El Vínculo Mágico de la Memoria Genética

El Valor del concepto

2° Capítulo

Las palabras de Ethel Boura: «Hay fuerzas que nos siguen desde hace tiempo» quedaron grabadas en la mente del reportero Morati, sabia por indicaciones de uno de los líderes que nada relacionado con sus capacidades psíquicas o sensibilidades predictivas debía salir a la luz pública, verdaderamente era necesario entender que el mundo seguía aún compuesto por creencias ancestrales.

Muchos decían al visitar el Vaticano: «Gracias a Dios la ciencia ha tomado su lugar ante él, poderoso señor del cielo y de la tierra» la afirmación era valida aún y pese a todo lo evolutivo de las circunstancias y los grandes cambios estructurales, además muchos de los ascendidos se reconocían en la diversidad de sus creencias, donde definitivo era pensar que aquel que no cree, no deja de ser un creyente de aquello donde pone toda la intensidad de sus pasiones y creatividad.

Los ascendidos puros sabían que solo el centro de la galaxia daría por terminada la vida como la conocemos hasta ahora, pero la vida del alma sin importar como se le llamara en diversas culturas, sería la memoria genética de los que supieron alimentarla desde épocas ancestrales, reconocían que allá arriba en ese lugar etéreo, perdían la memoria de lo que fueron para ser lo que serán unidos en una tarea vinculante con los que fueran capaces en vida de presentirlos y percibir los motivos para los cuales fueron llamados.

Pronto sabremos del encuentro del albergue de fuego que no se apaga al que su descubridor llamará de una forma especial.

Continuará…

Photo by Miriam Espacio on Pexels.com