El silencio bajo el hielo


Hay sitios donde el eterno florecimiento de Freyja, su lozanía y juventud madura y fértil no son propicios y hay que esperar  con paciencia que la vida vuelva a colocarse altiva y feliz en sus entornos; son los ciclos vivos de la tierra que aún se encuentran bajo una capa de hielo y nieve, el misterio y la intuición del ser que buscaba con afán a Sol, estuvo cerca de la mente adormecida de Espiga.

En la vastedad de un mundo mágico, se preparaba con los instrumentos que le fueron dados para actuar y crear dentro de la arquitectura viable de cada semilla oculta, casi inerte a lo largo de los campos, el florecimiento de nuevos comienzos.

No fue necesario hablarle, simplemente sintió que los azares del destino la colocaban en el alimento de futuras generaciones. El lince boreal le dio a conocer esa parte a su entrañable amiga Sol, a lo cual ella contestó:

< Tal como fue anunciado es verdad, hay muertes que son necesarias y has comenzado tu relato precisamente con el encuentro de dos de mis hermanas muertas y transformadas, en ellas pienso y en ellas confío, ciertamente.>

Ella transformada en un zorro de pelaje rojo como el fuego dio un giro y el lince observó la belleza de sus formas, que aun estando dentro de un macho, no dejaban de agradarle y sentir dentro a la persona que él conoció. Entonces se acercó a Fuego para continuar su relato, por respuesta recibió un tajante gruñido y la demostración de unos feroces dientes:

< El instinto de un zorro está por encima de mi paciencia… >

El lince se alejó de la hechicera y agachó la mirada reconociendo que era necesario guardar distancia y explicarse lo mejor que le fuera posible:

< De los otros sabes mejor que yo que sus vidas transcurren dentro de diferentes aventuras, se igual que tú que quien más te preocupa ahora es Sierpe. Solamente invoqué ayuda para ella y el grupo que apoya para llegar a su destino, no me fue posible acercarme a ella, tan solo la presentí oculta en una cueva. >

Fuego rodeó al lince, quien permaneció en su sitio sin seguirla con la mirada y señaló:

< Ha logrado el respeto del grupo, la han aceptado y saben que no será adoctrinada, al menos que ella lo decida, pero sabemos bien lo que hará. >

El lince se pasó la pata por la oreja y prosiguió:

< Tu aprendiz ha sido cautivado por un sentimiento fascinante y sin duda será un motor para lograr lo que se propone. >

Fuego lo miró fijamente y apuntó:

< No todos logran que ese motor consiga lo que prometieron, prefiero no opinar al respecto >

El lince se movió inquieto y le dijo:

< Después de darte mis impresiones sobre Ave y Estrella, te explicaré lo que impidió que te siguiera. No se si lo entenderás, pero es lo único puedo hacer. >

La hechicera lo miró condescendiente y  dijo:  

< Estoy de acuerdo. Primero desenterremos el trozo de conejo. >

Ambos compartieron el trozo de presa que el zorro había cazado, para posteriormente acercarse al doloroso relato que el lince tenía que contar.

Photo by Pixabay on Pexels.com

¿Por qué me pides que sea tus ojos?


Vamos a un sitio que no frecuentamos mucho, las profundidades del océano, ese lugar que a una de las hechiceras le fue dado por destino y que la mantiene absorta viviendo situaciones que jamás imaginó, maravillada por la espléndida visión de un mundo alejado del que conocía e incluso cortejada por un robusto macho polar, que persistente y osado le canta de lejos.

Ella a quien recordamos como Camino, también recibió la intuitiva señal del lince boreal, llegó a ella como un murmullo:

< Quiero que seas mis ojos>

Mirando un bello cardumen, ella giró de golpe intentando reconocer a quien le murmuraba, desconcertada e imaginando que se trataba del macho que tenía días siguiéndola. Esta era una voz desconocida, no como aquella vez cuando el Maestro le pidió consejo y su felicidad fue inmensa al poder sentir su alegría y su necesidad de entender algo del mundo que estaba experimentando. Realmente la hechicera se asombra y no comprende la forma que contiene a esa voz cuya petición fue muy específica. De esta forma, Camino interrogó al desconocido:

<Llegas al sitio donde habito, pero no perteneces a él, tu mundo se ha ligado al nuestro por alguna razón que desconozco, ¿Por qué me pides que sea tus ojos?>

El lince boreal, meditó la forma de explicarse, no era fácil y representaba para él un esfuerzo impresionante, después de analizar sus intenciones le dijo:

<Es verdad no me conoces, pertenezco al pasado de la mujer que conociste como Sol y es la única forma como puedo acercarme a ti, a través de los pensamientos de ella. Es muy difícil, tu mundo ahora es distante y lo será más en poco tiempo, posiblemente; realmente no sabría y no puedo asegurarlo. Aún no veo a Sol y es la razón por la que pido tu ayuda, ella no habita tu mundo pero se que jamás dejará de pensarte>

Camino escuchó atenta y subió a la superficie para emitir su respuesta con plena conciencia de que la vida le entregaba infinitas posibilidades y desde luego le daba la certeza de que en el mundo que ellas formaron, no estaban solas:

<Me alegro de oírte y saber que algo inmenso te une a mi hermana, más allá de la tierra y el profundo abismo de los mares, ella sabrá encontrar la forma de que siga siendo así, cuenta conmigo.>

Camino subió a la superficie para contestar al misterioso personaje

En otro sitio del planeta, recordamos que ya se ha dado el encuentro entre Fuego y el lince boreal; precisamente estas fueron las primeras sensaciones que él transmitió a Sol, esa fue la razón de sus lágrimas, una mezcla de alegría, nostalgia y tristeza. 

Algo inquietaba sobremanera a Sol, saber la causa por la cual este misterioso personaje ahora envuelto en la forma de un lince, no apareció antes y dejó correr los años sin hacer el menor intento de llegar a ella, aún contando con todos los recursos a su alcance, la pregunta obligada sin duda era un grito de desesperanza y rabia:

<¿Qué fue lo que sucedió, necesito saber cada detalle, por qué hasta ahora y por qué de esta forma?>

Photo by Elianne Dipp on Pexels.com

El verdadero hilo conductor que los ha unido a todos


Ave y Estrella de igual forma van a elaborar teorías en torno a la figura del lince boreal, ninguna de ellas sabe a ciencia cierta de qué va lo que observaron, la única del grupo que no lo vio de forma directa es Sierpe.

Para Ave es la representación de un momento de cambio, donde el peligro acecha a cada una de las personas que están por vivir en pocas lunas y soles de una guerra por las situaciones de poder que se desarrollan en ese sitio de Polonia, ya que la edad de los metales en producción masiva, se viviría mucho tiempo después. Nadie puede asegurar de que se servirían los pueblos antiguos para organizarse en señoríos.

Celtas, germánicos y Baltos habitaron desde el año 400 a. C. en distintas partes de Polonia, muchos de ellos emigraron al Sur y al Este, las razones las podemos imaginar, nadie se va de su hábitat si las condiciones son óptimas para la vida. Posiblemente su camino hacia el Sur, tanto de Estrella como de Ave sería con quienes emigran escapando de situaciones difíciles de sostener.

Estrella trató de ubicar en un punto cardinal la aparición que ella y su hermana Ave vieron y así hacer conjeturas respecto a lo que aquella visión representaría, tomando en cuenta que su intención fuera la de dejar un mensaje.

Por supuesto era una representación de las tierras del norte y si en la actualidad quisiéramos buscar entre las estrellas al Lince, tendríamos que mirar entre la constelación de la Osa Mayor y Auriga, pero no era el caso, su descubrimiento y ubicación sucedería hasta el siglo XVII. Lo que sí era claro para Estrella fue la sensación de intromisión en sus propios pensamientos de esa criatura irreal, silenciosa y observadora, quien al mismo tiempo le dio a entender que la conocía sin que fuera del todo real.

La naturaleza teje hilos sutiles que posiblemente imita la magia.

¿Cuál es la razón por lo que estaba sucediendo esto? en el caso de Sierpe ella estuvo varios días en la cueva con el grupo, pero fue hasta que sintió un llamado que decidió alejarse de ellos y  de esa forma descubre que hay una posible salida que no había notado antes. ¿Hasta qué punto está ligada la presencia del Lince en la mente de ella para que esto sucediera o sólo fue el llamado de la dama de los hielos eternos, cómo sabía que una celta estaba ahí cuando le habló en un idioma que ella conocía, pero no los demás?

Hay muchas preguntas que nos golpean la mente, ante todo esto solo recuerdo la mirada anegada de lágrimas de quien fuera la hechicera líder del grupo, ahora transformada en un zorro con el pelaje rojo como el fuego y la tristeza del lince que la observa sin atreverse a comunicarse mentalmente con ella, tal vez por que no sabe cómo empezar o posiblemente por que nunca ha dejado de estar en contacto sensorial  con ella y todos a los que ella piensa y ama.

A estas alturas entendemos claramente que Sol no pertenecía al espacio que habitaba, también intuimos que su vínculo con el Clan del Hechizo de Ave es en gran parte una iniciativa de ella o de alguien más, ya que el Maestro resulta ser su aprendiz.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Los 4 elementos de la vida


Anker notaba una notable distracción en Mantis, por lo cual se decidió a preguntar qué era aquello que la mantenía fuera de las cosas de este mundo. La miró de frente y le interrogó con seriedad:

— Es momento que yo siendo un bruto, tenga el privilegio de que me expliques que es lo que mantiene tu mente tan absorta, tal vez no lo entienda pero al menos me daré cuenta que definitivo es que hay cosas que son demasiado complejas para los mortales, pero que existen.

Mantis lo miró con curiosidad y le dijo:

— Ningún ser humano es menos que otro, ninguno es concebido para el menosprecio… Debo decirte que yo misma estoy asombrada ante una poderosa fuerza que me hace sentir sin la capacidad suficiente para comprender y eso me mantiene en esta postergación. Algo es cierto, compartirlo contigo me hará bien, tal vez seamos dos los que quedemos en la ignorancia o juntos nos iluminemos con algo de la verdad.

Se apareció ante mí un ser mágico con un realismo que me asombro y provocó  miedo, era un felino salvaje, solamente me miró, yo me encontraba afuera trémula en espera de alguna señal de las estrellas o la señora Fengári. Aun me pregunto si fue un mensajero de la poderosa hechicera del norte o su propia transmutación.

Anker frunció el ceño, aún más sorprendido y dijo:

— ¿Transmutación, qué significa eso?

Mira querido Anker, todas las cosas conocidas están hechas de cuatro sustancias: Tierra, aire, agua y fuego. Si acaso alguien es capaz de trastocar esos senderos naturales y convertir dichos elementos que pertenecen a la vida misma, en algo diferente, sin que éste regrese a su estado primario, sin lugar a dudas tendría que ser el poder de un hechicero.

Los filamentos que tejen de la vida son un misterio

Dado esto que te comento, no se si ella o otros animales que se han cruzado en mi vida podrían no ser lo que son y pertenecer al misterio de una vida anterior, tú bien sabes que las aves son impresionantes y en cada gorjeo me dan a entender un mensaje, la mirada de Dary, el borrego de tu hija, también es muy conmovedora a veces. No dejo de preguntarme si el alma de una vida anterior las habita y eso no tengo forma de saberlo, de entenderlo.

¿Recuerdas a la víbora que mataste hace algún tiempo?

Anker sobresaltado se agarró la mata de cabellos y los tiró fuerte hacia arriba asustado exclamando:

— Ah!! ¿Me quieres decir que pude haber matado a un humano encerrado en el cuero de la serpiente?

Mantis lo miró con sorpresa y argumento:

— La naturaleza habla, pero la naturaleza tiene misterios que no conocemos, ahora entiendes que es lo que me mantiene con una parte de mi mente nublada y otra en busca de respuestas que no conozco.

Ambos se miraron con circunspección ante las realidades que la magia y la vida los enfrentaba y Mantis señaló:

— De algo podemos estar seguros mi estimado Anker, la vida es la más valiosa oportunidad para maravillarnos, sólo espero conocer el mensaje o las intenciones de ese mágico ser que me miro sin que yo entendiera las razones de su visita. Algo que he aprendido en la vida es que la paciencia es un don que no todos aceptamos, pero que es necesario cultivar.

Aún no sabemos si Mantis entenderá o intuirá las razones del Lince boreal para hacerse visible ante ella y los demás, lo que es evidente para nosotros es que ella, Mantis ya forma parte del Clan del Hechizo de Ave.

Photo by Tima Miroshnichenko on Pexels.com

No tenemos el futuro en la palma de la mano, la voluntad, si


Las circunstancias iban a colocar los puntos sobre las ies por decirlo de alguna forma, en la vida presente y lo que podrían esperar del futuro el hechicero y Ellinor, aquella mañana en víspera del desayuno la primera en hablar fue Dagny:

— Estamos perdiendo recipientes y ganando una nueva pareja por lo que veo.

Hubo un silencio y desde luego que el Maestro continuó con la conversación:

— Ellinor es una bella mujer y he sido cautivado por su sinceridad y encantos -señaló con una abierta sonrisa-

Dagny miro de frente a la pareja, primero posó sus ojos en la mirada nerviosa y sonrojada de su hermana menor y posteriormente en los ojos elocuentes y electrizantes del hechicero, entonces con un hondo suspiro acotó:

— Sabíamos que verías su alma antes que su apariencia, su aspecto la mantuvo a resguardo de algunos que primero vieron los terrenos de  mi Nydam y después pensaron “si valía la pena”.

El Maestro observó reflexivo lo que iba a contestar, sin tenerlo claro y dijo lo que su mente le dictó:

— He vivido diferentes experiencias en mi vida, el amor de mujeres que no han sido libres para responder al amor compartido, aquellas que fueron obligadas por las circunstancias a acceder a una pareja que apoyaría sus necesidades primarias y las de su familia, he sufrido viendo la imposibilidad de mi escasa dote para responder no con amor sino con plata a la aceptación de una mujer.

Ahora estoy aquí como un ser desamparado al que la dulzura de una mujer libre le ha abierto un camino para poder amar, pero desconozco cuán grande será su entrega en todos los caminos que yo tengo en mi mente y en todos los que ella necesite de seguridad y yo me vea imposibilitado a responder. Esa es mi verdad.

El corazón del Maestro se agitó con fuerza y recordó cuando Freyja le recomendó que buscara a Nydam

Nydam lo contempló con esa mirada intensa que lograba que su apariencia fuera más intensa entre la maraña de cabellos rojizos que le caían sobre la frente y aclarándose la garganta apuntó:

— Vienen tiempos difíciles muchacho, donde un hombre hará lo necesario para empujarnos a una guerra. Pero también veo con cierta claridad que tal vez no nos acepten más en tierras extrañas que en las propias, pero tengo tu ejemplo, no eres de estos lugares y encontraste el amor y el aprecio de un grupo. Al igual que tú, no deseo que ninguno de nosotros sea carne para lanzas.

Dicho esto, el corazón del Maestro se agitó con fuerza y recordó cuando Freyja le recomendó que buscara a Nydam, aquella noche que fue golpeado brutalmente por los hombres de la taberna. Con una franca y espléndida sonrisa se levantó de la mesa para abrazarlo y decirle:

¡Lo sabía, somos aliados de la aventura más extraordinaria jamás vivida entre los vikingos!

Photo by Erik Mclean on Pexels.com

Fuego y la gran revelación.


La noche completamente oscura permitía evitar la presencia de los depredadores, acechar a su propia presa era una necesidad en esos momentos, Fuego se escabulle entre los arbustos siguiendo el rastro de un conejo, en muchas veces le había señalado Luna que ella podía ayudarle a cazar su propio alimento desde la distancia y esperando mejores condiciones para evitar la rabia de la presa, ya que en algunas ocasiones regresaba al lado de Luna con algunas lesiones, aunque no eran de cuidado le dolían más que a Fuego.

Ella, la persona que habitaba dentro del zorro de pelaje rojo como el fuego, sabía que tenía que optar por enfrentar las condiciones con las que ahora contaba, desarrollar los instintos, valorar las cualidades de su animal de poder y de esa forma expresar su respeto al ser que ahora ella habitaba.

Prepararse para cambios tan drásticos para una hechicera con el poder de Sol, no representaba ninguna dificultad, pero no dejaba de ser un cambio de actitud impresionante.

Al final en una ágil respuesta y una extraordinaria carrera que en la vida humana le hubiera sido imposible realizar y le daba un sentimiento de libertad impresionante, se lanzó en un salto sobre el conejo y le clavó los dientes.

Fuego había desarrollado un impresionante sentido auditivo y de esta forma presintió la presencia de alguien más, no iba a pelear por un bocado de conejo, por lo que se dispuso a destazar una parte del torso y dejar el resto, evitar una pelea inútil, era lo mejor.

Con agilidad empezó la sigilosa retirada de ese sitio, su sorpresa fue mayúscula cuando notó que el otro predador no se había entretenido en los restos del conejo y lo seguía con cierta precaución y a poca distancia.

Todos sus sentidos se vieron alterados, cuando se dio cuenta que ella era la presa. Su comprensión de la situación no era del todo clara y decidió por ello emboscar al extraño sujeto.

Hizo un hueco en la tierra con las patas y escondió su trozo de carne para evitar que el olor atrajera al que la perseguía y espero.

En el claro del bosque pudo observar a un jadeante lince boreal quien lanzó un llamado extraño, algo que los seres del bosque no percibirán, pero que la mente de Fuego comprendería con total nitidez.

Sus sentidos se agudizaron para poder percibir aquella extraña sensación y entendió todo de un golpe, el sentimiento fue como una cascada de agua helada en el lomo del zorro, sólo así se atrevió a salir de su escondite con pasos inseguros y al mismo tiempo con una ansiedad inusitada.

Ambos animales se miraron, ella entendió que él había colocado el llamado en la mente de todo el Clan del Hechizo de Ave, sin embargo la razón era para poder encontrarla, ninguno de los otros entendería totalmente lo que esto representaba.

La mirada de ambos indicaba melancolía, tristeza, añoranza y unos densos rasgos de rabia soterrada que no era posible evitar, pese al sentimiento de compenetración que existía entre ambos.

Había una interrogante en la mirada de ambos, cuya respuesta no sería fácil de entender y mucho menos asimilar con facilidad. La vida los había puesto a prueba y ahora las cosas nos serían diferentes, ninguno de los dos podía forzar al destino aún reconociendo ambos que el destino no es algo con los cual nacemos marcados. En los ojos de Fuego aparecieron lágrimas, en los ojos del lince boreal una honda y profunda tristeza.

¿Quién era él, por qué la buscó en los rostros de todos los demás, qué necesita decirle que ella ya no intuya?

Aún no ha llegado el momento para que esta parte de la historia se aclare para todos nosotros, sin embargo en el hilo conductor de la magia hay una serie de incógnitas que aún están por descubrirse.

Photo by Tobias Bju00f8rkli on Pexels.com

Photo by Vincent M.A. Janssen on Pexels.com

Hablame de Amor


Uno de los principios básicos del amor es la confianza, sentir que lo que has puesto en manos de alguien, será apoyado, consolidado y formará la base de un continuo camino de unidad.

Sie y Amin vivían momentos de angustia y esperanza y pronto tendrían una recompensa que compartirán con el grupo que los acompañaba.

Al momento que Sie jaló de la cuerda para que la regresara el grupo de hombres, la felicidad de Amin se vio reflejada en su rostro cuando ella, empapada, temblorosa y amarrada de los pies por su propia falda, llegó de nuevo a la superficie del interior de la cueva y les gritó:

— La diosa de las nieves profundas nos mostrará el camino para salir de aquí sin ser vistos. El final de la cueva desemboca al Mar Siniestro, si conseguimos que un grupo me imite y llegue al Mar, podremos conocer de qué lado se encuentra la nave y alejarla de la mirada de los ladrones y de esa forma, escapar hacia la costa opuesta donde se encuentra nuestro destino.

Un grupo de hombres estuvo de acuerdo, en realidad no querían quedar como cobardes, ya que precisamente era una mujer quien les estaba señalando la forma como podían lograrlo.

Otro de los grupos donde la mayoría eran mujeres y personas de edad, se sintieron confundidos ante la temeridad de Sie e hicieron notar su sentimiento de ofuscación ante tal discriminación.

Al respecto Sie los tranquilizó:

— No estoy pensando que ustedes tengan que quedarse, al saber la ubicación de la embarcación con relación a los que están pensando que en cualquier momento saldremos, la nave ya estará en una posición de resguardo y nos podremos mover hacia ella sin temor de ser vistos de frente por los villanos que esperan sorprendernos, por eso solo un grupo de hombres deberá actuar bajando por la boca opuesta de la cueva hacia el mar. Todos merecemos estar a salvo y poder contar con el apoyo los unos de los otros.

Sie los miró con la respiración agitada en lo que algunas mujeres le acercaban paños para que secara su cabello y la instaban a que se cambiara de ropa para calentarse.

Siete hombres estuvieron dispuestos para repetir la travesía que Sie había recorrido, cada uno de ellos recibió de ella instrucciones precisas que los orientaron en la forma cómo tendrían que hacer las cosas y el último debería tirar de la cuerda para recuperarla, una vez que todos estuvieran visualizando las estrellas sobre sus cabezas y sus cuerpos flotando en el mar.

Amin, por sugerencia de Abu permanece con las mujeres, ancianos y niños, que necesitan de todo el apoyo posible para poder hacer el siguiente paso más llevadero.

La pareja se miró con esperanza ante las situaciones que estaban experimentando y en las cuales cada uno de ellos colocaba toda su voluntad y determinación.

En otra parte del planeta los leñadores felices regresaron de nuevo con el Maestro a los trabajos que cada uno tenía encomendados, la noche serena en la cual convivieron con la naturaleza, creó entre ellos un sentido de unidad, la solidaridad entre todos crecía y al mismo tiempo la confianza. Sabían que con los métodos del hechicero sus medios para el trabajo nunca faltarían y eso los fortalecía.

El hechicero llegó a casa de Nydam, pensó que estarían en la cocina y esperaba encontrarse con la joven, quien distraía los pensamientos del Maestro. Sin duda la escurridiza Ellinor, quien esa mañana se acercó al Maestro y con timidez le dijo:

— Me siento avergonzada por mi proceder, realmente nunca debí actuar así.

El Maestro la observó con esa mirada tan de él que daba a entender desconcierto y al mismo tiempo sorpresa y le dijo:

— Nunca te avergüences de lo que hace que tu corazón se agite en un vuelco apasionado, la vida es una constante sorpresa, yo he sentido una profunda alegría después de lo sucedido.

La joven lo miró sorprendida y con las mejillas ruborizadas y la voz trémula añadió:

— Entonces, ¿No me has tomado por una descocada o algo parecido?

El hombre la miró con una sonrisa franca y sincera y exclamó:

— No entiendo que es eso de descocarse, pero si es alocarse, perder la razón por una fuerza interior superior a tu voluntad, me encantaría en verdad que lo fueras.

Ella aún más avergonzada de nuevo llevó su mano al pecho como temiendo que el corazón se le escapara y con voz temblorosa y entrecortada le dijo:

— ¡Hablame de amor, enseñame como es amar!

El hechicero se acercó a ella y colocando sus manos sobre sus hombros le dijo quedito con esa voz profunda llena de coquetería que solo él sabía usar:

— Jamás te enseñaré a amar, jamás te hablaré de amor, eso debe vivirse, cada uno lo vive de forma distinta y ahí está la magia.

Ambos se miraron con la intención de besarse cuando se escuchó el murmullo de Dagny y  Nydam, que irrumpieron con la peor actuación que jamás nadie hubiera creído, haciéndose los que recién llegaban.

Ellinor, instintivamente se echó hacia atrás rompiendo unos enseres de barro que se utilizaban en la cocina y todos se miraron entre desconcierto y sorpresa, entre alegría y ese tono de complicidad que ninguno pudo disimular.

Photo by Tyler Lastovich on Pexels.com

El llamado tenía que ser escuchado


Era evidente que las profundidades de la cueva tenían una respuesta o un misterio que era necesario ser revelado, de esta forma Sie, Discutió con los hombres del grupo la forma y los planes como se introduciría al encuentro de ese murmullo que la llamaba desde lo profundo  de la cueva, para los hombres, no era otra cosa que el murmullo de los demonios oscuros. 

Quien había sido su crítico más renuente en el pasado, al reconocer lo determinada que era, decidió no actuar con temor por lo que pudiera sucederle, sabía de su astucia y recordaba la forma como ella lo había jalado con la trenza, hasta tirarlo al suelo para salir a enfrentar lo impredecible, eso sin duda le dio una buena idea:

— Amada Sie, creo que debemos amarrarte por  la cintura con algo de la cuerda que usamos con los caballos, al sentir peligro solo tira de ella para que traerte de vuelta.

La hechicera estuvo en total acuerdo con Amin y accedió, pese a que algunas mujeres del grupo intentaron disuadir su osadía  y dejarle la tarea a cualquier otro hombre del grupo, ella con seguridad y sin guardarse nada replicó:

— El llamado es claro para mi, algo debo aprender allá adentro y mis sentidos e intuición están ligados a las voces de la cueva, no puedo acercarme a ella como una afrenta o con temor, ante ese mínimo destello de inseguridad, perderé todo lo que pueda conseguir o entender.

Todos hicieron un silencio al reconocer que en las cosas de los hechiceros, no es fácil disuadirlos o mirar alternativas más seguras, para ellos las cosas son de una forma distinta,  pueden mirar lo que los otros seres no comprenden.

Sie, avanzó hacia la oscura cueva, le ofrecieron una antorcha y la rechazó, el sonido sería su única forma de orientación y desde luego su osadía y determinación.

Se detuvo en la entrada y avanzó con lentitud, espero a que sus ojos se acostumbraron a la  oscuridad y  percibió una viscosidad adherida a las rocas de la cueva, un olor penetrante a humedad… Pensar como réptil era lo más adecuado, sus plantas de los pies no eran suficientes, necesitaba reptar hacia el interior de ese oscuro y peligroso sitio.

Sentada, amarró su falta juntando los tobillos con un nudo fuerte, ahora sus extremidades y torso eran una sola superficie y comenzó a deslizarse a una velocidad cada vez  más rápida. A medida que se hundía en aquel hueco insondable la voz comenzó a ser más grave y profunda.

Entonces recordó a Rowan, en aquel sueño intuitivo que puso en su mente, donde tanto el escorpión como el alacrán lograron  escapar de los poderosos rayos del señor de todos los días que ardían como si fueran mil fuegos.

Pensó para sí:

— < Esta es la posición inversa, no son mil fuegos lo que puede destruirme, en la luz está la respuesta>

“¡Señor de las profundidades que has reclamado mi presencia, te invoco para encontrar respuesta en tus tinieblas, de la misma forma que nace de lo más oculto la vida, de la misma manera que la semilla rompe su capa para lanzarse hacia la luz!”

Un estruendoso sonido rompió contra las paredes de la cueva, y salpicó el rostro de Sie, ella esperó con paciencia por algo más, aferrada a la cuerda con ambas manos.

En la oquedad oscura y profunda se escuchó la voz de una mujer, ella podría haberla  relacionado con alguna de sus deidades, pero no se atrevió a colocarle ningún nombre a su petición por temor a  cometer un error. Sus tierras y paisajes en ese momento eran muy distantes, por lo cual la hechicera con profundo respeto clamó:

¡Te has rebelado ante mi y lo agradezco, permite señora de las profundidades que la vida se abra camino, que nuestro intento de seguir adelante sea recompensado!

Un murmullo distante llegaba hasta Sie como un eco, fuera de la cueva los hombres seguían sosteniendo la cuerda con nerviosismo en sus rostros, cada momento parecía eterno y la incertidumbre crecía.

Un segundo estruendo mucho mayor que el primero, se abrió paso en la oscuridad de aquel misterioso lugar y el siseo de un cuerpo húmedo se acercaba con fuerza hacia Sie, la mujer permaneció incólume, mirando de frente sin temor a lo desconocido.

El rugido sin atenuarse en ningún momento, golpeó de frente su rostro y todos sus sentidos se invadieron de una palabra que tocó cada fibra de su ser, la respiración acelerada de Sie, sintió el cuerpo que le caía encima al momento que escuchó:

¡Обеспечьте безопасность своих людей!” (Pon a tu gente a salvo)

Ella entendió entre el siseo y el golpe en el rostro que penetró en sus ojos y los hizo arder  y el tacto húmedo que palpó en sus labios y lengua, comprendió que en ese sabor a sal, estaba la puerta de salvación de cada uno de los hombres, mujeres y niños que esperaban fuera de la cueva una respuesta. Con una sorprendente sonrisa agradeció y tiró de la cuerda para regresar y llevar la buena nueva a todos los que la esperaban; finalmente exclamó:

“¡Звонок был услышан, спасибо, хозяйка воды!” (El llamado ha sido escuchado, gracias dama del agua)

Photo by Evelyn Chong on Pexels.com

Nota de la autora:

Datos histórico del Mar Negro: 

El mar Negro parece ser un remanente del océano o mar de Tetis. Una depresión pudo formarse a partir de procesos tectónicos que comprimieron la tierra, aunque aún no está claro cómo llegó a formarse. Se piensa que al final del Paleoceno la cuenca del Caspio se separó de la del mar Mediterráneo y la cuenca del mar Negro quedó aislada del océano. Su separación definitiva del Caspio sucedió en el Mioceno, pues anteriormente sus aguas alcanzaban este último mar a través de lagunas.

El mar Negro es un cuerpo de agua salada casi completamente cerrado por tierra, al este del continente europeo y al oeste de una pequeña parte de Asia menor. Está limitado por Bulgaria, Rumania, Turquía, Ucrania, Rusia y Georgia.

Ante la presencia de Danu, la ofrenda viva es presentada.


Transcurrido un tiempo, el hechicero se dio cuenta que el momento en que la señora de todas las noches se presentaría envuelta en velos, había llegado. Se reunió con los leñadores para colocar -tal como lo habían acordado- por cada hacha una semilla:

— En lo profundo del bosque germinará y se fortalecerá, la vida. Afirmó el hechicero, colocando en la mano de cada leñador una semilla de roble.

Juntos avanzaron para adentrarse al espeso bosque y el Maestro con profunda voz entonó una canción milenaria, de esas que con el transcurso del tiempo se convierten en gloriosos cantos en la tradición oral y se van modificando con el paso del tiempo. El estribillo fue fácilmente seguido por todos los leñadores quienes en una mano llevaban su hacha y en la otra las semillas de roble.

Aquel lugar sereno, bajo la elocuencia de las voces recias e impetuosas  de los leñadores se impregnó de una suave niebla, dando la impresión que se encontraban bajo las copas de los árboles en un sitio donde el Sol jamás podría traspasar los territorios de la señora de todas las noches.

Entre el canto de los hombres se distinguió la voz sigilosa del bosque, su siseo entre las hojas de los robustos robles, les anunció la serena y cautivadora presencia de Danu, diosa de la fertilidad y la madre de toda la vida, cuyo  nombre es tan viejo como el viento.

El hechicero habló:

— “¡Ha llegado el momento de cumplir la promesa de alabar a los señores del bosque en presencia de Danu y su apacible reconocimiento de que todo será fructífero, fortaleciendo nuestro trabajo y alentando la vida”!

— Sin dejar de cantar cada hombre se colocó ante la tierra y dejando a un lado su hacha, hizo un hueco profundo en la tierra donde las semillas de roble, le volverían dar vida a los árboles que les sirvieron para trabajar.

Podría tratarse de las oscuras entrañas del inframundo, Alerta Abu a Sie

En otro sitio del vasto mundo alguien más escuchaba en el hueco profundo de una cueva el clamor de otro ser ancestral que estaba dispuesto a contar un secreto a Sie en esos momentos de desesperación.

Ella recordaba con claridad aquellos momentos cuando  Rowan le hizo saber que se sentiría atada de pies y manos e imposibilitada para actuar en libertad, esto parecía ser una constante que se repetía, ahora estaba con el grupo tratando de salvar la vida del hombre cuyo navío era vigilado por los ladrones desde la orilla del Mar Siniestro.

Una voz la llamaba desde lo profundo de aquella cueva, era una especie de murmullo distante  que se perdía entre ecos… 

Abu, la alertó:

— Ten cuidado mujer, podría tratarse de las oscuras entrañas del inframundo, el sitio del que no se vuelve con vida y al que debe temerse, tal como me fue dicho y recuerdo con claridad haber escuchado en boca de otros comerciantes.

La astuta hechicera sabia  que a la muerte no se le teme y ella no es enemiga de la vida, por tanto algo favorable encontraría, tomo de las manos a Abu y se dirigió a Amin:

— Ahora sabes que no puedes detenerme cuando sé que lo que estoy por hacer es lo que tengo que hacer, ¿Verdad?

Amin con una leve sonrisa solamente afirmó con la cabeza y la beso con ese cariño entrañable que cada día despertaba su pasión y acariciando su cabello le pidió que se cuidara.

Sie con paso firme se adentró en la profundidad de aquella cueva cuyos secretos le serían revelados o la imagen del lince cobraría otro tipo de revelación, pero eso no lo sabremos, al menos ahora la identidad del lince no ha sido revelada para ninguno de los integrantes del Clan del Hechizo de Ave.

Photo by Rachel Claire on Pexels.com

La dama envuelta en velos y su séquito celeste


La revelación de un tiempo de cambio que formaba una continuidad fue apreciada con temor por las hechiceras Ave y Estrella, pero no fueron las únicas en aquel día colmado de simbolismo que presintieron esos instantes de iluminación como algo siniestro y difícil de comprender.

Mantis tenía días observando una procesión inigualable en el cielo que la hizo exclamar con contundente aprehensión:

“Estamos donde todo termina y vuelve a comenzar, Aquellos que no sigan el camino, serán presas fáciles de las sombras donde todo el mal del mundo espera sin poder escapar de las barreras, aún estando rotas”

Tenía días que caía en una especie de letargo, Anker le plantó el plato de comida con fuerza sobre la mesa y con sobresalto ella respondió:

— ¡Me asustas, Anker!

Anker se puso de espaldas frente al fogón sirviendo su propio plato de comida y otro para su hija y mintió:

— No entiendo querida Mantis, sólo es tu plato de comida frente a tí, tal vez estás entretenida en tus pensamientos.

— Si, creo que en los momentos que se oculta la Luna, presiento situaciones que de alguna forma ella me permite intuir y no estoy tranquila.

En otro sitio del planeta alguien más se encontraba inquieto, se acercaba la fecha de cumplir la promesa a los señores del bosque, pero la concentración del Maestro estaba en otros asuntos menos puntuales.

Después de la fiesta no volvió a ver a Ellior, no sabía cómo debía ser el trato con una mujer cuya familia le había ofrecido techo, comida y trabajo; todas sus anteriores relaciones con mujeres habían sido libres, ocasionales, esporádicas y no quiso mover nada, pensó que era mejor no tocar puertas  que después no sabría cómo cerrar.

Sin embargo el deseo le movía, una corriente eléctrica atravesaba su cuerpo con solo decir el nombre de aquella escapista. Reconoció su poder mental como hechicero, él sabía perfectamente que podía llegar hasta ella sin necesidad de tocarla o tenerla cerca, podía acariciarla con toda la pasión que sentía y ella lo sabría, hacerla suya incluso si dejara de verla, siempre que esa llama siguiera encendida en su corazón, siempre que hubiera un común acuerdo para tocar esas fibras sensibles en Ellien.

La experiencia le había mostrado que entre lo que se siente y lo que se vive, hay una diferencia importante, incluso tuvo malas experiencias con mujeres que posteriormente las habían casado por intereses o de hecho estaban unidas en pareja a alguien, sus intervenciones distantes, no eran de lo más convenientes. Desechó la idea y  trató de ser más sereno en todo eso y seguir la vida como se le fuera presentando.

Al apoyarse en su cama para dormir, sobrevino una impresionante visión de los más real que él pudiera imaginar:

El emisario de la señora de todas las noches se hizo presente

Contempló como un lince boreal entraba silencioso por la ventana y se le quedaba mirando con tranquilidad, el susto de observar a un felino salvaje,  lo impresionó y abrió los ojos exaltado por aquella visión.

No había nada en la habitación…

Dicho emisario en realidad había compartido su presencia con  Mantis, escasas horas antes y fue en gran parte la causa de su desconcierto; de igual forma lo hizo en presencia de Sierpe, quien buscaba la estrategia de salir con la caravana victoriosa de aquellas cuevas donde cuidaban de sus heridas  al dueño de la embarcación por medio de la cual cruzarían todos ellos el Mar Siniestro.

Ave y Estrella quienes fueron recibidas con calidez en la casa del mercader, también intuyeron la presencia no agresiva de aquella visión, ellas sabían que el hábitat del lince boreal ocupaba gran parte del territorio donde ellas estaban, pero en la zona donde ahora se ubica Grecia, o en Dinamarca, realmente no sabían si acaso era fácil verlos. Temieron con desesperación por la vida de Sierpe, imaginando que fuera su animal custodio y su forma ante la transmutación fuera ahora esa.

Ambas se miraron y sin siquiera imaginarlo en ese instante al norte cerca del río Aura, Luna observaba a Fuego con la misma pregunta:

— ¿Acaso alguien mas del Clan del Hechizo de Ave  ha muerto, se ha transformado en su animal custodio?

Fuego puso su pata sobre la de Luna y eso la tranquilizó. La instó a mirar al cielo desde donde en unas horas más  la dama de todas las noches revelaría su magia o simplemente ya había comenzado a hacerlo con la presencia del emisario: Un lince Boreal.

Stellium, el séquito que acompaña a la señora de todas las noches envuelta en velos.

Comentario de la autora: Los siglos pasados y por venir han congregado a los planetas de diversas maneras, en este día, la Luna Nueva ocurre a las 19:05 (UT) del 11 de febrero de 2021 a 23 ° Aq16 ′. Viviremos la presencia que pudo haberse repetido en el pasado de esa forma o muy similar, el llamado Stellium donde ubicamos la presencia del Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Júpiter, Saturno y Palas en la constelación de Acuario. 

La vida nos muestra diversidad de opciones, todas pueden ser símbolos mágicos, solo hay que saber reconocerlos o considerarlos casualidades o causalidades, en tu percepción ha de quedar una enseñanza si sabes encontrarla.

Photo by Flickr on Pexels.com