El hechicero que vino del mar

“Península de orientales le han de llamar en el futuro, siempre hay un iniciador y hoy te hablaré de su importancia, entre el éxodo y la planificación, suceden  cosas en un momento de la vida humana, éstas queda en los recuerdos de los seres del futuro”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

La historia es una variada mezcla de situaciones que no se limitan a lo que un grupo ha pensado, son las ideas que han resonado en el pensamiento de los que perciben y analizan momentos de cambio, no siempre han sido poderosos líderes, pero han formado parte de los ideales de muchos y en ellos se teje toda historia que ahora llega a nosotros con matices diferentes y que entre la realidad y la fantasía podemos observar a todo aquel que no fue percibido en un momento determinado, esos que de forma callada dieron cuenta de una serie de acciones y lograron ser proyectadas en los anhelos de quienes lideraron como visionarios una campaña, una conquista, una empeñosa fuerza para ver el mundo de otra manera, así llegamos al siguiente relato: 

En 1761, Joseph de Guignes, sinólogo francés, de acuerdo con la referencia de Liang Shu, al arribo de la nave del monje Hui Shen al Estado de Fu Sang en 499 DC, tomó la delantera de duducir y afirmar que los chinos fueron los primeros en descubrir las Américas.

¿Un monje o un hechicero, la misma persona? nadie nunca lo sabrá en mi historia se mezcla la ralidad con la fantasía pero de que es cierto lo es los chinos han estado desde la época antigua en los territorios mexicanos:

Lo que si es correcto señalar es que el mensajero que nos relata lo siguiente, lo hace  cuando ya habita una de las estrellas  de lo que conocemos como el cinturón de Orión, han de recordar al hombre que llegó a las grutas de Cacahuamilpa cuyo nombre significa Trueno en náhuatl, sí, me refiero a  Itzim.

Hui Sheng, pudo haber tenido alguna relación con el hechicero de la nave de los conquistadores, el hombre no se mueve solo por comerciar, lo hace por que algo dentro de él le dicta el llamado al encuentro de un poder interior que va más allá de toda situación conocida o por conocer.

Desde aquella embarcación el hechicero no era alguien de rango importante, era uno más en la tripulación y se le tenía por callado y misterioso, la gran mayoría desconocía sus poderes, pero cuando el hombre observó el cielo estrellado en medio del ancho mar lo primero que hizo es mirar a Algol y posteriormente observó a Mintaka:

El hechicero observó con atención a Mintaka

En ese momento el Mensajero aún no estaba en Mintaka, pero sí estaba la dama de la Flama, ocupando Alnitak…  Esto sucede en el momento que Jacobo observa  al último  grupo de iluminados retirarse del Imperio Azteca y hace sonar con gran poder su caracola ceremonial provocando el estallido de relámpagos y un copiosa lluvia que arrastra la sangre del Templo de Huitzilopochtli, formando ríos que poco a poco deslavaron las escalinatas alrededor de la piedra de los sacrificios.

Cree lo que te digo: Cuando alguien llegue hasta tí, lo ha de hacer por una razón, en ella no estas como presencia, serás un símbolo y a partir de ese momento entenderás como es que se mueve el mundo.

Notas de la Autora:

Fotografías diseñadas por la autora del texto del autor de este artículo Xu Shicheng es profesor-investigador titular y vicepresidente del Comité Académico del Instituto de América Latina (IAL), anexo a la Academia de Ciencias Sociales de China,vice-presidente de la Asociación China de Estudios Latinoamericanos. Correo electrónico: xusc@cass.org.cn http://sgpwe.izt.uam.mx/files/users/uami/mcheca/LECTURAS_CHINA/LECTURA_3.6C.pdf

Referencia de la NAO DE CHINA: W.L. Schurz, The Manila Galleon, 1959, New York, p.28

Fotografía de las estrellas del Cinturón de Orión:

JA Galán Baho – Trabajo propio

Descripción del cinturón de Orión