Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es agradable para todo el que escribe


“Dicen que la naturaleza es sabia, también tiene sus propias reglas y se mueve con una dinámica que no siempre estará a favor de los humanos, puede ser cruel cuando menos lo esperas y determinante cuando decide que un ciclo ha de terminar, nada puedes hacer al menos que la magia te acompañe en el trayecto, posiblemente así logres hacer la diferencia”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Painani y Hora vivían bajo los efectos de la luna nueva y reconocían en su fuerza que vendrían cambios que tendrían que aceptar, en ningún momento se dieron cuenta que el drástico momento que vivirían y que  los haría reconocer sus propios límites sobre todo como pareja, no como individuos dentro del mundo que los veía aprender y crecer en medio de las experiencias.

Fue así que aquella mañana soleada Hora entró a la laguna que se encontraba cerca de la choza de palma que se habían construido para compartir la vida, Painani distraída preparaba enseres para la comida cuando escuchó que las aguas en la apacible laguna se agitaban con violencia, cuando volteó la mirada para observar lo que sucedía se dió cuenta que Hora estaba rodeado por una serpiente de gran tamaño, lo mantenía inmóvil dentro del agua y el hombre trataba por todos los medios de zafarse de aquella fuerza descomunal.

Con destreza tomó su cuchillo de pedernal y corrió para llegar hasta él y clavarle el arma a la serpiente, pero se llevó una sorpresa cuando su paso para entrar al agua fue impedido por un certero rayo que de la nada apareció y se plantó frente a sus pies en la orilla de la laguna, la mujer retrocedió cayendo de espaldas y el cuchillo voló por lo alto hasta perderse en los arbustos cercanos.

Inmediatamente se dio cuenta que no era asunto donde ella pudiera intervenir y se limitó a observar lo que sucedería, reprimiendo su deseo de gritar con  desesperación.

Hora, pudo safar sus brazos de la serpiente y los levantó en busca de respuestas por parte de su custodio y protector el rayo… Pasaron unos minutos antes que de nuevo apareciera el rayo apuntando a una rama cercana y de un solo impacto la dejó caer en la laguna, al llegar ese tronco cerca de Hora él pudo colocar a la serpiente en aquella fuerte rama que flotaba en el agua y señaló:

-Sean nuestras vidas señora serpiente, la unidad ante la desesperación, sean ambas en sus diferencias el motivo para festejar un nuevo momento en las enseñanzas que daré a mi amada, hoy ambos hemos comprendido que habrá situaciones donde no seremos ayuda el uno del otro y por mi parte comprendo que en sus fauces, señora  Sierpe no son la forma como he de terminar mis días.

Mirando en lo alto dijo:

Agradezco tu señal señor de la luz electrizante, de alguna forma defendiste la vida de tres implicados en este momento, comprendo que la serpiente es el símbolo que podré entregar al mes que está por comenzar y su fuerza ha de brillar en los espacios que desconozco y que están en el mundo de las estrellas que iluminan nuestras noches y que permanecen ahí aún cuando el sol impida que las veamos.

Hoy sabemos que cada cultura observó desde su especial perspectiva y  modo de ver las cosas a una serpiente en el alto cielo, la constelación de Ofiuco y que esto obedece a una coincidencia afortunada, por parte de Hora y su mística relación con el rayo tendría motivos para nombrar a la serpiente como representante del siguiente mes y con esto sellaría de nuevo su promesa de dar a  su amada un año convertido en trece fabulosas y enriquecedoras enseñanzas.

Recordemos la frase exacta que él le dice a Painani cuando la conoció:

“Convertiré en experiencia un año de tu vida en 13”

La vida tiene límites y la muerte es uno de ellos, a veces comprender que no puedes ir más lejos es una cruda realidad, inevitable y real.

Notas de la autora:

Till  Credner http://www.AlltheSky.com

Photography of the constellation Ophiuchus, the serpent bearer


“Nunca te angusties por lo que no has vivido, lo único que debes evitar es dejar de ser parte de la vida, hay por ahí muchos que se olvidaron de esto y solamente son sobrevivientes”
El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Ahora hay calma y todo es paz entre los ocho amigos que esperan la comitiva de la sacerdotisa del templo de la luna para marcharse de las grutas de Cacahuamilpa, no están impacientes sus días son sosegados y sin grandes altibajos.

Sin embargo, uno de los hombres del grupo es percibido por los otros con nerviosismo y la charla de esa tarde del círculo de los iluminados tendrá que abordar un tema especial; sus reuniones se desarrollan bajo la tenue luz que llega hasta ellos o simplemente la invocan en medio de la total oscuridad.

Evaristo insta a Javier a comentar con todos los demás lo que le está sucediendo, para ellos es evidente que algo le angustia y es de esa forma que Javier suspira y admite su consternación:

-Estoy inquieto amigos, he probado la dulzura de un sentimiento y en verdad no se si ella se arrepentirá al verme y tampoco si ella me verá o solo fue un espíritu que compartió conmigo aquella noche de la ofrenda.

Zila aseguró a todos que no eran seres sin esencia física, sino iluminadas que de algún modo estarían en contacto con los discípulos del templo de Erandi y le pidió que no temiera, pero Javier continúo con su preocupación llevándose ambas manos al rostro y con gran inquietud sollozó como si fuera un adolescente, al momento que exclamó:

-Yo no tengo edad para que una dama vea mi fortaleza, energía, una vida en común de larga duración…

Sus amigos al verlo en ese estado de desesperación se quedaron sorprendidos y comprendieron que los sentimientos de una ser humano son en ocasiones lo único que puede conservar como un tesoro para resguardar todo lo que lo rodea.

No podemos reconocer a Metztli como el sujeto de su angustia, podría seguramente tratarse de otra persona, lo que sí podemos entender con claridad es que lo que algunos seres aprenden del amor los marca, proyectándose en todo lo que no lograron preservar en su pasado. 

Hay un regalo para Javier que él aún no conoce y de esa forma dejará de pensar que hay últimas oportunidades en la vida, será de los primeros ascendidos del grupo y con ello su visión de aquello que termina tendrá otra perspectiva, pero él aún no lo sabe y no lo sabrá por un buen tiempo, así que sigamos con el comentario muy atinado por cierto que le hace Evaristo:

-Estamos en un nuevo mundo, con nuevos aprendizajes, la vida nos ha dado la oportunidad de dejar atrás lo que nos dañó, nuestro viaje al Mictlán fue de lo más enriquecedor para cada uno de nosotros, así que Javier, por favor olvídate de lo que fue y vive intensamente lo que te ofrece la vida, sí acaso esa joven fue capaz de elegirte por lo que eres, ella vio tu alma, no vio al hombre con problemas de dolor de rodilla, vio al espíritu de un ser iluminado.

Diego que todos lo reconocían como un hombre con el talento de la intuición más robusta del grupo se animó a decir:

-Javier en el pasado fuimos elegidos por mujeres que veían si teníamos dientes fuertes, o teníamos tierras y caballos, tal vez  se fijaron en detalles como  a quien le  vendíamos el ganado y si lo hacíamos  a buen precio, cuando perdimos todo eso, no vieron a nadie, necesitaban proveedores. No lograron ver lo que en realidad éramos porque dejaron de ver lo que necesitaban de nosotros.

Ahora somos parte de un grupo que ve con esperanza lo que estamos construyendo y vamos a ser parte de ese mundo donde la magia es una de las mejores razones para generar unidad y apegos.

Por último Javier los miró con su rostro iluminado asegurando:

-Cierto amigos míos, no debo dejar que el pasado me envuelva en sus trampas, hemos nacido a una nueva luz y ella será nuestro escudo y nos ha de mostrar el camino. Nada nos ha de faltar si miramos al mismo sitio cada uno de nosotros, nuestra meta es común y nos lo ha demostrado Dayami y la sacerdotisa del templo de la Luna.
Todos sonrieron alegres y extendieron sus manos hacia la fogata que invocaron aquel día con la pasión de quien entiende cómo mirar un futuro esperanzador.

La vida es un hermoso camino que no se limita a lo eres físicamente, cada paso te alienta a fortalecer lo que llamas espíritu, llámalo alma o esencia interna, llámalo como quieras, pero es en esa sustancia que lograrás trascender.

Notas de la autora:

Photo by Pixabay on Pexels.com


“Un corazón roto suelo presentarse cuando la información que recibes es la que te dejaron ver, no la que en realidad es”
El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

En el templo de la luna reciben a Erandi quien estuvo compenetrada en ese viaje astral que le mostró una realidad excepcional y con la cual sus redes de comunicación y magia se ampliarían considerablemente.

Al llegar encontró alegría entre sus discípulos y un velo de tristeza en una de las iluminadas, precisamente aquella que viajó a las tierras otomíes para celebrar el ritual de la fertilidad de la luna llena, me refiero a Metztli.

Erandi la tomó por el hombro y la separó del grupo para indagar qué era lo que la mantenía tensa y descolocada, sufriendo por algo en especial y le preguntó:

-Querida Metztli, ¿Qué te mantiene cabizbaja y ansiosa?

Metztli con gran tribulación comentó a la sacerdotisa del templo de la Luna:

-No tengo certeza de que él realmente me pueda reconocer, que lo que tuvimos en alma, no sea lo mismo cuando nos veamos físicamente y se derrumbe todo, en verdad me preocupa porque él me gustó mucho.

Erandi la miró con ternura y con palabras suaves expresó lo que podía decirle y que en ningún momento podría ser determinante o certero:

– Hablar, decidir, imaginar, crea el balance no tienes por qué angustiarse, sí él es incapaz de ver más allá de lo que tuvieron, no es para tí; hay dos opciones en todo esto, tomar el corazón y sumergirlo en las tormentas de la pasión o dejarlo navegar en las aguas en calma de la razón, sí logras equilibrar eso podrás esperar lo que venga con confianza.

No eres tú sola eligiendo, son dos almas en ésto y la incertidumbre es parte de la vida, siempre le da la vuelta a todo lo que existe y nos rodea. Permanece en calma y rodéate de buenos pensamientos, la elección tal vez ya fue hecha, no sabes lo que él está pensando, recuerda que la riqueza del alma no brilla afuera sino en el interior de todo ser viviente.

Aún no sabemos de quién se trata, tal vez los que han seguido la historia sin perderse ningún detalle puedan adivinar quién es la posible pareja de Metztli, cuyo significado es Luna de serpiente de agua.

Painani conocerá en unos días el primer aviso del poder del único que entre ellos tendrá la última palabra.

Mientras tanto en el sitio donde permanecen Hora y Painani sucederá un acontecimiento relevante que marcará el cielo con otro tipo de serpiente en pocos días, se acerca el momento en que la luna en el firmamento se oculta a la vista de todos y es la atmósfera perfecta para que los depredadores salgan de noche sin ser vistos.

El confiado Hora sabe que la luz determinante y enérgica del rayo siempre estará presente en todo acontecimiento que impida lo que él ha pactado con el astuto profeta pero Painani lo desconoce, ella conocerá en unos días el primer aviso del poder del único que entre ellos tendrá la última palabra.

Pero aún es muy pronto para hablar de esto, ya que todo se gesta en su momento y no antes, ni después.

Que sean las horas de preparación lo que te de un atisbo de lo que intuyes y no de otra manera.

Notas de la autora:

Photo by Rodrigo Souza on Pexels.com


“A veces nos contamos la historia más alegre, precisamente cuando ya nadie puede llegar a echarla a perder”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

No todos somos capaces de cambiar nuestras historias, a veces los monstruos regresan y se colocan en tus sueños para estorbar y opacar el proceso, entonces hay dos caminos reconocerlos y dejarlos donde no puedan volver a hacerte daño…

Painani escuchaba con atención a Hora cuando explicaba todo esto, de pronto le puso la mano en los labios para silenciarlo y preguntar:

-Hora, no siempre son monstruos, en muchas ocasiones son entidades fascinantes que dejan una estela brillante en tu vida, te dan enseñanzas y te ayudan a disfrutar el trayecto de la vida. ¿Crees que existen entidades brillantes envueltas en velos que se confunden con monstruos?

Hora reflexivo contestó con seriedad:

-La vida es diversa, no todos viven lo mismo, ni son capaces de entender que debajo de un velo puede existir otra entidad. Entonces se aíslan y pueden dañar algo que pudo ser apreciado en sus vidas, también pueden orientar al monstruo a otro camino y quedar libres, no lo sabemos.

Algo es importante hablando de los sembradores de ideas, somos eso y en el mundo nos dirigimos a los demás de esa forma, con el propósito de cambiar sus sentimientos hacia algo.

Recuerdo perfectamente que en el momento que un grupo de humanos me señaló como profeta en ese preciso instante entendí que mi vida iluminada por el Rayo serviría a una causa mucho mayor que yo y ahora tengo a alguien a quien comunicárselo y me siento feliz por ello.

Painani se quedó meditativa y con cierta preocupación, de nuevo preguntó:

-Amado, ¿Puedes asegurar que todas las historias son semillas?

Con una franca sonrisa Hora admitió:

-Por supuesto que puedo hacerlo, lo que no puedo asegurar es que todas caigan en tierra fértil, mucho menos que éstas semillas al alimentar a un grupo, todos entiendan de  igual forma  el significado de sus frutos.

Pero te voy a platicar algo mágico que me sucedió en la trampa del jaguar, tuve un sueño que me permitía ver la tierra como que fuera algo transparente, como si en lugar de un pozo hecho en la tierra fuera una sitio en el fondo de una laguna, lo que yo pude observar con claridad fueron las raíces de los árboles, se daban apoyo para mover la savia, algunos más fuertes que otros y algunos agrupados, comprendiendo que solo entre mangles podían sobrevivir, pude ver algunos cedros rojos haciendo lo mismo y si te das cuenta todos ellos fueron semillas.

Lo que te quiero decir es que el grupo de iluminados encontrará la forma de permanecer unidos y de conectar con los que fortalezcan su savia y los otros grupos que son gregarios harán lo propio y eso no se puede evitar, por ejemplo el mangle arrastra mucha agua a la savia, eso no es bueno para todos, pero a ellos los fortalece.

No temas amada mía, hay historias que sabrán conectar con quienes las merecen y no podrán los monstruos y tampoco los depredadores aniquilarlas, si logro que prevalezca mi espiritu de profeta se quedará por mucho tiempo alimentando el espíritu de los tiempos, hoy aprendo de tí y tú de mi, lo que construiremos se finca en las pocas certezas con las cuales avanzamos, sí acaso la raíz penetra de forma profunda en la tierra que habitamos, ella se encargará del resto.

Painani sonriente exclamó:

-Cada árbol es un mensajero que ilumina el camino del que sabe reconocerlo… Ambos se besaron con apasionada alegría para disfrutar de ese regalo que los mantenía unidos.

Con el tiempo ambos serán un símbolo, la vida cambia constantemente pero las raices  de los árboles son milenarias y en ellas debemos confiar.

Notas de la autora:

Photo by Jeremy Bishop on Pexels.com


“Llegará el momento en que comprenderás que algo de tí ha de permanecer para siempre y sólo entonces te será fácil hacer lo que te has propuesto sin detenerte a mirar lo que podrías perder en el trayecto”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Painani conversaba mientras compartían los deliciosos bocados de pescado y reflexionaba que no importaba el sitio del mundo donde se encontraran ya que cada ser humano es libre de recordar y considerar a sus deidades, venerarlas y hacerlas parte del entorno, visibles a los ojos de los suyos.

Hora la miro reflexivo y acariciando sus cabellos señaló:

-La historia de los pueblos va creando y construyendo su forma de ver el mundo, con sus creencias se acostumbra a vivir dentro de ellas, son lugares comunes que le dan seguridad y sentido de permanencia, por eso las enseña a sus hijos para mantenerlos unidos.

Entonces ellos aceptan que las cosas solo pueden ser de una forma y no de otra, pero ahí hay un gran problema, ¿Cuál imaginas que es, amada mia?

Painani se levantó y dando algunas vueltas alrededor de la fogata reflexionó con cuidado lo que iba a contestar, cuando se sintió segura apuntó:

– Todas las deidades viven en un espacio mágico, los humanos utilizan símbolos místicos para entenderse con ellas; pero no todos tienen la oportunidad de atravesar el portal entre ambos mundos.

Hora con una franca sonrisa le dijo:

– Así es, hay privilegios en gente como tú, discípula del círculo de iluminados y ascendidos de Erandi, y como yo, protegido y custodio del Rayo. Todos los demás seres respetan o siguen a los que provocan la magia pero no todos la saben interpretar y se limitan a respetarla y repetirla.

La pregunta sigue sin responder, la gente común se reconoce en las historias de sus deidades, incluso les atribuyen un calificativo diferente: Dioses, los toman de ejemplo y procuran imitar sus hazañas y sus enseñanzas, muchos de ellos con rigor, no modifican nada, aun cuando no sepan quien fue el que recreó el escenario que ahora siguen.

Ahora dime ¿Qué ven ustedes, qué vemos nosostros que los otros no entienden?

– Ninguno de nosotros nos consideramos protectores de aquello que no se mueve, no es posible aceptar lo estático, Erandi no pertenece al igual que nosotros al grupo que venera y preserva, esa es la razón por la cual me salvó de la muerte en la piedra del sacrificio.

Hora entusiasmado dió un salto y exclamó feliz:

– Por eso estás aquí amada mía, tu tarea es salvar a otros de su necesidad de permanecer con ideas fijas y repetirlas, por eso eres tan especial para mi desde el momento que intuí el latido de tu corazón pese a la distancia que nos separaba.

Has de saber que el rayo cuando se dio cuenta que era el momento de moverme, no me dejó pensarlo dos veces y me impulsó de la mejor manera que su naturaleza conoce, lo hizo de tal forma que yo no tuviera opción y ahora entiendo porque fue así.

Definitivamente notamos que de alguna forma le está explicando lo que ha de suceder en aquellos asuntos que son inaplazables en la vida que no se detiene por nada y por nadie; no sabemos si lo hizo en un nuevo intento de preparala para lo que vendría, pero Painani es intuitiva y por tanto no dejó sin respuesta a su pareja:

-Hora, nosotros no nos vamos del todo, somos parte del grupo que logrará transmutar, al menos esa es mi esperanza y en ella confío que no ha de ser en vano toda mi preparación, aquellos que  nos han enseñado el camino son la prueba de que es así y no de otra forma.

Aún lejos de mi grupo mi entrenamiento me dice que lograré atravesar el portal del Mictlán.

Dicho esto, lo miro con ternura y ambos se abrazaron al comprender que su entendimiento de trascendencia estaba dando resultado aún cuando existen situaciones que no pueden ser parte de ninguna premonición y tampoco formar parte de un plan trazado con ingenio para nuestro propio beneficio.

Cuando descubras que no hay plan maestro sino  un constante movimiento que te envuelve como parte del todo, entenderás cual es tu papel en aquello que te compromete y para lo cual estas hecho.

Notas de la autora:

Peces asados fotografía de archivo.


“¿De que te sirve un pedernal hecho trizas? Si desconoces que puede ser útil en muchos sentidos, nunca lo sabrás, tu mirada analitica estará perdida pensando que lo que tenías ya no sirve”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Ahora vamos de nuevo a ese sitio donde conviven y se divierten conociéndose Painani y Hora, en aquel momento ellos necesitaban que tuviera filo el cuchillo de pedernal de ella, el diestro varón se dispuso a golpearlo con otra piedra para lograr un filo adecuado, pero para hacerlo se vendó los ojos y Painani se extrañó mucho de esta actitud e interrogó:

-No entiendo cómo es posible que pueda quedar bien afilada si no ves lo que haces

Hora retiró de sus ojos el vendaje y afirmó:

-Si acaso una esquirla penetra en mis ojos entonces jamás podré ver lo que hago, tampoco tu bello rostro y mucho menos el maravilloso paisaje que nos rodea, además necesito las esquirlas para mostrarte algo único.

Painani sonrió y advirtió que Hora era en verdad un hombre muy sabio y espero con paciencia. Al terminar de afilar el cuchillo de pedernal Hora se dispuso a colocar en una hoja grande las esquirlas del preciado vidrio oscuro y le dijo:

-Ven amada negrita acompañame al río y verás que lo que te digo es impresionante.

Ambos caminaron al río y Hora tomó un puño de las esquirlas y las dejó caer en el agua, algunas fueron llevadas por la corriente y otras de mayor tamaño se hundieron y atoraron entre las piedras, en ese momento Hora advirtió:

-Cuando tienes una herramienta poderosa, cada uno de sus pedazos lo serán igual, en el agua son un peligro para los seres vivos que habitan el sitio, pero si yo coloco una red río abajo tendré peces que habrán muerto por virtud del pedernal y no de mi mano.

Es la deidad del tocado de fuego la única que puede penetrar la piel del río con su reflejo logra que el pedernal destelle, ahora ven vamos a otro sitio donde ella también logra que su brillo se haga presente.

Dicho ésto tomó de la mano a Painani y la llevó a donde la hojarasca se había secado en otro sitio del bosque y colocó esquirlas del pedernal, espero junto a su amada negrita y  le dijo:

-El punto más alto, perfecto e intenso del señor al que veneras y que yo contemplo como la deidad del tocado de fuego hará su labor.

Efectivamente cuando el sol brillaba en su punto más alto con gran intensidad fue que las hojas secas comenzaron a arder y Hora las cercó con varias piedras para contener su fuerza.

Entonces fue río abajo donde había colocado un trampa mientras esperaban el trabajo de la deidad del tocado de fuego y levantó su red con varios peces, los cuales llevó a la hoguera y se dispuso a cocinarlos.

Painani sorprendida exclamó:

-Hemos honrado las virtudes del pedernal por medio del cual Huitzilopochtli vio la luz al rasgar el vientre de la luna y tu deidad ha convocado a las  fuerzas del agua y la tierra para alimentarnos.

Hora sonrió y con alegría advirtió:

Cuando veas la magia en los elementos que pensaste la habían perdido, tu camino y el mío serán grandiosos, aprenderás que en la transformación la esencia permanece, necesito que lo sepas perfectamente, de esa forma habrás de percibirme y lo harás con los elementos que trabajes.

Sin duda Hora dijo ésto reconociendo que llegaría el día que su transformación la haría perder el rumbo, no sabemos si ella lo entendió, pero al menos quedó en su mente como algo para recordar cuando fuera necesario.

Con aquellos que has compartido tus días, reconocerás enseñanzas perdurables que podrán transformar tu vida cuando todo se torne difícil y sientas que tu rumbo no es el mismo.

Notas de la autora:

Recordemos  El Zenit el punto más alto del sol sobre el horizonte

Fotografía de archivo: El pedernal y las manos de la tierra ante la magia del Sol y el Agua


“Nada permanece inmutable, sólo aquellos que se transforman son eternos, sabrás reconocerlos en los símbolos que valoras”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

“Nunca volverían a verse, no de la misma forma, sin embargo ella sabía que los otros la reconocerían  al estar en torno a un fuego, recordarán el fuego en sus manos, reconocerían su esencia en el pelaje color de fuego de los zorros.

Alimentar la inspiración de los pueblos que nosotros no podemos ver y ser el calor intuitivo que nos brinda la oportunidad de ser creativos será el signo de los tiempos por venir”

Estas serían las palabras que algunos pobladores de la región cercana al río Aura recordarian de Valvo El Observador; al ponerse de acuerdo Erandi con Dayami se acercaron a esa distante región gracias al fluir del río y al mismo tiempo a la energía del águila blanca en que se convertía Erandi en su viaje astral, esta vez acompañada de su fortalecida compañera de diversas aventuras, Dayami, la deidad del río.

Así fue que por medio de la magia incitaron un pequeño fuego cerca de aquel impresionante río Aura para poder reconocer a la viajera astral, el encuentro fue emotivo y éstas fueron las palabras de Sol como la conocieron los antiguos pobladores que se referían a ella como una dama hechicera:

El símbolo del hechizo de Ave transmutado en el fuego de la hoguera de todo iluminado

“Me he convertido en un símbolo, me hago presente sólo para aquellos que comprenden el valor de todo aquello por lo que hemos luchado. Hay un hechizo que no incito, lo ejecuta mi interlocutor y es a partir de ese momento que podría convertirse en el reflejo de todo aquello que nos compromete en esta travesía atemporal. El tiempo es una constante, nosotros somos mucho más, dejaremos legados más allá del tiempo que nos tocó vivir, más allá de nosotros mismos”

Erandi se percató inmediatamente que los iluminados habían recibido tanto la ayuda de ella como de Dayami, el Sol y el agua estaban formando un místico encantamiento donde las tres esencias entendieron que la vida les mostraba un camino intuido por Valvo y reconocido por la fuerza de los que supieron reconocerlo.

Erandi se refirió a Sol de esta forma:

“Sea el fuego que todo los transforma el que nos una en cada tarea por cumplir, habrá muchas hogueras de iluminados por doquier, ha sucedido antes y lo hará después de todos nosotros; me alegra ser parte del legado de esta labor sin tiempo y ni espacio que nos ha convocado como seres finitos en medio de un caudal de incertidumbres”

Dayami expresó sus propio sentimientos así:

“Agua que recorre los caudales del mundo conocido y por conocer, fuego que nos inspira y ayuda a alimentarnos de sabiduría, aire en las alas de todo ser fortalecido para mirar desde las alturas, tierra el suelo que pisamos que nos permite dejar huella y sembrar futuros”

Finalmente Sol exclamó:

“No pertenezco a este espacio que ocupe en un tiempo pisando la tierra que ahora pisan, pueden encontrarme en todo lugar donde me invoquen, sea el fuego creativo el signo de nuestra labor de aquí y para siempre”

Cuando algo te haga mirar de nuevo el paisaje, recuerda que detrás de tu mirada por mundana que esta sea, siempre habrá algo más que solo eso y puedes imaginar el símbolo de quien promovió un cambio que se extendió por todo universo conocido y por conocer.

Notas de la autora:

Dibujo del símbolo del Hechizo del Ave de la autora con filtro libre de PicsArt


“No puedes salvar a los otros de ellos mismos, acepta que son de un modo y no de otro, es su historia la que los determina, no la tuya; lo será si se cruzan contigo por alguna razón”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Una reflexión y un encuentro fabuloso estaban por darse en poco tiempo,  precisamente cuando Erandi y Dayami emprendan un viaje astral en busca de aquello que en el pasado  fue observado por un agricultor a quien se le conocía como Valvo, El Observador, quien con el paso del tiempo se había convertido en un personaje vital y figura central entre un especial grupo de gnósticos intuitivos que no permitieron  que sus conocimientos se filtraran o mezclaran con ideologías teológicas impuestas o intereses fuera del saber purista, vivió épocas de oscurantismo y su camino fue ganando adeptos con el paso del tiempo un defensor de la luz del conocimiento en el más poderoso de los sentidos.

Indudablemente era posible imaginar para la sacerdotisa del templo de la Luna y su entrañable compañera Dayami que el sitio que les indicó Zila les daría pistas de aquellas imágenes señaladas en un momento determinado por Valvo, El Observador; sin lugar a dudas aquellos hechos habían acontecido varios siglos atrás, pero si él había creado escuela, ellas descubrirán la verdad.

Lo que ellas aún no sabían era que en todo sitio donde una hoguera se encendía se encontraba la presencia de Alnitak, sí me refiero a quien desde hace mucho tiempo vivía en dicha nébula, al Sur de la cintura de Orión, precisamente la nebulosa de la Flama el hábitat de quien fue conocida como Sol y Fuego, al transmutar en su animal de poder.

La nebulosa de la Flama el hábitat de quien fue conocida como Sol y Fuego, al transmutar en su animal de poder.

Tomando en cuenta lo anterior, cada que las personas se reunían alrededor de un fuego para compartir sus experiencias, dependiendo de lo discutieron y del interés que despertara en Alnitak, ella estaba ahí, hacía presencia y los inspiraba en la medida de sus posibilidades.

Hay fogatas donde los grupos se reúnen desde la antigüedad para diferentes actividades, pero ella reconocía aquellos que servirían a la luz y al entendimiento y desde luego de ahí la frase del Mensajero:

“No puedes salvar a otros de ellos mismos, al menos que se crucen contigo por alguna razón”

Ahora tenemos una clara idea de lo que ésto significa, por otra parte pronto nos pondremos en camino hasta el sitio donde se encuentran Painani y Hora, juntos crean una relación donde cada día se convierte en una aventura y un fascinante descubrimiento del uno y el otro en un mundo que no conocen y en el cual intentarán dejar una raíz con la finalidad que ofrezca frutos.

Están por vivir algo que es difícil para Painani pero que Hora resuelve con agilidad y confianza, en ese momento ha de percatarse la mujer que lo acompaña que su seguridad y certeza en todo lo que hace se debe a su alianza con el rayo.

El panorama nos acerca a ese dicho popular donde se señala que el mundo es un pañuelo, todo puede ser observable si de sentires e intereses entre los humanos nos referimos, la única diferencia en este punto es que aquellos que tomarán un camino distinto están mirando el remoto futuro de una manera única.

Hay una historia no oficial que solamente se puede ver cuando decides mirar el entorno de otra forma, poner el foco de atención en la sensibilidad sensorial donde los sonidos y mensajes dejan de ser lo que son para convertirse en ventanas a un mundo alterno; transformar aquello que aparentemente resulta circunstancial en la idea que puede permear en la colectividad.

Nadie nos enseña a pensar, es un proceso individual pero algunas veces descubrimos una nueva luz en la memoria de ciertas personas que nos puede resultar cautivadora.

Notas de la autora:

Fotografía de la Nebulosa, en realidad es la nebulosa de la llama, no para mi historia, que he decidido nombrarla de la Flama: datos importantes: https://observatorio.info/2007/02/primer-plano-de-la-nebulosa-de-la-llama/


“Observa tu labor cotidiana, con ella, olvidas el dolor, ahí eres recompensado con todo lo que has cultivado y sembrado; en medio de todo vibra lo que has logrado, es tu esfuerzo disfrutalo hoy, ese es el regalo de la vida”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella mañana comenzaron a despertar de aquel letargo y enorme esfuerzo que vivieron cada uno de los ocho iluminados, algunos de ellos pensaron que sería Javier el que tardaría más en regresar de las profundidades abismales del Mictlán, la presunción era que sería el que más experiencias y recuerdos había atesorado en su vida y por lo tanto le sería más complicado deshacerse de ellos, sin embargo, fue diferente, fue de los primeros en regresar.

Lo que les ataba al pasado dejó de ser un impedimento para cada uno de ellos, ese era el ánimo y el destello en sus rostros al volver; el mundo se abría para todos ellos de una forma mágica, un nuevo mundo, nuevas relaciones y desde luego para muchos de ellos la esperanza de la ofrenda que cada uno había experimentado, ahí se encontraba el anhelo de completar el cuadro con diversidad de situaciones que no imaginaban.

Evaristo fue el tercero en volver, ya que la primera entre todos había sido Dayami, ella sin lugar a dudas ya había recibido un entrenamiento previo y por dicha razón en el trayecto se había convertido en la guía de cada uno de ellos.

Con una amplia sonrisa abrazó a su compañero Javier y se dispuso a preparar de nuevo delicioso Xocolatl para todos los iluminados; al momento que miraba los granos de aquella planta impresionante para él, comentó a Javier:

-Hermano, ganancias han de venir y se han de ir en medio de lo que estamos por vivir en estas tierras todo puede cambiar de un momento a otro, depende de la perspectiva con que veamos los acontecimientos, todos iremos completando el círculo, el camino nos mostrará cómo avanzar hacia algo completamente nuevo.

Javier reflexivo y esperando que la bebida que preparaba Evaristo estuviera lista, advirtió:

-No hay maestría en lo que se deja de hacer Evaristo, la práctica nos dará resultados favorables e incluso habrá tareas que desconocemos que nos serán benéficas, tendremos nuevos conocimientos sobre los hombros, estamos entre la gente que debemos estar.

Cada uno de los compañeros de viaje y nuevas aventuras por venir fue despertando, Diego, fue el cuarto y el quinto Zila, Jacobo el sexto y Timoteo el séptimo y desde luego todo entendieron con claridad la causa por la cual el último en regresar sería Patricio, sabían perfectamente que para él los bienes materiales, los apegos y el control sobre la vida que llevó y la que enfrentaría ahora resultaban fundamentales, le costó un inmenso trabajo reconocer que la desnudez del alma y el cuerpo son una atributo para viajar ligero y con un esfuerzo enorme tuvo que admitirlo.

Finalmente se turnaron para proveerse de alimentos en lo que la comitiva enviada por Erandi llegaba hasta ellos para conducirlos al templo de la Luna.

Todo nuevo comienzo es apasionante y al mismo tiempo nos llena de temores, si cuentas con el apoyo suficiente, la vida te mostrará que todo es posible.

Notas de la autora:

Fotografía de cuenco de chocolate tradicional


“Toda entidad enlazada a tus ideas tratará de atarte a objetos y seres conocidos; toma distancia de su fuerza vital con el propósito de impulsar y crear cambios, esa es la tarea final del trayecto”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Todos los hombres se encontraban extremadamente agotados, Dayami le indicó a Zila a donde dirigirse por la noche para encontrarse con los arbustos de cacao, una planta originaria de ese territorio y desconocida para ellos, le dijo que con sus frutos recuperaron las fuerzas que se los entregara a Evaristo para que hiciera una bebida.

El nombre “cacao” deriva de la palabra náhuatl cacahuatl, que significa “jugo amargo”, y “chocolate” cuya palabra es Xocolatl, apreciado como reconstituyente para dar fuerza, tratar la fatiga y el agotamiento. Esa tarde sería preparado con sabiduría por Evaristo:

 Con los frutos de cacahuatl, Evaristo preparó Xocolatl

Todos ellos sintieron como una fuerza interior y un calor corporal los envolvía, la bebida era amarga pero gustosa y les ayudaría a emerger del noveno nivel del Mictlán aquella noche.

Dispuestos a pasar la dura prueba a la cual estarían expuestos los ocho iluminados esperaron la llegada de Dayami para dar inicio al ritual que sellaría el último nivel del inframundo azteca y los fortalecería en su camino hacia la luz.

Dayami cuando sintió que estaban unidos por las manos y dispuestos a emprender el trayecto exclamó:

“¡Nadie se podrá marchar de aquí si su camino no está definido, el adiós debe ser rotundo y definitivo, dejaremos atrás a todas las sombras y sus ataduras!”

Les mostró al centro del círculo los instrumentos que cada uno de ellos había elegido para conservar sus cargas, no eran sus cicatrices, sino símbolos que culturalmente los ataban  y los definían:

El arco y la flecha, las espigas del trigo, los caminos con encrucijadas, las llaves de sitios que no volverían a ver y abrir, aquellos rostros que habían definido sus sentimientos y notó que ella misma aparecía con sus recuerdos al centro del círculo, sus hermanas, el terror en sus rostros al momento que les anunciaron que ellas portarían la flauta ceremonial antes de ser sacrificadas.

Entonces Evaristo escuchó dentro de su cabeza: 

-Busca la claridad para seguir el camino elegido

Patricio igualmente escuchó algo dirigido a él:

-Reforma, construye, sigue, no te detengas…

Diego escuchó lo que aquella voz tenía que decirle:

-El agua es tu instrumento, conecta lo que intuyes en ella.

Para Santiago fue el mensaje que solo él escuchó al igual que los otros:

-Haz de jugarte el todo en cada prueba viva, son los simbolos tu destreza en ellos habitarás para ver el camino.

Timoteo fue el siguiente en escuchar:

-Avanza tu destino ya lo has definido, no es una persona, son aquellos que verán lo aprenderán de tí.

Javier fue el siguiente:

-Haz reconocido lo que las deidades han logrado, no busques al mejor, encuentra en tí la perfección.

Jacobo fue el que ahora escuchó esa voz que ninguno pudo definir de quién se trataba:

-Nacer de cero es un asunto complejo, nada de lo que fue será.

A Dayami le fue otorgado el siguiente turno para escuchar  el mensaje:

-Haz roto todo esquema conocido y tu libertad es única al grado de ser tu esencia para hoy y para siempre.

Por último habló con Zila:

-Hacer que se cumplan diferentes resoluciones, marcará tu destino.

Dayami volvió a dirigirse a ellos:

Esta es la forma como la deidad de las plumas preciadas y los atributos de quien recorre la tierra y puede surcar los aires nos ha hablado Quetzalcoatl, será tu consejo un regalo para cada uno de nosotros.

Quetzalcoatl habló con cada uno de ellos

Por último les recordó.

No todos subiremos a la superficie al mismo tiempo el primero en llegar no intente despertar a sus compañeros, es peligroso, cada uno tendrá un proceso difícil de afrontar, despegarse para siempre de todo lo que fueron no es fácil.

La mayoría sintió una gran  desesperación recorrer su cuerpo, no sabían como hacer lo que  les habían pedido y no querían quedar atrapados en el inframundo para siempre, finalmente reconocieron que el recorrido en forma física ya lo habían hecho y ahora el horizonte, los frutos, la esperanza estaba puesta en un umbral donde  cada enseñanza desde el primero al noveno nivel del inframundo les había mostrado, eran afortunados de ser dirigidos por la magia, no los dejaría nunca y sería su instrumento más preciado.

Hay escuelas que te adiestran con habilidades y fortalezas, los iluminados recibieron ese día uno de los más importantes recursos para defenderse en la vida que ahora poseían.

Notas de la autora:

Fotografías de archivo de la autora y dibujo de Quetzalcóatl basado en un tema de Uriel Hidalgo