“Descubrirás que no es necesario depender de nadie cuando tu viaje espiritual es el camino donde puedes encontrar herramientas y aliados de gran poder”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Evaristo, caminando en busca de alimentos, descubrió a las afueras de las grutas un árbol de características únicas, lo que más le atrajo fue el susurro de sus ramas que de alguna manera hacían llegar a su mente remembranzas de tiempos lejanos;  impresionante ese encuentro no sólo por ser desconocido ese tipo de árbol para él.

Comprendió inmediatamente que una buena parte de esa habilidad adquirida se debía a sus dotes de sanador y como iluminado dichas cualidades eran mucho más evidentes.

No podía permanecer mucho tiempo afuera, estaba el peligro latente de ser descubierto por los aldeanos que rodeaban la zona, pero antes de retirarse se dispuso a hablar con aquel portentoso árbol:

-Señor que me has permitido conectar con historias milenarias, que no solo pertenecen a estos vastos territorios, posiblemente pueda indagar en lo profundo de tus sentires si me ayudas a conectar con la deidad del río para que interceda entre ambos y de esa forma lograr entendernos mucho mejor.

Evaristo se quedó un momento en espera de alguna respuesta en el susurro de las ramas de aquel desconocido prodigio, lo único que sucedió es que el árbol dejó caer unas de sus ramas a los pies de Evaristo, quien la tomó entre sus manos y echó a correr…

Sin mirar atrás se internó de nuevo en las grutas para compartir con sus amigos el fascinante suceso, con gran júbilo llegó hasta ellos relatando lo acontecido:

-Hermanos encontré magia en el árbol que nos mostró en sueños Dayami

Zila con sorpresa exclamó:

-¿Te refieres al Amatl?

-Si, por supuesto, el árbol de alguna forma extraña sin palabras me habló y señaló que era la herramienta mágica de las ofrendas, no sé cómo pude entenderle,  entonces le pregunté si podía contactar con Dayami para que intercediera entre  ambos, pero no pude escuchar de nuevo su susurro de esa forma especial en mi cabeza, solamente dejó caer frente a mi una rama de su frondoso follaje, me encantaría poder sostener más conversaciones con él.

Amatl

 Zila un tanto absorto en el comentario levantó las manos para esperar respuesta de Dayami, no tuvieron que esperar mucho tiempo para que ella contestara:

-Evaristo, tengo el mensaje de Dayami, escuchemos con atención, indicó Zila:

Tomados de las manos como ya lo habían acostumbrado se dispusieron a escuchar a Dayami quien con gran alegría les declaró algo que los mantuvo especialmente felices:

-Amigos míos han logrado su independencia, no me necesitan para conectarse con las fuerzas místicas, cada uno sostendrá en el futuro un instrumento con el cual crearán una estupenda sinergia; entre el Amatl y Evaristo no hay necesidad de un intercesor, eres libre de conectar con su fuerza y sus misterios, todos ellos te serán entregados de la misma forma que tu lo harás con él.

Comprenderás que su voz no es y no puede ser humana, el susurro llegará a ti para que interpretes todo, de la misma forma que lo lograste hace un momento.

Evaristo sonrió satisfecho al escuchar esas palabras, Dayami prosiguió:

-Siempre encontrarás en tu travesía a personas que no te dirán todo lo que tú verás en ellas, algunas son ladronas de energía y otras portadoras de aliento y sabiduría.

Dayami hizo una pausa antes de continuar:

 Eres capaz como sanador de reconocer la diferencia y esa es parte de tu fuerza, en su momento cada uno de ustedes logrará reconocer ese instrumento mágico que los hará ver la realidad de una forma diferente.

-Cada uno de los iluminados sintió gran satisfacción al escuchar eso y Dayami finalmente agregó:

-Yo estaré entre ustedes como ahora si acaso me necesitan me encontrarán, pero no soy la única fuerza de la que pueden aprender, considerenme la iniciadora de su poder de la misma forma que yo los considero a ustedes, ya que a partir de ustedes yo soy ahora quien soy.

Todos ellos entendieron que la travesía es una fuerza de la cual se va aprendiendo algo nuevo cada día, nada es estático y todo aporta si en tu mente persiste el aliento de ser con los otros parte del todo.

En la vida siempre has de encontrar a un grupo del que podrás aprender aquello que te servirá en el trayecto de tu propia existencia, basta con saber ver, en ocasiones no es necesario aclarar nada, la envoltura de los seres que te han de rodear puede ser transparente o no, tu tendrás el poder de penetrar sin necesidad de hacérselos saber, sin agresión y con la verdad entre tus manos.

Notas de la autora:

 Fotografía de Ficus insípida es una especie de árbol del género Ficus, crece desde México hasta la Amazonía y en nuestro país le llamamos simplemente árbol de Amate.


“Todo lo que es inamovible te arrastra e impulsa a la inercia, debes rechazarlo, es absurdo seguir lo que se ha puesto en pausa”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Hora, puso atención especial a la remembranza que relató Painani al momento que lo observó regresar hasta la orilla del lago, ella comentó:

-Yo observaba con la respiración agitada tu regreso a la orilla de aquel lago, lo hacías con suavidad sin prisa, dándote todo el tiempo del mundo como esperando que yo lograra estar menos ansiosa a tu llegada.

El vaivén del oleaje me puso reflexiva, ese movimiento constante dentro de aquel  sitio que posiblemente tiene su cauce dirigiéndose hacia un espacio que desconocemos.

En ese momento me pregunté sobre las motivaciones de la vida, los sucesos que nos han unido y aquellas palabras que le dijiste al  Rayo, me alertaron y al mismo tiempo sentí un apego que no me agrada sentir por tí.

Hora sorprendido la miró sin entender qué significaba en realidad la idea de no desear sentir apego por alguien que la amaba y respondió:

-Una cosa es que Rayo me esté ayudando a mostrarte un camino que yo intuyo y en el cual busco significado y otra muy diferente es que cuando terminen los 13 meses yo deba marcharme, al menos no creo que esto sea así.

Pero lo que sabe Rayo, evidentemente lo desconozco, tal vez él sienta que su misión y la mía en la tierra se limita a eso, cumplir la tarea que me he propuesto, entonces desaparecerá de alguna forma que solo Rayo sabe…  ¿Qué te gustaría que le pidiera al Rayo si eso sucede?

Recuerda con claridad que él no es humano, es una fuerza poderosa, con un talento electrizante, pero se mueve por impulso y es algo bruto, no se toma las cosas con límites humanos, no es posible, él no puede hacerlo pero yo puedo pedirselo.

Painani se quedó pensativa y no supo qué pedir, en realidad la pregunta en si, la tomo por sorpresa, frunciendo el ceño respondió:

-¿Dependo de que una fuerza bruta acceda a conceder un favor? Tal vez su arrebato no entiende de sutilezas, la verdad no sé qué puedo pedirle, lo pensaré.

Hora la tomó por las manos y las colocó entre las suyas, grandes y cálidas y besándole le advirtió:

-Amada negrita, todo mago tiene el poder de domar las fuerzas que rigen la naturaleza, basta con que pienses lo que le has pedido en infinidad de ocasiones al Sol, por mucho que admitamos que él puede hacer lo que le venga en gana, para mí, su imagen, lleva un tocado dorado y es una divina dama con gran poder y para tí está representado como el temido guerrero Hutizilopochtli.

Ante nuestros ojos ellos portan el aspecto con que vestimos nuestros sueños y a veces incluso en un día nublado podemos sentir su luz y talento, somos los seres que mejor los entendemos.

Painani miró a su amado con una sonrisa iluminada y comprendió a qué se refería, sin embargo se tomó su tiempo para pensar con total certidumbre lo que le pediría al osado y eufórico Rayo.

A veces tendrás ante tí a una fuerza descomunal y no sabrás que con cierto talento de tu parte, puedes domarla y conseguir lo que nadie se atrevería a hacer.

Notas de la autora:

Photo by Johannes Plenio on Pexels.com


“En cada trayecto del mundo que conocemos casi nada se quedará para siempre, solamente aquello que logres colocar en la punta de tu flecha habrá de alcanzar altura considerable para iluminar el nuevo horizonte”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Ante la mirada atónita de la pareja que formaban Hora y Painani, el rayo iluminó el espacio que ellos habitaban con una suerte de espiral muy parecida a la serpiente que viajaba de hecho río abajo en aquel pedazo de tronco.

Para ambos la luz del Rayo se había recreado en la serpiente y la dibujaba grandilocuente en el firmamento, rasgando la apacible calma de los cielos y de esa forma volvió a sellar el pacto que prometió a su custodio, pese a que él no supiera la forma como sería llevado y en qué momento hacia los confines del universo.

Hora había puesto su entera confianza en la fuerza y poder del rayo que sin palabras sabía exactamente cómo hacerse entender del profeta y de su amada que ahora formaba parte de ese encantamiento.

Con los labios apretados Painani se quedó observando la sonrisa franca y alegre de su amado cuando le dijo que el rayo sabía perfectamente lo que hacía, entonces ella trató de articular palabras y le fue muy difícil, respiró hondo y al cabo de un rato y ante la mirada atenta de Hora exclamó:

-Sentí un profundo miedo de que él impidiera mi camino y me hiciera ver que en sus terrenos no puedo estar o no puedo hacer nada, solo aceptar que él tiene el dominio absoluto de lo que pueda suceder y del tiempo en que él lo decida y eso me hizo sentir devastada.

Hora la miró con ternura y la tomó por los hombros dando un suspiro al momento que apuntó:

-No sientas que estás ante una fuerza que no puedes controlar, es mejor cambiar la perspectiva de todo eso, date cuenta lo que hizo al final el Rayo,  simplemente avanzó hacia ese lugar que nosotros no conocemos y que puede ser el sitio donde lo que hagamos ahora se aproveche, hay muchos sitios que desconocemos que habrán de tomar iniciativas, dependerá de la fuerza de nuestros talentos hacer entender que hay glorias entre las penas y hay buenas voluntades donde la gente decide que no es posible hacerlo de otra forma y se impulsa por aniquilar al que no es como ellos, de eso se trata todo esto. 

Painani se quedó reflexiva y entendió que Hora trataba de decirle que él era un instrumento igual que ella de algo mucho mayor, lo abrazó con fuerza cuando quedito le dijo al oído:

-Eres más fuerte de lo que pensé, no temiste perderme, confiaste en la fuerza del Rayo  y ahora entiendo que él no hará nada para llevarme pero pondrá a mi alcance todo  lo que sea posible para conservarme a salvo. Soy instrumento de la enseñanza que ambos construimos ahora.

Hora no pudo evitar las lágrimas, una fuerte emoción se apoderó de él al momento que afirmó:

-Por algo eres Painani, la mujer que conoce al mensajero y los secretos del templo de la luna, por algo eres quien entiende el valor de la dualidad, donde lo que soy, eres y lo que tu eres para mí yo lo seré.

¡Sigamos construyendo lo que será la herencia para la casa del futuro!

Cada paso en el recorrido que ambos valoraron, definieron, escribieron y compartieron con el mundo que les tocó vivir fue el camino donde el clan que formaron con seres distantes se enriqueció y con aquellos que estuvieron cerca de igual forma iluminaba el entendimiento de sus vidas y el motivo para proteger la única luz que sobresale entre las tinieblas, la del entendimiento donde todos somos la misma esencia dentro de carne y hueso que se quebrará con el paso del tiempo y lo único rescatable será esa luz dentro de cada pensamiento.

Cuando creas que lo que muere termina en la nada, medita lo que esa persona o seres que compartieron tu vida dejó en ti como una huella indeleble, no para sufrirse, sino  para vivirlos de otra forma y bajo otras reglas.

Notas de la autora:

Photo by Giovanni Calia on Pexels.com


“Dicen que la naturaleza es sabia, también tiene sus propias reglas y se mueve con una dinámica que no siempre estará a favor de los humanos, puede ser cruel cuando menos lo esperas y determinante cuando decide que un ciclo ha de terminar, nada puedes hacer al menos que la magia te acompañe en el trayecto, posiblemente así logres hacer la diferencia”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Painani y Hora vivían bajo los efectos de la luna nueva y reconocían en su fuerza que vendrían cambios que tendrían que aceptar, en ningún momento se dieron cuenta que el drástico momento que vivirían y que  los haría reconocer sus propios límites sobre todo como pareja, no como individuos dentro del mundo que los veía aprender y crecer en medio de las experiencias.

Fue así que aquella mañana soleada Hora entró a la laguna que se encontraba cerca de la choza de palma que se habían construido para compartir la vida, Painani distraída preparaba enseres para la comida cuando escuchó que las aguas en la apacible laguna se agitaban con violencia, cuando volteó la mirada para observar lo que sucedía se dió cuenta que Hora estaba rodeado por una serpiente de gran tamaño, lo mantenía inmóvil dentro del agua y el hombre trataba por todos los medios de zafarse de aquella fuerza descomunal.

Con destreza tomó su cuchillo de pedernal y corrió para llegar hasta él y clavarle el arma a la serpiente, pero se llevó una sorpresa cuando su paso para entrar al agua fue impedido por un certero rayo que de la nada apareció y se plantó frente a sus pies en la orilla de la laguna, la mujer retrocedió cayendo de espaldas y el cuchillo voló por lo alto hasta perderse en los arbustos cercanos.

Inmediatamente se dio cuenta que no era asunto donde ella pudiera intervenir y se limitó a observar lo que sucedería, reprimiendo su deseo de gritar con  desesperación.

Hora, pudo safar sus brazos de la serpiente y los levantó en busca de respuestas por parte de su custodio y protector el rayo… Pasaron unos minutos antes que de nuevo apareciera el rayo apuntando a una rama cercana y de un solo impacto la dejó caer en la laguna, al llegar ese tronco cerca de Hora él pudo colocar a la serpiente en aquella fuerte rama que flotaba en el agua y señaló:

-Sean nuestras vidas señora serpiente, la unidad ante la desesperación, sean ambas en sus diferencias el motivo para festejar un nuevo momento en las enseñanzas que daré a mi amada, hoy ambos hemos comprendido que habrá situaciones donde no seremos ayuda el uno del otro y por mi parte comprendo que en sus fauces, señora  Sierpe no son la forma como he de terminar mis días.

Mirando en lo alto dijo:

Agradezco tu señal señor de la luz electrizante, de alguna forma defendiste la vida de tres implicados en este momento, comprendo que la serpiente es el símbolo que podré entregar al mes que está por comenzar y su fuerza ha de brillar en los espacios que desconozco y que están en el mundo de las estrellas que iluminan nuestras noches y que permanecen ahí aún cuando el sol impida que las veamos.

Hoy sabemos que cada cultura observó desde su especial perspectiva y  modo de ver las cosas a una serpiente en el alto cielo, la constelación de Ofiuco y que esto obedece a una coincidencia afortunada, por parte de Hora y su mística relación con el rayo tendría motivos para nombrar a la serpiente como representante del siguiente mes y con esto sellaría de nuevo su promesa de dar a  su amada un año convertido en trece fabulosas y enriquecedoras enseñanzas.

Recordemos la frase exacta que él le dice a Painani cuando la conoció:

“Convertiré en experiencia un año de tu vida en 13”

La vida tiene límites y la muerte es uno de ellos, a veces comprender que no puedes ir más lejos es una cruda realidad, inevitable y real.

Notas de la autora:

Till  Credner http://www.AlltheSky.com

Photography of the constellation Ophiuchus, the serpent bearer


“A veces nos contamos la historia más alegre, precisamente cuando ya nadie puede llegar a echarla a perder”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

No todos somos capaces de cambiar nuestras historias, a veces los monstruos regresan y se colocan en tus sueños para estorbar y opacar el proceso, entonces hay dos caminos reconocerlos y dejarlos donde no puedan volver a hacerte daño…

Painani escuchaba con atención a Hora cuando explicaba todo esto, de pronto le puso la mano en los labios para silenciarlo y preguntar:

-Hora, no siempre son monstruos, en muchas ocasiones son entidades fascinantes que dejan una estela brillante en tu vida, te dan enseñanzas y te ayudan a disfrutar el trayecto de la vida. ¿Crees que existen entidades brillantes envueltas en velos que se confunden con monstruos?

Hora reflexivo contestó con seriedad:

-La vida es diversa, no todos viven lo mismo, ni son capaces de entender que debajo de un velo puede existir otra entidad. Entonces se aíslan y pueden dañar algo que pudo ser apreciado en sus vidas, también pueden orientar al monstruo a otro camino y quedar libres, no lo sabemos.

Algo es importante hablando de los sembradores de ideas, somos eso y en el mundo nos dirigimos a los demás de esa forma, con el propósito de cambiar sus sentimientos hacia algo.

Recuerdo perfectamente que en el momento que un grupo de humanos me señaló como profeta en ese preciso instante entendí que mi vida iluminada por el Rayo serviría a una causa mucho mayor que yo y ahora tengo a alguien a quien comunicárselo y me siento feliz por ello.

Painani se quedó meditativa y con cierta preocupación, de nuevo preguntó:

-Amado, ¿Puedes asegurar que todas las historias son semillas?

Con una franca sonrisa Hora admitió:

-Por supuesto que puedo hacerlo, lo que no puedo asegurar es que todas caigan en tierra fértil, mucho menos que éstas semillas al alimentar a un grupo, todos entiendan de  igual forma  el significado de sus frutos.

Pero te voy a platicar algo mágico que me sucedió en la trampa del jaguar, tuve un sueño que me permitía ver la tierra como que fuera algo transparente, como si en lugar de un pozo hecho en la tierra fuera una sitio en el fondo de una laguna, lo que yo pude observar con claridad fueron las raíces de los árboles, se daban apoyo para mover la savia, algunos más fuertes que otros y algunos agrupados, comprendiendo que solo entre mangles podían sobrevivir, pude ver algunos cedros rojos haciendo lo mismo y si te das cuenta todos ellos fueron semillas.

Lo que te quiero decir es que el grupo de iluminados encontrará la forma de permanecer unidos y de conectar con los que fortalezcan su savia y los otros grupos que son gregarios harán lo propio y eso no se puede evitar, por ejemplo el mangle arrastra mucha agua a la savia, eso no es bueno para todos, pero a ellos los fortalece.

No temas amada mía, hay historias que sabrán conectar con quienes las merecen y no podrán los monstruos y tampoco los depredadores aniquilarlas, si logro que prevalezca mi espiritu de profeta se quedará por mucho tiempo alimentando el espíritu de los tiempos, hoy aprendo de tí y tú de mi, lo que construiremos se finca en las pocas certezas con las cuales avanzamos, sí acaso la raíz penetra de forma profunda en la tierra que habitamos, ella se encargará del resto.

Painani sonriente exclamó:

-Cada árbol es un mensajero que ilumina el camino del que sabe reconocerlo… Ambos se besaron con apasionada alegría para disfrutar de ese regalo que los mantenía unidos.

Con el tiempo ambos serán un símbolo, la vida cambia constantemente pero las raices  de los árboles son milenarias y en ellas debemos confiar.

Notas de la autora:

Photo by Jeremy Bishop on Pexels.com


“Nada permanece inmutable, sólo aquellos que se transforman son eternos, sabrás reconocerlos en los símbolos que valoras”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

“Nunca volverían a verse, no de la misma forma, sin embargo ella sabía que los otros la reconocerían  al estar en torno a un fuego, recordarán el fuego en sus manos, reconocerían su esencia en el pelaje color de fuego de los zorros.

Alimentar la inspiración de los pueblos que nosotros no podemos ver y ser el calor intuitivo que nos brinda la oportunidad de ser creativos será el signo de los tiempos por venir”

Estas serían las palabras que algunos pobladores de la región cercana al río Aura recordarian de Valvo El Observador; al ponerse de acuerdo Erandi con Dayami se acercaron a esa distante región gracias al fluir del río y al mismo tiempo a la energía del águila blanca en que se convertía Erandi en su viaje astral, esta vez acompañada de su fortalecida compañera de diversas aventuras, Dayami, la deidad del río.

Así fue que por medio de la magia incitaron un pequeño fuego cerca de aquel impresionante río Aura para poder reconocer a la viajera astral, el encuentro fue emotivo y éstas fueron las palabras de Sol como la conocieron los antiguos pobladores que se referían a ella como una dama hechicera:

El símbolo del hechizo de Ave transmutado en el fuego de la hoguera de todo iluminado

“Me he convertido en un símbolo, me hago presente sólo para aquellos que comprenden el valor de todo aquello por lo que hemos luchado. Hay un hechizo que no incito, lo ejecuta mi interlocutor y es a partir de ese momento que podría convertirse en el reflejo de todo aquello que nos compromete en esta travesía atemporal. El tiempo es una constante, nosotros somos mucho más, dejaremos legados más allá del tiempo que nos tocó vivir, más allá de nosotros mismos”

Erandi se percató inmediatamente que los iluminados habían recibido tanto la ayuda de ella como de Dayami, el Sol y el agua estaban formando un místico encantamiento donde las tres esencias entendieron que la vida les mostraba un camino intuido por Valvo y reconocido por la fuerza de los que supieron reconocerlo.

Erandi se refirió a Sol de esta forma:

“Sea el fuego que todo los transforma el que nos una en cada tarea por cumplir, habrá muchas hogueras de iluminados por doquier, ha sucedido antes y lo hará después de todos nosotros; me alegra ser parte del legado de esta labor sin tiempo y ni espacio que nos ha convocado como seres finitos en medio de un caudal de incertidumbres”

Dayami expresó sus propio sentimientos así:

“Agua que recorre los caudales del mundo conocido y por conocer, fuego que nos inspira y ayuda a alimentarnos de sabiduría, aire en las alas de todo ser fortalecido para mirar desde las alturas, tierra el suelo que pisamos que nos permite dejar huella y sembrar futuros”

Finalmente Sol exclamó:

“No pertenezco a este espacio que ocupe en un tiempo pisando la tierra que ahora pisan, pueden encontrarme en todo lugar donde me invoquen, sea el fuego creativo el signo de nuestra labor de aquí y para siempre”

Cuando algo te haga mirar de nuevo el paisaje, recuerda que detrás de tu mirada por mundana que esta sea, siempre habrá algo más que solo eso y puedes imaginar el símbolo de quien promovió un cambio que se extendió por todo universo conocido y por conocer.

Notas de la autora:

Dibujo del símbolo del Hechizo del Ave de la autora con filtro libre de PicsArt


“No puedes salvar a los otros de ellos mismos, acepta que son de un modo y no de otro, es su historia la que los determina, no la tuya; lo será si se cruzan contigo por alguna razón”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Una reflexión y un encuentro fabuloso estaban por darse en poco tiempo,  precisamente cuando Erandi y Dayami emprendan un viaje astral en busca de aquello que en el pasado  fue observado por un agricultor a quien se le conocía como Valvo, El Observador, quien con el paso del tiempo se había convertido en un personaje vital y figura central entre un especial grupo de gnósticos intuitivos que no permitieron  que sus conocimientos se filtraran o mezclaran con ideologías teológicas impuestas o intereses fuera del saber purista, vivió épocas de oscurantismo y su camino fue ganando adeptos con el paso del tiempo un defensor de la luz del conocimiento en el más poderoso de los sentidos.

Indudablemente era posible imaginar para la sacerdotisa del templo de la Luna y su entrañable compañera Dayami que el sitio que les indicó Zila les daría pistas de aquellas imágenes señaladas en un momento determinado por Valvo, El Observador; sin lugar a dudas aquellos hechos habían acontecido varios siglos atrás, pero si él había creado escuela, ellas descubrirán la verdad.

Lo que ellas aún no sabían era que en todo sitio donde una hoguera se encendía se encontraba la presencia de Alnitak, sí me refiero a quien desde hace mucho tiempo vivía en dicha nébula, al Sur de la cintura de Orión, precisamente la nebulosa de la Flama el hábitat de quien fue conocida como Sol y Fuego, al transmutar en su animal de poder.

La nebulosa de la Flama el hábitat de quien fue conocida como Sol y Fuego, al transmutar en su animal de poder.

Tomando en cuenta lo anterior, cada que las personas se reunían alrededor de un fuego para compartir sus experiencias, dependiendo de lo discutieron y del interés que despertara en Alnitak, ella estaba ahí, hacía presencia y los inspiraba en la medida de sus posibilidades.

Hay fogatas donde los grupos se reúnen desde la antigüedad para diferentes actividades, pero ella reconocía aquellos que servirían a la luz y al entendimiento y desde luego de ahí la frase del Mensajero:

“No puedes salvar a otros de ellos mismos, al menos que se crucen contigo por alguna razón”

Ahora tenemos una clara idea de lo que ésto significa, por otra parte pronto nos pondremos en camino hasta el sitio donde se encuentran Painani y Hora, juntos crean una relación donde cada día se convierte en una aventura y un fascinante descubrimiento del uno y el otro en un mundo que no conocen y en el cual intentarán dejar una raíz con la finalidad que ofrezca frutos.

Están por vivir algo que es difícil para Painani pero que Hora resuelve con agilidad y confianza, en ese momento ha de percatarse la mujer que lo acompaña que su seguridad y certeza en todo lo que hace se debe a su alianza con el rayo.

El panorama nos acerca a ese dicho popular donde se señala que el mundo es un pañuelo, todo puede ser observable si de sentires e intereses entre los humanos nos referimos, la única diferencia en este punto es que aquellos que tomarán un camino distinto están mirando el remoto futuro de una manera única.

Hay una historia no oficial que solamente se puede ver cuando decides mirar el entorno de otra forma, poner el foco de atención en la sensibilidad sensorial donde los sonidos y mensajes dejan de ser lo que son para convertirse en ventanas a un mundo alterno; transformar aquello que aparentemente resulta circunstancial en la idea que puede permear en la colectividad.

Nadie nos enseña a pensar, es un proceso individual pero algunas veces descubrimos una nueva luz en la memoria de ciertas personas que nos puede resultar cautivadora.

Notas de la autora:

Fotografía de la Nebulosa, en realidad es la nebulosa de la llama, no para mi historia, que he decidido nombrarla de la Flama: datos importantes: https://observatorio.info/2007/02/primer-plano-de-la-nebulosa-de-la-llama/


“Observa tu labor cotidiana, con ella, olvidas el dolor, ahí eres recompensado con todo lo que has cultivado y sembrado; en medio de todo vibra lo que has logrado, es tu esfuerzo disfrutalo hoy, ese es el regalo de la vida”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella mañana comenzaron a despertar de aquel letargo y enorme esfuerzo que vivieron cada uno de los ocho iluminados, algunos de ellos pensaron que sería Javier el que tardaría más en regresar de las profundidades abismales del Mictlán, la presunción era que sería el que más experiencias y recuerdos había atesorado en su vida y por lo tanto le sería más complicado deshacerse de ellos, sin embargo, fue diferente, fue de los primeros en regresar.

Lo que les ataba al pasado dejó de ser un impedimento para cada uno de ellos, ese era el ánimo y el destello en sus rostros al volver; el mundo se abría para todos ellos de una forma mágica, un nuevo mundo, nuevas relaciones y desde luego para muchos de ellos la esperanza de la ofrenda que cada uno había experimentado, ahí se encontraba el anhelo de completar el cuadro con diversidad de situaciones que no imaginaban.

Evaristo fue el tercero en volver, ya que la primera entre todos había sido Dayami, ella sin lugar a dudas ya había recibido un entrenamiento previo y por dicha razón en el trayecto se había convertido en la guía de cada uno de ellos.

Con una amplia sonrisa abrazó a su compañero Javier y se dispuso a preparar de nuevo delicioso Xocolatl para todos los iluminados; al momento que miraba los granos de aquella planta impresionante para él, comentó a Javier:

-Hermano, ganancias han de venir y se han de ir en medio de lo que estamos por vivir en estas tierras todo puede cambiar de un momento a otro, depende de la perspectiva con que veamos los acontecimientos, todos iremos completando el círculo, el camino nos mostrará cómo avanzar hacia algo completamente nuevo.

Javier reflexivo y esperando que la bebida que preparaba Evaristo estuviera lista, advirtió:

-No hay maestría en lo que se deja de hacer Evaristo, la práctica nos dará resultados favorables e incluso habrá tareas que desconocemos que nos serán benéficas, tendremos nuevos conocimientos sobre los hombros, estamos entre la gente que debemos estar.

Cada uno de los compañeros de viaje y nuevas aventuras por venir fue despertando, Diego, fue el cuarto y el quinto Zila, Jacobo el sexto y Timoteo el séptimo y desde luego todo entendieron con claridad la causa por la cual el último en regresar sería Patricio, sabían perfectamente que para él los bienes materiales, los apegos y el control sobre la vida que llevó y la que enfrentaría ahora resultaban fundamentales, le costó un inmenso trabajo reconocer que la desnudez del alma y el cuerpo son una atributo para viajar ligero y con un esfuerzo enorme tuvo que admitirlo.

Finalmente se turnaron para proveerse de alimentos en lo que la comitiva enviada por Erandi llegaba hasta ellos para conducirlos al templo de la Luna.

Todo nuevo comienzo es apasionante y al mismo tiempo nos llena de temores, si cuentas con el apoyo suficiente, la vida te mostrará que todo es posible.

Notas de la autora:

Fotografía de cuenco de chocolate tradicional


“Todo lo que has construido vibra en tus recuerdos, ¡Ahora invócalos, busca aquellos elementos renovables, todos los que puedan transformarse, en el cuarto día descendiendo hacia el profundo y oscuro Mictlán, hay un elemento que se convertirá en tu fuerza, reconocelo!

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Dayami les dirigió las siguientes palabras: 

“En la vida hemos creado caminos para que los otros puedan transitarlos, son lugares heredados al futuro, veredas con diferentes cosechas y variadas construcciones, nadie se va del mundo de los vivos sin dejar una enseñanza, alguna señal que lo represente.

Ustedes han elegido aquello con lo cual se han de servir para andar el trayecto que la luz reclama y con lo cual han de retribuir al mundo. Han sido dotados con un nombramiento y deben honrarlo.”

Estas fueron las palabras con las cuales iniciaron el camino hacia un nivel más profundo de sus propios infiernos, al encuentro con su interior, ese lugar del que no quieren saber nada porque ha dejado de estar y desconocen de qué forma hacerlo retornar.

Pero cada uno de ellos había heredado un poder único y es a partir de ahí que sus dotes y habilidades se habían potenciado es lo que Dayami vio en ellos, su cercanía con Zila era más profunda por lo cual exclamó:

-Zila, observa quien te tiende la mano, quien te entrega paz haz aparecer en tu mente a Valis y dinos a todos tus sentimientos hacia ese ser poderoso.

Zila, apretó con más fuerza las manos de sus compañeros y señaló con entusiasmo:

-Valis es mi historia, todo lo que soy y lo que he sido, es la madre de mi tradición y la custodia de mis anhelos más profundos.

Con cada palabra al centro del círculo se observó una formación enorme, que poco a poco se fue convirtiendo en una figura definida y poderosa, el cuerpo de una ballena, de esa forma cada uno de sus compañeros comprendieron el significado de Valis y supieron que era lo que habrían de invocar.

Sin detenerse el siguiente fue Patricio llenando sus pulmones de aire se dio fuerza para invocar un fascinante bosque, el cual describió de la siguiente forma:

-Los árboles de la comarca donde fui más feliz, susurrando en mis sentidos, fueron mi escondite, mi alegría y libertad, la casa de los seres alados que cantaban para mí y me ayudaban a soñar, los árboles que me inspiraron a construir una barcaza que se convirtió en el Rayo de Esperanza; ante los ojos de los iluminados al centro se fue formando un hermoso bosque.

Javier de quien todos sabemos sería uno de los primeros ascendidos del grupo, recordó su gusto por dibujar sobre la arena cuando era pequeño y la forma como macerar las hojas de las flores para hacer tintes, fue un recuerdo que había olvidado y que con alegría recordó, igualmente ante sus compañeros apareció algo que se relacionaba con ese momento cuando él exclamó:

-Cada elemento de la vida natural tiene una fuerza para mi, debo dejarlo en mi mente o convertirlo en un símbolo para recordar a alguien, con gran emoción evocó el día que su madre le entregó un trébol y le dijo: “Mira de lo que es capaz la naturaleza, tu eres la naturaleza, no lo olvides”

El trébol se fue desvaneciendo ante la mirada de todos los iluminados al momento que Evaristo tomó el turno para dirigirse a todos los demás diciendo:

-No hay misterios en los poderes de los frutos y las plantas, lo que comemos nos sana o nos mata o enferma yo puedo tocar su fuerza, de alguna forma sé que son medicina que me habla, que puede utilizarse para hacer el bien.

Entonces aparecieron ante los ojos de todos ellos al centro del círculo los árboles de guayaba que los habían ayudado en su camino hacia la luz.

Jacobo reconoció que lo que más lo animaba era poder convocar a los demás, hacerlos participar de los asuntos que él consideraba su fuerza de trabajo, de equipo y señaló:

-Me gusta hacer el llamado y he sido afortunado de que Bormanicus me obsequiara una fascinante caracola, con ella logré conocer al igual que todos al amigable Poseidón. Todos sonrieron al ver al frente del círculo mágico la presencia de la caracola ceremonial. 

Enseguida Timoteo a quien reconocemos como el conciliador del grupo despejó su voz para invocar lo que él consideraba su propia cosecha aquello que lo había alimentado para crecer:

-Yo supe que nada era como yo lo pensaba, la vida me mostró un rostro que no  me merecía pero eso me enseñó a ver que los grupos que siempre se pelean lo hacen porque se sienten más fuertes los unos que los otros.

En la imagen que ellos observaron estaba un niño que había compartido su pan con otros tres que lo habían mirado con hambre y Dayami recordó ante todos lo que le había dicho cuando lo conoció:

-Timoteo recuerda que tu amor por la vida es tu fuerza.

Su turno llegó para Diego, que era reconocido por todos como el más intuitivo y tenía una cualidad como pescador recordando que se convertiría en un pescador de almas y de peces.

En medio del circulo que habían formado los 8 compañeros vieron aparecer dos peces uno nadaba hacia la derecha y otro hacia la izquierda, poco a poco se fue desvaneciendo.

Cuando le tocó su turno a Santiago, el recordó el momento en que no pensó en otra cosa que salvar a Zila y se lanzó al mar deseperadamente hasta encontrarlo y desmayado lo subió con gran esfuerzo a la superficie. Algo vio en él que lo impulsó a hacerlo, pero sobre todo Zila se había ganado el amor de todos ellos, entonces reconoció:

-Sin Zila esto que ahora vivimos no lo estaríamos experimentando, desconozco la forma como cada uno de nosotros conseguimos identificarnos pero todos somos creadores de una nueva forma de ver el mundo.

Ahora contaban con herramientas que los identificaron, con ellas descenderían fortalecidos hacia el siguiente nivel del Mictlán.

Notas de la autora:

Photo by Djalma Paiva Armelin on Pexels.com

Composiciones de archivo de la autora con filtro de PicsArt

Constelación de la Ballena de la aplicación StarWalk2


“Ante los tiempos de cambio harás todo lo que esté en tus manos para buscar aliados, todas esas nuevas oportunidades que se abren ante tí, los nuevos horizontes que aparecen son provechosos, toda sabiduría viene de la meditación. A veces se pierde más en una posición de poder, analizarlo es importante.”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Gracias a los recorridos que realizó Dayami, la conexión con otras realidades le fue ampliada a Erandi, ella observó pueblos donde se complacía a los varones con los que se querían hacer alianzas, utilizando doncellas como parte del banquete, Erandi fue más lejos, siendo mujer comprendió que todo ser humano tiene valores y también necesidades y para ella resultaba más provechoso vincular a los iluminados con posibles benefactoras de sus raíces en un mundo nuevo, personas que no cumplirían un deseo fugaz, serían las facilitadoras de un vínculo que se fortalecería con el tiempo y cuando llegarán todos ellos entenderían con su percepción que en algún momento estarían frente a quienes no eran damas de compañía, sino las mujeres que se convertirían en sus cómplices, compañeras de viaje y aliadas.

Al mismo tiempo tenía puestos los ojos en el peculiar Hora que le fue presentado en la ceremonia del Sol, su visión astral le señaló que eran un ser que no podría romper un poderoso pacto con el rayo y esa era su fuerza y en algún momento sería la tristeza de Painani, pero nadie tiene garantizada la felicidad como una constante y eso lo reconocía tanto ella como la propia Painani quien experimentaba sensaciones nuevas al lado de un hombre de fuego y luz electrizante que le mostraba desde su perspectiva el mundo con otros matices y se había empeñado en convertir un año de su vida en el más grande derroche poderoso de enseñanzas. 

De esa forma el calendario lunar tomaría una simbología nueva que no solo se quedaría nutriendo a la cultura de un pueblo, sería un cúmulo de datos que cubriría la bóveda celeste.

Constelación del escorpión

El Escorpión 

De esta forma unieron conocimientos diferentes para lograr que cada ciclo lunar los dotará de una fuerza  y significado para elaborar tareas de acuerdo al comportamiento de este animal de poder o del que viniera a su encuentro en el siguiente ciclo.

SignoDios
1Cipactli (Caimán/Cocodrilo)Ometeotl
2Ocelotl (Ocelote – Jaguar)Quetzalcoatl 
3Mazatl (Venado)Tepeyollotl
4Xochitl (Flor)Huehuecoyotl 
5Acatl (Caña – Carrizo)Chalchihuitlicue 
6Miquiztli (Muerte)Tonatiuh
7Quiahuitl (Lluvia)Tlaloc
8Malinalli (Hierba Seca)Mayahuel
9Coatl (Serpiente)Xiuhtecuhtli 
10Tecpatl (Pedernal)Mictlantecuhtli
11Ozomahtli (Mono)Patecatl
12Cuetzpalin (Lagartija)Izpapalotl
13Ollin (Movimiento)Tlazolteotl
14Itzcuintli (Perro)Xipe Totec
15Calli (Casa)Itzpapalotl
16Cozcacuauhtli  (Buitre)Xolotl
17Atl (Agua)Chalchihuihtotolin
18Ehecatl (Viento)Chantico
19Cuauhtli (Águila)Xochiquetzal
20Tochtli (Conejo)Xiuhtecuhtli 

Cito textualmente datos del sistema referente al calendario lunar Tonalpohualli:

La piedra del tiempo, lleva labrada la cuenta de los días y el destino, ordenando su propio universo y rigiendo el cómputo de los ciclos, que ajusta la vida de los hombres y los pueblos a la pulsación cósmica, al compás de las estaciones y otros fenómenos que determinan mutaciones terrestres y cambios energéticos, es por eso que no giraba sola necesitaba de un segundo engranaje:

SignoDiosCuerpo
1Cipactli (Caimán/Cocodrilo)TonacatecuhtliVenus
2Ehecatl (Viento)Quetzalcoatl Venus
3Calli (Casa)TepeyollotlSaturno
4Cuetzpalin (Lagartija)Huehuecoyotl Saturno
5Coatl (Serpiente)Chalchihuitlicue Saturno
6Miquiztli (Muerte)TecciztecatlLuna
7Mazatl (Venado)TlalocLuna
8Tochtli (Conejo)MayahuelLuna
8Atl (Agua)Xiuhtecuhtli Marte
10Itzcuintli (Perro)MictlantecuhtliMarte
11Ozomatli (Mono)XochipilliMarte
12Malinalli (Hierba Seca)PatecatlJúpiter
13Acatl (Caña – Carrizo)TezcatlipocaJúpiter
14Ocelotl (Ocelote – Jaguar)TlazolteotlJúpiter
15Cuauhtli (Águila)Xipe TotecSol
16Cozcacuauhtli  (Buitre)ItzpapalotlSol
17Ollin (Movimiento)XolotlSol
18Tecpatl (Pedernal)ChalchiuhtotolinMercurio
19Quiahuitl (Lluvia)TonatiuhMercurio
20Xochitl (Flor)XochiquetzalVenus

Ante esta realidad Hora le mostró a Painani el reflejo del cielo como si fuera un espejo donde cada animal de poder podía ser encontrado en el firmamento y cada deidad perteneciente a una cultura como lo era la de ella, también podía formar parte de lo que otros pueblos consideraban y en cada momento le indicaba:

-Observa Negrita, como es arriba es abajo, nadie escapa al poder del cielo y cuando su fuerza nos reclame entenderemos mucho más que lo que puedes observar ahora, otros ya lo han visto y lo han nombrado, cada cultura y pueblo lo ve desde ese lugar que le permite ser observador y así  le han dado diferentes nombres, entiende que  su esencia es la misma y su poder es para todos, sin importar como los nombres.

Ahora bien, solo el rayo puede mostrarme al animal de poder que debe ser encontrado en un ciclo y te aseguro que Rayo es muy cuidadoso en eso.

Painani no comprendía con claridad a qué se refería Hora cuando señalaba “Cuando su fuerza nos reclame” sin embargo en un texto anterior les di a conocer de alguna forma que sucederá, pero ese viaje por más que el propio Hora se empeñe en convencer a Rayo, no ha de ser compartido, para ella es mejor no saberlo.

La vida nos ofrece regalos únicos y maravillosos de los cuales podemos aprender y compartirlos cuando es posible, son parte de lo que somos y de lo que hicimos en compañía de otros seres a los cuales amamos.

Notas de la autora:

Información del calendario lunar extraído de  https://pueblosoriginarios.com/meso/valle/azteca/calendarios/calendario_lunar.html

Imagen de archivo de la costelación del escorpión.