“Cada pensamiento vertido a otros con una intención ilumina, a veces esa luz es como el relámpago que deja entrever el paisaje por un instante, en otras ocasiones se convierte en la antorcha dentro de una cueva que se abre paso dejando oscuridad detrás, otras es la hoguera donde se reúnen los humanos para departir y reflexionar, ¿Cuál es la tuya, cuántas más conoces?”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Las mujeres algo nerviosas se preguntaban aquella tarde si alguna había logrado conocer por medio de Dayami lo que los hombres que esperaban hambrientos pensaban de ellas, pero no, de ninguna manera se les iba a dar por adelantado nada que ellas mismas tuvieran que descubrir.

Así que fueron cuatro de ellas las primeras en tomar las vasijas de barro con frutos y atole, tamales y algunas otras delicias locales para ofrecerlas en el recinto donde ellos departían con Erandi una charla desenfadada y cordial.

La primera en acercarse fue Xochitl, ella observó con detenimiento y amabilidad el rostro de Javier, al momento que le ofreció a elegir de los frutos de su vasija de barro, ambos se miraron con fijeza y ese fue el comienzo de una sonrisa que llevó a un buen entendimiento entre ellos, Javier respiró hondo y miró a sus compañeros con esa chispa de alegría que le daba a conocer a todos que sus temores no tenían fundamento.

La segunda doncella en presentarse fue Metztli, detrás de ella apareció Quetzalli y por último Tonalli; la primera doncella Xochitl, llevaba en su nombre un especial significado, Flor hermosa, a la segunda  ya la conocemos, de origen otomí fue enviada a celebrar el ritual de la Luna con una pareja de conejos, la tercera dama en aparecer portaba en su nombre un significado muy particular que hace referencia a una ave de plumaje muy hermoso y colorido, símbolo de sabiduría del pueblo azteca y la cuarta joven llevaba en su nombre la energía del día y el calor.

Metztli, dirigió sus pasos hacia Santiago, quien se sorprendió gratamente al darse cuenta que estaba ante el rostro de la mujer que lo había alentado a confiar en la posibilidad de enamorarse dejando de lado todo prejuicio de su vida pasada y ambos con esa sincronicidad que brinda la felicidad sonrieron al mismo tiempo con amplitud al momento que ella puso en sus manos un tamal.

Quetzalli se acercó a Evaristo, quien nervioso se arreglaba el pelo tratando de verse merecedor de tanta belleza, ella puso en sus manos unos frutos que él reconoció de inmediato y entendió que se iban a llevar bien.

Por último Tonalli se acercó a Zila que con su rostro ruborizado se dio cuenta de inmediato que ella había sostenido su mano en espera de que se resolviera el vergonzoso malentendido y ambos sonrieron descubriendo que la magia les brindaba una luz en el camino que resultaba alentadora.

Erandi en ese momento señaló:

-Cuatro es la señal de los distintos sitios donde el Sol se abre camino; arriba, abajo y a los lados (Puntos cardinales), sea la ofrenda de estos alimentos el inicio de una nueva etapa en la vida de todos ustedes. Dicho ésto miró de nueva cuenta al espacio donde otras cuatro doncellas esperaban salir para compartir vasijas de alimentos…

La vida es una constante preparación, en ella es muy difícil saber qué nos espera, hay cruce de caminos, insalvables encrucijadas, al final dependerá de tu preparación que la vida te premie o te pierdas en el laberinto. 

Notas de la autora:

Fotografía de la autora con filtro libre de PicsArt


“Hay una fuerza arrasadora que nadie puede detener, pero si sabes observar con cuidado te darás cuenta porque se presenta ante tí en ocasiones especiales, sabrás que no la puedes domar, entonces has de recurrir a la única herramienta que conoces: La magia”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Somos la sustancia de todos nuestros sueños, somos el laberinto de todos nuestros infiernos y tenemos el poder de enfrentarlos pero no de golpe, si quieres entender todo esto debes sucumbir a los abismos ahí entenderás por qué sucedió todo y de esa forma, pero no entenderás jamás quienes estuvieron involucrados para que sucediera, hasta ahora.

Precisamente cuando nos acercamos irremediablemente al apéndice de la obra la pregunta que surge en quien escribe es si el protagonismo de Rayo fue la luz en el camino de todos ellos, ahora entendemos que hay un conjunto de sincronicidades, vínculos que con el paso del tiempo fueron tendiendo puentes para lograr el objetivo de los iluminados.

Para muchos será fácil identificar al mensajero de esta parte de la historia: Itzmin, es uno de ellos, discípulo del maestro o profeta Hora con quien comenzó a estar en contacto después de aquella noche donde se celebró la danza ritual de Painani, Hora y  Erandi.

Uno de ellos ha de ocupar el lugar en lo que ahora conocemos como el cinturón de Orión, estará al lado de Alnitak. El otro líder en ese espacio ya sabemos quien es y no pertenece a este tiempo, esa residencia la ocupa ocasionalmente su anhelo de constantes aventuras no le permite tener una residencia exclusiva, si leyeron el anterior libro sabrán a quien me refiero.

Me han preguntado porque refiero al siglo XXX cuando los acontecimientos sucedieron aproximadamente 100 años antes, aproximadamente, es bueno colocar el dato en este sitio para no perdernos: Siglo XXX,  Comenzará el 1 de enero de 2901 y terminará el 31 de diciembre de 3000.

Dado que mi trabajo no es histórico sino ficticio, no puedo asegurar que las fechas que he apuntado sean fieles a los hechos, y es más fácil considerar ese siglo, esperando que la humanidad tome la iniciativa y algunas cosas sucedan antes, en cualquier caso también es posible que no pase nada y terminemos con un futuro distópico, separatista y agonizante, no lo deseo y como me iré antes del año 3000 soñaré, convertido en luz, que puedo influir en los grupos de poder en tierra entre mis personajes, los demás seres de luz que aseguro existen, sin duda me han acompañado en el viaje y es a ellos a quienes puedo ofrecer mi incondicionalidad, ya que son una fuerza en medio de todo, cuyo poder es magnánimo. y es en la unidad de fuerzas que considero posible por ejemplo, el logro de Ingerín Barderian, no estuvo solo y logró defender lo que valía, en un mundo que prometía esperanza a su pueblo.

Bien ahora después de este comentario en medio del camino, les invito mañana a disfrutar de uno de los eventos más emotivos para los Señores de la Luz, conoceremos quienes son las doncellas que les llevan deliciosos alimentos y bellas sonrisas.

Si eres lo que escribes, cree lo que dices, en cada palabra que recuerdes sentirás que la veracidad de tus palabras es algo inolvidable, se convertirán en parte de tu sinapsis y en el ADN del tiempo que te ha tocado vivir.


“¿De que te sirve un pedernal hecho trizas? Si desconoces que puede ser útil en muchos sentidos, nunca lo sabrás, tu mirada analitica estará perdida pensando que lo que tenías ya no sirve”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Ahora vamos de nuevo a ese sitio donde conviven y se divierten conociéndose Painani y Hora, en aquel momento ellos necesitaban que tuviera filo el cuchillo de pedernal de ella, el diestro varón se dispuso a golpearlo con otra piedra para lograr un filo adecuado, pero para hacerlo se vendó los ojos y Painani se extrañó mucho de esta actitud e interrogó:

-No entiendo cómo es posible que pueda quedar bien afilada si no ves lo que haces

Hora retiró de sus ojos el vendaje y afirmó:

-Si acaso una esquirla penetra en mis ojos entonces jamás podré ver lo que hago, tampoco tu bello rostro y mucho menos el maravilloso paisaje que nos rodea, además necesito las esquirlas para mostrarte algo único.

Painani sonrió y advirtió que Hora era en verdad un hombre muy sabio y espero con paciencia. Al terminar de afilar el cuchillo de pedernal Hora se dispuso a colocar en una hoja grande las esquirlas del preciado vidrio oscuro y le dijo:

-Ven amada negrita acompañame al río y verás que lo que te digo es impresionante.

Ambos caminaron al río y Hora tomó un puño de las esquirlas y las dejó caer en el agua, algunas fueron llevadas por la corriente y otras de mayor tamaño se hundieron y atoraron entre las piedras, en ese momento Hora advirtió:

-Cuando tienes una herramienta poderosa, cada uno de sus pedazos lo serán igual, en el agua son un peligro para los seres vivos que habitan el sitio, pero si yo coloco una red río abajo tendré peces que habrán muerto por virtud del pedernal y no de mi mano.

Es la deidad del tocado de fuego la única que puede penetrar la piel del río con su reflejo logra que el pedernal destelle, ahora ven vamos a otro sitio donde ella también logra que su brillo se haga presente.

Dicho ésto tomó de la mano a Painani y la llevó a donde la hojarasca se había secado en otro sitio del bosque y colocó esquirlas del pedernal, espero junto a su amada negrita y  le dijo:

-El punto más alto, perfecto e intenso del señor al que veneras y que yo contemplo como la deidad del tocado de fuego hará su labor.

Efectivamente cuando el sol brillaba en su punto más alto con gran intensidad fue que las hojas secas comenzaron a arder y Hora las cercó con varias piedras para contener su fuerza.

Entonces fue río abajo donde había colocado un trampa mientras esperaban el trabajo de la deidad del tocado de fuego y levantó su red con varios peces, los cuales llevó a la hoguera y se dispuso a cocinarlos.

Painani sorprendida exclamó:

-Hemos honrado las virtudes del pedernal por medio del cual Huitzilopochtli vio la luz al rasgar el vientre de la luna y tu deidad ha convocado a las  fuerzas del agua y la tierra para alimentarnos.

Hora sonrió y con alegría advirtió:

Cuando veas la magia en los elementos que pensaste la habían perdido, tu camino y el mío serán grandiosos, aprenderás que en la transformación la esencia permanece, necesito que lo sepas perfectamente, de esa forma habrás de percibirme y lo harás con los elementos que trabajes.

Sin duda Hora dijo ésto reconociendo que llegaría el día que su transformación la haría perder el rumbo, no sabemos si ella lo entendió, pero al menos quedó en su mente como algo para recordar cuando fuera necesario.

Con aquellos que has compartido tus días, reconocerás enseñanzas perdurables que podrán transformar tu vida cuando todo se torne difícil y sientas que tu rumbo no es el mismo.

Notas de la autora:

Recordemos  El Zenit el punto más alto del sol sobre el horizonte

Fotografía de archivo: El pedernal y las manos de la tierra ante la magia del Sol y el Agua


“Nada permanece inmutable, sólo aquellos que se transforman son eternos, sabrás reconocerlos en los símbolos que valoras”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

“Nunca volverían a verse, no de la misma forma, sin embargo ella sabía que los otros la reconocerían  al estar en torno a un fuego, recordarán el fuego en sus manos, reconocerían su esencia en el pelaje color de fuego de los zorros.

Alimentar la inspiración de los pueblos que nosotros no podemos ver y ser el calor intuitivo que nos brinda la oportunidad de ser creativos será el signo de los tiempos por venir”

Estas serían las palabras que algunos pobladores de la región cercana al río Aura recordarian de Valvo El Observador; al ponerse de acuerdo Erandi con Dayami se acercaron a esa distante región gracias al fluir del río y al mismo tiempo a la energía del águila blanca en que se convertía Erandi en su viaje astral, esta vez acompañada de su fortalecida compañera de diversas aventuras, Dayami, la deidad del río.

Así fue que por medio de la magia incitaron un pequeño fuego cerca de aquel impresionante río Aura para poder reconocer a la viajera astral, el encuentro fue emotivo y éstas fueron las palabras de Sol como la conocieron los antiguos pobladores que se referían a ella como una dama hechicera:

El símbolo del hechizo de Ave transmutado en el fuego de la hoguera de todo iluminado

“Me he convertido en un símbolo, me hago presente sólo para aquellos que comprenden el valor de todo aquello por lo que hemos luchado. Hay un hechizo que no incito, lo ejecuta mi interlocutor y es a partir de ese momento que podría convertirse en el reflejo de todo aquello que nos compromete en esta travesía atemporal. El tiempo es una constante, nosotros somos mucho más, dejaremos legados más allá del tiempo que nos tocó vivir, más allá de nosotros mismos”

Erandi se percató inmediatamente que los iluminados habían recibido tanto la ayuda de ella como de Dayami, el Sol y el agua estaban formando un místico encantamiento donde las tres esencias entendieron que la vida les mostraba un camino intuido por Valvo y reconocido por la fuerza de los que supieron reconocerlo.

Erandi se refirió a Sol de esta forma:

“Sea el fuego que todo los transforma el que nos una en cada tarea por cumplir, habrá muchas hogueras de iluminados por doquier, ha sucedido antes y lo hará después de todos nosotros; me alegra ser parte del legado de esta labor sin tiempo y ni espacio que nos ha convocado como seres finitos en medio de un caudal de incertidumbres”

Dayami expresó sus propio sentimientos así:

“Agua que recorre los caudales del mundo conocido y por conocer, fuego que nos inspira y ayuda a alimentarnos de sabiduría, aire en las alas de todo ser fortalecido para mirar desde las alturas, tierra el suelo que pisamos que nos permite dejar huella y sembrar futuros”

Finalmente Sol exclamó:

“No pertenezco a este espacio que ocupe en un tiempo pisando la tierra que ahora pisan, pueden encontrarme en todo lugar donde me invoquen, sea el fuego creativo el signo de nuestra labor de aquí y para siempre”

Cuando algo te haga mirar de nuevo el paisaje, recuerda que detrás de tu mirada por mundana que esta sea, siempre habrá algo más que solo eso y puedes imaginar el símbolo de quien promovió un cambio que se extendió por todo universo conocido y por conocer.

Notas de la autora:

Dibujo del símbolo del Hechizo del Ave de la autora con filtro libre de PicsArt


“La gran locura que puede permitirse todo ser humano es caer presa de sus emociones pero siempre estará obligado por las circunstancias a rescatar su cordura para seguir adelante”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Es muy importante en este preciso momento recordar el primer mensaje de El Mensajero, ese con el cual inicia este cuarto libro: “Toda pasión te llevará al sitio del que no podrás escapar”; como seres humanos no podemos admitir ésto como justo o permisible, si nos lo podemos permitir, pero no es justo para nadie incluso para nosotros mismos.

Eso es lo que harán ahora los ocho iluminados, reconocer aquello que los volvió contra sí mismos por perseguir una pasión o creer que ésta era lo suficientemente valiosa para caer en la locura por ella.

Mercurio, el mensajero, la constelación de Libra y la brillante estrella vespertina Venus en unas de las balanzas

En el cielo aún cuando ellos no lo sabían se encontraba lo que posteriormente los entendidos denominaría la constelación de Libra y junto a ella la fascinante presencia de lo que los aztecas estudiaban y de lo cual ya hemos hablado, y que la mayoría ahora conoce como planeta Venus, para ellos, los habitantes de la región de quien escribe esta historia es Tlahuizcalpantecuchtli, como señor de la casa de la Aurora de la mañana y bajo la cual había nacido Erandi de donde proviene su nombre, Amanecer.

El nombre cambiaba cuando dicho planeta aparecía en las noches  Por eso Tlahuizcalpantecuchtli aparece con dos caras, una de hombre vivo y la otra en forma de cráneo. De ahí que Erandi formará parte del templo de Ometeotl, por haber nacido bajo ese designio con Venus como protector del cielo y de la tierra, de nuevo recordemos: “Como es arriba, es abajo”.

Ahora bien tomemos en cuenta a uno de las deidades máximas de los aztecas: Quetzalcóatl, una deidad valiosa, es un ejemplo de cómo se sintetizan en un sólo dos  aspectos, que lo convirtieron  en deidad del viento, de la vida, de la mañana, el planeta Venus, el dios de los gemelos y de los monstruos. Según estas diversas atribuciones, es conocido con varios nombres: Ehécatl, Quetzalcóatl, Tlahuizcalpantecuchtli, Ce Ácatl, Xólotl, entre otras.(1)

Tomando en cuenta lo anterior, quien velaba esa noche era la denominación Xólotl, el planeta Venus, representado en la mañana por Quetzalcóatl y en la tarde por su hermano gemelo, precisamente él:  Xólotl.

Por tanto el hermano de las tinieblas, el más cercano a Tezcatlipoca, el espejo humeante, estaba esa noche con ellos en el último ritual de descenso hacia el Mictlán, el inframundo azteca. El velo que cubría a Xólotl (Venus) era nada menos que la Constelación de Libra, sin duda marcaba un equilibrio, difícil de conseguir con solo desearlo, ese sería su trabajo aquella noche, cuando tomados de las manos escucharon dentro de sus cabezas a  Dayami  quién exclamó:

“¿Cuáles son tus prioridades y que te impide reconocerlas con claridad?” 

Cada uno de ellos se había dolido de abandonar sus tierras, por necesidad o por no tener nada, ni nadie que los retuviera al haber muerto sus seres queridos al intentar  huir de la invasión enemiga, de igual forma para algunos de ellos el reclamo de sus amantes al negarse a seguirlos en el trayecto elegido, justificando que las tierras debían ser protegidas pese a que la realidad era otra.

Xólotl les mostró el más cruel de los caminos ese en el que es fácil caer una y otra vez, lo escucharon con voz grave dentro de sus cabezas:

“Sí acaso yo hubiera, ¿Cuáles son tus hubiera y de que te sirvieron?”

Cada uno de los iluminados empezó a sollozar con rabia y desaliento, entonces de nuevo apareció una luz, esta vez de tonalidades rojizas que les mostró una pluma de ave, la más preciada para los aztecas, la de un quetzal y Tezcatlipoca junto a Xólotl subieron juntos a ella y gritaron con fuerza:

Cuando la pluma del Quetzal soporte a varios hombres arriba

“Ser tan ligero como la pluma es despojarte de lo que no fue, es admitir que los hubiera no dejan a tu Anxaá sanar”

Finalmente escucharon la voz de Erandi que fue traducida para ellos en castizo por Dayami:

“Rescatar la cordura es un asunto delicado, una tarea de todos los días, vienen tiempos de dolor y llanto, ahora lo saben, han sido dotados con las voces eternas de la sabiduría”

Dicho esto,  los futuros ascendidos lograrían con este aprendizaje equilibrar sus vidas y medir sus fuerzas por difícil que resultara, para nadie sería fácil, de hecho no lo es la vida es un constante movimiento de fuerzas pero por algo estamos aquí más allá de solo hacerlo por sobrevivir.

Encontrarás que el camino del ascendido no es fácil, pero todos en mayor o menor medida buscamos siempre equilibrar aquello que nos marcó de forma especial, entenderlo y perdonarnos.

Notas de la autora:

Composición fotográfica mapa estelar de Skytonight app con filtro de PicsArt

Pluma de Quetzal de archivo

 (1) letra cursiva en un párrafo del texto: Datos de Alfonso Caso Andrade, arqueólogo mexicano: http://red.ilce.edu.mx/sitios/el_otono_2014/entrale/textocontexto/tepoz/aztec.htm

Recordemos que Anxaá es alma en náhuatl.


“Cada uno de nosotros en la vida tiene sus propias experiencias, hay quienes las convierten en recursos literarios, otros no pueden verlas ajenas a sus propias creencias y pueden caer en el peligro de prejuzgar lo que enfrentan; también están lo que saben perfectamente de qué se trata y lo califican en la justa medida sensorial”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella hermosa formación de tierras calizas del cretácico con una extensión aproximada de 2 kilómetros de longitud, y cuyo nombre proveniente del náhuatl significa “Sobre el sembrado de cacao” sorprendió de una forma misteriosa aquella a a los hombres que venían de tierras lejanas aquella noche. 

Cacahuamilpa siendo un lugar de culto a las deidades y  dedicado por los habitantes ancestrales a ceremonias místicas, dejaría una huella gratificante en cada uno de los 8 iluminados; por supuesto que cada uno de ellos vería la experiencia de una forma única y diferente, colocaría el tamiz de su propia cultura y sus propios miedos a lo que vivieron.

Diego se despertó con un grito desgarrador que trató de ahogar cuando percibió el eco que provocaron sus palabras en aquel sitio de grandes resonancias:

-¡Hay demonios, nos están embrujando!

Patricio un poco confundido replicó:

-Yo no pude verle el rostro por más que me esforcé…

Evaristo que siempre era muy analítico preguntó:

-¿Sería la misma persona?

Javier que era un hombre maduro, como bien sabemos el mayor de todos simplemente mostró una sonrisa de complacencia y dijo:

-Yo espero que no, odiaría el hecho de compartirla.

Santiago a quien reconocemos como  el más desconfiado de todos advirtió:

-Me niego a pensar que se trate de demonios, no lo creo Diego, deben ser alguna clase de ángeles o espíritus alegres que habitan estas cavernas; la dulce ternura de sus suaves maneras, no sé, al menos que cada uno de nosotros haya tenido experiencias diferentes, yo estoy un poco confundido.

En gran parte porque dudo que en la vida real existan seres tan maravillosos, su visita fue como el ansiado regalo a una necesidad presente en todos nosotros.

Evaristo contestó avergonzado:

-Te doy la razón Santiago, el sólo hecho de habernos dejado llevar sin oponer resistencia  a algunos de nosotros nos hizo sentir dentro de un acto pecaminoso.

Diego asintió con la cabeza y ocultó su rostro entre las manos.

Javier que nunca pensó que en su madurez volviera a sentir tan gratificante sensación argumento para todo el grupo con alegría:

-Tal vez deberíamos analizar que para la luz nada de lo que ahora vivimos puede ser algo sucio y malvado, posiblemente es la forma como nos demuestran que somos bienvenidos.

Jacobo algo sonrojado señaló: 

-Aún no entiendo por qué no logramos ver sus rostros, pero les aseguro que me abalanzaría sobre ella si lograra al menos reconocerla en algún momento.

Timoteo con una gran carcajada y alzando los brazos exclamó:

-¡Maldita soledad de mierda tal vez respiramos algo que habita en estas cuevas y la imaginación nos ha jugado una treta!

En ese momento rompió el silencio Zila que los había estado escuchando en silencio:

-Yo tuve una mala experiencia al principio, se me ocurrió preguntar si era Dayami el espíritu cuyo cuerpo sentí arriba de mi.

Los siete amigos voltearon a verle asombrados y expectantes de lo que estaba a punto de decirles, sobre todo por que la mirada de Zila era de confusión y vergüenza:

– Entonces de forma repentina la aparición o lo que fuera que nos visitó se retiró.

Todos exclamaron un ahhh! al unísono, entristecidos de que su amigo Zila no hubiera disfrutado de ese regalo extraño y fascinante, cuando Zila levantó la mano en ademán de esperen que aún no termino, todos lo miraron esperando sus palabras:

-Entonces llegó a mi cabeza la voz de ella y me dijo:

“Zila acepta la ofrenda, definitivamente yo no puedo estar presente, a una deidad no le corresponde involucrarse en asuntos de los humanos, hay reglas que no puedo romper y anuncios que no me corresponde hacer”

Zila después de comentar esto con cierta consternación señaló:

-Al poco rato llegó hasta mí una entidad o formación espiritual tomándome de las manos esperó para saber si estaba dispuesto a aceptarla y el resto ya lo saben todos ustedes, fue grandioso.

Estos acontecimientos se dan la misma noche que en tierra ecuatorianas Hora con la antorcha busca y descubre al escorpión como animal de poder de la luna en esos momentos, cuyo mensaje no es otro que la transformación y transmutación e indica el momento de pensar positivamente.

Retornemos a la mañana en que los hombres celebran y se asombran de su experiencia en tierras extranjeras cuando haciendo honor a su nombre Erandi se encamina al amanecer hacia el templo de Ometeotl y es recibida por varias iniciadas a quienes observa con detenimiento y se dirige a cada una de ellas, al centro de la habitación se encuentra una vasija ceremonial de barro, toca la boca de ésta con ambas manos y emite una afirmación ante todo el grupo de mujeres que se encuentran ahí, 8 doncellas que la miran con una espléndida sonrisa.

“La ofrenda refleja lo que eres”

La sacerdotisa del templo levanta una mano al momento que gira sobre sus talones y observa en el umbral de aquel recinto a un hombre con una vara ceremonial a quien insta a seguir el camino junto al grupo que lo acompañará hasta las grutas de Cacahuamilpa.

El hombre con una reverencia se retira a cumplir con su tarea, de espaldas escucha a Erandi exclamar a sus iniciadas:

La ofrenda fue recibida con agrado, les deseo fortuna y dicha nuestro sello ante el futuro ha sido decretado.

Cuando recibes un regalo inesperado pronto te darás cuenta que el universo hace pactos que solo la luz conoce.

Notas de la autora:

Composición fotográfica de la autora: “La ofrenda refleja lo que eres”


“Cuando el pensamiento mágico te dice lo que es verdad y se instala en tu mente una realidad alterna que no era fácil concebir, el mundo se vuelve algo distinto, se abren puertas a una nueva voz, más fuerte y funcional”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

El cielo mostró una señal majestuosa aquella mañana en el mar profundo y vasto que  rodeaba a los ocho navegantes, nadie quedó indiferente se dieron cuenta de forma inmediata que la luna nueva marcaba los linderos entre las deidades que abarcaban el amplio territorio marítimo y todos temblaron sobrecogidos por un entusiasmo fascinante.

El pez en el cielo

Al caer la tarde una pared impresionante formada por agua los rodeó, una especie de muro infranqueable que se apoderó de su débil barcaza y les hizo comprender el poder majestuoso de Poseidón; era imposible percibir el horizonte encerrados por los cuatro puntos cardinales en aquella pared acuosa por donde se lograba percibir la imagen de algunos peces nadando dentro de ella.

Zila solicitó a Jacobo que hiciera sonar la caracola antes que la pared de agua cayera de golpe y los hundiera sin remedio y advirtió:

-Dayami le ha mencionado nuestro proyecto, nuestra necesidad de llegar vivos hasta el otro lado del ancho y vasto mar, solamente necesitan que afirmes que eres el poseedor de la caracola ceremonial, de otra forma no podremos salir de estas majestuosas paredes de agua.

Jacobo con fuerza llenó sus pulmones de aire y colocó la caracola en sus labios, ese instrumento que no había sido tocado por humano alguno dejó sentir su fuerza con un tono poderoso y grave que incluso impresionó a sus compañeros.

Las paredes de agua descendieron gradualmente y con suavidad sin siquiera mover la barcaza de los ocho custodios de la luz y una voz se escuchó en las cabeza de cada uno de ellos:

El verdadero aspecto de Poseidón

“Μπορώ να μετακινήσω εδάφη και θάλασσες, μπορώ να κάνω τα νησιά να προκύψουν από το πουθενά, αλλά εσείς, πέρα ​​από το ότι είστε εκπρόσωποι της δύναμής μου, είστε το φως κάτι που δεν πρέπει να σταματήσει καμία θεότητα και είναι η δύναμη του ενός ανθρώπου πριν από τον άλλο να μεγαλώνουν το δίκτυο της σκέψης.”

(Puedo mover tierras y mares, puedo hacer surgir islas de la nada, pero ustedes más allá de ser voceros de mi fuerza son la luz de algo que no se ha de detener por deidad alguna y que es el poder de un humano ante otro para hacer crecer la red del pensamiento.)

La magia les permitió entender a cada uno las palabras en griego de aquella poderosa voz y fue Jacobo el poseedor de la caracola quien habló:

-Poderosa deidad de los mares nos gustaría preguntarte si en verdad pides a los hombres sacrificios de caballos para que sea apaciguada  tu fuerza.

Poseidón se hizo presente, permitiendo que las aguas que rodeaban a la barcaza fueran sutilmente transparentes, hasta  percibir bajo la superficie la presencia de un hermoso caballito de mar que al mover las corrientes marinas a su paso formaba pequeños tridentes con el agua.

-¿De qué me serviría en el mar un caballo de tierra, cuando yo mismo soy un caballo que vive en el mar? Ten cuidado, nada es más fuerte que la verdad, ella es transparente y muchos hombres prefieren las sombras y el engaño para ganar adeptos.

Soy del mar y mi forma es esta y no otra, ahora lo saben. Les pido que lo den a concoer a los que valoren la verdad y la respeten, Dayami ahora sabe que no cobro mis favores, eso es cosa de hombres, algunos actuan bajo la luz de la justicia y otros del engaño.

Su paso por el vasto mar tiene la protección de mis aliados veo en el rostro de cada uno de ustedes que no claudicarán y eso me da fuerza para acompañarlos hasta las aguas de la serpiente alada, son bienvenidos custodios de la luz.

Dicho ésto los mares recuperaron su habitual color azul profundo y cada uno de los hombres se miró con una amplia sonrisa, en la cabeza de Zila, Dayami le habló:

-Ahora sabemos una verdad que ha sido iluminada bajo las señales de la magia que somos, ¡Sigamos adelante!

Zila lo hizo saber a sus amigos y todos agradecieron el paso libre que les ofreció  Poseidón quién se alejo hacia las profundidades de ese maravilloso espacio marino.

Cuando comprendes el poder que eres frente a la energía que te reconoce como igual, tu vida cambia de forma profunda y fascinante.

Notas de la autora:

 Edición fotográfica de la autora de una fotografía de Dmitry Andryushchenko tomada en el lago Baikal de Siberia en Rusia. “El pez en el cielo”

Composición fotográfica de “La verdadera imagen de Poseidón” con filtro PicsArt


“A lo largo de estos cuatro libros nos hemos dado cuenta que no hay certeza válida, sólo el momento presente donde puedes construir o destruirlo todo para volver a comenzar; entonces solo algunos fantasmas que habitan tus sueños te han de guiar al siguiente nivel de evolución, identificalos y conviértelos a todos ellos en su mejor versión” 

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella madrugada Patricio que era el que siempre colocaba una gran dosis de pragmatismo a todo, se despertó gritando y alertó al grupo:

-¡Tuve una pesadilla terrible, se han puesto a pensar que podríamos ser engañados por un fantasma! sí al llegar no encontramos nada de lo que se nos ha prometido, ¿Qué vamos a hacer?

Jacobo espetó disgustado:

-¿Eres consciente de lo que estás diciendo, acaso crees que mi caracola es un regalo falso o que cayó por casualidad en mis manos?

Evaristo que anteponía la razón y se fijaba en lo que era comprobable señaló:

-De todo lo que hablas Patricio solo veo miedo, temor a lo que no conocemos ninguno de nosotros y a lo que podríamos enfrentarnos, no va a ser fácil, nadie te ha prometido un paraíso vamos a un lugar que en poco tiempo será asolado por la peste donde gente de estas costas que hemos abandonado, serán los culpables, vamos a un lugar donde no nos esperan todos con los brazos abiertos, solo el grupo de Erandi y para llegar a ella solo tenemos la guía de Dayami.

No hay promesas, tampoco un destino armado, la única certeza que tenemos y que se nos podría caer a pedazos es nuestra confianza en encontrar lo que buscamos.

Zila al escuchar esas palabras argumentó:

-Es verdad, Evaristo tiene razón, yo hablé el otro día de certeza cuando estábamos sobre el lomo de la bondadosa ballena jorobada, ese mágico momento me bastó para confiar que si acaso todo nos jugará en contra nos quedaría el recurso de la luz que ahora poseemos y con la que nos abrimos paso hacia lo desconocido.

Dudar en bueno hermano Patricio, pero no al grado de inmovilización, o de creer que todo puede convertirse en una pesadilla, yo a veces me pregunto qué circunstancias permitieron que fuéramos nosotros y no otros los que estuviéramos en esta situación; lo único claro es que detrás de todas nuestras acciones hay rastros que nos hicieron diferentes y aquí estamos, confiando en lo que somos más allá de las propias creencias la confianza de todos nosotros surge de la amistad que hemos forjado.

Diego con una gran sonrisa respondió alegre:

-Sí todo se fuera al carajo, estaríamos juntos para buscar la forma de evitarlo y de inventarnos de nuevo, de lograr el sueño de la luz que ahora nos cautiva. Tenemos tareas que cumplir cada uno de nosotros, solo recuerda Patricio, Dayami descubrió en ti tus dotes de constructor y sobre algo que tú construiste es que avanzamos hacia lo desconocido, ánimo!!!

Santiago los observaba en silencio cuando alzó la voz para decir:

-Las señales del cielo, aquellas que el mar nos ha dad,o no son engaños; las hemos palpado, podríamos distraernos y no entender todo lo que vemos pero tan seguro como el día que salvé de la muerte a Zila, se que esas voces en su cabeza son de ella, Dayami, nada de fantasmas, para hablar de fantasmas tenemos a la gente que nos ayudó en el trayecto, los que nos alimentaron de huérfanos, incluso el celador que nos eligió para quedar libres del cadalso donde estabamos esperando la muerte en  la horca o por  la mordedura de una rata; a todos esos fantasmas Patricio diles que no te distraigan los sueños, dejalos como parte de tu aprendizaje de vida, alégrate de haberlos tenido para verlos de lejos.

Patricio lloró de emoción y agradeció a sus compañeros que lo alentaran en sus momentos de debilidad e incertidumbre:

-En otro momento tal vez me hubieran callado y mandado a dejar dormir, pero todos ustedes se han tomado el tiempo de abrirme los ojos, de reflexionar y darme cuenta que es verdad, somos otros, ¡Somos los iluminados!

Cuando sabes que son tus amigos los que tejen una nueva historia a tu lado, permite que la vida fluya y agradece la oportunidad de estar vivo para ser eso que no pensaste fuera posible en tu existencia.

Notas de la autora:

Photo by Leticia Azevedo on Pexels.com


“Lo que nos puede rescatar de todo olvido son los códigos, su magia ha de prevalecer más allá de todos nosotros, el simbolismo es una herramienta cuyo poder se centra en lo que somos”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Entramos en el aula de Erandi y sus aprendices que trabajan con símbolos numéricos para diseñar alfarería simbólica, ella se dirige a una de sus discípulas:

-Debes concentrarte, este no es un trabajo mecánico, donde tiras las varas y granos y todo se da por casualidad, deja el tzictli que es una distracción añadida a tu mente dispersa.

Avergonzada la joven mujer abandona su confite y respira hondo cerrando los ojos para elaborar lo mejor posible su tarea mientras escucha a Erandi junto a ella:

-No pienses en las cosas terrenales mientras meditas en la tirada, lo más valioso que tenemos es lo que se mueve adentro y que puede salir de nosotros y viajar a un mundo que toca ese espacio que no podemos percibir, cada uno de nosotros manifiesta a su Anxxá de formas diferentes, encuentra como se relaciona contigo.

De esta forma dentro de su cuenco de madera la mujer arroja las varas y semillas…

La descripción es clara para los iluminados que pueden descifrarlo, para llegar a ellos debemos analizar de qué forma sería visto este momento; cada sistema de varas arrojadas daba por resultado un número, en este caso vemos con claridad que ese número en nahua es 17, al fondo de la vasija de madera se lee el número 1, cuya ubicación es el mundo mágico o inframundo, arriba del horizonte otro número uno señala la salida del Sol por el sureste que solamente sucede en invierno; arriba en el firmamento posiblemente Venus.

Tomando en cuenta estos datos, sabemos que están en espera de que suceda la Luna nueva que en la tirada no se revela por qué si el Sol apunta al invierno, la fase lunar podría ser impredecible o quien guardara para todos ellos un secreto; de acuerdo a lo que vivían en ese momento histórico ellos determinaban el valor y la certidumbre de cada astro.

Este método de Erandi no lo van a encontrar en otra parte, tampoco lo pueden poner a prueba, las razones de la magia son y nada más hay que decir. La sincronía histórico filosófica le pertenecía a su grupo y sería parte de ellos hasta llegar a la distante época en que los iluminados en las cercanías del siglo XXX lo preservarán como parte de un ritual ancestral.

La fuente de todo conocimiento por tanto, tendría como punto de partida, el número dado por las varas ceremoniales, el astro arriba del templo, las fases lunares, agregando la fecha calendárica solar (Xihuitl, de 18 meses y 20 días con 5 libres para reverencia y reflexión y ritual (Tonalpohualli de 20 meses y 13 días); todo esto sería parte del aprendizaje que tendría Zila al reunirse con Erandi y formaría parte de la diversidad de diseños  en vasijas ceremoniales y de uso diario; los colores igualmente le darían relevancia a fechas especiales, pero eso será contemplado más adelante. 

Lo más importante es reconocer que ellos estaban conectados con el magnetismo de los astros como hasta ahora sucede con todos los que ven en ellos,tanto astros, planetas y constelaciones una mirada al mundo donde el alma puede tocarnos de una forma diferente, es sin duda la red neuronal que nos unifica, solamente hay que saber entenderla.

Posiblemente muchos consideren que los arquetipos dados por los griegos y romanos son los que cubren en totalidad con su influencia, pero cada parte del planeta donde el espíritu fluye tiene hasta la fecha su manera de conectarse con los astros, mayas y aztecas, no estaban fuera de toda esta visión, la diferencia con Erandi y su grupo se centra en que no le dieron jerarquías antropomorfas, solamente aquellas que emanan de la naturaleza y su relación con el humano.

En una parte del mundo y en otra época muy lejana a la que vivió Erandi, surgió el Tarot y su poder se centró en jerarquías de poder; el clero y los monarcas establecieron conexiones para determinar la personalidad de todo aquel que lo leyera, pero eso es otra parte de la historia que no tocaremos aquí.

Cuando recurres a la magia con tu alma desnuda, puede que conectes con todo aquello que lo ha hecho contigo y de esa forma establecer un vínculo mágico y poderoso.

Notas de la autora:

 Tzictli nombre que se da a el chicle en náhuatl

Anxxá nombre que se da al alma entre los náhuatl


“Si algo motiva tu necesidad, ésta te hará descubrir cualidades que desconocías y enfrentarte con agilidad al encuentro de tus metas”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Mientras para la mayoría el contar con doblones de oro era fundamental para enfrentar una proeza planificada, siendo parte de una estructura comercial bien diseñada, para los ocho iluminados constituía un intento desesperado por ir al encuentro de su destino sin tener que depender de nadie.

Ya habían sorteado el dolor de enormes carencias y ahora tenían la oportunidad de hacer magia con sus vidas y lograr lo que nadie se hubiera atrevido porque les acompañaba un poder único, sus esperanzas puestas en manos de un sueño.

Evaristo exclamó: Ningún hombre sobre la faz de la tierra y los mares podrá o habrá tenido una oportunidad como la nuestra, somos privilegiados por fuerzas más allá de todo entendimiento que nos han fortalecido.

Así que todos apoyaron las habilidades de constructor que tenía Patricio, quien descubrió que con el torniquete de cuerda y el empleo de juntas sería fácil  elaborar una balsa resistente, a falta de clavos, las ataduras entre una madera y otra, al curvar la barcaza era fácil evitar que las separaciones hundieron la nave.

Bajo ese principio y con algunos elementos que fue fácil conseguir en los poblados cercanos sin hacerse notar, los ocho iluminados trabajaban con destreza y bajo la dirección de Patricio.

Zila les dijo con gran seguridad:

-Dayami me ha advertido que no hay islas por el camino que iremos, al menos en un largo tramo, pero cuando tengamos que hacer reparaciones estaremos a salvo a lomo de bestias marinas que ella misma ha contactado con ayuda de Bormanicus.

Todos sonrieron y Evaristo señaló:

-Ningún hombre sobre la faz de la tierra y los mares podrá o habrá tenido una oportunidad como la nuestra, somos privilegiados por fuerzas más allá de todo entendimiento que nos han fortalecido.

Al anochecer cubrían con hierba y hojarasca su humilde pero fuerte embarcación y encendían su hoguera para conversar y disfrutar de la compañía de unos y otros; su mundo jamás sería el mismo y cada momento los acercaba a una aventura inigualable.

Javier señaló:

-¿Tendremos que hacernos de una vela?

Santiago argumentó con seriedad:

-Toda vela es un aviso en alta mar de que podemos ser ubicados, nosotros no pertenecemos a pueblo alguno, somos de diferentes tierras y los que tratan con unos son enemigos para los otros, no creo que sea buena idea.

Jacobo movió la cabeza afirmativamente y finalmente acotó:

-Cualquier esfuerzo podría ser derribado por gente de mala leche, dejemos eso en manos de la magia, una vez puestos sobre la piel del agua, todos sabemos que tendremos ayuda poderosa.

Diego alzó sus manos y exclamó con júbilo:

-¡Qué cada uno de nuestros dioses y deidades nos guarde e ilumine!

Todos se levantaron y tiraron a la fogata ceremonial un puño de tierra para hacer que el fuego bailara junto a ellos, sus sonrisas iluminadas serían uno de los más gratos recuerdos que ellos conservarán en sus almas para siempre.

Cuando logras en la vida contar con un grupo que haría cualquier cosa por defenderte y cobijar sueños y esperanzas, recuerda que la vida te ha puesto en el camino correcto.

Notas de la autora:

Composiciones fotográficas propias con filtro libre de PicsArt