Ver entre líneas y más alla de la leyenda

Análisis del texto y connotaciones culturales que van más allá de un rasgo regionalista

Hoy le corresponde a dos de los siguientes relatos de Hechizo de ave:

Huyendo a contratiempo y ¿Cuántas seguimos vivas?

En el encuentro de estos otros dos textos está el temor a ser destruidos por aquel que no comprende lo que somos, quien desea imponer sus valores a lo que no pertenecen y hemos cultivado, esto va más allá de una región del planeta es el signo de todos los tiempos del conquistador, del que caza por marcar un territorio y doblega al otro a ser, si o si, como él, o desaparecer para siempre.

Hasta ahora podemos percibir esta realidad que nos empobrece en el ámbito de evolucionar como especie, la ira impone una fuerza y pese a permanecer a salvo detrás de la confianza de la propia cultura, la hechicera más comprometida se ve presionada a cubrir con fuego el paraje que otrora lucía espléndido; no hay oportunidad para el diálogo con alguien que recién ha destruido la vida de un ser de tu propia especie.

La rabia contenida impone el fuego ante la espada, la pregunta obligada es clara, ¿Qué hemos hecho como humanidad cuando nos brindamos tan poco entendimiento unos y otros?

No es banal mi interés en este tema, como asgardiana si alguien me preguntara por que eres residente de la Nación Espacial Asgardia o qué significa Asgardia para una mexicana, debo tener claro que no habito en una nación por el hecho de que exista, sino por que cada rasgo cultural, motivo especial e incluso raíz etimológica que la ha nombrado, resuena en mi, además debo entender claramente que mi nación no es una región del mundo, es la órbita del mundo y a partir de ahí la construcción de un ámbito totalmente diferente con raíces definidas.

Si tu te vas a vivir a otro país, debes aprender el idioma y conocer su constitución para entenderte ahí, debes respetar sus leyes, pero si vas a vivir como asgardiano visualizas el mundo desde lo alto como un todo donde aspiras que las fronteras no sean un impedimento cultural o físico para entenderte con el otro, si es dificil este concepto, pero de él tendremos que valernos en el futuro si queremos sobrevivir, no solo como asgardianos, sino como humanidad.

Mirar al cielo y pedir respuestas

Hoy inicia nuestra semana asgardiana y debido a ello me tienen dando el resumen de lo que voy a desarrollar en los días por venir.

16 Scorpio 0004

Es a partir del calendario lunar que me he interesado de forma puntual en el analisis de lo que tienen que ver la astrología y los modelos del zoológico en la bóveda celeste. Tomando en cuenta que el  zodiaco es la banda de la esfera celeste que se extiende 8 grados y medio a ambos lados norte y sur de la eclíptica, como una faja que se desplaza varios grados por encima o por debajo del camino del Sol, pero donde se ha invalidado a OPHIUCHUS.

Por ello es de gran importancia ir a las culturas ancestrales y descubrir el verdadero momento cuando el tiempo valida su recorrido a favor de rituales y cosechas por igual tomando en cuenta al satélite natural de la Tierra.

El zodíaco lunar celta estaba configurado por la antigua secuencia del alfabeto irlandés. El Ogham es un calendario de trece meses lunares de 28 días cada uno, representados por un árbol predominante. Además, existe un día extra, conocido como “el día sin nombre”, representado por el muérdago, planta mágica por antonomasia para los celtas, puesto que protege de todo mal y se relaciona directamente con los dioses y la inmortalidad.

El calendario asgardianos tambien cuenta con días extras:

  1. La frecuencia de un “duplicado de día adicional” [EDD] está determinada por la “constante de calendario de Morozov” [31/128 del día = 0,2421875 del día = 20 925 segundos]. Por lo tanto, a diferencia del calendario gregoriano, cada año 3200 a partir del 1600 (por ejemplo, 4800) no es bisiesto.
  2. Cada “Día adicional” [ED] de un año no bisiesto y cada “Duplicado de día adicional” [EDD] de un año bisiesto es seguido por el domingo, el primer día del primer mes del año nuevo: el 1 de Acuario [ Enero 1].

¿Por qué valorar la cultura celta?

La cultura celta sintetiza los saberes ancestrales provenientes de tracios, aqueos, etruscos, cananeos, hebreos, fenicios. A través de ellos, cristalizó una sociedad que vivía según la observación de las estaciones, las plantas que florecían o daban fruto en ese momento, sus arquetipos y vibraciones, así como los cambios astrológicos y sucesos relevantes. Una cosmovisión enraizada a la naturaleza, una metafísica basada en los árboles.

Ahora bien si Asgardia es una nación que engloba a diversas naciones y culturas del mundo y surge a partir de la idea del Yddrasil, Según la mitología nórdica, el Yggdrasil (árbol de la vida) es un fresno perenne cuyas raíces y ramas unen los diferentes mundos llamados Asgard, Midgard, Niflheim, Muspelheim, Svartalfheim, Helheim, Alfheim, Vanaheim y Jötunheim, también se conoce que de su raíz nace la fuente que se encarga de llenar el pozo del conocimiento que es custodiado por Mimir. Las cosas tienen sentido.

Es un fresno perenne: el árbol de la vida, o fresno del universo, en la mitología nórdica. Sus raíces y ramas mantienen unidos los diferentes mundos

Veremos a lo largo de las leyendas del mundo que el árbol de la vida persiste en otras culturas, incluso en Mesoamérica contamos con un árbol de la vida, para todos los que vivimos en dicha región, la unidad del mundo se enraíza definitivamente en un potente enramado de raíces que fortalecen y nutren a la vida.

Uno de los trabajos artesanales mas destacados en nuestro país, valora y expresa igualmente al árbol de la vida

Tomado en cuenta esto, podemos percibir una constante y a partir de ella encaminar la mirada al cielo con ánimo no solo de entender lo revitalizante de los calendarios lunares, ya que percibir al cielo arriba de nosotros está mucho más que un zoológico, esta la magia de constelaciones que nos dan inspiración para seguir diversos caminos, de eso va a tratar el siguiente trabajo, sobre la señal que recibí el día de ayer en el cielo exactamente debajo de mi lugar de residencia. No se lo vayan a perder.