La Sinfonía Celestial (Reflexión)

“Cada momento consta de diferentes energías, saca provecho de estas de la mejor manera; después alzate por encima de todo problema, alejate y desde lo alto analiza lo que ves con claridad, ahí esta la respuesta a tu pregunta”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa.

Recordemos las palabras dichas a Painani por parte de Hora:

“El mundo que vive arriba de nosotros se habría quedado sin esa imagen para poder transformar de acuerdo a sus propias culturas y tradiciones algo único.”

Esta frase entraña diversas connotaciones, si miramos la estructura que está creando Hora con ayuda del Rayo, percibimos con claridad que aquello que yo veo en mi territorio como un animal de poder, al llegar a lo alto, tan lejos como sea posible y penetrar en el mundo de las estrellas se convierte en lo que mi estructura mental puede concebir y yo no soy el mismo habitando diferentes latitudes en el plano terrestre.

Sin embargo me voy a maravillar de igual forma sin importar donde me encuentre cuando la luna creciente se muestre ante mi con Venus brillante a un lado y yo tenga la plena conciencia de que otro humano lejos de mí en otro país o continente estará mirando lo mismo.

Ahora bien, como dice el mensajero:

“Alejate y desde lo alto analiza lo que ves con claridad, ahí estará tu respuesta”

Para todos nosotros las culturas del planeta son diferentes, no todas se entienden entre sí, la diversidad de creencias nos convierte únicos y de esa forma preservamos nuestra identidad, pero desde la antigüedad al mirar el cielo podemos  identificar el zoológico astral como un legado de la humanidad para las futuras generaciones que habitarán la Tierra y para compartir con aquellas que nos visiten en el futuro y que sin duda desconocen ese tejido fabuloso en la bóveda celeste. Por supuesto, sería muy pobre pensar que en otros sistemas con un sol o dos al centro, no exista la vida, al menos yo me niego a aceptarlo como una verdad inamovible.

Vayamos un poco más lejos con la frase de Hora: “El mundo que vive allá arriba” y ahora reflexionemos añadiendo la del Mensajero: “Desde lo alto analiza lo que ves”

Con estas dos frases es claramente cierto que todo el que se aleja para mirar desde otra perspectiva la realidad que somos, admirará la Tierra desde un sitio silencioso, la verá como lo hacen actualmente los habitantes de la Estación Espacial Internacional un hermoso globo azul, sin fronteras, con ríos y naturaleza diversa, rodeado por una capa transparente de atmósfera.

Con esta reflexión  quiero destacar que todo aquel que vea la Tierra desde el espacio admirara la unidad y riqueza de un mundo afortunado y situado en un sitio estratégico desde el cual la vida se abrió paso.

Al momento es la Estación Espacial Internacional uno de los sitios donde se crea la sinfonía celestial, no me refiero a nada angélico, me refiero a que el cielo es el sitio donde la humanidad se hermana, ahí no importa la mezcla de genes de los cuales estás formado, la raza o la lengua que hablas, eres un humano trabajando en unidad con otros seres que están comprometidos con un alto sentir que llamamos ciencia, son un conjunto de instrumentistas que siguiendo determinadas indicaciones logran composiciones fascinantes.

Es por ello que el ser humano de todas las épocas ha sentido una especial admiración al mirar las estrellas e imaginar que son su reflejo, que puede acceder a ellas para mirar desde lo alto lo que ellas pueden ver.

El futuro de la humanidad es atraído por el alto cielo, para algunas culturas es el cielo del descanso eterno, para otras es el mundo donde han de recibir un banquete fastuoso todos aquellos que lucharon por sus ideales, para los Señores de la Luz es el sitio donde se encontrarán con quienes ya habitan ese espacio sin límites y sin fronteras, como seres inmateriales en donde crean estrategias para enaltecer el espíritu de los hombres que en vida terrestre necesitan exaltar sus valores humanistas,  son los defensores de esa energía vital que nos transforma en algo más que seres de carne y hueso con necesidades primarias habitando la Tierra.

Por supuesto estamos nosotros los asgardianos que miramos el futuro en un hábitat en la órbita terrestre como la posibilidad de ampliar las expectativas de sobrevivencia a los pobladores de la Tierra y con una dinámica diferente aprender a mirarnos desde lo alto como lo que somos, una sola humanidad, un todo compartiendo pacíficamente la vida, las ideas, la cultura y sus tradiciones.

Toda orquesta sinfónica requiere de coordinación, de voluntad y disciplina, pero veamos a cada ser humano como parte del todo y al mismo tiempo como encargado de un instrumento para compartir con la humanidad sin desentonar.

Tú eres solo una parte del Todo

Nota de autor:

Photo by cottonbro on Pexels.com

Fotografía de la autora de Venus y la Luna Creciente

Gift de Violín de archivo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s