El fuego creativo

“Nada permanece inmutable, sólo aquellos que se transforman son eternos, sabrás reconocerlos en los símbolos que valoras”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

“Nunca volverían a verse, no de la misma forma, sin embargo ella sabía que los otros la reconocerían  al estar en torno a un fuego, recordarán el fuego en sus manos, reconocerían su esencia en el pelaje color de fuego de los zorros.

Alimentar la inspiración de los pueblos que nosotros no podemos ver y ser el calor intuitivo que nos brinda la oportunidad de ser creativos será el signo de los tiempos por venir”

Estas serían las palabras que algunos pobladores de la región cercana al río Aura recordarian de Valvo El Observador; al ponerse de acuerdo Erandi con Dayami se acercaron a esa distante región gracias al fluir del río y al mismo tiempo a la energía del águila blanca en que se convertía Erandi en su viaje astral, esta vez acompañada de su fortalecida compañera de diversas aventuras, Dayami, la deidad del río.

Así fue que por medio de la magia incitaron un pequeño fuego cerca de aquel impresionante río Aura para poder reconocer a la viajera astral, el encuentro fue emotivo y éstas fueron las palabras de Sol como la conocieron los antiguos pobladores que se referían a ella como una dama hechicera:

El símbolo del hechizo de Ave transmutado en el fuego de la hoguera de todo iluminado

“Me he convertido en un símbolo, me hago presente sólo para aquellos que comprenden el valor de todo aquello por lo que hemos luchado. Hay un hechizo que no incito, lo ejecuta mi interlocutor y es a partir de ese momento que podría convertirse en el reflejo de todo aquello que nos compromete en esta travesía atemporal. El tiempo es una constante, nosotros somos mucho más, dejaremos legados más allá del tiempo que nos tocó vivir, más allá de nosotros mismos”

Erandi se percató inmediatamente que los iluminados habían recibido tanto la ayuda de ella como de Dayami, el Sol y el agua estaban formando un místico encantamiento donde las tres esencias entendieron que la vida les mostraba un camino intuido por Valvo y reconocido por la fuerza de los que supieron reconocerlo.

Erandi se refirió a Sol de esta forma:

“Sea el fuego que todo los transforma el que nos una en cada tarea por cumplir, habrá muchas hogueras de iluminados por doquier, ha sucedido antes y lo hará después de todos nosotros; me alegra ser parte del legado de esta labor sin tiempo y ni espacio que nos ha convocado como seres finitos en medio de un caudal de incertidumbres”

Dayami expresó sus propio sentimientos así:

“Agua que recorre los caudales del mundo conocido y por conocer, fuego que nos inspira y ayuda a alimentarnos de sabiduría, aire en las alas de todo ser fortalecido para mirar desde las alturas, tierra el suelo que pisamos que nos permite dejar huella y sembrar futuros”

Finalmente Sol exclamó:

“No pertenezco a este espacio que ocupe en un tiempo pisando la tierra que ahora pisan, pueden encontrarme en todo lugar donde me invoquen, sea el fuego creativo el signo de nuestra labor de aquí y para siempre”

Cuando algo te haga mirar de nuevo el paisaje, recuerda que detrás de tu mirada por mundana que esta sea, siempre habrá algo más que solo eso y puedes imaginar el símbolo de quien promovió un cambio que se extendió por todo universo conocido y por conocer.

Notas de la autora:

Dibujo del símbolo del Hechizo del Ave de la autora con filtro libre de PicsArt