Amatl y el encuentro con la libertad

“Descubrirás que no es necesario depender de nadie cuando tu viaje espiritual es el camino donde puedes encontrar herramientas y aliados de gran poder”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Evaristo, caminando en busca de alimentos, descubrió a las afueras de las grutas un árbol de características únicas, lo que más le atrajo fue el susurro de sus ramas que de alguna manera hacían llegar a su mente remembranzas de tiempos lejanos;  impresionante ese encuentro no sólo por ser desconocido ese tipo de árbol para él.

Comprendió inmediatamente que una buena parte de esa habilidad adquirida se debía a sus dotes de sanador y como iluminado dichas cualidades eran mucho más evidentes.

No podía permanecer mucho tiempo afuera, estaba el peligro latente de ser descubierto por los aldeanos que rodeaban la zona, pero antes de retirarse se dispuso a hablar con aquel portentoso árbol:

-Señor que me has permitido conectar con historias milenarias, que no solo pertenecen a estos vastos territorios, posiblemente pueda indagar en lo profundo de tus sentires si me ayudas a conectar con la deidad del río para que interceda entre ambos y de esa forma lograr entendernos mucho mejor.

Evaristo se quedó un momento en espera de alguna respuesta en el susurro de las ramas de aquel desconocido prodigio, lo único que sucedió es que el árbol dejó caer unas de sus ramas a los pies de Evaristo, quien la tomó entre sus manos y echó a correr…

Sin mirar atrás se internó de nuevo en las grutas para compartir con sus amigos el fascinante suceso, con gran júbilo llegó hasta ellos relatando lo acontecido:

-Hermanos encontré magia en el árbol que nos mostró en sueños Dayami

Zila con sorpresa exclamó:

-¿Te refieres al Amatl?

-Si, por supuesto, el árbol de alguna forma extraña sin palabras me habló y señaló que era la herramienta mágica de las ofrendas, no sé cómo pude entenderle,  entonces le pregunté si podía contactar con Dayami para que intercediera entre  ambos, pero no pude escuchar de nuevo su susurro de esa forma especial en mi cabeza, solamente dejó caer frente a mi una rama de su frondoso follaje, me encantaría poder sostener más conversaciones con él.

Amatl

 Zila un tanto absorto en el comentario levantó las manos para esperar respuesta de Dayami, no tuvieron que esperar mucho tiempo para que ella contestara:

-Evaristo, tengo el mensaje de Dayami, escuchemos con atención, indicó Zila:

Tomados de las manos como ya lo habían acostumbrado se dispusieron a escuchar a Dayami quien con gran alegría les declaró algo que los mantuvo especialmente felices:

-Amigos míos han logrado su independencia, no me necesitan para conectarse con las fuerzas místicas, cada uno sostendrá en el futuro un instrumento con el cual crearán una estupenda sinergia; entre el Amatl y Evaristo no hay necesidad de un intercesor, eres libre de conectar con su fuerza y sus misterios, todos ellos te serán entregados de la misma forma que tu lo harás con él.

Comprenderás que su voz no es y no puede ser humana, el susurro llegará a ti para que interpretes todo, de la misma forma que lo lograste hace un momento.

Evaristo sonrió satisfecho al escuchar esas palabras, Dayami prosiguió:

-Siempre encontrarás en tu travesía a personas que no te dirán todo lo que tú verás en ellas, algunas son ladronas de energía y otras portadoras de aliento y sabiduría.

Dayami hizo una pausa antes de continuar:

 Eres capaz como sanador de reconocer la diferencia y esa es parte de tu fuerza, en su momento cada uno de ustedes logrará reconocer ese instrumento mágico que los hará ver la realidad de una forma diferente.

-Cada uno de los iluminados sintió gran satisfacción al escuchar eso y Dayami finalmente agregó:

-Yo estaré entre ustedes como ahora si acaso me necesitan me encontrarán, pero no soy la única fuerza de la que pueden aprender, considerenme la iniciadora de su poder de la misma forma que yo los considero a ustedes, ya que a partir de ustedes yo soy ahora quien soy.

Todos ellos entendieron que la travesía es una fuerza de la cual se va aprendiendo algo nuevo cada día, nada es estático y todo aporta si en tu mente persiste el aliento de ser con los otros parte del todo.

En la vida siempre has de encontrar a un grupo del que podrás aprender aquello que te servirá en el trayecto de tu propia existencia, basta con saber ver, en ocasiones no es necesario aclarar nada, la envoltura de los seres que te han de rodear puede ser transparente o no, tu tendrás el poder de penetrar sin necesidad de hacérselos saber, sin agresión y con la verdad entre tus manos.

Notas de la autora:

 Fotografía de Ficus insípida es una especie de árbol del género Ficus, crece desde México hasta la Amazonía y en nuestro país le llamamos simplemente árbol de Amate.

1 Comment

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s