El anhelo de eternidad ¿Es algo más que eso?


Los inicios

Segundo capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa 

Un diagrama ovoide, tal vez esférico, eso era lo de menos, dentro de ese dibujo estaban colocadas por secciones las notas de Ingerin Barderian; a buena distancia Galdeg Fardeg solo vio una pila de notas y algunas otras colocadas en el diagrama de laboratorio al momento que se acercaba para saludar a su amiga:

— Hola Raudek, buenos días, ya nos estamos instalando en los cubículos, ¿Hay algo que necesites decirnos, alguna instrucción?

Raudek lo miró con una sonrisa y le extendió el brazo con una nota:

— Observa y dime desde tu perspectiva qué entiendes, me interesa saberlo.

Le tomó unos segundos a Galdeg entender el contexto para  valorar esa nota, a simple vista era un mensaje romántico, de alguien que no se pensaba mucho las cosas al momento de expresarse, solo lo hacía. Desvió la mirada al pensar incluso que su amiga había perdido de alguna forma la razón ante el impacto del rechazo de Ingerin y finalmente contestó a su pregunta:

— Leeré la nota para darme una idea de lo que necesitas que encuentre:

“ Me devano los sesos pensando cómo convencer a tu alma para que jamás me olvides”

1.- Devanar una madeja para poder hacer un tejido armonioso

2.- Con ese tejido tratas de halagar a los sentidos 

3.- El sentimiento que surge de eso puede formar un recuerdo por mucho tiempo.

Raudek lo observaba con la mano apoyada en el mentón al momento que lo interrogó de nuevo:

— ¿En qué parte del diagrama colocarías esa nota?

Fardeg se rascó la cabeza con nerviosismo, sabía que ella no le explicaría que era el diagrama, de otra forma la asimilación del conocimiento quedaría explícita y eso no era lo que ella acostumbraba hacer:

— Si esto es un planificador lo pongo en la parte frontal, solamente la frase “Me devano los sesos”; el resto lo pondría en las zonas occipitales, o sea en la región donde imaginas algo.

Raudek lo miro con una afirmación y señaló:

Sabemos de la relación de Barderian con driedens y su desarrollo para extender los conocimientos, la retroalimentación en su trato con ellos se bloquea porque  Barderian tiene su Ygg en muy amplio, eso no impide que ellos penetren su Gynelib

Fardeg la miró atónito y a la vez incrédulo:

— El enamoramiento de Barderian hacia tí, despertó una respuesta referencial en la actividad conectiva de su cerebro. ¿Será conciente de todo esto?

— No tengo idea, lo que te puedo asegurar es que de haber puesto en otros ojos y mente estos mensajes, habrían quedado como una mera respuesta emocional y no formarían parte de la investigación que nos puede dar pautas para perpetuar nuestra especie.

Fardeg la miró aturdido:

— No comprendo con claridad lo que pretendes a través de una red neural

Raudek puso su mano sobre el hombro de su colega y con una seriedad total aseveró:

— Puedo segurarte que yo tampoco se a donde nos llevará todo ésto, la única certeza es que los driedens tienen la respuesta y no quieren actuar solos o simplemente no pueden hacerlo. 

La vida los colocó ante una posibilidad, podría ser equivocada, pero el equipo de Raudek Vilob nos descansaría hasta descubrirlo.

Referencias:

 Ygg en eggyano es la parte del cerebro de lo que nosotros llamamos amígdala, las personas más sociales la tienen muy desarrollada.

Gynelib, es la parte del cerebro que los terrícolas reconocen como neocortex

Emotionotopy in the human right temporo-parietal cortex Giada Lettieri 1,2, Giacomo Handjaras 1,2, Emiliano Ricciardi1 , Andrea Leo 1 , Paolo Papale 1 , Monica Betta1 , Pietro Pietrini1,3 & Luca Cecchetti 1,3*

Diseño y Dibujo con filtro de la autora: “Palabras de Barderian en manos de Fardeg”

Siempre buscaremos la forma de lograrlo


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

En aquellos momentos desde la Tierra sabían todos que nada se podía hacer, debían esperar ya que la antena de transmisión no estaba operando como era debido para conocer los pormenores de la plataforma Lunar Internacional, confiaban plenamente en  el personal que operaba en ella contaba con adiestramiento para responder ante cualquier eventualidad y tenían una pequeña sorpresa que los alentó por completo, el Mega Vector Egg III había alunizado, el anuncio fue dado a conocer a los medios por Yilia:

— Recientemente hemos recibido la respuesta que todos estábamos esperando nuestros compañeros a cargo de la tercera expedición han alunizado, la reparaciones de la Torre de Central de Comunicaciones está en proceso de reparación, todo el personal operativo a salvo, los daños solamente fueron materiales.

Las personas en los cafés, bares, supermercados, automóviles, todo sitio habitado por terrícolas, paralizaban sus actividades cuando se trataba de un anuncio de los eggyanos, pero éste en particular los llenó de gozo.

Al interior del recinto de Ana Pérez Riv, los invitados a hacer contacto con los maestros ascendidos, no habían dormido, su actividad imponía una constante guardia y eso era en verdad agotador; en aquel instante del anuncio todos ellos desayunaban y recibieron la noticia con mucha menos elocuencia que el mundo exterior, en sus rostros había un brillo de complicidad y asombro, la mezcla perfecta para expresar lo que ellos captaron.

¿En realidad qué fue lo que captaron? Al llegar a la Tierra los tripulantes de la tercera nave extraterrestre, tendrían que ponerse de acuerdo para explicar los antecedentes de todo aquello que finalmente intuyeron los líderes místicos.

La firma del pionero ingerin Barderian en idioma eggyano, que dejaba en cada nota a Raudek Vilob

“Intuir algo no te habla de certezas, solamente si crees que hay una llama encendida al final del túnel, es que seguirás ese camino a ciegas, pero a veces no hay una llama al final del túnel; la llama eres tú y posiblemente la guía.” Ingerín Barderian

Con esta nota que en algún momento del pasado en una galaxia cuyos tiempos no son los nuestros es que concluirá el capítulo El Puente, para dar paso al titulado: Los Inicios que finalmente abre una puerta para entender por qué la primera novela  Galaxia de Cristal inicia con el capítulo llamado Éxodo.

Por extraño que parezca, lo mismo le pasó a Raudek Vilob y le pasa a muchos que se dan a la tarea de investigar para encontrar respuestas que no son fáciles y con las que puedes simplemente gritar con elocuencia ¡Eureka! Nos siempre al final del camino, por lo general sucede al comienzo.

Capítulo Los Inicios

Regresemos al momento cuando Vilob, le pide a Galdek Fardeg que la deje sola y entre sollozos ella observa los trozos de vidrio regados por todo el laboratorio y medita para sí misma:

< No veo la rabia de un salvaje en esto, amado Barderian, lo que veo con claridad es la impotencia de un valiente dispuesto a todo por encontrar soluciones en medio de un mundo que nos ha puesto a prueba.

Amado mío, te prometo que antes que mi llama se apague, las tendrás, pero no me considero la guía, esa eres tú y la clave está en lo que me dejabas en la ventana del laboratorio cada tanto, en un trozo de papel>

Ella recordó en aquel momento las ocasiones que distraída con la mirada en un monitor de rastreo nanométrico, de repente sentía un calor subir por su  cuerpo y entendía que era la mirada abrasadora de Ingerín que desde la ventana en el pasillo del laboratorio le sonreía y le dejaba una nota escrita a mano y se retiraba en silencio. 

Esa noche, Raudek al llegar a su casa colocó en un maletín sellado, cada una de las notas, que Barderian por un tiempo prolongado y cada que le era posible, le dejaba en aquel laboratorio al que no volvería, pues en ese momento decidió marcharse a la Luna de Medreos.

Antes de cerrar el maletín extrajo al azar una de las notas que decía:

“En tu mirada descubro un sendero que me impulsa hacia un mundo que no conozco. Eres el misterio que sacia mi sed de aventuras; no me conformo con mirarte, tu vida me da energía para sentirme inmortal y creerlo posible” Ingerin Barderian

Raudek se puso a llorar con desaliento, con ese dolor que solamente sienten los que enfrentan al más profundo amor, respiró con las fuerzas que le quedaban y avanzó hacia la nave que en ese momento instaba a los pasajeros al abordaje.

Al tomar posesión del nuevo laboratorio y en espera de que su equipo y el coordinador Galdeg Fardeg se instalarán, dispuso en la pared las notas, primero en forma cronológica, se alejó y las observó hablando de forma imaginaria con Barderian exclamó:

<Por supuesto que no, esto lo haría un historiador, tienes razón querido mio.>

Entonces las dispuso por temas y al observarlas negó con la cabeza:

< Imposible, ilumíname Barderian, ¡Hazlo ya!>

Entonces recordó ese calor que la rodeaba cuando él la miraba y se dijo:

<Tienes razón cada una de tus notas son un impulso eléctrico.>

Entre lágrimas de alegría y tratando de evitar que la mirada se le nublara, con los ojos anegados de lágrimas miró al vacío:

<¡Amado mio, Barderian, eres un genio!

Existe el método científico, ciertamente, pero nadie puede negar que sin pasión todo es improbable.

Dibujo y diseño fotográfico de la autora, con filtro gratuito de PicsArt titulado:

“La firma de Barderian”

Para la alquimia es menester una llama perpetua


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa 

La pregunta que flotaba en el ambiente en las conversaciones posteriores a la frugal ingesta de alimentos era el cómo habían logrado tal proeza, avanzar hasta un horizonte desconocido y permitir que la operación sondonita les posibilitara para establecer conversaciones en el idioma nativo de “los nuevos descubiertos”, término que utilizó el jefe Borisnov al formular la interrogante.

El capitán Algyen, que en realidad no lo era hablando de jerarquías entre eggyanos, sin embargo se adaptaba protocolariamente a lo que era conocido por los humanos; señaló:

— Existe un portal, cercano a lo que ustedes llaman el Espolón de Cefeo, permítanme mostrarles con el holograma la ubicación de este maravilloso lugar: Se encuentra a unos 2.400 años luz de distancia a lo largo del plano de la Vía Láctea, es precisamente aquí, señaló con entusiasmo Algyen.

Impactados Smith y Borisnov exclamaron:

— ¡Es sorprendente ese lugar está en la constelación septentrional  de Cefeo, es la nebulosa de la Cueva!

Algyen miró con asombro a los hombres y les dijo:

— El primero en observar este fascinante sitio fue el pionero Barderian en uno de sus constantes viajes cósmicos; nosotros le nombramos El portal del que nace a la luz.

— Tiene mucho sentido es un lugar de nacimiento, es la guardería estelar más fabulosa que existe, de ahí proviene su tonalidad rojiza, recalcó con una franca sonrisa Abdallah.

Pero, cómo fue posible para un viajero adentrarse a la cuna de estrellas, la radiación que provoca el colapso de sus núcleos es impresionante.

Hubo un silencio en el cual por unos instantes los eggyanos recordaron algo que no comentaran de la forma como se vivió:

<Era la figura de Banderian ante los medios de comunicación con la nave abollada por el impacto de una fuerza magnética recientemente descubierta por sus atrevidos viajes y el rostro con quemaduras de tercer grado, el cabello arrancado por un flamazo de un lado del cráneo  y una sonrisa torcida y brutalmente alegre cuando dijo: ¡Hay una cueva de luz que abre un portal pero no lo hace todo el tiempo, hay que esperar el momento en que nacen a la luz, su barullo ensordecedor es la llave!>

Algunos pensaron que había enloquecido tuvo que pasar casi 4 meses encerrado en el hospital en una cápsula de regeneración celular y dérmica; desde la Luna de Medreos llegó un comunicado solicitando información del diagnóstico y la condición de salud mental del viajero, firmado por el equipo de VF, quienes al mismo tiempo hicieron notar que el comunicado se enviaba bajo estricta confidencialidad.

Entonces Vidra rompió el silencio y exclamó:

— Gracias a un trabajo de investigación muy detallado, sin olvidar que las pruebas de ensayo y error formaban parte de todo esto, con los años lograron los científicos crear un mapa y reconocer una ruta, ustedes la conocen como el Espolón de Cefeo, para nosotros es el Corredor Barderian.

Algyen suspiro ante la acertada y responsable respuesta de la mujer a quienes los terrícolas reconocían como la segunda a mando en la nave, quien agregó:

— Por orden del capitán Algyen compartiremos información y archivos con  mandatarios de los gobiernos internacionales, pero antes tendremos que notificarlos y hacerlos llegar para su verificación a los tripulantes de los Mega Vectores I y II.

Jean Michael asintió con la cabeza, todo resultaba lógico y le daba continuidad a los protocolos, entonces agregó:

— Me tomaré la libertad de sugerir que viaje en su nave a la Tierra la señora Citlali ya que le esperan para darle una responsabilidad de índole personal que acatará sin dilación.

Citlali sonrió con una alegría desmesurada y buscó con la mirada a Julia quien sería su sustituta durante su ausencia; a su parecer ésta no sería muy prolongada y por respuesta recibió un gesto afirmativo de la mujer que quedaría al mando de los trabajadores en la plataforma lunar internacional.

La vida nos impone pruebas, nos llena de sorpresas nos maravilla y nos deja pensando en el siguiente paso, a veces es a lo que ya conocemos y otras a lo que jamás imaginamos.

Fotografía: LA NEBULOSA DE LA CUEVA
octubre 21, 2013 Por María Kaulen

Alunizaje exitoso del Mega Vector Egg III en la Estación Lunar Internacional


Capítulo El Puente 

por Ariadne Gallardo Figueroa 

Recordemos un pasaje de la primera novela: Galaxia de Cristal, cuando Tai necesita guardar su nave de la mirada curiosa, su estrategia para hacerse pasar por una terrícola era fundamental: Como jugando inició algunos procesos para la adaptación de su nave, en escala virtual en su monitor mientras reflexionaba sobre diversas posibilidades, pero no le agradó el resultado y terminó por  anular la propuesta. Simplemente siguió el proceso para resguardar su nave de todo curioso con algo que denominaba: 

Des-comprensión molecular, al menos era el nombre más apegado a las descripciones científicas terrícolas. El método para la eggyana se llamaba “depreciación material inversa o directa” y  sus aplicaciones sin duda eran múltiples, al menos para los científicos de Eggya.

En ese momento Tai reflexionaba:

< En el planeta raíz que fue mi hogar –suspiró mirando en lo alto y cerrando con tristeza y dolor los ojos- se perdió lo que más amaba, tal vez este sea el sitio que albergue futuro, no lo se jamás hay certeza. Es difícil hacer modificaciones en sitios ajenos al albergue de naves, al aire libre sería grandioso, pero no puedo despertar sospechas…>

¿Por qué les hago recordar esto? Bien al alunizar el Mega Vector Egg III, todos lo terrícolas que esperaban dentro del módulo de recepción quedaron altamente sorprendidos con la visión de la nave; su forma ovoide buscó un terreno lo menos sinuoso posible, ya que el destrozo provocado por la lluvia de meteoritos, impidió de forma total encontrar una superficie plana y cercana a la Estación Lunar Internacional.

De la nave brotaron dos tenazas a los lados que le permitieron equilibrarse en un suave reposo, su apariencia era la de un cangrejo. Entonces la nave inició un proceso que la convirtió en breves instantes en una nave de mayores dimensiones.

La exclamación de los terrícolas fue emocional y sorprendente, lo que veían ante sus ojos era muy difícil de asimilar; en ese momento Citlali le comentó a Jean Michael:

— ¿Recuerda jefe a aquel científico de los siglos XX y XXI que de forma terca y repetitiva estrellaba naves en forma de lápiz en la Tierra, contaminando y generando un gasto económico impresionante?

— Claro que lo recuerdo Citlali, su inteligencia lo hizo perder piso hasta que las gubernaturas internacionales le impusieron arresto domiciliario.

— No entiendo la prepotencia de los hombres cuando ven que la propia naturaleza alude a las formas circulares, exclamó con pesar Citlali.

Jean Michael giró su  mirada hacia una joven que en lo personal le fascinaba y en quien había pensado mucho cuando se vieron en peligro de perder la vida con la lluvia de meteoros; la mujer en cuestión era de baja estatura,con  un cuerpecito redondeado y apetecible para el francés, quien de forma instintiva comenzó a hacer girar la punta de su bigote hasta dejarlo afilado. Cuando observó que Citlali le miraba con picardía, retiró su manos del bigote y la miró con seriedad:

— Tal vez sea algo más que pura prepotencia, señora, pero la nave eggyana nos está mostrando algo único e innovador.

Siguiendo el protocolo sanitario de forma rigurosa, los jefes de las diversas ramas laborales y técnicas que se encontraban en la Luna recibieron a los eggyanos, Borisnov, Smith, Abdallah y Jean Michael les invitaron a pasar al salón de recepciones, disculpándose ya que las mesas habían servido para subir los monitores ante la situación de emergencia que habían experimentado.

El capitán Algyen reconoció que como alta prioridad deberían poner a trabajar su antena de comunicaciones y solicitó autorización para emplear su equipo de “ingeniería estructural”

Con un gusto emotivo e invadido por la curiosidad los jefes de estaciones casi al unísono respondieron que sí.

Observaron desde la ventana panorámica que se encontraba con cinta protectora para evitar su destrucción ante el embate de los meteoritos y el espectáculo fue sorprendente:

Los brazos robóticos de la nave eggyana se alargaron de tal forma que una tenaza quedará al frente de la antena que yacía en el suelo y otra detrás, el comandante Algyen durante el proceso informaba lo que estaba sucediendo:

— En este momento y gracias al proceso de depreciación material directa, podemos alargar los brazos robóticos para facilitar el trabajo, de la misma forma el proceso cambia de nombre a depreciación material inversa, cuando reducimos el volumen de los mismos.

Maravillados los trabajadores de las plataformas lunares, observaron como sin tocar la torre esta comenzó a subir y el brazo que se encontraba a sus espaldas la equilibró, al respecto Algyen comentó:

— No hay necesidad de tocar el equipo, un sonar de pulsos insta a los materiales a cambiar de posición. El mismo sonar de pulsos rodeará la estructura para devolverle la forma original, no necesitamos martillar o soldar, solamente en caso de que nos encontremos con zonas muy deterioradas.

De acuerdo al protocolo los jefes de plataformas, al igual que el personal en general usaban cubrebocas; a nadie nos consta pero es casi seguro que la mayoría estaban boquiabiertos ante lo que observaron.

Jean Michael agradeció con elocuencia el trabajo de los eggyanos, que fueron invitados a degustar una cena  preparada para ellos:

— Fuimos informados que ustedes después del prolongado viaje acostumbran ingerir alimentos de forma frugal, S’il vous plaît suivez-moi, j’espère que vous l’aimez

Durante la cena con habilidad diplomática Algyen sugirió que dadas las circunstancias de la torre, posiblemente se verían impedidos de llevar equipo o trabajadores a la Tierra de la forma acostumbrada y les ofreció el Mega Vector para los traslados que ustedes consideren  necesarios.

La mayoría de los trabajadores observaron el semblante iluminado de Citlali para quien la oportunidad de regresar al lado de su amado Zila y poder al fin colocar en su vientre a su bebé que la esperaba en una probeta, resultaba una oportunidad única.

Colaborar, en ocasiones es una de las acciones que más difíciles resulta cuando vemos al extraño como alguien de quien debemos defendernos antes de permitirle que nos enseñe lo que puede compartir.

Photo by Branimir Balogoviu0107 on Pexels.com

Nota de la autora: Para Tai el albergue de naves eran los estacionamientos en las ciudades terrícolas

Referencia bibliográfica: Libro Galaxia de Cristal, ISBN 9781980286844 de Ariadne Gallardo Figueroa Capitulo 1 Éxodo, Subtítulo: Un lugar para vivir.

La Temeridad puesta en manos de la ciencia


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa.

Hoy comenzamos este post con el primer párrafo del capítulo que está por acercarse a las 140 páginas; dice de esta forma:

Algunos de los más valiosos momentos de la historia todavía siguen presentes en la mente de muchas personas, algunas de ellas imaginan que hubiera sido de sus vidas si la oportunidad de irse de ahí, si el encontrar otros recursos, sí permitirse dejar su entorno de confort, si…

En el caso de los eggyanos esta alternativa no resultaba tan fácil, era necesario, pero ¿A donde? hoy sabemos que la tercera nave está por acercarse a la Estación Lunar Internacional y en los ojos de Algyen y su tripulación brilla la esperanza. En ese momento emite órdenes directas a Vidra:

— Necesito saber si fue archivado el borrador de secuencias genéticas que Raudek elaboró en idioma sondoníta, debe estar en los archivos de silicio; por favor también asegurate que la nota que escribió para entregar a Barderian, ésta ahí; es una nota escrita a mano que realizó a pesar de la parálisis.

— Si, en efecto es la nota que dejó para que Barderian leyera ante los medios a su regreso a Eggya, todo se encuentra en orden, al igual que los archivos y el mapa de ruta que se elaboró con ayuda del equipo que trabajó bajo su mando.

¡Qué valentía, tuvo ella para sostener el sueño de un temerario!

Algyen observa de cerca a Vidra y con una sonrisa en los labios le dice:

— Cada hazaña ha formado parte de una mentalidad temeraria, los sueños de un ser humano puestos en las manos de la ciencia hoy nos han traído hasta este inimaginable lugar; Vamos a dar una vuelta de reconocimiento al satélite natural de los terrícolas para elegir el sitio más propicio para el alunizaje.

Observe, se han quedado sin una antena, les debe ser imposible vernos o escucharnos, no lo se, de todas maneras sus equipos no son compatibles con los nuestros. Algyen miró hacia el resto de su equipo que se encontraba ante los controles y paneles de la nave e interrogó: ¿Alguien recuerda como le llaman ellos a lo que nosotros resolvemos con la palanca sónica?

Una voz entre el grupo se dejó escuchar:

— Ingeniería estructural Capitán, veo que tenemos trabajo que hacer al llegar con la palanca.

Vidra coloca en las manos del Capitán Algyen el archivo de silicio murdoriano, del cual él despliega un holograma que queda a la vista de todos los presentes:

— Estas fueron las palabras que leyó a su regreso de la Luna de Medreos Ingerin Barderian a solicitud de la mujer que supo leer entre líneas los deseos e intenciones del temerario hombre al que no hubiera podido amar sino de esta forma; haciendo su sueño realidad. Fue el primer paso de una secuencia de sucesos que ahora conocemos y que nos han permitido lograr lo impensable.

En medio de la más cruel devastación la investigación de Raudek Vilob puso de manifiesto que siempre es necesario mirar más lejos de nosotros mismos para encontrar respuestas.

Recordemos a Barderian con aquel nudo en la garganta cuando  hizo saber el mensaje de la afamada científica ante los medios de lo  que fuera nuestro mundo raíz:

La nota escrita a mano por Vilob, a pesar de la parálisis para que fuera entregada a Barderian.

“No busquemos culpables, no intentemos soluciones. Es la propia naturaleza la que ha declarado una advertencia y el enfoque para enfrentar el problema no es frontal, sino multidireccional” Raudek Vilob

Los eggyanos levantaron sus puños en alto y exclamaron:

“¡A la memoria de Vilob, Barderian y  Fardeg quienes junto a su equipo incansable hoy nos han traído hasta este lugar!

Imaginar, poner en práctica, analizar y buscar una salida. Mucho de lo sembrado se hará añicos, polvo y entonces ese amasijo que no es fértil formará parte del paisaje y cuenta, ésta ahí;  te da experiencia, te coloca en donde nada se espera pero construye una nueva realidad.

Diseño fotográfico de al autora “Las palabras de la científica Raudek Vilob

La herencia más productiva


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Uno de los más apasionantes reto de todo investigador es ver y sentir que lo que se hace le da resultados, cuando todo está en contra la búsqueda sigue y nadie detiene a alguien que reconoce que lo que tiene enfrente es un hecho sin precedentes y del cual es necesario aprender.

Cada muestra de tejido, cada tubo de ensayo que había quedado destrozado en su laboratorio, le permitió ver con claridad poco a poco en medio de la más oscura de las sinrazones.

Ruadek Vilob inició un nuevo camino, se fue a la Luna de Medreos y solicitó en el hospital general los cerebros de las personas que habían fallecido con aquella parálisis corporal que por lo general se presentaba en pacientes adultos en edad reproductiva.

Por otra parte, intentó gestaciones in vitro de habitantes de Medreos y Eggyanos, los resultados en este sentido tenían una variante que comenzó a descubrir en diversas partes de su mundo raíz, al igual que donde habitaban los pobladores de Medreos; sin importar que fueran de un género u otro, ambos géneros al nacer, tanto in vitro como en gestaciones normales no tienen órganos reproductores; sus cuerpos eran funcionales, para alimentarse y excretar los alimentos, pero solamente eso. 

El escenario era un grito de angustia en una sociedad mermada por los mundos destruidos, que al buscar refugio en otras lunas, se enfrentó a una variante en el código genético que impedía el nacimiento de nuevos pobladores y no solo eso los que aún podían reproducirse con las personas que pertenecían a sus propios mundos, en la edad habilitada para ello, sus cuerpos caían en la parálisis total.

Los infantes temían crecer porque su vida se vería enfrentada a la parálisis, aún no sabían si  tendrían tiempo de llegar a la pubertad de forma normal. 

Ante este panorama Vilob decidió almacenar esperma de personas maduras, pero las mujeres de edad avanzada que permanecían activas no contaban con óvulos para poder cerrar el proceso de los niños de probeta; la conclusión más escalofriante: Estaban destinados a desaparecer.

Raudek Vilob se aseguraba de enviar sus reportes al correo de Barderian, de vez en cuando él contestaba con un símbolo de + era su acuse de recibo. Ellos no volverían a verse en vida, hasta el momento que él tuvo que diseccionar el cerebro de Vilob para conservar sus dendritas en un tubo de ensayo; la última carta que ella le envió decía:

<Querido Ingerin Barderian: Mi investigación te pertenece, eres el único que puede darle seguimiento y buen uso, compartela con todo aquel que consideres un aliado y espero que no te tiemble  la manos con el escalpelo al momento de cortar mi cerebro.

Espero haber despejado tus dudas, cada una de las actividades que realizaste están descritas en  un folio aparte, de inicio fuiste el más valioso incentivo para demostrarte lo que sospechaba, después la misma investigación se convirtió en un poderoso recurso para encontrar respuestas que fueran útiles al futuro que se nos escapa de las manos.

Con todo mi cariño y leal afecto, sigue adelante, sé que lo harás.>

Ahora bien en qué momento ambos vieron todo ese devastador escenario como una oportunidad y no una tragedia; la respuesta no es sencilla pero facilitó la respuesta que sin ser la más deseada, se convirtió en la esperanza de muchas generaciones posteriores en su busca de hábitat para preservar su cultura y sus valiosos conocimientos.

Estamos por llegar a la escena donde la base lunar espera a la tercera nave eggyana y poco a poco descubriremos que hay hazañas que solo se le podían ocurrir a un aventurero de la talla de Barderian, para quién romper protocolos e imponer sus reglas, era asunto de todos los días y gracias a ello,  logró lo impensable.

Con esa mirada audaz y la sonrisa torcida que tanto le gustaba a Raudek,  sus colaboradores lo recordaban cuando decía:

“Si te han dicho que las cosas solo pueden ser de un modo, piensalo dos veces, por lo general se equivocan”

El mundo puede ser el más maravilloso misterio, los mundos que podemos encontrar, podrían ser una fascinante hazaña.

Photo by Pedro Figueras on Pexels.com

De la furia rabiosa, a la pasión creativa


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Antes de volver al lugar donde se desató la ira, para muchos incomprensible, es importante señalar que Tai y Ruadek nunca se vieron, cuando la primera buscaba desesperada un sitio habitable, la segunda se enfrentaba con la pandemia que asolaba a Eggya y para ambas el tiempo estaba contrarreloj.

Definitivamente el caso del síndrome de Guillain-Barré, no era la enfermedad terricola con la cual se pudiera comparar la tragedia que vivió Eggya; si tuviéramos que referirnos a una enfermedad para crear un símil, ésta sería la del Mal de Charcot, ya que degeneran las raíces neurales que controlaban los movimientos musculares voluntarios, por lo general no dañaba la función cognitiva  y el sistema sensorial permanecía funcional.

Raudek Vilop encontraría en este aspecto una oportunidad, sin embargo era necesario vivir la tragedia de la incertidumbre para llegar a ello.

Vamos de nuevo a la escena donde rechaza de forma enérgica a la persona que entra al laboratorio, donde el piso esta cubierto de trozos de cristal:

Raudek escucha los pasos y rechaza al hombre que empieza a reprocharle lo sucedido:

— ¡Es inadmisible que le perdones todo, esos arranques de ira son insoportables, tu trabajo de meses ahora está destrozado!

— ¡Contaminado también  con tus pies,  si algo hubiera de rescatable!

— Rau, no comprendo cómo le permites todo esto…

— Galdeg, tal vez él tenga razón y estoy buscando en el sitio equivocado pero no tengo la certeza; necesito más evidencias.

— Dime, ahora el señor “sabelotodo” descalificó tu investigación o simplemente no pudo reconocer lo que hasta ahora resulta evidente.

— Gal, no pienso seguir con esta conversación déjame sola.

Galdeg la observó con un rictus de dolor en el rostro, él sentía una admiración especial por ella, no entendía qué clase de pasión la mantenía ligada a Ingerin, desde su perspectiva era un bruto, colérico  y vulgar desenfrenado;  Lo odiaba.

De eso está hecha la vida de constantes contradicciones y en medio de ellas Raudek vivirá una batalla constante; encontrar las causas y la cura, no tenía parangón.

Ungiendo sus lágrimas miró a su alrededor, observó la puerta trasera por donde salió encendido en furia Ingerin. volvió a sollozar recordando cada palabra y cada acción del hombre que ella amaba.

Se llevó la mano a la nuca que aún latía por la presión que ejerció en ella Barderian, al espetar mostrándole los dientes, muy cerca del rostro con las aletillas de la nariz dilatadas, al igual que las pupilas, encendidas de rabia:

— ¿Acaso no confías? Que hayas encontrado bacterias en las encías de los cadáveres de la isla de Medreos y los eggyanos, no significa que yo sea portador de una cepa ajena.

— No es concluyente, necesito más pruebas para ellos debo mantenerte a salvo, no puedo arriesgar… Debo revisar los hábitat de Murdog, posiblemente no se encuentre el síndrome en los fluidos corporales, la gente comparte esas esferas, son fáciles de llevar basta usar luz de lagertino para contar con un techo provisional. De todas formas debes esperar a que catalogue y analice cada escenario.

Ingerin solamente la rechazó, retirando su mano de la nuca y la miró con fiereza, ella hubiera deseado lanzarse a sus brazos y besar ese rostro que tanto amaba, pero se quedó inmóvil, cuando él en un arrebato de ira exclamó:

— ¡No me mantendré cerca de ti, no volveré a hacerlo! Al momento que arremetió contra lo que tenía enfrente, con ambos brazos lanzó hacia las paredes y aplastó en el piso el trabajo de meses de la mujer que le pedía distancia. Salió por la puerta trasera del cubículo como una fiera, dando un portazo.

El amor bajo ciertas circunstancias se convierte en una furia rabiosa, pero también en una pasión creativa;  a estas alturas sabemos que la fuerza que los unía, no la desató ni siquiera la muerte.

En medio  de la travesía de un grupo, están los sentimientos, el dolor y la pérdida; también la esperanza y la búsqueda incesante de alternativas.

Photo by Steve Johnson on Pexels.com

Nota de la autora:  En la novela Galaxia de Cristal, ISBN 9781980286844 Capítulo 2: El viaje, subtítulo; La pareja con luz propia, se refiere a unas casa de campaña que con luz de un elemento eggyano llamado luz de lagertino se podían convertir en eso.

¿Oportunidad o tragedia?


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Braulio recibió la noticia de Ontyl de un asunto delicado que tomaría tiempo divulgar pero que en ese preciso momento colocaba a un grupo de terrícolas ante la vanguardia de sus pesquisas; todo lo que se relaciona con esa dinámica exploratoria que los diferenciaba, podría anularse, al menos eso consideraba Ontyl cuando le dijo:

— Amigo existe la posibilidad de contar con un recurso sensorial que no es privilegio de los eggyanos y sería un adelanto impresionante, pero debemos ser cautelosos, solo te pido que le avises a Daniel que la llamada al profesor Zila, es un hecho debemos agendarla para cuando los demás eggyanos arriben a la Tierra.

— Perfecto Ontyl haré los arreglos con Daniel, estamos en contacto.

Al cortar la llamada Braulio viajó mentalmente al momento en que Tai se sinceró con el grupo y expuso uno de los más  graves problemas eggyanos, cuyos resultados fueron analizados a detalle y finalmente lograron convertir una tragedia en una oportunidad, sin embargo el costo fue impresionante, como si fuera ayer Braulio recordaba la explicación de Tai:

< En algún momento de la vida en el pasado, en las inmediaciones de mi mundo raíz se dio un acontecimiento que para explicarlo, debo encontrar términos que les sean comprensibles, de hecho las he buscado y lo que puedo decir vagamente es esto:

Hay una similitud especial entre el síndrome de Guillain Barré y esa especie de parálisis en la que cayeron muchos de mis hermanos en Eggya. Algunos científicos pensaron que fue una respuesta genética ante la sobrepoblación, otros creyeron que el cruce de razas con otros planetas huéspedes lo provocaron. Ese terreno para mi no es muy claro, mi especialidad no es la medicina.

Braulio recuerda haberle interrogado:

-¿Te refieres a que los eggyanos sostenían relaciones con gente de otros sitios, de otros mundos?

-Sí, Braulio, lo consideraban exótico, exuberante y atrayente. En buena medida también estaba su deseo de integrarse a otros mundos de crear pertenencia, algo de eso es entendible. 

Pero con el paso del tiempo se dieron extrañas mutaciones celulares y la gente caía presa de parálisis, dentro de los cuadros clínicos de algunas investigaciones que se han realizado la enfermedad se asemeja a esa que ya les mencioné.

Disculpa la ignorancia Tai – interrumpió Paula, mientras servía tazas de chocolate caliente para todos y pan que se había horneado por la mañana- ese padecimiento no es muy conocido, como la gripe o la poliomielitis, dinos de qué se trata. Confieso que jamás  lo había escuchado.

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno que ataca a las defensas del organismo– señaló Tai- estuve estudiando algunas similitudes de la enfermedad aca le llaman  “enfermedad Auto-Inmune” , no puedo asegurar que sea un término conocido por los eggyanos. 

Nada parecido a lo que se dio en Eggya. tal vez me arriesgo demasiado con la comparación.

El proceso de dichas enfermedades terrícolas es degenerativo y progresivo hasta llegar a la muerte, que en muchas ocasiones involucra paro cardiaco o problemas cerebrales graves. Resulta que la capa aislante recubre los nervios, la mielina se deteriora y el nervio no puede enviar sus señales, lo que a su vez paraliza los músculos.

Braulio intervino: 

–Capaz y no es nada que se pueda comparar. Tú les has dicho que no es tu especialidad.

–Precisamente a eso voy, hay diferencias sustanciales, no se da como un proceso degenerativo, sino que puede afectar a cualquiera. El dato en terrícolas es que la enfermedad se manifiesta a los pocos días o semanas que la persona ha presentado síntomas de una infección vírica respiratoria o gastrointestinal, la diferencia de  los casos eggyanos, no da un preámbulo de golpe ataca sin que nadie detecte de dónde o cómo se dio el contagio del padecimiento.

-¿Puedes  decir cómo evoluciona la enfermedad?

-Claro una vez presente en pocos días se experimenta una sensación de hormigueo en los dedos de las manos o de los pies, o en ambos, y la sensación se extiende más allá de las muñecas y los tobillos; poco tiempo después, las piernas y los brazos comienzan a debilitarse. A continuación hay una pérdida total del movimiento. 

En el caso de la enfermedad que atacó a mi gente no quedaban paralizados los músculos respiratorios, no era necesario recurrir a un respirador artificial. Sólo podían seguir desempeñando actividades, sin recorridos por las poblaciones comunales, básicamente sentados ante un escritorio con teclados de voz. >

Reflexiones en medio del camino:

Cuando inicié la escritura del primer libro en 2003, titulado Galaxia de Cristal, precisamente donde se puede encontrar este diálogo en Mar del Plata, Argentina; en el chalet de Paula  y Rolando Alberto de quienes ya hemos hablado, jamás imaginé que para 2020 el mundo se enfrentaría a una situación que cambiaría al ser humano y su vida en el planeta posiblemente para siempre.

No soy la única que ha intuido estos procesos, a lo largo de la historia hemos atravesado pandemias muy trágicas, esto resultaba  sin duda un recurso dramático para una obra literaria.

El asunto no podía ser diferente en una poblada galaxia ubicada más allá de la nube de Oort. A ellos también les tomó por sorpresa y cambió su percepción y estrategias para sobrevivir.

Pues bien, ahí comienza la historia de Raudak Vilob y su incesante búsqueda de antecedentes, volvamos de forma breve al escenario donde comenzó todo:

Se escucha un estruendo de vidrios y una acalorada discusión, aún no sabemos quién podría estar tan encolerizado para actuar de esa manera, en otro cubículo del instituto de ciencias biológicas, alguien a quien sólo hemos mencionado en una ocasión en este capítulo,  camina hacia el laboratorio, al abrir la puerta sus pisadas crujen entre los diminutos trozos de vidrio, todo es un desorden. 

Observa a una mujer de espaldas, sollozando, ella no se da cuenta que él está ahí. Cuando intenta tocarla para consolarla y pedirle una explicación la mujer grita que se aleje. 

¿Quién es ella y quién provocó la destrucción de tubos de ensayo y material delicado, al interior del laboratorio?

Nunca podemos comparar la realidad con la ficción, pero como humanos somos parte de un todo que evoluciona porque recibimos información similar, la utilizamos para explicarnos el mundo en que vivimos.

Photo by Ekrulila on Pexels.com

Capítulo La verdad, subtitulo: Conocer y saber del libro Galaxia de Cristal ISBN 9781980286844

Base lunar internacional, bajo amenaza mortal


Capítulo El Puente 

por Ariadne Gallardo Figueroa

En el año 2287 gregoriano, 271 asgardiano el espectáculo de la Luna en cuarto menguante era muy diferente al de antaño, se observaba una semiesfera, cuya aleación de titanio, aluminio y vanadio bajo el reflejo solar impactaba a los terrícolas; hubo una época en que los ambientalistas se dieron a la tarea de organizar manifestaciones en protesta a esta modificación en el brillo que la Luna reflejaba, considerando que los procesos químicos de la biomasa, así como los ritmos circadianos de los humanos y la fauna estaban fuera de equilibrio.

Con el tiempo la abrasión del polvo lunar fue modificando el aspecto reluciente de la cúpula que servía para el resguardo de equipo técnico, semillas, y  otros implementos necesarios para trabajar allá.

Bajo amenaza de meteoros ya se había utilizado en otras ocasiones como refugio y ésta no era la excepción, bajo amenaza mortal la cúpula resguardaba a los humanos, y la mayoría de su equipos, pero no las antenas de monitoreo remoto. 

Observamos los primero avistamientos de meteoros que a una velocidad extraordinaria comienzan a golpear la superficie lunar y uno de ellos se estrella en la Antena Central de comunicaciones en el ala oriental B1, empiezan a sonar con insistencia los sonidos de alarma y las luces rojas de alerta dentro del refugio, una voz mecánica repite en los monitores:

— Atención, destrucción parcial de la Antena Central de Comunicaciones en el ala oriental B1, cuenta con menos de 50 segundos para realizar la transferencia remota de todos los archivos de acuerdo al protocolo.

Atención, destrucción parcial de la Antena Central de Comunicaciones en el ala oriental B1, cuenta con menos de 50 segundos para realizar la transferencia remota de todos los archivos de acuerdo al protocolo.

Entre las luces rojas girando en modo alarma y la voz mecánica que repetía la misma instrucción, Jean Michael levantó las manos y en un grito desesperado ordenó al grupo encargado de la transferencia:

— ¡Desconecte los altavoces y coloque todos los que sean posibles en las pared oriental en modo recepción, si no tenemos forma de ver lo que sucede afuera podremos escuchar la frecuencia de choques y cuantificar el daño! L’avez-vous bien compris, cela a été clair pour tout le monde?

Nadie le contestó con rapidez y eficacia, hombres y mujeres cumplieron las órdenes recibidas, en cuanto estuvieron ubicados los monitores el sonido de ráfagas de meteoritos los mantenía alertas y al mismo tiempo atemorizados.

De pronto sucedió lo impensable, el silencio fue total, todos se miraron con desconcierto, Jean Michael observó a Citlali quien no tenía respuestas para lo que estaba sucediendo, ambos se miraron desconcertados al momento que Jean Michael preguntaba al equipo de computo:

— El monitor occidental del módulo de comunicaciones  está activo, ¿Tenemos visibilidad de algo anormal, alguna noticia?

— Jefe, no hay nada; atmósfera despejada.

Ninguno de los ahí presentes se dio por enterado, ni siquiera eran capaces de imaginar las razones por las cuales seguían con vida.

Se había creado un barullo armónico “in crescendo”, cuya oscilación de onda era imperceptible al oído humano

Una nube gaseosa de dimensiones impresionantes creaba una barrera en el espacio con un barullo armónico “in crescendo”, cuya oscilación de onda era imperceptible al oído humano, pero lo suficientemente poderosa para modificar el espacio gravitatorio y producir  una onda de choque que cambió el curso de los acontecimientos.

En la distancia el Mega Vector Egg III, desde el panorámico de la plataforma de mando fue testigo silencioso de lo que sucedía, cuando observó a lo lejos un pequeño punto blanco que fue anunciado en sus monitores como el satélite natural de La Tierra.

Algyen y su primer oficial Vidra, observaban con emoción aquella nube de tonalidades doradas y rojizas y entendieron que el dorado era de los eggyanos y el rojizo de los asgardianos, Vidra con total emoción exclamó:

— Los dorados son nuestra sangre, los rojizos son  los de la casa del terrícola. No tengo idea si todos son o fueron  asgardianos, pero su ímpetu para lograr que la roca que se encuentra en una posición de privilegio en relación a su estrella central, es la certeza de unidad.

Algyen miro a la tripulación y apuntó:

— La comandante Tai me ha comentado que les llaman seres ascendidos, para nosotros son Driedens, para ambos desarrollar esa capacidad es un privilegio y para nosotros un honor poder contemplar tan fascinante espectáculo.

Toda información que retengan en sus bio-conectores de este fenómeno sin precedentes será  catalogado bajo el protocolo de alta seguridad. Al llegar a la base Lunar escucharemos los comentarios de los terrícolas que laboran ahí, nuestra misión es de apoyo y logística. Al llegar a La Tierra tendremos más información para clasificar y brindar apoyo a todos los seres vivos que en su mayoría nos han abierto las puertas de la casa del terrícola, brindemos confianza y lealtad, pero seamos cautos e intuitivos como hasta ahora.

Las palabras del Capitán Algyen fueron recibidas con exclamaciones de alegría por todos los que tripulaban aquella nave de una galaxia distante ahora extinta en los confines de la nube de Oort.

El mundo real siempre abrirá la puerta a la posibilidad de imaginar aquella utopía que nos engrandece como raza y como seres pensantes, sea para bien la inspiración que mi relato les provoque

Foto ondas sonoras por Pinterest

Barderian : El poderoso grito de guerra


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Ante el panorámico de la nave Mega Vector Egg III  reaparece aquella nube de tonalidades amarillas, ondulante se mantiene  en el espacio ante la mirada sorprendida de los tripulantes de la Nave, el capitán Algyen contesta a Vidra:

— Solo así podríamos entender tan peculiar experiencia.

Se asemeja a una malla de interconexiones hexagonales, en ocasiones no son perceptibles de esa forma pero son una ramaje que se guía por la transmisión de impulsos; cada dendrita forma prolongaciones que aumentan la superficie al recibir nueva información de la base  una especie de árbol.

Ese árbol que constituye la base de diversas culturas, La fuerza dentro de la mitología celta con el Yggdrasil, El árbol de la vida de los hindús  aśvattha (ashvattha) cuya raíz etimológica proviene del sánscrito, que se evoca en los himnos védicos; el árbol de la vida que representa la creación del mundo entre los Otomíes del Estado de México y que fuera utilizado por ellos para hacer representaciones de la vida cotidiana y por los evangelizadores para adoctrinarlos.

Observamos de cerca a una de las formaciones en la  malla adherida a la masa oscura del universo y otros elementos gaseosos, es un puntito azul palido que al  recibir el impulso de un punto de mayor dimensión de tonos amarillos le envia una señal:

<Así es Banderían, tu lo dijiste, algún día escribiría sobre ti, mi investigación te pertenece y le has dado un buen uso>

El pequeño punto azul aumenta sus dimensiones en tonalidades brillantes y toda la malla vibra con el poderoso impulso lanzado por Barderian:

< ¡Querida Raudek, ellos se acercan, el puente es un hecho lo hemos logrado!

¡Asómbrense de ser portadores de luz! Exclamó la hechicera del tono rojo como el granate.

La tripulación dentro del Mega Vector  permanece en pausa, ellos no tienen la sofisticada tecnología en sus bio-conectores para llegar a esas ondas vibracionales de nano-dimensiones.

Solo observan una densa masa gaseosa de tonalidades rojizas que se precipita hacia adelante y se detiene frente a la otra, entonces uno de los puntos de tonalidades granate intenso emite un impulso poderoso que conecta con la formación en tonos amarillos:

<Su ejército es poderoso, me ha impresionado Guerrero Barderian>

Vibra con fuerza el punto donde ubicamos a la dendrita del osado aventurero cuando exclama con otro impulso electrizante:

<El suyo es numeroso, estoy sorprendido Hechicera>

La voz del punto rojo como el granate responde con elocuencia:

<Ha sido difícil entender la voracidad humana todos estos siglos, luchemos unidos para darles más tiempo en el Sistema que habité, los cambios son lentos Barderian>

La luz amarilla se fortalece con energía y su poder hacer vibrar a ambas formaciones:

< Confiemos Hechicera, divídanse en dos flacos, usando el arte de la desviación arremeteremos con todo el poder contra las rocas que intentan la total destrucción >

La hechicera que habita la dendrita de tonalidades rojas como el granate sacude a su grupo son una frase que nunca olvidaremos y que siglos atrás la pronunció para ella el alquimista:

<¡Asómbrense de ser portadores de luz!>

La historia nos da respuestas, todas ellas son válidas para aquellos que tienen la capacidad de escuchar y ver más allá de sí mismos.

Remodeling-of-Monoplanar-Purkinje-Cell-Dendrites-during-Cerebellar-Circuit-Formation-pone.0020108.s009.ogv

Autor: Kaneko M, Yamaguchi K, Eiraku M, Sato M, Takata N, Kiyohara Y, Mishina M, Hirase H, Hashikawa T, Kengaku M

Fecha: 2011

Fotografía de la nebulosa de la Cueva : SH2-155: The Cave Nebula
Créditos de imagen & CopyrightEric Coles y Mel Helm