Capítulo 2° 

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

No somos pocos los que nos hemos dado a la tarea de imaginar un mundo perfecto,de poner ideas en aquello que consideramos fundamental para poder hacerlo real en un tiempo que no es ahora, por no ser viable, o por no ser visible.

De esta forma lo que podría suceder es un viaje que posiblemente algunos consideren como algo favorable o simplemente una ensoñación fantástica. Sí recordamos a la Dama de la Flama, ella es una guerrera que no pone magia en aquello que no considera viable, recordemos aquella conversación que sostuvo con el heredero del rayo:

«Así es y no de otra forma, escucha con atención lo que te voy a decir, sí necesitas crear un mundo fantástico para resolver los grandes dilemas de la humanidad, estarás perdido anhelando lo que no puedes contener en la realidad.» 

¿Entonces qué es lo que no es visible, que es aquello que no podemos hacer en el ahora y cuales son las limitaciones para ello?

Tal vez como humanos al caer en los extremos podamos ver lo ineludible y entonces sea cuando nos demos cuenta que siempre tuvimos al frente la solución al problema, pero veamos si acaso encontramos el hilo conductor de todo ésto que flota en mi mente.

Para mi es una ensoñación que puedo contemplar en la lógica como una consecución de ideas que podría ser de esa manera y no de otra, pero ante la mirada del lector puede ser diferente… Es el riesgo y es parte del viaje.

Entonces vayamos de nuevo hacia el año 2237

¿Por qué resultaba tan fascinante para Morati Agu el encontrarse en un centro de tales magnitudes, donde se encuentran los otros centros de investigación espacial en el planeta?

Bien aparte del ya mencionado en Astaná, Kazajistán está el de Sao Paulo, Brasil, Viena, Austria, Lorrach, Alemania, Puebla, México y Texas, USA. En un mundo limitado, con recursos dosificados, una población propensa a evitar el crecimiento.

Si tomamos en cuenta los datos siguiente vemos esta tabla:

Está previsto que la población mundial alcance los 8.500 millones en 2030, 9.700 millones en 2050 y 11.200 millones en 2100. Como en todas las proyecciones, existe cierto margen de error en cuanto a estos últimos datos. Los resultados se basan en la variante media de la proyección de fecundidad, que contempla un descenso de la fecundidad en los países donde aún predominan las familias numerosas y un ligero aumento en países en los que la media de fecundidad es inferior a dos hijos por mujer. También se prevé que mejoren las posibilidades de supervivencia en todos los países.

¿Qué particularidad hace atractivos a estos sitios de estudio, investigación y gestión?

Para Morati Agu y para un buen número de personas el simple hecho de percibir que el doctor en ciencias no se le reconocía por poseer un auto del año, sino por no tenerlo, forma parte del principio básico de todo lo que se veía reflejado en consecuencia.

¿Cómo se median las potencialidades académicas y qué caminos dejaron de ser contemplados como fundamentales?

Evaluar toda duda razonable por encima de la competencia era un de ellas, evitar las réplicas, es decir la alabanza a los que hacían del líder la fórmula perfecta y difícil de modificar por aquello que podía probarse y ser sujeto a diversos criterios, daba mejores resultados de cooperación.

Cambiar la memoria esponja por la asimilativa, inducir a la crítica, valorar la creatividad y la originalidad  pero sin calificarla como destreza de algunos pocos genios.

Investigación optativa en base a retos y desafíos o inclinaciones académicas definidas en los estudiantes; evaluación para evitar el adiestramiento, marcos teóricos flexibles que permitieron abandonar el método cuando fuera necesario.

La pizarra de dudas como base de toda investigación era una de las cualidades más notables y expresaba de esta forma en los módulos de conferencias:

Había sido idea de una decana que solicitó no se colocara su nombre en la placa por que deseaba que cada uno de los que la pusieran en práctica se apropiaran de ella, considerando que el efecto sería mucho más efectivo de esa forma


Capítulo 2° 

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Para Morati Agu permanecer en Astaná, capital de Kazajistán era un encuentro con una cultura fascinante, cada detalle lo hacía sentir en una tierra con tradición efervescente, explosiva y diversa, estaba cautivado pero sus días y horas vitales las mantendría en el centro de investigaciones espaciales, así que no se distrajo mucho en hacer turismo y se dirigió al sitio donde ya lo esperaban.

Al llegar lo recibió Annia Garasimov, una dama diligente de mirada dulce, ojos color miel, enfundada en un overol de material reciclado con el escudo asgardiano del lado izquierdo:

-Estimado señor Agu, agradecemos que haya aceptado la oferta, le esperan en verificación, por favor acompáñeme…

Agu notó que había una sala de estar de lo más especial el amueblado parecía industrial y se leía en el umbral:

“Los materiales de esta sala recibidor,  han sido realizados con residuos espaciales rescatados por obreros asgardianos bajo la certificación de cero radiación”

Si desea leer este mensaje en otro idioma dígalo en voz alta y toque la pantalla táctil, de no ser así la pantalla es sensible y se apagará cuando usted se retire, bienvenido

Annia notó la mirada sorprendida del escritor y posteriormente se dirigió a él:

-Por favor señor Agu, tome asiento en breve será llamado en la segunda puerta de la derecha, me retiro y le deseo una confortable estancia en nuestras instalaciones.

Morati agradeció el gesto y tomó asiento en aquellos sillones y se dijo para sí:

<Me he sentado en los fragmentos de un cacharro que estuvo deambulando la órbita por no sé cuánto tiempo, ¡Esto es fascinante!>

Un hombre apareció en la puerta que le habían señalado y le invitó con cordialidad y una franca sonrisa a pasar, una vez dentro le ofreció una taza de café, ponderando que a las instalaciones llegaba una buena cosecha de Kenia para el servicio de los científicos que agradecían 30 mililitros en el desayuno de la codiciada bebida.

Desafortunadamente el siglo XXIII ya no era tan fácil tomar varias tazas de café al día, los recursos y el agua se dosificaron en algunas áreas por razones ecológicas, sobre todo el comercio alentaba que ciertos productos no escasearan y eran consumidos en cantidades adecuadas.

El señor que lo recibió se identificó como Nicolai y le advirtió que el motivo de la verificación era para conocer algunas de sus costumbres y a partir de ellas poder evaluar su potencial en el trabajo, así que comenzó con un cuestionario verbal:

-Primeramente me gustaría saber si consume frituras, azúcar o alcohol y si tiene tendencia a fumar.

Morati sin preguntar las razones de tan peculiar interrogatorio negó con la cabeza y señaló:

-Son cosas de las que puedo prescindir y no soy fumador.

Nicolai anotó en su libreta digital  y prosiguió:

-El comentario señor Agu se debe a que algunos científicos o invitados especiales se vuelven irritables sin ese tipo de productos, en consecuencia su concentración baja y su salud merma de forma evidente, me alegra conocer su respuesta.

Le serán entregados tres overoles, los días de Saturno se lavan en el espacio común que se encuentra en el sotano, si acostumbra usar ropa interior puede lavarla en sus habitaciones, el baño está acondicionado para que pueda secarlas.

¿Tiene alguna pregunta o requerimiento especial?

Morati permaneció pensativo por unos segundos e interrogó:

-¿Me puede explicar las restricciones para el uso de internet?

-Claro, internet libre para las horas de trabajo, si usted trabaja en sus habitaciones se apaga la red a la una de la madrugada y se enciende a las 6, cuenta con un monitor propio en las habitaciones donde se le enviará la agenda diaria, las entrevistas y las actividades y sus secuencias. 

Tambien las notificaciones en los cambios de servicio de comedor en caso de que ésto suceda ya que todos comen en horarios fijos preestablecidos solo cuando hay sobrecarga de trabajo son modificados.

Morati con una amplia sonrisa agradeció a Nicolai, su ayuda, ambos se dirigieron al piso donde estaban sus habitaciones, al despedirse Nicolai señaló:

-Estimado Morati, la aventura esta por comenzar y usted es parte de ella, bienvenido. 

Fotografía de Astaná, capital de Kazajistán


La Red Sónica 1° Capítulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Con paciencia dando las espaldas a la pizarra, Ammar advirtió:

Es difícil enfrentarnos a la realidad que desconocemos, lo que hemos hecho es prepararnos para que todo lo pensado y analizado sea un reto por cumplir en la larga lista de valores, necesidades y situaciones que vivimos como humanos a diario.

Las capacidades de un grupo se deterioran si en éste no hay resonancia, cada uno de reconoce que sin el apoyo de los demás nuestros  más apreciados sueños se vendrán abajo, pero en esta ocasión no se trata de ilusiones, de logros y reconocimiento como científicos, se trataba de un sueño que no tiene precio, ni créditos extras, tampoco diplomas de la academia.”

Aceptar la extinción no era una opción, no para ellos, tampoco para ninguno de los humanos que había acompañado sus invenciones y logros, vencer era necesario, seguir adelante, lograr lo que se habían propuesto de una vez y para siempre la humanidad era el costo a pagar y eso no debía pesar en la mente y conciencia de nadie.

Daiki exclamó:

-¡A pequeña escala todo es perfecto, todo es posible! La maqueta virtual es el camino, no podemos fallar…

Con energía y buena voluntad quiero recordar a un antepasado honorable, Sun Tzu (1) que en su obra señaló: «Quien no tiene metas, es poco probable que las alcance».

Así que vamos señores que esto no se detendrá por nadie, ¡Nosotros debemos hacerlo!

Hoy nuestra lucha no es en contra de otros humanos, es para salvar a la humanidad entera y es importante destacar.

Los cuatro científicos allí reunidos se dieron una pausa para servir café y té y probar los bocadillos que les había dejado la amable joven. Todos ellos estaban convencidos de que en cada momento de unidad la humanidad lograría hacer notar la diferencia.

(1) Autor japonés de “El Arte de la Guerra”

Photo by Monstera on Pexels.com


La Muralla Silenciosa

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Nunca sabrás que en otro lado del universo algo similar a tu búsqueda se ha planteado, simplemente lo consideras una aliento vivo, algo en lo cual te reconoces y en ellos puedes descubrir que no estás solo, que el mundo y el universo laten de una forma que ni tú eres capaz de entender.

Pero así fue, el colapso que viene de otros mundos ha cruzado el nuestro y ha retornado con diferentes resonancias a los territorios de los cuales vino, nada de ésto es observado por los cuatro científicos que se han reunido, ellos, no vivirán para saberlo, constatar o siquiera imaginarlo, pasarán una larga temporada averiguando cómo es que nos hemos salvado en innumerables ocasiones de la extinción total, siendo ésta tan fácil de suceder.

Así fue que el hombre comenzó a dibujar en la pizarra táctil con habilidad impresionante, un tejido al que nombró “La red de nanobots”

De esta forma Ammar reconoció que al igual que su nombre esa red permanecería viva construyendo la inmortalidad de la casa del humano, la pizarra desvaneció en segundos la portentosa figura que puso a meditar al grupo sobre las medidas, reales, los decibeles necesarios, el motor de arrastre que necesitaría y se dieron cuenta que la mejor idea en la mente de un hindú, tendría que captar con precisión en la de los demás.

Los humanos estaban dispuestos a interpretar una fuerza que ya estaba siendo generada en la Tierra desde mucho tiempo atrás y que precisamente se había debilitado por factores diversos, sin embargo para ellos esto formaba parte de los argumentos de la pseudo-ciencia que sostenía su compañero japonés.

A sazón de los acontecimientos vertidos por Ammar, las cosas comenzaron a verse de una forma distinta por todos, sobre todo Yinrú-Ha que había desdeñado de una forma notoria a Daiki.

Continuará…

Nota de la autora:

Dibujo propio con filtro de PicsArt “La red de nanobots”


Por Ariadne Gallardo Figueroa

Así que cada uno de los hombres presentes en esa reunión se quedaron meditando sobre lo relevante de sus investigaciones, de ellos dependía que sus grupos de trabajo considerarán sus pesquisas como algo de importancia para avanzar y por sobre todas las cosas invertir de nueva cuenta con millonarias sumas para que al final todo se viniera abajo y la gente ya estaba desconfiada y al mismo tiempo con actitud depresiva ante la impotencia, ya que todo cerebro inteligente  que se encontraba en la tierra no servía para nada en ese aspecto.

Entonces vuelve a tomar la palabra Yinrú-Ha, ese era el nombre del personaje chino que pertenecía a la legendaria estirpe de los Yin-rú, obviamente era el más exacerbado y ansioso porque recordaba el pasado de un sitio que para su cultura era de vital importancia y exclamó:

-La Muralla Silenciosa, es el monumento que nos acerca al pasado profundo a cada uno de mis antepasados, pero al momento que nos paramos sobre ella percibimos el dolor y el sufrimiento de miles de hermanos que pasaron su vida construyendo, ahora el cielo nos ha mostrado un presagio nada halagador:

“No importa lo que te ha llevado tiempo hacer algo, en segundos puede convertirse en nada y al final del camino incluso lo que heredamos de otros será olvidado para siempre.”

Todos ellos guardaron silencio ante las palabras sentidas y profundas de su compañero, científico e investigador.

El japonés no supo qué contestar pero entendió perfectamente que la materia que se encontraba vibrando en la muralla pudo ser fundamental en el proceso que se dio en aquel sitio en el pasado, pero considerando polémico su comentario prefirió callar.

Fue en ese momento que el hombre hindú, se decidió a hablar con el grupo y extrajo de su maletín un pequeño cuenco tibetano, todos se quedaron algo sorprendidos pero sabían que de ahí nadie se iba a ir sin agotar sus argumentos para dar respuesta a las grandes inquietudes que los aquejan.

Su nombre es Ammar, significa «vivo, inmortal»; con gran sutileza comenzó a hacer vibrar su cuenco al mismo tiempo observó el cambio en los rostros de cada uno de los presentes en aquel lugar, pasados unos minutos se detuvo y les solicitó que le dieran sus impresiones a lo que habían percibido en el momento de escuchar el cuenco:

El chino Yinrú-Ha agradeció complacido que ese sonido tranquilizara su ánimo y el desaliento que siempre sentía al recordar la monumental Muralla China.

Por su parte Daiki, el japonés cuyo nombre significaba ser de gran valor y coraje señaló con gran seguridad:

-El universo vibra aproximadamente con una frecuencia de 432 hertz, la sincronicidad nos permite envolvernos en un ambiente pacífico e igualar nuestras energías, muchas gracias Ammar.

Entonces el colega de Arabia, cuyo nombre es Assim, que significa “el que  garantiza y protege, que puede ser abordado por la adversidad y el mal”,  consternado pregunta: 

-Aún no me queda claro lo que intentas demostrar, pero es evidente que hay dos extremos en cada proceso, el sutil y el denso y grave, el que construye y el que destroza.

Al mencionar estas palabras Daiki, Yinrú-ha, el propio Assim y Ammar, escuchan que alguien golpea la puerta del salón y si esperar el permiso de entrada abre con el servicio de té y bizcochos, es una dama diligente y menuda que al dejar la charola pregunta si puede servirles el té, todos  ellos mueven la cabeza negando y ella con una sonrisa se retira.

Assim resuelto continúa la conversación señalando que la dama del servicio era precisamente un claro ejemplo de meteorito, su irrupción se anuncia pero no pide permiso, simplemente se posiciona.

En ese momento toma la palabra Daiki y señala energía:

-Ahora comprenden que es cierto, la materia vibra a una determinada frecuencia de onda para romper un cristal se necesitan por lo menos 105 decibeles, 556 Hertz.

Le doy toda la razón a Ammar, de la misma forma que pueden ser curativa, la forma en que se emite un sonido, puede llegar a ser la potencia más destructora, como lo ha señalado Assim; el detalle más importante es que estamos hablando de roca sólida, cuya velocidad es impresionante y su arrastre de una fuerza de impacto inconmensurable, ¿Entienden a qué me refiero?

Cada uno de los hombres se quedó meditando sobre la estructura capaz de combatir algo de gran magnitud con una emisión de sonido, pero algo no les resultaba del todo viable, igualmente reconocieron que cualquier innovación requeriría de miles de solars-euros en inversiones a capital perdido.

El único que sonrió con satisfacción fue Ammar quien solicitó un pizarrón táctil para elaborar un dibujo que para todos sería muy especial…

Continuará…

Notas:

Dibujo de la autora: «El Cristal Roto»


“Nada es más vigoroso que la fuerza de un grupo para completar el círculo, para entender que todo resuena y hace eco en los sueños de los otros, vibrar en sintonía y reconocer a los aliados, en el firmamento aparecerá la señal y entonces habrás logrado lo que creías imposible”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Hora había recolectado los símbolos y recreado un valioso dibujo estelar que los iluminados reconocerían por su paso en la tierra y mucho más allá de sus propias vidas como parte de la enseñanza a la cual todos ellos aportaron un caudal de valiosas investigaciones.

Tomar el control no fue asunto de uno solo, el pensamiento mágico de cada uno de ellos logró que la magia reavivara la llama de sus iluminados cerebros, todos ellos abrieron sus corazones a los momentos que compartieron en unidad, cada detalles fue resguardado por quienes elaboraron símbolos, diagramas, proyecciones de lo que el cielo les dictaba. Cada iluminado entendió que las vibraciones de sus pensamientos eran escuchados por quienes no se encontraban cerca, habían logrado generar una unidad indescifrable y con ella un cúmulo de sintonías y similitudes.

De esa forma conectaron con la creatividad de aquel viajero distante que llegaría a tierras aztecas sintiendo que había un lugar para fincar su casa y cobijar sus sueños; ese día sería muy especial cuando Dayami anunció a Zila algo de gran relevancia:

-Zila ha llegado el momento de mirar el cielo vespertino, antes de que el Sol desaparezca en el horizonte, la señal está cerca.

Todos formaron un círculo concéntrico, dentro los 20 iluminados que formaban parte de la caravana y alrededor todos los seguidores, familiares y discípulos de la escuela de Erandi.

En una trance de meditación esperaron con paciencia el momento de observar el símbolo que enviaría Hora, el lugar donde se daría la cita para el encuentro y entonces de pronto el cielo se nubló, grandes nubarrones de tormenta aparecieron y en pocos segundos una nube dorada apareció empujando con fuerza a la tormenta y mostrando una vara de mando que marcó para todos ellos el lugar donde se daría el encuentro, el sitio exacto donde los 20 iluminados se convertirían en 22 personajes de poder para dar paso al nuevo mundo que apenas empezarían a gestarse con sus habilidades y magia:

Todos comprendieron que una nueva etapa de sus vidas estaba por comenzar que no había tiempo para vacilaciones, tomar las riendas de sus destinos y crear sólidos planes en medio de las tormentas y las grandes vicisitudes que tendrían que enfrentar, entonces Quizari Taiyari exclamó:

-Hermanos, hemos visto todos la señal, su aviso es rotundo y evidente, un impulso superior a todos nosotros nos llevará a iluminar aquellos sitios que son oscuros, nos brindará un poder de mando para enfrentar las sombras y será una constante más allá de nuestro tiempo presente, la fuerza del rayo, la temeraria fortaleza del fuego es de lo que estamos hechos, ¡Avancemos al punto de encuentro!

Todos levantaron sus brazos en señal de victoriosa alegría, el mundo los había dotado de grandes talentos y todos ellos los pondrían al servicio de un futuro que desconocían pero en el cual vibrará cada momento vivido y cada lucha ganada a las sombras.

Desistir resulta ser el acto más triste en el camino de los seres humanos, por ellos cada uno de los iluminados daría cuenta de fortaleza en medio de las más frustrantes situaciones, su ánimo y aliento serían la constante búsqueda de aliados, de fuentes de información, de encuentros que iluminaran sus mentes para encontrar estrategias y crear nuevas alternativas.

Notas de la autora:

Dibujo de la autora con filtro libre de PicsArt


“Hoy te hablaré de mi, en primera persona y te diré lo que represento para quienes viven en tu entorno en la Tierra, ese lugar al que llegaste para evolucionar y jugar un papel esencial en la evolución“

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Fuimos nombrados seres de luz… Sí te pones a pensar en la velocidad con que se mueve la luz, tal vez puedas entender por qué puedo explicar en tus propios términos todo cuanto viví en el pasado y las razones que me han llevado a transmitirlo a pesar de que nadie estuvo en ese lugar para reconocerlo; basta con mirar al cielo y tratar de explicarse lo que admiras del brillo de una estrella.

La estrella más cercana te muestra su luz, pero estuvo ahí hace miles de años, recibes su reflejo como todos los demás pobladores del planeta que te acogió para existir y te  llega a través de un recorrido en años luz.

Ahí puedes observar su luminosidad: Alpha Centauri

De esta forma lo que ustedes han nombrado Próxima Centauri, se ubica a 4.37 años luz y es la estrella roja más cercana a tu vecindario; Alfa Centauri A, B y Próxima Centauri, es un sistema trinario que ustedes han nombrado como Rigil Kent, resulta ser la más brillante de la constelación del Centauro.

Por supuesto está el Sol al que toda cultura en la Tierra ha adorado como dador de vida, su distancia media entre nosotros es de 149,600 000 kilómetros y su luz recorre una distancia de 8 minutos con 19 segundos, su influencia determinan el clima y ejerce su poder de manera determinante en el sitio que ocupas en tu entorno.

Más lejana pero no menos importante está la Estrella de Barnard, en la constelación de Ofiuco y para llegar a ella tendrías  que recorrer una distancia de 5.98 años luz, otro sitio donde brilla una estrella nos lleva a la Constelación de Leo, el nombre que le han dado los astrónomos es Wolf 359; una enana roja cuya distancia de tu posición es de 7.8 años luz.

Vamos a otra constelación cuya importancia es reconocida por todos al igual que las otras constelaciones, te hablo de la Osa Mayor, ahí está Lalande 21185, y su separación con relación a todos ustedes es de 8,1 años luz, lo más apasionante del asunto y de acuerdo a astrónomos destacados que han estudiado  es que en 20,000 años la tendrás más cercana a tu ubicación, para llegar a ella te bastarán 4,7 años luz de recorrido.

Con todo esto es fácil observar que la vida se dinamiza, no solo en lo que conoces, también en el mundo que ahora habito, de esta forma lo que creías lejano, puede dejar de serlo.

Ahora bien, date una idea de toda las información que ha rebotado de tu resonancia hasta la mía y de que nos hemos estado alimentando ambos, posiblemente dependa de tus creencias, si eres teológicamente correcto te costará trabajo entender a dónde se fue tu pensamiento y el de tus seres cercanos al partir y si lo analizas desde la pureza filosófica igualmente tendrás que ir al acopio cultural de los creyentes, si lo analizas desde la investigación hermenéutica no teológica que  busca de la ciencia general de la interpretación te darás cuenta que desde la época de Hermes Trismegisto las oratorias filosóficas han girado en busca de las creencias.

Yo, el mensajero  me limito a decirte que en esta obra se ha evitado el nombrar a los dioses, se les ha atribuido el término de deidades, considerando que todo ser sobrenatural al que se le ha dado poder sobre los humanos, es y será derivado de los cultos politeístas.

Lo creas o no toda materia vibra, todo pensamiento resuena en el ambiente que habitas y constituye la historia que eres y has sido, por ello te atrae el espacio, por ellos magnetizas con su encantamiento, te llama a lo que fuiste, la semilla primigenia de la vida que habrás sembrado, a todo lo que diste nombre y que ahora es la estructura que te sostiene.

Entonces entenderás que los que han notado que como es arriba es abajo, no se han enamorado del reflejo, refutar lo falso es un camino brumoso y con grandes dificultades, analízalo.

Notas de la Autora:

 Una nave espacial, viajando a la velocidad típica de un avión comercial, unos 900 km/h, tardaría más de cinco millones de años en llegar a esa estrella. https://www.sea-astronomia.es/glosario/ano-luz

Datos escritos por Eduardo Martínez, el 29 de octubre del año 2013 artículo nombrado: Las estrellas más cercanas a la Tierra.

Ya ha sido señalado por Dannhauser en 1670 un libro sobre la interpretación filosófica y la importancia de la hermenéutica 


“Si eres capaz de emular a la naturaleza, entonces serás capaz de entender por qué sobrevive, no muere de hambre y cuál es la razón de su éxito y así sabrás qué aprender de ella”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

En este momento entenderán algo que no fue fácil de comprender para Painani, el amor por las hormigas de su pareja Hora; su respeto y cariño por esa sociedad que se sostenía en base a la agricultura y una serie de jerarquías donde el trabajo estructurado les fortalecía ante los embate de la naturaleza, Hora, era por ellas correspondido, le indicaban los sitios donde crecían los hongos con los cuales ellas se alimentaban; igualmente le señalaban las zonas de riesgo ya que su altruismo las determinaba a ser gregarias y obedecer al grupo antes que a ellas mismas como individuos y ese comportamiento las ayudaba a dejar a un lado el ego que nos caracteriza a los humanos.

Cuando Painani regresó aquella tarde y se sentó a comer con su amado, le relató los momentos que compartió aquella mañana con los niños de las comunidades que había visitado y le dijo que habían dos personas adultas que necesitaban de su apoyo por un dolor muy fuerte de muelas.

Posteriormente le preguntó un tanto irritada:

– ¿Qué  tal te fue con tus amigas las hormigas?, Hora con seriedad le constestó:

-Amada negrita debes ver más allá de la apariencia  de las cosas y de los seres que te rodean, en las hormigas hay un caudal inagotable de sabiduría; su éxito en el planeta las hace animales de valor ejemplar, las hormigas imitan a sus mayores, aprenden la disposición del terreno donde van a trabajar, las obreras son las que inician las labores del día, contemplan la figura de la madre como un valor a conservar, su matriarcado no obedece a las leyes del sexo más fuerte, sino de aquel que cumple con la tarea de conservar la especie.

Claro son muy numerosas sus comunidades y su inteligencia se limita a sostener al grupo, en eso somos diferentes, pero cada animal de poder en el ancho territorio que pisamos y aquel que desconocemos tiene algo que decirnos y no sabemos cuál de ellos ha elegido a los seres que amamos, por eso es bueno ser previsores, observadores y agradecidos.

Painani sonrió y admitió que su manera de ver el mundo le fascinaba y reconoció que en ese momento ella había recibido una enseñanza que llevaría por siempre en su memoria.

A veces el más humilde trabajo de un ser vivo, nos puede dar razones para mirar la vida desde otra perspectiva.

Notas de la autora:

 El entomólogo Ted Schultz halló que estas hormigas alimentan los hongos en huertas subterráneas con materia vegetal o en descomposición, dependiendo de la especie, e incluso cultivan una bacteria en el exterior de su cuerpo que actúa como un antibiótico contra las enfermedades de los hongos. “Por sí mismas, las hormigas no pueden producir su propia comida, pero cuando cada una hace su trabajo, crean algo tan complejo como la agricultura ” , explica Schultz.


“Nunca podremos dejar de sentir que una vida no basta para lo que necesitamos, por eso sembramos, nutrimos, alentamos, compartimos con los otros lo que deseamos preservar y de esa forma brindamos esperanza a toda travesía”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Supongo que habría sido divertido continuar con los relatos de las otras cuatro parejas al dar su voto de unidad, sobre todo conocer si acaso Patricio iba a salir con algo fuera de lugar que nos haría sonreír, pero hay tiempo para llegar a ese momento tengamos paciencia.

Tal vez no todos los lectores lo recuerden, pero al terminar el libro que da título a la serie “Hechizo de Ave” me atreví a sugerir que recorrería el mundo entero y en cada sitio encontraría algo más que gente iluminada por una inteligencia especial, por tanto, ha llegado el momento de compartirles el mapa de ruta de este recorrido:

El libro 0 Galaxia de Cristal, esta en tono naranja; el libro 1, Hechizo de Ave, en morado, el 2, La Travesía Atemporal igual cubre la zona morada; el libro 3, El Puente y los inicios, está de tonos magenta; en verde el libro 4, titulado El Mensajero; En cuanto a Hora la linea es más delgada, su viaje fue solitario hasta Ecuador, es bueno recordar que su trayecto fue Uruguay, Brasil, Venezuela y Colombia; por último el libro que aún no se escribe y cuya particularidad entraña un misterio fascinante, hay una zona específica donde los habitantes conocen un método que ayudará a los humanos a habitar en el espacio exterior de una forma única, muchos de ustedes posiblemente ya saben a qué me refiero.

Volvamos a ese espacio maravilloso donde se escuchaba el canto de los grillos y donde todos estaban extrañamente felices y sorprendidos de que así fuera cuando Erandi señaló una advertencia:

“Habrá momentos en los que tengamos la impresión que todo lo que hemos hecho no valio la pena, que nuestra tarea se desvirtúa en manos de los que no pueden ver situaciones más allá del filtro de sus propias creencias, es precisamente en ese momento que debemos seguir adelante sin pausa, solamente les pido que piensen que lo que hacemos ahora posiblemente no vea frutos en nuestra vida, pero habrá sembrado y cultivado las mentes de las generaciones venideras que se habrán de dispersar a lo largo y ancho de las vastedades donde el humano haya puesto su planta y mucho más allá.”

Todo ser humano reconoce en vida que hay una tarea que cumplir, algunos se abocan al cuidado externo de sus recintos, otros al de sus hijos, algunos otros a observar el universo, cada uno de ellos va formando con el paso de los años un mapa mental que le señala la ruta que ha andado y descubre que en realidad la esperanza no puede medirse en años.

Notas de la autora:

Mapamundi para colorear


“Confiar en la realidad que te presentan es una actitud de confianza, recuerda que no todos la merecen; desanda tus pasos y vuelve a observar, te llevarás gratas  o nefastas sorpresas


El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Todos se encontraban compartiendo con alegría de ese encuentro, entonces Erandi aprovechó para dirigirse al grupo en general y explicar algunas de las situaciones que ella no apoyaba, pero en las cuales los altos jerarcas del Imperio Azteca habían puesto su confianza para ejercer poder en los alrededores y dentro del seno de la gran ciudad, fortaleciendo a los ejércitos e  inspirando temor entre los pueblos que sojuzgaban.

Mostró a todos que poseía un mechón del pelo de Wuey Tlatoani apelmazado con la sangre de algunas de las doncellas que tuvieron que llegar a la piedra de los sacrificios sin que ella pudiera hacer absolutamente nada y otras de ellas lo habían hecho bajo el pleno convencimiento de que era lo correcto, embriagadas bajo el influjo de esa creencia generalizada.

Ella, la sacerdotisa del templo de la Luna y de Ometeotl, usaba con destreza las relaciones con el pueblo para sumar estrategias y redes de comunicación y de esa forma fortalecer todo lo que no estuviera a su alcance, llevando y trayendo comentarios y enriqueciendo argumentos para su propia causa, alejada de los convenios y pactos de los poderosos.

Por ello le pidió a los Señores de la Luz que en todo momento acudieran a ella, o a las doncellas que ahora serían sus compañeras, con el propósito de ser asesorados en los asuntos que no fueran comprensibles para ellos; recomendó que acudieran a los acervos que ella atesoraba en pinturas de corteza de Amatl y escucharan consejos sensatos de los discípulos que poco a poco irían conociendo al acudir a sus rituales y conversaciones de estudio.

Por último exclamó:

“Se perfectamente que la luz les ha dotado de una visión privilegiada, pero ella puede nublarse ante la feroz realidad a la que estarán expuestos, mantengan al Sol iluminando su rostro para guiarlos y estén atentos a las enseñanzas de los mensajeros ya que ellos resguardan sabidurías milenarias que ustedes necesitan al ser guiados”

En el Templo de la luna encontrarán personas que siempre les han de mirar de frente, aún cuando en algunas ocasiones a la Luna la  veamos envuelta en velos, ella es la mejor herramienta intuitiva con la que contamos, jamás lo olviden.

En ese preciso momento Zila tuvo una especie de regresión, (Deja Vu) alguien en otro momento había dicho delante de él esas mismas palabras, pero no pudo recordar de quien se trataba y lo único que alcanzó a decir fue ésto:

-Sacerdotisa Erandi ¿Nos podría aclarar si la mujer con la que tuvo oportunidad de hablar era la dama vestida de blanco acompañada por un zorro?

Erandi lo miró fijamente y contestó categórica:

-No, ella no Zila, La Dama de la Flama en su vida terrestre primero fue una poderosa hechicera, posteriormente transmutó en su animal de poder, el zorro de pelaje color de fuego

Cuando caiga la noche profunda y en esta época del año podremos en unas horas más, observar en una brillante estrella que les mostraré con alegría, todo su poder.

Su reflejo en la tierra se encuentra en cada hoguera que los hombres y mujeres de diferentes épocas han encendido para cultivar sus mentes y hacer brillar la esperanza de un mundo diferente y más humano del que tenemos y hemos tenido a lo largo del tiempo, eso fue lo que ella me explicó.

Zila atónito observó los rostros de su compañeros y exclamó:

-¡Ella estuvo ahí entre nosotros y lo ha hecho en muchas otras partes el planeta!

Erandi recalcó:

-Debo recordarles que ella no es ella, es el símbolo de un clan milenario que la primera vez que fue creado, se debió a la sangre de un animal mensajero, un cuervo anciano y sabio que les brindó su poder a siete mujeres y un hombre. Un Clan de ocho iluminados que fue nombrado de esa forma, el Clan del hechizo del Ave.

La emoción de los  hombres y mujeres ahí reunidos fue tal que algunos no pudieron evitar que sus ojos se anegaran de lágrimas, conmovidos ante ese impresionante suceso.

La vida pondrá en tu camino fuerzas que han de tirar de tu entendimiento y con la cuales si eres capaz, lograrás tejer la más asombrosa tela de historias en una urdimbre y trama que jamás podrá romperse.

Notas de la autora:

Fotografía de la nebulosa de la Flama, ubicada en el cinturón de Orión, la brillante Alnitak

Dibujo de la autora del sello primigenio, el que cierra el círculo y rememora el inicio con el Primer libro:

El Clan del Hechizo de Ave.