Desplegando al red sónica

Por Ariadne Gallardo Figueroa

La intuición lo es todo pero en materia de realidades tangibles, es solo una buena parte de ese todo que se pretende comprender y aclarar a la mayor brevedad posible; ellos deben meditar con calma y alejarse de los conflictos que acarrearía los periodistas ansiosos de una nota alentadora que les sirviera para llenar los bolsillos de algunos rotativos sensacionalistas.

Así que antes de salir a enfrentar a la vorágine de reporteros dieron aviso que la reunión se alargaría por unas horas más; hay detalles por los cuales ellos no iban a mostrar una cara de que todo es felíz y asombroso, cuando en verdad la idea del científico hindú, siendo prometedora necesitaba de muchos trabajo y coordinación.

Para ser justos la idea les agradaba pero estaba en pañales por decirlo de alguna forma coloquial, competir con otros países en esta época ya no era algo bien visto, sobre todo en material de ciencia y tecnología, la labor asgardiana había hecho su tarea en ese sentido y su sentido de colaboración equitativa y a favor de lo fundamental rendía frutos.

Pese  a que no todo es posible en materia espacial, los más destacados cerebros del planeta podían verse en serias preocupaciones cuando un meteoro más decidiera impactar al soberbio y rocoso satélite natural de la Tierra.

Todo astronauta es consciente del periodo de adaptación por el que su cuerpo atraviesa al estar en el espacio, al hecho de que no reciben ninguna información de sonido que ocurra fuera de sus trajes espaciales. Ningún sonido de sus compañeros les va a llegar, ni el ruido de los motores, ni de las herramientas que utilizan.

Solo les sirven sus ojos, ya que sus oídos solo escuchan los ruidos que produce su propio cuerpo. Si se hablan entre ellos no escuchan nada, ven como los labios se mueven pero no les llega el sonido (a menos que usen el intercomunicador que equipa el traje).

Con el tiempo han aprendido a que el sonido puede transmitirse por vibración a través del traje espacial. Si dos astronautas se tocan o se cogen de la mano, pueden escucharse entre ellos ya que el sonido pasa a través de los trajes espaciales y es posible tener una conversación nítida, ya que tampoco hay ruidos en el exterior. Pero si se sueltan, ya no se escuchan.

Para ellos es muy extraño estar trabajando con sus herramientas y no escuchar nada. Los golpes de un martillo en el espacio no se escuchan. Solamente la persona que los ejecuta y porque este le transmite vibración a su brazo. Además, si explotara algún elemento de sus cohetes, notaría el resplandor, pero no recibirán sonido alguno (1)

Sin duda de eso se trata la intuición, “No importa que no me escuches, siempre sabrás que hay una forma de llegar al sitio que has decidido, entonces entenderás que es verdad lo que has soñado”, esa era la expresión de los científicos y con eso avanzarían en busca de salvar el hogar que nos pertenece a todos y a su satélite natural que ahora fungía como base central al espacio profundo.

Continuará este capítulo titulado “La Red Sónica”

Photo by Ruvim on Pexels.com

(1)  «¿Qué se oye en el Espacio? – Acústica Decorativa» https://acusticadecorativa.com/blog/que-se-oye-en-el-espacio-b91.html

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s