Luces, sombras, matices…

“¿Qué somos cuando soñamos con ideales que no son fácilmente alcanzables, aquellos que nos unen como grupo pero que no son los mismos para otros seres del planeta; a dónde vamos con todos ellos cuando el mundo es incierto?

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Los votos de los demás estaban esperando ser escuchados por sus compañeros y la alegría era algo maravilloso entre todos los que departían aquella noche bajo el manto de estrellas en el Imperio Azteca.

Santiago se levantó e instó a su compañera a hacerlo y mirándola de frente exclamó:

-Toda mi vida he desconfiado, he sido engañado por mujeres que se aprovecharon de mi ingenuidad al momento de entregar mi amor, ahora después de lo experimentado, siento que  a tu lado he logrado aprender a reconocerme en tu mirada y eso me hace feliz y dichoso, que ese sea mi voto hacia ti, querida Dama con el nombre de la Luna, amada Metztli.

Ella sonrió con un rubor que no podía explicar ya que había vivido momentos de turbación al sentir que podría ser rechazada por el hombre que ahora hacía votos frente a ella y comprendió las causas de su desconfianza, entonces aclarando su garganta apuntó:

-Recibo tus votos con alegría al conocer tu alma y tus sentimientos, en este momento en el que me miras y la vida parece renovarse en cada aliento, nos esperan momentos que no entenderemos y decisiones que nos serán ingratas, pero el camino unidos será menos denso, menos brumoso y más alentador.

Patricio animado y feliz por las palabras de Santiago se levantó inclinando su cuerpo hacia la dama que ahora lo acompañaba, extendiendo su mano y dijo:

-Soy un hombre sorprendido por el vendaval de tu persona, no soy un gran poeta pero soy un ser humano que ha sido elegido por una dama cuyo nombre significa agua, como constructor reconozco que nada sucede sin agua, ninguna rama se cunde de hojas, ninguna materia se transforma en algo diferente sin su ayuda, sea yo igualmente el ser que has de moldear con tu cariño y destreza, amada Atl.

Ella, lo miró cautivada por el tono de su voz que era dulce y apasionado, cuando dijo:

-Qué todos los caminos se inundan de alegría todo cuando juntos hagamos, amado Patricio.

Jacobo fue el siguiente en invitar a su compañera para hacer votos delante de todo el grupo y sereno al tenerla frente a él señaló:

-Cuando la noche sea densa buscaré entre mis sueños el brillo de las luciérnagas de la misma forma que he de encontrar en tus ojos la luz que necesito para seguir adelante; amada Copitl, que nada turbe lo que seré para ti y que siempre encontremos la forma de entender lo que necesitamos saber el uno del otro.

Copitl con enorme nerviosismo quedó asombrada ante las palabras de su amado y señaló:

-Eres un ser de grandes talentos que mira en la naturaleza las voces de lo que somos, he de posarme en tus valles para hacerlos brillar y mostrarnos el camino donde la vida nos ha de llevar unidos por un sendero desconocido.

Timoteo sabía que era el último en hacer los votos ante todos sus compañeros, cada uno de ellos había elaborado una excelsa disertación y él no quiso quedarse atrás:

-Amada y dulce dama que has de acompañar mis días y en los momentos amargos sabrás endulzarlos, compañera de mis días, Tzopelic, sólo pido tener inteligencia para saber la mejor forma de conocerte, para entender tus silencios y tus dulces palabras, espero que esta vida que es totalmente nueva para todos nosotros, nos nutra de lo necesario para afrontar lo que ha de venir con valentía e inteligencia.

Tzopelic sonrió ampliamente y exclamó:

-Amado Timoteo, nada en la vida es perfecto, tampoco encontrarás que la vida es tan amarga como para no soportarla, ahora iniciamos un recorrido que necesita paciencia, entrega y conocimiento de ti para mi y de mi para ti, sean los votos que hemos hecho recordados por las generaciones que no veremos, las que seguirán nuestros pasos y darán sustento a todo lo hoy empieza.

En ese momento Quizari Taiyari, tomó el báculo ceremonial y golpeó 16 veces la tierra donde se encontraban al mismo tiempo que dijo:

-Ante el Templo de la Luna se presentaron ocho iluminados, bajo el templo de estrellas  se han convertido en 16, sea todo multiplicado y valioso hasta el final de los tiempos

Cuando el mundo sea incierto, cuando todo se venga abajo, es cuando debemos recordar que somos parte de un todo, cuya unidad nos da argumento para no desistir y caminar hasta ese sitio donde podemos cumplir lo que nos hemos propuesto.

2 Comments

Los comentarios están cerrados.