Coyolxauhqui hablará a través del junco verde


Cuento Corto de Ariadne Gallardo Figueroa

“¿Cuán distante es el horizonte donde tus sueños descansan?

El Mensajero

No decidas nada y no elijas nada, no desveles tus horas de insomnio en el camino incorrecto. Pensar a conciencia es un proceso lento y no es posible que veamos de inmediato el panorama total; se laboriosa y deja a la intuición  para el segundo plano en las horas inciertas. Ahora me retiro y voy hacia los símbolos.

Painani la miró con ojos asombrados pero no pudo ver los de la señora que permanecían vendados.

  • Esta bien me retiro y emprendo el viaje…

Se quedó en el umbral del templo esperando recibir respuesta o ver si Tlatoani se retiraba la venda de los ojos.

  • ¡Anda, sigue adelante, no verás mis ojos esta vez, debo retener tu esencia y si te observo no será posible! Recuerda todo cuanto hablamos, que sea tu guía la inmensa luz de Coyolxauhqui.

La mujer de ágiles pies se retiró bajo la inmensa luna que brillaba alumbrando su sendero, para perderse en el horizonte, su corazón palpitaba de temor y entusiasmo al mismo tiempo.

La soledad de Tlatoani

La mujer tomó entre sus manos un robusto junco y camino hacia la explanada superior del templo para hablar con la robusta Coyolxauhqui:

  • Amada señora que brillas integra en el firme cielo de estrellas, antes de hacerle frente a la batalla con el guerrero diurno ¡Dime si acaso debo conocer alguna nueva señal en el cielo?

Dicho esto la mujer del templo de la Luna ofreció en lo alto un junco verde, robusto y a  la vez tierno, sus largos cabellos con tonos de obsidiana y plata se levantaron con la fuerza del viento que invadía aquel espacio perdido en la inmensidad del tiempo y del cual solo conocemos trazos.

El junco se dobló dando de esta forma su señal  y alerta, la mujer supo que significado tenía todo ésto, pero había misterios que le serían revelados más adelante:

La marca hacia el agua
  • Señora, Coyolxauhqui, entiendo que no solo debo estar vigilante del Norte y del Sur,  un símbolo de agua reta a mi imaginación.

La señora Tlatoani, vigía del templo lunar cerró sus ojos y viajó con su esencia hacia el Este, llegó al sitio donde las aguas saladas lamen con delicadeza y susurros los límites de la tierra de arenas sutiles y caracoles. Se internó sobre la piel del agua de tonos densamente azules. Solamente observó a las bestias marinas que asomaban en saltos para darle la bienvenida a su imperturbable y viajera alma y se dijo para sí:

< Tal vez aquello que desconozco me será imposible percibirlo, tal vez aún no es su tiempo, solamente comprendo que debo mantenerme alerta de este presagio>

Cada uno lleva una tarea por cumplir, ya sea mística o parte de una aventura por encontrar lo mejor que nos pueda ofrecer la vida, si acaso tu vara se dobla analiza su mensaje y no titubees, que no tiemble tu mano; solamente dejate llevar por lo que sientes.

Representación de la Luna azteca del blog: de Estudillo Estrada

Nota de la autora, definitivamente alude igualmente a la runa del agua “Laguz” en germano, cuerpo de agua, anglosajón, “Lagu”, mar agua.

La herencia más productiva


Las hojas sueltas

Segunda mirada por Ariadne Gallardo Figueroa

Uno de los más apasionantes reto de todo investigador es ver y sentir que lo que se hace le da resultados, cuando todo está en contra la búsqueda sigue y nadie detiene a alguien que reconoce que lo que tiene enfrente es un hecho sin precedentes y del cual es necesario aprender.

Hoy recuerdo para ustedes como comienza ese post, y de esa forma entendemos que todo lo que hacemos forma parte de algo que será heredado a los otros, a los que nos rodean, de quienes aprendemos.

Esto es lo que Raudek le escribe a Barderian y ambos creen con toda certeza que lo imposible debe hacerse:

<Querido Ingerin Barderian: Mi investigación te pertenece, eres el único que puede darle seguimiento y buen uso, compartela con todo aquel que consideres un aliado y espero que no te tiemble  la manos con el escalpelo al momento de cortar mi cerebro.

Espero haber despejado tus dudas, cada una de las actividades que realizaste están descritas en  un folio aparte, de inicio fuiste el más valioso incentivo para demostrarte lo que sospechaba, después la misma investigación se convirtió en un poderoso recurso para encontrar respuestas que fueran útiles al futuro que se nos escapa de las manos.

Con todo mi cariño y leal afecto, sigue adelante, sé que lo harás.>

El conocimiento es un derecho, es un instrumento que nos pone alas y que merece formar parte de todos, en el mundo de Eggya el valor más grande estaba por perderse y era necesario preservarlo.

Hubo una pregunta en el trayecto: ¿Qué valoras como ser vivo? Les dejo la reflexión para que recuerden y analicen que tendrían cerca de ustedes si nuestro mundo estuviera por desaparecer.

Debo admitir que esta parte me hace llorar, vuelvo a vivir el momento en que Barderian intuye que será una flama encendida de nueva cuenta al regresar a la nebulosa de la cueva, definitivamente la metáfora es más alentadora y menos trágica, vale ponerla en esta reflexión:

“Intuir algo no te habla de certezas, solamente si crees que hay una llama encendida al final del túnel, es que seguirás ese camino a ciegas, pero a veces no hay una llama al final del túnel; la llama eres tú y posiblemente la guía.” Ingerín Barderian

Para todos aquellos que pueden y son guías en el camino de otros, para quienes logran iluminar con su arrojo el alma de los seguidores e intuir el futuro.

Siempre buscaremos la forma de lograrlo


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

En aquellos momentos desde la Tierra sabían todos que nada se podía hacer, debían esperar ya que la antena de transmisión no estaba operando como era debido para conocer los pormenores de la plataforma Lunar Internacional, confiaban plenamente en  el personal que operaba en ella contaba con adiestramiento para responder ante cualquier eventualidad y tenían una pequeña sorpresa que los alentó por completo, el Mega Vector Egg III había alunizado, el anuncio fue dado a conocer a los medios por Yilia:

— Recientemente hemos recibido la respuesta que todos estábamos esperando nuestros compañeros a cargo de la tercera expedición han alunizado, la reparaciones de la Torre de Central de Comunicaciones está en proceso de reparación, todo el personal operativo a salvo, los daños solamente fueron materiales.

Las personas en los cafés, bares, supermercados, automóviles, todo sitio habitado por terrícolas, paralizaban sus actividades cuando se trataba de un anuncio de los eggyanos, pero éste en particular los llenó de gozo.

Al interior del recinto de Ana Pérez Riv, los invitados a hacer contacto con los maestros ascendidos, no habían dormido, su actividad imponía una constante guardia y eso era en verdad agotador; en aquel instante del anuncio todos ellos desayunaban y recibieron la noticia con mucha menos elocuencia que el mundo exterior, en sus rostros había un brillo de complicidad y asombro, la mezcla perfecta para expresar lo que ellos captaron.

¿En realidad qué fue lo que captaron? Al llegar a la Tierra los tripulantes de la tercera nave extraterrestre, tendrían que ponerse de acuerdo para explicar los antecedentes de todo aquello que finalmente intuyeron los líderes místicos.

La firma del pionero ingerin Barderian en idioma eggyano, que dejaba en cada nota a Raudek Vilob

“Intuir algo no te habla de certezas, solamente si crees que hay una llama encendida al final del túnel, es que seguirás ese camino a ciegas, pero a veces no hay una llama al final del túnel; la llama eres tú y posiblemente la guía.” Ingerín Barderian

Con esta nota que en algún momento del pasado en una galaxia cuyos tiempos no son los nuestros es que concluirá el capítulo El Puente, para dar paso al titulado: Los Inicios que finalmente abre una puerta para entender por qué la primera novela  Galaxia de Cristal inicia con el capítulo llamado Éxodo.

Por extraño que parezca, lo mismo le pasó a Raudek Vilob y le pasa a muchos que se dan a la tarea de investigar para encontrar respuestas que no son fáciles y con las que puedes simplemente gritar con elocuencia ¡Eureka! Nos siempre al final del camino, por lo general sucede al comienzo.

Capítulo Los Inicios

Regresemos al momento cuando Vilob, le pide a Galdek Fardeg que la deje sola y entre sollozos ella observa los trozos de vidrio regados por todo el laboratorio y medita para sí misma:

< No veo la rabia de un salvaje en esto, amado Barderian, lo que veo con claridad es la impotencia de un valiente dispuesto a todo por encontrar soluciones en medio de un mundo que nos ha puesto a prueba.

Amado mío, te prometo que antes que mi llama se apague, las tendrás, pero no me considero la guía, esa eres tú y la clave está en lo que me dejabas en la ventana del laboratorio cada tanto, en un trozo de papel>

Ella recordó en aquel momento las ocasiones que distraída con la mirada en un monitor de rastreo nanométrico, de repente sentía un calor subir por su  cuerpo y entendía que era la mirada abrasadora de Ingerín que desde la ventana en el pasillo del laboratorio le sonreía y le dejaba una nota escrita a mano y se retiraba en silencio. 

Esa noche, Raudek al llegar a su casa colocó en un maletín sellado, cada una de las notas, que Barderian por un tiempo prolongado y cada que le era posible, le dejaba en aquel laboratorio al que no volvería, pues en ese momento decidió marcharse a la Luna de Medreos.

Antes de cerrar el maletín extrajo al azar una de las notas que decía:

“En tu mirada descubro un sendero que me impulsa hacia un mundo que no conozco. Eres el misterio que sacia mi sed de aventuras; no me conformo con mirarte, tu vida me da energía para sentirme inmortal y creerlo posible” Ingerin Barderian

Raudek se puso a llorar con desaliento, con ese dolor que solamente sienten los que enfrentan al más profundo amor, respiró con las fuerzas que le quedaban y avanzó hacia la nave que en ese momento instaba a los pasajeros al abordaje.

Al tomar posesión del nuevo laboratorio y en espera de que su equipo y el coordinador Galdeg Fardeg se instalarán, dispuso en la pared las notas, primero en forma cronológica, se alejó y las observó hablando de forma imaginaria con Barderian exclamó:

<Por supuesto que no, esto lo haría un historiador, tienes razón querido mio.>

Entonces las dispuso por temas y al observarlas negó con la cabeza:

< Imposible, ilumíname Barderian, ¡Hazlo ya!>

Entonces recordó ese calor que la rodeaba cuando él la miraba y se dijo:

<Tienes razón cada una de tus notas son un impulso eléctrico.>

Entre lágrimas de alegría y tratando de evitar que la mirada se le nublara, con los ojos anegados de lágrimas miró al vacío:

<¡Amado mio, Barderian, eres un genio!

Existe el método científico, ciertamente, pero nadie puede negar que sin pasión todo es improbable.

Dibujo y diseño fotográfico de la autora, con filtro gratuito de PicsArt titulado:

“La firma de Barderian”

Hay un lugar donde somos lo que deseamos


#everydayinspiration

En ocasiones nos centramos en la lógica, pero si dejamos de imaginar y crear, la vida se vuelve gris y ausente de alegría.
Avancemos por la ruta creativa, sólo así seremos libres

Precisamente está en ese sitio que a veces compartimos con seres especiales y otras lo guardamos sólo para nosotros, pero muchas otras tantas ocasiones nos atrevemos a llevarlo al papel y declararlo un texto creativo y salvar el día de todos los fantasmas que nos acompañan a diario.

Ellos son seres que puedan dar forma a nuevas ideas, pueden dejar de ser fantasmas y ser ideas creativas, también son el filtro de pensamientos lógicos y bien planificados que nos ayudan a avanzar a través del mundo donde las regulaciones sociales y políticas necesitan un empujón.

Nadie que se precie de ser un ser pensante puede invalidar su potencial para poner la sinapsis al servicio de su propia producción, lo mecánico del pensamiento automático deja de serlo, el mundo que se mantiene bloqueado por la lógica extrema, emprende una nueva aventura, entonces el mundo puede derrumbarse, estamos dispuestos a volverlo a reconstruir y solo entonces la libertad nos hará felices.