No puedes besar al mármol


por Ariadne Gallardo Figueroa

El maestro se dispuso a arremeter con poder sobre la pieza de mármol que tenía al frente, la miró con avidez sosteniendo el cincel y el marro para dar forma a esa fría pieza frente a él; sintió en anhelo de un cuerpo dentro de esa dura piedra que le miraba sin ojos y le instaba as descubrir aquellos contornos que solamente imaginaba.

Apagó las luces del estudio y con una lámpara recorrió los contornos de la roca blanquecina con vetas grises y adorables curvas, imagino que su cincel se adentrará en cada espacio para vulnerar su contorno y conciliar sus anhelos y sueños en la pieza indolente.

Con elocuencia grito:

 ¡Hágase la luz!

El cincel acarició con suavidad esa veta precisa que le daría inicio a un momento apasionado que solo él podía entender. Su mente estaba en sus manos y su habilidad para domar las formas abruptas del mármol.

El escultor se dijo: No puedo besar a mi creación, caería rendido a su poder, fulminado en su potente fuerza, en ella coloco todos mis sueños y mis pasiones

Embelesado, suspendido en ese clímax creativo imagino su trabajo terminado, no era el momento de verlo pleno y detallado, necesitaba tiempo y paciencia, agotado y sudoroso se dijo para sí mismo:

No puedo besar a mi creación, caería rendido a su poder, fulminado en su potente fuerza, en ella coloco todos mis sueños y mis pasiones y será una pieza más en un sitio del mundo donde otros encontrarán sus propios puntos de referencia, jamás los que yo me guardo para mi.

En el silencio de mi frenética búsqueda de sus formas, la roca le hablaba y le guiaba y no bastaba la técnica para definir el bosquejo, el creador no puede limitarse a la habilidad técnica.

Pasadas varias horas decidió suspender el trabajo y soñar con el siguiente día y ese encuentro creativo que le daba vida para despertar cada mañana y decirse:

¡La vida es hoy, muéstrame lo que hoy tienes para darme!

La señora de las avispas


por Araidne Gallardo Figueroa

Aquella mujer se había quedado pensando en la cafetería sobre un problema que le tenía absorta, se retiró algo incómoda al ver que por enésima ocasión un sujeto la miraba desde otra mesa como que fuera el mejor paisaje para descansar la vista.

Nunca se percató que en realidad eso era hasta el día que se despertó de madrugada y observó que sus análisis sobre porcentajes  y crecimiento exponencial, se habían convertido en una realidad.

Hay un mundo que trata por todos los medios de preservarse y buscará el sitio donde la vida puede esperar… Pero no era el caso, hay sitios que no son para todos y mucho menos la cocina; para toda avispa ella también era un bello paisaje.

Desafortunadamente su primera reacción fue exterminar a los insectos con los cuales hubiera sido en verdad difícil dialogar e intercambiar puntos de vista. Como defensora de la vida en el planeta sintió una gran pesar y al final medito con crudo pragmatismo:

“Todo ser vivo merece la vida, un espacio propio y la libertad de ir y venir dentro de los términos de respeto del otro”

Tuvo que meditar con seriedad si valía la pena el argumento para agregar: Todo ser vivo con razonamiento y apego cultural…

La lluvia había ido en aumento durante la noche, el hábitat de las avispas colapsó y ellas buscaron refugio, por tanto lo único que pudo decir fue con total seriedad y sin conmoverse:

“No se puede garantizar el fortalecimiento de la estructura, si el desarrollo fundamenta nuestra razón de existir sin meditar los por qué”

Photo by Erik Karits on Pexels.com

He llegado al final de una aventura y ahora se queda impresa en e-Book


El 25 de Mayo, se lanza la preventa, vaya esto es emocionante.

Una aventura llega a su final y se las comparto con mucha alegría.

La verdadera tarea del escritor es establecer una continuidad en su investigación mental, cada quien recurre al método que le resulta más simple o que va de acuerdo a su forma de ser y sentir, en mi caso, no escribo para olvidar quien soy, sino para recordarme que por alguna razón superior a mí misma decidí escribir para decir todo aquello que modele un camino, tire  una cuerda al desesperado en encontrar una luz, aún siendo yo misma esa persona.



Si llegamos a este momento es por que en él encontramos una secuencia de imágenes  y relatos que nos han dado alas para proyectar lo que deseamos y bien, debo necesariamente recordar que de esta forma la travesía llega a su fin, al menos en el papel, electrónico o no, donde quedará para siempre.

 

Al final llego a la exposición de un mundo donde la esperanza y la unidad logran el objetivo y en mi vida personal entiendo que avanzar mientras estemos con vida, descubriendo a seres que nos impulsen es lo mejor que nos puede pasar.



Mi libro inicia como entregas diarias en mi blog: https://lecturasdeary.com el cual fue realizado de 25 de Febrero al 15 de Mayo del año 2021

De esta forma la serie en español queda lista!
  • ASIN : B095GTNKPG
  • Idioma : Español
  • Tamaño del archivo : 6274 KB
  • Texto a voz : Activado
  • Tipografía mejorada : Activado

El homenaje al más grande amor


Las hojas sueltas

por Ariadne Gallardo Figueroa

Uno de los pasajes más entrañables de entrega y certidumbre es el que recuerda Taige al momento que las situaciones llegan a límite y se verá forzada a tomar una decisión; precisamente cuando uno de los aprendices del profesor Zila le pregunta como ella se atreve a dar el primer paso en una travesía hacia lo desconocido y sin esperanza de éxito:

Ramagel con gran curiosidad interrogó a Taige, quería saber de qué forma se convirtió en el prototipo y que riesgos experimentó en ese momento.

Taige miró a su amado Yilia y le tomó por la mano para contestar:

— Cuando ya se tenía la base para poder hacer el vuelo, Barderian me dijo:

< Entonces ponte en contacto con Yilia y temo decirte ésto pero tendrás que despedirte.>

Yo le contesté no lo haré, a él lo amo, en tí confío; el amor es una atadura fascinante, es el ancla de toda pareja, nuestro paraje no permite eso, ahora debo confiar en lanzarme en la flecha, el vector que me pondrá en un camino incierto si caigo en Ginun, esa será mi despedida.

El grupo permaneció callado ante el comentario de Taige, Zila se puso la mano en la boca, en verdad había tantas preguntas y cada una de ellas entrañaba un momento dramático para cada uno de ellos, los viajeros de un mundo aniquilado por las fuerzas del cosmos.

Cada detalle nos acerca a una luz de un camino jamás recorrido, donde la imaginación nutre de vitalidad aquello que nos apasiona como seres creativos, cada uno de nosotros reconoce a su flecha y su ancla.

Una flecha certera hacia el mundo del futuro o la nada de Ginum… Sin importar la incertidumbre ella se lanzó al más profundo espacio al encuentro del portal

Definitivamente ella no sabía si lo volvería a ver, pero tenía una tarea superior a ella y a su amado Yilia. Barderian sabía de su capacidad como piloto de la nave Mega Vector Egg-1, de igual forma reconocía la capacidad de los otros pilotos, sin embargo la amistad que los unía permitió que fuera ella la que tuviera el privilegio de conocer de cerca la investigación del pionero Ingerin Barderian.

Dibujo con filtro gratuito de PicArt de la autora titulado “La flecha hacia el futuro”

La revisión de los inicios


Las hojas sueltas

por Ariadne Gallardo Figueroa

Al llegar a esta parte que es la que culmina mi trabajo, me fascino al encontrarme con estos dos párrafos:

Cada novelista reconoce que el amor es una de los sentimientos más fascinantes que los seres vivos poseemos, en el caso de los humanos nos impulsa de formas novedosas para mantener la llama de nuestro cerebro y sus conexiones activas. Solo el que ha experimentado el amor puede expresarlo y es casi seguro que los demás se reflejarán en la experiencia ya que es algo común a todos nosotros.

El amor presente, aquel que está ausente y el que se recuerda con todas sus implicaciones favorables o no, es un motor para continuar la vida que somos. En mi experiencia particular el mejor amor es el que nos brinda el poder de la magia, ese que es capaz de atravesar lo cotidiano para revitalizar una nueva creación, ese  que no se ata a un cuerpo físico y tampoco a las rutinas que obedecen a lo material.

Cada ser humanos busca de forma incesante formas de amar y de sentir, a la otredad y no siempre es facil caemos en rutinas, en dolorosos fracasos, pero lo más interesante de todo es lo que aprendemos en el trayecto.

Solo el que ha experimentado el amor puede expresarlo y es casi seguro que los demás se reflejarán en la experiencia ya que es algo común a todos nosotros.

Amar es un trabajo de equipo, es un decidir ser sinceros… Bueno ustedes deben tener sus propios conceptos y habrán descubierto lo que funciona, les dejo mi reflexión y sigo adelante en este aventurado proceso que en lo particular me resulta fascinante.

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com

La herencia más productiva


Las hojas sueltas

Segunda mirada por Ariadne Gallardo Figueroa

Uno de los más apasionantes reto de todo investigador es ver y sentir que lo que se hace le da resultados, cuando todo está en contra la búsqueda sigue y nadie detiene a alguien que reconoce que lo que tiene enfrente es un hecho sin precedentes y del cual es necesario aprender.

Hoy recuerdo para ustedes como comienza ese post, y de esa forma entendemos que todo lo que hacemos forma parte de algo que será heredado a los otros, a los que nos rodean, de quienes aprendemos.

Esto es lo que Raudek le escribe a Barderian y ambos creen con toda certeza que lo imposible debe hacerse:

<Querido Ingerin Barderian: Mi investigación te pertenece, eres el único que puede darle seguimiento y buen uso, compartela con todo aquel que consideres un aliado y espero que no te tiemble  la manos con el escalpelo al momento de cortar mi cerebro.

Espero haber despejado tus dudas, cada una de las actividades que realizaste están descritas en  un folio aparte, de inicio fuiste el más valioso incentivo para demostrarte lo que sospechaba, después la misma investigación se convirtió en un poderoso recurso para encontrar respuestas que fueran útiles al futuro que se nos escapa de las manos.

Con todo mi cariño y leal afecto, sigue adelante, sé que lo harás.>

El conocimiento es un derecho, es un instrumento que nos pone alas y que merece formar parte de todos, en el mundo de Eggya el valor más grande estaba por perderse y era necesario preservarlo.

Hubo una pregunta en el trayecto: ¿Qué valoras como ser vivo? Les dejo la reflexión para que recuerden y analicen que tendrían cerca de ustedes si nuestro mundo estuviera por desaparecer.

Debo admitir que esta parte me hace llorar, vuelvo a vivir el momento en que Barderian intuye que será una flama encendida de nueva cuenta al regresar a la nebulosa de la cueva, definitivamente la metáfora es más alentadora y menos trágica, vale ponerla en esta reflexión:

“Intuir algo no te habla de certezas, solamente si crees que hay una llama encendida al final del túnel, es que seguirás ese camino a ciegas, pero a veces no hay una llama al final del túnel; la llama eres tú y posiblemente la guía.” Ingerín Barderian

Para todos aquellos que pueden y son guías en el camino de otros, para quienes logran iluminar con su arrojo el alma de los seguidores e intuir el futuro.

la contundencia de Ana Pérez Riv


Las Hojas Sueltas

Por Ariadne Gallardo Figueroa

En la revisión voy encontrando pasajes fundamentales y valiosos que quiero compartir, cada palabra dicha por Ana como mexicana y más allá de eso, como ser humano, nos insta a meditar que dos fuerzas antagónicas tuvieron que unirse para lograr defenderse, es parte de una leyenda de mis raíces pero es válida para todo aquel que encuentra en la dualidad su fuerza. Leamos el párrafo:

< ¿De que ha servido el cruce de puentes culturales y místicos, cuando muchas veces lo único que hemos logrado es separarnos de los demás? Hemos avanzado, ya no somos vistos como rarezas de la naturaleza pero el poder que nos antecede nos ha marcado, a mi con la soledad a causa de Tezcatlipoca y su energía oscura rodeando mi ímpetu natural, a otros entregando y compartiendo su magia en diferentes ámbitos y luchando por ser comprendidos por los que no empatizan con sus dotes.

Llegó el momento nuevamente de hacer ese cruce vital, de la luz hacia las sombras; como encarnación del cambio en medio de todo conflicto he de invocar tu fuerza, al momento que el jaguar muestre sus garras, sabré que lo logramos. el quinto sol solamente fue posible gracias a la unidad de dos fuerzas antagónicas; en ellas confío y con ellas debatiré a través de los otros que estarán presentes.

El báculo de Ana insta a la unidad

No somos únicos, somos la unidad de Ometéolt y su resonancia en los otros espacios con sus propias creencias. No todos somos de una raíz cultural, pero los que estaremos ante tu presencia sabemos que en la contienda hemos de confiar en tu aceptación, donde hay vida la muerte existe y es presencia constante, sin ella no existes y tampoco existo.

Dibujo de la autora: “La magia de Ana Pérez Riv ante la presencia del espejo humeante de Tezcatlipoca” se ha usado filtro gratuito de PicsArt

Las hojas sueltas


Mantis y su descubrimiento de un símbolo

Por Ariadne Gallardo

Cuando ella descubre un símbolo lo identifica con la Luna, en realidad no tiene claro en su percepción que la señal se la ha enviado Sol y que se refiere a la runa Ehwaz, el viaje a travesía salvaje, ese recorrido que ella trata de hacerle saber por medio de la intuición, donde hay diversas preguntas, entre ellas la búsqueda de una un sitio donde descansar de un mal viaje.

La alternancia de roles en un aparente par antagónico, la búsqueda de unidad, el apego al clan, todo eso surge en la mente de Sol y quiere hacer participe a Mantis, sin conocerla y deseando que su encuentro con sus hermanas sea productivo y alentador.

Ehwaz, gemánico, aeiweis, gótico, ior, nórdico, eiojh, anglosajón: Yegua de la Luna, caballo de guerra, el viaje en busca de unidad, sitio donde procrear.

Existe su clara relación con los gemelos divinos y a eso refiere Futhark, en el manual de magia runa, op cit pág 94 al que refiere para explicar las relaciones y simbolismos de esta runa el libro del argentino Pablo Runa.

Siempre podemos encontrar algo más de aquello que vimos la primera vez y es parte de la vida de cada uno de nosotros, es el camino que recorremos y que nos enseña a estar atentos a las señales y los símbolos.

Fotografías de la autora, la segunda con un filtro gratuito de PicsArt

Las transmutaciones


Durante la revisión siempre surgen ideas nuevas y momentos que merecen destacarse en la historia

Hojas  sueltas

por Ariadne Gallardo Figueroa

(Fragmento de El Puente)

Recordamos los momentos cuando están por concebir bajo condiciones especiales a quien ahora ya sabemos se llama Alnitak, y la madre de Zila, le hace reflexionar sobre su postura respecto a que su hija fuera concebida en la Tierra y no en el sitio lunar donde se encontraba la madre biológica y la luz de los ojos del profesor, como él llamaba; considerándose él mismo un ser cuyas raíces están fuertemente arraigadas al globo azul donde vivimos.

Entonces Sofía Galafik le señala:

-Podían haber elegido el banco de esperma de la Luna, pero por alguna razón tu no enviaste muestras allá cuando ella lo propuso. Una mujer tan independiente y con tantas responsabilidades, tendría que tener razones muy poderosas para no decidir viajar de nuevo a su puesto laboral. 

Zila la miró con una profunda inquietud y por toda respuesta solo contestó:

-No acepto la idea de que mi condición me impida concebir, dependo de la mujer que amo.

En ese preciso momento su madre supo algo que no pudo confesarle, algo que posiblemente sucedería muchos años después.

Zila, muchos, muchos años después

La vida es de un modo y es de muchos otros para la magia que albergamos en nuestra memoria.

Aquello que no le dijo su madre, porque en verdad para ella solamente era una intuición y no una certeza, es que él al igual que otros hechiceros tenía la capacidad de transmutar y bien ahora sabemos de que hablaba.

Fotografía: “La magia de un ser empeñado en lograr lo imposible”

Prefacio


Tercer libro de la serie Hechizo de Ave

por Ariadne Gallardo Figueroa

Una vez editado el libro es más fácil darse cuenta que algunos detalles necesitan ser revisados

Prólogo 

Dentro del blog donde he desarrollado cada página de mi obra, recurrí a un epílogo para explicar a los lectores  por qué resulta que estos dos últimos textos formarán la última parte.

La única razón para que esto se haya logrado es que la primera idea necesitaba anclarse de alguna forma y el azaroso camino de la búsqueda fue así.

La verdadera tarea del escritor es establecer una continuidad en su investigación mental, cada quien recurre al método que le resulta más simple o que va de acuerdo a su forma de ser y sentir, en mi caso, no escribo para olvidar quien soy, sino para recordarme que por alguna razón superior a mí misma decidí escribir para decir todo aquello que modele un camino, tire  una cuerda al desesperado en encontrar una luz, aún siendo yo misma esa persona.

Si llegamos a este momento es por que en él encontramos una secuencia de imágenes que nos han dado alas para proyectar lo que deseamos y bien, debo necesariamente recordar lo que expresé en el epílogo para que los lectores comprendan un poco de qué va todo esto, pero esta vez lo haré más narrativo, menos poético o metafórico.

La historia inicia con Galaxia de Cristal, cuyo tiempo es el futuro, esa visión idílica donde se encuentran una serie de personas que al final de cuentas han estado pensando lo mismo por mucho tiempo y de pronto llega alguien y les dice que si,  en efecto de eso se trata lo que ellos pretenden y su camino se refleja en las  estrellas.

Para una residente de Asgardia esta parte de la historia es sumamente reveladora, yo inició la búsqueda de esta razón de ser en el año 2003, Asgardia posiblemente ya estaba en la mente de muchos seres humanos de la misma forma que se dispersa un viento del Sol a la Tierra creando una onda expansiva que nos hace  analizar el significado de la búsqueda de otros mundos habitables y si lo que pudiéramos encontrar allá sería tan depredador como lo hemos sido nosotros.

Encontrar a un personaje mágico con la suficiente fuerza para soportar lo que tuviera enfrente, se da lugar después del análisis de una segunda parte de Galaxia de Cristal y eso fue Otra Mirada, quedó en borrador, era una secuencia que daba continuidad cronológica al primer libro y algo no me agradaba, necesitaba algo diferente o envolvente.

El mundo que conocemos es violento, hemos crecido entre la barbarie y nos hemos acostumbrado y esto no es nuevo, así que bajo ciertas circunstancias personales, descubrí que la obra necesitaba recorrer de nuevo esos caminos de atrocidades, muerte y destrucción en manos de un ser intuitivo.

Al final podrán ver en el epílogo la visión mágica de ese encuentro conmigo misma desdoblando al personaje, que  ya pudieron observar y sentir en los libros anteriores, sus nombres: Sol, Fuego y Alnitak (la nebulosa de la llama).

Este recorrido me lleva a Hechizo de Ave y posteriormente a La travesía Atemporal, en donde encuentro un material que ha generado un patrón de conductas y seres que al ser míticos le dieron forma al carácter y la psicología más profunda de los seres vivos.

Era necesario mirarlos de cerca, humanizarlos, volverlos seres de carne y hueso, con el recurso del entendimiento, la intuición y su inteligencia para sortear dificultades y ser valerosos en ello, entonces y solo de esa forma, ganarse el respeto y el honor de ser preservados en la historia.

Mi personal punto de vista me dijo que hubo otros que se valieron de los primeros,  reinventarlos y con ellos ganar adeptos para sus propios intereses; crear monstruos y dioses implacables para sustentar el miedo y conseguir manejar a los pueblos.

Quien lea La travesía Atemporal, encontrará la magia blanca en manos de seres intuitivos, dadores de respeto a la naturaleza y con el poder de influir en los demás  solo con la intuición, ante la búsqueda de acciones que no quedaban establecidas en los mitos y miedos aprendidos por los grupos y sus creencias.

Este argumento surge del valor de cada uno de nosotros, ya que no puedo entender la moral como un atributo ajeno a los humanos, y que se considera una imposición que debe acatarse para no caer en el pecado. Cuando en esa época resultaba menos pecador un cruzado que un ser necesitado de pan.

No podía quedarme en un mismo entorno, al saber que precisamente en los viajes por mar y por tierra, los humanos expandieron sus ideas y sus creencias, invalidaron la libertad de algunos y conquistaron territorios que necesitaban, tomandolos a la fuerza, era la constante, el poder de poseer y matar al que no pertenecía a su creencia o raza.

En ese momento pierdo a mi personaje principal y se transforma en un concepto, la fidelidad  y la lealtad, el amor a la verdad y la fuerza de cohesión de un valor más allá de toda filosofía, el sentir humano, el valor de la familia y el clan. Mi alter ego sobrevive ante la mirada asertiva y acuciosa del lince.

El contexto incide en las creencias que les describo, para algunos los dioses son dadores de entendimiento en algunas culturas y de prejuicios en otras, pero hacen crecer bajo cierta mirada a las multitudes que buscan sitios pacíficos para desarrollarse y preservar sus genealogías.

La tarea más artesanal del escritor darle forma a lo que se piensa y editar, simplemente divertido!

Al contar con dichas estructuras, pude avanzar a El Puente, donde regresó al mundo del futuro con la gente que forma parte de los antepasados que dieron impulso a los primeros personajes de mi narrativa histórica y puedo contextualizar ese mundo con el de nuestra Nación Espacial en el claro y sincero deseo que nos ilusiona a todos de que siga adelante en el camino hacia las estrellas y sobre todo en el avance por la formación de una sociedad diferente, más humana y menos violenta.

Este capítulo nombrado El Puente se inspira en un trabajo que quedó como borrador, como ya les comenté arriba  y que al final me ayudo a construir un blog con la versión en inglés, al darme cuenta que la traducción a veces confunde los nombres de ellos-ellas y por muy destacada que se vea en la modernidad la noción de inclusión, para mi un ser humano tiene y tendrá género, o será andrógino en terminos generales.

Al usar nombres propios que no le pertenecen al común denominador de las personas era fácil que los motores de word se confundieran, pero Yilia, no podía ser ella, por dar un ejemplo.

Al crearse El Puente entre los seres humanos y los eggyanos, era muy razonable entender cuál fue el mundo del cual ellos provenían, tanto el de  los humanos que protagonizan la historia, como para aquellos que lograron realizar una travesía descomunal y llegar a nosotros.

Así concluye mi trabajo con el  capítulo titulado Los inicios, darle forma a personajes que solo se habían bosquejado en el primer libro Galaxia de Cristal y explicar qué significa la intuición y valor mental de un Drieden, puesto al servicio de la preservación de la vida de Eggya; tomando en cuenta el poder que tiene el cerebro de un ser vivo y sus interconexiones con otros humanos, no fue complicado avanzar en ese terreno.

Al final llego a la exposición de un mundo donde la esperanza y la unidad logran el objetivo y en mi vida personal entiendo que avanzar mientras estemos con vida, descubriendo a seres que nos impulsen es lo mejor que nos puede pasar.