Un sueño que inició en Argentina 2003-2021

Fue precisamente el rotativo virtual de Miguel Schettino quien me dio la oportunidad de comenzar con ésta aventura que se perfilaba en mi mente como algo que jamás pensé se convertiría en una travesía por tanto tiempo.

Posteriormente le perdí la pista a Miguel y su esposa Mabel, pero el sueño seguía en mi mente y mis trabajos, vinieron tiempos complejos, mi visión me hizo sentir que no podría continuar, la cotidianeidad me envolvió y cuenod pude regresar lo hice sin dilación, ya que los sueños pueden convertirse en realidad.

Más adelante otra valioso escritor argentino Walter Gerardo Greulach que pertenecía al mismo grupo de los inicios me indicó la forma cómo podía publicar mi obra. Le debo mucho a ese grupo y su impulso, reconozco que soy y he sido una artesana de la literatura.

La idea no podía ser un disparate, todo lo contrario, sobre todo cuando me encontré con el grupo al que ahora pertenezco y donde comparto ideales extraordinarios, Asgardia el hogar en la órbita que le proporcionó un nuevo marco de referencia a ese ideal que necesitaba un buen puerto para navegar en aguas profundas.

De la misma forma que viajé de forma astral a Mar del Plata y por Argentina, se que puedo hacerlo por el universo y la magia de todo escritor reside en creer lo que hace y no dejar de hacerlo, pese a los periodos en que los sueños parecen detenerse.