La Sombra

El Valor del Concepto

2ª Capìtulo

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Assim al final de la conferencia intercambió algunas frases con Daiki, ambos sabían que recibirán protección a pesar de la sombra, para muchos la sombra es algo difícil de entender pero al mismo tiempo con ella vivimos a diario.

La sombra habita en los seres humanos que no pueden ascender a la luz, todos aquellos que miran la parte animal de ellos mismos, necesitan el apego a lo material, sus secreciones hormonales son valoradas para saciar apetitos e instintos, sus gustos son sibaritas, refinados pero con una carga que se inclina hacia esos sitios donde el brillo debe ser palpable e inalcanzable para la mayoría de los mortales.

Cuando mueren en definitiva les es imposible reconocer otro tipo de brillo que aquel que perdieron con sus posesiones, es decir,  todo a lo que se aferraron en vida, acostumbran ser enterrados con sus joyas y sus vestidos más vistosos; al fin y al cabo los materiales que brillan serán los que perduren por varios siglos hasta ser encontrados por los arqueólogos de cualquier época anterior a la que la humanidad vive en el siglo XXIII.

Así es, no puede ser de otra manera, el tiempo del minimalismo alcanzó a la humanidad porque hay cosas que no son sostenibles por mucho más de lo necesario en una población tan creciente.

Los maestros que estaban liderando las conferencias formaban parte del grupo de ascendidos y de esa forma no les fue complejo entender que aquello de como es arriba es abajo, los llevaba a sentir una gran incertidumbre, la gente que moría sin las motivaciones de ser machos alfa con poder económico, tampoco habían aprendido a sostener la luz, esa que brilla en el interior de los seres vivos que reconocen su espiritualidad o alma o como su cultura les dicte, ya que al final de cuentas es el sitio al que hay que darle un lugar de privilegio.

Es por esa razón  que Itzmin comenta a la dama de la flama:

“Se desvanecen, todos ellos dejaron de existir de forma definitiva, no soportaron dejar de ser lo que eran; no nutrieron la parte vital para seguir al siguiente nivel” (1)

Esa era la razón por la cual Itzmin y la dama que habita Alnitak los veían pulverizarse al llegar al sitio atemporal donde su alma debía sostenerse brillando gracias al poder que habían cultivado dentro de ella en vida. Más allá del brillo estaba el poder de ayudar a la humanidad, a los seres que fueron sus hermanos y que viven en lo terrenal y lo seguirán haciendo, ahora creo que es fácil entender el momento en que la dama de la Flama, en el tercer libro de la serie le dice a Barderian quién aún estaba desconcertado y perdido en ese umbral entre la vida y la muerte, etéreo y desconcertado, cuando le dice:

“¡Barderian, tenemos trabajo que hacer!

Pues bien con esto seguimos adelante con la conferencia que le corresponde al profesor Assim, otro ascendido que bien podía considerarse un renegado en esta época para el purismo del Islam, ya que no cumplia lo que antaño el Islam establecía: La “shahada” (testimonio), El “salat” (ejercer la oración), El “zakat” (dar limosna), El “sawm” (ayunar), El “hajj” (peregrinación al lugar sagrado).

Sin embargo, la veneración a una deidad, hincarse y adorarle, eran escenarios del pasado. Valores diferentes y circunstancias de otra índole captaron la atención de los humanos. 

Al igual que la religión católica cuyo sitio de culto y máxima expresión se había transformado en un centro de investigaciones, lo mismo sucedió con el Islam, el cruce de culturas trabajando unidas dio por resultado una visión mas homegpénea de lo que las creencias eran, el humanismo asgardiano fue penetrando las fibras de diversos aspectos tanto culturales, literarios y científicos y no podía quedar aislado de su dinámica ninguna creencia establecida. Aún cuando no todos abrazaban la idea de ser Asgardiano, entendían una nueva filosofía que no podía dejar de considerarse vital para ser manifestada.

Con eso avanzamos a lo que Assim denominó:

Bases de protección que necesitamos en el procedimiento y el monitoreo de este artefacto.

Ésto fue expresado en la pizarra y posteriormente inició su disertación, con éstas palabras: 

compañeros investigadores he de nombrar:  “El lugar donde se pone el sol” a este escenario estructural de protección de datos y procesos de investigación, recordando la zona de Magreb en África, un sitio que debes conocer perfectamente nuestro invitado Morati Agu, a quien agradecemos su participación con nosotros en esta travesía.

Morati se levantó de su asiento para ser reconocido por todos los asistentes y agradeció con una inclinación de cabeza al profesor Assim.

El profesor entonces señaló que el nombre le daba la opción de una connotación interesante:

Abyad y su magia nos ha de acompañar en el proceso, el valor de Tau es 400 y si a cada número le damos un valor sónico estamos recreando una constante: Alif nos da uno y Ba tiene el valor 2, así sucesivamente. Esto ya lo discutimos con la profesora Ly Kobayashi, los pulsos radiales forman parte de su labor en este proyecto.

Dicho ésto Ly se puso de pie y agradeció la mención del profesor con el clásico saludo japonés uniendo sus manos e inclinando su cuerpo hacia adelante.

La base será Maghreb, permite un trabajo  donde no seremos hackeados y es  fácil de comprender,  de esta forma avanzaremos con un código único que hemos creado entre nosotros con el paso del tiempo y como señaló el profesor Daiki, somos portadores de los hilos que hemos tejido.

Comprendo que muchos de los colaboradores que estarán en otras áreas no reconocen este código y es precisamente por eso su importancia, quienes no trabajarán en ello, no lo reconocerán, es una especie de ADN informático que el equipo a cargo entiende a la perfección, pero se los informamos sobre todo por si les llegan a preguntar, será necesario no mencionen a Magreb en esos terminos y cuando escuchen:

  “El lugar donde se pone el sol”

Todos ustedes sean capaces de entender que algo está sucediendo ahí de acuerdo al contexto de la conversación.

Photo by Ramon Nazarov on Pexels.com

(1)  Recordemos el subtítulo: “Los grandes dones”  en el primer capítulo.