El Equilibrio Creativo

El Valor del Concepto

2ª Capìtulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Morati revisó por la noche su agenda electrónica y verificó que el subgrupo 1.5 había sido completado, ahora su cita sería con una dama de nombre Ofelia Navarro-Leal  para cerrar el círculo del subgrupo 2.6.

Posteriormente hizo una videollamada con su hermana quien le notificó que le había 

llegado un correo con las indicaciones de descargas fotovoltaicas para sus necesidades rutinarias y se sorprendió gratamente de que las emisiones energéticas fueran en verdad óptimas, ella pensó que serían menores a lo que recibió y estaba muy contenta.

Morati le señaló que precisamente estaría con la persona que administraba ese caudal de recursos para todos los colaboradores que se encontraban en el Centro de investigaciones, ella le pidió que le diera sus saludos y agradecimiento.

Así fue que en las primeras horas de su día dirigió sus pasos hacia el espacio donde fue recibido por Ofelia Navarro-Leal, mujer de formas generosas y grandes ojos verdes, cabello ondulado y negro, muy negro, le saludo con un apretón sincero de manos y lo tomó por la media espalda para llevarlo hasta el espacio donde varias personas se pusieron de pie para recibirlo:

-Compañeros, el joven Morati como ya lo saben está realizando un reportaje interno y otro para difundir al mundo el trabajo que todos nosotros estamos realizando. Le damos la bienvenida, inicié con la primera pregunta, por favor:

-¿Cómo establece prioridades y de qué manera administran sus recursos?

-Estimado Morati, la regla de oro en este departamento es el equilibrio, la base fundamental es la familia, los ancianos y los que no han nacido, todos ellos son los nutrientes de la composta que somos al producir riqueza.

Sí acaso sus trabajo ha llegado a término, entonces su cosecha se denomina Ceres, ellos ahora son los amigos y consejeros del viaje y necesitan recursos para continuar con calidad de vida.

Para los jóvenes estudiantes el asunto es distinto y en la nómina de recursos entregados verán la palabra Vesta, en ellos vive el talento vocacional, son los que necesitan nutrirse para el viaje que han iniciado consagrados al fuego vocacional.

Aquellos que trabajan con equipos robóticos y se enfrenten a la praxis de un pensamiento creativo, cuya dinámica está valorada en sus cualidades para el cálculo matemático, en su nómina verán la palabra Pallas.

Hay puestos de autoridad como la de los cuatro líderes del Proyecto Octo que se encuentran a mitad del viaje, son profesionales de mando apegados a sus ensoñaciones y no siempre cumplen un trabajo metódico, pueden errar al idealizar sus metas, pero son el motor de la actividad central, su nómina en energía fotovoltáica es Juno.

El grupo que reúne a los cuatro asteroides antes nombrados son los neonatos, los que han viajado en cápsulas de conservación embrionaria a otros planetas en busca de convertirse en pioneros, los que en Tierra o la órbita viven en estado de gestación.

Son el futuro y pese a que existe una ley autosustentable para algunos centros de acogida, es precisamente este formato el que nutre los sueños de los que lo habitan y necesitan desarrollarse con todas las posibilidades a su alcance.

Por último un grupo especial, para todos aquellos investigadores que decidieron casarse con sus instrumentos de trabajo, aparentemente no tienen herederos, pero su herencia es la riqueza que construyeron con esos artefactos, ellos aportan un porcentaje equitativo a los cuatro asteroides antes mencionados.

Morati se sintió cautivado por ese especial modelo de organización e interrogó:

-¿Por qué está tan marcada la mitología grecorromana en la nómina?

Esto depende del proyecto donde se trabaja señor Morati, no es una regla general, el cinturón de asteroides le da esencia al programa productivo, si usted va a continuar trabajando con nosotros más adelante se dará cuenta que el Proyecto nombra a la nómina, no al contrario.

Sin embargo, déjeme advertirle que hay un programa institucional cuyo nombre se debe a Quirón, ese no cambia, es el programa de servicios biomédicos e investigación científica para el bienestar y la salud.

Por otra parte estimado Morati no soy de origen griego, mis raíces son andaluzas y esperamos que todo lo que usted aprenda a nuestro lado sea favorable y enriquecedor.

Morati agradeció con una sonrisa a Navarro-Leal y continuó con su labor hacia el siguiente subgrupo con el ánimo alegre, no sin antes entregarle los saludos de su hermana.

Ofelia en una inclinación de cabeza señaló:

-Ser felices y nutridos por nuestros frutos es lo mejor que nos puede pasar, dé usted  mi sincero saludo a su hermana, por favor.

Un día más en aquel sitio con gente dispuesta al trabajo, contentos de estar en el lugar que los ve florecer y dar su mejor versión de sí mismos.