La travesía atemporal


Fuego al notar la presencia de Luna, solamente puso su pata sobre el lomo del lince en señal de “No te preocupes es una amigo”. La intuición de la hechicera le hizo comprender que si algo la había mantenido tanto tiempo en aquella conversación mental, los puntos que debían ser aclarados, necesitaban de tiempo.

Les dejo un cesto con fruta, dándose media vuelta para regresar a sus ocupaciones. No sin antes mirar al lince y notar unos ojos compasivos y dulces, a lo cual devolvió una franca sonrisa.

El lince de quien ahora gracias a Fuego sabemos su nombre, comentó apesadumbrado a la mente de a quien supo conocer bajo el nombre de Sol, pese a que en su vida en común ella no se llamaba de esa forma:

< No puedo recordar el nombre con el cual nos tratamos en aquella época, pero siendo Sol tu nombre, te agradezco que me hayas permitido recordar el nombre que en verdad me pertenece, Mikael. La mujer con la que formé una familia me nombró Aleksan >

La mujer joven que fue Sol en la época que ellos se conocieron había madurado y experimentado muchos cambios en su propia vida, ahora se sentía agradecida de que su intuición en verdad lograra ser tal como ella lo imagino y le dijo:

< Nunca dude que estuvieras vivo, lo presentí todo el tiempo y esa fue la causa por la cual volví tiempo después en busca del alquimista para aclarar las cosas; tú fuiste el inicio de todo, cuando abiertamente notaste que ambos éramos diferentes del resto. Lo que me dijo me alteró y hasta ahora me siento culpable, tal vez sin necesidad >

Mikael la observó con aquella profunda mirada que le hizo recordar los momentos en que compartían tantas cosas juntos y al mismo tiempo sintió un profundo alivio de que ella, como entonces, no se guardará nada que le preocupara al hablar con él, se acomodó en la hojarasca para escuchar lo que ella llevaría a su mente:

< Volví a preguntarle, asegurando que el silencio total no era lo que yo entendía, conociendo el valor que le dábamos a nuestra amistad y que solo él podía ayudarme a entender lo que pasaba, entonces me respondió con enojo:

“No insistas, lo que los separa no es debido a la magia, es algo mundano, es algo del cuerpo; sí, por supuesto que  está imposibilitado a recibir tus mensajes pero otros no. La mezquindad de los femorianos, la vil rapiña de las sombras puede atravesar tu camino, estás comprometiendo tu esencia y la de tu Clan. no vengas a quejarte si los pones bajo el acecho de sus garras”

Mi dolor fue tremendo, sobre todo cuando atacaron aquellos ladrones nuestro recinto oculto en el bosque, por mucho tiempo sentí que yo era responsable de tal barbarie >

La mirada de Fuego se anegó de lágrimas, el lince la miro con dolor y le aseguró:

< No, recuerda que nuestra pequeña comarca también fue saqueada, muchos hombres llevan a las sombras dentro de ellos, no necesitan que la magia los posea para hacer el mal>

Fuego, se levantó y dió un giro como recuperándose de aquellos pensamientos que no pudo manifestar a nadie en todo ese tiempo y acotó:

< Si logramos que sobreviva el pensamiento de lo que sabemos, nuestra tarea estará completa, pese a todas la limitaciones de un cuerpo salvaje como el que ahora tenemos, debemos guiar al Clan de Hechizo de Ave. ¿Recuerdas aquella vez que me dijiste que todo lo que somos forma una historia donde la travesía es atemporal? >

El lince la miró con atención y dijo inclinando la cabeza en señal de duda:

< De la forma como lo has dicho debe ser así, querida Sol, algo es difícil de asimilar y se llama poder para decidir qué vale, la historia de los pueblos tomará decisiones que le harán perder el rumbo, la barbarie no se detendrá, ya hemos sido testigos. >

Aquellas dos energías reconocieron que hay situaciones que no podemos cambiar y que la historia sería escrita por siempre con sangre y carne para las lanzas.

Photo by Zaksheuskaya on Pexels.com

El silencio bajo el hielo


Hay sitios donde el eterno florecimiento de Freyja, su lozanía y juventud madura y fértil no son propicios y hay que esperar  con paciencia que la vida vuelva a colocarse altiva y feliz en sus entornos; son los ciclos vivos de la tierra que aún se encuentran bajo una capa de hielo y nieve, el misterio y la intuición del ser que buscaba con afán a Sol, estuvo cerca de la mente adormecida de Espiga.

En la vastedad de un mundo mágico, se preparaba con los instrumentos que le fueron dados para actuar y crear dentro de la arquitectura viable de cada semilla oculta, casi inerte a lo largo de los campos, el florecimiento de nuevos comienzos.

No fue necesario hablarle, simplemente sintió que los azares del destino la colocaban en el alimento de futuras generaciones. El lince boreal le dio a conocer esa parte a su entrañable amiga Sol, a lo cual ella contestó:

< Tal como fue anunciado es verdad, hay muertes que son necesarias y has comenzado tu relato precisamente con el encuentro de dos de mis hermanas muertas y transformadas, en ellas pienso y en ellas confío, ciertamente.>

Ella transformada en un zorro de pelaje rojo como el fuego dio un giro y el lince observó la belleza de sus formas, que aun estando dentro de un macho, no dejaban de agradarle y sentir dentro a la persona que él conoció. Entonces se acercó a Fuego para continuar su relato, por respuesta recibió un tajante gruñido y la demostración de unos feroces dientes:

< El instinto de un zorro está por encima de mi paciencia… >

El lince se alejó de la hechicera y agachó la mirada reconociendo que era necesario guardar distancia y explicarse lo mejor que le fuera posible:

< De los otros sabes mejor que yo que sus vidas transcurren dentro de diferentes aventuras, se igual que tú que quien más te preocupa ahora es Sierpe. Solamente invoqué ayuda para ella y el grupo que apoya para llegar a su destino, no me fue posible acercarme a ella, tan solo la presentí oculta en una cueva. >

Fuego rodeó al lince, quien permaneció en su sitio sin seguirla con la mirada y señaló:

< Ha logrado el respeto del grupo, la han aceptado y saben que no será adoctrinada, al menos que ella lo decida, pero sabemos bien lo que hará. >

El lince se pasó la pata por la oreja y prosiguió:

< Tu aprendiz ha sido cautivado por un sentimiento fascinante y sin duda será un motor para lograr lo que se propone. >

Fuego lo miró fijamente y apuntó:

< No todos logran que ese motor consiga lo que prometieron, prefiero no opinar al respecto >

El lince se movió inquieto y le dijo:

< Después de darte mis impresiones sobre Ave y Estrella, te explicaré lo que impidió que te siguiera. No se si lo entenderás, pero es lo único puedo hacer. >

La hechicera lo miró condescendiente y  dijo:  

< Estoy de acuerdo. Primero desenterremos el trozo de conejo. >

Ambos compartieron el trozo de presa que el zorro había cazado, para posteriormente acercarse al doloroso relato que el lince tenía que contar.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Los 4 elementos de la vida


Anker notaba una notable distracción en Mantis, por lo cual se decidió a preguntar qué era aquello que la mantenía fuera de las cosas de este mundo. La miró de frente y le interrogó con seriedad:

— Es momento que yo siendo un bruto, tenga el privilegio de que me expliques que es lo que mantiene tu mente tan absorta, tal vez no lo entienda pero al menos me daré cuenta que definitivo es que hay cosas que son demasiado complejas para los mortales, pero que existen.

Mantis lo miró con curiosidad y le dijo:

— Ningún ser humano es menos que otro, ninguno es concebido para el menosprecio… Debo decirte que yo misma estoy asombrada ante una poderosa fuerza que me hace sentir sin la capacidad suficiente para comprender y eso me mantiene en esta postergación. Algo es cierto, compartirlo contigo me hará bien, tal vez seamos dos los que quedemos en la ignorancia o juntos nos iluminemos con algo de la verdad.

Se apareció ante mí un ser mágico con un realismo que me asombro y provocó  miedo, era un felino salvaje, solamente me miró, yo me encontraba afuera trémula en espera de alguna señal de las estrellas o la señora Fengári. Aun me pregunto si fue un mensajero de la poderosa hechicera del norte o su propia transmutación.

Anker frunció el ceño, aún más sorprendido y dijo:

— ¿Transmutación, qué significa eso?

Mira querido Anker, todas las cosas conocidas están hechas de cuatro sustancias: Tierra, aire, agua y fuego. Si acaso alguien es capaz de trastocar esos senderos naturales y convertir dichos elementos que pertenecen a la vida misma, en algo diferente, sin que éste regrese a su estado primario, sin lugar a dudas tendría que ser el poder de un hechicero.

Los filamentos que tejen de la vida son un misterio

Dado esto que te comento, no se si ella o otros animales que se han cruzado en mi vida podrían no ser lo que son y pertenecer al misterio de una vida anterior, tú bien sabes que las aves son impresionantes y en cada gorjeo me dan a entender un mensaje, la mirada de Dary, el borrego de tu hija, también es muy conmovedora a veces. No dejo de preguntarme si el alma de una vida anterior las habita y eso no tengo forma de saberlo, de entenderlo.

¿Recuerdas a la víbora que mataste hace algún tiempo?

Anker sobresaltado se agarró la mata de cabellos y los tiró fuerte hacia arriba asustado exclamando:

— Ah!! ¿Me quieres decir que pude haber matado a un humano encerrado en el cuero de la serpiente?

Mantis lo miró con sorpresa y argumento:

— La naturaleza habla, pero la naturaleza tiene misterios que no conocemos, ahora entiendes que es lo que me mantiene con una parte de mi mente nublada y otra en busca de respuestas que no conozco.

Ambos se miraron con circunspección ante las realidades que la magia y la vida los enfrentaba y Mantis señaló:

— De algo podemos estar seguros mi estimado Anker, la vida es la más valiosa oportunidad para maravillarnos, sólo espero conocer el mensaje o las intenciones de ese mágico ser que me miro sin que yo entendiera las razones de su visita. Algo que he aprendido en la vida es que la paciencia es un don que no todos aceptamos, pero que es necesario cultivar.

Aún no sabemos si Mantis entenderá o intuirá las razones del Lince boreal para hacerse visible ante ella y los demás, lo que es evidente para nosotros es que ella, Mantis ya forma parte del Clan del Hechizo de Ave.

Photo by Tima Miroshnichenko on Pexels.com

El llamado tenía que ser escuchado


Era evidente que las profundidades de la cueva tenían una respuesta o un misterio que era necesario ser revelado, de esta forma Sie, Discutió con los hombres del grupo la forma y los planes como se introduciría al encuentro de ese murmullo que la llamaba desde lo profundo  de la cueva, para los hombres, no era otra cosa que el murmullo de los demonios oscuros. 

Quien había sido su crítico más renuente en el pasado, al reconocer lo determinada que era, decidió no actuar con temor por lo que pudiera sucederle, sabía de su astucia y recordaba la forma como ella lo había jalado con la trenza, hasta tirarlo al suelo para salir a enfrentar lo impredecible, eso sin duda le dio una buena idea:

— Amada Sie, creo que debemos amarrarte por  la cintura con algo de la cuerda que usamos con los caballos, al sentir peligro solo tira de ella para que traerte de vuelta.

La hechicera estuvo en total acuerdo con Amin y accedió, pese a que algunas mujeres del grupo intentaron disuadir su osadía  y dejarle la tarea a cualquier otro hombre del grupo, ella con seguridad y sin guardarse nada replicó:

— El llamado es claro para mi, algo debo aprender allá adentro y mis sentidos e intuición están ligados a las voces de la cueva, no puedo acercarme a ella como una afrenta o con temor, ante ese mínimo destello de inseguridad, perderé todo lo que pueda conseguir o entender.

Todos hicieron un silencio al reconocer que en las cosas de los hechiceros, no es fácil disuadirlos o mirar alternativas más seguras, para ellos las cosas son de una forma distinta,  pueden mirar lo que los otros seres no comprenden.

Sie, avanzó hacia la oscura cueva, le ofrecieron una antorcha y la rechazó, el sonido sería su única forma de orientación y desde luego su osadía y determinación.

Se detuvo en la entrada y avanzó con lentitud, espero a que sus ojos se acostumbraron a la  oscuridad y  percibió una viscosidad adherida a las rocas de la cueva, un olor penetrante a humedad… Pensar como réptil era lo más adecuado, sus plantas de los pies no eran suficientes, necesitaba reptar hacia el interior de ese oscuro y peligroso sitio.

Sentada, amarró su falta juntando los tobillos con un nudo fuerte, ahora sus extremidades y torso eran una sola superficie y comenzó a deslizarse a una velocidad cada vez  más rápida. A medida que se hundía en aquel hueco insondable la voz comenzó a ser más grave y profunda.

Entonces recordó a Rowan, en aquel sueño intuitivo que puso en su mente, donde tanto el escorpión como el alacrán lograron  escapar de los poderosos rayos del señor de todos los días que ardían como si fueran mil fuegos.

Pensó para sí:

— < Esta es la posición inversa, no son mil fuegos lo que puede destruirme, en la luz está la respuesta>

“¡Señor de las profundidades que has reclamado mi presencia, te invoco para encontrar respuesta en tus tinieblas, de la misma forma que nace de lo más oculto la vida, de la misma manera que la semilla rompe su capa para lanzarse hacia la luz!”

Un estruendoso sonido rompió contra las paredes de la cueva, y salpicó el rostro de Sie, ella esperó con paciencia por algo más, aferrada a la cuerda con ambas manos.

En la oquedad oscura y profunda se escuchó la voz de una mujer, ella podría haberla  relacionado con alguna de sus deidades, pero no se atrevió a colocarle ningún nombre a su petición por temor a  cometer un error. Sus tierras y paisajes en ese momento eran muy distantes, por lo cual la hechicera con profundo respeto clamó:

¡Te has rebelado ante mi y lo agradezco, permite señora de las profundidades que la vida se abra camino, que nuestro intento de seguir adelante sea recompensado!

Un murmullo distante llegaba hasta Sie como un eco, fuera de la cueva los hombres seguían sosteniendo la cuerda con nerviosismo en sus rostros, cada momento parecía eterno y la incertidumbre crecía.

Un segundo estruendo mucho mayor que el primero, se abrió paso en la oscuridad de aquel misterioso lugar y el siseo de un cuerpo húmedo se acercaba con fuerza hacia Sie, la mujer permaneció incólume, mirando de frente sin temor a lo desconocido.

El rugido sin atenuarse en ningún momento, golpeó de frente su rostro y todos sus sentidos se invadieron de una palabra que tocó cada fibra de su ser, la respiración acelerada de Sie, sintió el cuerpo que le caía encima al momento que escuchó:

¡Обеспечьте безопасность своих людей!” (Pon a tu gente a salvo)

Ella entendió entre el siseo y el golpe en el rostro que penetró en sus ojos y los hizo arder  y el tacto húmedo que palpó en sus labios y lengua, comprendió que en ese sabor a sal, estaba la puerta de salvación de cada uno de los hombres, mujeres y niños que esperaban fuera de la cueva una respuesta. Con una sorprendente sonrisa agradeció y tiró de la cuerda para regresar y llevar la buena nueva a todos los que la esperaban; finalmente exclamó:

“¡Звонок был услышан, спасибо, хозяйка воды!” (El llamado ha sido escuchado, gracias dama del agua)

Photo by Evelyn Chong on Pexels.com

Nota de la autora:

Datos histórico del Mar Negro: 

El mar Negro parece ser un remanente del océano o mar de Tetis. Una depresión pudo formarse a partir de procesos tectónicos que comprimieron la tierra, aunque aún no está claro cómo llegó a formarse. Se piensa que al final del Paleoceno la cuenca del Caspio se separó de la del mar Mediterráneo y la cuenca del mar Negro quedó aislada del océano. Su separación definitiva del Caspio sucedió en el Mioceno, pues anteriormente sus aguas alcanzaban este último mar a través de lagunas.

El mar Negro es un cuerpo de agua salada casi completamente cerrado por tierra, al este del continente europeo y al oeste de una pequeña parte de Asia menor. Está limitado por Bulgaria, Rumania, Turquía, Ucrania, Rusia y Georgia.

El Futuro no Existe, los Sueños, Sí


Había llegado el momento de poner sobre el lomo del mar  al navío recién construido, todos esperaban al hombre que preparaba a las tropas de combate; por estrategia no se acercó hasta ellos, de lejos observó la primera nave, creación en la que había puesto sus esperanzas de conquista.

El hechicero no tenía en su mente otra cosa que poder conectar con la transmutación de su hermana cuando estuviera en aquellas aguas, su afán de conocer lo que ella le dijera, mantenía sus pensamientos ajeno a todo lo que lo rodeaba, la algarabía de los pobladores de aquella población invitaba al festejo y los buenos augurios.

Para el Maestro Camino, su hermana,  en esos momentos era el pasado y el futuro, ella sin duda estaba mucho más allá del acontecer y las rutinas que lo agobiaban, el ahora le pesaba demasiado al hechicero.

Nydam lo instó a subir a la embarcación y él señaló que tendría que hundirse en las aguas para observar lo que no era visible y constatar la fortaleza de la construcción. Todos los hombres lanzaron vítores al ver al hechicero hundirse en las aguas heladas. 

Él nunca se enteró pero la hermana de Dagny puso temerosa sus manos en la boca asustada ante la temeridad del Maestro, sintiendo admiración por su fortaleza y valentía.

Su primer pensamiento bajo aquellas aguas heladas que recorrió observando la nave de roble, fue clamar por su hermana y pedirle consejo:

— ¡Ya se ha construido una nave que no es para atravesar el ancho mar hermana,una construcción  portentosa que debe cumplir con los sueños de un hombre que desea ser rey, no tengo idea si es su tiempo, pero tampoco tengo certeza de si acaso mi tiempo es éste!

Por toda respuesta hubo un gran silencio, regresó a la superficie en busca de recuperarse para regresar e insistir en su reclamo.

Nydam gritó con alegría:

— ¡Sí ahí está el hechicero!

Las burbujas bajo el agua se confundieron con el canto distante del animal cuyo poder fue reconocido por el Maestro, entusiasmado permaneció recorriendo de popa a proa la embarcación, esperando que la intuición le ayudará a percibir el consejo o advertencia de su hermana.

Su mente concentrada en cada movimiento cerca de él convirtió el canto de la ballena en un murmullo entendible sólo para él:

< Lo que acontece, lo que hoy eres se perderá si dejas de vivirlo, lo que viviste se desvanece y se ha ido, no temas perderte en los otros, ellos impulsan tus sueños>

Sorprendido ante lo que  escuchó  tuvo la imperiosa necesidad de salir a la superficie de nuevo a respirar aire y observar cómo los hombres  a bordo de la nave  corrían hacia el sitio donde uno de ellos anunciaba:

— ¡Sí ahí está el Maestro!

Al hundirse clamó por más respuestas, su alma se agitaba entre la confusión y una extraña sorpresa que lo alentó a interrogar de nuevo a Camino:

— ¿Dime si soy capaz de verme en ella como la rama de su árbol y  si ella podrá formar parte del mío?, ¿Por qué debo sufrir lo azaroso del apego?

Camino fue afectuosa y contundente con su hermano

Camino volvió a cantar distante, su presencia no fue visible ante los ojos del hechicero, pero sus palabras resonaron en el interior de su mente, de tal manera que jamás lo olvidaría:

< Valora con pasión la libertad que te da el presente, siembra las ideas que son tu certeza, el futuro del rey no existe, tampoco el tuyo, los sueños de ambos es lo único que tienen, los sueños de ella, son lo único que tiene, recuerdalo>

Al salir a flote por tercera ocasión pidió al grupo que lo ayudara a subir y todos se abrazaron con alegría, el momento les mostró un  maravilloso paisaje celeste, ese que recordarían por siempre todos los que ahí se encontraban. 

Fotografía de la autora, Ariadne Gallardo Figueroa: “El presente nos construye”

El Arco y la Flecha del Triángulo Mágico


Faltaba  poco para que la señora de la noche brillará en todo su esplendor y Luna se sentía agotada, algo frenética, incómoda. Se había dado cuenta que no sería fácil subirse a un embarcación con un zorro y se preguntaba qué sería de su destino en ese mundo que apenas ahora permitía de nuevo al helado río fluir con alegría.

Se quedó mirando a Fuego, que se encontraba echado a sus pies, agotado por la caminata y la búsqueda de su propio alimento que lo mantuvo alerta durante gran parte de la madrugada y le interrogó:

— Querido Fuego, ¿Te has percatado de algo que yo aún no entiendo?

El zorro movió su cola en señal de alegría, de su cuerpo emano un suave tono al que le siguieron otros, tenues pero diferenciados el uno del otro, hasta que esa energía luminosa maravilló a Luna, ella percibió con claridad 7 tonos distintos.

Capas sutiles formando una aura en torno al animal, Luna no cabía en su asombro, se dio cuenta que eran sus 6 hermanas, el Maestro y el cuerpo de Fuego unidos en un solo haz de luz donde la personalidad de cada una de ellos afloraba de forma fascinante.

Se dio cuenta que la señora de la noche, pese  a que la hora aún era diurna asomaba graciosa en el cielo y entonces se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y afirmó con firmeza:

— ¡El triángulo mágico está a punto de decretarse!

Fuego se levantó y puso sus grandes patas  en el pecho de su hermana, mirándola con aquella mirada que solo podía ser de ella. A lo cual respondió Luna:

— Ahora entiendo cual es nuestro lugar en el vasto mundo, cerca del Río donde nuestra Aura brillará por siempre.

Cuentan los más antiguos que debido al zorro de pelaje rojo como el fuego es que ese río lleva precisamente el nombre de Aura, pero a nadie le consta, son leyendas perdidas en el tiempo que posteriormente fueron desvanecidas por otras más populares o exitosas.

La posición geográfica actual de las hechiceras y el Maestro

De igual forma, ellas no sabían que bajo el mismo cielo estaba por presentarse una triangulación mágica, la misma que  años más tarde tendría ciclicidad y sería estudiada por los que encontrarán en sus designios el poder de los símbolos que aún no habían sido nombrados, mismos que con el paso de los años serían modificados de forma oral, pero en ellos las historia del León, el Toro y el hombre que derrama el agua del conocimiento y la libertad, así como el Carnero y otros más se unirían formando un fastuoso zoológico en el firmamento estelar, que  perdura hasta el presente.

El día 28 de Enero del 2021 se vuelve a repetir lo que pudo haber sucedido muchos siglos atrás, tal vez no tan exacto pero similar: La Luna llena en Leo recibiendo de forma total la Luz del Sol

Para las hechiceras era un momento de retos, conectando con el espacio colectivo, Luna y Fuego permanecerán en la tierra donde estaban sus raíces y serían la fuerza magnética y guía del Clan del Hechizo de Ave en sus futuros caminos. La intuición de Luna sería la flecha lanzada con la magia de Fuego hacia los confines de la Tierra. Si acaso encuentras connotaciones con otro de los símbolos de ese gran zoológico estelar, éstas en lo cierto, para muchos sería Sagitario, para mí seguirá siendo Luna en este relato.

La buena fortuna de Anker


En el lejana Creta, ajenos a todo las vicisitudes por las que atravesaba el Maestro, la vida transcurría entretenida con las travesuras de Ariadna (Αριάδνα) que ya daba sus primeros pasos y su mundo cambió de una forma total, cuando no depende de alguien para irse a otra parte de la casa si lo deseaba.

Anker llegó aquella tarde con el rostro iluminado por la buena fortuna, llegó gritando con tal júbilo que Ariadna quiso correr y quedó sentada en su intento enmedio del umbral y maravillada por la  visión más agradable que jamás hubiera imaginado, su padre jalaba con un trozo de cuerda a un hermoso  borrego y con regocijo expresó en voz alta:

— Mantis, Ariadna, miren la buena fortuna está de mi lado, al fin la cosecha ha sido suficiente, pude comprarlo.

Su expresión era de total felicidad, contagiado de alegría, alzó en brazos a su hija y la acercó al dócil animal  al momento que le dijo:

— Este bello borrego te dará tu primer ovillo de lana querida hija, volveremos a empezar de cero, la vida nos sonríe.

El recién llegado borrego (Ovis orientalis aries), se convertirá en un gran amigo y compañía para Ariadna

Mantis los miraba con total alegría y meditaba sobre la esencia misma de ese bello animal que había llegado cuando la Luna creciente asomaba en el horizonte y dijo para sí:

< Vaya, la señal en la Tierra, los frutos en el camino. Ellas han dejado el agua, ahora puedo intuir con claridad.>

Los tres se abrazaron con alegría, la esperanza y la paciencia, estaban de su lado 

La esperanza puesta en el futuro


Viento en Popa el grupo formado por Estrella, Ave y el Maestro, iniciaron el diseño de sus retos y metas durante el viaje, en las noches serenas que los acompañaron los días siguientes, fue notable el embeleso de Estrella por una aparición maravillosa en el cielo, asunto por el cual el Maestro la interrogó:

— ¿Qué fascinación entraña para tí esa estrella que no parpadea en el cielo querida Estrella?

— Me pregunto si en alguna ocasión los humanos le darán nombre, precisamente a ella que es tan luminosa y atrayente.

El Maestro agachó la mirada y asintió:

— Los humanos en su afán de poseer a todo le darán nombre, algunos que perdurarán más allá de nuestra existencia y de los cuales no sabremos jamás, sí no lo dudo.

¿Te ha dicho algo, intenta comunicarte con ella, se bien que algo te tiene reservado después de que ya atrajo de esa forma tu atención, no lo olvides, aun en medio del mar hay señales, detalles, cuando ella aparece puede estar deseando decirte algo.

Estrella lo miró con una sonrisa agradecida y con firmeza advirtió:

— Sin duda Maestro ella debe de tener una tarea para mi, absolutamente cierto. Ahora cuéntame qué has pensado hacer más adelante.

El Maestro se rascó la nuca y dijo con alegría:

— Para eso déjame llamar a Ave que siempre anda de un lado para el otro de este pequeño navío.

A lo lejos la ballena bufó y dio un salto que dejó a su alrededor por unos instantes un agitado y alegre paisaje marino.

Una vez que estuvieron juntos, notaron que el lomo de un gran ballena dejaba una estela en el agua, les había seguido por un buen trayecto, para ellos sin lugar a dudas era la encarnación de su hermana Camino y una metáfora del siguiente paso en su aventura por la vida.

El Maestro advirtió que durante el alba notaba con claridad que el señor de los días aparecía y se retiraba cuando a  veces la señora de la noche,  sonreía y otras veces no estaba presente, pero apenas se notaba un lado de su silueta, otras ocasiones era visible en toda su redondez y bien, eso le daba un panorama maravilloso de lo que iluminaba sus días con una idea que seguía en su cabeza:

Ambas apariciones del cielo son redondas, por tanto este sitio que habitamos lo es también y si le doy la vuelta sobre el lomo del mar llegaré a un nuevo paisaje acompañado tal vez de Camino que nos ha seguido todo este tiempo y sólo de esa forma mi amor por Freyja me dará a conocer lo que es certeza, tal como me lo hizo saber aquella ocasión y la única en que tuve su presencia ante mi.

Los tres se miraron convencidos de que la vida estaba por mostrarles maravillosos momentos; a lo lejos la ballena bufó y dio un salto que dejó a su alrededor por unos instantes un agitado y alegre paisaje marino.

Nota de la autora: La estrella a la cual se refieren es el planeta Venus.

Photo by Andrea Holien on Pexels.com

Lo que sabemos y aquello que jamás nos fue dicho


Estrella cocinó  pescado en aquel pequeño cubículo de la embarcación del maestro donde pudieron evitar el viento que con solo rozar la piel podía herirla, con avidez el maestro las interrogó, quería entender que las había determinado a avanzar lejos de todo lo conocido.

Ave, con aquel trozo de bocado compartido con tanto cariño, indicó que Rowan les había hablado a cada una de ellas y la parte que más le había impactado fue cuando dijo a Sol que había muertes que eran necesarias.

El maestro reconoció con la mirada que de alguna forma todo eso era verdad y añadió:

— El cazador no podía saber a quien estaba apuntando con aquella flecha mortal, en su mente aniquilarlas era la consigna que le habían dado, sin importar quién de ustedes fuera. Para nosotros, sin importar la existencia de un destino, no es difícil prever la causa por la cual precisamente Camino y Espiga fueron elegidas para partir, o lo hicieron pese a no desearlo, son símbolos que quedan para nuestra enseñanza.

Estrella repartía más trozos de pescado y añadió:

— Camino fue quien dejó una ruta precisa en los huesos de aquel animal legendario, el que cuida nuestro paso por la historia y conserva las enseñanzas más antiguas de nuestra tradiciones.

Ave llevándose la manos a su corazón exclamó:

— Por su parte Espiga se incendió en el bosque, liberando su alma en un acto de fertilidad para quienes pisen ese terreno en los años por venir, sus cenizas serán fortaleza y alimento.

El maestro las tomó a ambas por el hombro y con suave voz señaló:

Además los simbolos no se hubieran logrado sin la energía de cada una de ustedes. Ahora cuentenme cómo que que decidieron el camino que debían tomar, quíen decide que Sierpe avance sola y cómo supieron de una dama que usa el hilo de lana en tierras.

Ambas mujeres se miraron y fue Ave quien mirando fijamente al maestro le dijo:

Las voces de Rowan indicaron en sueños lo que los murciélagos señalaron.

— Rowan y los murcielagos pusieron voces e imagenes en cada una de nosotras, no sabemos si aquello que vimos se cumplirá en lo que nos resta de vida o sucederá después, pero hay un lazo que conecta el mundo que somos con el que sentimos y no se limita a lo que podemos ver, incluso puedo pensar qe hay gente que nos presiente, que siente y piensa como nosotros.

El maestro con orgullo, mascando su bocado sonrió y exclamó:

— Claro, tierras distantes con otras costumbres pero con personas de mente abierta para defender la libertad. Ellos ven las mismas estrellas, observan el mismo mar, jamás del mismo lado, pero nunca diferente si la luz del entendimiento los guia.

Imagen de  Rowan de HOerwin56 en Pixabay

El objetivo vital del maestro


Las hechiceras que reconocemos como Estrella y Ave viajan por un territorio menos feroz en cuanto al clima, recuerdan en su andar las enseñanzas de su maestro:

— Ave, ¿Recuerdas cuando el maestro nos señalaba dos elementos vitales que nunca debemos olvidar?

— Por supuesto Estrella, lo recuerdo, el pensamiento y la memoria deben ser lo más importante, recuerdo que nos dijo que en el momento de vernos en sitios distintos de la tierra sólo esos dos conceptos nos mantendrían unidas.

Estrella observa atenta a su compañera de viaje y reflexiva le interroga de nuevo:

— ¿Crees que esa haya sido la causa por la que nos alejó de él?

— Dudo que se haya alejado de nosotras, nos dejó las señales para no perdernos, por algo Sol nos envía juntas a esa tierra donde se teje un hilo especial, nosotras formamos parte de ese plan. Aún cuando él ya sabía que seríamos perseguidas y era consciente de que no estaríamos juntos, nos dejó un mensaje a cada una de nosotras.

— Todavía no comprendo por qué el vuelo del cuervo tocará el firmamento, pero él señalaba al cielo y aseguraba que esto sería de esa forma.

Dijo el maestro: El vuelo del cuervo tocará el firmamento

Ave, hace una pausa en el camino y se lleva la mano a la boca y mira fijamente a su hermana de viaje:

— Recuerdo esa charla, era de noche y nos dijo, apuntando con insistencia al cielo estrellado: El cuervo, la copa y la serpiente, mostrarán al mundo lo que debe de saber. 

Ambas mujeres se miraron y uniendo sus manos exclamaron: ¡Hugin, Munin!

Llevaremos juntas el mensaje, lo daremos a conocer.

Estrella miró el firmamento que en es momento no era nocturno, sin embargo, reflexiva y optimista, con la mirada puesta en el cielo comentó a su interlocutora:

No estamos lejos de reconocernos en otros rostros, en otras culturas y compartir lo valioso del mundo mágico que somos, aún cuando muchos rechacen la verdad e intenten denigrarnos, lo haremos.

Nota de la autora: Más adelante los árabes reconocerían a Gienah Gurab, o Gienah Corvi en el firmamento, los griegos harían lo propio y dotarán de una leyenda mitológica a la constelación de lo que ellas conocerán por siempre como los mensajeros de Odín. 

El cuervo en diversidad de culturas es considerado un animal tótem, el que permite observar un pasaje a la luz, el guardián de los secretos y mensajero de espiritualidad.

Según el antropólogo Claude Lévi-Strauss, esta ave tenía un estatus mítico, pues muchas culturas la veían como mediadora entre la vida y la muerte.

En el 2013, Andreas Nieder, neurocientífico de la Universidad de Tubinga, estudió la actividad neuronal de los cuervos, descubriendo que sus neuronas son más abundantes  que las de los primates y su configuración se basa en un modelo solucionador de problemas muy especial.