“Somos el mundo que vivimos, anhelamos aquel que construimos, dentro de sus estructuras están los valores más altos que nunca nos ponemos a meditar si serán o no alcanzables, simplemente los perseguimos”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

¿De qué forma respondemos a los pobladores que  recientemente nos dieron cobijo y apreciaron lo que somos?

Esta pregunta se convirtió en el pensamiento que dos seres que no se conocían físicamente pero ambos la formularon en diferentes posiciones geográficas la misma pregunta, qué había entre ellos para que hubiera razones de peso al preguntarse esa y no otra pregunta.

Bien veamos, Painani deja Costa Rica y se dirige a su siguiente posición, en el camino presiente que algo la quita el sueño, que algo o  alguien la intuye y no entiende la razón, construye en su mente las palabras y voces de los pobladores con los cuales compartió sus ideas, todos ellos muy atentos a tratar de entenderse con su modo de expresarse y concebir el mundo desde su visión nahua.

Recordemos este pasaje:

Sí Painani aceptaba el ofrecimiento en lengua chorotega de una bebida de licor de nance en una vasija ceremonial de barro y respondía con las mismas palabras con que le fue ofrendada, aún desconociendo el pleno significado de éstas, de inmediato sería aceptada en el grupo como una invitada de confianza.

Entonces  ella recordó ese momento y se percató que muchos de los pobladores la consideraron una más entre ellos, alguien que no rechazó algo que desconocía, simplemente lo aceptó con plena confianza, ella medio entre ellos con un paso que no daba cabida a la desconfianza y con ello  ganó la simpatía de muchos, en especial del Chamán que le advirtió:

Usted posee la piedra de un ritual tan antiguo como el mundo en su formación y en ella reside el magnetismo de respuestas de otros mundos que han de llegar a su intuición, no deje que las emociones la contaminen, la inteligencia que tiene el cuerpo acumula lo que somos incluso antes de nacer, pero hay un salto al vacío que no se toma el tiempo para ningún razonamiento; ponga atención en el camino alguien ha rodeado su aura, su anxxá,(alma) así es como usted le dice y en ese espacio tan íntimo alguien quiere entrar, sea cauta, sea hábil y descúbralo. 

Al momento que Painani recordó esas palabras de su cinto extrajo la piedra que le fue obsequiada por los mayas y la colocó en su pecho, exclamando:

“El día que no haya poder humano que te haga desistir, ese día sabrás de lo que eres capaz por amor

Nosotros sabemos de quién se trata, por supuesto analicen con detenimiento, es él  el hombre que la ha presentido a través de su camino y la ha imaginado como un ángel con los pies alados.

Esto no queda aquí, al colocar bajo el pulso de su corazón Painani la piedra magnetizada despertó fuerzas de un poder que ya estaba creado, pero hasta ahora se convertía en algo evidente para ella igualmente, esas noches de agitación mental de pérdida de sueño, no obedecían a circunstancia externa sino al claro y evidente momento que estaba viviendo y que le acercaba a una posición coincidente, única y especial.

Hora por su parte sintió que no era su corazón el que palpitaba, no era él, alguien más estaba en ese lugar donde era posible abrir un portal mágico e íntimo, se dejó caer de golpe encendido por algo nunca antes había experimentado y recuperando el aliento se acercó a un árbol, él sabía que ellos podían hacer las veces de mensajeros a través de sus ramas y tocándolo con especial ternura susurro lo siguiente:

“Tocar el alma

desde el viento…

sentir su latir

muy adentro.

Clamar al amor

más anhelado”

Ninguno de los dos sabía que sucedería, pero Painani entendió que era certero lo que el chamán le dijo, que no era de otro forma y solo de esa, ella estaba acercándose al hombre que había rodeado su alma y la mantenía unida a la suya desde hacía un tiempo, ella no supo desde cuando, simplemente lo entendió.

Sí has sentido que esa persona es para tí y que aún con todo en contra será de esa forma, créelo es cierto, es real.

Notas de la autora:

Composición propia “El Mensaje enviado por el árbol”


“Cuando el pensamiento mágico te dice lo que es verdad y se instala en tu mente una realidad alterna que no era fácil concebir, el mundo se vuelve algo distinto, se abren puertas a una nueva voz, más fuerte y funcional”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

El cielo mostró una señal majestuosa aquella mañana en el mar profundo y vasto que  rodeaba a los ocho navegantes, nadie quedó indiferente se dieron cuenta de forma inmediata que la luna nueva marcaba los linderos entre las deidades que abarcaban el amplio territorio marítimo y todos temblaron sobrecogidos por un entusiasmo fascinante.

El pez en el cielo

Al caer la tarde una pared impresionante formada por agua los rodeó, una especie de muro infranqueable que se apoderó de su débil barcaza y les hizo comprender el poder majestuoso de Poseidón; era imposible percibir el horizonte encerrados por los cuatro puntos cardinales en aquella pared acuosa por donde se lograba percibir la imagen de algunos peces nadando dentro de ella.

Zila solicitó a Jacobo que hiciera sonar la caracola antes que la pared de agua cayera de golpe y los hundiera sin remedio y advirtió:

-Dayami le ha mencionado nuestro proyecto, nuestra necesidad de llegar vivos hasta el otro lado del ancho y vasto mar, solamente necesitan que afirmes que eres el poseedor de la caracola ceremonial, de otra forma no podremos salir de estas majestuosas paredes de agua.

Jacobo con fuerza llenó sus pulmones de aire y colocó la caracola en sus labios, ese instrumento que no había sido tocado por humano alguno dejó sentir su fuerza con un tono poderoso y grave que incluso impresionó a sus compañeros.

Las paredes de agua descendieron gradualmente y con suavidad sin siquiera mover la barcaza de los ocho custodios de la luz y una voz se escuchó en las cabeza de cada uno de ellos:

El verdadero aspecto de Poseidón

“Μπορώ να μετακινήσω εδάφη και θάλασσες, μπορώ να κάνω τα νησιά να προκύψουν από το πουθενά, αλλά εσείς, πέρα ​​από το ότι είστε εκπρόσωποι της δύναμής μου, είστε το φως κάτι που δεν πρέπει να σταματήσει καμία θεότητα και είναι η δύναμη του ενός ανθρώπου πριν από τον άλλο να μεγαλώνουν το δίκτυο της σκέψης.”

(Puedo mover tierras y mares, puedo hacer surgir islas de la nada, pero ustedes más allá de ser voceros de mi fuerza son la luz de algo que no se ha de detener por deidad alguna y que es el poder de un humano ante otro para hacer crecer la red del pensamiento.)

La magia les permitió entender a cada uno las palabras en griego de aquella poderosa voz y fue Jacobo el poseedor de la caracola quien habló:

-Poderosa deidad de los mares nos gustaría preguntarte si en verdad pides a los hombres sacrificios de caballos para que sea apaciguada  tu fuerza.

Poseidón se hizo presente, permitiendo que las aguas que rodeaban a la barcaza fueran sutilmente transparentes, hasta  percibir bajo la superficie la presencia de un hermoso caballito de mar que al mover las corrientes marinas a su paso formaba pequeños tridentes con el agua.

-¿De qué me serviría en el mar un caballo de tierra, cuando yo mismo soy un caballo que vive en el mar? Ten cuidado, nada es más fuerte que la verdad, ella es transparente y muchos hombres prefieren las sombras y el engaño para ganar adeptos.

Soy del mar y mi forma es esta y no otra, ahora lo saben. Les pido que lo den a concoer a los que valoren la verdad y la respeten, Dayami ahora sabe que no cobro mis favores, eso es cosa de hombres, algunos actuan bajo la luz de la justicia y otros del engaño.

Su paso por el vasto mar tiene la protección de mis aliados veo en el rostro de cada uno de ustedes que no claudicarán y eso me da fuerza para acompañarlos hasta las aguas de la serpiente alada, son bienvenidos custodios de la luz.

Dicho ésto los mares recuperaron su habitual color azul profundo y cada uno de los hombres se miró con una amplia sonrisa, en la cabeza de Zila, Dayami le habló:

-Ahora sabemos una verdad que ha sido iluminada bajo las señales de la magia que somos, ¡Sigamos adelante!

Zila lo hizo saber a sus amigos y todos agradecieron el paso libre que les ofreció  Poseidón quién se alejo hacia las profundidades de ese maravilloso espacio marino.

Cuando comprendes el poder que eres frente a la energía que te reconoce como igual, tu vida cambia de forma profunda y fascinante.

Notas de la autora:

 Edición fotográfica de la autora de una fotografía de Dmitry Andryushchenko tomada en el lago Baikal de Siberia en Rusia. “El pez en el cielo”

Composición fotográfica de “La verdadera imagen de Poseidón” con filtro PicsArt


“Un canto donde sonríe la más grande de las esperanzas, está en el sitio donde escuchas esa voz que reconoces y que vibra con serena paciencia”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquellos días donde la luna aparece por el Este y sonríe sin ser vista durante la mañana en el hemisferio norte, los iluminados la recibieron sin verla y sintiéndola cercana, desde Centro y Suramérica, en la barcaza en el mar abierto del Atlántico que cada vez más se aleja de las costas europeas, todos la perciben y Erandi lo sabe, ella es la custodia de la Luna, no podemos olvidarnos de eso.

Ese sentimiento de liberación que todos ellos perciben les ha permitido razonar su trayecto, su avance y con todo eso llenarse de una grata y poderosa energía. De alguna forma su curiosidad los fortalece y descubren que nada se oculta para siempre, han logrado que la paciencia les permita ver con claridad nuevas ideas y hacerles frente.

Cada motivación de los iluminados los libera y unifica sus metas, expande sus horizontes y los pone a prueba. Ellos se animan a observar lo que antes no hubieran notado.

Hora, viaja ágil durante las madrugadas y hasta el mediodía con gran facilidad; es motivado por la luna que no ve pero siente con fuerza en su cuerpo, no olvidemos  que él es de entre todos el único que se relaciona con la mujer a la que percibe como un ángel gracias a la piedra que le fue obsequiada a ella en el mundo de los sabios mayas y que le permitió crear un vínculo con su energía.

Painani medita con frialdad el mejor rumbo para acercarse a su meta, decide finalmente con impulsividad porque no hay más rumbo que aquel que tiene enfrente; recuerda todo lo aprendido y avanza con energía.

Mientras tanto en la barcaza los ocho amigos meditan bajo el brillo del Sol, Evaristo señala:

-La belleza que vemos en la naturaleza es algo que verán siempre los pobladores del mundo, eso ayudará a que su viveza sea eterna. al menos debemos recordarlo y hacerlo tan importante como la vida de todo ser viviente.

Patricio lo mira con cierto sarcasmo y decide contradecirlo:

-Hermano, lo que yo sé es que el humano  es un maldito depredador y si ve algo libre y a su alcance se hará de él como le venga en gana, solo ponte a pensar cuando sacrifican personas o animales para las ofrendas, tengas o no necesidad de matarlas, si la festividad lo pide allá van y lo hacen. Dayami era una jovencita ella ahora sirve a la luz pero su vida hubiera sido otra, gracias a Erandi ahora es un ser especial pero cuántas otras no lograron ese beneficio dichoso.

Javier que en ese momento se cubría la cabeza con un paño húmedo se dirigió al grupo:

-Vamos a esa tierra y sabremos de esas celebraciones y conoceremos lo poco que Erandi ha logrado para evitarlo y en ese mundo estaremos y nosotros mismos hemos viajado por sitios del mundo donde no ha sido fácil que se dejen de dar  injusticias; ni aquellos que se confían de los dioses las impiden.

Zila mientras salaba el resto de peces para ponerlos al sol advirtió:

-He tenido conocimiento que hay lugares donde matan ballenas, algunas con crías, ¿Cuanto más les ha de durar en sal un trozo de carne del mar? No tengo idea pero si yo tuviera que comer todos los días ballena me sentiría desdichado.

Santiago mirando el amplio horizonte sin voltear a verlos exclamó:

“Lo que más me gustaría en vida es ser recordado, cuando muera, como alguien que dejó buenos consejos a los que vendrán y creo que de eso se trata vivir.” Santiago

-Hoy estamos en este lugar y mañana en tierras desconocidas y lo que más me gustaría en vida es ser recordado, cuando muera, como alguien que dejó buenos consejos a los que vendrán y creo que de eso se trata vivir.

Todos se miraron entre sí y observaron el mismo horizonte que Santiago, reconocieron que su momento era ese y su oportunidad también.

Nada de lo que hagas podrá cambiar la historia que se te presenta al frente, pero si tienes la oportunidad de marcar la diferencia, hazlo, no dudes, solo actúa.

Notas de la autora:

Photo by Kellie Churchman on Pexels.com


“Al final de toda pesadilla la luz creativa surge y todo cuanto te muestre podrá ser analizado con la justa medida de tus anhelos; todas las cargas que pesan pueden ser valoradas y en quienes confías, ahí pon tus palabras; habrá quienes ofrezcan futuros promisorios, solo tu experiencia te ayudará a reconocer su valía o falsedad. Eso no es fácil, será un reto cada día”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Una noche más en la barcaza mantenía a los compañeros de viaje, irritados, el poder de la luna no solo les mantenía expectantes de lo que les habían anunciado, sino que en sus pensamientos surgían dudas y desconciertos.

La pesca con la nasa que dispuso Diego fue mala, pero de la nada varios peces alados cayeron en cubierta y fueron preparados por Evaristo con los jugos de los limones y la sal que guardaban con especial cuidado.

Timoteo en otras ocasiones hubiera lanzado oraciones de agradecimiento a su Dios, por recibir la bendición de esos peces en momentos de hambre pero no fue así en esta ocasión, los otros tres creyentes no decían nada pero notaba algo diferente en él.

No hubo necesidad de preguntas, al caer la noche el propio Timoteo se adelantó en la charla bajo la tenue luz de la luna que realmente ya no alumbraba:

-Hermanos, hace algunas noches que no levanto mis oraciones al cielo por todos ustedes y sé que no se debe a ninguna clase de distracción, algo me dice que no necesito implorar a un creador que nunca veo por el bienestar de todos nosotros.

Hubo un silencio incómodo y los tres creyentes que junto a él habían armonizado con las creencias de los otros respetando sus formas de ver el mundo se miraron unos a otros sin decir palabra.

Timoteo volvió a hablar después de dar unos mordiscos a su  trozo de pescado:

-Siento que no es necesario ser señalado por el cielo para actuar con justicia y hacer lo correcto, no siento que si dejo de orar seré castigado con el infierno. Por primera vez en muchos años me siento dueño de mi mismo y de todo cuanto sé.

Entiendo que la luz que nos ha iluminado no es un dogma, no es una creencia es la fuerza que nace de lo que somos, todo lo que se encuentra dentro nuestro y comprendo que si yo explicara esto en un sitio de rituales, sería señalado y castigado, no necesito decirle a nadie lo que soy, simplemente lo soy. Se lo digo a mis amigos los que no me van a juzgar y no me van a condenar.

Javier asintió y agregó:

-La fuerza de la naturaleza nos ha permitido ver una clase de magia que todos hemos sentido, no eres el único amigo, pero lo has explicado mejor que ninguno de nosotros.

Zila les habló con entusiasmo:

-¿Recuerdan mi admiración por la ballena que nos cargó en su lomo por un rato en estas aguas profundas y desconocidas para todos nosotros? Para mi pueblo representa la viva imagen de la guardiana de nuestras tradiciones, para otros pueblos posiblemente solo sea eso una ballena surcando los mares, te entiendo amigo, ningún ser vivo demandará de ti otra cosa que no sea respeto y no te verá como algo ajeno.

Posiblemente es lo que  hemos sentido en este sitio, la voz del horizonte, del paisaje, del momento. Esa fuerza de los seres que nos acompañan que vivieron para entenderlo atravesando la pesadilla de haber muerto y que están aquí, Dayami es un claro ejemplo.

Evaristo distribuía los sorbitos de agua de lluvia para cada uno de sus amigos cuando advirtió:

-Tal vez lo más difícil de todas las tareas sea creer en nosotros mismos, siempre hay quien decide que es lo mejor o que ley no se debe romper y terminamos siendo lo que otros nos han dicho.

Jacobo cuyo significado lleva en su nombre una señal que debemos recordar y que es “El que sostiene y protege la luz”, aclaró su voz y apuntando con sus dedos índices para concentrarse al hablar:

-Yo se que mi nombre determina lo que soy y no fui yo quien lo decidió, hay cosas que nos marcan y nos motivan, pero creo fervientemente que lo que nos ayudará a cumplir con nuestras tareas es precisamente eso que dice Evaristo, creer que el mundo puede cambiar, que somos instrumentos de ese intento y no podemos fallar.

El grupo de los ocho entrañables amigos levantó al mismo tiempo sus brazos y el silencioso instante en mar abierto se vio anegado por el grito solidario de todos ellos.

A veces no es necesario reconocer que has cambiado, pero para los que te conocen será una clara señal de confianza y motivo de alegría.

Notas de la autora:

Fotografía de la autora “Los peces volaron a la barcaza de los iluminados”


Por Ariadne Gallardo Figueroa

¿Dónde pongo el amor?

Ese que asoma a mi puerta en silencio

Aquel cuyo rostro no descubro, ni palpo…

¿Dónde queda el amor que tenía forma y ahora es recuerdo?

Sí acaso es el amor creador de universos,

Cuán indiferente se antoja cuando calla.

El ocaso permite al sol bañarse en agua

dar color al vasto mar.

Ahí reconozco pleno

ese arrebato que no es eterno.

Al fin entiendo, ningún amor pertenece a sitio alguno,

está en todas partes, es del mundo entero

Canción de Yaocihuatl es la voz de esperanza de quien reconoce su trabajo por el mundo y que con la ayuda de los iluminados se hará realidad.

Notas de la Autora:

Photo by Sebastian Voortman on Pexels.com


“A lo largo de estos cuatro libros nos hemos dado cuenta que no hay certeza válida, sólo el momento presente donde puedes construir o destruirlo todo para volver a comenzar; entonces solo algunos fantasmas que habitan tus sueños te han de guiar al siguiente nivel de evolución, identificalos y conviértelos a todos ellos en su mejor versión” 

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella madrugada Patricio que era el que siempre colocaba una gran dosis de pragmatismo a todo, se despertó gritando y alertó al grupo:

-¡Tuve una pesadilla terrible, se han puesto a pensar que podríamos ser engañados por un fantasma! sí al llegar no encontramos nada de lo que se nos ha prometido, ¿Qué vamos a hacer?

Jacobo espetó disgustado:

-¿Eres consciente de lo que estás diciendo, acaso crees que mi caracola es un regalo falso o que cayó por casualidad en mis manos?

Evaristo que anteponía la razón y se fijaba en lo que era comprobable señaló:

-De todo lo que hablas Patricio solo veo miedo, temor a lo que no conocemos ninguno de nosotros y a lo que podríamos enfrentarnos, no va a ser fácil, nadie te ha prometido un paraíso vamos a un lugar que en poco tiempo será asolado por la peste donde gente de estas costas que hemos abandonado, serán los culpables, vamos a un lugar donde no nos esperan todos con los brazos abiertos, solo el grupo de Erandi y para llegar a ella solo tenemos la guía de Dayami.

No hay promesas, tampoco un destino armado, la única certeza que tenemos y que se nos podría caer a pedazos es nuestra confianza en encontrar lo que buscamos.

Zila al escuchar esas palabras argumentó:

-Es verdad, Evaristo tiene razón, yo hablé el otro día de certeza cuando estábamos sobre el lomo de la bondadosa ballena jorobada, ese mágico momento me bastó para confiar que si acaso todo nos jugará en contra nos quedaría el recurso de la luz que ahora poseemos y con la que nos abrimos paso hacia lo desconocido.

Dudar en bueno hermano Patricio, pero no al grado de inmovilización, o de creer que todo puede convertirse en una pesadilla, yo a veces me pregunto qué circunstancias permitieron que fuéramos nosotros y no otros los que estuviéramos en esta situación; lo único claro es que detrás de todas nuestras acciones hay rastros que nos hicieron diferentes y aquí estamos, confiando en lo que somos más allá de las propias creencias la confianza de todos nosotros surge de la amistad que hemos forjado.

Diego con una gran sonrisa respondió alegre:

-Sí todo se fuera al carajo, estaríamos juntos para buscar la forma de evitarlo y de inventarnos de nuevo, de lograr el sueño de la luz que ahora nos cautiva. Tenemos tareas que cumplir cada uno de nosotros, solo recuerda Patricio, Dayami descubrió en ti tus dotes de constructor y sobre algo que tú construiste es que avanzamos hacia lo desconocido, ánimo!!!

Santiago los observaba en silencio cuando alzó la voz para decir:

-Las señales del cielo, aquellas que el mar nos ha dad,o no son engaños; las hemos palpado, podríamos distraernos y no entender todo lo que vemos pero tan seguro como el día que salvé de la muerte a Zila, se que esas voces en su cabeza son de ella, Dayami, nada de fantasmas, para hablar de fantasmas tenemos a la gente que nos ayudó en el trayecto, los que nos alimentaron de huérfanos, incluso el celador que nos eligió para quedar libres del cadalso donde estabamos esperando la muerte en  la horca o por  la mordedura de una rata; a todos esos fantasmas Patricio diles que no te distraigan los sueños, dejalos como parte de tu aprendizaje de vida, alégrate de haberlos tenido para verlos de lejos.

Patricio lloró de emoción y agradeció a sus compañeros que lo alentaran en sus momentos de debilidad e incertidumbre:

-En otro momento tal vez me hubieran callado y mandado a dejar dormir, pero todos ustedes se han tomado el tiempo de abrirme los ojos, de reflexionar y darme cuenta que es verdad, somos otros, ¡Somos los iluminados!

Cuando sabes que son tus amigos los que tejen una nueva historia a tu lado, permite que la vida fluya y agradece la oportunidad de estar vivo para ser eso que no pensaste fuera posible en tu existencia.

Notas de la autora:

Photo by Leticia Azevedo on Pexels.com


“Lo que nos puede rescatar de todo olvido son los códigos, su magia ha de prevalecer más allá de todos nosotros, el simbolismo es una herramienta cuyo poder se centra en lo que somos”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Entramos en el aula de Erandi y sus aprendices que trabajan con símbolos numéricos para diseñar alfarería simbólica, ella se dirige a una de sus discípulas:

-Debes concentrarte, este no es un trabajo mecánico, donde tiras las varas y granos y todo se da por casualidad, deja el tzictli que es una distracción añadida a tu mente dispersa.

Avergonzada la joven mujer abandona su confite y respira hondo cerrando los ojos para elaborar lo mejor posible su tarea mientras escucha a Erandi junto a ella:

-No pienses en las cosas terrenales mientras meditas en la tirada, lo más valioso que tenemos es lo que se mueve adentro y que puede salir de nosotros y viajar a un mundo que toca ese espacio que no podemos percibir, cada uno de nosotros manifiesta a su Anxxá de formas diferentes, encuentra como se relaciona contigo.

De esta forma dentro de su cuenco de madera la mujer arroja las varas y semillas…

La descripción es clara para los iluminados que pueden descifrarlo, para llegar a ellos debemos analizar de qué forma sería visto este momento; cada sistema de varas arrojadas daba por resultado un número, en este caso vemos con claridad que ese número en nahua es 17, al fondo de la vasija de madera se lee el número 1, cuya ubicación es el mundo mágico o inframundo, arriba del horizonte otro número uno señala la salida del Sol por el sureste que solamente sucede en invierno; arriba en el firmamento posiblemente Venus.

Tomando en cuenta estos datos, sabemos que están en espera de que suceda la Luna nueva que en la tirada no se revela por qué si el Sol apunta al invierno, la fase lunar podría ser impredecible o quien guardara para todos ellos un secreto; de acuerdo a lo que vivían en ese momento histórico ellos determinaban el valor y la certidumbre de cada astro.

Este método de Erandi no lo van a encontrar en otra parte, tampoco lo pueden poner a prueba, las razones de la magia son y nada más hay que decir. La sincronía histórico filosófica le pertenecía a su grupo y sería parte de ellos hasta llegar a la distante época en que los iluminados en las cercanías del siglo XXX lo preservarán como parte de un ritual ancestral.

La fuente de todo conocimiento por tanto, tendría como punto de partida, el número dado por las varas ceremoniales, el astro arriba del templo, las fases lunares, agregando la fecha calendárica solar (Xihuitl, de 18 meses y 20 días con 5 libres para reverencia y reflexión y ritual (Tonalpohualli de 20 meses y 13 días); todo esto sería parte del aprendizaje que tendría Zila al reunirse con Erandi y formaría parte de la diversidad de diseños  en vasijas ceremoniales y de uso diario; los colores igualmente le darían relevancia a fechas especiales, pero eso será contemplado más adelante. 

Lo más importante es reconocer que ellos estaban conectados con el magnetismo de los astros como hasta ahora sucede con todos los que ven en ellos,tanto astros, planetas y constelaciones una mirada al mundo donde el alma puede tocarnos de una forma diferente, es sin duda la red neuronal que nos unifica, solamente hay que saber entenderla.

Posiblemente muchos consideren que los arquetipos dados por los griegos y romanos son los que cubren en totalidad con su influencia, pero cada parte del planeta donde el espíritu fluye tiene hasta la fecha su manera de conectarse con los astros, mayas y aztecas, no estaban fuera de toda esta visión, la diferencia con Erandi y su grupo se centra en que no le dieron jerarquías antropomorfas, solamente aquellas que emanan de la naturaleza y su relación con el humano.

En una parte del mundo y en otra época muy lejana a la que vivió Erandi, surgió el Tarot y su poder se centró en jerarquías de poder; el clero y los monarcas establecieron conexiones para determinar la personalidad de todo aquel que lo leyera, pero eso es otra parte de la historia que no tocaremos aquí.

Cuando recurres a la magia con tu alma desnuda, puede que conectes con todo aquello que lo ha hecho contigo y de esa forma establecer un vínculo mágico y poderoso.

Notas de la autora:

 Tzictli nombre que se da a el chicle en náhuatl

Anxxá nombre que se da al alma entre los náhuatl


“Todo lo que has recorrido, los pasajes que se han vuelto el camino recurrente de un instante sostenido en el tiempo, son la travesía; muy pocos han captado en medio del barullo que hay un hilo conductor y un aliento donde te reconoces”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

No todos nacen cuando deben y no todos lo hacen donde deberían”, con éstas palabras contempla el rostro de su amada Erandi el hombre que es su confidente y aliado en todo cuanto ella ha logrado, la ha protegido de que otros descubran sus verdaderas intenciones, la ha cubierto para ayudar a evadir esas leyes impuestas por Huey Tlatoani donde la muerte debe ser ofrecida a las deidades.

Erandi lo mira con lágrimas en sus ojos y reconoce que es cierto argumentando:

-Amado Quizari Taiyari, ciertamente, te doy la razón tal vez nuestra vida hubiera sido otra de haber nacido en otra época.

Él solamente la besa y toma su rostro con delicadeza al momento que le recuerda algo:

-Erandi, amada mía, podríamos haber nacido en otro sitio, pero el alma del ser que somos, sería la misma, lucharía por lo mismo, somos esa clase de personas que deben enfrentar su momento y lograr la diferencia. nos hemos dado cuenta de aquello que no es posible repetir en otras épocas y esa será nuestra lucha, estar en el filo del abismo y aprender que en el momento que algunos de los dos empuje al otro para saltar, lo haremos, estemos dispuestos a hacerlo, ya que será la única forma de aprender a volar con alas propias, creer en lo que somos.

La tradición es muchas veces un bastón de mando pero en otras ocasiones se convierte en el instrumento que da apoyo al ciego y lo hace sentir seguro, lo inmoviliza e impide ir más allá de lo que le brinda seguridad.

Erandi sonrió y respondió con un ejemplo que habían vivido recientemente:

-¿Te diste cuenta verdad? Yaocihuatl intentando caminar se percató que era fácil caer y levantó los brazos en busca de apoyo, no buscó apoyo en el suelo, lo hizo levantando al aire sus brazos hasta que los mantuvo a los lados del cuerpo y se equilibró, fue sorprendente; somos su esencia, nosotros sabemos que el apoyo no reside en aquello que se nos brinda seguridad.

Quizari Taiyari enfatizó las palabras de su amada:

-Las raíces ya son nuestras, no necesitamos hacerlas presencia, debemos ir al siguiente nivel y eso no es fácil, pero es necesario. A todo esto, ¿Sabes que puede pasar, eres consciente de que ésto no será sencillo, verdad?

Erandi agachó la mirada y enjugó sus lágrimas:

-Lo se, amor, lo se muy bien, entiendo;  tengo claras visiones de lo que veremos, solo espero escuchar entre todo ese barullo a las voces guías con la fuerza necesaria para no ser acalladas.

Ambos se abrazaron apasionadamente y disfrutaron del sosiego que aún era respirable en ese momento de su historia.

Cuando todas las señales te han confirmado lo que verás en el futuro, no digas nada, espera en calma y descubre si los mensajes fueron aprehendidos en su justa medida, eso basta.

Notas de la autora:

Photo by Pixabay on Pexels.com


“Conocer la sombra de una realidad de la cual no puedes hablar podría hacerte sentir un profundo dolor, pero al mismo tiempo podría convertirse en la más poderosa herramienta”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Posiblemente para nadie es de extrañar que Erandi es una de las personas que más peso y responsabilidad lleva en todo cuanto sucede a su alrededor, gracias a sus comunicaciones con Dayami ella sabe lo que le espera a su pueblo y ha colocado por entero su esperanza en los ocho iluminados, al mismo tiempo siente el peso y responsabilidad de su pueblo y su propia familia, pero ella no puede hablar, no puede adelantarse, solamente preparar estrategias para cumplir con una tarea difícil.

Sabemos de la pareja de Erandi, la reconocemos como el Tlatoani del templo de Coyolxauhqui, pero hasta el momento no hemos develado su nombre y tampoco el de su hija que pronto empezará a caminar.

Bien, el nombre de la pareja, custodio, confidente y amigo de Erandi es Quizari Taiyari, cuyo significado en lengua náhuatl es: 

“ El que sabe de nuestro corazón”

La pequeña hija de ambos fue nombrada Yaocihuatl. 

El significado de su nombre era el de una mujer guerrera:

 “La que lucha  por sus sueños y ambiciones”

Sin duda sus padres esperaban educarla para que hiciera honor a su nombre y estaban dispuestos a lograrlo. A ella le tocaría vivir momentos de gran desesperanza y cambios profundos en la estructura social de su pueblo.

Vista a los ojos de los navegantes que estaban por llegar del mar, su nacimiento estaba ligado al aguador de la sabiduría y al mismo tiempo al planeta de los guerreros, conocido por ellos como Marte; ella sería educada para liberar ataduras en hombres y mujeres, que recibirían conocimientos para ser la luz en sus poblaciones con la mirada de lo que puede y debe ser comprobado. 

El fuego vocacional estaba ligado a su talento, no reconocía el conocimiento como algo privado, toda puerta podía ser abierta a nuevas opciones; Yaocihuatl se dedicó a convencer a los frailes jesuitas de hacer copias de todo códice que tuviera que ser  puesto en hogueras para hacer desaparecer la verdadera historia de su pueblo.

Protectora de sus valores y sus raíces, logró evadir la muerte en varias ocasiones; su padres la formaron en la ciencias y las artes ocultas.

Mientras tanto en mar abierto…

Volvamos a la barcaza construida por Patricio, que ya ha sido abandonada por la ballena jorobada y de nuevo surcan los mares con agilidad y bajo sus propios medios, la noche llega para sumarse a la lista de las lunas que  enumeran hasta encontrarse con Poseidón, mientras eso sucede, se reúnen de nuevo para celebrar su tertulia iluminada bajo el cuarto menguante de la luna y es Javier quien inicia la charla con una pregunta:

-Evaristo, sabemos de tus dotes de cuidador y conocedor de remedios, ¿Has pensado que vamos a hacer al encontrarnos con la mujer que custodia a la luna?

Patricio que siempre colocaba el detalle donde anteponía su seguridad a la de otros, señaló:

-Yo no quiero verme envuelto en ser el culpable de su muerte, eso sería desastroso.

Mirándolo con rabia Evaristo argumento:

-No serías el único culpable, pero por lo que todos me han dicho esas manchas las tuvimos de niños, por eso la piel de la cara de Javier parece un camino empedrado, no tuvo madre que le dijera que eso no debe tocarse, tampoco rascarse.

De ahí me viene la idea que el único que podría dañar a esa gente es alguien con la maldición de esas ronchas frescas o que haya tocado a otro con el mal y no se haya cortado las uñas y la guarde ahí o en alguna de sus heridas.

Creo que debemos mantenernos a distancia, sobre todo tú Patricio que lo primero que intuyó harás en buscarte una mujer para llevarla al lecho.

Patricio desconcertado espetó:

-No hay asunto que más desee que saciar mis ardores del cuerpo, no sean hipócritas ustedes también se han guardado las ganas, yo los oigo bufar en las  noches como machos en brama, ahora digan que solo soy yo, ¡Claro que no!

Timoteo que era el que siempre trataba de unir al grupo con palabras de aliento señaló:

-Hermanos, calma, Evaristo es un hombre de conocimientos sabios y lo que él dice tiene sentido; en lo personal creo que más de uno de nosotros desea llevar al lecho a  alguien a quien se pueda amar y eso lleva tiempo. Ahora somos una especie de embajadores de la luz y a ella respondemos, seremos recibidos con dignidades especiales, no lo olviden.

Todos sonrieron convencidos de que sus días de ser vistos como bandidos de poca ralea habían terminado.

Llegará el momento que tu sabiduría ganada a pulso y con esfuerzo, modificara lo que los otros piensen de ti y dignificará tu persona al pertenecer a un grupo donde tus conocimientos alentarán grandes cambios.

Notas de la autora:

Photo by Bruno Scramgnon on Pexels.com


Por Ariadne Gallardo Figueroa

Las palabras sin duda forman imágenes mentales que nos instan a recrear momentos de lo que hemos escrito y así como puedes ser diferentes para cada lector, sin duda el espectacular cielo que los ocho iluminados observan al despedirse para siempre de aquellas tierras que les cambiaron la vida en Portugal es uno de los pasajes más sentidos.

Estaba buscando un escenario sin suerte hasta que se presentó la oportunidad en una toma realizada por nuestro Primer Ministro en Asgardia Lena de Winne, le doy todo el crédito por la obra de arte, ella recreó una celebración alegre en Corfú, Grecia y creo que podría sorprenderse con el cambio que hice. Sí, así es, esto nuevamente pertenece al detrás de escena de este viaje que me envuelve y fascina.

Saludos lectores