La Comitiva

“Todos tenemos objetivos que cumplir y una comunidad en la cual prosperar y aferrarse para construir en unidad”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Despuntaba el alba cuando llegó la comitiva dispuesta por Erandi, de esa forma se anunciaron en la entrada de las grutas de Cacahuamilpa; los hombres de piel color canela exclamaron  sentirse honrados de recibir en sus tierras a los Señores de la Luz, de esa forma fueron nombrados.

Todos ellos se alegraron y gracias a Dayami que intercedió como traductora, Zila pudo explicar a sus compañeros lo que la comitiva les expresó. Cuando cada uno de los fornidos caballeros les saludo con amabilidad, quien sostiene el báculo de mando se dirigió al grupo:

-En nombre de la sacerdotisa del templo de la Luna quien ha puesto toda su confianza en ustedes, les doy la bienvenida.

Prosiguió:

-Ha llegado el momento de abandonar las sombras y olvidar lo que pensaron en alguna ocasión como cierto, para volver a reaprender en este nuevo espacio habitado por todos nosotros.

Dejemos estas grutas majestuosas, sin rastro de ustedes, liberemos sus pasos de miradas curiosas. Dicho ésto el hombre que sostenía el báculo con una mano, hizo un además a su gente con la otra instándolos a comenzar esa tarea y entonces prosiguió:

– La voluntad es una herramienta de poder incalculable, nunca lo olviden, la creatividad siempre será su aliada.

Una vez dicho ésto el hombre del tocado de plumas invitó a los Señores de la Luz a sentarse en un círculo, el último en unirse fue Evaristo quien resguardaba las hojas de Amatl, algunos enseres  curativos y una alforja con xocolatl.

Finalmente con un gran suspiro de cansancio advirtió:

-Animense a compartir conmigo aquello que deseen, pero sean breves debemos descansar del largo viaje que hicimos a pie desde Tenochtitlán.

Comprendo que siempre habrá un nuevo reto que desempolvar, un camino por ser recorrido y ustedes Señores de la Luz han de tener infinidad de historias, les escucho pero recuerden que la travesía nos espera muy temprano por senderos que los tomarán por sorpresa y maravillarán.

Todos ustedes mostrará su verdadero rostro, la luz se expande a través de ustedes y ante una afrenta que pudiéramos tener, nosotros estamos para defenderlos.

Todo fue calma mientras los Señores de la Luz compartieron algunas anécdotas y bebieron juntos del delicioso xocolatl que preparó para todos ellos Evaristo, su felicidad era notoria en ese encuentro donde nadie fue visto de forma diferente, es una historia perdida en el tiempo previo a las acciones invasivas de los que llegarían años después.

Recuerden que en asuntos de magia hay detalles que a nadie le constan, pero algunos pobladores compartirían estos recuerdos como una tradición oral, pese a que muchos las han olvidado.

El mundo olvida la solidaridad no por que no la conozca, lo hace porque perdió razones para admitirla y descubrió sofisticadas formas de apartarse de los demás.

Notas de la autora:

Fotografía de la autora con filtro libre de PicsArt, “La Comitiva”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s