma de los cielos y de esa forma volvió a sellar el pacto que prometió a su custodio, pese a que él no supiera la forma como sería llevado y en qué momento hacia los confines del universo.

Hora había puesto su entera confianza en la fuerza y poder del rayo que sin palabras sabía exactamente cómo hacerse entender del profeta y de su amada que ahora formaba parte de ese encantamiento.

Con los labios apretados Painani se quedó observando la sonrisa franca y alegre de su amado cuando le dijo que el rayo sabía perfectamente lo que hacía, entonces ella trató de articular palabras y le fue muy difícil, respiró hondo y al cabo de un rato y ante la mirada atenta de Hora exclamó:

-Sentí un profundo miedo de que él impidiera mi camino y me hiciera ver que en sus terrenos no puedo estar o no puedo hacer nada, solo aceptar que él tiene el dominio absoluto de lo que pueda suceder y del tiempo en que él lo decida y eso me hizo sentir devastada.

Hora la miró con ternura y la tomó por los hombros dando un suspiro al momento que apuntó:

-No sientas que estás ante una fuerza que no puedes controlar, es mejor cambiar la perspectiva de todo eso, date cuenta lo que hizo al final el Rayo,  simplemente avanzó hacia ese lugar que nosotros no conocemos y que puede ser el sitio donde lo que hagamos ahora se aproveche, hay muchos sitios que desconocemos que habrán de tomar iniciativas, dependerá de la fuerza de nuestros talentos hacer entender que hay glorias entre las penas y hay buenas voluntades donde la gente decide que no es posible hacerlo de otra forma y se impulsa por aniquilar al que no es como ellos, de eso se trata todo esto. 

Painani se quedó reflexiva y entendió que Hora trataba de decirle que él era un instrumento igual que ella de algo mucho mayor, lo abrazó con fuerza cuando quedito le dijo al oído:

-Eres más fuerte de lo que pensé, no temiste perderme, confiaste en la fuerza del Rayo  y ahora entiendo que él no hará nada para llevarme pero pondrá a mi alcance todo  lo que sea posible para conservarme a salvo. Soy instrumento de la enseñanza que ambos construimos ahora.

Hora no pudo evitar las lágrimas, una fuerte emoción se apoderó de él al momento que afirmó:

-Por algo eres Painani, la mujer que conoce al mensajero y los secretos del templo de la luna, por algo eres quien entiende el valor de la dualidad, donde lo que soy, eres y lo que tu eres para mí yo lo seré.

¡Sigamos construyendo lo que será la herencia para la casa del futuro!

Cada paso en el recorrido que ambos valoraron, definieron, escribieron y compartieron con el mundo que les tocó vivir fue el camino donde el clan que formaron con seres distantes se enriqueció y con aquellos que estuvieron cerca de igual forma iluminaba el entendimiento de sus vidas y el motivo para proteger la única luz que sobresale entre las tinieblas, la del entendimiento donde todos somos la misma esencia dentro de carne y hueso que se quebrará con el paso del tiempo y lo único rescatable será esa luz dentro de cada pensamiento.

Cuando creas que lo que muere termina en la nada, medita lo que esa persona o seres que compartieron tu vida dejó en ti como una huella indeleble, no para sufrirse, sino  para vivirlos de otra forma y bajo otras reglas.

Notas de la autora:

Photo by Giovanni Calia on Pexels.com


“Dicen que la naturaleza es sabia, también tiene sus propias reglas y se mueve con una dinámica que no siempre estará a favor de los humanos, puede ser cruel cuando menos lo esperas y determinante cuando decide que un ciclo ha de terminar, nada puedes hacer al menos que la magia te acompañe en el trayecto, posiblemente así logres hacer la diferencia”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Painani y Hora vivían bajo los efectos de la luna nueva y reconocían en su fuerza que vendrían cambios que tendrían que aceptar, en ningún momento se dieron cuenta que el drástico momento que vivirían y que  los haría reconocer sus propios límites sobre todo como pareja, no como individuos dentro del mundo que los veía aprender y crecer en medio de las experiencias.

Fue así que aquella mañana soleada Hora entró a la laguna que se encontraba cerca de la choza de palma que se habían construido para compartir la vida, Painani distraída preparaba enseres para la comida cuando escuchó que las aguas en la apacible laguna se agitaban con violencia, cuando volteó la mirada para observar lo que sucedía se dió cuenta que Hora estaba rodeado por una serpiente de gran tamaño, lo mantenía inmóvil dentro del agua y el hombre trataba por todos los medios de zafarse de aquella fuerza descomunal.

Con destreza tomó su cuchillo de pedernal y corrió para llegar hasta él y clavarle el arma a la serpiente, pero se llevó una sorpresa cuando su paso para entrar al agua fue impedido por un certero rayo que de la nada apareció y se plantó frente a sus pies en la orilla de la laguna, la mujer retrocedió cayendo de espaldas y el cuchillo voló por lo alto hasta perderse en los arbustos cercanos.

Inmediatamente se dio cuenta que no era asunto donde ella pudiera intervenir y se limitó a observar lo que sucedería, reprimiendo su deseo de gritar con  desesperación.

Hora, pudo safar sus brazos de la serpiente y los levantó en busca de respuestas por parte de su custodio y protector el rayo… Pasaron unos minutos antes que de nuevo apareciera el rayo apuntando a una rama cercana y de un solo impacto la dejó caer en la laguna, al llegar ese tronco cerca de Hora él pudo colocar a la serpiente en aquella fuerte rama que flotaba en el agua y señaló:

-Sean nuestras vidas señora serpiente, la unidad ante la desesperación, sean ambas en sus diferencias el motivo para festejar un nuevo momento en las enseñanzas que daré a mi amada, hoy ambos hemos comprendido que habrá situaciones donde no seremos ayuda el uno del otro y por mi parte comprendo que en sus fauces, señora  Sierpe no son la forma como he de terminar mis días.

Mirando en lo alto dijo:

Agradezco tu señal señor de la luz electrizante, de alguna forma defendiste la vida de tres implicados en este momento, comprendo que la serpiente es el símbolo que podré entregar al mes que está por comenzar y su fuerza ha de brillar en los espacios que desconozco y que están en el mundo de las estrellas que iluminan nuestras noches y que permanecen ahí aún cuando el sol impida que las veamos.

Hoy sabemos que cada cultura observó desde su especial perspectiva y  modo de ver las cosas a una serpiente en el alto cielo, la constelación de Ofiuco y que esto obedece a una coincidencia afortunada, por parte de Hora y su mística relación con el rayo tendría motivos para nombrar a la serpiente como representante del siguiente mes y con esto sellaría de nuevo su promesa de dar a  su amada un año convertido en trece fabulosas y enriquecedoras enseñanzas.

Recordemos la frase exacta que él le dice a Painani cuando la conoció:

“Convertiré en experiencia un año de tu vida en 13”

La vida tiene límites y la muerte es uno de ellos, a veces comprender que no puedes ir más lejos es una cruda realidad, inevitable y real.

Notas de la autora:

Till  Credner http://www.AlltheSky.com

Photography of the constellation Ophiuchus, the serpent bearer