Dar el primer paso y no detenerse

El Valor del Concepto

2ª Capìtulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Daiki recibió aquella mañana a su equipo para elaborar los primero diseños de la maqueta que por una parte sería virtual y desde luego, con su habilidad motriz fina sería desarrollada también en una mesa de trabajo, para Daiki palpal cada detalle era importante, asi que recibió a los técnicos con un diminuto obsequio de origami, simulando a la red sónica en su estado a modo de flecha, esa monumental estructura que recorrería el espacio profundo, llevando la esperanza a toda la humanidad.

Entonces se dirigió al grupo de trabajo de esta forma:

-Estimados señores, el esfuerzo que hagamos en este sitio nos dará la posibilidad de entender las vulnerabilidades del diseño y al mismo tiempo conocer a profundidad los mecanismos que puedan sorprendernos y como acatarlos.

Para muchos procedimientos no tenemos respuestas claras, estamos ante algo nuevo y su dinámica puede fallar, lo único que podemos entender es que sin este prototipo no lograremos llegar al siguiente nivel y tampoco convencer a los aliados e inversores de sus cualidades excepcionales y operativas funcionales para el reto que nos hemos propuesto.

El primer paso era llegar a la barrera de asteroides y probar de forma virtual la ductilidad de la red para equilibrarse y evadir las rocas que no representan un peligro y cuya dinámica de giro permanece unida a la fuerza gravitatoria de su trayecto.

Esto era como jugar un vido juego, en el equipo había diseñadores de ese tipo de artefactos, usando lentes de tercera dimensión para integrarse a ese mundo incomprensible que se encuentra entre Marte y Júpiter.


El diseño predictivo daba una serie de giros que permitía esquivar rocas, también era necesario modular el trayecto con la velocidad de los objetos en ese espacio denominado el cinturón de asteroides.

Recordemos que entre Marte y Júpiter (de 300 a 600 millones de km del Sol), los asteroides principalmente se sitúan en el cinturón principal, entre las órbitas de Marte y de Júpiter. Encontramos allí varias centenas de millares de objetos catalogados. Todos sus objetos habrían podido formar un planeta en esta zona pero las perturbaciones gravitacionales de Júpiter no lo permitieron. Júpiter desempeñó el papel de protector de la vida sobre nuestro planeta. Sin Júpiter, el bombardeo sobre la Tierra sería 1000 veces más frecuente.

Por ejemplo Eros tiene una velocidad de 0,0103 Km/s y la velocidad orbital de Itokawa es de 25.37 km/s. (1)

Morati Agu tomaba fotografías de cada diseño y del espacio donde se movían los gamers en ese juego que iba mucho más lejos de ganar puntos, siendo parte de una estrategia real para defender a la fabulosa esfera azul que nos contiene.

Entonces se acercó a Daiki para preguntar con entusiasmo:

-Profesor Daiki, ¿Qué importancia tiene para usted el centro galáctico?

Daiki lo observó con seriedad y un tanto confundido por la pregunta que en su mente consideraba fuera de contexto, se retiró los lentes y mordiendo la punta de su armazón argumento:

-Joven Agu, el corazón de la galaxia algún día demandará de todos nosotros lo que nos ha dado, este regalo que es la vida en la mente de cada ser humano reconocerá que su oportunidad de entrega y florecimiento solo puede darse por entero en esta única oportunidad en que servimos a otros, amamos, nutrimos el alma de un trayecto con nuestros talentos.

El centro de la galaxia es el constante recordatorio de nuestra existencia limitada, cuando el centro nos llame, todo será distinto, nada nos hará reconocibles y como polvo de estrellas, seremos la luz que se unirá al universo desde otro paraje, con otra tarea por emprender y nuevas metas por valorar.

Morati Agu quedó perplejo, no esperaba una respuesta de tales magnitudes y entonces comprendió lo que es ser un maestro ascendido, un iluminado capaz de ver lo que otros no ven.

Daiki le tomó por el hombro y percibió que el hombre temblaba ante aquella respuesta  y señaló:

-La percepción lo es todo estimado Morati, hay fuerzas que se mueven dentro de nosotros que van más allá de todo lo conocido y no por ello dejan de alertarnos, sorprendernos y ser la más grande motivación para lograr un objetivo en el ahora y con el pleno reconocimiento de que aquellos que nos han antecedido nos han preparado para ésto.

Acompáñeme sigamos adelante con nuestra labor.

(1) Datos recopilados por http://www.astronoo.com/es/asteroides.html