Los Inicios

El Puente, Segundo Capítulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Es importante recordar las constantes transformaciones de la hechicera Sol, para de esa forma comprender que su camino hacia las estrellas, había acontecido  muchos siglos atrás, posiblemente suceda eso a las conciencias que se arraigan en el pensamiento colectivo, son cohesionadas por la acción gravitatoria de todos aquellos que las piensan y esto desde luego que no es ciencia, solamente la magia de mi propia imaginación.

Sin embargo, nadie puede estar ajeno al hecho de que nuestros  pensamientos hacen reaccionar a otros que nos rodean, podemos influir en las personas con lo que manifestamos, esto si es ciencia y si acaso fuera posible potenciarlo a la distancia, bueno a nadie nos consta. De eso están hechos los sueños, cuando proyectamos una idea y podemos con el tiempo concretar, de alguna forma similar a lo que teníamos en mente.

Barderian y Fuego habían puesto en sus mentes una meta bajo un simple enunciado: Preservar lo que importa e interesar a los otros en esa toma de conciencia; cada filósofo, científico, pensador, místico, intelectual, escritor, contestatario social se rige por reglas muy similares; sabemos por el criterio colectivo que no mueren sus ideales, además transforman a la gente que los rodea, sus creaciones ayudan a que la sociedad avance.

También son presas de los fanáticos, de aquellos que se sirven de sus doctrinas y enseñanzas para captar adeptos y modificar a su conveniencia determinadas filosofías, entonces, alguien rompe el molde, crítica, reflexiona, cuestiona, dinamiza el caos del cual surgirá con el paso de los siglos un orden social diferente y todos ellos los que colocan al mundo de cabeza para sustraer lo valioso y desechar el oropel y cada subterfugio  decorativo, quedan perennes, eternos, unidos a una memoria colectiva que los reagrupa y sustenta incluso más allá de su propia existencia.

Con ellos precisamente convivirán en una dinámica fascinante y creando una resonancia los que se fueron pero jamás se olvidaron; cada pueblo del mundo les dará un nombre y los valorará en sus propias creencias, pero es bueno señalar que su conciencia en ese vaivén que no permite el vacío en el inmenso cosmos no reconoce más ideología o credo que el de ser la unidad de conciencias a favor de lo que debe ser preservado; me parece imposible imaginar un cielo para ateos y otro para católicos, uno mas aparte para los musulmanes… No puedo concebir algo así; definitivamente no lo puedo creer al pensar que todos estamos hechos de la misma sustancia y al final no hay atuendo, no hay fastuosos palacios y tampoco banquetes, en un sitio que deja lo material del mundo de los vivos.

Nos acercamos al epílogo

Una vez que los eggyanos portaron sus credenciales que los validaron como residentes en la Tierra, la mayoría de los centros de investigación y agencias espaciales los querían en sus instalaciones, sus importantes conocimientos del cosmos, las innovaciones que habían logrado para emprender la travesía, los colocaban en un sitio de privilegio para impartir clases y conferencias.

Su forzada androginia que los ayudó a soportar la impresionante travesía se fue revirtiendo con el paso del tiempo, muchos de ellos se volvierona enamorar y la vida les permitió que la mezcla entre humanos y eggyanos potenciará los genética de los seres vivos en nuestro planeta, y los otros espacios habitados por seres inteligentes del cosmos.

El nacimiento de la hija del profesor Zila y Citlali fue todo un acontecimiento, por supuesto la nombraron Alnitak, en referencia a la nebulosa de la flama, su día de nacimiento también la recibió un temblor de tierra en la capital mexicana, como recordatorio del día que fue concebida.

En su adolescencia se sentó ante el escritorio de su padre y le dijo con total seriedad:

< Padre, no estoy de acuerdo con que los maestros ascendidos y los líderes místicos, conserven ese nombre, creo que son mucho más que eso, emprendamos una labor para modificar esa idea, revolucionar lo establecido nos da fuerza evolutiva y es la mejor forma de exclamar ¡Hagamos magia! >

El mundo del futuro es algo que construimos en el presente y si logramos que sus estructuras nos ayuden a seguir hacia las estrellas, podremos definitivamente revolucionar lo establecido y ser mejores versiones de lo que ahora somos.

Gift “El efecto mariposa y el caos”


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Uno de los más apasionantes reto de todo investigador es ver y sentir que lo que se hace le da resultados, cuando todo está en contra la búsqueda sigue y nadie detiene a alguien que reconoce que lo que tiene enfrente es un hecho sin precedentes y del cual es necesario aprender.

Cada muestra de tejido, cada tubo de ensayo que había quedado destrozado en su laboratorio, le permitió ver con claridad poco a poco en medio de la más oscura de las sinrazones.

Ruadek Vilob inició un nuevo camino, se fue a la Luna de Medreos y solicitó en el hospital general los cerebros de las personas que habían fallecido con aquella parálisis corporal que por lo general se presentaba en pacientes adultos en edad reproductiva.

Por otra parte, intentó gestaciones in vitro de habitantes de Medreos y Eggyanos, los resultados en este sentido tenían una variante que comenzó a descubrir en diversas partes de su mundo raíz, al igual que donde habitaban los pobladores de Medreos; sin importar que fueran de un género u otro, ambos géneros al nacer, tanto in vitro como en gestaciones normales no tienen órganos reproductores; sus cuerpos eran funcionales, para alimentarse y excretar los alimentos, pero solamente eso. 

El escenario era un grito de angustia en una sociedad mermada por los mundos destruidos, que al buscar refugio en otras lunas, se enfrentó a una variante en el código genético que impedía el nacimiento de nuevos pobladores y no solo eso los que aún podían reproducirse con las personas que pertenecían a sus propios mundos, en la edad habilitada para ello, sus cuerpos caían en la parálisis total.

Los infantes temían crecer porque su vida se vería enfrentada a la parálisis, aún no sabían si  tendrían tiempo de llegar a la pubertad de forma normal. 

Ante este panorama Vilob decidió almacenar esperma de personas maduras, pero las mujeres de edad avanzada que permanecían activas no contaban con óvulos para poder cerrar el proceso de los niños de probeta; la conclusión más escalofriante: Estaban destinados a desaparecer.

Raudek Vilob se aseguraba de enviar sus reportes al correo de Barderian, de vez en cuando él contestaba con un símbolo de + era su acuse de recibo. Ellos no volverían a verse en vida, hasta el momento que él tuvo que diseccionar el cerebro de Vilob para conservar sus dendritas en un tubo de ensayo; la última carta que ella le envió decía:

<Querido Ingerin Barderian: Mi investigación te pertenece, eres el único que puede darle seguimiento y buen uso, compartela con todo aquel que consideres un aliado y espero que no te tiemble  la manos con el escalpelo al momento de cortar mi cerebro.

Espero haber despejado tus dudas, cada una de las actividades que realizaste están descritas en  un folio aparte, de inicio fuiste el más valioso incentivo para demostrarte lo que sospechaba, después la misma investigación se convirtió en un poderoso recurso para encontrar respuestas que fueran útiles al futuro que se nos escapa de las manos.

Con todo mi cariño y leal afecto, sigue adelante, sé que lo harás.>

Ahora bien en qué momento ambos vieron todo ese devastador escenario como una oportunidad y no una tragedia; la respuesta no es sencilla pero facilitó la respuesta que sin ser la más deseada, se convirtió en la esperanza de muchas generaciones posteriores en su busca de hábitat para preservar su cultura y sus valiosos conocimientos.

Estamos por llegar a la escena donde la base lunar espera a la tercera nave eggyana y poco a poco descubriremos que hay hazañas que solo se le podían ocurrir a un aventurero de la talla de Barderian, para quién romper protocolos e imponer sus reglas, era asunto de todos los días y gracias a ello,  logró lo impensable.

Con esa mirada audaz y la sonrisa torcida que tanto le gustaba a Raudek,  sus colaboradores lo recordaban cuando decía:

“Si te han dicho que las cosas solo pueden ser de un modo, piensalo dos veces, por lo general se equivocan”

El mundo puede ser el más maravilloso misterio, los mundos que podemos encontrar, podrían ser una fascinante hazaña.

Photo by Pedro Figueras on Pexels.com


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

A veces queremos ser muy claros en el desarrollo de una imagen literaria, pero siempre hay que sustentarla con una fotografía, muchas de ellas son caras, tienen copyright y no se pueden insertar fácilmente en blogs por permisos.

Algunas veces nuestra imaginación necesita un poco de ayuda.

Por eso he decidido utilizar la herramienta de realización de guiones que utilizan los cineastas para determinados espacios de mi novela, y así poder ir más allá en apoyar la imaginación o dar a conocer exactamente la imagen que se formó. en mi cerebro antes de escribir una escena, así que cuando veas un hipervínculo ya sabes que hay una explicación sobre un pasaje específico.

Saludos y gracias seguidores.

Photo by Kyle Loftus on Pexels.com


Pasadas algunas noches en aquel navío Estrella recibía extraños sueños que no lograba articular o entender, símbolos desconocidos y situaciones de paisajes nunca antes vistos, recordó lo que había sucedido con Sierpe cuando alcanzó a descifrar con la ayuda de Rowan, aquellos paisajes que la acercarían  a la tierra del suelo suave y cálido donde los señor del día aturdía con su brillantez.

Al compartir los presagios con el Maestro y Ave lograron reconocer las señales, tal como en su momento  Sol lo había logrado con lo que intuyó Sierpe. La visión fue impresionante y a la vez cautivadora:

Recordemos ahora la visión de Mantis, al querer conocer el destino de Ariadna

“La cueva muestra entre relámpagos, al monstruo devorador de doncellas. Un varón con audacia y sin medir el peligro con arrojo decide terminar con un trato desalmado y cruel.

Alguien seguirá sus pasos hasta la cumbre de una montaña, hablarán y harán un trato; el corazón de la tierra temblará con la fuerza del Toro, tres veces herido en el corazón.

Hay festejos en el poblado de una isla remota, desconocida para ellos, la promesa se ha cumplido, aquellos que hicieron el trato se alejan en una barca bajo la mirada de un monarca que agradece y teme al mismo tiempo.

Un ser alado cubre el viento con la buena nueva, la recompensa es para el pueblo. Ahora comprenden que aquellos que hicieron el trato están en ese futuro de un pueblo que al igual que otros ha vivido opresión y violencia.

Fotografía “La visión de una leyenda viva” de Ariadne Gallardo Figueroa


¿Cuales son los tiempos históricos que habitan los sueños?

No los hay:

De pronto escuchas dentro de tu mente:

¡Ni todas las espadas nos darán freno para continuar….!

Los fantasmas que habitan a cada escritor nos señalan:

— Evalúa el mejor momento del hechizo 

Pero siempre te vas a preguntar cómo encender caminos con nueva luz; entonces sólo me arremolino  entre las ideas y los momentos, buscando en la cueva de los fantásticos recuerdos esa luz que me guíe.

Trabajar incesantemente desde la magia me ha permitido ver un mensaje reflejado en un espejo.

No hay mayor victoria que reconocernos en el firmamento

Con ello me baste para coronar el momento, entonces miró a los cuatro puntos cardinales y festejo  hoy el mundo que habito. 

De esta forma  se cierra  el tercer capítulo y en unos días seguimos con el cuarto capítulo, donde necesariamente hay que mover el tiempo, algo debe desaparecer para siempre y dejar semillas, para el futuro. Es la ley de la vida.

Fotografía: “Los mensajes del cielo” de Ariadne Gallardo Figueroa


Mantis miraba con atención a las estrellas el aviso del guerrero apostado varios días fuera de su recinto era un llamado de alerta de lo que podría enfrentar el espacio que ella ocupaba en el mundo, también un llamado a la más creativa de las batallas espirituales

Ares surgiría en la mentalidad de los seguidores y estudiosos con el paso de los años; el tiempo remoto que nos ocupa, daba a la Mantis la idea de un sitio encendido en rojos en la inmensidad del cosmos, el tono de la valentía y el apasionado encanto de la creatividad; los hombres transformarían a sus intereses el fuego de un planeta que observamos y seguiremos admirando con una nueva mirada por generaciones.

Mantis a simple vista lograba ver desde el umbral de su recinto a Marte

Sabía que podían mirarse entre sí; lo que ella no entendería es que en otras partes del vasto planeta otras personas y otras culturas le darían un valor y estaría ligado a los acontecimientos de sus propias situaciones y formas de entender el mundo.

Para la adivina griega el espejo del cielo era imagen de creatividad encantada que ella dotaba de simbolismo especial y un espacio de dialogo entre su soledad e intuición.

Sabía que el agua sería el elemento para conectar con otra poderosa hechicera

En la paciencia de sus noches de meditación, lograba mirar en la cera los caminos que se abrían, los ríos donde era posible crear vínculos con otras entidades o seres cuya resonancia penetraban la esfera de su propio conocimiento.

Confiar en la fuerza inagotable de la intuición, donde cada elemento utilizado para encontrar nuevas conexiones, brindaba a las tejedoras de esperanza una nueva posibilidad.

Mas adelante encontraremos a Thot en la figura de Ibis, por supuesto a Hermes Trimegisto, el gran alquimista en Grecia; basta imaginar cómo pudo haber sido el inicio perdido en el tiempo de lo que ahora es conocido. La historia ya existe, aquella que nos es transmitida por los sentidos, se recrea cada día.

Fotografías: “El cielo me muestra a Marte” y “El portal se abre hacia una dirección única” de Ariadne Gallardo Figueroa

Nota de la autora: El portal mira al hemisferio occidental, área del relato Hechizo de Ave, hasta ahora: En el hemisferio oeste se encuentran: Toda América. Gran parte de África occidental, más Marruecos y la parte occidental de Argelia. Parte de Europa (Islandia, Portugal, España, Irlanda, Reino Unido y la parte noroccidental de Francia). En definitiva era importante ver hacia donde apunta la dirección del portal que ha abierto cada una de las velas encendidas en el proceso creativo.


En medio de los relatos es bueno reflexionar y racionalizar su influencia en la mente de los seres humanos, adentrarnos en su trasfondo psicológico e influencia cultural, para la mentalidad obsesiva podría ser una herramienta condicionante. Para la mente creativa un método de enfoque dinámico, donde es posible fluir hacia el realismo mágico.

Sin duda es en ese espacio donde encontramos nuestra verdad como seres humanos, gobernados por ciclos

Resulta apasionante observar que a lo largo de los siglos se han sostenido ideales y leyendas que no es posible sostenerlas en la racionalidad, la lógica y el apego a lo comprobable bajo la lupa de el método científico, sin embargo resulta atrayente su impacto en la intuición de los humanos, podemos nombrarlo sexto sentido y reconocerlo como parte de la inteligencia, son simbolos que han creado arquetipos, al grado de preservarse y ser imitados por generaciones.

Posiblemente necesitamos de esa tendencia unificadora, donde no importa el lado del planeta que ocupes, siempre tendrán la influencia de ciertas estrellas y determinados planetas en tu paisaje estelar, donde las deidades que forman parte de tu cultura se representan en el zoológico astrológico y el paisaje infinito de estrellas.

Quede la reflexión para cada uno de nosotros como habitantes de la Tierra, donde hemos nombrado a Dioses y tótems, deidades y rasgos representativos que se conducen gracias a la magia que envuelve la regencia del sol que nos permite girar en torno a su calor y brillo y al satélite que nos acoge en la ciclicidad de la vida.

Sin duda es en ese espacio donde encontramos nuestra verdad como seres humanos, gobernados por ciclos, escenarios de floraciones, cultivos y cosechas, fortalezas en las mentes de los que descifran la magia y su contexto en áreas del saber.

Posiblemente sea más simple y vigorizante para un agnóstico recorrer esos parajes, donde no dejaremos que nos adoctrinen y podemos verlos desde una distancia adecuada y protectora, aun cuando podamos ser seducidos por la mística envolvente de sus tradiciones.

Jamás será igual para aquellos que se han casado con una idea o doctrina y adolecen de sensibilidad para entender al otro, o simplemente lo observan como alguien que se respeta pero con el que no es posible comulgar; equilibrar las fuerzas del entendimiento en creencias distintas, nos obliga a mirar coincidencias y discrepancias, ¿Hasta qué punto esto es posible? Dejaré la pregunta en el aire.

Photo by MBARDO on Pexels.com