Reflexiones acerca de la realidad

El Valor del Concepto

2ª Capìtulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa

En definitiva si todo aquello que forma el tejido de nuestros sueños fuera algo realizable de acuerdo a la idea central del todo, las cosas se estarían determinadas bajo una mirada acuciosa y detallista que no tendría ninguna distracción de lo que dicta el mundo real, podríamos ver ese espacio futuro desde una esfera detallada y consecuente que nos diría que el siguiente paso está determinado por lo que un grupo específico de personajes han planificado para que esto suceda.

La realidad es más compleja y lo único que podemos aspirar es a mirar ciertos aspectos de esa diversidad con la lupa de los buscadores de tesoros de ideas y dejar que suceda lo que en realidad ha de suceder, donde los sueños dejan de ser nuestros y dependen de una realidad que no nos consta, que no se rige a un plan concreto o divino, mucho menos determinado por una visión única.

Unificar criterios es una de las aspiraciones de ciertos grupos que coinciden considerando a la humanidad como una parte medular de aspiraciones concretas; es difícil creer que el consenso sea armónico en todo momento, al entender que la inteligencia es una expresión plural nos acercamos a un panorama diverso y un estallido de expresiones.

No todos los humanos son capaces de expresarse de forma radial, no todos van a desarrollar un panorama de actitudes para entender lo que más conviene a la sociedad que viven. Si acaso los seres ascendidos cuentan con ese amplio umbral para ver en la inteligencia un horizonte que no es difuso, solamente lo podemos prever, jamás lo podemos considerar un hecho.

Entonces la imagen mental de lo que percibimos nos ha de dictar que lo logramos gracias a que somos capaces de entender el mundo desde la mirada atenta de nuestra propia experiencia.

Hoy en día muchos de nosotros podríamos considerarnos discapacitados funcionales, ya que en la medida que nos valemos de los medios digitales, ponemos en manos de la virtualidad digital una mirada al futuro, logramos llegar a un público mayor porque la máquina que usamos nos da ventaja para hacer una traducción simultánea de lo que queremos decir, si lo hiciéramos con palabras de forma directa nuestra discapacidad funcional  sería evidenciada. La genialidad tiene tropiezos.

¿Ventaja ante la imposibilidad? Definitivamente sí; advertir detalles de las personas que no son fáciles de percibirse a simple vista es un factor muy valorado que no todos poseen, de igual forma un políglota es valorado porque su destreza le abre caminos en ese territorio, aún cuando su mundo intelectual se limite a ceirtos ámbitos; el manejo de herramientas y la agilidad física no está disponible para todos los humanos, se puede desarrollar, pero influyen factores genéticos, el cuerpo atlético se forma, pero hay cierta inclinación corporal para que el logro sea exitoso.

Estos son solo ejemplos que nos pueden llevar a una realidad que pesa, cuando nos gustaría que las cosas fueran de una forma y no de otra, sucede en el mundo físico y el mundo de las ideas, nos muestran lo que no esperabamos.

A lo largo de la historia y de la serie Hechizo de Ave, notamos a seres que son capaces de potenciar sus cualidades humanas, sus percepciones de la realidad y con ello moldear el espacio que en la historia les ha tocado vivir; sin embargo todos poseemos el potencial para poder desarrollarlo, tal como lo señala el psicólogo Howard Gardner. (1)

Entonces, no seremos superdotados, las limitaciones existen, pero podemos  sorprendernos a diarios colocando el potencial que poseemos para adentrarnos en esa estructura monumental que es nuestra mente y con la cual podemos verdaderamente hacer magia, tal vez el mundo ideal no exista pero su búsqueda es una fascinante travesía.

Photo by Tom Swinnen on Pexels.com

(1) Gardner, Howard (1998). «A Reply to Perry D. Klein’s ‘Multiplying the problems of intelligence by eight'». Canadian Journal of Education 23 (1): 96–102. doi:10.2307/1585968. JSTOR 1585790.