El acuerdo secreto entre la Luna y el Sol en las tierras nuevas del norte


“Tendrás mensajes del futuro pero no el que lees en los gajos de un fruto, ese que es en verdad lo que vendrá”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

La sacerdotisa miró con cuidado sus herramientas para descubrir lo que su cuerpo presentía, eran mensajes diferentes a lo antes recibido, era el momento de entender que a veces hay acuerdos estelares que desconocemos, que solo podemos sentir y sorprendernos y que marcan el inicio de algo rotundamente nuevo.

Con ágil maniobra tiró sus varas y adivino lo que ellas decían, ahí estaba de nuevo el sentir amigable de Ometeotl, entendió el misterio de un compromiso de esos que son difícil de romper por que no provienen del que te mira de frente, sino de aquel que aún no conoces y que posiblemente marque la pauta de tus pasos y tus metas. 

Sabía que sus preguntas serían capaces de cambios totales, esos que no verían tus ojos en el futuro que se proyecta en ese ser por el simple hecho de que eres quien le permite caminar por tu sendero y gobernar con la verdad lo que toca.

Alejada de toda aquella concentración e ideales, con el corazón en vilo Painani sigue su camino, los pies adoloridos y el alma quebrantada por el temor de lo vivido recientemente, las arenas dieron paso a las rocas que tuvo que sortear con paso cuidadoso vendando sus pies con la piel de los peces que le sirvieron de alimento.

Observó el horizonte que dejó atrás, el norte que no era el mismo que su tutora observaba, pero al final de cuentas un sitio que fue el ombligo que la vio nacer y que no vería nunca más, suspiro con el temor de no entender que le esperaba y al mismo tiempo alentada por los nuevos amaneceres que intuía.

El cóndor observa atento al hombre del sur…

Nada de lo que sabemos nos ayuda a entender lo que no conocemos pero hay seres que cruzan la selva con ánimo diferente y uno de ellos era el hombre del sur:

Él logra crearse una visión favorable de sus aciertos, ninguno de ellos le dará certidumbre, sus juicios de valor  ya no están atados a los de un grupo, viaja solo con sus propios recursos  y sus decisiones hablarán por él, nadie más lo hará.

El cielo mostró su furia implacable y pudo penetrar en la fortaleza que le ofrecía una cascada, alegre recibió el baño más fascinante del camino y meditó para sí:

< A veces nos toca estar donde no tenemos que demostrar a nadie lo buenos o talentosos que podemos ser, hoy disfruto sin tener que dar razones de mi camino a nadie y eso me hace feliz>

Para el hombre del sur pensar como el grupo casi siempre era un agobio, ahora en sus momentos de soledad en aquel inmenso paraje todo era diferente, competir por ser el más fuerte, el mejor, el que tuviera la razón y el que se apegaba a las decisiones del grupo, ya no era necesario.

Pero esto no sería para siempre sus tiempos y horarios se verían fragmentados por aquello que lo esperaba, su destino no era la ermita, sino un vasto valle poblado de otros donde su vida tendría sentido, pero él aún no lo sabía.

El mundo espera que seamos lo que se necesita de nosotros, sólo la justa rebeldía nos hará ser lo que somos y preservar la independencia.

Composiciones de la autora con ayuda de la herramienta libre de filtros de PicsArt

Nota de la autora: los gajos de la fruta se refiere a los meridianos de la Tierra.

Fotografía de la autora “El Cóndor en las nubes”

Los maestros ascendidos serían convocados


Capítulo El Puente

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Con la puntualidad que merecía el encuentro 8 líderes místicos llegaron una hora antes a la cita dispuesta para los aprendices; en el reloj de pared se observaban las 19 horas cuando arribaron al vetusto recinto que habitaba Ana Pérez Riv, hicieron presencia con vestimentas blancas, Sofía, Zila, Gala, Petra, Ramagel, Jade y Ariedré.

El segundo grupo conformado por 11 aprendices iniciados en las artes mágicas, serían recibidos a las 20 horas, portando las mismas tonalidades en las vestimentas: Mazym, Dayli, Isaac, Tomás, Aby, Ofelia, Julio, Esther, Pablo, Jorge y Beatriz.

Los nueve restantes llevarían una vestimenta de tonos grises y negros, considerados parte de la rama primaria no en ascenso: Nyle, Anón, Cilam, Norbe, Arán, Gylem, Zepty, Arguil y Malaky.

El espejo humeante había sido colocado en un pedestal en medio del salón, su lado visible miraba hacia el lado por donde aparece el Sol, nadie desconocía el importante valor que entrañaba un ritual de tales magnitudes, la ceremonia sería efectuada con toda la formalidad que el caso requería.

La más entusiasta en todo ésto era la decana Pérez Riv, para ella significaba una prueba de la contundencia del pensamiento mágico sobre la materia y el reconocimiento de los poderes ancestrales en el sostenimiento del universo entero.

Llegar a los maestros ascendidos les daría la respuesta que ellos esperaban, trascender el plano físico no era para todos, muy probable era que en este escenario algunas de las hechiceras que conocimos al inicio de esta aventura, estuvieran sosteniendo con solidez y solidaridad el mundo tangible, del que no lo era.

Las vibraciones del alma de un ser ascendido por muchas culturas fueron anunciadas como ángeles y divinidades, por siglos les dieron nombres de deidades, sin que en verdad fuera posible comprobar esto; para los 8 líderes místicos, reunidos en esta ocasión especial,  la realidad era que una vez fusionada la materia del alma en niveles que no conocemos, las entidades dejaban de serlo y su magia residía en el poder de convocar a todos los demás para lograr un objetivo común. 

Si lo vemos desde el punto de vista Asgardiano, ahí reside el poder de convocatoria, más allá de toda regla escrita por los hombre para limitar tareas que nos son comunes para llegar al siguiente nivel.

En gran parte es la razón por la cual muchos de ellos eran residentes de la Nación del Espacio, un grupo con valores muy particulares que como ya he mencionado, no eran comprendidos por todos aquellos cuya praxis ejecutaba asuntos mundanos y palpables.

Retornando al recinto Ana Pérez Riv servía a sus comensales una deliciosa infusión de café con aromática canela y para aquellos que consideraban el dulce una delicia para acompañar el café dispuso unos palitos hechos de agave.

Ninguno de ellos estaba de acuerdo con los brebajes e infusiones alucinógenas, consideraban que el cerebro necesitaba alimentos saludables y una buena circulación para preservar sus funciones, no era necesario acelerarlas o modificarlas.

Llegó el momento, en que cada uno de los aprendices comenzaron a llegar, con esa puntualidad que era tan valorada y respetada por el grupo en general.

Ana se preparó para dar el primer enunciado y de esta forma iniciar el ritual diseminador:

Tetikayotl amo uala tlen ipan se itlakayo uala tle ipan tochikanejneuil.

(La fuerza no proviene de la capacidad física, sino de la voluntad indomable)

Su frase en nahua alentó a todos los presentes, que se dispusieron a formar el círculo blanco y el círculo oscuro, rodeando el espejo humeante de Tezcatlipoca, cada uno de los presentes representaba un día en el trayecto vivo de la Luna alrededor de nuestro planeta, Ana prosiguió:

28 días es la constante, es la base de la diseminación que orienta la vida desde el cielo, ella es compañía y acompañante, es dadora de ciclos y nosotros hemos modificado y acrecentado sus intenciones, sus posibilidades y dependemos tanto de ella como de la noche y los días.

Todos levantaron sus manos en busca de respuestas para proteger lo que más importa, la vida presente y futura, la cultura atesorada y la conciencia universal

Nada los iba a detener, pero algo que ellos no comprendían haría acto de presencia para cambiar el panorama en su totalidad, solos no estaban y no lo estarían jamás.

Se pertenecen por destino


La caravana donde viajaban Amin y Sie, se acercaba cada vez más al mar inhóspito y oscuro que se tragaba la vida sin permitir su búsqueda, el que caía ahí, no tenía esperanza de retorno, era asfixiado por sus profundidades.

El Mar Negro en la antigüedad era conocido como Mar inhóspito

Con cierta periodicidad ellos se detenían para orar y clamar por la benevolencia de Alá en este trayecto donde las dificultades aparecen en cualquier parte, los salvajes podían atacarlos y sus vidas no quedarían registradas en ningún sitio para venerar su pasaje al mundo de las almas. No estaría presente un Imam para rezar por ellos y eso resultaba doloroso. 

De improviso,  ante  el venerable Abu, el más anciano de la caravana, se congregaron varias mujeres y hombres para reclamar por la presencia de Sie, en quien no veían asomo de respeto por el rezo, ese clamor tan necesario para cruzar el peligroso pasaje.

Amin, tomó por el hombro a Sie y se agachó hacia ella para traducirle lo que estaba sucediendo:

— Reclaman a Abu que no te ven inclinada a los rezos para pedir ayuda a Alá en este tramo de peligro. Abu les dice que tu unión al grupo se debe al destino que se ha marcado en el cielo.

Sie, solamente seguía con atención las palabras de Amin sin decir absolutamente nada, hasta el momento que Amín añadió:

— Ella le pertenece a Amin

Su mirada encendida miró a su pareja con un reclamo que no tenía que ser traducido con palabras. Amin respondió:

— La fidelidad es algo de lo que no eres responsable y se fundamenta en los que sientes, de esa forma se crea  o se diluye un vínculo, en tal sentido ambos nos pertenecemos por que así lo decidimos.

— Sie recuperó la confianza en sí misma y se alegró al escuchar las sabias palabras de su amado. De pronto la voz de Abu se alzó entre el grupo de personas que continuaban con el reclamo y el anciano exclamó, levantando su mano con vigorosa y rotunda energía:

هو الآلة وهي متلقية لشيء يهرب مما هو معروف الآن ، لن تنكسر رباطها بيد الإنسان

(Él es el instrumento y ella el recipiente de algo que escapa a lo ahora conocido, su lazo no será quebrado por mano humana)

Cuando Amin tradujo las palabras del anciano a Sie, ella comprendió que su tarea estaba logrando el objetivo propuesto, aparecían los aliados, gente sabia e intuitiva que entendía el valor que ellos compartían en medio de un mundo cuyas complicaciones empezaban a hacerse presentes. Muchas de ellas sombrías y desgarradoras.

Los oídos de Sie estaban alertas a todo ruido ajeno al grupo, al menor atisbo de peligro, ella sabía perfectamente lo que tenía que hacer. Recordó las palabras de su amada hermana Sol cuando les dijo: “Sean cautas, sigilosas”, a lo cual agregó para sí:

< Pero valientes para responder como solo nosotras sabemos ante lo inminente>

Photo by Matt Hardy on Pexels.com

La más cruel de las tragedias


Mirar al pasado, no nos cambia como humanidad

hasta ahora es así, somos viscerales, defendemos al grupo que nos sustenta

tenemos apetitos y deseos, de esta forma colocamos nuestra huella en la tierra,

a veces logramos que llegue más lejos

A lo lejos vemos entre la bruma una  pequeña población, un sitio donde los charcos de lluvia se han vuelto escarcha y con el paso de las horas hielo. Ante los ojos de nadie se observa en el total abandono un cuerpo que yace en el suelo, cerca de un tiradero de basura, solamente el despojo que yace herido puede percibir en la distancia el barullo y risotadas de varones y risas de mujeres, con la respiración entrecortada se escucha su dolorosa queja:

— ¡No soporto más este hedor a vómito y desechos de comida, oh!

Su rostro desfigurado por la sangre que emana desde su ceja derecha, le impide una visión clara del entorno, su pesadumbre es impresionante, no sabe si el dolor de su ignorancia es más fuerte que el de su cuerpo herido, infructuosamente intenta levantarse en varias ocasiones sin conseguirlo, el dolor en el costado le recuerda el golpe seco de la patada que recibió una vez que lo tuvieron en el suelo.

Cierra los ojos apesadumbrado y recuerda cada detalle con rabia, incluso llorar es incómodo las heridas arden. 

— No puede ser, era mi esperanza pero me he equivocado totalmente. Dice para sí el sujeto herido.

Cada imagen resuena en su memoria con claridad, a lo lejos escucha la voz rasposa del bruto que alardeo:

— ¡Eres un imbécil como te atreves a venir con ese estúpido cuento! ¿Qué te ha hecho pensar que pondremos a tu servicio nuestro tiempo y dinero en esa descabellada aventura?

Recordó cuando otro hombre en el fondo de aquella taberna le gritó:

— Eres tan testarudo como el skidespræller (insulto danés), de Nydam, en lugar de venir a dejar su dinero para disfrutar de estas bellas, lo dedica a imaginar estupideces tan grandes como las que tú dices.

Un tercer hombre tenía a horcajadas a una mujer de carnes flojas, algo regordeta y con pesar el hombre recordó la forma como frotaba sus manos en los senos desnudos de aquella mujer, delante de todos, al tiempo que decía:

— Aquí es donde el dinero tiene brillo, esto no son falsas ilusiones…

Llegó a su memoria como una ráfaga la forma como alguien a sus espaldas entre  la confusión que ofrecía tal espectáculo, lo jaló con fuerza de los cabellos arrastrado su cuerpo  afuera de ese lugar, a ese hombre se unieron otros más y lo golpearon sin piedad, lo tomaron por las piernas y los brazos y lo tiraron en ese lodazal nauseabundo.

Las risas, fueron desapareciendo y la noche cubrió aquel sitio, sus intentos por levantarse eran en vano, las quejas del Maestro se dejaron escuchar:

— Lo único que viene a mi mente es que esos hombres me han golpeado porque me temen, no desean que lo que digo pueda interesar a algunos, se quedarían sin hombres que los ayuden a pescar para hacerse de dinero y gastarlo ahí.

De pronto un aroma tenue y delicado, fresco y muy agradable invadió el ambiente, resultaba del todo incomprensible para el Maestro, cuya mirada no era clara, solo lograba ver entre brumas, aquello no tenía explicación, hasta que escuchó una voz que provocó que su rostro se iluminara:

— Así que debo entender que tengo el privilegio de haber sembrado en tu cabeza la idea más impresionante que se haya escuchado jamás…

— Señora, usted me inspira

Hubo un silencio que se prolongó más de lo esperado, resultaba incómodo, el Maestro no podía ver el rostro de aquella enigmática dama, por supuesto que la recordaba con impresionante claridad, su memoria no la olvidaba, desde aquella vez que la tuvo frente a sí en el mercado. Su corazón se aceleró a un ritmo impresionante, pero no se atrevió a decir nada, solo espero atónito su respuesta, aunque le hubiera gustado mirar la impresión que causaron sus palabras en ella.

— Muchacho, esos hombres no te temen, te desprecian, tanto o más que a Nydam, ¿Entiendes?

— Sí me di cuenta…

— Cierra los ojos. Pidió con firmeza la señora a quien él relacionaba con Freyja, pero no se atrevió a preguntar si en verdad era ella.

Con docilidad cerró sus golpeados ojos, esperando sentir de nuevo la mano de Freyja sobre su pecho; para su sorpresa, su tacto se poso sobre sus ojos, el delicado aroma que despedían y lo fresco de su caricia, se tornó en el más curativo y delicado de los elixires; cuando la dama retiró su mano, presuroso abrió los ojos, su mirada le permitió  ver con asombrosa claridad el entorno, busco desde aquella posición incómoda a la mujer, mirando a un lado y otro, pero no la encontró. 

Poco a poco el fresco aroma se fue apagando para encender en el rostro del Maestro una sonrisa agradecida. Esta vez no la buscó con impaciencia y desconcierto, se dio cuenta que así tenía que ser y no de otra manera.

Su cuerpo se llenó de una vitalidad inusual dadas las circunstancias en las cuales se encontraba, tuvo fuerza para incorporarse poco a poco y alejarse para siempre de aquel sitio. Camino con dificultad hasta el granero donde un campesino le había ofrecido en pasados días un rincón para dormir.

Definitivamente le costó mucho trabajo conciliar el sueño aquella noche, fueron demasiadas emociones para un solo día, pero antes de caer rendido por el cansancio exclamó:

— ¡Debo conocer a Nydam, hacerlo mi aliado!

Reflexiones en medio del trayecto


Si alguno de ustedes se ha preguntado cómo es posible que Sierpe se enamorara de un árabe, bueno recordemos que la historia se sostiene con simbolismos y éstos entrañan una carga de fantasía y otra que necesariamente  nos conduce a retazos de la historia.

La historia que han formado, el lenguaje y sus raíces.

Cuando él le dice que guarde su nombre y que solo se quede con las tres primeras letras, indicando el pasado, presente y futuro, le habla del origen de aquello que sostiene la historia que han formado, el lenguaje y sus raíces.  En definitiva nadie se enamora sin conocerse, al menos que  exista simpatía y otra cosa es imponerse por la fuerza. La educación que permanece es aquella que surge del diálogo, de esa forma surge el camino que han de recorrer Sierpe y Amin.

En algun momento de nuestra vida todos somos Sierpe, al buscar en las profundidades de la tierra aquello que nos muestre indicios de lo que nutre nuestra curiosidad, creando encantamientos con todo cuanto se cruza a nuestro alrededor.

Vayamos a la página de maestros lingüistas que señalan lo siguiente:

El idioma español se originó en la región suroeste de Europa conocida como la Península Ibérica. En algún momento a finales del siglo 6 A.C., los primeros habitantes de la región, los ibéricos, comenzaron a mezclarse con los celtas, pueblos nómadas de Europa central. Los dos grupos formaron un pueblo denominado Celtibéricos, hablantes de una forma de celta.

Bajo el gobierno del imperio romano, en 19 A.C., la región se hizo conocida como Hispania, y sus habitantes aprendieron el latín de comerciantes, colonizadores, administradores y soldados romanos. Cuando el latín clásico de las clases educadas de Roma se mezcló con las lenguas pre-romanas de los ibéricos, celtas y cartagineses, apareció una lengua llamada latín vulgar. Siguió los modelos básicos del latín pero tomó y añadió palabras de otras lenguas.

Incluso después que los visigodos, tribus germánicas de Europa oriental, invadieron Hispania en el siglo V D.C., el latín continuó siendo el idioma oficial del gobierno y la cultura hasta aproximadamente el año 719 D.C., cuando grupos islámicos de habla árabe del norte de África, llamados los moros, completaron su conquista de la región. El árabe y un dialecto afín llamado Mozárabe se hablaron ampliamente en la España islámica, excepto en unos cuantos reinos cristianos lejanos que se encontraban en el norte, como Asturias, en donde el latín vulgar sobrevivió.

Durante los siglos subsiguientes, los reinos cristianos reconquistaron paulatinamente la España en propiedad de los moros y retomaron el país lingüística, política, militar y culturalmente. Como los cristianos se trasladaron al sur, sus dialectos del latín vulgar se volvieron dominantes. En particular, el castellano, un dialecto que se originó en las llanuras del norte, se llevó a las regiones del sur y este. https://www.alsintl.com/spanish/spanish.htm

Photo by Jeremy Bishop on Pexels.com

Las tres pasiones del maestro


Nota de la autora: En anteriores relatos: “Salvarse al mirar a través del espejo“, las hechiceras Sol y Luna, mencionan dos de las pasiones del maestro, pero dan a entender la tercera. Ausentes de aquella conversación Ave y Estrella siguen conversando acerca de los bellos recuerdos de su infancia y adolescencia en la casa del maestro:

La sangre de ese anciano animal fue su pintura y una de sus plumas su pincel.

Estrella observa a Ave y le interroga, mientras se disponen a comer algunos frutos que han recolectado durante su pesado trayecto:

— ¿Recuerdas las tres pasiones del maestro, me fascinaba cuando nos reunía al rededor de la fogata y nos relataba con ese maravilloso entusiasmo detalles que sabía perfectamente olvidaremos jamás.

— Claro que las recuerdo con nitidez y mucha alegría querida hermana:  Los anhelos de amor, la búsqueda del conocimiento y confiar en la libertad.

Ave, corta un trozo de fruta y lo coloca en las manos de Estrella, y añade:

— Sin esos tres conceptos no seríamos quienes somos ahora, confiar en la libertad nos ha traído hasta este sitio, encontrar conocimiento es una constante búsqueda y los anhelos de amor, bueno todas hemos amado en algún momento de nuestras vidas y aferrarnos a ese aliento nos ha ayudado a seguir adelante.

Estrella la mira reflexiva y lanza la pregunta:

— ¿Acaso alguna de nosotras supo de los amores del maestro? A veces me he preguntado si las hechiceras que nos dejaron en su custodia aterrorizadas de lo que estaban haciendo en las aldeas los raptores, quemando comarcas enteras y destrozando vidas con aquellas grandes espadas, lo hicieron  por ser nosotras sus hijas… Las hijas del maestro.

Ave que estaba a punto de darle un bocado a su fruta, voltea con ojos enormes y señala:

— Si yo tambien lo llegue a pensar, pero entre nosotras no hay un parecido de sangre, posiblemente Sol sea la que más se le parece, también era la que más lo seguía, nosotras a veces nos íbamos a jugar y ella siempre estaba cerca de sus palabras, de sus actividades, por eso desarrolló esas destrezas que tanto le admiramos todas nosotras.

Estrella suelta una risotada estruendosa, tocando el hombre de su hermana y le recuerda con voz entrecortada por la risa un suceso que las transformó para siempre:

— ¿ Recuerdas aquel pájaro que llegaba al Rowan y se ponía a cantar de forma espléndida, ese que tanto te gustaba?

— ¡Claro que lo recuerdo, por su culpa casi me rompo la nariz! Estaba muy enojada; pero el maestro nos reunió a todas y nos dijo que había llegado la señal, en eso cayó del Rowan un anciano cuervo y el maestro lo tomó entre sus manos y le dijo:

“Gracias por su servicio al universo querido maestro”

Ave sigue comentando el suceso con gran entusiasmo:

— Tomó un cuchillo y partió su cuello sobre un cuenco, la sangre de ese anciano animal fue su pintura y una de sus plumas su pincel. Nos pidió que hiciéramos una reverencia a su memoria y a cada una de nosotras nos marcó con el Hechizo de Ave.

Estrella advirtió:

— Misma que ahora ocultamos para poder mezclarnos entre la gente, tal vez en algún momento de nuestra vida podamos reunirnos o reconocer la hora en que la señal deba ser proclamada de nuevo.

Photo by Takeshi Arai on Pexels.com

λαμπάρα, el umbral se abre


Uno de tradicionales usos que se daba entre las adivinadoras en Grecia a las velas en los recintos era precisamente interpretar el futuro de sus comarcas a través de las señales que les entregaban las velas; tanto su luz como la cera derretida, entregaba un panorama claro a todas aquellas con el poder para entenderlo.

El camino de tormentas o desde un lago llegarían noticias

La griega que realizaba el ritual en el silencio de la oscuridad, entendió de forma precisa que hacia sus tierras se acercaba un grupo comandado por una poderosa mujer cuya experiencia le había permitido intuir el valor de una tradición que sería reconocida por generaciones posteriores.

Compartir experiencias con hechiceras de otras regiones, no era algo común, la mujer sintió que algo de gran valor estaba por nacer en su terruño, sin duda lo era, aún cuando ella no lo tenía claro; algo importante estaba por pasar y debía estar preparada para la llegada de las magas de la zona de los gélidos vientos.

De alguna forma la conexión estaba dada, el mundo que se percibe con los sentidos estaba apunto de permitirles mirar más allá de su propia realidad. Estar atenta a las señales, seguir estudiando los mensajes y guardar el secreto, formaría parte de la tarea de la mujer de aquella región que ahora se ha perdido en la inmensidad de los tiempos.

Nada por azaroso que parezca nos limita para creer que la humanidad lleva tiempo creando conexiones sensoriales que nos han permitido formar una urdimbre y trama fascinantes , cuyo tejido social es conocido por todos como historia.

Fotografía: El camino en la cera de Ariadne Gallardo

La Ceromancia, del griego: “keros”, cera, y “manteia”, adivinación

Reflexión necesaria: ¿ Qué sucedía en otras partes del planeta?


De igual forma había gente moviéndose, analizando el poder del Sol y de la Luna, había gente preguntándose que sucedía en ese sitio al que no era fácil llegar, ese lugar que les invitaba a soñar con un mundo distante y mágico, dónde bolas de fuego incendiaron sus campos y eran atemorizados por el rayo mortífero, cegados por una carga impresionante de vaporosos mantos de nubes y arrasados por tormentas que bajaban desde las alturas con toda la furia de los Dioses, sus deidades, su visión personal del mundo, su entrega lo desconocido buscando la forma de aplacar a los siniestros placeres de un gobernante que jamás les hablaba en su propio idioma.

El mundo con su diversidad estaba al encuentro de nuevos derroteros, de caminos desconocidos y de una forma de entender lo que no era facil a la vista del humano común.
Cómo acallar los siniestros placeres de un gobernante que jamás les hablaba en su propio idioma.

Habrán de encontrarse en alguna parte de los confines del planeta, podrán reconocerse y disponer en otras ocasiones de sus propios Dioses para imponerlos, Sangre, animales,  símbolos, semejanzas estelares, incluso humanos a los que se dotó de poderes sobrenaturales, seres  con raciocinio especial y intuición diferente a la de otros, habrían de estar en cada detalle, donde el hombre común no entretenía su mirada, ellos entenderían y escribirían lo que compartirían con otros en diversos dialectos y maneras de hacerse entender.









Photo by Ray Bilcliff on Pexels.com

El misterio del laberinto


Salir de aquella cueva con nuevos mensajes recibidos, les permitió a cada una de las damas mágicas percibir la realidad con un tono aumentado, el aroma petricor proveniente de la reciente lluvia pertinaz, ante la presencia de la luna llena les dio un alivio al reciente encierro en ese laberinto de aromas densos y de carga magnética impresionante.

La suave alfombra luminosa de luciérnagas se extendía a lo largo del horizonte, de esta forma fueron conscientes de la calma y confianza que el territorio les inspiraba, abrir los sentidos a la naturaleza sin duda era uno de los regalos mas bien recibidos.

Una de ellas miró al cielo precisamente al sitio donde más adelante otros reconocerían a la constelación de Tauro y colocó su mano sobre el hombro de la mujer de mayor edad entre ellas, en ese momento se dieron cuenta que había un lugar en el mundo donde otra mujer usaría un ovillo de lana y cuya magia desconocían.

La mayoría nos hemos dado cuenta que el ovillo al que nos referimos pertenece a la cultura griega y la poseedora del ovillo es Ariadna.
El ovillo que buscará la justicia

Ambas decidieron que dos de ellas emprenderían el camino hacia ese territorio distante y misteriosos, les esperaba el encuentro con encrucijadas y leyendas totalmente nuevas y laberintos donde definitivamente habitaban monstruos feroces, pero todo esto no era algo que al momento pudieran entender, optaron por lanzar las runas y dejar a la suerte de dos de ellas este fascinante episodio.

El hilo carmesí guarda secretos


Bajo el influjo del susurro que llegaba hasta ellas fueron convocadas al abrigo de Rowan, cada una de ellas llegó agotada y con el alma partida en fragmentos, bastaba mirarlas unas a otras el cansancio y la desesperanza las mantenía con una tristeza que resultaba incomprensible y dolorosa.

La quinta hechicera wicca sabía que debían dejar ir los pensamientos cautivos en sus dolorosos cuerpos y escuchar el susurro que emanaba del árbol, cada una de ellas entendería algo distinto, todas ellas lograrían encontrar el todo.

Esa conexión profunda y ancestral no era algo que reconocieran en su ser consciente, llegaba porque habían logrado una conexión espiritual única e indivisible, pese a sus heridas todas quedaron profundamente dormidas bajo el influjo el Rowan.

Aquella que dominaba a la serpiente sintió que sus brazos y piernas quedaban inmovilizados una fuerza sobrenatural la doblegó en sueños a no poder dominar su propio cuerpo, de esta forma entendió lo que le esperaba, los retos que estaba por afrontar necesitaban de su total fortaleza.

Para quien el ángel o el ave había dotado con destrezas, reconoció en las puertas de una construcción antigua la llegada de 4 cuervos que graznaban avisando la llegada de 3 palomas grises, comprendió que la sabiduría de una profunda comprensión, debía poner atención a cada detalle del camino. Al-Ghurab, “El cuervo” había dejado un simbolismo definido y la contemplaba desde los cielos de esa noche fatal. Ella era la que brindaba el hechizo de ave a las otras a partir de un emblema de unidad.

Emprendemos una travesía a través de los sueños de las 5 hechiceras que nos ayudan a viajar a un tiempo ancestral
La constelación del cuervo, cuenta con unas 29 estrellas, de las cuales solo 11 estrellas son visibles, esta constelación tiene una magnitud de unos 183,8 grados cuadrados.

La hechicera bajo el influjo de la estrella, comprendió la conexión de los cuervos y el camino que llevaba a un ser superior donde su visión vería algo más que lo que se mostraba al frente de ellas como certeza, sin serlo.

Para quien gobernaba y entendía los ciclos de la luna, comprendió que un modo de ver la vida podría llevarla al encuentro de una paradoja imprescindible para entender el camino a tomar, sintió que podía sostener a la luna entre sus propias manos.

La paradoja impredecible estaba en sus manos

La cicatriz fue la marca del fuego provocado en el paraje donde una de ellas muere, para esta hechicera la vida lleva una marca que no cierra y es un recordatorio de las batallas que cada ser experimenta, su sueño le recuerda la travesía dolorosa del fuego que a la vez que crea y transforma, también destruye. Ella es quien posee el anillo y la marca de la estrella que al nacer le dejó una herida de fuego que apareció con los años y cada experiencia vivida le marcó para siempre y le concedió un poder vital e impresionante, la videncia como un don, su paso hacia el oráculo.

El sueño de ésta última la lleva siempre por parajes dolorosos que deben ser purificados, Rowan le susurra con insistencia una frase fundamental: “El hilo carmesí guarda secretos, eres la única que vio el mensaje, recuérdalo”.

Su muerte no fue en vano ha dejado un legado impresionante

Las muerte atroz de la primera hechicera con la herida mortal que atravesó su pecho le dio el poder para dejar fluir su esencia vital en los huesos de animal poseedor de todas las tradiciones, al vincularse con su esencia dio paso a un elemento adivinatorio que al mismo tiempo llevaría a la hechicera del anillo a conocer todo aquello que aquella muerta en la huida  deseaba heredarle al grupo.

No sería una tarea fácil recordar con claridad cada ruta que el hilo carmesí siguió pero habia una forma de entender el recorrido y la herencia y definitivamente ella la hechicera del anillo iniciaría la travesía.