La minuciosa investigación sobre secuencias de Raudek Vilob.


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa 

Raudek Vilob al momento de contar con el secuenciador de alelos, lo que para los eggyanos era se llamaba Edegyas,  ella le comunicó lo siguiente a Ingerin Barderian:

Vilob: Con tus conocimientos sobre biotecnología puedes llegar a una parte, pero con el potencial de los Drieden, tus alcances son infinitos

< Cada alelo, ( Edegya) puede modificarse en secuencias concretas, para nosotros hay una variante en la secuencia que provoca la modificación eggledid (secuencia no productiva); pongo en tus manos el poder de secuenciar a este modificador para ir más allá de lo que somos y seremos, ¿Lo comprendes? 

Lo que he descubierto es la amenaza de producción serial de inggledid (secuencia productiva), la propia naturaleza nos ha llevado a esto,  en ella hay un potencial que el común  denominador no puede entender.

Con tus conocimientos sobre biotecnología puedes llegar a una parte, pero con el potencial de los Drieden, tus alcances son infinitos>

Barderian entendió con profundidad lo que su amiga le había dicho y sintió miedo, tanto o más del que ahora tenían los Eggyanos en la Tierra, si esto llegará a manos de vividores y gente de mala entraña estarían en peligro total; a ellos no les preocupaba las sumas de dinero, que esa gente pudiera captar con ello, eso sucedió cuando Braulio y Daniel conocieron los  alcances del bioconector, el verdadero peligro era la manipulación psicológica e ideológica que tendrían algunos para moverse en diversos planos con la fuerza y potencial de esta herramienta.

Es importante analizar  el escenario a los Drieden cuyas capacidades eran y seguían siendo muy valiosas, de  acuerdo a las épocas históricas de Eggya, fueron utilizados en tareas muy variadas, encontraban recursos hídricos, su influencia aminorando la ansiedad en grupos que provenían de mundos destruidos y podían generar un nivel intuitivo para capacitar grupos, mover objetos y leer el pensamiento de ciertos individuos.

Berderian fue más lejos, contactó a los Drieden a partir de una dendrita, lo que para ellos era  una Gylenty, en personas ya fallecidas y produjo numerosas ramificaciones, lo que condujo a una fascinante proyección en el tiempo y el espacio.

Para los humanos esto era impensable, sobre todo para el grupo de líderes místicos que alentaban la comunicación extrasensorial, es a partir de esa sinergia que  resultaba mucho más fácil entender la pregunta que Vidra le hizo al capitán Algyen, ¿Lo recuerdan?

Ahora solo nos resta intuir si realmente cuando Ana Pérez Riv exclamó:

<La invocación ha sido decretada permanezcan unidos, la respuesta está en el aire.>

¿Hasta qué punto era posible que interactuaran a ese nivel sensorial con la innovación desarrollada por Barderian, acaso la comunicación entre quienes eran ajenos a nuestro entorno planetario databa de mucho tiempo atrás?

Tal vez sea demasiado para asimilar, pero todos aquellos que fueron nombrados maestros ascendidos, alquimistas, magos, femorianos, monstruosidades atroces, hadas  luminosas y deidades con identidad territorial definida; tenían tiempo actuando en la Tierra, del lado oscuro, como rapaces depredadores o  a favor de la luz, creando  entendimiento y amor por la verdad.

Dioses y Demonios, puedes nombrarlos de acuerdo a tus creencias, en realidad existe  solamente el lado oscuro, el que se tiñe de grises y el que se ilumina en totalidad.

Fotografía: Mapa secuencial de Edegyas de la propia autora

¿Cuáles son tus mezclas?


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Para un habitante del año 2287 era muy sencillo poder responder con propiedad a esto, al ampliar las zonas de apertura fronterizas como ya lo explicamos con antelación, no era difícil imaginar que había grupos de poca tolerancia racial y tuvieron que entender de la forma más objetiva posible que esto estaba fuera de toda lógica.

Las gubernaturas internacionales consideraron el costo beneficio de la tarjeta de identidad universal colocando el secuenciador simplificado del ADN de cada poblador del planeta; de esta forma para viajar, comerciar o identificarse dentro de una institución académica u hospitalaria era natural la pregunta: ¿Cuáles son tus mezclas genéticas?

Claro está a punto de ser bombardeada la Luna por una frenética horda de meteoritos y yo me salgo aparentemente del tema para hablar de la secuencia del genoma humano, pero es de vital importancia entender que es a partir del estudio de los secuenciadores que algo sucedió en el universo y no todos eran conscientes de ello.

Vamos por partes, La pangénesis es la teoría defendida por Anaxágoras, Demócrito y los tratados hipocráticos según la cual cada órgano y estructura del cuerpo producía pequeños sedimentos llamados gémulas; de igual forma nos encontramos al monje austriaco Gregor Mendel describió las leyes básicas de la genética a partir del estudio de guisantes. Su obra no será tenida en cuenta hasta principios del siglo XX. La propia teoría de la herencia de Darwin, no encontró mucho nivel de aceptación al principio. 

Caso similares habían acontecido en la distante Galaxia donde científicos de la talla de Barderian, Fardeg, y la dedicada labor de quien fuera la musa secreta del primero, su nombre puede ser pronunciado por mi, desde luego: Raudek Vilob.

Secuencia del ADN

Ella fue una apasionada genetista que se enfrentó a la época en que los inggledid y eggledid  surgen en la esfera y planetoides circundantes a Eggya; su correspondencia con Ingerin Barderian fue copiosa y no siempre en términos profesionales, es la causa por la cual, él la cubría en sus correspondencias con toda la discreción que le era posible. Juntos lograron construir el método más fascinante de interacciones en diversos planos de la ciencia aplicada.

Ambos mantenían un código secreto, que se circunscribe en una misiva que ella le envió a Barderian y con la cual formaron una visión valiosa del mundo que los rodeaba:

“En tus límites, me he vestido de alas; en tu ausencia me he bañado de luces; en toda la falta de entendimiento de lo que soy, me convertí en un incesante buscadora de verdades donde he abierto ventanas y soltado al viento la sorpresiva  y rebelde causa que todo ser vivo persigue: Conocer los porqués del universo” Raudek Vilob

Barderian se reconocía y se confesaba inútil ante la apasionada amistad de aquella mujer que no sólo encendió a las mentes más preparadas de su época, sino que le dio la fuerza necesaria al científico para que lograra la hazaña que nadie hubiera conseguido jamás;  de no haber sido un temerario aventurero tal vez ahora mismo no entenderíamos por que fue considerado un líder por los eggyanos, asunto que él no consideraba así del todo, ya que sus logros no eran los de un hombre trabajando e ideando en soledad, había un grupo importante con el cual él había puesto en marcha toda una maquinaria científica y tecnológica para fines puntuales: Encontrar un puente.

En aquellas cartas que el científico Berderian envió a Vilob se describe una de sus máximas preocupaciones:

“No podremos ser lo que somos por muchos tiempo y la certeza de preservar lo que conscientemente nos alberga, es una camino que va más allá de nosotros mismos, confiar en que podemos seguir uniendo puentes de hilliagest, es una de las más grandes preocupaciones” Ingerin Barderian.

Definitivamente la respuesta estaba en el aire, en aquello que no se toca, pero que puede atravesar un trayecto en pocos instantes. Ahí el sustento de todo Drieden en Eggya y líder místico en la Tierra.

Poder ver el mundo visible e invisible fue uno de los anhelos de grandes investigadores de épocas pasadas, recordemos las palabras que en su vejez Issac Newton expresara a John Conduitt:

“Quienes andan tras la piedra filosofal están obligados, según sus propias reglas, a una vida estricta…”

La búsqueda de cada científico se regía a sus reglas, su cultura, el ambiente que le rodeaba, la época en la cual habían nacido pero todos al final de cuentas perseguían los mismos fines responder a los porqués del universo.

Leer la historia de mundos distantes en más de una ocasión a todos ellos les fue factible, encontraron minerales que ya estaban en sus propios mundo, el hierro, el níquel y el oro, bajo otros nombres en distantes planetas, eran comunes, como lo  fue el reconocernos en la secuencia que encadena la vida de todos los seres vivos.

De alguna forma entendimos qué clase de conexión existe entre todos nosotros y hasta qué punto es indivisible.

Notas de la autora:

Puentes de hilliagest: Puentes de hidrógeno para los seres vivos de la Tierra. La doble hélice de ADN se mantiene estable mediante la formación de puentes de hidrógeno entre las bases asociadas a cada una de las dos hebras.

Gift de la secuencia de ADN de Brian 091 dominio público 

Citando a Isaac Newton: Una biografía breve de Peter Ackroyd Cap. IV La más oscura de las artes, pág. 47

Las respuestas flotaban en el aire


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Al mismo tiempo que Ana Pérez Riv invocó a los maestros ascendidos a través de su raíz milenaria, mirando en lo alto, Citlali observó al firmamento oscuro, escaso de oxígeno de la superficie Lunar, fue el momento en que una ráfaga de meteoro atravesó el espacio, el aviso de algo a lo cual se enfrentarían, cuya masa y peso, aún desconocían.

De frente al espejo humeante, el báculo de la decana golpeó tres veces el suelo del recinto, al momento que articuló una frase con total contundencia:

— Ometéotl, se une a las sombras y las profundas oquedades del abismo reciben a la dualidad; unidos proclaman con energía lo que por separado jamás lograrían.

El espejo brilla intensamente e ilumina los rostros de todos los que se encuentran frente a él, su resplandor alcanza a iluminar a los miembros que del otro lado del espejo, unen sus brazos para reclamar la unidad:

Nyle es el primero en exclamar a las fuerzas de los ascendidos:

— Faites place à ceux qui ont été et seront toujours

(Abran paso a los que fueron y siempre serán)

Anón continúa con la siguiente frase:

لأولئك الذين تركوا الفردية —

(A los que dejaron la individualidad)

Le sigue Cilam:

— Oggi abbiamo bisogno della tua forza  (Hoy necesitamos su fuerza)

Norbe con entusiasmo y energía invoca:

— Vastus ripub õhus (la respuesta flota en el aire)

Aran reafirma:

— Olanlar ve olacaklar (Son los que han sido y serán)

Gylem hace una pausa y exclama con voz grave:

— Призовани се вслушват в призива (Invocados, atiendan el llamado)

Septy avanza con la siguiente invocación:

— Vandaag zoals gisteren en altijd (Hoy como ayer y siempre)

Argil suspira y evoca su reclamo:

— Siempre ha sido así, hoy volvemos a reunirnos (Sempre serà així, avui tornem a reunir-nos)

Malaki cierra el círculo vital con la frase siguiente:

— Cada uno de ustedes forma parte de un eslabón.

Desde el espejo humeante una intensa luz invade el salón y el rugido de una jaguar se escucha como un estruendo ensordecedor, al momento que Ana Pérez Riv anuncia:

— La invocación ha sido decretada permanezcan unidos, la respuesta está en el aire.

La luz del espejo se ilumina y observamos los ojos profundamente negros de la lider mística que se entrecierrran ante el impacto que reciben; ya no es el rugido del jaguar lo que se escucha, es una voz ajena,  difícil de comprender:

 ¡Arindga eggyenu, arindga eggyenu, abastalo epicenu driedense canu!

Zila, Ofelia y Mazym son los primeros en comprender exactamente de donde provienen los vocablos que escuchan desde el espejo humeante

— ¡Arindga eggyenu, arindga eggyenu, abastalo epicenu driedense canu!

Zila, Ofelia y Mazym son los primeros en comprender exactamente de donde provienen los vocablos, pero no pueden entender a quién pertenecen esas voces, la misma frase se repite como en un canto, o una especie de llamado distante que esperaba ser escuchado.

En otra parte del mundo:

Ontyl quien es el más preparado para percibir la señal se pone en contacto con Tai y pregunta:

— ¿Has notado lo mismo que yo desde este sitio, lo has percibido allá, tú o Yilia, los demás?

Tai con la mano en la nuca observa todo a su alrededor y con voz profunda señala:

— Jamás lo hubiera imaginado, definitivamente quien impulsó la creación del puente no nos dejaría solos, lo más sorprendente es la forma cómo esta sucediendo, estoy atónita.

Seamos discretos y delegemos al grupo más cercano la confirmación, ese hombre no está solo y su poder es nuestro apoyo.

Ninguno de los eggyanos sabía que no se trataba de un profesor místico, en realidad Zila solamente era parte del eslabón de una cadena de sucesos que no se detendría y que volcaría con energía un poder sin precedentes en el futuro de la humanidad.

El poder del grupo es solo un eslabón de la cadena de sucesos que pondría en la balanza el futuro de los seres vivos de la galaxia.

Photo by Tuur Tisseghem on Pexels.com

Las raíces ancestrales


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Cada uno de ustedes forma parte de un eslabón, los une la conexión que no podrán entender pero que está ahí. No importa la distancia, no importa el tiempo, tampoco el espacio”  El Maestro.

En aquel momento dentro del recinto de la decana Pérez Riv, el más alto rango de los ocho líderes místicos invocó a su raíz; voces desconocidas para algunos de los presentes se escucharon con energía e invadieron con sus ecos el salón:

Jokainen teistä on osa linkkiä 

< Cada uno de ustedes forma parte de un eslabón>

(idioma finés la raíz más antigua de la familia de Zila)

τη σύνδεση που δεν θα καταλάβουν

< los une la conexión que no podrán entender>

(idioma griego la raíz ancestral de Petra y  Sofía)

tetepozmecayotoma acan tetlanehui 

 <Desencadenar, cosa muy semejante a otra no se puede diferenciar>

(Los orígenes náhuatl de Ana)

Die Entfernung ist unwichtig

< no importa la distancia>

( los orígenes germanos de Gala)

زمان مهم نیست

<No importa el tiempo>

(Orígenes ancestrales de Ramagel, que pertenecían a las voces persas)

နေရာမရှိ

<Tampoco el espacio>

(la raíz más antigua de la familia birmana  de Jade)

Судьба не написана

<El destino no está escrito>

(la voz rusa cuya raíz seguía Ariedré)

Ninguno de los ahí presentes era consciente del alcance territorial de aquellas voces, cuyo tiempo y espacio se habían perdido en el ancho universo y retornaban con la fuerza de una ola de energía al sitio donde ellos celebraban el ritual diseminador.

De la nada aparece una formación gaseosa que arremete contra la nave

Mientras tanto en el corredor Barderian:

El capitán Algyen monitorea con una sonda magnética el recorrido e impulso de la lluvia de meteoros cuya impulsión  resulta improbable frenar o detectar con alta precisión.

En la flotilla son conscientes de las fuerzas magnéticas y oleadas de materia oscura que pueden desviar el curso de las rocas, o de la propia nave. De la nada aparece una formación gaseosa que arremete contra la nave, la embiste de frente, pero antes de impactar desaparece ante la mirada atónita del grupo de Eggyanios que forman la tripulación.

Algyen no tiene respuesta para entender lo que sucede y exclama:

–¡Ingerin Barderian!

Pero no recibe ninguna respuesta, solamente siente el impulso desde abajo de la nave, pierden el control y son empujados hacia arriba en cuestión de segundos; todos se tiran al suelo del Vector Egg-III contrarrestando el golpe en sus cabezas.

En instantes observan una roca de dimensiones descomunales que ha logrado que otras más pequeñas la rodeen en una danza gravitatoria con el poder destructor para todo lo que pueda encontrar a su paso.

Algyen observa a su tripulación con desaliento, la respiración jadeante y el temor en cada parte de su ser. Ellos ahora son conscientes de lo que enfrentan, pero también se han dado cuenta que no están solos. 

Vidra toma por el hombro al capitán y susurra:

— ¿Acaso Barderian ha formado un ejército?

El capitán la mira con desconcierto:

— Solo así podríamos entender tan peculiar experiencia.

¿Qué sucede en el recinto de Ana, hasta donde su fuerza ha logrado lo impensable, es así o de otra forma? Aún no lo sabemos.

Nota de la autora:

La cita del Maestro corresponde a la primera novela de Hechizo de Ave en el post “Tomar las riendas del futuro bajo los propios términos”

Fotografía del Hubble “Espacio Profundo”

Innovar con nuevas herramientas


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

A veces queremos ser muy claros en el desarrollo de una imagen literaria, pero siempre hay que sustentarla con una fotografía, muchas de ellas son caras, tienen copyright y no se pueden insertar fácilmente en blogs por permisos.

Algunas veces nuestra imaginación necesita un poco de ayuda.

Por eso he decidido utilizar la herramienta de realización de guiones que utilizan los cineastas para determinados espacios de mi novela, y así poder ir más allá en apoyar la imaginación o dar a conocer exactamente la imagen que se formó. en mi cerebro antes de escribir una escena, así que cuando veas un hipervínculo ya sabes que hay una explicación sobre un pasaje específico.

Saludos y gracias seguidores.

Photo by Kyle Loftus on Pexels.com

Los maestros ascendidos serían convocados


Capítulo El Puente

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Con la puntualidad que merecía el encuentro 8 líderes místicos llegaron una hora antes a la cita dispuesta para los aprendices; en el reloj de pared se observaban las 19 horas cuando arribaron al vetusto recinto que habitaba Ana Pérez Riv, hicieron presencia con vestimentas blancas, Sofía, Zila, Gala, Petra, Ramagel, Jade y Ariedré.

El segundo grupo conformado por 11 aprendices iniciados en las artes mágicas, serían recibidos a las 20 horas, portando las mismas tonalidades en las vestimentas: Mazym, Dayli, Isaac, Tomás, Aby, Ofelia, Julio, Esther, Pablo, Jorge y Beatriz.

Los nueve restantes llevarían una vestimenta de tonos grises y negros, considerados parte de la rama primaria no en ascenso: Nyle, Anón, Cilam, Norbe, Arán, Gylem, Zepty, Arguil y Malaky.

El espejo humeante había sido colocado en un pedestal en medio del salón, su lado visible miraba hacia el lado por donde aparece el Sol, nadie desconocía el importante valor que entrañaba un ritual de tales magnitudes, la ceremonia sería efectuada con toda la formalidad que el caso requería.

La más entusiasta en todo ésto era la decana Pérez Riv, para ella significaba una prueba de la contundencia del pensamiento mágico sobre la materia y el reconocimiento de los poderes ancestrales en el sostenimiento del universo entero.

Llegar a los maestros ascendidos les daría la respuesta que ellos esperaban, trascender el plano físico no era para todos, muy probable era que en este escenario algunas de las hechiceras que conocimos al inicio de esta aventura, estuvieran sosteniendo con solidez y solidaridad el mundo tangible, del que no lo era.

Las vibraciones del alma de un ser ascendido por muchas culturas fueron anunciadas como ángeles y divinidades, por siglos les dieron nombres de deidades, sin que en verdad fuera posible comprobar esto; para los 8 líderes místicos, reunidos en esta ocasión especial,  la realidad era que una vez fusionada la materia del alma en niveles que no conocemos, las entidades dejaban de serlo y su magia residía en el poder de convocar a todos los demás para lograr un objetivo común. 

Si lo vemos desde el punto de vista Asgardiano, ahí reside el poder de convocatoria, más allá de toda regla escrita por los hombre para limitar tareas que nos son comunes para llegar al siguiente nivel.

En gran parte es la razón por la cual muchos de ellos eran residentes de la Nación del Espacio, un grupo con valores muy particulares que como ya he mencionado, no eran comprendidos por todos aquellos cuya praxis ejecutaba asuntos mundanos y palpables.

Retornando al recinto Ana Pérez Riv servía a sus comensales una deliciosa infusión de café con aromática canela y para aquellos que consideraban el dulce una delicia para acompañar el café dispuso unos palitos hechos de agave.

Ninguno de ellos estaba de acuerdo con los brebajes e infusiones alucinógenas, consideraban que el cerebro necesitaba alimentos saludables y una buena circulación para preservar sus funciones, no era necesario acelerarlas o modificarlas.

Llegó el momento, en que cada uno de los aprendices comenzaron a llegar, con esa puntualidad que era tan valorada y respetada por el grupo en general.

Ana se preparó para dar el primer enunciado y de esta forma iniciar el ritual diseminador:

Tetikayotl amo uala tlen ipan se itlakayo uala tle ipan tochikanejneuil.

(La fuerza no proviene de la capacidad física, sino de la voluntad indomable)

Su frase en nahua alentó a todos los presentes, que se dispusieron a formar el círculo blanco y el círculo oscuro, rodeando el espejo humeante de Tezcatlipoca, cada uno de los presentes representaba un día en el trayecto vivo de la Luna alrededor de nuestro planeta, Ana prosiguió:

28 días es la constante, es la base de la diseminación que orienta la vida desde el cielo, ella es compañía y acompañante, es dadora de ciclos y nosotros hemos modificado y acrecentado sus intenciones, sus posibilidades y dependemos tanto de ella como de la noche y los días.

Todos levantaron sus manos en busca de respuestas para proteger lo que más importa, la vida presente y futura, la cultura atesorada y la conciencia universal

Nada los iba a detener, pero algo que ellos no comprendían haría acto de presencia para cambiar el panorama en su totalidad, solos no estaban y no lo estarían jamás.

Ana Pérez Riv y el Espejo Humeante de Tezcatlipoca


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella noche en su apartado recinto Ana Perez Riv meditaba frente al espejo ahumado que conservaba como parte de una reliquia de sus antepasados, se hacía preguntas que solamente ella podía entender y cuyas respuestas jamás serían las mismas.

< ¿De que ha servido el cruce de puentes culturales y místicos, cuando muchas veces lo único que hemos logrado es separarnos de los demás? Hemos avanzado, ya no somos vistos como rarezas de la naturaleza pero el poder que nos antecede nos ha marcado, a mi con la soledad a causa de Tezcatlipoca y su energía oscura rodeando mi ímpetu natural, a otros entregando y compartiendo su magia en diferentes ámbitos y luchando por ser comprendidos por los que no empatizan con sus dotes.

Llegó el momento nuevamente de hacer ese cruce vital, de la luz hacia las sombras; como encarnación del cambio en medio de todo conflicto he de invocar tu fuerza, al momento que el jaguar muestre sus garras, sabré que lo logramos. El quinto sol solamente fue posible gracias a la unidad de dos fuerzas antagónicas; en ellas confío y con ellas debatiré a través de los otros que estarán presentes.

No somos únicos, somos la unidad de Ometéolt y su resonancia en los otros espacios con sus propias creencias. No todos somos de una raíz cultural, pero los que estaremos ante tu presencia sabemos que en la contienda hemos de confiar en tu aceptación, donde hay vida la muerte existe y es presencia constante, sin ella no existes y tampoco existo.

Sin la vida, no existe nada de lo creado hasta ahora, de lo que viene de lejos en busca de apoyo, ellos nos han encontrado a todos nosotros para colaborar y rescatar la vida>

En el espejo oscuro se visualizó la figura de la esencia interna de un hombre bajo la sombra del jaguar y por unos segundos se iluminó la habitación donde estaba la decana Pérez Riv, descendiente de Toltecas y Nahuas.

La mujer se puso de pie ante el espejo y exclamó:

< ¡Tloque Nahuaque!  Los tres rumbos del Cosmos nos protegen, sostienes a la Tierra y sus cuatro puntos cardinales, esperemos el momento, la mesa está puesta para las fuerzas y su unidad omnipresente >

El primer paso estaba dado ahora, bastaba esperar el momento en que todos se reunieran para iniciar el ritual dispersor.

Mientras tanto en la Luna 

Una ráfaja de meteoro cruzó el espacio antecediendo lo que vendría después, Citlali miró al oscuro cielo desde la superficie lunar, lo que más deseaba era tener tiempo para completar la tarea. 

Citlali gritaba en el monitor de su radio a Julia para que pusiera a toda potencia el jalón de la cadena y de esta forma dejar la compuerta cerrada, el silbido de la maquinaria de arrastre para ella fue un logro, las cosas volvían a la normalidad. Comenzó a caminar al edificio donde estaba el elevador para internarse de nuevo en las entrañas de la rocosa Luna y protegerse. Dijo para sí misma:

< Esa calma que antecede a la tormenta es la que menos me agrada, todo puede suceder en menos tiempo del programado. >

En todo entorno vivo siempre encontraremos la forma de fortalecernos, de avivar la llama de la unidad, sobre todo en esos momentos donde todo parece perdido.

Notas de la autora:

Espejo humeante o espejo negro, Tezcatl, negro; Poctli, humo: Tezcatlipoca

Ometéotl (en náhuatl: ometeotl, ‘Dios Doble o Dios Dual”, ōme dos, doble; teō-tl, dios’) en la mitología mexica es el dios de la creación; eruditos como Miguel León-Portilla traduce a Ometecuhtli (en náhuatl: ometecuhtli, ‘dos señor”ōme ‘dos’; tecuhtli, señor’)

Diseño fotográfico de la autora de una imagen de Tezcatlipoca

Citlali y la cabeza del Carnero


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Desde el centro operativo en la estación asgardiana en la Luna, todo era movimiento, los controladores de maquinaria robótica se aprestaban para sellar galpones y encadenar excavadoras; no era la primera vez que se presentaba una lluvia de meteoros de alta magnitud, pero conociendo los resultados, cada vez los esfuerzos por mantener a flote la industria de las diversas naciones que laboraban unidas allá, era  necesario e imprescindible.

Citlali veía a los hombres con los monitores ejecutando los brazos de sus robots, muchos de ellos los habían bautizado con nombres especiales, los consideraban parte de sus familias, sin duda de esas máquinas dependía el sustento y herencia que dejarían a sus hijos.

La coordinación de labores ya se encontraba al cien por ciento, el Perigeo alentaba las comunicaciones con la Tierra y todo indicaba que se tendrían buenos resultados.

Citlali colocó sus manos a los lados de sus caderas mientras organizaba y verificaba que cada uno de los obreros de la estación lunar estuvieran haciendo lo que se les indicaba.

Como un flashazo llegaron hasta ella las palabras de su amado Zila, aquellas que le dijo antes de que ella se subiera al transbordador para una nueva temporada de duro trabajo en la Luna:

< ¿Qué somos ante la poderosa galaxia y el universo, cuales son las probabilidades que tenemos de sobrevivir, existen atajos para apoyar los éxitos y resultados? >

El monitor de Julia comenzó a sonar, se presentaba una emergencia, el arrastre de cadena de la excavadora B impedía el cierre de la compuerta y no quedaba otro recurso que salir a la superficie y moverla.

Citlali se acercó a Julia quien con mirada deseperada le explicó lo que sucedía:

— El tirón que le di a la cadena no fue suficiente, no entiendo, pero no puedo maniobrar al siguiente paso.

Citlali la miró con el ceño fruncido y la tomó por el hombro:

— Continúa con la palanca de arrastre, mantén las manos en ella. Cuando escuches mi voz en la radio ponla a toda potencia, voy a salir.

Jean Michael la miró con disgusto y se negó a que saliera con la mirada y negando con la cabeza, Citlali solamente lo miró y le dijo:

— Jefe, ellos están a mi cargo y está dentro de mis funciones su protección y buen desempeño, es todo.

Jean Michael sabía que no la haría cambiar de parecer y la miro desaparecer en el elevador del centro de mando robótico.

La tenía por temeraria, ella se reía cuando le decían eso y solo respondía:

< Sí nací bajo la señal de la cabeza del Carnero, no tengo razones para  ser obediente>

Mientras tanto en la Tierra:

Zila se disponía a dar su clase, cuando alguien se colocó en el umbral de la puerta del modulo educativo:

— Estimado profesor Zila, ¿Me permite?

La mujer de menuda estatura, portaba un bastón con grabados tallados muy peculiares, para algunos eran decorativos y extravagantes, para los iniciados era sin duda algo muy significativo

Todos los estudiantes se pusieron de pie, era una deferencia que la decana Ana Pérez Riv visitara en persona sus instalaciones, Zila sabía que algo muy importante la colocaba precisamente a ella ante el salón de los jovenes aprendices; con una franca sonrisa la recibió con calidez.

La mujer de menuda estatura, portaba un bastón con grabados tallados muy peculiares, para algunos eran decorativos y extravagantes, para los iniciados era sin duda algo muy significativo, al verla pasar al frente y colocar aquel báculo en medio de su torso, más de uno de los estudiantes tragó con dificultad saliva al momento que ella con gran amabilidad les pidió que tomaran de nuevo sus asientos.

— Probablemente su profesor les ha hablado del rito dispersor y necesito saber cuantos de ustedes lo han practicado.

La mujer observó a los jóvenes estudiantes con esa mirada donde sus pequeños ojos negros parecían penetrar la mente de cada uno de los presentes.

Zila permanecía sereno observando a sus alumnos a un costado del aula, cuando miró levantarse de su asiento a Ofelia:

— Decana es uno de los rituales más complejos jamás realizados, nuestros logros han sido infructuosos y tal vez se haya debido al motivador que utilizamos, al menos son los resultados en los cuales coincidimos con el profesor Zila.

La mujer observó con detenimiento a Ofelia y asintió con la cabeza, esperando que alguien más tomara la palabra.

Mazym se puso de pie y argumentó:

— La base de ese ritual reside en explorar las cosas en su profunda esencia, exponer al poder oscuro y no siempre en la vida cotidiana es posible encontrarnos ante batallas de tal magnitud.

La decana lo observó con una leve sonrisa y señaló:

— Exactamente es por eso que necesito de la fueza del grupo y de todos aquellos comprometidos en ver lo que no es posible, tomando en cuenta que conocen la preparación previa, su profesor los llevará hasta el recinto, mañana a las 20 horas, sean puntuales.

La mujer observó a Zila y ambos con una inclinación de cabeza se despieron, todos se pusieron de pie en señal de respeto a la decana quien de reojo los observó y les entregó uan leve y cálida sonrisa antes de abandonar el aula.

Posiblemente ninguno de ellos era  consciente de lo que sucedería, pero todos estaban dispuestos a jugarse el todo por lograr lo impensable.

Diseño fotográfico “El báculo” de la autora

La antorcha de fuego es tu fuerza


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

En la mente de Sofía resonaron las palabras de la decana Pérez Riv, cuando exclamó:

< “Mientras brille intenso Algol, la batalla es nuestra” >

La reconocía como un ser temerario y con ese arrojo que brinda la seguridad que dan los años y las afrentas puestas en su sitio cuando había sido necesario hacerlo; mujer menuda de cabello lacio y rasgos endémicos de la cultura del Estado de Guerrero, ella se había criado en un poblado pequeño cerca del puerto de Acapulco.

Sofía suspiró y todo el ánimo festivo que la había acompañado unos momentos antes, se esfumó de golpe, sabía que le esperaban pasajes  sombríos en los que pondría, junto al grupo, todo el poder de su energía en un combate a ciegas.

Se fue a sus aposentos y eligió un puño de sus runas, las sostuvo con aprehensión entre sus manos y las tiró con la mirada expectante de quien esperaba una noticia que iluminara su camino.

En efecto, Perthu, Lögr y Kaun, dieron cuenta de sus mensajes con fuerza e intensidad:

Perthu, Lögr y Kaun, dieron cuenta de sus mensajes con fuerza e intensidad

Sofía observó que la runa que habla de la piedra, Perthu; le indicaba hasta dónde era posible que su visión penetrara aquella brumosa oscuridad; la runa de la roca definitivamente señalaba una clara alusión a los meteoritos que se avecinaban sobre su mundo. La representación del mundo mineral y la entrada a los misterios más ocultos.

El segundo mensaje, la runa del agua Lögr, explica los sentimientos, la intuición y las emociones; con ella surgía la pregunta ¿De qué me hablan, que es lo que me muestran? 

Comprendió con claridad que ahí estaban todos los que se conectaban para unificar un solo sentimiento y provocar un manantial energético que les brindara seguridad.

Por último encontró en Kaun la runa de la antorcha, la iluminación por la brecha de luz por donde deberían caminar en esa interacción entre dos potencias.

Sólo entonces respiró hondo, se dio cuenta que la oportunidad estaba en la unidad que cada uno de los invitados al ritual consiguiera. De todos ellos juntos, dependía el equilibrio y el triunfo en esa gran tragedia a la cual se enfrentarían.

Sentada sobre su cama se tomó el rostro con las manos y exclamó con dolor:

< ¡Cuán grande es el sufrimiento que enfrentaremos!>

Siempre podremos liberarnos de lo que nos han enseñado, pero la intuición nos ha de guiar, pese a no quererlo, por encima de nosotros mismos.

Nota de la autora: Tirada real de runas realizada horas antes de redactar este post 28 de Marzo 2021

Datos bibliográficos del Oráculo de Runas del Argentino Pablo Runa

La memoria genética y el arte de la dispersión


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Se ha estudiado la memoria genética en los asuntos traumáticos, y en aquellos que se centran en fobias y que nos llevan a repetir patrones de conducta que heredamos, ahí donde los genes albergan, aprendemos por asociación de recuerdos, olores y apegos; al respecto la decana Ana Pérez Riv, profesora de la misma universidad donde Zila impartía clases, estudiaba e investigaba el fascinante estudio de la memoria genética, ella aseguraba que no se limita a los genes, va más allá, en lo que los antiguos llamaban éter y los místicos y algunas sectas religiosas denominaban alma.

Ella tenía una estrecha amistad con los padres de Zila y desde luego era una creyente de la colaboración entre diversas dimensiones, esta es la causa por la cual se puso en contacto con Sofía, el mismo día que ella declaró en voz alta la supervivencia del  clan.

Pero, ¿De qué clan hablaba? Nosotros hemos recorrido un camino donde se ha dispersado en la dimensión más allá del tiempo y el espacio, la fuerza de un grupo de hombres y mujeres que diversificaron y tendieron un puente entre los continentes gracias a sus facultades psíquicas, sensoriales, e intuitivas.

Sofía en ese momento bailaba, y cantaba, con el monitor de la computadora encendido, le gustaba  hacerlo con cada párrafo de sus cuentos y relatos cuando le gustaba algo que había escrito de forma especial. El aviso de video llamada entró y ella atendió con asombro, tenía tiempo que no se entrevistaba con Ana:

— Querida Ana, es una grata sorpresa, por favor dime qué asunto te acerca hasta mí.

— Sofía, querida, no voy con rodeos, ¿Recuerdas cuando te comenté los infructuosos intentos que tuvimos cuando el meteorito hizo estragos en aquella área de China?

— Por supuesto, fue un acontecimiento en verdad catastrófico, parte de la Muralla China y el área donde se encontraban los guerreros de terracota fue  arrasada por la fuerza de un meteorito.

— Bueno ya has visto, no voy a abundar sobre los razonamientos que considero hasta la fecha como determinantes para que la dispersión colaborativa no haya sido posible en esa zona del planeta. Tal vez estoy equivocada y tal como señala  tu hijo lo que podemos lograr se circunscribe al territorio donde está nuestra raíz genética y sus memorias. Pero tenemos la oportunidad de no quedarnos en el intento, en probar la posibilidad y detener la lluvia de meteoros que se avecina.

Sofía la miró con determinación y le dijo:

— ¿Has observado el mapa astral? Caput Medusae observa de cerca a Sheratan, precisamente la cabeza del Carnero.

bservemos la cabeza cortada de Medusa en la estrella Algol en manos de Perseo y debajo la constelación de Aries y la estrella que señala su cabeza Sheratan.

Ana la miró con actitud proactiva y decidida apuntó:

— Mira querida mientras brille intenso Algol, la batalla es nuestra. Por lo que he escuchado tu hijo está concentrado en analizar al grupo de los extraterrestres y nosotras sabemos que si se comportan como aliados, por algo es; podemos probar, reunimos al grupo e intentemos lo que parece imposible, definitivamente me niego a creer que estamos circunscritos a lo que sucede en la Tierra y el Agua.

Este vez podría probar mi teoría, siempre ha quedado como un acto de la casualidad y yo tengo la certeza de que la causalidad ha sido aliada en estas circunstancias, además tu nuera está en la base lunar, no se hasta donde puede actuar como un sensor, pero es un foco de atracción, al igual que todos nosotros.

Sofía la miró con seriedad y preguntó:

— ¿Has pensado hablar con los eggyanos? Ellos están muy vigilados, Zila ya intentó, solo recibió un mensaje de la comandante Tai.

Ana se acomodó las gafas de lectura que utilizaba delante de la computadora y apuntó con el índice:

— Podríamos sorprenderlos si acaso logramos hacerlo y entonces, solo entonces habremos entendido algo más profundo en cuanto a la dispersión de la memoria genética.

Ambas mujeres sonrieron y se miraron con la condecendencia de quien está a punto de pactar un trato con lo desconocido.

No todo los que vemos es como se dice y no todo lo que aparece frente a nosotros sucede por azar

Fotografía de la app #StarTracker Mapa estelar en tiempo real.