El Encuentro y la Mirada al Futuro

“Un trabajo callado, constante, silencioso; confianza de hierro y a prueba de fuego, el pensamiento atravesando las densas aguas de creencias ancestrales y al final prevalecer ante todo aquello que pudiera ser comprobable y que no estuviera gobernado por la imposición de ideas, un camino hacia la razón y el entendimiento estaba distante, sin embargo esa es la meta”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Bien, recién ahora sabremos a quién pertenecen todos los párrafos finales de cada relato en esta obra,  es ella, La Dama de la Flama, ella fue reflexionando junto con el mensajero para entregarnos este trabajo.

Muchas situaciones nos serán reveladas y algunas otras tendremos que reconocerlas por nosotros mismos, ya que su permanencia en la magia con el paso del tiempo se convertirá en algo muy diferente, aun cuando nunca dejarán de aludir a las destrezas de la intuición como una herramienta de gran poder.

Hipótesis vulnerables de ser comprobadas y teorías que han de desechar  argumentos falaces es asunto lejano en la época que nos ocupa, sin embargo es el camino de cada uno de los iluminados.

La historia desafortunadamente estará puesta en las manos y los escritos de los conquistadores  y su versión oficializada defenderá creencias y valores que les darán poder y fortaleza, dominio sobre extensos territorios que han de ocupar a sangre y metralla.

Bajo ese denso velo de dogmas, miedos inducidos, imposiciones y la sumisión de los pobladores de diversos espacios, el grupo que acompañará y se diversificará con Los Señores de la Luz, continuará su recorrido.

El Ofrecimiento

Llegado el momento del encuentro los 22 iluminados reunidos hicieron un ofrecimiento en aquel territorio centroamericano, Erandi observó la conjunción de astros que los recibía de forma especial en el cielo y éstas fueron sus palabras:

Venus, la Luna, Júpiter y Saturno acompañaron el ofrecimiento

“Hay una necesidad manifiesta, no hay intención de frenar, el espacio promete cosechas y buenos augurios ante nuestros ojos; debemos priorizar lo que es valioso ante lo que todos vemos desde lo alto, los ojos del cielo nos observan, son los señores de un tiempo que nos espera, son las voces de los que estuvieron cercanos en tiempos  que desconocemos.

Agradecemos lo logrado y todo lo que está por presentarse, la fortuna es un juego malicioso, debemos reconocer que lo que nos da, nos puede ser retirado, pero siempre recordaremos con alegría este momento de gozo.

Como líder visionaria quiero que cada uno de ustedes tengan en cuenta el sentido común, cada uno de nosotros deberá jugar con sus atributos, la vida nos ha permitido comunicarnos con un lenguaje nuevo y diferente al de los demás, usémoslo con inteligencia y mesura.

El mundo es de aquellos que ven los triunfos al completar un proyecto, al cerrar etapas, no nos detengamos para mirar lo que no fue posible, seamos conscientes de que muchas situaciones las tendremos en contra.

Qué cada idea los motive, el mundo es un lugar para tomar posiciones y ser estratégicos, que la luz nos acompañe y logremos mantenerla encendida recordando el ejemplo de La Dama de la Flama y su eterna presencia entre todos nosotros”

Todos se tomaron de las manos en aquel círculo concéntrico donde estaban los 22 iluminados y el resto de visionarios que conservarán en sus mentes y corazones las palabras de Erandi.

Apéndice:

Este es un pequeño adelanto de lo que vamos a ver en el siguiente libro que ha de iniciar con una acalorada discusión de cuatro hombres, uno árabe, el otro japonés, con ellos se encuentra un hindú y un descendiente de Jinru.

El escenario se establece en el año 2237 y la conversación se centra en el interés del japonés por revivir las teorías de un pseudocientífico que vivió muchos años atrás, a quien considera no se le dio el verdadero valor por sus investigaciones.

Todos ellos buscan una clave que ha resultado un camino infructuoso, una serie de ensayos y errores que no han dejado nada bueno, solo pérdidas millonarias y enorme frustración.

Este libro concluye en el día dedicado a Marte, 9 de noviembre 2021 y en el calendario asgardiano en el día dedicado a Júpiter, 5 de Sagitario, año 0005

Notas de la autora:

Fotografía de la noche del 8 de noviembre 2021 de la autora: «La fabulosa conjunción»