”Toda mente curiosa indaga, se comunica y busca que su interlocutor haga los mismo; el pasado se presenta para hacer análisis del presente, observa en tus raíces y desde ahí lanza todo lo que quieras que adopte el universo como propio”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella mañana bajo el brillo testarudo y tenaz de los rayos del Sol Painani se dispuso a caminar hacia la zona donde su ritual estaría acompañado de los símbolos de su propia raíz cultural y se dirigió al osado compañero que ahora convertía sus días en algo entretenido y diferente:

-Querido Hora he de caminar hasta la zona donde vibre intensamente el mensaje del Sol, que para mí representa Tonatiuh, debo conocer algunos misterios que solamente él habrá de despegar y quiero que seas mi invitado especial.

De la zona confortable donde viví y nutrí mi infancia, ya no queda prácticamente nada por lo que deba volver, pero haré honores a lo que aprendí y a lo que soy.

Hora tomó sus manos y las encerró entre las suyas al momento que dijo:

-De toda experiencia traumática surge una fuerza imparable que nos insta a crear y demostrar que la vida nos ha puesto a prueba, es como resucitar de las cenizas, volver al mundo de las ideas y los hechos. En el plano donde buscas lo justo y verdadero, habrá quienes que te ofrezcan un bondadoso amor, pero muchas veces estará anegado de las necesidades que ese ser tiene para completarse, siempre habrá dos caras de la misma moneda.

Painani lo miró con fijeza y encontró en la voz de ese hombre que a veces cambiaba palabras dándole otro sentido a la oración, pero por alguna razón ella entendía su esfuerzo por hacerse comprender y en la intención de sus palabras completaba el contexto de lo que ella necesitaba reconocer.

Hora en ese instante se movió hacia atrás y retiró todas sus ropas y la miro desnudo de frente, ella quedo sorprendida no esperaba una reacción tal y se llevó las manos a la boca para tapar su asombro y un poco su risa ante el descabellado espectáculo cuando lo escuchó decir:

-Aquel que se presente ante ti desnudo, mostrará que no tiene más que su sinceridad y su arrojo y será lo único que tiene para darte. Ese soy yo, de frente como la cara de la luna pero ante la presencia total del Sol que cae en mi desnudo cuerpo y de esa forma no oculta absolutamente nada.

Por supuesto que acepto la honrosa invitación de acompañarte y ser presentado ante las dignidades de tu pueblo. Llegue al mundo desnudo, me presentó ante ti desnudo y me iré de igual forma así, cuando el rayo lo decida.

Armonía y cooperación está reservada para muy poca gente que se reúne para el trabajo o el ritual de algo en lo que cree, sí miras al horizonte lo verás con claridad: Mira a tu alrededor ahora mismo, no hay nadie somos los dos humanos solos en este selvático espacio. 

La felicidad no es complicada, no es total, no es para siempre, pero existe; sigue como hasta ahora tu intuición y deja que sea la antorcha que ilumine tus búsqueda, de la misma forma que descubrimos al escorpión, descubriremos mucho más en el futuro.

Entre los anhelos de riqueza, están los seres que se mueven por poder y ahora mismo ante el sol no veo en tí esa intención, eres noble y entregada a tu labor milenaria, un poder visionario te acompaña y seré testigo de sus consejos.

Ambos se tomaron de la mano y avanzaron con alegría por los espacios donde vibraba el poder del Sol, hasta que Painani se detuvo y señaló son su vara ceremonial el lugar exacto para iniciar su ritual mágico.

Ella permaneció agachada tocando con ambas manos la tierra e instó a su compañero Hora a hacer lo mismo cuando le dijo:

-Erandi es mi tutora y es la custodia del templo de la luna, ella me ha enviado salvándome de una muerte segura, ella supo de tu energía, yo le dije que alguien me seguía y yo no podía percibirlo, hay una relación entre tú y mi piedra milenaria esta que me fue obsequiada en tierras de un pueblo llamado Chichén Itzá donde habitan los observadores sabios del cielo. Ek Balam es el nombre de la persona que me  la obsequió, su nombre representaba a la Estrella del Jaguar:

Painani muestra a Hora la piedra del cielo

Recordemos este pasaje:

El observador del cielo de nombre Ek Balam le ofreció un pequeño obsequio para que lo recordará pese a la distancia, algo que ella conservaría con afecto. Estas fueron las palabras que le dijo el observador del cielo:

“ Todos los seres del planeta son observadores del cielo, cada estrella tiene un tiempo de vida y es maravillosamente diferente al tiempo de los humanos, recuerda que cada momento que vivas creando y soñando, una estrella velará por ti y querrá saber de tu inteligencia y osadía, tanto como tú de su energía e infinita presencia durante tu vida. Sea el trozo del cielo tu compañía y la presencia mínima de una estrella para acompañarte siempre”

Hora observó con atención y entendió que su llegada al foso del jaguar no fue una casualidad y que todo había sido dispuesto para su encuentro y se sintió alegre de que fuera de esa forma y lo manifestó a la mujer que cariñosamente llamaba Negrita, analizando la piedra que ella le mostró señaló:

-Las piedras que caen del cielo son elementos valiosos, nos ayudan a conectar con otras dimensiones y con aquello que proyectamos y de igual forma lo hacen con lo que nosotros sentimos por los demás. Esperemos el mensaje de tu custodia, ella debe saber de mi y yo de ella.

Ambos serenaron sus mentes y quedaron bajo el cobijo del Sol y su fuerza para recibir la magia que les conectaría con el mundo al que llegaron serenos y en busca de una fuerza que ya tenían y enviarían al universo.

Cuando llega alguien a tu vida y por muchas razones sabes que debe estarlo, habrá infinidad de señales que te lo dirán con claridad.

Notas de la autora:

Pueden checar el pasaje mencionado en el post completo aquí:

https://wordpress.com/post/lecturasdeary.com/3392

Composición fotográfica de la autora con filtro libre de PicsArt: “Painani muestra a Hora la piedra del cielo


“No olvides a quien se mueve dentro de tus pensamientos, observalo danzar y cantar frases que solo tu escuchas; hay que entregar símbolos al mundo, ese que conoces y aquel que aún no”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Una vez que Painani aceptó, Hora hincó su rodilla y beso ambas palmas de la mujer que le seguiría en sus nuevos retos, la noche caía y buscó la ayuda de una improvisada antorcha cuando dijo:

-Negrita, debo buscar un testigo de nuestro pacto, espera por favor…

Painani abrió los ojos muy abiertos y entornó las cejas, Hora sonrió y le dijo observándola con ternura:

-Me recuerdas la expresión de Duplo, un entrañable amigo, te hablaré de él más adelante.

Dicho ésto, moviéndose con agilidad observó en la penumbra que iluminaba su antorcha sí había alguien cerca, nada; como sabemos Hora es terco, obstinado y no deja que las cosas no sucedan si está en sus manos que se den como él las necesita, así que se dispuso a levantar varias piedras hasta que encontró lo que buscaba.

Se trataba de un hermoso y enorme escorpión que se movió molesto al ser sorprendido por la mirada atenta y escudriñadora de aquel hombre.

.

Hora exclamó con júbilo:

“Sea el escorpión digno testigo de nuestro pacto bajo la tenue luz de la luna, nos regimos bajo su designio y propósito por lo que resta del ciclo lunar, hoy habitamos el cuarto día del trayecto, así sea”

Para el siguiente ciclo, (8 de octubre gregoriano, 1° Ofiuco para el reino de la Luna)  Hora se encontró con una serpiente, Hora la nombró como la dama de poder que abría un nuevo periodo, ha de corresponder a otros darle el nombre con el cual la conocemos ahora y desde luego lo sabrán en su momento.

Fue una labor de equipo fascinante, es la forma como cada símbolo y animal de poder le dió sentido a los ciclos de la luna. Painani por su parte creaba un ritual alterno bajo el poder inmenso del Sol.

Ambos sabían que llegaría el momento en que tendrían que dar cuentas a sus regentes, esos que les ofrecieron el más grandioso de los poderes y muy pronto sabremos por que la constelación de Leo fue fácilmente confundida por griegos, árabes  y romanos; siendo conocida en la antigua Grecia como Cor Leonis y en la astronomía árabe como Al Kalb al Asad. No por ello menos válidas, incluso ya hemos hablado en libros anteriores de su valor, recordemos a Amin y Sierpe (Sie).

Con ésto se explica que siendo el cielo absolutamente de todos, no todos lo percibimos desde la misma latitud y tampoco con la misma fuerza, hay sitios donde no hay leones, sino jaguares y solo les diré que la cabellera envuelta en llamas de un héroe de gran arrojo montado en un rayo es lo muchos vieron en realidad y lo interpretaron de acuerdo a sus propias creencias; pero no puedo adelantarme, no aún.

La pareja donde Painani, nombrada con cariño Negrita por el osado custodio del rayo llamado Hora, aún tienen 13 lunas por delante. 

Podrías tener delante la imagen de un ser mítico pero no lo sabe tu conciencia racional, quien se ha percatado es tu intuición bajo el amparo de los rayos de la luna.

Notas de la autora:

Escorpión negro ecuatoriano (Tityus asthenes) de árbol de la selva en el Amazonas ecuatoriano


“Cada una de tus habilidades será puesta a prueba, todo ha de moverse con rapidez en un terreno que desconoces. Te aconsejo andar con agilidad, fluye, no te detengas los resultados solamente surgen así, observa a tu alrededor”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Zila estaba convencido que su amistad y apego a Dayami se había convertido en su fuerza y aliento, cuando les notificó a sus amigos que al fin llegaba al río, él sabía que no se despedía y estaría cercana cuando él o el grupo la necesitara. Con fuerza la escucho decir dentro de su cabeza:

“¡Zila, amigos,  iluminados todos, que la intuición los acompañe siempre!”

En cada hazaña que ellos habían realizado, cada decisión fue programada y calculada en grupo, habían creado un equipo sólido y fortalecido por su enorme amistad. Cada uno de ellos había madurado de una forma que a ellos mismos les sorprendía, todo cuanto hacían y sentían era una proyección de esa luz que ya no se iba jamás de sus sentidos y pensamientos.

Por su parte Painani lejos de todo lo que ellos experimentaban intuyó por medio de Erandi que en cualquier momento esos hombres de estatura mayor a la de ellos y pelo en el pecho y la espalda, estarían en tierras de su terruño al que no volvería jamás y que añoraba con la resignación de quien sabe que para ciertos personajes de su tierra natal ella había muerto y era mejor dejarlos creer eso por el bien de todo el clan de iluminados.

Su tarea aún no concluía y en la tierra donde el Sol tenía una morada especial había mucho que hacer, asuntos de la magia que ella conocía a la perfección y que darían contexto a sus andanzas, a su balance y al de su pueblo y todo aquel que percibiera en el Sol la fuerza que es, ha sido y será.

Algo la movió a cambiar el rumbo y empezar a caminar con cautela en un terreno abrumadoramente hermoso de selva impenetrable, percibió el peligro y midió sus pasos, se embriagó de todos los recuerdos felices de la gente que consideraba e incluso veneraba al Sol y que le habían mostrado sus propios rituales, compartiendo con todos ellos su propio sentir acerca del Sol.

Painani reconocía que muchos momentos de su vida habían sido dolorosos  y entendió que todo aquello que la había dañado lo podía transformar en creaciones liberadoras; de pronto se dio cuenta que alguien cantaba en una forma que ella desconocía, en un idioma que no reconocía. Era la voz de un ser  humano, un hombre de voz grave y bien timbrada, pero en todo sitio que ella trato de verlo no le fue posible, así que siguió aquella voz hasta una fosa que estaba iluminada por el Sol y con cautela se asomó arrodillándose y agachando la cabeza, entonces Hora se dio cuenta que al fin había llegado el momento,  ella estaba ahí y exclamó:

-¡El Sol me ha permitido ser visto por usted, me alegro que su paso no haya llegado bajo la penumbra de la noche hasta este lugar!

Painani no entendió ninguna de las palabras pero se dio cuenta que eran dulces y cargadas de emotividad, entonces entendió que estaba sucediendo, recordó al chamán que le dijo que alguien la había capturado con el pensamiento.

Asomó con una enorme sonrisa mirando a un hombre parecido a los que venían o ya habían llegado del mar, con los ojos del color del cielo y de pronto sintió incertidumbre que alguno de ellos se hubiera perdido y estuviera en ese lugar por accidente, pero algo había en su intuición que le dijo que ese hombre no había llegado del mar, su recorrido era otro. 

Cuando él la observó exclamó:

-Negrita, por favor ayúdame a salir de este lugar. Ten cuidado era el destino de un jaguar pero no fue así.

Ella habló en náhuatl para que él comprendiera que no entendía absolutamente nada de lo que él decía, estirando la mano para que él hiciera algo, de igual forma le indicó a señas que la punta de la hamaca sería un buen recurso para ayudarlo a salir de su extraña prisión.

Una vez que el custodio del rayo estuvo libre de su confortable prisión donde pudo meditar e imaginar mágicas estructuras donde la vida fluía de forma especial agradeció con una reverencia y tocando su pecho indicó su nombre:

-Soy Hora por benefició de mi amigo loro, el custodio y protector del Rayo por fortuna del universo y nombrado hombre-grillo por los pobladores bari de la zona del río Catatumbo; pero usted me puede decir simplemente Hora.

Ante tan espectacular presentación las palabras que quedaron en la mente de Painani fue que podía nombrarlo Hora, así que respondió con otra reverencia para decir:

-Hora, tocando su pecho indicó,  Painani.

Hora que no se iba a quedar en eso extendió los brazos aol firmamento  y le solicitó a su custodio y protector que le diera la agilidad necesaria para hablar con la mujer a la que le haría una propuesta sorprendente, así que usando una vara le pidió a ella que escribiera letras de su idioma y les diera sonido a cada una de ellas y por su puesto antes de que cayera la noche ya podía entenderse con la mujer a la que había considerado un ángel, entonces con total seguridad de que era el momento para hacer su declaración, la miró con seriedad y decretó:

“Painani del templo de la luna y custodia de los honores solares, convertiré en experiencia un año de tu vida en 13”

Painani con una sonrisa contestó sorprendida:

-Si cada año tiene trece lunas, creo que serán las más divertidas y creativas que jamás tendré, yo acepto con agrado. Ella a quien conozco como Coyolxauhqui, nunca nos muestra el mismo rostro, pero siempre nos ha de mirar de frente, confiemos nuestra amistad a su reflejo.

Ambos con una grata sonrisa iniciarán un trayecto donde no había planes especiales, solo el deseo de compartir lo que eran.

Si la vida te pone ante la posibilidad de emprender una nueva relación con quien decida hacer lo que esté en sus manos para lograrlo, no lo pienses demasiado, la vida es hoy.

Notas de la autora:

Photo by Simon Berger on Pexels.com


“Estás atrapado la gente bajo tus circunstancias observa esos lugares de los que no puede escapar como la más grande desdicha, sin embargo te diré algo importante: Aprovecha cada instante y transforma tu prisión en el espacio creativo más fabuloso”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Hora, con la respiración acompasada, tuvo uno de los sueños más fabulosos jamás imaginados en aquel sitio perdido en la selva ecuatoriana; las paredes impenetrables de aquella fosa en sus sueños se tornaron transparentes, permitiendo ver las conexiones que hacen las raíces unas con otras y ese flujo de savia que con el paso de los días aumentaría debido al arribo de la luna llena.

Pensó en el ángel convertido en mujer, que corría hacia el corazón del Sol y divertido entre las raíces interconectadas de aquel hermoso y bucólico paraje de sus sueños se preguntó:

“¿Qué es lo que te ha hecho viajar tan lejos hasta este sitio en particular, cuál será tu idioma, cómo imaginas el futuro? Ah! tengo tanto que saber de ti, me entretengo pensando cómo sería ese momento de nuestro encuentro y mi corazón se acelera, en la distancia siento el tuyo, tus golpes acompasados y serenos son los de un ágil atleta que recorre el centro de estas tierras. ¡Sea el poder magnético del rayo quien te traiga a mi lado y no te lleve a ningún otro sitio donde no me halle, donde no me encuentres!”

En tierras nahuas, Javier pregunta al grupo cuánto tiempo les llevará llegar hasta el templo de la custodia de la Luna. Diego le responde que no es relevante cuanto, tampoco cuando, lo más importante es llegar.

Santiago por su parte, reparte gajos de naranja entre sus compañeros e interroga:

-¿Qué creen que nos diferencie de los misioneros? 

Patricio se apresura a responder:

-Ellos son enviados de la estructura que han venerado, las imágenes que nos transmitió Dayami no son para nada gente que tenga el poder real de cambiar la actitud de los otros, esos que son violentos, no harán la diferencia, han de colaborar viendo pecado donde no lo hay y verán hechizos donde jamás estuvieron.

Javier analiza:

-Me gustaría saber cómo llegaron ellos a esa vocación o apostolado, sí por herencia, pobreza, o algo más, sin embargo no veo en ningún momento algo similar en ellos a lo que nosotros experimentamos.

Zila responde meditativo:

-Es una buena reflexión, las tradiciones forman parte del todo eso, nosotros nos debemos a un afortunado accidente del destino, en caso de que el destino exista para lo que somos y no como ese que es una espada justiciera que determina y manifiesta a los que se apegan a esa idea.

Evaristo exclamó:

-Flotamos en un remolino atemporal y esa es la más dichosa de las vivencias.

No importa cuanto tiempo te lleve lograr el objetivo si en el trayecto logras asimilar con verdadera conciencia lo que es necesario para conseguir que cada herida provocada por la experiencia, consiga sanar a más de uno en el camino.

Notas de la autora.

Fotografía de archivo con filtro libre de PicsArt: “Raíces intercomunicadas”


Por Ariadne Gallardo Figueroa

¿Dónde pongo el amor?

Ese que asoma a mi puerta en silencio

Aquel cuyo rostro no descubro, ni palpo…

¿Dónde queda el amor que tenía forma y ahora es recuerdo?

Sí acaso es el amor creador de universos,

Cuán indiferente se antoja cuando calla.

El ocaso permite al sol bañarse en agua

dar color al vasto mar.

Ahí reconozco pleno

ese arrebato que no es eterno.

Al fin entiendo, ningún amor pertenece a sitio alguno,

está en todas partes, es del mundo entero

Canción de Yaocihuatl es la voz de esperanza de quien reconoce su trabajo por el mundo y que con la ayuda de los iluminados se hará realidad.

Notas de la Autora:

Photo by Sebastian Voortman on Pexels.com


“Lo que nos puede rescatar de todo olvido son los códigos, su magia ha de prevalecer más allá de todos nosotros, el simbolismo es una herramienta cuyo poder se centra en lo que somos”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Entramos en el aula de Erandi y sus aprendices que trabajan con símbolos numéricos para diseñar alfarería simbólica, ella se dirige a una de sus discípulas:

-Debes concentrarte, este no es un trabajo mecánico, donde tiras las varas y granos y todo se da por casualidad, deja el tzictli que es una distracción añadida a tu mente dispersa.

Avergonzada la joven mujer abandona su confite y respira hondo cerrando los ojos para elaborar lo mejor posible su tarea mientras escucha a Erandi junto a ella:

-No pienses en las cosas terrenales mientras meditas en la tirada, lo más valioso que tenemos es lo que se mueve adentro y que puede salir de nosotros y viajar a un mundo que toca ese espacio que no podemos percibir, cada uno de nosotros manifiesta a su Anxxá de formas diferentes, encuentra como se relaciona contigo.

De esta forma dentro de su cuenco de madera la mujer arroja las varas y semillas…

La descripción es clara para los iluminados que pueden descifrarlo, para llegar a ellos debemos analizar de qué forma sería visto este momento; cada sistema de varas arrojadas daba por resultado un número, en este caso vemos con claridad que ese número en nahua es 17, al fondo de la vasija de madera se lee el número 1, cuya ubicación es el mundo mágico o inframundo, arriba del horizonte otro número uno señala la salida del Sol por el sureste que solamente sucede en invierno; arriba en el firmamento posiblemente Venus.

Tomando en cuenta estos datos, sabemos que están en espera de que suceda la Luna nueva que en la tirada no se revela por qué si el Sol apunta al invierno, la fase lunar podría ser impredecible o quien guardara para todos ellos un secreto; de acuerdo a lo que vivían en ese momento histórico ellos determinaban el valor y la certidumbre de cada astro.

Este método de Erandi no lo van a encontrar en otra parte, tampoco lo pueden poner a prueba, las razones de la magia son y nada más hay que decir. La sincronía histórico filosófica le pertenecía a su grupo y sería parte de ellos hasta llegar a la distante época en que los iluminados en las cercanías del siglo XXX lo preservarán como parte de un ritual ancestral.

La fuente de todo conocimiento por tanto, tendría como punto de partida, el número dado por las varas ceremoniales, el astro arriba del templo, las fases lunares, agregando la fecha calendárica solar (Xihuitl, de 18 meses y 20 días con 5 libres para reverencia y reflexión y ritual (Tonalpohualli de 20 meses y 13 días); todo esto sería parte del aprendizaje que tendría Zila al reunirse con Erandi y formaría parte de la diversidad de diseños  en vasijas ceremoniales y de uso diario; los colores igualmente le darían relevancia a fechas especiales, pero eso será contemplado más adelante. 

Lo más importante es reconocer que ellos estaban conectados con el magnetismo de los astros como hasta ahora sucede con todos los que ven en ellos,tanto astros, planetas y constelaciones una mirada al mundo donde el alma puede tocarnos de una forma diferente, es sin duda la red neuronal que nos unifica, solamente hay que saber entenderla.

Posiblemente muchos consideren que los arquetipos dados por los griegos y romanos son los que cubren en totalidad con su influencia, pero cada parte del planeta donde el espíritu fluye tiene hasta la fecha su manera de conectarse con los astros, mayas y aztecas, no estaban fuera de toda esta visión, la diferencia con Erandi y su grupo se centra en que no le dieron jerarquías antropomorfas, solamente aquellas que emanan de la naturaleza y su relación con el humano.

En una parte del mundo y en otra época muy lejana a la que vivió Erandi, surgió el Tarot y su poder se centró en jerarquías de poder; el clero y los monarcas establecieron conexiones para determinar la personalidad de todo aquel que lo leyera, pero eso es otra parte de la historia que no tocaremos aquí.

Cuando recurres a la magia con tu alma desnuda, puede que conectes con todo aquello que lo ha hecho contigo y de esa forma establecer un vínculo mágico y poderoso.

Notas de la autora:

 Tzictli nombre que se da a el chicle en náhuatl

Anxxá nombre que se da al alma entre los náhuatl


“Todo lo que has recorrido, los pasajes que se han vuelto el camino recurrente de un instante sostenido en el tiempo, son la travesía; muy pocos han captado en medio del barullo que hay un hilo conductor y un aliento donde te reconoces”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

No todos nacen cuando deben y no todos lo hacen donde deberían”, con éstas palabras contempla el rostro de su amada Erandi el hombre que es su confidente y aliado en todo cuanto ella ha logrado, la ha protegido de que otros descubran sus verdaderas intenciones, la ha cubierto para ayudar a evadir esas leyes impuestas por Huey Tlatoani donde la muerte debe ser ofrecida a las deidades.

Erandi lo mira con lágrimas en sus ojos y reconoce que es cierto argumentando:

-Amado Quizari Taiyari, ciertamente, te doy la razón tal vez nuestra vida hubiera sido otra de haber nacido en otra época.

Él solamente la besa y toma su rostro con delicadeza al momento que le recuerda algo:

-Erandi, amada mía, podríamos haber nacido en otro sitio, pero el alma del ser que somos, sería la misma, lucharía por lo mismo, somos esa clase de personas que deben enfrentar su momento y lograr la diferencia. nos hemos dado cuenta de aquello que no es posible repetir en otras épocas y esa será nuestra lucha, estar en el filo del abismo y aprender que en el momento que algunos de los dos empuje al otro para saltar, lo haremos, estemos dispuestos a hacerlo, ya que será la única forma de aprender a volar con alas propias, creer en lo que somos.

La tradición es muchas veces un bastón de mando pero en otras ocasiones se convierte en el instrumento que da apoyo al ciego y lo hace sentir seguro, lo inmoviliza e impide ir más allá de lo que le brinda seguridad.

Erandi sonrió y respondió con un ejemplo que habían vivido recientemente:

-¿Te diste cuenta verdad? Yaocihuatl intentando caminar se percató que era fácil caer y levantó los brazos en busca de apoyo, no buscó apoyo en el suelo, lo hizo levantando al aire sus brazos hasta que los mantuvo a los lados del cuerpo y se equilibró, fue sorprendente; somos su esencia, nosotros sabemos que el apoyo no reside en aquello que se nos brinda seguridad.

Quizari Taiyari enfatizó las palabras de su amada:

-Las raíces ya son nuestras, no necesitamos hacerlas presencia, debemos ir al siguiente nivel y eso no es fácil, pero es necesario. A todo esto, ¿Sabes que puede pasar, eres consciente de que ésto no será sencillo, verdad?

Erandi agachó la mirada y enjugó sus lágrimas:

-Lo se, amor, lo se muy bien, entiendo;  tengo claras visiones de lo que veremos, solo espero escuchar entre todo ese barullo a las voces guías con la fuerza necesaria para no ser acalladas.

Ambos se abrazaron apasionadamente y disfrutaron del sosiego que aún era respirable en ese momento de su historia.

Cuando todas las señales te han confirmado lo que verás en el futuro, no digas nada, espera en calma y descubre si los mensajes fueron aprehendidos en su justa medida, eso basta.

Notas de la autora:

Photo by Pixabay on Pexels.com


“Llegará el día que todo aquello que veías como un ideal, dejará de serlo y todo lo que formaba parte de una ensoñación, se verá con objetividad y todo pensamiento se volverá tangible. Ahora analiza que hay dentro de tí para que ésto suceda y se convierta en lo más valioso”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Mientras la ballena jorobada les permitió ver la nobleza de la naturaleza, tuvieron la oportunidad de sentirse liberados de temores y alentar nuevos sueños que por mucho tiempo vivieron dormidos en cada uno de los ocho amigos unidos por la aventura y ahora por la magia.

Descubrieron la posibilidad de un nuevo modo de ver las situaciones, se percataron que estaban a punto de mirarse de frente con personajes que habían sido transformados antropomórficamente por diversas culturas del mundo, ellos sabrían cómo eran realmente.

La charla de aquella noche ante la luna la inició Jacobo:

-¿Se dan cuenta de lo que estamos viviendo? Una cosa hubiera sido que yo encontrara en el mar una caracola y usarla para los fines que nos son prácticos, sin embargo la caracola que ahora poseo es un regalo de la deidad Bormanicus. ¡Esto es maravilloso!

Evaristo, cuyo significado en su nombre apunta al que es servicial, les hizo notar algo de gran valor:

-Pero ante todo amigos míos, debemos ser cautos, son detalles que no podemos difundir, son privilegios que podrían causar envidia y hasta rabia en otros. Debemos servir a la luz del entendimiento y ser humildes.

Javier con mirada cautelosa señaló:

– La sola idea de saber que encontraremos a un grupo de personas que piensan igual y que han desarrollado cualidades especiales que nosotros aprenderemos es una ilusión para mi.

Zila sonriente observó la estela que se formaba en el agua, siendo la ballena quien surcaba el amplio mar para que ellos estuvieran a salvo mientras recuperaban sus implementos de navegación:

-El solo hecho de saber que existe la plena certeza de que llegaremos seguros a puerto porque todo conspira para que suceda, es algo que no se explica con palabras  y que sólo la magia ha logrado.

Patricio y su gran practicidad aclaró:

-Hay habilidades que ya tenemos y que aprendimos con el paso de los años, ahora las ponemos en marcha y Rayo de Esperanza es la prueba. Aquel terremoto en la ladera nos dio la primera certeza, pero si vamos a enumerar todas las certezas que nos han unido, no me van a dar los dedos de la mano para contarlas. Todos sonrieron divertidos y satisfechos de sus logros.

Mientras tanto del otro lado del amplio océano 

Painani se internaba en tierras de vegetación exuberante, donde artesanos y agricultores atendían con especial cuidado los consejos del chamán, quien portaba adornos de jade muy elaborados; los cultivos de algodón, maíz y palma eran grandes extensiones que los pobladores cuidaban con esmero.

Painani como era la costumbre que había desarrollado en anteriores asentamientos, mostró al chamán su cuero de venado con las inscripciones que le brindaba un salvoconducto, por lo cual fue recibida con beneplácito, alentando a comentar a los pobladores los motivos de su recorrido; el chamán tenía una forma diligente de darse a entender con los forasteros: 

Sí ella aceptaba el ofrecimiento en lengua chorotega de una bebida de licor de nance en una vasija ceremonial de barro y respondía con las mismas palabras con que le fue ofrendada, aún desconociendo el pleno significado de éstas, de inmediato era aceptada en el grupo como una invitada de confianza.

Costa Rica, el recorrido de Painani

Conocemos las habilidades diplomáticas de las ascendidas del grupo de Erandi, así que sabemos que el resultado fue exitoso, ella permaneció entre los pobladores algunos días antes de emprender de nuevo su recorrido.

Llegaran momentos donde la certidumbre de tus viajes se deberá al aprendizaje que de ellos obtengas. Puedes fallar, pero lo volverás a intentar, tu objetivo no será la perfección, sino el trayecto

Notas de la autora:

Mapa de recorrido y playa de Costa Rica


“Creer en los sueños, inventar al personaje ideal, hacerlo tan real como solo la magia podría”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Cada quien ve desde su perspectiva la realidad que le circunda y algunos pocos piensan en la idea de que no todo lo que te han dicho podría en realidad ser de esa manera.

¿Por qué creen que Dayami considera que Poseidón cobraría a un alto precio su apoyo? Posiblemente porque la representación que de él se conocía, era su imagen  montado a caballo y lo que ella había visto de ese animal de poder eran hombres cabalgando en esas bestias atacando con lanzas a su pueblo.

Pero a él también se le conocía como benefactor y creador de islas y solamente cuando sus advertencias no eran escuchadas hundía con rabia su tridente, provocando terremotos y naufragios.

Empero, los ocho iluminados, muchos de ellos con antiguas raíces y legado entre los griegos sabían de qué iba todo ésto y comprendieron lo que era necesario hacer; ellos sabían que existía un secreto en él y se propusieron descubrirlo, dentro de su mente no concebían que Poseidón solicitara de forma explícita sacrificios de caballos y no se iban a quedar con la duda de hacerle la pregunta ya que lo tendrían enfrente en algún momento del trayecto.

Jacobo argumentó:

-Es la mejor forma de entablar una plática, hacerle un llamado efectivo al interesarnos por lo que él realmente es; les aseguro que los humanos lo han pensado mucho más fiero de lo que en realidad es, además le han colgado atributos de agresión que Poseidón posiblemente no tiene.

Diego, mirando fijamente a Jacobo afirmó:

-Tú posees la fuerza de la caracola y cada entonación que emitas le hará saber tus sinceras intenciones. Zila los escuchaba con atención, él era consciente de que si se lo proponía podía transmitirle a Dayami lo que sus compañeros compartían y por supuesto, este momento era especial para darle a conocer una realidad que ella no podía ver.

Dayami en las profundidades del océano,  fue capaz de comprender que en muchas ocasiones existen dos versiones de un mismo hecho. Cabe reflexionar que las fuentes de información al ser diversas se nutren de aquello que le da luz a tu camino, si acaso te concentras en alimentar ese caudal con la opinión de otros, estarás a la altura de los iluminados.

Nosotros no escapamos a esa fuerza vital y es de esa forma que atraemos a personas afines a aquello en lo que creemos; cuando la magia del pensamiento equilibrado cobija tus días, tu filosofía de vida y todo cuanto eres  como ser vivo inmerso en el océano de experiencias te enseñará a desaprender o aprender algo nuevo para evolucionar.

Patricio angustiado alertó al grupo que en el quinto día de travesía las cuerdas se habían ablandado, al grado que no era fácil hacer el torniquete para tensarlas, necesitaban al menos unas horas bajo el rayo del sol del mediodía para que se secaran o caerían a la deriva.

Jacobo junto ambas manos y con todas las fuerzas que le fue posible sopló, emulando al sonido de la caracola,  como aquella ocasión que calmó la tormenta, de repente el lomo de una ballena jorobada formó una sombra gigante en torno a ellos, era visible a simple vista su envergadura y poderío ante el brillo del sol que  salpicaba con sus destellos el mar en calma.

Sin aviso alguno los levantó con suavidad y los sostuvo sin dejar de navegar para darles la oportunidad de secar sus cuerdas de amarre. Todos observaban a Zila con inquietud, esperando que recibiera noticias de Dayami, pasados unos segundos el varón celta anunció:

– Bormanicus dice que te hará un regalo Jacobo, señala que Poseidón podría hacerse el sordo si con tu artilugio de caracola decides llamarlo, también comenta que pronto nos dejará en sus dominios, solo faltan 8 lunas y cuando ésta desaparezca al noveno día, tendremos de esa forma la señal de que estaremos sin su apoyo.

Entonces la ballena jorobada bufó por el orificio que conocemos como aventadores y lanzó a la superficie de su barcaza una hermosa caracola que sorprendió a todos y cautivó a Jacobo, quien con el paso de los años la protegería con alegría y embeleso.

No habrá felicidad más grande en hombres sobre la faz de la tierra que en aquellos que sirviendo a la magia fueron recompensados por ella.

Notas de la autora:

Composición fotográfica propio con filtro libre de PicsArt


“Dejarás atrás lo que ya te enseñó un camino, te dio alas para crear algo nuevo y mirar con esperanza lo que se presenta ante ti como un misterio; esperanza y asombro cobijan los días de cada uno de ustedes”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella noche ninguno de los ochos entrañables y solidarios compañeros durmió, tampoco celebraron su acostumbrada tertulia ante la fogata, les esperaba un largo camino desde aquella boscosa ladera para bajar a la costa con su barcaza, cuatro hombres con cuerdas por delante y cuatro detrás para equilibrar la ruta de su nave.

Nostálgicos y al mismo tiempo esperanzados, pusieron manos a la obra y Evaristo interrogó al grupo en lo que ataban las cuerdas de arrastre:

-¿Qué nombre le daremos a nuestro barco?

Todos se miraron con sorpresa y se dieron cuenta que bien merecía un nombre que les exaltara la aventura y con el cual fueran recordados por la historia, aquella que ellos nutrían que no sería jamás la historia oficial sino la que alimenta el alma de los aventureros, iluminados, pioneros y constructores de sueños.

Hubo un momento de silencio y Javier dijo con seriedad:

-Al momento de tocar el agua será bautizado el navío.

Levantando sus brazos los ocho varones aclamaron la idea y afirmaron:

“Así sea, la aventura comienza, hasta aquí  llegamos acabados, nos vamos enteros” 

Esto sería parte de un canto que entre ellos se recordaría, cuando las vueltas de la vida los colocara en situaciones de las que posteriormente saldrían airosos y triunfantes.

Definitivamente ésto era verdad, Zila llegó mortalmente herido y ahora sería el comandante al frente del navío, asesorado por Dayami, Patricio vio cómo sus sueños de constructor se fortificaron en un vehículo que los pondría en aras de una nueva ilusión por vivir; Evaristo descubre que sería útil con sus conocimientos de remedios y enfrentaría a  la muerte con destreza para espantarla de todo sitio al que habría de llegar; Jacobo gracias a su conexión con la caracola contaría con la ayuda de las deidades marinas para orientar a sus compañeros y salvarlos en la zozobra; Santiago entendería las señales del cielo y los tonos del mar para descubrir lo que fuera necesario, desde un banco de peces, hasta el descubrimiento de peligrosos momentos; Diego se convertiría en un pescador de almas y de peces,  alimentaría el alma de sus seguidores con inteligencia y con peces los estómagos de sus compañeros; Timoteo, inspiraría con palabras de aliento y esperanza a cada uno de sus amigos en los momentos más desesperantes y desde luego Javier con su experiencia cada una de sus palabras será tomada en cuenta y dara ejemplo al grupo de unidad y tenacidad.

El alba iluminó sus rostros cuando al fin se encontraron en las orillas de la playa de aquella entrañable tierra de gitanos a la que decían adiós para siempre y al tocar su nave las aguas costeras todos meditaron con serenidad el nombre que merecía su humilde e útil navío.

La decisión fue unánime al entrar en contacto con el agua el cielo se nubló y el rugir del trueno los sorprendió a todos, ya que no esperaban un mar turbulento, sin embargo fue la forma como anunció su presencia Bormanicus.

Cuando miraron a la playa con nostalgia para despedirse de aquel sitio que cambió sus expectativas y esperanzas un rayo encendió la hojarasca y reconocieron que la propia naturaleza les regaló la última visión de su fogata ceremonial, entonces Javier exclamó:

-Un trozo de nuestra alma queda alrededor de esa fogata, es la visión más entrañable que quedará en nuestra memoria para siempre de este paraje que nos acogió, alimentó y alentó a vivir de otra forma. Por tanto hermanos declaró que nuestro navío sea nombrado “Rayo de Esperanza”

Todos estuvieron de acuerdo, subieron y tomaron posiciones estratégicas en la embarcación, levantaron sus brazos y gritaron a todo pulmón:

“¡Rayo de Esperanza, la travesía de una nueva aventura ha comenzado, vámonos!” 

Descubrir en cada señal el momento para hacer lo impensable, para atreverse a ir al sitio que desconoces donde la esperanza es tu escudo, ha de suceder y se presenta cuando menos lo imaginas.

Notas de la autora:

Photo by Josh Sorenson on Pexels.com