El mensaje en los sueños


Pasadas algunas noches en aquel navío Estrella recibía extraños sueños que no lograba articular o entender, símbolos desconocidos y situaciones de paisajes nunca antes vistos, recordó lo que había sucedido con Sierpe cuando alcanzó a descifrar con la ayuda de Rowan, aquellos paisajes que la acercarían  a la tierra del suelo suave y cálido donde los señor del día aturdía con su brillantez.

Al compartir los presagios con el Maestro y Ave lograron reconocer las señales, tal como en su momento  Sol lo había logrado con lo que intuyó Sierpe. La visión fue impresionante y a la vez cautivadora:

Recordemos ahora la visión de Mantis, al querer conocer el destino de Ariadna

“La cueva muestra entre relámpagos, al monstruo devorador de doncellas. Un varón con audacia y sin medir el peligro con arrojo decide terminar con un trato desalmado y cruel.

Alguien seguirá sus pasos hasta la cumbre de una montaña, hablarán y harán un trato; el corazón de la tierra temblará con la fuerza del Toro, tres veces herido en el corazón.

Hay festejos en el poblado de una isla remota, desconocida para ellos, la promesa se ha cumplido, aquellos que hicieron el trato se alejan en una barca bajo la mirada de un monarca que agradece y teme al mismo tiempo.

Un ser alado cubre el viento con la buena nueva, la recompensa es para el pueblo. Ahora comprenden que aquellos que hicieron el trato están en ese futuro de un pueblo que al igual que otros ha vivido opresión y violencia.

Fotografía “La visión de una leyenda viva” de Ariadne Gallardo Figueroa

Reflexiones a mitad del camino como siempre las hago


¿Cuales son los tiempos históricos que habitan los sueños?

No los hay:

De pronto escuchas dentro de tu mente:

¡Ni todas las espadas nos darán freno para continuar….!

Los fantasmas que habitan a cada escritor nos señalan:

— Evalúa el mejor momento del hechizo 

Pero siempre te vas a preguntar cómo encender caminos con nueva luz; entonces sólo me arremolino  entre las ideas y los momentos, buscando en la cueva de los fantásticos recuerdos esa luz que me guíe.

Trabajar incesantemente desde la magia me ha permitido ver un mensaje reflejado en un espejo.

No hay mayor victoria que reconocernos en el firmamento

Con ello me baste para coronar el momento, entonces miró a los cuatro puntos cardinales y festejo  hoy el mundo que habito. 

De esta forma  se cierra  el tercer capítulo y en unos días seguimos con el cuarto capítulo, donde necesariamente hay que mover el tiempo, algo debe desaparecer para siempre y dejar semillas, para el futuro. Es la ley de la vida.

Fotografía: “Los mensajes del cielo” de Ariadne Gallardo Figueroa

Cada hechicera contaba con herramientas en las cuales confiaba


Mantis miraba con atención a las estrellas el aviso del guerrero apostado varios días fuera de su recinto era un llamado de alerta de lo que podría enfrentar el espacio que ella ocupaba en el mundo, también un llamado a la más creativa de las batallas espirituales

Ares surgiría en la mentalidad de los seguidores y estudiosos con el paso de los años; el tiempo remoto que nos ocupa, daba a la Mantis la idea de un sitio encendido en rojos en la inmensidad del cosmos, el tono de la valentía y el apasionado encanto de la creatividad; los hombres transformarían a sus intereses el fuego de un planeta que observamos y seguiremos admirando con una nueva mirada por generaciones.

Mantis a simple vista lograba ver desde el umbral de su recinto a Marte

Sabía que podían mirarse entre sí; lo que ella no entendería es que en otras partes del vasto planeta otras personas y otras culturas le darían un valor y estaría ligado a los acontecimientos de sus propias situaciones y formas de entender el mundo.

Para la adivina griega el espejo del cielo era imagen de creatividad encantada que ella dotaba de simbolismo especial y un espacio de dialogo entre su soledad e intuición.

Sabía que el agua sería el elemento para conectar con otra poderosa hechicera

En la paciencia de sus noches de meditación, lograba mirar en la cera los caminos que se abrían, los ríos donde era posible crear vínculos con otras entidades o seres cuya resonancia penetraban la esfera de su propio conocimiento.

Confiar en la fuerza inagotable de la intuición, donde cada elemento utilizado para encontrar nuevas conexiones, brindaba a las tejedoras de esperanza una nueva posibilidad.

Mas adelante encontraremos a Thot en la figura de Ibis, por supuesto a Hermes Trimegisto, el gran alquimista en Grecia; basta imaginar cómo pudo haber sido el inicio perdido en el tiempo de lo que ahora es conocido. La historia ya existe, aquella que nos es transmitida por los sentidos, se recrea cada día.

Fotografías: “El cielo me muestra a Marte” y “El portal se abre hacia una dirección única” de Ariadne Gallardo Figueroa

Nota de la autora: El portal mira al hemisferio occidental, área del relato Hechizo de Ave, hasta ahora: En el hemisferio oeste se encuentran: Toda América. Gran parte de África occidental, más Marruecos y la parte occidental de Argelia. Parte de Europa (Islandia, Portugal, España, Irlanda, Reino Unido y la parte noroccidental de Francia). En definitiva era importante ver hacia donde apunta la dirección del portal que ha abierto cada una de las velas encendidas en el proceso creativo.

Del concepto mítico a la racionalidad del hecho


En medio de los relatos es bueno reflexionar y racionalizar su influencia en la mente de los seres humanos, adentrarnos en su trasfondo psicológico e influencia cultural, para la mentalidad obsesiva podría ser una herramienta condicionante. Para la mente creativa un método de enfoque dinámico, donde es posible fluir hacia el realismo mágico.

Sin duda es en ese espacio donde encontramos nuestra verdad como seres humanos, gobernados por ciclos

Resulta apasionante observar que a lo largo de los siglos se han sostenido ideales y leyendas que no es posible sostenerlas en la racionalidad, la lógica y el apego a lo comprobable bajo la lupa de el método científico, sin embargo resulta atrayente su impacto en la intuición de los humanos, podemos nombrarlo sexto sentido y reconocerlo como parte de la inteligencia, son simbolos que han creado arquetipos, al grado de preservarse y ser imitados por generaciones.

Posiblemente necesitamos de esa tendencia unificadora, donde no importa el lado del planeta que ocupes, siempre tendrán la influencia de ciertas estrellas y determinados planetas en tu paisaje estelar, donde las deidades que forman parte de tu cultura se representan en el zoológico astrológico y el paisaje infinito de estrellas.

Quede la reflexión para cada uno de nosotros como habitantes de la Tierra, donde hemos nombrado a Dioses y tótems, deidades y rasgos representativos que se conducen gracias a la magia que envuelve la regencia del sol que nos permite girar en torno a su calor y brillo y al satélite que nos acoge en la ciclicidad de la vida.

Sin duda es en ese espacio donde encontramos nuestra verdad como seres humanos, gobernados por ciclos, escenarios de floraciones, cultivos y cosechas, fortalezas en las mentes de los que descifran la magia y su contexto en áreas del saber.

Posiblemente sea más simple y vigorizante para un agnóstico recorrer esos parajes, donde no dejaremos que nos adoctrinen y podemos verlos desde una distancia adecuada y protectora, aun cuando podamos ser seducidos por la mística envolvente de sus tradiciones.

Jamás será igual para aquellos que se han casado con una idea o doctrina y adolecen de sensibilidad para entender al otro, o simplemente lo observan como alguien que se respeta pero con el que no es posible comulgar; equilibrar las fuerzas del entendimiento en creencias distintas, nos obliga a mirar coincidencias y discrepancias, ¿Hasta qué punto esto es posible? Dejaré la pregunta en el aire.

Photo by MBARDO on Pexels.com