La Señal del Norte

El Valor del Concepto

2ª Capìtulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella noche cuando todos se fueron a sus habitaciones en el centro de investigación algo les inquietaba a los cuatro científicos líderes del proyecto Octo  y sin tener que ponerse de acuerdo todos fueron llegando al jardín central del impresionante edificio donde la visibilidad del cielo nocturno era espectacular, un pasillo les permitía extender su mirada hacia el paraje estelar y para todos ellos fue muy relajante, en definitiva no llegaron ahí por casualidad cuando todos ellos miraron hacia el norte y percibieron que ahí estaba la señal, única y palpitante, descubrieron la evidencia de un cuásar.

Cuásar, el mensaje fue entregado

Ammar exclamó, cada pulso nos está hablando compañeros eso es evidente, no podemos negar que estamos recibiendo una puntual y visible señal, sobre todo  ahora que hemos planteado el primer esquema del proyecto.

Por su parte Yinrú-Ha señaló, es una conexión con la creación y la sabiduría, vamos por buen camino, al menos que estemos siendo advertidos de algo que no logramos entender.

Assim intervino para comentar lo siguiente: La intuición es fundamental y el constante análisis de cada detalle, pese a toda nuestra experiencia no podríamos confiar por entero en el proceso de no ser por los maestros ascendidos que nos han precedido, ciertamente nadie se va del todo, mucho menos ellos, ya que  serán y son presencia constante en los momentos más críticos de nuestras vidas.

El mensaje puede ser que debemos valorar los iones neuronales, en ellos debemos colocar especial atención, un cuasar es eso un pulso distante que nos permite prever lo que sigue, en el caso de la red sónica formará parte del pulso radial de forma similar a una red neural.

Daiki analizó lo que se le vino a la mente de igual forma al mirar esa sorprendente estrella hacia el norte de su ubicación en el modulo 2 por encima del Trópico de Cáncer:

-Como todo faro nos indica lo que debemos atender de acuerdo a nuestra especialidad y de esa forma potenciar lo que  nos corresponde. Algo es palpable,  ellos están presentes, sin ser vistos como una red luminosa que desde alguna parte del cosmos nos indica los pasos a seguir, tal como lo ha señalado Ammar.

Recordemos que los canales iónicos que más adelante aprovecharían los alienígenas de Eggya, de alguna forma podían traducirse a lo que ahora los investigadores de la Tierra analizaban y proyectaban, serían de alguna forma para ambos el principio básico para ejecutar la red, desde su versión particular de entendimiento.

Para Barderian sería el árbol genealógico, el lugar donde reside la madre tierra, para ellos posiblemente el tronco neural que les permitiría llevara buen termino su ambicioso proyecto.

Ese voltaje de ida y vuelta que permitiría una carga de disparos en escala entre contención y lapsos de tiempo ejecutados con destreza matemática, serían el secreto del propulsor radial.

Por último Daiki adviritió:

-La máquina no es nada sin nosotros y nuestra capacidad intuitiva, no olvidemos eso amigos.

Complacidos de sentir la compañía de los que no verían jamás como presencia viva pero sentirían como ese apoyo constante y solidario sonrieron y se retiraron de nuevo a sus habitaciones, esperanzados y con energías renovadas.

Imagen del cuásar: El monstruoso objeto celeste llamado J0313-1806, que existió 670 millones de años después del Big Bang, brilla miles de veces más que la Vía Láctea.