Eso que llamas esencia vital

“Nunca te angusties por lo que no has vivido, lo único que debes evitar es dejar de ser parte de la vida, hay por ahí muchos que se olvidaron de esto y solamente son sobrevivientes”
El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Ahora hay calma y todo es paz entre los ocho amigos que esperan la comitiva de la sacerdotisa del templo de la luna para marcharse de las grutas de Cacahuamilpa, no están impacientes sus días son sosegados y sin grandes altibajos.

Sin embargo, uno de los hombres del grupo es percibido por los otros con nerviosismo y la charla de esa tarde del círculo de los iluminados tendrá que abordar un tema especial; sus reuniones se desarrollan bajo la tenue luz que llega hasta ellos o simplemente la invocan en medio de la total oscuridad.

Evaristo insta a Javier a comentar con todos los demás lo que le está sucediendo, para ellos es evidente que algo le angustia y es de esa forma que Javier suspira y admite su consternación:

-Estoy inquieto amigos, he probado la dulzura de un sentimiento y en verdad no se si ella se arrepentirá al verme y tampoco si ella me verá o solo fue un espíritu que compartió conmigo aquella noche de la ofrenda.

Zila aseguró a todos que no eran seres sin esencia física, sino iluminadas que de algún modo estarían en contacto con los discípulos del templo de Erandi y le pidió que no temiera, pero Javier continúo con su preocupación llevándose ambas manos al rostro y con gran inquietud sollozó como si fuera un adolescente, al momento que exclamó:

-Yo no tengo edad para que una dama vea mi fortaleza, energía, una vida en común de larga duración…

Sus amigos al verlo en ese estado de desesperación se quedaron sorprendidos y comprendieron que los sentimientos de una ser humano son en ocasiones lo único que puede conservar como un tesoro para resguardar todo lo que lo rodea.

No podemos reconocer a Metztli como el sujeto de su angustia, podría seguramente tratarse de otra persona, lo que sí podemos entender con claridad es que lo que algunos seres aprenden del amor los marca, proyectándose en todo lo que no lograron preservar en su pasado. 

Hay un regalo para Javier que él aún no conoce y de esa forma dejará de pensar que hay últimas oportunidades en la vida, será de los primeros ascendidos del grupo y con ello su visión de aquello que termina tendrá otra perspectiva, pero él aún no lo sabe y no lo sabrá por un buen tiempo, así que sigamos con el comentario muy atinado por cierto que le hace Evaristo:

-Estamos en un nuevo mundo, con nuevos aprendizajes, la vida nos ha dado la oportunidad de dejar atrás lo que nos dañó, nuestro viaje al Mictlán fue de lo más enriquecedor para cada uno de nosotros, así que Javier, por favor olvídate de lo que fue y vive intensamente lo que te ofrece la vida, sí acaso esa joven fue capaz de elegirte por lo que eres, ella vio tu alma, no vio al hombre con problemas de dolor de rodilla, vio al espíritu de un ser iluminado.

Diego que todos lo reconocían como un hombre con el talento de la intuición más robusta del grupo se animó a decir:

-Javier en el pasado fuimos elegidos por mujeres que veían si teníamos dientes fuertes, o teníamos tierras y caballos, tal vez  se fijaron en detalles como  a quien le  vendíamos el ganado y si lo hacíamos  a buen precio, cuando perdimos todo eso, no vieron a nadie, necesitaban proveedores. No lograron ver lo que en realidad éramos porque dejaron de ver lo que necesitaban de nosotros.

Ahora somos parte de un grupo que ve con esperanza lo que estamos construyendo y vamos a ser parte de ese mundo donde la magia es una de las mejores razones para generar unidad y apegos.

Por último Javier los miró con su rostro iluminado asegurando:

-Cierto amigos míos, no debo dejar que el pasado me envuelva en sus trampas, hemos nacido a una nueva luz y ella será nuestro escudo y nos ha de mostrar el camino. Nada nos ha de faltar si miramos al mismo sitio cada uno de nosotros, nuestra meta es común y nos lo ha demostrado Dayami y la sacerdotisa del templo de la Luna.
Todos sonrieron alegres y extendieron sus manos hacia la fogata que invocaron aquel día con la pasión de quien entiende cómo mirar un futuro esperanzador.

La vida es un hermoso camino que no se limita a lo eres físicamente, cada paso te alienta a fortalecer lo que llamas espíritu, llámalo alma o esencia interna, llámalo como quieras, pero es en esa sustancia que lograrás trascender.

Notas de la autora:

Photo by Pixabay on Pexels.com