Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es agradable para todo el que escribe


¿Dónde dejas a tu conciencia cuando escribes?

Nadie puede responder esto si no ha colocado sus manos en el papel blanco para cruzar cursivas y entenderse con los párrafos, pero tal vez en busca de la felicidad termine por darse cuenta que la vida es un trajín donde la conciencia nos reclama aquello que  le queremos robar…


A veces basta una frase inspiradora para que demos vuelo a la imaginación y nos cautivemos los unos y los libros en intensidad sin medida…

Hay riesgos que nos atrapan y algunos otros los reflexionamos para eludirlos… Sí vamos más allá de la necesidad del otro, algo nos va a dejar sin habla, pero si vamos más allá de las ideas, algo nos enriquecerá, recorramos los momentos de la vida con la libertad acogedora de los grandes destellos, esos que nos alumbran las ideas y nos siembran literatura a la manera de los mejores ensueños.

Dejemos que el tiempo nos diga lo que vale la pena seguir y no nos desvanezcamos en la mirada de la cruda realidad,  demos oportunidad al paisaje que nos enseña como seguir el aventurado camino de la vida.


De repente vuelve un recuerdo que pensamos no existía mas en nuestra memoria, un anhelo que se había esfumado le da sentido al nuevo día y la vida puede ser lo que pretendimos años atrás… Si vamos con otro relato que inicie con algo que se nos había perdido o creíamos perdido…

¿Cuántas veces avanzamos por la vida a la espera de que suceda lo que nos gustaría o aquello que hemos soñado?

Nada nos prepara para sorprendernos ante el atisbo de la premonición, tampoco para el reconocimiento de la caída libre en el manto de la realidad, pero ahí vamos viviendo y respirando a diario a la espera de los signos que nos den aliento para seguir avanzando.

¿Qué es aquello que nos agrada y que con actitudes y algunos comentarios vamos buscando en nuestro paso por la vida?

Muchos mensajes recibimos de la vida para ponerla en nuestra manos y moldearla como si fuera arcilla, aún cuando al menor intento de forzar las cosas esta se resquebraje y convierta en añicos…

Pero ahí vamos con la mente en alto a toparnos con la  aventura de vivir nuevamente, de sentir y dolernos del tiempo y sus estragos en las esperanza convertida en planes y proyectos que en buena medida no podremos concretar.

¿Qué les has pedido a tu destino esta noche?


Nada nos inquieta tanto como una mentira que quiere ser o acercarse a la verdad… Es un suceso para el drama novelesco, ¿Cómo lo plantearías? ¿En que lugar del mundo lo ubicarías?

Sin tiempo, ni espacio, a él no le importó que las circunstancias y toda evidencia lo inculpara… Siguió trazando mentiras una tras de otra y se enredó en ellas al grado de morir en la zanga que él mismo construyó; .algunos momentos lo salvaban del colapso, su apariencia coqueta y su hoyuelo en el mentón eran la divina gracias que pensó lo rescataría de cualquier indiscreción apresurada que cometiera… Pero ella era de otra esencia, no era de piel y hueso, su existencia estaba más allá de todo roce material…

Una sola chispa de valentía lo habría rescatado de la soledad, pero el orgullo pudo más que la realidad que no palpó con sus historias quebradas. Quedó expectante con esos tres puntos suspensivos preparados para el desenlace estudiado y previsto por su forma de  ser, pero no el de ella…

Ella espero con paciencia el momento de  colocar una muralla lo suficientemente alta para que no la pudiera escalar, ni con mimos, tampoco con tragedias, y mucho menos con drama. No era fácil, siempre quedaba la incertidumbre y el  vértigo de aceptar y hundirse en el sueño frenético y apasionado que él ponía en su futuro mediato, como si fuera a convertirse en realidad.

Hay debilidades que no se han hecho para todos y fortalezas que no construyen, ni edifican…




Algunas cosas tiene arreglo, otras se arreglan solas, lo demás no es nuestro…

Nada puede ser más inquietante que la falta de credulidad y en eso ella era una estupenda investigadora de actitudes en los demás y en ella misma…. Cuando se daba cuenta que estaba saltando esa tenue maraña de evidencias, iniciaba el camino en reversa…  Nada puede ser para siempre pero tampoco puede ser en el momento y dejar de serlo, las cosas son y solo eso son o dejan de serlo.
Sentir que estábamos cerca de lograr lo maravilloso de un encuentro y de repente todo quedaba en la duda y en la intolerancia, la frustración y el estallido de las dudas. nunca sabremos lo que sucedió, solamente nos motiva lo posible y en ese trocito de tiempo que no tolera demasiado, nos fuimos quedando hasta el quebranto de un sentimiento que se hundió en los silencios.


¿Dónde queda lo que se dijo cuando los detalles nos coinciden?

A la memoria de los sueños rotos

Nadie este preparado para sucumbir ante el estrago de la realidad, por lo general hacemos de ésta un motivo para encaminarnos a buenas relaciones y felices encuentros con la vida; pero de pronto y casi por sorpresa nos descoloca un aroma, puede aturdirnos un dolor profundo, encontramos una realidad alterna que no era la que habíamos imaginado.
Entonces y sólo en ese momento nos caemos de la estrella en la cual viajábamos en alas del viento con alegrías y suspiros, nos descubrimos vulnerables, erráticos y tristes. En ocasiones compartimos los trozos de esa tristeza, buscando que los que la posean, puedan percibir el desasosiego que nos produce y hagan algo por ayudarnos a juntar los pedazos, pero esto no sucede.
No sucede porque para ellos es dolor ajeno, es tristeza acumulada que no forma parte de su experiencia, pocas veces aprendemos que hay cosas que debemos sufrir  en silencio,  que no se pueden unir a las felicidades de los otros. Nos queda el recuerdo de ese momento diminuto de la vida en que ese sueño estaba integro, intacto, solido y fortalecido por la necesidad de que así fuera.






Veamos si escribimos otra historia que nos divierta o nos haga pensar en los momentos que estamos viviendo, si esos que no se muestran al mundo entero y que son los instantes que nos dejan atónitos y pensando en el sentido real de la vida…




Había un lugar donde todos necesitaban encontrarse con sus almas, pero no todos lograban identificarlas… Algunos buscaban vestigios de vidas pasadas e iban preguntando al viento si reconocía el eco de sus voces.



Otros eran mas afortunados y sabían hacia donde el viento les llevaría al recinto que los cobijaría con sus calor por largo rato, ellos no eran tocados por el roce de las ramas que los distraían de su camino, iban al encuentro de su destino en vuelo de pájaros de magia y viento; el arrullo del encantamiento tenia vertiginosos giros, violentos golpes de brisa  que  estremecían, pero certeros no declinaban en su meta.

¿Qué materia los construía para no errar el camino, lo sabes?




Comencemos una historia donde un fantasma nos mira y decidimos invitarlo a ser testigo de un mundo donde él podrá decirle al silencio todo cuando podrá experimentar…



En el último momento el personaje que nos vigila podría hacer un conjuro mágico para y decidir contarle al mundo nuestras fechorías, pero eso no lo sabemos, no es algo que el fantasma dentro de nuestra lógica pudiera hacer; del otro lado donde albergan todos los silencios está el fantasma y a nosotros nos invade el mundo del estruendo, ese lugar que no se puede tocar no nos pertenece, ese sitio donde viajamos sin tiempo y sin espacio, sólo es del fantasma.

¿Cómo te entenderías con alguien que esta quizá en un espacio sin tiempo y que no te puede escuchar, simplemente intuye tu caminar por este instante de presente?

No te juzga, no te detiene, no lo sientes, sólo lo percibes, cerca, etéreo, silencioso, inmutable… Dueño de nada y de todo. Temes que algo lo haga desaparecer, es tu amigo en todas las soledades creativas que te vinculan al mundo, ese lugar donde no eres para nadie y sabes que cuentas con un testigo silente, perfecto y sin juicios.

Algún día se irá y con él todas las risas y las travesuras, los lugares recónditos donde se encendían las hadas con aroma a luciérnaga y el conejo que nunca supo que lo era…









Agradezco sus comentarios y les invito a participar de este blog con sus ideas, saludos

Pensamientos que surgen al colocarte en ese momento creativo llamado escribir:

Tocar la cuerda de un violín… ¿Qué haces con una historia que comienza de esa forma?
Deshojar una rosa que aprietas entre las manos, ¿Por qué lo harías?
Abrir los brazos debajo de la lluvia… ¿Qué te impulsaría?
Posiblemente no te apetece nada de esto pero tu personaje nunca desdeñará que lo coloques en una situación similar.



Quien conoce el final de su relato debe desandar el camino, sólo tu decides cual es el espacio donde todo comienza; esa es la causa de que muchos novelistas dediquemos tiempo prolongado a la estructura de una obra, son trozos de experiencia y vivencias que necesitan respirar y reposar en espera de los complementos que las nutren. El arte de relatar es vivencial, pero su verdadera herramienta reside en la imaginación. Invade de atmósferas los posibles escenarios y después como los pétalos de las flores, déjalos caer en tu relato 




Todas las palabras pueden decirte artilugios, lo importante es la forma como lo cuentes y decidas la intención y el momento, nunca olvides que el mayor reto está en la esencia del argumento.



A veces en el rincón menos pensado de la memoria, estalla la voz de una idea, atrápala, a veces ella no sabe que puede ser tu musa



Ponle magia a esa página en blanco y has que flote todo el color de tu imaginación




Siempre gozamos al encontrarnos con el libro de ese autor que tanto nos agrada, lo convertimos en el libro de cabecera, lo buscamos con alguna otra obra que nos diga lo que está pensando, nos deleita el saber que tal obra ya ha sido reseñada por los especialistas… Quizá han puesto su atención  en la posibilidad de convertirla en película y eso es en verdad alentador, el solo hecho de imaginar qué actor interpretará al personaje principal es asombroso.

¿Eres de los que siguen a un escritor hasta su última novela o lo hiciste en el pasado?