Erandi: Podemos Cambiar La Historia

“Es posible que con el paso del tiempo no lo reconociera nadie, pero ella sabe perfectamente que hay acciones que no son parte de las leyendas, con el correr del tiempo pueden y deben ser modificadas, simplemente porque es necesario”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Erandi salió del Tzompantli con un temblor de piernas que le era difícil controlar, trémula, colocó ambas manos en su báculo de poder y suspiro al momento que con determinación supo lo que tenía que hacer, dirigió sus pasos a la casa de Jacobo, despuntaba el alba pero ésto no le importó, había asuntos que no merecían ninguna dilación.

Copitl la recibió con una sonrisa y al verla tan alterada la abrazó y la llevó adentro para prepararle una infusión, al momento que le dijo:

-Estás helada querida maestra, ¿Qué ha sucedido?

-Estuve cara a cara con Mictlantecuhtli y tengo que decirle a Jacobo algo muy importante, es momento de cambiar la historia.

Copitl la miró con seriedad y asintiendo notó la presencia de su pareja junto a ella que con atención escuchaba las palabras de la sacerdotisa del templo de Ometeotl y de la Luna y señaló:

-Soy todo oídos señora, ¿Qué es lo que necesito saber?

Erandi dio dos sorbos a la infusión que le había preparado Copitl, y les pidió sentarse a su lado, aun nerviosa y alterada por los acontecimientos experimentados:

-Hay una antigua leyenda donde el señor de la sombras, del Mictlán, le entrega a Quetzalcóatl una caracola, un ardid para derrotarlo, la caracola no emite ningún sonido y de esa forma intenta derrotarlo, la situación es que Mictlantecuhtli sabe que tu posees el poder de la caracola, le he dicho que eres el vocero de Quetzalcóatl y por tanto te pido resguardar con celo la caracola que te entregó Bormanicus.

De esta forma podremos evitar cualquier treta que quiera hacer el señor de las sombras, ha llegado el momento de cambiar la historia y de esa forma contaremos con una salvoconducto eficaz para mover las fuerzas a nuestro favor.

Jacobo la miró con entusiasmo y sintió que el simple hecho de haberla conocido ya formaba parte de un cambio drástico en la historia de dos pueblos que no hubieran logrado entenderse de otra forma, entonces preguntó:

-¿Acaso Quetzalcóatl sabe de esto, qué reclamo habría yo de recibir de esa deidad en el futuro?

Erandi con serenidad le señaló:

-Hermano Jacobo, has de recordar las palabras de Bormanicus cuando te dijo que te encontrarías con el osado y valiente Poseidón, sitio donde terminaba su dominio,  posteriormente señaló que el propio Poseidón y sus territorios llegaban hasta un límite, ya que más adelante todos ustedes llegaron a las costas donde la serpiente emplumada protegía el área, ¿Lo recuerdas?

-Así es Erandi, lo recuerdo con claridad fueron las palabras de Dayami, como olvidarlo estuve a la expectativa del obsequio que me había sido prometido y me alegró mucho recibirlo. 

La sacerdotisa respondió:

Por tanto no debes temer en absoluto, el terreno que pisas es de los iluminados, todos los que avanzamos con paso firme dinamizando la historia para encender la llama del entendimiento y no quedarnos girando en el círculo de la inercia donde las leyendas siguen siendo lo mismo y se repiten aún cuando su razón de ser ya no existe.

Jacobo apretó con fuerza la mano de su amada Copitl y con una franca sonrisa accedió al nombramiento que se le había otorgado: Vocero de la serpiente emplumada.

Podrás mirar atrás y permanecer estático a los acontecimientos, pero siempre tendrás la oportunidad de dinamizar tu entorno, de cambiar el paradigma y de hacer lo que se tiene que hacer.

Notas de la Autora:

Fotografía de la autora con filtro libre de PicsArt

1 Comment

  1. De hecho si se dan cuenta es la tesis de la serie, poder retomar lo que ha sucedido y lograr dar el salto a una nueva perspectiva de entendimiento, saludos todos gracias lectores

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.