La prisión de cristal

“Estás atrapado la gente bajo tus circunstancias observa esos lugares de los que no puede escapar como la más grande desdicha, sin embargo te diré algo importante: Aprovecha cada instante y transforma tu prisión en el espacio creativo más fabuloso”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Hora, con la respiración acompasada, tuvo uno de los sueños más fabulosos jamás imaginados en aquel sitio perdido en la selva ecuatoriana; las paredes impenetrables de aquella fosa en sus sueños se tornaron transparentes, permitiendo ver las conexiones que hacen las raíces unas con otras y ese flujo de savia que con el paso de los días aumentaría debido al arribo de la luna llena.

Pensó en el ángel convertido en mujer, que corría hacia el corazón del Sol y divertido entre las raíces interconectadas de aquel hermoso y bucólico paraje de sus sueños se preguntó:

“¿Qué es lo que te ha hecho viajar tan lejos hasta este sitio en particular, cuál será tu idioma, cómo imaginas el futuro? Ah! tengo tanto que saber de ti, me entretengo pensando cómo sería ese momento de nuestro encuentro y mi corazón se acelera, en la distancia siento el tuyo, tus golpes acompasados y serenos son los de un ágil atleta que recorre el centro de estas tierras. ¡Sea el poder magnético del rayo quien te traiga a mi lado y no te lleve a ningún otro sitio donde no me halle, donde no me encuentres!”

En tierras nahuas, Javier pregunta al grupo cuánto tiempo les llevará llegar hasta el templo de la custodia de la Luna. Diego le responde que no es relevante cuanto, tampoco cuando, lo más importante es llegar.

Santiago por su parte, reparte gajos de naranja entre sus compañeros e interroga:

-¿Qué creen que nos diferencie de los misioneros? 

Patricio se apresura a responder:

-Ellos son enviados de la estructura que han venerado, las imágenes que nos transmitió Dayami no son para nada gente que tenga el poder real de cambiar la actitud de los otros, esos que son violentos, no harán la diferencia, han de colaborar viendo pecado donde no lo hay y verán hechizos donde jamás estuvieron.

Javier analiza:

-Me gustaría saber cómo llegaron ellos a esa vocación o apostolado, sí por herencia, pobreza, o algo más, sin embargo no veo en ningún momento algo similar en ellos a lo que nosotros experimentamos.

Zila responde meditativo:

-Es una buena reflexión, las tradiciones forman parte del todo eso, nosotros nos debemos a un afortunado accidente del destino, en caso de que el destino exista para lo que somos y no como ese que es una espada justiciera que determina y manifiesta a los que se apegan a esa idea.

Evaristo exclamó:

-Flotamos en un remolino atemporal y esa es la más dichosa de las vivencias.

No importa cuanto tiempo te lleve lograr el objetivo si en el trayecto logras asimilar con verdadera conciencia lo que es necesario para conseguir que cada herida provocada por la experiencia, consiga sanar a más de uno en el camino.

Notas de la autora.

Fotografía de archivo con filtro libre de PicsArt: “Raíces intercomunicadas”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s