El productivo secreto de las hormigas

“Si eres capaz de emular a la naturaleza, entonces serás capaz de entender por qué sobrevive, no muere de hambre y cuál es la razón de su éxito y así sabrás qué aprender de ella”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

En este momento entenderán algo que no fue fácil de comprender para Painani, el amor por las hormigas de su pareja Hora; su respeto y cariño por esa sociedad que se sostenía en base a la agricultura y una serie de jerarquías donde el trabajo estructurado les fortalecía ante los embate de la naturaleza, Hora, era por ellas correspondido, le indicaban los sitios donde crecían los hongos con los cuales ellas se alimentaban; igualmente le señalaban las zonas de riesgo ya que su altruismo las determinaba a ser gregarias y obedecer al grupo antes que a ellas mismas como individuos y ese comportamiento las ayudaba a dejar a un lado el ego que nos caracteriza a los humanos.

Cuando Painani regresó aquella tarde y se sentó a comer con su amado, le relató los momentos que compartió aquella mañana con los niños de las comunidades que había visitado y le dijo que habían dos personas adultas que necesitaban de su apoyo por un dolor muy fuerte de muelas.

Posteriormente le preguntó un tanto irritada:

– ¿Qué  tal te fue con tus amigas las hormigas?, Hora con seriedad le constestó:

-Amada negrita debes ver más allá de la apariencia  de las cosas y de los seres que te rodean, en las hormigas hay un caudal inagotable de sabiduría; su éxito en el planeta las hace animales de valor ejemplar, las hormigas imitan a sus mayores, aprenden la disposición del terreno donde van a trabajar, las obreras son las que inician las labores del día, contemplan la figura de la madre como un valor a conservar, su matriarcado no obedece a las leyes del sexo más fuerte, sino de aquel que cumple con la tarea de conservar la especie.

Claro son muy numerosas sus comunidades y su inteligencia se limita a sostener al grupo, en eso somos diferentes, pero cada animal de poder en el ancho territorio que pisamos y aquel que desconocemos tiene algo que decirnos y no sabemos cuál de ellos ha elegido a los seres que amamos, por eso es bueno ser previsores, observadores y agradecidos.

Painani sonrió y admitió que su manera de ver el mundo le fascinaba y reconoció que en ese momento ella había recibido una enseñanza que llevaría por siempre en su memoria.

A veces el más humilde trabajo de un ser vivo, nos puede dar razones para mirar la vida desde otra perspectiva.

Notas de la autora:

 El entomólogo Ted Schultz halló que estas hormigas alimentan los hongos en huertas subterráneas con materia vegetal o en descomposición, dependiendo de la especie, e incluso cultivan una bacteria en el exterior de su cuerpo que actúa como un antibiótico contra las enfermedades de los hongos. “Por sí mismas, las hormigas no pueden producir su propia comida, pero cuando cada una hace su trabajo, crean algo tan complejo como la agricultura ” , explica Schultz.