El anhelo de eternidad ¿Es algo más que eso?


Los inicios

Segundo capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa 

Un diagrama ovoide, tal vez esférico, eso era lo de menos, dentro de ese dibujo estaban colocadas por secciones las notas de Ingerin Barderian; a buena distancia Galdeg Fardeg solo vio una pila de notas y algunas otras colocadas en el diagrama de laboratorio al momento que se acercaba para saludar a su amiga:

— Hola Raudek, buenos días, ya nos estamos instalando en los cubículos, ¿Hay algo que necesites decirnos, alguna instrucción?

Raudek lo miró con una sonrisa y le extendió el brazo con una nota:

— Observa y dime desde tu perspectiva qué entiendes, me interesa saberlo.

Le tomó unos segundos a Galdeg entender el contexto para  valorar esa nota, a simple vista era un mensaje romántico, de alguien que no se pensaba mucho las cosas al momento de expresarse, solo lo hacía. Desvió la mirada al pensar incluso que su amiga había perdido de alguna forma la razón ante el impacto del rechazo de Ingerin y finalmente contestó a su pregunta:

— Leeré la nota para darme una idea de lo que necesitas que encuentre:

“ Me devano los sesos pensando cómo convencer a tu alma para que jamás me olvides”

1.- Devanar una madeja para poder hacer un tejido armonioso

2.- Con ese tejido tratas de halagar a los sentidos 

3.- El sentimiento que surge de eso puede formar un recuerdo por mucho tiempo.

Raudek lo observaba con la mano apoyada en el mentón al momento que lo interrogó de nuevo:

— ¿En qué parte del diagrama colocarías esa nota?

Fardeg se rascó la cabeza con nerviosismo, sabía que ella no le explicaría que era el diagrama, de otra forma la asimilación del conocimiento quedaría explícita y eso no era lo que ella acostumbraba hacer:

— Si esto es un planificador lo pongo en la parte frontal, solamente la frase “Me devano los sesos”; el resto lo pondría en las zonas occipitales, o sea en la región donde imaginas algo.

Raudek lo miro con una afirmación y señaló:

Sabemos de la relación de Barderian con driedens y su desarrollo para extender los conocimientos, la retroalimentación en su trato con ellos se bloquea porque  Barderian tiene su Ygg en muy amplio, eso no impide que ellos penetren su Gynelib

Fardeg la miró atónito y a la vez incrédulo:

— El enamoramiento de Barderian hacia tí, despertó una respuesta referencial en la actividad conectiva de su cerebro. ¿Será conciente de todo esto?

— No tengo idea, lo que te puedo asegurar es que de haber puesto en otros ojos y mente estos mensajes, habrían quedado como una mera respuesta emocional y no formarían parte de la investigación que nos puede dar pautas para perpetuar nuestra especie.

Fardeg la miró aturdido:

— No comprendo con claridad lo que pretendes a través de una red neural

Raudek puso su mano sobre el hombro de su colega y con una seriedad total aseveró:

— Puedo segurarte que yo tampoco se a donde nos llevará todo ésto, la única certeza es que los driedens tienen la respuesta y no quieren actuar solos o simplemente no pueden hacerlo. 

La vida los colocó ante una posibilidad, podría ser equivocada, pero el equipo de Raudek Vilob nos descansaría hasta descubrirlo.

Referencias:

 Ygg en eggyano es la parte del cerebro de lo que nosotros llamamos amígdala, las personas más sociales la tienen muy desarrollada.

Gynelib, es la parte del cerebro que los terrícolas reconocen como neocortex

Emotionotopy in the human right temporo-parietal cortex Giada Lettieri 1,2, Giacomo Handjaras 1,2, Emiliano Ricciardi1 , Andrea Leo 1 , Paolo Papale 1 , Monica Betta1 , Pietro Pietrini1,3 & Luca Cecchetti 1,3*

Diseño y Dibujo con filtro de la autora: “Palabras de Barderian en manos de Fardeg”

La Temeridad puesta en manos de la ciencia


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa.

Hoy comenzamos este post con el primer párrafo del capítulo que está por acercarse a las 140 páginas; dice de esta forma:

Algunos de los más valiosos momentos de la historia todavía siguen presentes en la mente de muchas personas, algunas de ellas imaginan que hubiera sido de sus vidas si la oportunidad de irse de ahí, si el encontrar otros recursos, sí permitirse dejar su entorno de confort, si…

En el caso de los eggyanos esta alternativa no resultaba tan fácil, era necesario, pero ¿A donde? hoy sabemos que la tercera nave está por acercarse a la Estación Lunar Internacional y en los ojos de Algyen y su tripulación brilla la esperanza. En ese momento emite órdenes directas a Vidra:

— Necesito saber si fue archivado el borrador de secuencias genéticas que Raudek elaboró en idioma sondoníta, debe estar en los archivos de silicio; por favor también asegurate que la nota que escribió para entregar a Barderian, ésta ahí; es una nota escrita a mano que realizó a pesar de la parálisis.

— Si, en efecto es la nota que dejó para que Barderian leyera ante los medios a su regreso a Eggya, todo se encuentra en orden, al igual que los archivos y el mapa de ruta que se elaboró con ayuda del equipo que trabajó bajo su mando.

¡Qué valentía, tuvo ella para sostener el sueño de un temerario!

Algyen observa de cerca a Vidra y con una sonrisa en los labios le dice:

— Cada hazaña ha formado parte de una mentalidad temeraria, los sueños de un ser humano puestos en las manos de la ciencia hoy nos han traído hasta este inimaginable lugar; Vamos a dar una vuelta de reconocimiento al satélite natural de los terrícolas para elegir el sitio más propicio para el alunizaje.

Observe, se han quedado sin una antena, les debe ser imposible vernos o escucharnos, no lo se, de todas maneras sus equipos no son compatibles con los nuestros. Algyen miró hacia el resto de su equipo que se encontraba ante los controles y paneles de la nave e interrogó: ¿Alguien recuerda como le llaman ellos a lo que nosotros resolvemos con la palanca sónica?

Una voz entre el grupo se dejó escuchar:

— Ingeniería estructural Capitán, veo que tenemos trabajo que hacer al llegar con la palanca.

Vidra coloca en las manos del Capitán Algyen el archivo de silicio murdoriano, del cual él despliega un holograma que queda a la vista de todos los presentes:

— Estas fueron las palabras que leyó a su regreso de la Luna de Medreos Ingerin Barderian a solicitud de la mujer que supo leer entre líneas los deseos e intenciones del temerario hombre al que no hubiera podido amar sino de esta forma; haciendo su sueño realidad. Fue el primer paso de una secuencia de sucesos que ahora conocemos y que nos han permitido lograr lo impensable.

En medio de la más cruel devastación la investigación de Raudek Vilob puso de manifiesto que siempre es necesario mirar más lejos de nosotros mismos para encontrar respuestas.

Recordemos a Barderian con aquel nudo en la garganta cuando  hizo saber el mensaje de la afamada científica ante los medios de lo  que fuera nuestro mundo raíz:

La nota escrita a mano por Vilob, a pesar de la parálisis para que fuera entregada a Barderian.

“No busquemos culpables, no intentemos soluciones. Es la propia naturaleza la que ha declarado una advertencia y el enfoque para enfrentar el problema no es frontal, sino multidireccional” Raudek Vilob

Los eggyanos levantaron sus puños en alto y exclamaron:

“¡A la memoria de Vilob, Barderian y  Fardeg quienes junto a su equipo incansable hoy nos han traído hasta este lugar!

Imaginar, poner en práctica, analizar y buscar una salida. Mucho de lo sembrado se hará añicos, polvo y entonces ese amasijo que no es fértil formará parte del paisaje y cuenta, ésta ahí;  te da experiencia, te coloca en donde nada se espera pero construye una nueva realidad.

Diseño fotográfico de al autora “Las palabras de la científica Raudek Vilob

De la furia rabiosa, a la pasión creativa


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Antes de volver al lugar donde se desató la ira, para muchos incomprensible, es importante señalar que Tai y Ruadek nunca se vieron, cuando la primera buscaba desesperada un sitio habitable, la segunda se enfrentaba con la pandemia que asolaba a Eggya y para ambas el tiempo estaba contrarreloj.

Definitivamente el caso del síndrome de Guillain-Barré, no era la enfermedad terricola con la cual se pudiera comparar la tragedia que vivió Eggya; si tuviéramos que referirnos a una enfermedad para crear un símil, ésta sería la del Mal de Charcot, ya que degeneran las raíces neurales que controlaban los movimientos musculares voluntarios, por lo general no dañaba la función cognitiva  y el sistema sensorial permanecía funcional.

Raudek Vilop encontraría en este aspecto una oportunidad, sin embargo era necesario vivir la tragedia de la incertidumbre para llegar a ello.

Vamos de nuevo a la escena donde rechaza de forma enérgica a la persona que entra al laboratorio, donde el piso esta cubierto de trozos de cristal:

Raudek escucha los pasos y rechaza al hombre que empieza a reprocharle lo sucedido:

— ¡Es inadmisible que le perdones todo, esos arranques de ira son insoportables, tu trabajo de meses ahora está destrozado!

— ¡Contaminado también  con tus pies,  si algo hubiera de rescatable!

— Rau, no comprendo cómo le permites todo esto…

— Galdeg, tal vez él tenga razón y estoy buscando en el sitio equivocado pero no tengo la certeza; necesito más evidencias.

— Dime, ahora el señor “sabelotodo” descalificó tu investigación o simplemente no pudo reconocer lo que hasta ahora resulta evidente.

— Gal, no pienso seguir con esta conversación déjame sola.

Galdeg la observó con un rictus de dolor en el rostro, él sentía una admiración especial por ella, no entendía qué clase de pasión la mantenía ligada a Ingerin, desde su perspectiva era un bruto, colérico  y vulgar desenfrenado;  Lo odiaba.

De eso está hecha la vida de constantes contradicciones y en medio de ellas Raudek vivirá una batalla constante; encontrar las causas y la cura, no tenía parangón.

Ungiendo sus lágrimas miró a su alrededor, observó la puerta trasera por donde salió encendido en furia Ingerin. volvió a sollozar recordando cada palabra y cada acción del hombre que ella amaba.

Se llevó la mano a la nuca que aún latía por la presión que ejerció en ella Barderian, al espetar mostrándole los dientes, muy cerca del rostro con las aletillas de la nariz dilatadas, al igual que las pupilas, encendidas de rabia:

— ¿Acaso no confías? Que hayas encontrado bacterias en las encías de los cadáveres de la isla de Medreos y los eggyanos, no significa que yo sea portador de una cepa ajena.

— No es concluyente, necesito más pruebas para ellos debo mantenerte a salvo, no puedo arriesgar… Debo revisar los hábitat de Murdog, posiblemente no se encuentre el síndrome en los fluidos corporales, la gente comparte esas esferas, son fáciles de llevar basta usar luz de lagertino para contar con un techo provisional. De todas formas debes esperar a que catalogue y analice cada escenario.

Ingerin solamente la rechazó, retirando su mano de la nuca y la miró con fiereza, ella hubiera deseado lanzarse a sus brazos y besar ese rostro que tanto amaba, pero se quedó inmóvil, cuando él en un arrebato de ira exclamó:

— ¡No me mantendré cerca de ti, no volveré a hacerlo! Al momento que arremetió contra lo que tenía enfrente, con ambos brazos lanzó hacia las paredes y aplastó en el piso el trabajo de meses de la mujer que le pedía distancia. Salió por la puerta trasera del cubículo como una fiera, dando un portazo.

El amor bajo ciertas circunstancias se convierte en una furia rabiosa, pero también en una pasión creativa;  a estas alturas sabemos que la fuerza que los unía, no la desató ni siquiera la muerte.

En medio  de la travesía de un grupo, están los sentimientos, el dolor y la pérdida; también la esperanza y la búsqueda incesante de alternativas.

Photo by Steve Johnson on Pexels.com

Nota de la autora:  En la novela Galaxia de Cristal, ISBN 9781980286844 Capítulo 2: El viaje, subtítulo; La pareja con luz propia, se refiere a unas casa de campaña que con luz de un elemento eggyano llamado luz de lagertino se podían convertir en eso.

Un pequeño paréntesis


El sonido que escucho todas las mañanas y que definitivamente es revelador, la paloma instando a todo ser que la oye a seguir adelante: ¡Levántate, levántate!

En realidad no se si pueda captarse en otros idiomas, espero que la intención sea reveladora y podamos encontrar en la fauna que nos rodea ese atisbo de grandeza de los seres transmutados.

Imagina que viajé al pasado a la isla de Creta y abrí una ventana desde el tiempo que habito para recordar que hoy, en mi cumpleaños puedo alentarme a seguir con ahínco como cada amanecer, con el llamado del ave que posiblemente sea la transmutación de alguna de la hechiceras, tal como es relatado al final del segundo libro La Travesía Atemporal.

Saludos lectores y gracias por acompañarme

Barderian : El poderoso grito de guerra


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Ante el panorámico de la nave Mega Vector Egg III  reaparece aquella nube de tonalidades amarillas, ondulante se mantiene  en el espacio ante la mirada sorprendida de los tripulantes de la Nave, el capitán Algyen contesta a Vidra:

— Solo así podríamos entender tan peculiar experiencia.

Se asemeja a una malla de interconexiones hexagonales, en ocasiones no son perceptibles de esa forma pero son una ramaje que se guía por la transmisión de impulsos; cada dendrita forma prolongaciones que aumentan la superficie al recibir nueva información de la base  una especie de árbol.

Ese árbol que constituye la base de diversas culturas, La fuerza dentro de la mitología celta con el Yggdrasil, El árbol de la vida de los hindús  aśvattha (ashvattha) cuya raíz etimológica proviene del sánscrito, que se evoca en los himnos védicos; el árbol de la vida que representa la creación del mundo entre los Otomíes del Estado de México y que fuera utilizado por ellos para hacer representaciones de la vida cotidiana y por los evangelizadores para adoctrinarlos.

Observamos de cerca a una de las formaciones en la  malla adherida a la masa oscura del universo y otros elementos gaseosos, es un puntito azul palido que al  recibir el impulso de un punto de mayor dimensión de tonos amarillos le envia una señal:

<Así es Banderían, tu lo dijiste, algún día escribiría sobre ti, mi investigación te pertenece y le has dado un buen uso>

El pequeño punto azul aumenta sus dimensiones en tonalidades brillantes y toda la malla vibra con el poderoso impulso lanzado por Barderian:

< ¡Querida Raudek, ellos se acercan, el puente es un hecho lo hemos logrado!

¡Asómbrense de ser portadores de luz! Exclamó la hechicera del tono rojo como el granate.

La tripulación dentro del Mega Vector  permanece en pausa, ellos no tienen la sofisticada tecnología en sus bio-conectores para llegar a esas ondas vibracionales de nano-dimensiones.

Solo observan una densa masa gaseosa de tonalidades rojizas que se precipita hacia adelante y se detiene frente a la otra, entonces uno de los puntos de tonalidades granate intenso emite un impulso poderoso que conecta con la formación en tonos amarillos:

<Su ejército es poderoso, me ha impresionado Guerrero Barderian>

Vibra con fuerza el punto donde ubicamos a la dendrita del osado aventurero cuando exclama con otro impulso electrizante:

<El suyo es numeroso, estoy sorprendido Hechicera>

La voz del punto rojo como el granate responde con elocuencia:

<Ha sido difícil entender la voracidad humana todos estos siglos, luchemos unidos para darles más tiempo en el Sistema que habité, los cambios son lentos Barderian>

La luz amarilla se fortalece con energía y su poder hacer vibrar a ambas formaciones:

< Confiemos Hechicera, divídanse en dos flacos, usando el arte de la desviación arremeteremos con todo el poder contra las rocas que intentan la total destrucción >

La hechicera que habita la dendrita de tonalidades rojas como el granate sacude a su grupo son una frase que nunca olvidaremos y que siglos atrás la pronunció para ella el alquimista:

<¡Asómbrense de ser portadores de luz!>

La historia nos da respuestas, todas ellas son válidas para aquellos que tienen la capacidad de escuchar y ver más allá de sí mismos.

Remodeling-of-Monoplanar-Purkinje-Cell-Dendrites-during-Cerebellar-Circuit-Formation-pone.0020108.s009.ogv

Autor: Kaneko M, Yamaguchi K, Eiraku M, Sato M, Takata N, Kiyohara Y, Mishina M, Hirase H, Hashikawa T, Kengaku M

Fecha: 2011

Fotografía de la nebulosa de la Cueva : SH2-155: The Cave Nebula
Créditos de imagen & CopyrightEric Coles y Mel Helm

La minuciosa investigación sobre secuencias de Raudek Vilob.


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa 

Raudek Vilob al momento de contar con el secuenciador de alelos, lo que para los eggyanos era se llamaba Edegyas,  ella le comunicó lo siguiente a Ingerin Barderian:

Vilob: Con tus conocimientos sobre biotecnología puedes llegar a una parte, pero con el potencial de los Drieden, tus alcances son infinitos

< Cada alelo, ( Edegya) puede modificarse en secuencias concretas, para nosotros hay una variante en la secuencia que provoca la modificación eggledid (secuencia no productiva); pongo en tus manos el poder de secuenciar a este modificador para ir más allá de lo que somos y seremos, ¿Lo comprendes? 

Lo que he descubierto es la amenaza de producción serial de inggledid (secuencia productiva), la propia naturaleza nos ha llevado a esto,  en ella hay un potencial que el común  denominador no puede entender.

Con tus conocimientos sobre biotecnología puedes llegar a una parte, pero con el potencial de los Drieden, tus alcances son infinitos>

Barderian entendió con profundidad lo que su amiga le había dicho y sintió miedo, tanto o más del que ahora tenían los Eggyanos en la Tierra, si esto llegará a manos de vividores y gente de mala entraña estarían en peligro total; a ellos no les preocupaba las sumas de dinero, que esa gente pudiera captar con ello, eso sucedió cuando Braulio y Daniel conocieron los  alcances del bioconector, el verdadero peligro era la manipulación psicológica e ideológica que tendrían algunos para moverse en diversos planos con la fuerza y potencial de esta herramienta.

Es importante analizar  el escenario a los Drieden cuyas capacidades eran y seguían siendo muy valiosas, de  acuerdo a las épocas históricas de Eggya, fueron utilizados en tareas muy variadas, encontraban recursos hídricos, su influencia aminorando la ansiedad en grupos que provenían de mundos destruidos y podían generar un nivel intuitivo para capacitar grupos, mover objetos y leer el pensamiento de ciertos individuos.

Berderian fue más lejos, contactó a los Drieden a partir de una dendrita, lo que para ellos era  una Gylenty, en personas ya fallecidas y produjo numerosas ramificaciones, lo que condujo a una fascinante proyección en el tiempo y el espacio.

Para los humanos esto era impensable, sobre todo para el grupo de líderes místicos que alentaban la comunicación extrasensorial, es a partir de esa sinergia que  resultaba mucho más fácil entender la pregunta que Vidra le hizo al capitán Algyen, ¿Lo recuerdan?

Ahora solo nos resta intuir si realmente cuando Ana Pérez Riv exclamó:

<La invocación ha sido decretada permanezcan unidos, la respuesta está en el aire.>

¿Hasta qué punto era posible que interactuaran a ese nivel sensorial con la innovación desarrollada por Barderian, acaso la comunicación entre quienes eran ajenos a nuestro entorno planetario databa de mucho tiempo atrás?

Tal vez sea demasiado para asimilar, pero todos aquellos que fueron nombrados maestros ascendidos, alquimistas, magos, femorianos, monstruosidades atroces, hadas  luminosas y deidades con identidad territorial definida; tenían tiempo actuando en la Tierra, del lado oscuro, como rapaces depredadores o  a favor de la luz, creando  entendimiento y amor por la verdad.

Dioses y Demonios, puedes nombrarlos de acuerdo a tus creencias, en realidad existe  solamente el lado oscuro, el que se tiñe de grises y el que se ilumina en totalidad.

Fotografía: Mapa secuencial de Edegyas de la propia autora

¿Cuáles son tus mezclas?


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Para un habitante del año 2287 era muy sencillo poder responder con propiedad a esto, al ampliar las zonas de apertura fronterizas como ya lo explicamos con antelación, no era difícil imaginar que había grupos de poca tolerancia racial y tuvieron que entender de la forma más objetiva posible que esto estaba fuera de toda lógica.

Las gubernaturas internacionales consideraron el costo beneficio de la tarjeta de identidad universal colocando el secuenciador simplificado del ADN de cada poblador del planeta; de esta forma para viajar, comerciar o identificarse dentro de una institución académica u hospitalaria era natural la pregunta: ¿Cuáles son tus mezclas genéticas?

Claro está a punto de ser bombardeada la Luna por una frenética horda de meteoritos y yo me salgo aparentemente del tema para hablar de la secuencia del genoma humano, pero es de vital importancia entender que es a partir del estudio de los secuenciadores que algo sucedió en el universo y no todos eran conscientes de ello.

Vamos por partes, La pangénesis es la teoría defendida por Anaxágoras, Demócrito y los tratados hipocráticos según la cual cada órgano y estructura del cuerpo producía pequeños sedimentos llamados gémulas; de igual forma nos encontramos al monje austriaco Gregor Mendel describió las leyes básicas de la genética a partir del estudio de guisantes. Su obra no será tenida en cuenta hasta principios del siglo XX. La propia teoría de la herencia de Darwin, no encontró mucho nivel de aceptación al principio. 

Caso similares habían acontecido en la distante Galaxia donde científicos de la talla de Barderian, Fardeg, y la dedicada labor de quien fuera la musa secreta del primero, su nombre puede ser pronunciado por mi, desde luego: Raudek Vilob.

Secuencia del ADN

Ella fue una apasionada genetista que se enfrentó a la época en que los inggledid y eggledid  surgen en la esfera y planetoides circundantes a Eggya; su correspondencia con Ingerin Barderian fue copiosa y no siempre en términos profesionales, es la causa por la cual, él la cubría en sus correspondencias con toda la discreción que le era posible. Juntos lograron construir el método más fascinante de interacciones en diversos planos de la ciencia aplicada.

Ambos mantenían un código secreto, que se circunscribe en una misiva que ella le envió a Barderian y con la cual formaron una visión valiosa del mundo que los rodeaba:

“En tus límites, me he vestido de alas; en tu ausencia me he bañado de luces; en toda la falta de entendimiento de lo que soy, me convertí en un incesante buscadora de verdades donde he abierto ventanas y soltado al viento la sorpresiva  y rebelde causa que todo ser vivo persigue: Conocer los porqués del universo” Raudek Vilob

Barderian se reconocía y se confesaba inútil ante la apasionada amistad de aquella mujer que no sólo encendió a las mentes más preparadas de su época, sino que le dio la fuerza necesaria al científico para que lograra la hazaña que nadie hubiera conseguido jamás;  de no haber sido un temerario aventurero tal vez ahora mismo no entenderíamos por que fue considerado un líder por los eggyanos, asunto que él no consideraba así del todo, ya que sus logros no eran los de un hombre trabajando e ideando en soledad, había un grupo importante con el cual él había puesto en marcha toda una maquinaria científica y tecnológica para fines puntuales: Encontrar un puente.

En aquellas cartas que el científico Berderian envió a Vilob se describe una de sus máximas preocupaciones:

“No podremos ser lo que somos por muchos tiempo y la certeza de preservar lo que conscientemente nos alberga, es una camino que va más allá de nosotros mismos, confiar en que podemos seguir uniendo puentes de hilliagest, es una de las más grandes preocupaciones” Ingerin Barderian.

Definitivamente la respuesta estaba en el aire, en aquello que no se toca, pero que puede atravesar un trayecto en pocos instantes. Ahí el sustento de todo Drieden en Eggya y líder místico en la Tierra.

Poder ver el mundo visible e invisible fue uno de los anhelos de grandes investigadores de épocas pasadas, recordemos las palabras que en su vejez Issac Newton expresara a John Conduitt:

“Quienes andan tras la piedra filosofal están obligados, según sus propias reglas, a una vida estricta…”

La búsqueda de cada científico se regía a sus reglas, su cultura, el ambiente que le rodeaba, la época en la cual habían nacido pero todos al final de cuentas perseguían los mismos fines responder a los porqués del universo.

Leer la historia de mundos distantes en más de una ocasión a todos ellos les fue factible, encontraron minerales que ya estaban en sus propios mundo, el hierro, el níquel y el oro, bajo otros nombres en distantes planetas, eran comunes, como lo  fue el reconocernos en la secuencia que encadena la vida de todos los seres vivos.

De alguna forma entendimos qué clase de conexión existe entre todos nosotros y hasta qué punto es indivisible.

Notas de la autora:

Puentes de hilliagest: Puentes de hidrógeno para los seres vivos de la Tierra. La doble hélice de ADN se mantiene estable mediante la formación de puentes de hidrógeno entre las bases asociadas a cada una de las dos hebras.

Gift de la secuencia de ADN de Brian 091 dominio público 

Citando a Isaac Newton: Una biografía breve de Peter Ackroyd Cap. IV La más oscura de las artes, pág. 47

Las raíces ancestrales


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Cada uno de ustedes forma parte de un eslabón, los une la conexión que no podrán entender pero que está ahí. No importa la distancia, no importa el tiempo, tampoco el espacio”  El Maestro.

En aquel momento dentro del recinto de la decana Pérez Riv, el más alto rango de los ocho líderes místicos invocó a su raíz; voces desconocidas para algunos de los presentes se escucharon con energía e invadieron con sus ecos el salón:

Jokainen teistä on osa linkkiä 

< Cada uno de ustedes forma parte de un eslabón>

(idioma finés la raíz más antigua de la familia de Zila)

τη σύνδεση που δεν θα καταλάβουν

< los une la conexión que no podrán entender>

(idioma griego la raíz ancestral de Petra y  Sofía)

tetepozmecayotoma acan tetlanehui 

 <Desencadenar, cosa muy semejante a otra no se puede diferenciar>

(Los orígenes náhuatl de Ana)

Die Entfernung ist unwichtig

< no importa la distancia>

( los orígenes germanos de Gala)

زمان مهم نیست

<No importa el tiempo>

(Orígenes ancestrales de Ramagel, que pertenecían a las voces persas)

နေရာမရှိ

<Tampoco el espacio>

(la raíz más antigua de la familia birmana  de Jade)

Судьба не написана

<El destino no está escrito>

(la voz rusa cuya raíz seguía Ariedré)

Ninguno de los ahí presentes era consciente del alcance territorial de aquellas voces, cuyo tiempo y espacio se habían perdido en el ancho universo y retornaban con la fuerza de una ola de energía al sitio donde ellos celebraban el ritual diseminador.

De la nada aparece una formación gaseosa que arremete contra la nave

Mientras tanto en el corredor Barderian:

El capitán Algyen monitorea con una sonda magnética el recorrido e impulso de la lluvia de meteoros cuya impulsión  resulta improbable frenar o detectar con alta precisión.

En la flotilla son conscientes de las fuerzas magnéticas y oleadas de materia oscura que pueden desviar el curso de las rocas, o de la propia nave. De la nada aparece una formación gaseosa que arremete contra la nave, la embiste de frente, pero antes de impactar desaparece ante la mirada atónita del grupo de Eggyanios que forman la tripulación.

Algyen no tiene respuesta para entender lo que sucede y exclama:

–¡Ingerin Barderian!

Pero no recibe ninguna respuesta, solamente siente el impulso desde abajo de la nave, pierden el control y son empujados hacia arriba en cuestión de segundos; todos se tiran al suelo del Vector Egg-III contrarrestando el golpe en sus cabezas.

En instantes observan una roca de dimensiones descomunales que ha logrado que otras más pequeñas la rodeen en una danza gravitatoria con el poder destructor para todo lo que pueda encontrar a su paso.

Algyen observa a su tripulación con desaliento, la respiración jadeante y el temor en cada parte de su ser. Ellos ahora son conscientes de lo que enfrentan, pero también se han dado cuenta que no están solos. 

Vidra toma por el hombro al capitán y susurra:

— ¿Acaso Barderian ha formado un ejército?

El capitán la mira con desconcierto:

— Solo así podríamos entender tan peculiar experiencia.

¿Qué sucede en el recinto de Ana, hasta donde su fuerza ha logrado lo impensable, es así o de otra forma? Aún no lo sabemos.

Nota de la autora:

La cita del Maestro corresponde a la primera novela de Hechizo de Ave en el post “Tomar las riendas del futuro bajo los propios términos”

Fotografía del Hubble “Espacio Profundo”

Innovar con nuevas herramientas


Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

A veces queremos ser muy claros en el desarrollo de una imagen literaria, pero siempre hay que sustentarla con una fotografía, muchas de ellas son caras, tienen copyright y no se pueden insertar fácilmente en blogs por permisos.

Algunas veces nuestra imaginación necesita un poco de ayuda.

Por eso he decidido utilizar la herramienta de realización de guiones que utilizan los cineastas para determinados espacios de mi novela, y así poder ir más allá en apoyar la imaginación o dar a conocer exactamente la imagen que se formó. en mi cerebro antes de escribir una escena, así que cuando veas un hipervínculo ya sabes que hay una explicación sobre un pasaje específico.

Saludos y gracias seguidores.

Photo by Kyle Loftus on Pexels.com

Los maestros ascendidos serían convocados


Capítulo El Puente

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Con la puntualidad que merecía el encuentro 8 líderes místicos llegaron una hora antes a la cita dispuesta para los aprendices; en el reloj de pared se observaban las 19 horas cuando arribaron al vetusto recinto que habitaba Ana Pérez Riv, hicieron presencia con vestimentas blancas, Sofía, Zila, Gala, Petra, Ramagel, Jade y Ariedré.

El segundo grupo conformado por 11 aprendices iniciados en las artes mágicas, serían recibidos a las 20 horas, portando las mismas tonalidades en las vestimentas: Mazym, Dayli, Isaac, Tomás, Aby, Ofelia, Julio, Esther, Pablo, Jorge y Beatriz.

Los nueve restantes llevarían una vestimenta de tonos grises y negros, considerados parte de la rama primaria no en ascenso: Nyle, Anón, Cilam, Norbe, Arán, Gylem, Zepty, Arguil y Malaky.

El espejo humeante había sido colocado en un pedestal en medio del salón, su lado visible miraba hacia el lado por donde aparece el Sol, nadie desconocía el importante valor que entrañaba un ritual de tales magnitudes, la ceremonia sería efectuada con toda la formalidad que el caso requería.

La más entusiasta en todo ésto era la decana Pérez Riv, para ella significaba una prueba de la contundencia del pensamiento mágico sobre la materia y el reconocimiento de los poderes ancestrales en el sostenimiento del universo entero.

Llegar a los maestros ascendidos les daría la respuesta que ellos esperaban, trascender el plano físico no era para todos, muy probable era que en este escenario algunas de las hechiceras que conocimos al inicio de esta aventura, estuvieran sosteniendo con solidez y solidaridad el mundo tangible, del que no lo era.

Las vibraciones del alma de un ser ascendido por muchas culturas fueron anunciadas como ángeles y divinidades, por siglos les dieron nombres de deidades, sin que en verdad fuera posible comprobar esto; para los 8 líderes místicos, reunidos en esta ocasión especial,  la realidad era que una vez fusionada la materia del alma en niveles que no conocemos, las entidades dejaban de serlo y su magia residía en el poder de convocar a todos los demás para lograr un objetivo común. 

Si lo vemos desde el punto de vista Asgardiano, ahí reside el poder de convocatoria, más allá de toda regla escrita por los hombre para limitar tareas que nos son comunes para llegar al siguiente nivel.

En gran parte es la razón por la cual muchos de ellos eran residentes de la Nación del Espacio, un grupo con valores muy particulares que como ya he mencionado, no eran comprendidos por todos aquellos cuya praxis ejecutaba asuntos mundanos y palpables.

Retornando al recinto Ana Pérez Riv servía a sus comensales una deliciosa infusión de café con aromática canela y para aquellos que consideraban el dulce una delicia para acompañar el café dispuso unos palitos hechos de agave.

Ninguno de ellos estaba de acuerdo con los brebajes e infusiones alucinógenas, consideraban que el cerebro necesitaba alimentos saludables y una buena circulación para preservar sus funciones, no era necesario acelerarlas o modificarlas.

Llegó el momento, en que cada uno de los aprendices comenzaron a llegar, con esa puntualidad que era tan valorada y respetada por el grupo en general.

Ana se preparó para dar el primer enunciado y de esta forma iniciar el ritual diseminador:

Tetikayotl amo uala tlen ipan se itlakayo uala tle ipan tochikanejneuil.

(La fuerza no proviene de la capacidad física, sino de la voluntad indomable)

Su frase en nahua alentó a todos los presentes, que se dispusieron a formar el círculo blanco y el círculo oscuro, rodeando el espejo humeante de Tezcatlipoca, cada uno de los presentes representaba un día en el trayecto vivo de la Luna alrededor de nuestro planeta, Ana prosiguió:

28 días es la constante, es la base de la diseminación que orienta la vida desde el cielo, ella es compañía y acompañante, es dadora de ciclos y nosotros hemos modificado y acrecentado sus intenciones, sus posibilidades y dependemos tanto de ella como de la noche y los días.

Todos levantaron sus manos en busca de respuestas para proteger lo que más importa, la vida presente y futura, la cultura atesorada y la conciencia universal

Nada los iba a detener, pero algo que ellos no comprendían haría acto de presencia para cambiar el panorama en su totalidad, solos no estaban y no lo estarían jamás.