Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es agradable para todo el que escribe


La primera Yao no fue profesionista, fue una luchadora social y una mujer valiente que dejó una valiosa herencia.

Alguien conserva sus palabras en un trozo de papel, frase que fue conservada desde hace tiempo y que los que conocieron a su descendencia apreciaban, nada puede ser más alentador que reconocernos en la herencia de los que nos han ayudado a andar el trayecto de una vida que se ha nutrido de magia e intuición.

Los maestros, los amigos del alma, aquellos que nos pertenecen sin ser nuestros y que nos han brindado su apoyo aun sin saberlo, a todos ellos, quienes conservamos en trocitos de recuerdos y los llevamos puestos como una marca indeleble para siempre.


El Valor del Concepto

2° Capítulo

Aquella noche Erha Kasey se levantó y se dirigió a los jardines centrales del centro de investigaciones, se encontraba solo, el más puro silencio alentaba sus pensamientos y su desolación ante todo lo acontecido, recordó con claridad los momentos de angustia que lo hicieron levantarse de golpe y correr con desesperación hasta el modulo de computo donde aconteció el ataque.

No le importó ir desnudo, pues desnudo se sentía al presentir tal atrocidad por la indolencia de gente sin capacidad para comprender lo que ese sitio representaba para muchos de ellos; posó su mirada en lo alto y observó al gigante gaseoso y con un suspiro entrecortado le habló:

La Luna en conjunción con Júpiter

<Sí todo dependiera de tí, que has sido como el hermano mayor que se interpone para defendernos en momentos determinantes, atroces y dolorosos, pero tuvimos que expandirnos en busca de mejores oportunidades, entonces te viste relegado, empequeñecido para lograr más en contra de todo aquello que se cruzara en tu camino para ayudarnos.>

Como todo ascendido su mirada giró buscando la constelación de Orión, aún sin tener plena conciencia de quien la habitaba como muchos de ellos, era un acto reflejo que simplemente sucedía, no esperaban respuesta ninguno de ellos pero sabían que algo brillaba dentro de su mente cuando observaban a Alnitak.

Ella, la dama de la Flama intuyó el dolor inmenso del investigador, al momento que escuchó a Itzmin:

<¿Crees que vuela a nosotros el custodio del rayo?>

La luz de Alnitak resplandeció, al grado que el observador en Tierra que mantenía su mirada puesta en el cielo se sorprendió y exclamó:

<Yo, Erha Kasey puedo asegurar que he sido observado, que en la más profunda distancia alguien en lo alto de esa estrella del cinturón de Orión ha percibido mi profundo dolor, sea entonces mi secreto y reclamo al percatarme que muchos humanos no han cambiado y no sé cómo entenderlos>

La dama en la Flama, hizo llegar el mensaje a Itzmin:

<Con todas las fuerzas del fuego creativo que poseo, espero que no vuelva, sería deprimente que regresara sin haber encontrado lo que buscamos, debemos ser pacientes y esperar su señal, sin importar el tiempo y la distancia.

Continuará…

Fotografía de la autora del 7 de Enero 2022


El valor del concepto

2° Capítulo

Si comparamos a los seres humanos con las eras de la civilización no es difícil imaginar que estamos viviendo nuestra adolescencia, la visualizamos dentro del mayor gasto per cápita, el desgaste energético y la vida ampliando la huella ecológica como que no tuviera fin, es la etapa en la que vivimos actualmente.

Contamos con tecnología, avances en la medicina, nuestra calidad de vida puede preservarse hasta los 80 años si sabemos administrar nuestros apetitos y decisiones para alejarnos del estrés oxidativo y conductual lo más posible.

Pues bien para el año 2237, estaremos en la plena adultez, esa madurez donde  ya no vamos a necesitar juguetes caros, tampoco caprichos excéntricos y el gasto más importante será para mantener en pie la casa que nos da oportunidad de seguir viviendo, la casa de la humanidad entera, nuestro planeta.

Será el momento en que entenderemos lo que es más valioso y que no tiene nada que ver con la inmediatez, comprendiendo que la herencia que habremos de dejar a los más jóvenes es la oportunidad de buscar un territorio nuevo para continuar la vida y preservar la cultural que somos y hemos generado con el paso de los años.

Bajo esta introducción comprenderán que Ly Kobayashi fue clara y contundente al recordarles a los reporteros que eso es lo que ocupa y preocupa a los científicos reunidos en aquellas instalaciones, el módulo de investigación número 2 en el planeta Tierra.

La consternación de algunos de los reporteros era conocer la identidad de las personas que no estaban dispuestas a cambiar ya que el centro de investigaciones  no era un sitio privado o ajeno a las necesidades del entorno.

No tenían respuesta y no era conveniente especular al respecto, sin embargo Camyra que era combativa por naturaleza no dio sesgos para que se comprendiera en plenitud lo que ellos descubrieron al decir:

-Lo que podemos argumentar con claridad es que la mirada del presente no es algo que nos permita ver más lejos y ese compromiso con la humanidad se distorsiona en aquellos que no logran mirar el horizonte con la intensidad necesaria para entender los que somos como un todo, dinámico y en busca de opciones para preservar lo que importa.

Erha Kasey tomó la palabra para indicar que el mundo que estaban visualizando muchos seres en el planeta les imponía reglas que antes no se habían presentado, les recordó aquel momento históricos, con el primer aviso de pandemia que por un lado alertó de los peligros de la globalización a muchos y por otro logró imposibles, como fue el caso de diversos laboratorios que se pusieron a trabajar en unidad no para tener grandes ganancias, sino para abaratar y lograr distribuir a un costo mínimo vacunas a todos los rincones del planeta.

Por último hizo un llamado a la comunidad científica y a los inversores que reunían  los requisitos para colaborar en la Red Sónica, señalando que siempre era bueno recordar los pasos por los cuales ha atravesado la humanidad para visualizarse como una unidad.

Continuará…

Photo by Terje Sollie on Pexels.com


El Valor del Concepto 

2° Capítulo

Las agencias informativas recibieron el boletín y se dieron cuenta que la guerra de intereses geopolíticos empezaría a poner en jaque los procedimientos que se habían establecido, si analizamos con detenimiento lo que representa las WWW en el mundo entero nos daremos cuenta que su valor de cambio en el mercado global es y ha sido de un incalculable valor.

De acuerdo a previsiones estimadas que nos llevan al año 2025: 130 millones de libros del planeta estarían digitalizados, según Google. 2032: Internet acabaría con la industria de Hollywood, según Jimmy Wales, fundador de Wikipedia. En el año 2050, es uno de los años en los cuales se estima que tu mejor amigo será una computadora, te mirará a la cara y sabrá reconocer tu estado de ánimo, afirma Steve Wozniak, cofundador de Apple. Para ese año se consideraba fácil aprender un idioma cargando una aplicación en el cerebro, según Evan Henshaw-Plath, cofundador de Twitter. (1)

Para el año 2237 muchas de esas cosas no se cumplieron y algunas otras quedaron como prototipos de un sueño de la tecnología avanzada. Desde luego han de comprender que tampoco yo puedo adivinar el futuro al igual que ellos que hicieron pronósticos muy divertidos. (2)

El boletín llegó en tiempo y forma a los reporteros que trataron de comunicarse y algunos tuvieron dificultades para permanecer en línea, otros visitaron las instalaciones bajo un estricto control de seguridad.

Lo más importante en todo ésto es recordar la ley del enjambre a la que todos de una manera u otra, en mayor o menor medida hemos sido sometidos; no podría considerarse ajena a la realidad que nos somete a ciertas reglas y determinados códigos y no dejará de hacerlo.

La pregunta central era: ¿Por qué el ataque a un grupo que cumplía con las reglas democráticas mundiales? ¿Por qué la destrucción de un equipo que no le pertenecía a la industria privada, cada tramo de equipamiento formaba parte de un colectivo internacional asgardiano, industria que recaudaba recursos gracias a su labor de reciclaje en la órbita y en la tierra, entre otras actividades globales, ellos ponían el ejemplo al usar todos ellos  ropa reciclada, evitando gastos superfluos de energía, generando riqueza voltaica como sustento para hogares y albergues.

Su mayor lujo era obtener para cada uno de ellos 50 mililitros de café de cultivos sustentables en zonas montañosas.

Ese es el panorama que todos conocen y son las personas que harán un recuento de los daños de un grupo que definitivamente no daba la cara y no estaba dispuesto a vivir sin privilegios.

Continuará…

Photo by Markus Spiske on Pexels.com

(1) ¿Cómo será Internet en 2050? Las 10 previsiones más increíbles de los expertos – Bolsamania.com

(2) El futuro de Internet: ¿cómo será la Red en 2070? (muycomputerpro.com)


El Valor del Concepto

2° Capítulo

Ly Kobayashi ya había sufrido situaciones extremas y las recordaba con especial sentimiento y en esta ocasión le solicitaron que formara parte del grupo que atendería a los reporteros, sobre todo por que ella era parte del proceso donde el círculo había de completarse junto a la labor de Ethel, tal como lo he señalado anteriormente.

Por tanto enlaces operativos, propulsores y estrategias, estarían representados en aquella reunión informativa; esperaron que el grupo de choque se pronunciara, la mayoría conocía su modus operandi y reconocía que preferirían permanecer en el anonimato.

El creciente uso de las redes de internet y los equipos de computo se habían incrementado con el paso de los años, se habían establecido programas de reciclaje y desde hace algunas décadas era muy difícil contar con un nuevo equipo si el cliente no se obligaba a procesar debidamente el anterior y hacerse cargo de los montos por reutilización de piezas de equipos en desuso.

No es lo mismo aliviar la conciencia dejando en un contenedor de residuos tu equipo sin que te hagas responsable de todo el proceso de reciclaje, por tanto estrenar un teléfono de alta gama o completamente nuevo desde cero, era asunto del pasado.

Para todo asgardiano esto se convirtió en un potente campo laboral, desde el entrenamiento, hasta el procesamiento de un producto final con características únicas, los anuncios donde estrenar un celular exclusivo con un modelo varonil super sexy, llamado a la modelo o actriz del momento, serían asuntos del pasado y esto hizo enojar a más de un grupo que veía un negocio atractivo en la venta de nuevos y novedosos equipos de computo y telefonía celular.

Camyra por su parte secundaría en la información dada a la prensa s su compañera Ly, su labor en propulsores estratégicos si bien estaba dirigido a la red sónica tambien contaba con equipo que evitaba que la información que salía del Centro de Investigaciones fuera mal utilizado, el procedimiento que fragmentaba los datos que se dirigían a redes no reconocidas formaba parte de su labor. Sabemos perfectamente que este era el motivo principal del grupo que atacó al centro de investigaciones con afán de presionar a quienes les habían negado anteriormente su participación como inversores potenciales, por no contar con los requirimientos éticos y de responsabilidad industrial indispensables.

Por último Erha Kasey, les entregaría un resumen contabilizando los daños generados en el centro de computo y anunciaría su postura como miembro de grupo de enlaces operativos, su parquedad se haría notar, fue lo que pensó Morati, quien sentado al borde de su cama se disponía a preparar el boletín de prensa.

Continuará…

Photo by Startup Stock Photos on Pexels.com


El valor del concepto

2° capítulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Prácticamente aquella noche nadie logro conciliar el sueño, era absurdo el solo hecho de intentarlo, Morati se retiró a sus habitaciones observando la confusión de los hombres y mujeres que habían llegado a todo prisa al sitio donde se produjo la explosión.

Alguien se acercó a Erha Kasey para ofrecerle un suéter, al momento que solicitó a dos de sus hombres que tomaran fotografías del siniestro con los celulares, sus cabellos largos cubriendo parte de su rostro, impedían a Morati observar las reacciones de aquel hombre hermético y concentrado en hacer evaluaciones sobre el daño provocado por los asaltantes.

A mitad de la escalera lo último que escuchó el reportero fue:

<No lograron nada una cosa es el cerebro mecánico de la computadora y otra muy diferente es la que hemos construido entre nosotros, ese sistema sináptico que nos hace recordar procesos y procedimientos con especial agilidad y precisión. Lo único que me molesta es que nada se puede hacer cuando un grupo de seres humanos se niega a comprender que todos somos parte de un sistema de valores que nos iguala, ver la diferencia en el otro, rompe el tejido de unidad. Es cierto, en definitiva somos diferentes como seres humanos, lo seremos siempre al menos que nos definamos como parte de un grupo que observa el horizonte de eventos que nos preocupan como aquello que miras reconociendo que ya no pertenece al presente y tampoco a lo inmediato>

Con esas frases dichas por Erha Kasey fue que Morati cambio su criterio respecto al aparentemente insensible y distante científico, lo escuchó mientras indicaba a su grupo donde fotografiar y retiraba piezas de un procesador visiblemente quemado, lo miró sin ser visto al subir las escaleras, ese hombre cubierto por un suéter que cubría parte de sus espaldas, donde nadie reparaba en su desnudez, su concentración estaba puesta en verificar paso a paso lo que había sucedido y hacer una minuciosa evaluación, todo detalle externo no tenía la menor importancia, ninguna nimiedad podría ser considerada.

Morati imaginó el revuelo que se produciría en la rueda de prensa, pero al mismo tiempo comprendió que con Ly, Camyra y Kasey al frente todo estaría bajo control.

Continuará…

Photo by eberhard grossgasteiger on Pexels.com


El valor del concepto

2° Capítulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Contemplar el paisaje y sus posibilidades

El concepto de pérdida es muy interesante, tanto del lado de los hackers, como del área de los investigadores, para los primeros se establece una conexión con el poder y todo aquello que les ha funcionado para pagar privilegios por mucho tiempo; por su parte, a los investigadores toda pérdida de información equivale a tiempo de análisis en un proceso que han diseñado creando estructura y que preserva un plan para lograr objetivos puntuales.

No siempre hablamos de dinero en el caso de los segundos, su mundo se establece ante un horizonte de eventos de larga duración; definitivamente en el caso del primer grupo sus acciones visualizan la inmediatez, quitar al que estorba a sus planes donde las ganancias se reparten por liderazgo y poder.

Tomando en cuenta este proceso, es evidente que para los investigadores, reconstruir la estructura forma parte del ADN de sus propios principios y el mapa de ruta encaja en cada paso realizado, no es lo mismo para un depredador que persigue corromper la información para doblegar a su oponente sin importarle el contenido y detalles del mismo.

Bajo este perspectiva es fácil encontrar sentido al criterio que cada grupo tendría, los primeros no tendrían ventaja y los investigadores expondrán los acontecimientos públicamente.

Continuará…


El valor del concepto

2° Capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa

Lógico resultaba pensar que al programa a cargo de Camyra y Erha Kasey fueran atacados, mucha gente defendía su derecho a portar armas y la creciente desmilitarización aceptada por los países que compartían ideales similares a los asgardianos reconocían que las armas eran útiles para la defensa planetaria, no debían ser utilizadas para el ataque de otros humanos, los acuerdos diplomáticos debían ser suficientes para ese logro.

Como bien sabemos el negocio armamentista quería seguir siendo uno de los más podersoso y sus políticas resultaban avasalladoras, incluso hablando del siglo XXIII donde aún hay una fuerte resistencia a elegir actividades alternas y fortalecer industrias verdes y amigables con los seres vivos y el planeta, por tanto es fácil entender la controversia e intolerancia de grupos que por tiempos ancestrales resolvian los grandes conflictos y los más intrascendentes de la misma manera, con una arma de fuego.

Muchos asgardianos recordaban con aprecio a diversos parlamentarios que habían puesto su esfuerzo en este logro que estaba costando mucho trabajo, décadas atrás algunos de ellos habían sido atacados de forma brutal.

Para esos grupos de choque, no solo importaba defender sus privilegios a portar armas sino su derecho a implementar comercio estratégico donde de acuerdo a ciertas licitaciones ellos no fueran excluidos de los planes grupales; es fácil comprender su descontento e irritación, los asgardianos harían negocio mundial para defender al planeta con un proyecto humanista y mundial y ellos se quedarían fuera.

El perímetro del Centro de Investigaciones Científicas estaba rodeado por una malla electrificada que solo se encendía de noche cuando el servicio de Internet era apagado por razones de economía del gasto energético, por tanto las horas de la madrugada eran propicias para preparar los hackers su ataque.

Una fuerte explosión fue detectada en el área de computo, los sensores de movimiento alertaron a los investigadores y Erha Kasey salió corriendo desnudo por el pasillo, no se entretuvo en ponerse el overol de trabajo, desplego una malla de material aislante e utilizó un artefacto de fracturación de data cibernética.

Camyra y el grupo de apoyo se colocaron en posición de ataque detrás de escudos para repeler armas de fuego al momento que Erha gritó:

-No es un ataque frontal, querían inutilizar nuestra capacidad informática y meter un rastreador de señal, se llevarán una sorpresa…

Morati a la distancia se sorprendió de ver desnudo al investigador Kasey que lo miró de frente y con la misma actitud impersonal e indiferente le instó:

-Esto amerita una rueda de prensa Morati, a primera hora.

De igual forma con un ademán de consternación reunió a Camyra y Yinrú-Ha para detallar el daño estructural, Morati observaba en la distancia hasta el momento de Camyra les avisó que todo estaba de nuevo en control del centro:

-Pueden retirarse la información que esas personas reciban serán fragmentos indescifrables ya que no lograron llegar al centro de mando y mucho menos al respaldo informático, revisen sus pantallas donde reciben la agenda, ahí aparecerán instrucciones precisas para realizarse después del desayuno, muchas gracias por su apoyo.

Continuará…

Photo by Malte Luk on Pexels.com


El Valor del concepto

2° Capítulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa

En un sitio alejado, cuya ubicación desconocemos, un grupo se encuentra frente a una computadora, dos hombres al lado del que maniobra en el ordenador, observan sus pasos con cierta consternación, uno de ellos poco a poco se va alterando más al darse cuenta de lo inútil que resulta cada procedimiento que el experto intenta:

-¡Parece imposible, estos cabrones lo van a a volver a hacer, llevas varios procedimientos y nada!

Impecable sistema impenetrable…

El hombre al frente de la computadora señala que es prácticamente imposible conseguir entrar, los datos de diluyen cuando tratan de escribir sobre el sistema.

El tercer hombre que ha permanecido callado propone algo:

-Vamos a meterles un susto, un corto circuito en la base del centro de investigaciones, seria un buen distractor, algo debe hacer vulnerable al centro de cómputo.

El hacker, se rasca la cabeza y se retira las gafas, al momento que bosteza y afirma:

-Es la única forma, armar un buen lío para que la caída de corriente eléctrica me permita seguir trabajando en esto de violar el sistema…

El mas irritado de los tres hombres, se pone a regañadientes una gorra de lana y apunta al ordenador:

-¡Malditos van a volver a hacer la misma mierda, utilizan su sistema de dispersión y colocan su estrategia sorpresiva!

Continuará…


El Valor del concepto

2° Capítulo

Las palabras de Ethel Boura: «Hay fuerzas que nos siguen desde hace tiempo» quedaron grabadas en la mente del reportero Morati, sabia por indicaciones de uno de los líderes que nada relacionado con sus capacidades psíquicas o sensibilidades predictivas debía salir a la luz pública, verdaderamente era necesario entender que el mundo seguía aún compuesto por creencias ancestrales.

Muchos decían al visitar el Vaticano: «Gracias a Dios la ciencia ha tomado su lugar ante él, poderoso señor del cielo y de la tierra» la afirmación era valida aún y pese a todo lo evolutivo de las circunstancias y los grandes cambios estructurales, además muchos de los ascendidos se reconocían en la diversidad de sus creencias, donde definitivo era pensar que aquel que no cree, no deja de ser un creyente de aquello donde pone toda la intensidad de sus pasiones y creatividad.

Los ascendidos puros sabían que solo el centro de la galaxia daría por terminada la vida como la conocemos hasta ahora, pero la vida del alma sin importar como se le llamara en diversas culturas, sería la memoria genética de los que supieron alimentarla desde épocas ancestrales, reconocían que allá arriba en ese lugar etéreo, perdían la memoria de lo que fueron para ser lo que serán unidos en una tarea vinculante con los que fueran capaces en vida de presentirlos y percibir los motivos para los cuales fueron llamados.

Pronto sabremos del encuentro del albergue de fuego que no se apaga al que su descubridor llamará de una forma especial.

Continuará…

Photo by Miriam Espacio on Pexels.com