¿Qué es la luz?

“Cada pensamiento vertido a otros con una intención ilumina, a veces esa luz es como el relámpago que deja entrever el paisaje por un instante, en otras ocasiones se convierte en la antorcha dentro de una cueva que se abre paso dejando oscuridad detrás, otras es la hoguera donde se reúnen los humanos para departir y reflexionar, ¿Cuál es la tuya, cuántas más conoces?”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Las mujeres algo nerviosas se preguntaban aquella tarde si alguna había logrado conocer por medio de Dayami lo que los hombres que esperaban hambrientos pensaban de ellas, pero no, de ninguna manera se les iba a dar por adelantado nada que ellas mismas tuvieran que descubrir.

Así que fueron cuatro de ellas las primeras en tomar las vasijas de barro con frutos y atole, tamales y algunas otras delicias locales para ofrecerlas en el recinto donde ellos departían con Erandi una charla desenfadada y cordial.

La primera en acercarse fue Xochitl, ella observó con detenimiento y amabilidad el rostro de Javier, al momento que le ofreció a elegir de los frutos de su vasija de barro, ambos se miraron con fijeza y ese fue el comienzo de una sonrisa que llevó a un buen entendimiento entre ellos, Javier respiró hondo y miró a sus compañeros con esa chispa de alegría que le daba a conocer a todos que sus temores no tenían fundamento.

La segunda doncella en presentarse fue Metztli, detrás de ella apareció Quetzalli y por último Tonalli; la primera doncella Xochitl, llevaba en su nombre un especial significado, Flor hermosa, a la segunda  ya la conocemos, de origen otomí fue enviada a celebrar el ritual de la Luna con una pareja de conejos, la tercera dama en aparecer portaba en su nombre un significado muy particular que hace referencia a una ave de plumaje muy hermoso y colorido, símbolo de sabiduría del pueblo azteca y la cuarta joven llevaba en su nombre la energía del día y el calor.

Metztli, dirigió sus pasos hacia Santiago, quien se sorprendió gratamente al darse cuenta que estaba ante el rostro de la mujer que lo había alentado a confiar en la posibilidad de enamorarse dejando de lado todo prejuicio de su vida pasada y ambos con esa sincronicidad que brinda la felicidad sonrieron al mismo tiempo con amplitud al momento que ella puso en sus manos un tamal.

Quetzalli se acercó a Evaristo, quien nervioso se arreglaba el pelo tratando de verse merecedor de tanta belleza, ella puso en sus manos unos frutos que él reconoció de inmediato y entendió que se iban a llevar bien.

Por último Tonalli se acercó a Zila que con su rostro ruborizado se dio cuenta de inmediato que ella había sostenido su mano en espera de que se resolviera el vergonzoso malentendido y ambos sonrieron descubriendo que la magia les brindaba una luz en el camino que resultaba alentadora.

Erandi en ese momento señaló:

-Cuatro es la señal de los distintos sitios donde el Sol se abre camino; arriba, abajo y a los lados (Puntos cardinales), sea la ofrenda de estos alimentos el inicio de una nueva etapa en la vida de todos ustedes. Dicho ésto miró de nueva cuenta al espacio donde otras cuatro doncellas esperaban salir para compartir vasijas de alimentos…

La vida es una constante preparación, en ella es muy difícil saber qué nos espera, hay cruce de caminos, insalvables encrucijadas, al final dependerá de tu preparación que la vida te premie o te pierdas en el laberinto. 

Notas de la autora:

Fotografía de la autora con filtro libre de PicsArt