Ave y Estrella siguieron su camino desde la costa hasta una zona montañosa, ya habían transcurrido varias visitas del señor del día y la dama de las noches, que en aquellos momentos crecía esperando su esplendoroso momento de redondez en el firmamento, se habían despedido de unos aldeanos que las trataron con benevolencia, ya que sus conocimientos de las hierbas curativas le habían quitado un dolor de muelas a una anciana muy querida de todos ellos y vieron que el lenguaje de señas, aun siendo excéntrico y algo teatral les permitió compartir alegría y conectarse en un lenguaje nuevo con aquellos pobladores.

Estrella señaló un claro en el bosque donde descansar, habían decidido partir muy de madrugada y el cansancio se hizo presente, pero no solo eso:

— Ave, te  das cuenta del silencio que hay en el bosque, es muy extraño.

— Debemos estar atentas debe ser el aviso de una señal, debemos concentrarnos, señaló la mujer al momento que buscó entre las copas de los árboles algo que le diera pistas de lo que estaba sucediendo.

Por su parte Estrella miró el cielo en busca de algo que  les ayudará a entender lo que sucedía, por su mente cruzaron infinidad de situaciones que la alertaron, pero no tenían fundamento si lo que ella pensaba no se reflejaba en el cielo. Hasta que apareció, portentoso y enorme, al momento que la hechicera puso su manos sobre el hombro de Ave y exclamó con vehemencia:

— ¡Hermana, él renace de las cenizas en el más cruel de los silencios!

El alma del Maestro en el cielo

Ambas mujeres se sorprendieron ante la imagen descomunal de aquella ave en el firmamento y unieron sus manos por las palmas para clamar por el fuego amigo:

Rodealo de calma, rodeado de comprensión, dale fortaleza ante la más grande desolación, que encuentre el fuego amigo que necesita para seguir, que su voz sea escuchada por la persona correcta, que el amor en su corazón lo ayude a no perderse en la tristeza.

Esta frase fue repetida, 8 veces el número del infinito, el número de lo que ellos representaban desde ahora y para siempre como el Clan del Hechizo de Ave.

Nota de la autora: Se cree que esta ave mitológica nació en Oriente y fue adoptada posteriormente por los griegos. Para las hechiceras de mi relato no es reconocida como el Ave Fénix, para ellas es un símbolo del alma del Maestro, su preocupación, las acerca a imagenes de situaciones que puede estar atravesando su hermano.

Fotografía de la autora Ariadne Gallardo Figueroa: “El ave renace”


Aquella noche, Sie no pudo conciliar el sueño, su alma viajaba en busca de la idea perfecta el cómo acercarse al objeto de sus palabras y símbolos, que éste fuera preciso y adecuado. Recordaba uno a uno los textos que había realizado en su trayecto, algunos estaban encendidos de una luz difusa que se perdía como la llama de una vela en medio de la oscuridad más profunda y eso le molestaba, no tener claridad, estar a ciegas en medio del camino  y sentir que la idea precisa no llegaba a su mente y su sentimiento la agobiaba sobremanera.

Finalmente se despertó cuando la noche aún era profunda y Amin también, éste le dijo con la voz perdida entre bostezos:

— ¿Qué sucede Sie, que te mantiene dando vueltas sin poder dormir?

— Me molesta no poder decir lo que mi mente lleva adentro, siento que me atropelló en una maraña distante, no es lo que espero.

Amin se frotó los ojos con inquietud y le dijo con firmeza:

— Concéntrate en mirar hacia ese sitio que te espera, tal vez esa sea la razón por la cual tu confianza se pierde. ¿Qué es lo que miras más allá de la arena, más allá del hombre halcón que ha perseguido tus sueños, incluso más allá del escorpión que se hundía en la arena para no perder la vida?

— Veo fuego en rollos de raíces pintados con símbolos como los que estoy aprendiendo a hacer, veo a un grupo dedicado en atesorarlos.

— Ese fuego es luz en cada uno de esos papeles o qué clase de fuego observas

— Es fuego avasallador, fuego destructor… Al decir estas palabras, la mirada de Sie, se tornó preocupada y su alteración la hizo llevar sus manos al rostro, como intentando no ver más de todo aquello.

Si fuera mi presagio una certeza y es verdad que es lugar arderá en llamas, exclama Sie.

— ¿Crees que todo lo que tienen esos materiales solamente por tener palabras son valiosos?

— Lo escrito ahí debe ser de un valor incalculable para que esos hombres le dieran un recinto tan especial… Tal vez eran palabras como las mías, oscuras y sin la suficiente luz para ser portadoras de confianza. 

Amin rascó su nuca buscado la respuesta adecuada para ella, se llevó la mano a la barba y la frotó con insistencia, no llegaban a él ideas para interpretar lo que Sie le había dicho, hasta que de pronto la miró con serenidad y explicó:

— Tal vez no todo aquel  que se concentra en escribir dice lo que necesita decir, también debe ser invadido por las sombras y muchos de esos papeles sean la sombra de una idea que necesita ir más lejos.

Todo mundo atesora su camino de la oscuridad a la luz, es por eso que te he pedido que no deseches lo que has escrito, si tu amor por las palabras hilvana adecuadamente la secuencia, la luz aparecerá.

El verdadero problema es que no todos los humanos logran concentrarse lo suficiente en una tarea propuesta, su interés al no encontrar respuestas, se pierde y van a otra cosa, olvidan que los llevó a ese enamoramiento para decir lo que era necesario.

Entonces su oscuridad se planta en los recintos, donde otros irán en busca de luz y no la encuentran, las preguntas los llevan a desconfiar, enemistarse con los que guardaron con celo sus ideas y no las continuaron.

Sie, lo miró con expresión preocupada e interrogó:

— ¿Entonces de qué sirve que yo conserve mi oscuridad si puede provocar la ira de Dioses y humanos?

Amin la miró con una sonrisa y la abrazó con ternura y musito cerca de su oído:

— Porque aquel que conozca tu camino sabrá que no abandonaste, que tu oscuridad te llevó a la luz y no necesitarás de guardar en un recinto especial tus palabras escritas, serán parte de ti, cualquiera que te pregunte entenderá que tu mente es el recipiente de toda tu riqueza y que ha sido compartida, replicada por otros, que confiarán en la luz que puedes darles. La confianza debe arder en el alma.

Sie, lo observó con asombro y añadió:

— Si fuera mi presagio una certeza y es verdad que es lugar arderá en llamas, todos los que continúen su labor hacia la luz, llevarán en su alma sus aprendizajes, sus tareas serán con el tiempo la luz más brillante para iluminar a otros.

Amín la abrazó y la recostó junto a su regazo para recuperar algunas horas de sueño antes de que la caravana volviera a moverse hacia aquel enigmático destino. 

Fotografía tomada de https://lapiedradesisifo.com/2016/10/03/alejandria-no-puede-morir/


Al subir a la caravana la mayoría de los que ahí se encontraban saludan: “الله معك”

al oído le dijo Amin: 

— Eso significa Dios esté contigo

Sie, de oído repitió aquellas palabras, cuyo término no representaba para lo que había aprendido absolutamente nada. Había trenzado su cabello y lo puso a un lado de su hombro y una mujer del grupo le ofreció una manta pequeña de una seda suave y de tonalidades agradables en oscuros matices; con ella cubrió su cabeza y le agradeció con una sonrisa.

Sie, observó la punta de su cabello trenzado e imaginó que de la misma forma que se corta el cascabel a una serpiente, su nombre ahora, estaba mutilado. Entendió que cruzar fronteras tenía un precio y que ella no era nadie para erigirse con todo el poder de su personalidad en ninguna parte, para aprender de los otros era mejor viajar con el perfil irreconocible de los grandes exploradores, quienes puedes  intuir por que hacen un bulto, pero no siempre.

Amín la abrazó con la intención de que en cada momento que él presionara su brazo ella se acercara a él, para que pudiera susurrarle lo que los viajeros decían, sin que esto se percibiera. Solamente dos de ellos sabían y conocían en origen de Sie, habían compartido el pan en su casa y eran grandes amigos de Amin, pero no estaban en ese tramo de la caravana.

Casi siempre creemos que las promesas son algo que se cumple a pie juntillas porque las recibimos de alguien especial  y sentimos que no podría ser de otra forma viniendo precisamente del ser que nos ama. 

Esa noche al apagarse la fogata, se acercó a Amin un hombre y le entregó un pequeño objeto por el cual Amin pago con una reverencia y regresó al lado de su amada con el rostro iluminado por la alegría y el gozo, la llamó aparte y le entregó dos objetos: La vejiga de un molusco y la pluma de una gaviota y le dijo:

— Querida Sie, te entrego dos objetos mágicos: El saco de tinta de un ser extraordinario, que la emplea para mimetizarse, ocultarse debajo de personajes y paisajes fabulosos, serás como el pulpo que lanza tinta para dejar un mensaje y la pluma de  un ave, que se lanza desde lo alto al mar en busca de alimentos, en tu caso la hundirás en el mar de tinta que te ayudará a dibujar el camino que habrás de recorrer desde tu imaginación y otras veces a mi lado.

Querida Sie, te entrego dos objetos mágicos: El saco de tinta de un ser extraordinario y la pluma de una gaviota.

Mi anhelo es que cuando la vejez nos alcance podamos encontrarnos en un sitio sereno, donde todo lo aprendido pueda ser el acervo del conocimiento adquirido, un lugar al que el sediento por conocer, pueda acercarse y maravillarse de lo que descubrimos, de lo que viste y el cómo lo hiciste. Solo entonces Hechizo de Ave cumplirá parte de su tarea.

Photo by Karolina Grabowska on Pexels.com


Análisis del texto y connotaciones culturales que van más allá de un rasgo regionalista

Hoy le corresponde a dos de los siguientes relatos de Hechizo de ave:

Huyendo a contratiempo y ¿Cuántas seguimos vivas?

En el encuentro de estos otros dos textos está el temor a ser destruidos por aquel que no comprende lo que somos, quien desea imponer sus valores a lo que no pertenecen y hemos cultivado, esto va más allá de una región del planeta es el signo de todos los tiempos del conquistador, del que caza por marcar un territorio y doblega al otro a ser, si o si, como él, o desaparecer para siempre.

Hasta ahora podemos percibir esta realidad que nos empobrece en el ámbito de evolucionar como especie, la ira impone una fuerza y pese a permanecer a salvo detrás de la confianza de la propia cultura, la hechicera más comprometida se ve presionada a cubrir con fuego el paraje que otrora lucía espléndido; no hay oportunidad para el diálogo con alguien que recién ha destruido la vida de un ser de tu propia especie.

La rabia contenida impone el fuego ante la espada, la pregunta obligada es clara, ¿Qué hemos hecho como humanidad cuando nos brindamos tan poco entendimiento unos y otros?

No es banal mi interés en este tema, como asgardiana si alguien me preguntara por que eres residente de la Nación Espacial Asgardia o qué significa Asgardia para una mexicana, debo tener claro que no habito en una nación por el hecho de que exista, sino por que cada rasgo cultural, motivo especial e incluso raíz etimológica que la ha nombrado, resuena en mi, además debo entender claramente que mi nación no es una región del mundo, es la órbita del mundo y a partir de ahí la construcción de un ámbito totalmente diferente con raíces definidas.

Si tu te vas a vivir a otro país, debes aprender el idioma y conocer su constitución para entenderte ahí, debes respetar sus leyes, pero si vas a vivir como asgardiano visualizas el mundo desde lo alto como un todo donde aspiras que las fronteras no sean un impedimento cultural o físico para entenderte con el otro, si es dificil este concepto, pero de él tendremos que valernos en el futuro si queremos sobrevivir, no solo como asgardianos, sino como humanidad.

Fotografía de Ver entre líneas de Ariadne Gallardo


Hoy inicia nuestra semana asgardiana y debido a ello me tienen dando el resumen de lo que voy a desarrollar en los días por venir.

16 Scorpio 0004

Es a partir del calendario lunar que me he interesado de forma puntual en el analisis de lo que tienen que ver la astrología y los modelos del zoológico en la bóveda celeste. Tomando en cuenta que el  zodiaco es la banda de la esfera celeste que se extiende 8 grados y medio a ambos lados norte y sur de la eclíptica, como una faja que se desplaza varios grados por encima o por debajo del camino del Sol, pero donde se ha invalidado a OPHIUCHUS.

Por ello es de gran importancia ir a las culturas ancestrales y descubrir el verdadero momento cuando el tiempo valida su recorrido a favor de rituales y cosechas por igual tomando en cuenta al satélite natural de la Tierra.

El zodíaco lunar celta estaba configurado por la antigua secuencia del alfabeto irlandés. El Ogham es un calendario de trece meses lunares de 28 días cada uno, representados por un árbol predominante. Además, existe un día extra, conocido como “el día sin nombre”, representado por el muérdago, planta mágica por antonomasia para los celtas, puesto que protege de todo mal y se relaciona directamente con los dioses y la inmortalidad.

El calendario asgardianos tambien cuenta con días extras:

  1. La frecuencia de un “duplicado de día adicional” [EDD] está determinada por la “constante de calendario de Morozov” [31/128 del día = 0,2421875 del día = 20 925 segundos]. Por lo tanto, a diferencia del calendario gregoriano, cada año 3200 a partir del 1600 (por ejemplo, 4800) no es bisiesto.
  2. Cada “Día adicional” [ED] de un año no bisiesto y cada “Duplicado de día adicional” [EDD] de un año bisiesto es seguido por el domingo, el primer día del primer mes del año nuevo: el 1 de Acuario [ Enero 1].

¿Por qué valorar la cultura celta?

La cultura celta sintetiza los saberes ancestrales provenientes de tracios, aqueos, etruscos, cananeos, hebreos, fenicios. A través de ellos, cristalizó una sociedad que vivía según la observación de las estaciones, las plantas que florecían o daban fruto en ese momento, sus arquetipos y vibraciones, así como los cambios astrológicos y sucesos relevantes. Una cosmovisión enraizada a la naturaleza, una metafísica basada en los árboles.

Ahora bien si Asgardia es una nación que engloba a diversas naciones y culturas del mundo y surge a partir de la idea del Yddrasil, Según la mitología nórdica, el Yggdrasil (árbol de la vida) es un fresno perenne cuyas raíces y ramas unen los diferentes mundos llamados Asgard, Midgard, Niflheim, Muspelheim, Svartalfheim, Helheim, Alfheim, Vanaheim y Jötunheim, también se conoce que de su raíz nace la fuente que se encarga de llenar el pozo del conocimiento que es custodiado por Mimir. Las cosas tienen sentido.

Es un fresno perenne: el árbol de la vida, o fresno del universo, en la mitología nórdica. Sus raíces y ramas mantienen unidos los diferentes mundos

Veremos a lo largo de las leyendas del mundo que el árbol de la vida persiste en otras culturas, incluso en Mesoamérica contamos con un árbol de la vida, para todos los que vivimos en dicha región, la unidad del mundo se enraíza definitivamente en un potente enramado de raíces que fortalecen y nutren a la vida.

Uno de los trabajos artesanales mas destacados en nuestro país, valora y expresa igualmente al árbol de la vida

Tomado en cuenta esto, podemos percibir una constante y a partir de ella encaminar la mirada al cielo con ánimo no solo de entender lo revitalizante de los calendarios lunares, ya que percibir al cielo arriba de nosotros está mucho más que un zoológico, esta la magia de constelaciones que nos dan inspiración para seguir diversos caminos, de eso va a tratar el siguiente trabajo, sobre la señal que recibí el día de ayer en el cielo exactamente debajo de mi lugar de residencia. No se lo vayan a perder.