Poner orden al caos

Libro (o cuaderno de bitácora) La Muralla Silenciosa

Capítulo 3°

Objetivos Precisos

Resultaba difícil encontrarse ante una situación como la que recientemente habían vivido los científicos y trabajadores del centro de investigaciones, hoy nos dirigimos a las habitaciones de Ly Kobayashi, para quien de forma especial la experiencia la ha golpeado anímicamente, sabe que debe levantarse e iniciar el día con diligencia pero algo la mantiene inmóvil dentro de las cobijas.

Observar a Erha Kasey, desnudo y perdido dentro de ese marasmo, le produjo un mar de confusiones y enorme desaliento, de pronto recordó aquella ocasión en la que se detuvo en la sala de conferencias a leer el mensaje sin firma de la decana que todos conocían y sintió la proximidad de Erha, quien sin tocarla con  el solo hecho de tenerlo a unos cuantos centímetros de su cuerpo le produjo la aceleración cardiaca incontenible.

Ahora que lo recordaba sucedía en su cuerpo la misma sensación con aquella mezcla de dolor por los acontecimientos que vivieron debido a  la explosión en el centro de computo.

Recordó con claridad lo que le dijo aquel día Erha:

<¿Usted piensa que una teoría puede ser destrozada con al menos 5 dudas razonables?>

Ly recordó el esfuerzo que hizo para poder contestarle de forma lógica con el corazón a punto de salirse de su pecho…

<Investigador Kasey, sí la persona que ha de elaborar dichas preguntas cuenta con la capacidad necesaria para hacerlas, por supuesto que podría>

Con una leve sonrisa recargada en su almohada y observando el techo de su habitación ella  recordó la siguiente pregunta de Erha:

<¿Se vestiría sin chistar con ese nuevo y arropado vestido teórico?>

Si confío en el investigador que dispuso cambios en la teoría, por supuesto que lo haría pero le aseguro que son escasos aquellos en los que pongo mi confianza plenamente>

Ly se dió vuelta en la cama y abrazó con una sonrisa su almohada cuando recordó la forma cómo él elaboró la siguiente pregunta:

<El término poner su confianza plenamente en alguien, ¿No le resulta peligroso?>

Respirando hondo y sin voltear a verlo, de pronto se decidió a colocar sus ojos ante los de él y responder con total certeza:

<Investigador Erha Kasey, son pocas las personas por las que iría a ciegas al precipicio, pues antes de saltar sabría que su soporte y seguridad me rescatarían para lograr el objetivo>

Al recordar su respuesta de un salto se quitó las cobijas y se dio cuenta que así sería y no de otra forma, el equipo confiaba y funcionaba porque cada uno de los integrantes estaba haciendo su trabajo y colocando su confianza en los métodos que habían desarrollado.

Se sentó ante la agenda virtual y tecleo el esquema que todos conocían para empezar el día:

Muchos de ellos lo mantenían como fotografía de la pantalla en la computadora.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s