El pacto con el rayo


“Puedes amar tu creación al grado de hacer un pacto con quien se opone a tus propósitos pero siempre te preguntarás si valía la pena, eso lo harás después; de momento dirás: Por supuesto que lo vale”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa.

Hacer honor a su nuevo nombre fue algo divertido y fructífero para el hombre que ahora se llamaba Hora, el valle le ofrecía una grandiosa oportunidad de dialogar con el firmamento y entender que la Luna que él conocía no era la misma, su rostro había cambiado, él lo sentía pese a no sangrar como las mujeres cada 28 días, se daba cuenta que cuando la luna estaba llena su deseo de plantar los campos era mayor, enterrar semillas diversas por las laderas y esperar que dieran sus frutos.

El cuarto menguante que para él se asemejaba a una mujer recostada y sonriendo, no era igual desde ese punto del planeta, tenía que esperar a la luna creciente para imaginarse a esa dama coqueta que le sonreía recostada de lado.

Sin embargo la luna llena llegaba puntual en ambos hemisferios y el sentía en su cuerpo ese cosquilleo bajo su influjo que le intensificaban los deseos de cantar y cosechar los frutos que había sembrado bajo el influjo de la dama sonriente.

La savia de sus frutos se gestaba  en luna nueva y con la luna llena se concentraba en sus tallos, los fortalecía para que la planta rindiera honores al Sol; el cuarto menguante permitía que la savia circulara de los tallos a la raíz, ya que el cuarto creciente había permitido que subiera la savia hacia arriba, las hojas y tallos tenían fortaleza gracias a las fases de la luna y el hombre que medía el tiempo sin duda alguna era el nombrado Hora, quien satisfacía sus deseos en su dialogo con la coquetería de la Luna.

El sabía con certeza que la luna le hablaba y cuando su forma era similar a un cuenco, era la clara advertencia de que se esperan chubascos o lloviznas; de lo que no le advirtió con claridad fue de las pavorosas tormentas que orquestaba el rayo y su poder destructivo.

Aquella noche se asomó estruendoso en una de las esquinas de su siembra, crepitó entre llamas y para Hora fue como un llanto lastimero y terrible de todos sus hijos verdes. Sin pensarlo dos veces salió al encuentro del rayo y gritó:

¡Hagamos un pacto, tú dejas mi siembra y yo te rendiré honores, deja en paz a mis creaciones!

El pacto de Hora con el Rayo que a la larga lo cambiaría todo

En ese momento cimbró un relámpago en el firmamento y después todo fue calma; el hombre regresó a su pequeño recinto y ofrendó su mejor fruto al poder del rayo, ese pacto le daría una nueva forma de preparar la tierra y al mismo tiempo una marca de la cual él no sería consciente hasta muchos años después, pero aún es demasiado pronto para hablar de esto.

Painani por su parte se acercaba a una tierra de hombres sabios que cambiarían algunos de sus conceptos del mundo y compartirán por un tiempo ideas y observaciones estelares, ella era consciente de su propósito en el mundo y pudo compartir con algunos de ellos su experiencia y sus conocimientos, ambos grupos reconocieron que lo que para ella era Tláloc, para ellos era Chaac deidad  Maya de la lluvia, el trueno y los puntos cardenales.

Painani tuvo especial cuidado en observar un trueno que atravesó de Norte a Sur, desde el observatorio maya le fue explicado el concepto y alcance del trueno, para ella en especial ese relámpago le atemorizó y asombró sin saber las razones exactas de su poder. Ahora nosotros sabemos que ese relámpago fue el que hizo un trato con el hombre del Sur.

Chaac, era una deidad bondadosa asociada con la creación y la vida, la de mayor ascendencia popular, el pueblo la invoca para obtener buenas cosechas. claro también sacrificaba jóvenes lanzándolos a los cenotes. cuentan que todo aquel que lograra nadar y salvarse, significaba que había adquirido el poder de dominar los secretos de la deidad. en realidad parece que a algunos les constaba, lo consideraban cierto.

El mundo nos invita a reconocernos en él y ser parte de sus maravillosos portentos, hay pactos que no son necesarios pero que surgen de lo más profundo de nuestro ser, como humanos nos resistimos a perder lo que amamos, al final nos damos cuenta que la vida fluye de la misma forma que muere.

Para los mayas vendrían momentos trágicos de grandes sequías y muchos de ellos se habrán preguntado si todos aquellos sacrificios humanos fueron en vano, algo similar pasará con el hombre del sur, pero aún no es tiempo de contarlo.

Que tu mejor arma sea la razón para doblegar al deseo no es válido en todos los momentos pero al final es lo que aprendemos, no todos de la misma forma y no todos habrán de contarlo.

Notas de la autora:

Fotografías: El Pacto con el rayo y los frutos de la tierra de la autora

Fotografías de los espacios mayas: https://pueblosoriginarios.com/meso/maya/maya/chaac.html

Cantos Rodados para la alquimia


“Toda piedra tiene el poder de anclar pensamientos y deseos, jamás lo olvides ”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

El paso constante del agua en los cantos de río, los pule y redondea su superficie, en el Papaloapan en aquellos días sus aguas estarían bajo el influjo de la magia que dispuso Erandi en la fuerza vital de Dayami, la esencia de quien fuera una doncella  y ahora por un especial convenio con el universo, una energía convertida en deidad.

En varias culturas del mundo es reconocido el poder de las piedras para transmitir y conservar pensamientos y deseos, esto sería de gran ayuda para hacer llegar percepción y sensaciones a Erandi; cada resonancia, un intuitivo mensaje en la mente de quien necesitaba claridad en el trayecto.

Cantos rodados para la alquimia

Las rocas de río formadas de sílice con el hierro de la sangre de Dayami, fueron  susceptibles de crear campos magnéticos de forma sútil, sin embargo para Erandi eso le bastaba, su capacidad sensorial que en algunas ocasiones le permitía hacer viajes astrales a lejanos espacios, también la habilitaba para entender detalles que a otros les sería fácil olvidar o no relacionar.

Toda energía se confabula  para lograr la magia y con eso bastaba para que los pinceles de Erandi dispusieron sobre la piel curtida del venado los glifos que le darían pistas exactas de lo que necesitaba saber.

Las primeras sensaciones que llegaron a ella eran de total temor, incertidumbre de estar en un cuerpo que ya no existía, la sensación de pánico extremo cuando su pecho fue abierto en el ritual ceremonial y la dispersión de su fluido vital por las escalinatas del templo; la profunda debilidad de perderse en un abismo de extrema soledad donde era imposible pedir ayuda o clamar por piedad.

Posteriormente una sensación de calidez que la embargó al sentirse contenida en el abrazo de su protectora, percibir el frió en un sitio donde había un eco que se repetía dejando rastros de una voz distante cuyas frases eran profundas pero difíciles de entender.

Más adelante Erandi percibió la sensación de vértigo e inseguridad de Dayami al ser arrojada al caudaloso sitio donde cantan las mariposas. Sintió que cada golpe en los cantos rodados la envolvía emitiendo un sonido extraño, posiblemente lo podríamos identificar con algo similar a las notas musicales Fa, Si pero a nadie le consta.

De la incertidumbre a la calma y del total desconcierto al mágico encanto de reconocer su tarea en ese sitio, realmente no fue un camino fácil pero tardaría el momento en que su camino a la desembocadura habría de darse y Erandi solicitó el apoyo de las mismas deidades que le acompañarán con su energía para lograrlo, esa noche exclamó:

“Diosa del río, Dayami tu potencial ha sido encauzado, no temas; la energía que posees es mi fuerza y cada mensaje será resguardado, lo que debes decirme lo encontrarás en el camino, muchas cosas no tendrán sentido para ti ya que tu canto tocará otras fuerzas, no te confundas, simplemente sigue, sigue”

Realmente en asuntos de energías no es fácil reconocer si había una forma en que Dayami lo supiera, si acaso su tarea inspiraría por igual a las fuerzas ocultas que a todas aquellas que captaran su esencia. La vida es eso nos mezclamos con un mundo que no siempre comprendemos, no podía ser diferente para ella, la vida es un instante y Dayami logro que cada una de sus cualidades fueran percibidas por alguien que le tendería la mano, se trataba de una poderosa sacerdotisa que buscaría la forma para continuar su camino hacia la luz de cada conocimiento que tuviera que ser preservado y compartido, Erandi la mujer cuyo amor a la vida y el valor por la libertad la impulsaría a seguir adelante.

Somos tan especiales como podemos serlo, nuestras cualidades a veces son únicas y en otras son las necesarias para cumplir nuestra labor en este camino donde la vida no termina con la muerte, la vida solo termina con el olvido de lo que somos y fuimos para otros.

Notas de la autora:

Características del acero de silicio: https://revistademetalurgia.revistas.csic.es/index.php/revistademetalurgia/article/view/1278

Fa y Si: Elementos químicos o notas musicales podríamos decirlo de esta forma, el hierro está en la familia 8 en el periodo 4 de la tabla periódica y Sílice número atómico 14 y situado en el grupo 14.

Tu voz interior siempre te ha de hablar de frente


“El cauce del río fluye en él, Sol y Luna iluminan el sendero donde se nutre la voz más profunda de tu intuición”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

¿Sería posible que tan solo con la sangre de Dayami ella creara una conexión fluida o esclarecedora para Erandi? La magia tiene recursos que la razón no comprende y a lo largo del camino la propia Erandi fue testigo que toda Deidad comprometida en ese pacto no dejaría sin la información que ella necesitaba.

Cada amoxtli, sería conservado tanto en cueros de venado, como en papel hecho a base de fibras vegetales, el amatl, hecho con la fibra del amacuahuitl o del maguey; pero había algo más, sus textos serían únicos y no tendría ayuda de ningún escriba del templo, la palabra debería ser conservada de forma secreta hasta el momento que la certeza de sus descubrimientos tuviera que ser revelada. Fue por eso que los primeros lienzos se escribieron en piel de venado:

La voz interior le dictó con claridad, bajo la luz intuitiva de la Luna:

“Todo antecedente debe ser escrito en la piel de un ser cuyo corazón ha palpitado igual que el de la diosa del río”

Cada tinte tenía un motivo ceremonial y era cuidadosamente elegido:

El tlille o color oscuro usado para escribir se obtenía del nacazcólotl, así como del humo de las teas y lo llamaban tlilliócotl. El color blanco se extraía de la piedra chimaltizcatl, o de tierra amasada como lodo que al fuego adquiere un tono blanco El azul fino o matlalli y el azul claro, llamado texotli, se hacían de flores azules; el azul oscuro procedía de la flor del xiuhquilitl. Al amarillo fino se le nombraba xochipali, surgía de las flores del mismo color; el amarillo claro zacatlaxcalli, “quiere decir, pan de hierba que se amasa de unas hierbas amarillas, que son muy delgadas; son como tortillas delgadas, y usan de ellas para teñir o pintar”

El rojo, uno de los colores más importantes, era realizado en varias tonalidades y de diversas fuentes. La grana o nocheztli significa sangre de tunas, “porque en cierto género de tunas se crían unos gusanos que llaman cochinillas, apegados a las hojas, y aquellos gusanos tienen una sangre muy colorada; ésta es la grana fina” La grana cenicienta era la llamada tlapalnextli. El rojo blanquecino era llamado chíotl, hecho de flores molidas; si se le agregaba un ungüento de nombre axin se hacía el color bermellón. De las mezclas de estos colores básicos surgían el yapolli (verde), el morado o el leonado.

Para fijar mejor los colores usaban el jugo del tzauhtli y del aceite de chia. Como pinceles se utilizan pelos de conejo de distintos grosores. Además, existían cantidad de utensilios para dibujarlos tales como gomas, esponjas, raspadores, reglas, escuadras, secantes, tinteros, depósitos para conservar los pigmentos; lo que nos habla del grado de especialización en el ejercicio de escritura prehispánica.

Lo más importante era esperar que el flujo del río acercara al mar la energía que en esos momentos Dayami sostenía; sí algo había aprendido Erandi era a tener paciencia y saber escuchar cada detalle y todos los momentos disponibles para entender la magia de una idea. La naturaleza estaba dispuesta de tal forma que sus conexiones con el mundo interior le permitirían encender el preciso instante donde la inspiración no es falsa, no es producto de su necesidad de conocer lo que no es posible ver.

Coyolxauhqui cambiará de forma pero siempre hablará frente al Templo, y nunca en su luz ocultará el momento donde los detalles son vitales, fue por ello que la sacerdotisa del templo donde residía Ometeotl, con todos los instrumentos de escritura dispuestos habló con ella:

“Señora que has logrado detener la muerte para darnos el mensaje necesario en todo momento y ante cualquier siniestro, Coyolxauhqui dadora de vida y luz que defendió su vocación por la intuición, deja que mi tinta siga el camino de Dayami cuyo corazón palpita en el cantar del río, sea la compañía de Papalotl el hábil vuelo de su canto que no se pierda en lo incierto y toque la punta de mi tinta para descifrar misterios”

Pirámide de la Luna, templo de Coyolxauhqui

Nada llega a convertirse en algo mágico y formar parte de tu voz y canto  si no ha sido deseado, las palabras de  Erandi tendrían respuestas y cada una de ellas  formaría un sendero que por ahora solamente ella y su intuición conocerían, ni siquiera al Tlatoani que  moraba en el templo y era poseedor de su alma y corazón, le sería revelado el mensaje, de esta forma el pacto no se rompería y cada glifo dispuesto en el amoxtli completaría un relato revelador, cada pausa en el tiempo sería para la sacerdotisa del templo un trayecto descrito y valorado.

Puntual a su cita la Luna formaría parte de un ciclo donde cada predicción estaría ligada a algo mayor, ese universo de reciprocidades sutiles daría por resultado una certeza de la cual sería imposible escapar. Algo era evidente y no admitía discusión para llegar a esas conclusiones debemos esperar y tener tanta o más paciencia que la propia Erandi.

La ciencia siempre busca adelantarse a los hechos pero antes de que esta existiera ya había individuos capaces de crear hipótesis y descifrar misterios. Analizar la intuición, ponerla a prueba y tomar en cuenta su valor siempre ha sido importante.

Amoxtli Texto en náhuatl Información de la escritura y materiales de los códices: https://masdemx.com/2016/08/materiales-formas-y-colores-de-los-codices-prehispanicos/ Recopilación de Sofia Gómez Sánchez Fotografía de la pirámide de la luna: https://culturizando.com/la-camara-del-inframundo-en-la-piramide-de-la-luna/

Dayami: Mi sangre es tu tinta


“No confíes ciegamente en todo lo que percibas, reconoce tu humana y endeble humanidad y ante todo recuerda: Nada llega sin dejar una enseñanza, aprende a entender e intuir las señales”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Recordemos las palabras del alquimista en el primer libro de la serie cuando dijo:

 “Hay muertes que son necesarias” 

Al ser una energía, al Alquimista no le importaba posar su esencia en el alma de cualquier ser vivo, de cualquier época histórica; lo digo con total certeza y fue precisamente por eso que al llegar Erandi al Templo fue recibida por su amado quien le entregó un ato de cueros de venado, cortados, curtidos y listos para escribir en ellos todo aquello que Dayami le habría de transmitir y estas fueron sus palabras:

“Hay muertes que son necesarias querida Erandi, desde ahora Dayami es y será la inspiración para tu tinta, deja que guíe tu camino hacia la luz y te revele los misterios de ese lugar que aún desconocemos”

Erandi con una sonrisa aceptó con agrado aquellos instrumentos que le darían vida a una historia que sería resguardada siglos después, esa noche ambos se amaron con la pasión más grande que puede existir entre dos personas que se comparten en cuerpo y alma y el fruto de su amor formaría el cauce generacional que llegaría hasta la decana Ana Pérez Riv, como ya lo hemos mencionado antes. Pero es importante decir que no basta la tradición oral para poder entender cómo resguardar una historia milenaria, hay fuerzas ocultas que la magia tiene y todo aquel que fue poseído por su alquimia, logró crear ese tejido único donde la claridad del entendimiento y la supremacía de la libertad del conocimiento fincaron bases sólidas y poderosas.

Muy cerca del Sureste de lo que ahora sería la costa de Guerrero, se encuentra Painani sufriendo el agotador cansancio del trayecto. Toda cautela para Painani, era inútil dormir bajo la intemperie la cubrió de piquetes de moscos, su cuerpo ardía por las rozaduras de la arena que le curtieron la piel bajo la brasa del sol, que más que una deidad se asemejaba al peor de sus martirios, todo empezó a darle vueltas y cayó en la peor de la insolaciones en medio de algún lugar desconocido para ella.

Aquel sueño embotado y febril se convirtió en una pesadilla  densa y trágica, donde sintió que volaba y jamás tropezaba con ningún obstaculo, lograba surcar todo el trayecto sin caer por abismo alguno, sin perderse en la bruma o la plena y profunda oscuridad pero de pronto se daba cuenta que regresaba al punto de partida original sin darse cuenta.

Fue tan brutal la sorpresa que de un golpe despertó agitada y en completo estado de ansiedad, con la respiración agitada miró a su alrededor, la incertidumbre abrazó su alma y dentro de sí escuchó una voz que le decía:

“Toda extinción y muerte siempre habrá de acompañar a cuanto ser vivo conozcas, tu instante es aquí y ahora, cumple tu compromiso, esa encomienda es tu camino”

Con el cuerpo adolorido y el alma en vilo se levantó, resuelta ante ese mensaje que había llegado de alguna forma hasta ella, no importaba quien lo hubiera emitido, estaba ahí para ser escuchado.

A veces una voz puede no ser la que esperas, a veces es la voz que tu imaginación necesita para que entiendas lo que en verdad sientes. La deidad del viento se vale de todos los medios de los cuales dispone y los sabe usar con talento y magia.

El universo hablará


“Lleva la poesía al sitio iluminado de tu interior, dale forma al mundo para transformarlo”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Sin duda Erandi dispuso tareas a todos los elementos que la rodeaban, les dio el poder que ser escuchados en el preciso momento que ella lo necesitara, invocó a Dayami en posición de deidad para ser portadora de la necesaria comunicación que les daría una forma diferente de entender lo que venía.

En todo esto ella menciona al hielo, las nieves eternas de las montañas que rodean el Altiplano  donde se ubica el poder Tenochca, ¿Qué significado tenía la deidad Itztlacoliuhqui, para la raza que surge del Sol? Dentro de la mitología mexica, Itztlacoliuhqui, también conocida como Itzcoliuhqui, era la deidad  de la justicia, el sacrificio, las heladas, el frío, la escarcha, la miseria, el invierno, el hielo, las herramientas y los desastres naturales. 

En algunos textos se habla del término “Y el pecado” pero recordemos que muchos de los traductores de la verdad nahual fueron sacerdotes quienes como cronistas del Reino en España le pusieron términos que se ajustaban a su visión del mundo. Es importante señalar.

Para Erandi era lógico pensar que todo lo que se te ha dado por derecho, desde belleza, fuerza, inteligencia, fortaleza, de igual forma y en justicia al equilibrio te puede ser retirado, la edad justamente resta la belleza, fuerza y fortaleza; en muchas ocasiones incluso deteriora tu inteligencia. Ella comprendía que esos son elementos que nos sirven como herramientas para entender el mundo que nos rodea y a veces no era la edad, sino los propios desastres naturales los que podían aniquilarlo todo.

Esa fue la causa por la cual ella recurre a Itztlacoliuhqui, la deidad del hielo, se avecinaban tiempos que no eran conocidos por nadie y contar con los elementos para señalar el camino a su pueblo era de vital importancia.

Al llegar a la entrada de Tenochtitlán y dirigirse al Templo de la Luna observó en la distancia el penacho de plumaje colorido de su amado, durante todo el trayecto Ehécatl la protegió y acompañó y en señal de reconocimiento al amor que ellos se tenían le ofreció un delicado obsequio con la ayudad de Mixtli:

El obsequio de Ehécatl y Mixtli a los enamorados

Los elemento protegía a la pareja que con el paso de los siglos lograrían hacer llegar al grupo indicado todo aquello que era necesario para cumplir la promesa donde el Mensajero les solicitó: Lleva la poesía al sitio iluminado de tu interior, dale forma al mundo para transformarlo.

Nada de esto sería facil, viviriamos tiempos donde la fuerza de los conquistadores trastocarían toda realidad e impondrían su criterio, sus creencias y lo cambiarían todo. Lo más difícil no residía en eso, ahora sabemos que domar las fuerzas del espíritu de todo ser bajo el dominio de un idea fija es contrario a toda naturaleza viva, ya que nada está y permanece estático, todo se transforma.

¿Qué hubiera sido de la ciencia en años posteriores si el matiz que le dieron  las creencias teológicas no hubiera intervenido?

Sabemos perfectamente esa respuesta, al igual sabemos de muertes y encarcelamientos de mentes luminosas que no tendrían que haber ido a esos sitios. No podemos negar que depende de épocas y momentos históricos y que nuestra evolución se marcó de esa forma, pero para Erandi y el Tlatoani del tempo de Coyolxauhqui hubo una clara advertencia:

Si sabes de donde proviene el mal, no te acerques a él de nueva cuenta, si sabes donde habita la total oscuridad, alejate lo más pronto que te sea posible.

Fotografía de la autora “El penacho del viento”

Nota de la autora: Hay que definir Mixtli de Miztli, el primero, significa nube y el segundo gato o puma

Tláloc el dador de las tormentas


“El cielo se verá marcado con la señal de un símbolo que no entenderás hasta que sea demasiado tarde, agudiza tus sentidos porque todos los hombres que llegarán por el mar lo sostendrán como un valor de gran importancia para ellos” 

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Se acercaba el momento esperado  por Erandi, ella con cuidado colocó la vasija de barro con la sangre de la adolescente, que había sido sacrificada en las festividades del Fuego Nuevo y comenzó su ritual para recibir la fuerza de una deidad cuyo poder sostenía la vida y las cosechas Tláloc; de esta forma se colocó en medio de la vasija de barro, levantó los brazos y señaló al cielo:

“ Señor de todas las tormentas, quien alimenta y fortalece los frutos de la tierra, gobierna el cauce de los ríos y conoce el misterio de los cielos cubiertos de nubes. Que sea mi ofrenda  bien recibida en tus dominios y ella responda a mi clamor y necesidad de conocer lo que no puedo entender, permite que su paso por tu piel traslúcida sea constante hasta llegar a los sitios donde todo abismo guarda secretos, ilumíname con el poder el rayo para que pueda entender lo que me sea revelado con el símbolo oportuno y certero”

Tláloc respondió con una copiosa lluvia

El cielo no tardó en responder a la poderosa hechicera y sacerdotisa del templo de Ometeotl, el cauce del río se agitó por el torrente de lluvia que derramó el poder del dador de todas las tormentas y un estruendo marcó el cielo ante la sorpresa de Erandi.

Reconocer el poder de ese símbolo no quedaba claro para ella, pero la advertencia estaba hecha, los que llegarán por mar, para bien o para mal, sostendrán la cruz como su poder supremo, cuerpos bañados de sal y arena que marcarían la sangre y el destino de un pueblo.

El relámpago marcó la señal de la cual Erandi no entendió su significado y poder

Erandi se puso su rodillas en la tierra y sostuvo la vasija de barro, su cuerpo bañado por la lluvia que reconocía su esfuerzo, cuando ella derramó la sangre exclamó:

“Tonacayototl, señor del sustento, quien se apoya en la fuerza de Tláloc, y habita los cielos, los mares, ríos y la tierra, Dayami representa a partir de ahora a la Diosa del río, dale cabida en tus dominios, permite que su sangre fluya en todo espacio que le sea necesario y alimente la curiosidad de mi alma, debo alentar  su mensaje con la fuerza de todos ustedes, con el estruendo y el viento, con el calor y el fuego, y esperaré que las nubes del mar lejano me traigan respuestas.”

Por último observó la sangre diluirse en el río y con fuerza en la voz gritó en todo lo alto bajo el torrente de lluvia y relámpagos:

“Dayami, la semilla de tu  ser ha sido abierta, para nutrir el porvenir y la esperanza, Dayami: ¡Ayúdame a entender la marca de fuego que Tláloc nos ha concedido, que sea tu sangre mis sentidos y tu cauce mi entendimiento.”

El ritual fue decretado el momento de un nuevo amanecer  se convirtió en mucho más que eso, la visión despierta de Erandi formaba parte de un reto ante el advenimiento de la más profunda de las tragedias que jamás podría entenderse; pero la voracidad no se limita y todos lo sabemos.

Fuerzas oscuras estaban delante del mundo conocido, pero nadie era capaz de saberlo.

Nota de la autora: El nombre Tláloc deriva de tlālli («tierra») y octli («pulque»), es decir: «el pulque de la tierra»

Imágenes diseñadas por la autora y decoradas con filtro gratuito de PicsArt

Hoy les invito a visitar mis raíces


Aún me pregunto a que se debe que no sea Tenochtitlán el nombre de la capital de nuestro país, este video es muy interesante y espero les agrade:

Los orígenes de este pueblo tan importante en la historia de México y en la cultura Universal.

Los hombres del Sol y su relación con la constelación de donde inicia la migración de los aztecas primigenios, una travesía que se pierde en el tiempo y los convierte en los portadores del símbolo de la serpiente, podremos ver el este material el alcance de Quetzalcóatl en su trayectoria luminosa en un extenso territorio.

Todos somos atravesados por energías de forma constante


“No estamos hechos de piezas fijas, ha todos nos ha tocado alguien que necesita seamos vehículo de sus sueños”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Un ser vivo es polvo de estrellas, es la más pura y simple explicación que incluso la ciencia puede demostrar; eso permite que veamos en otro la señal de diversos caminos, esa persona o personas no son ellas en todo lo que han percibido, en su trayecto siempre habrá un cruce de energías con otros seres, de esta forma somos la continuidad del universo.

En las vastedades del universo está la semilla de lo que ya conoces y de algo que estás por aprender.

Incluso todas aquellas que han heridas en el alma con tal fuerza que llegaron a sentir una llaga que no cierra;  por ello es importante que entiendas que mucho antes de existir toda comunicación global, la red de cruces y enlaces vitales, ya estaba ahí.

No todos van a aceptar el reto, habrá quien no se sienta capaz de entenderlo, pero todos estamos ligados al sentir del otro de la misma forma que Ingerin Barderian y Raudek Vilop.

Muy similar incluso a esa persona que en un instante del tiempo de tu finita existencia gobierna tus ideas y las hace fluir, las transforma y demanda de tus actos el siguiente paso, como lo hizo el Alquimista que no es una idea antigua sino un concepto, constante y cierto.

¿Recuerdan a aquel hombre que se le hizo fácil poseer a Painani? También fue transformado por su fuerza y penetrado por la energía de sus palabras y dejó de ser lo que fue para siempre.

Si acaso nutres de maldad o incertidumbre tu alma, alguien llegará para mancharla como el óleo al lienzo y descubrir  que colocando diversas capas de diferentes tonos, tu imagen primaria, lo que percibían de la vida será transformada, de la misma forma que le sucedió al Maestro.

Tu vida aparentemente es hoy y es finita, pero nunca olvides que tus cruces de ideas, dejarán marcas indelebles en otros que aún sin conocerte, te sienten como esa alma que se dedicó a buscar resonancias a lo largo del tiempo.

Hacer magia es ir al campo y enterrar las manos bajo tierra para descubrir que las raíces de un nuevo terruño pueden ser igualmente las tuyas, como lo hizo el Maestro. Es hablar con los niños en la escuela para sembrar en ellos la curiosidad constante y valorar su poder intuitivo, como lo hizo Zila.

En pocos días veremos como Erandi lanza en uno de los ríos más extensos de México, muy cerca de lo que ahora es Puebla la sangre de Dayami, un ser cuya magia le permitirá crear esa fascinante conexión con una raza desconocida que le dará un lenguaje en el futuro, similar a lo que sucedió con los expedicionarios de Eggya

No hay recetas para hacer magia, la magia está dentro de nosotros para encenderla y compartirla.

Photo by Stefan Stefancik on Pexels.com

Papalotl, las alas de Dayami


“La ofrenda sería el vaso comunicante, abriría los caminos para encontrar respuestas más allá de si; un sitio inhóspito deja de serlo hasta que logras palparlo y ser parte de él”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

No había mucho que explicar, Erandi se dirigió hacia el lugar donde el caudal llevaría el mensaje preciso y necesario hacia ella, solamente tendría que ser paciente y esperar el momento; tomó sus enseres y emprendió el camino donde lograría entender de donde provenía el mensaje que tenía que darle sentido a una realidad que ella desconocía.

Observó de lejos el tocado de plumas de su amado que la miró desde lo alto de aquella fortificada estructura donde se honraba a la Diosa Coyolxauhqui y recordó con alegría sus palabras:

El nombre proviene del náhuatl, de Papalotl, «mariposa», y apan, «lugar de», cuyo significado es «en el río de las mariposas».

<Amada Erandi te esperaré contaré las lunaciones para reconocer el tiempo que te lleve encontrar el lugar donde habita el canto de las mariposas, sea tu ofrenda un valioso mensaje en la voz del viento y sea tu ritual el que cobije todos los misterios>

Erandi sabía perfectamente que hay certezas que se llevan en el alma y en ellas puede crecer la esperanza y reconocer la realidad por desoladora que esta sea.

Nosotros sabemos que como todos los tejidos del organismo la sangre cumple múltiples funciones necesarias para la vida como la defensa ante infecciones, los intercambios gaseosos y la distribución de nutrientes. Para los aztecas y otros pueblos de la humanidad en la antigüedad constituía el fluído donde la vida fluye y donde, al igual que la savia de una planta, nos revitaliza y nos permite la vida.

Erandi no actuaba bajo los designios de nadie, su intuición le concedía ir a la búsqueda de los caminos que su corazón le dictaba, la voz de aquel río caudaloso que atravesaba como si fuera un hilo de plata montañas y valles hasta llegar a la desembocadura del mar, sería su aliado, su mensajero y la sangre de Dayami su herramienta.

A diferencia del Maestro que veía en las semillas de los árboles una ofrenda viva, los aztecas, de forma literal observaban a los humanos como una semilla, abrirla extraer su esencia e incluso exponerla al fuego, formaba parte de algunos de sus rituales: Los hombres del maíz era sin duda un término mágico y certero en la época prehispánica y más lejos aún.

No es difícil suponer que la semilla del cacao, al contener sus frutos dentro de una gran semilla que necesitaba ser abierta, llegó a tener el poder de moneda de intercambio  en sus comercios; y la bebida de Xocolatl, una delicia cuya  ingesta estaba reservada a los nobles.

Durante el camino Erandi reflexionaba sobre la imposibilidad de tomar en sus manos la vida de todas las doncellas para que la recrearán, ese regalo especial no tendría que ser arrebatado. Aferrada a la vasija de barro donde llevaba la sangre de la doncella se dijo para sí:

<Que sea el lugar del vuelo de mariposas el sitio de tu descanso, que en sus alas los mágicos mensajeros te lleven río adentro hasta el lugar donde podrás mostrarme aquello de lo cual he sido advertida y ante lo que no tengo defensa, tampoco mi pueblo.

Nunca pienses que hay alguien tan desolado que incluso más allá de su muerte no sea capaz de lidiar con lo que necesita entender y hacerlo saber a los que confían en su legado, a todos aquellos que esperan el hechizo envuelto en las vastedades del inmenso mar, ahí te encomiendo mi tarea, aquella donde eres mis ojos y mi oídos, sabré que lo has logrado en cuando tu esencia me lo haga saber>

A veces basta el sonido de una voz para entender lo que pocos saben, pero también para darnos cuenta de mucho más que solo eso.

Fotografía: Ubicación del río Papaloapan Fuente: EOZyoCC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Los dos escenarios de un mismo hecho


“Nada es más fuerte que el deseo, donde lo hayas puesto serás motivado a seguir pese a todo”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Muy cerca de los festejos del Fuego Nuevo, Erandi penetró en el templo de sus más profundas raíces y creencias para preguntar al señor del espejo humeante lo que hubiera sido de las doncellas que danzarían anunciando la buena nueva para ser finalmente sacrificadas al momento de quebrar su flauta ceremonial en la explanada y exclamó:

“Todo destino ha sido marcado, pero sólo tu sabes que hay dos caminos que no siempre se cruzan, no es para todas ellas, dime lo que solamente tú puedes entender y visualizar con profunda claridad”

Observó la imagen del templo, en aquella representación de obsidiana brillante, pulida para permitir ver el rostro del sacerdote o sacerdotisa  que requería respuesta… con una vasija humeante cuya pócima solo ellos conocían Erandi se acercó al oratorio de Tezcatlipoca y espero con paciencia escuchar o sentir cada una de las frases que tenía para decirle:

Tezcatlipoca le dirá lo que necesita saber

“Sus vidas serán ofrendadas para preservar el fuego nuevo, de un tajo sus corazones serán expuestos y nada cambiará, pero si tienes en mente lo que hubiera sido, ciertamente su destino sería el mismo; la muerte en tiempo maduro parece que no está en el destino de muchos, no será el tajo del pedernal en sus pechos sino una fuerza brutal convertida en fuego, el estallido de algo que desconoces y que cambiará todo y para siempre. Mantente firme que lo que tu sabes te ayudará por toda la eternidad, por tu raza hablará ese conocimiento y nunca debes ponerlo en manos  y mentes ajenas que lo usarán en tu contra. Eres el mundo que cubre dos entidades busca siempre en la dualidad tu fuerza”

Erandi confirmó de nuevo  sus sospechas, el Este le había señalado algo abrumador y tormentoso, su cabello de plata y obsidiana se meció con la fuerza del viento al salir del recinto del más poderoso de los Dioses aztecas, reconocido por ser el dador de todas las riquezas y quien de un golpe las retira a quienes las poseen, es señalado como el que vive en el Mictlán donde la muerte es presencia, pero es algo más que muerte es el profundo secreto de aquello que no todos pueden entender.

El más temido en el lado Norte del amplio universo azteca, Tezcatlipoca (en náhuatl: tezcatlipoca, ‘espejo negro humeante”tezcatl, negro; poctli, humo’) es el Tezcatlipoca Negro. Muchos conocen una historia distinta donde Quetzalcóatl, tenía un gemelo malvado, el dios de la oscuridad, llamado Tezcatlipoca. Hay que ver con ojos  profundos en que  momento surge esta idea y quienes la difundieron para entender la realidad sin matices  donde se pierde la raíz de la verdad.

En la mente de Erandi estaba la certeza de que la mente de las seguidoras y seguidores de sus rituales y creencias serían los que entenderían lo que realmente significaba la esencia misma del poder que otros arrasarían con fuego estruendoso que provocaría pavor y muerte.

Cada vez nos que más claro el profundo respeto que tenían los aliados de la decana Pérez Riv, conocedora de una realidad milenaria que los conquistadores desvirtuaron, cambiaron y usaron para su propio beneficio.

Hay caminos que no entendemos sin ir a la fuente y para llegar a ella, basta con adentrarnos en la más profunda magia de tu raíz más profunda y beber de su conocimiento.Solo de esa forma es fácil entender que no hay casualidades y que el tejido que lograron conectar Ellinor y Zila, tiene un profundo entendimiento en algo más que costumbres y creencias compartidas.

Recordemos entonces la magia de aquellas palabras que con solo mencionarlas ustedes recordarán quien las digo:

“Aquel que pueda oír que escuche y el que pueda ver que aprenda a observar” 

Podremos parafrasear su intención pese a ello será la misma frase  el deseo de continuidad es un poder arrollador que no sirve al talento de los poderosos cuando está hecho para preservar la tradición y su magia.

Entonces habremos de preguntarnos por el camino que hemos de seguir y el único que nos responderá será el que abra su puerta a la luz, ese que no ciega, nos permite entender los misterios del universos y sentirnos parte ee la humanidad que respeta y valora la vida y la mente humana.

Sea tu pasión el camino hacia la verdad, ese deseo de saber y entender lo que otros no han logrado. La libertad es algo mas que eso.

Fotografía Del Dios Tezcatlipoca imagen wikipedia