Más allá de la representación, busca la esencia

“Los más grandes descubrimientos le perteneces a los creadores, para ellos es fácil darse cuenta que hay una entidad representando un papel y otra que en esencia no podría hacerlo”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Llegada la noche la veintena de personas que se habían reunido en el recinto de Erandi salieron a observar el alto cielo oscuro y estrellado cuando ella les invitó a mirar con atención aquellas tres estrellas que aparecían juntas y señaló  a la más brillante, como el recinto de la Dama de la Flama.

Javier con una mirada de sorpresa comentó un tanto turbado:

-¡Los anunciados Reyes Magos no son más que una representación de lo que culturalmente nos han hecho creer de ese lugar! 

Cada cultura convierte al universo en su magia y creación para consolidar sus valores y tradiciones, expresó Erandi con gran seguridad y añadió:

“Yo misma me he llevado una sorpresa al darme cuenta que las veces que escuché las voces de mis deidades, tanto Ometeotl como Coyolxauhqui, fueron las voces de aquello que yo quería escuchar o tal vez ese juego azaroso del destino que nos invita a interpretar un papel en la historia que vivimos.”

Zila que estaba un tanto turbado ante situaciones que iban más allá del alcance de su entendimiento advirtió:

-Posiblemente todos los iluminados lo somos, llevamos esa Flama en el interior y se nos permite penetrar en mundos que no son comprensibles a todos.

Quizari Taiyari, quien cargaba a su pequeña hija, sonriente le dijo:

-Zila somos uno con el universo y en eso no está tan errada nuestra deidad Ometeotl, somos en la identidad humana el pensamiento que nos unifica y permite reconocernos en los demás.

-A todo esto, -interrogó Zila- aun no comprendo quién era la dama vestida de blanco a la que se refiere Valvo en diversas ocasiones, yo no supe más de sus descubrimientos, no supe más de todo eso que él vio.

Erandi con gran emoción tomó por el hombro a Zila y delante de todos admitió:

-Su nombre es Luna, imagino que cada pueblo la ha de nombrar en su lengua y debo admitir que la dama desmembrada que mi pueblo reconoce como la mujer que vuelve a renacer de la muerte y recuerda la herida mortal del guerrero Hutzilopochtli cada día y cada noche, en realidad es quien yo he sentido en esencia, no como la representación de una tradición; sino la visión más fascinante del poder intuitivo, podría ser la soledad más creativa del universo, y es a ella a quien reconozco como Metzli, la luna, por cierto Zila es el nombre de la doncella que eligió a Santiago.

Santiago tomó con fuerza la mano de la mujer que ahora caminaba junto a él e incluso el mismo se extrañó de sentirse tan cómodo ante ella y sin temores y recelos.

Diego un tanto circunspecto analizó:

-Por lo que veo ninguna de ellas pertenecía al río Aura, ¿Qué las hizo llegar ahí?

Todos se miraron con sorpresa y Jacobo aseguró:

-Posiblemente lo que a nosotros nos hizo migrar de las tierras del norte, lugar del nacimiento de un pueblo de guerreros feroces que no se contuvieron en esa zona, avanzaron, se mezclaron, destruyeron, su hambre de conquista enseñó a otros que ese era el camino y de ellos sabremos pronto en estas tierras, dejaron evidencia junto a otras razas de que poseer es más importante que compartir y entender al otro.

Erandi señaló conmocionada:

-Ahora comprenden que nosotros mismos podríamos enfrentarnos a una cruel elección entre morir o abandonar todo lo que hemos edificado y retirarnos con lo que más importa: Nuestros valores, creencias y esa necesidad de llevar luz y entendimiento a otros.

Los Señores de la luz abrazaron a sus doncellas con aprehensión y Quizari Taiyari abrazado a Erandi y la hija de ambos señaló:

-Lo que se tenga que hacer se hará el camino que nos hemos trazado no verá frutos en la víspera pero ahora entendemos qué sucede en los entornos que no podemos ver y el reflejo que representa para nosotros, donde lo que hay arriba nos nutre con sabiduría aquí abajo en el suelo que pisamos.

Habrá leyendas que seguirás como parte de una creencia hasta que te des cuenta que lo que tu crees, no es lo mismo para otros, pero hay algo que a todos unifica por igual, descubrirlo para los iluminados, se convirtió en su más grande poder.

Notas de la autora:

Fotografía de la autora: La Flama ante la fuerza de la Luna Llena