Ly Kobayashi

El Valor del Concepto

2ª Capìtulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Una de la personalidades más fuertes en el terreno de conexiones dinámicas era sin duda Ly Kobayashi, una mujer que provenía de una familia de científicos, su padre un neurocirujano que desde niña la preparó para que viera lo importante de conectar con disciplina su cerebro a sus acciones y su madre una psicóloga psíquica que había participado en trabajos de envío de data de persona a persona con éxitos muy limitados, pero con gran experiencia en un terreno que no se había estudiado antes como ella lo encaró y ésta es la razón del éxito del matrimonio entre ambos, ya  que pusieron sus disciplinas y metodologías para la búsqueda de algo que a nosotros mismos nos podría sorprender.

Ly había pagado sus estudios gracias al programa de compra de óvulos de varias de las expediciones que se habían realizado para las regiones del futuro cómo se las nombraba y posiblemente nunca conocería a sus hijos que de existir estarían habitando terrenos en Marte, sin embargo en base a los estudios de sus padres ella albergaba secretamente una esperanza.

Su trabajo con las redes de conexión estaba basado en uno de los trabajos de tesis de los alumnos de su padre, titulado “Ondulación entre partículas y Efecto fotoeléctrico”

A ella misma le apasionaba la idea, se remonta a tiempo lejanos del que ahora nos ocupa y se basa en los estudios de Louis de Broglie quien argumentaba que sí la masa de un fotón es cero, su impulso estará asociado a la longitud de onda de la luz, por tanto la luz ha de rebotar si acaso encuentra un sitio para hacerlo. En tal sentido considerando que la luz se comporta como una partícula, los electrones lo harían a su vez como ondas, lo cual determinaría su poder de impulso.

En ello se centraba el meollo del asunto, de acuerdo a la madre de Kobayashi, ella aseguraba que si se contaba con la suficiente fuerza, sincronía y constante emisión de ideas de un cerebro colocado en un tema o una meta, esto redundaría en atraer a los que estuvieran en la mismo campo de acción, atrayendo,  moldeando y diseñando niveles cognitivos en esa superestructura neuronal.

En el caso específico de Ly, la red neural y los pulsos fotoeléctricos la llevarían a crear diseños de conexiones virtuales intrincadas y difíciles de reconocer al mutar entre ellas, evitando que el mensaje de un emisor a otro fuera reconocido por el destinatario final, donde solo el diseñador primario podía acceder a los controles de esta red. Por ello se encontraba en el equipo para que elaborar el diseño de pulsos y al mismo tiempo evitar que grupos antagónicos a la idea pudieran hackear el sistema; éstos grupos eran los ciberespías industriales y aquellos que no estaban de acuerdo con la extensión de fronteras y sabían que solamente un colapso haría desistir a los otros de seguir adelante en esa apuesta.

Una de las ideas centrales del grupo de los cuatro líderes estaba en manos de Ly Kobayashi quien tenía una frase que entre ellos era muy conocida:

“Si deseas ocultar lo más preciado que tienes, ponlo en el sitio más visible e inaccesible para todos”

Fotografía de red neuronal